Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 7

Capítulo 4: Una Apuesta para Resistir a la Desesperación

Parte 6

 

 

Para resumir el salvaje plan de Subaru, él tenía que montar una lanza de hielo de Rem hasta llegar al cielo, donde rompería un cristal de mana  de repulsión para bajar de ella… y caer encima de la Ballena Blanca.

Por supuesto, Rem objetó ferozmente, pero se abrió camino con gritos repetidos de «¡Confío en ti, Rem!» Llevando a Crusch y los demás al insistir en que no era imprudente, procurándoles un cristal de repulsión de mana en el proceso.




Habían anticipado que la Ballena Blanca evadiría una gran magia obvia, y fue allí donde Subaru tendió su trampa. Por el contrario, si la ballena blanca no hubiera evadido, era posible que la lanza helada, con Subaru aferrada al final, hubiera golpeado de lleno y se hubiera hecho pedazos. En cierto sentido, fue el mayor peligro en amenazar su vida en esa batalla.

«Pero si voy a decir eso, estoy en un gran aprieto ahora… ¡esto es muy aterrador!»

Desesperadamente colgando de la nariz de la Ballena Blanca, Subaru pudo sentir su dura piel y su vello corporal en sus palmas mientras su cara hacia una mueca debido al viento en el cielo a esa altitud y al olor de la poderosa criatura.

El Subaru colgante… en otras palabras, el aroma concentrado de la Bruja… trajo un cambio al estado de la Ballena Blanca. Desde su postura de observación solemne, la bestia demoníaca había caído claramente en un estado agitado, con niebla, saliva y una fuerte risa saliendo de la totalidad de su cuerpo, dándole a grosero Subaru una cordial bienvenida.

«…Ok.»




Aceptando el infeliz saludo de la Ballena Blanca, Subaru respiró hondo y calmó su corazón. Por supuesto, Subaru no tenía ningún ataque especial con el que enviar a la Ballena Blanca a la tierra. No era tan ingenuo como para pensar que un poco de iluminación y resolución eran suficientes para lograr eso, e incluso si lo golpeaba con Shamak a un gran costo para su cuerpo, probablemente se deslizaría como un idiota, cayendo hasta su muerte…así que eso estaba fuera.

Así que Subaru se estaba aferrando a la Ballena Blanca para una sola cosa.

«Bueno, intentémoslo… con resolución más fuerte y todo.»

Antes que la Ballena Blanca actuara, Subaru se soltó y se deslizo sobre la piel de piedra… cayendo libremente. No se había resbalado como un idiota, pero había empezado a caer al suelo




La Ballena Blanca movió su cabeza hacia la vista de Subaru cometiendo un espectacular acto de suicidio, haciendo un suave movimiento de su cuerpo para perseguir, pero entonces, se detuvo, como si algo la hiciera dudar.

Si solo miraba a Subaru caer, su ventaja de altitud permanecería inquebrantable. La Ballena Blanca instintivamente entendió esto, deteniéndose, como si se resistiera a la atracción del aroma.

Ya veo, instintos obstinados. Bueno, eso es inconveniente.

En consecuencia, jugo su carta de triunfo.

«A esta altura, no hay que preocuparse de que alguien lo oiga. ¡Escucha! Aquí tienes un regalo. ¡¡Gracias a ti, Rem murió y pase por un gran trauma, bastardo!!»

En el instante en que lo dijo, la carde de Subaru, golpeada por el viento, fue desconectada del mundo. Todos los sentidos de su cuerpo se volvieron distantes, y su mente, regida hasta el momento por el sentimiento de que sus órganos estaban flotando hacia arriba, perdió el sentido de la realidad. Fue invitado a un lugar donde la noción del tiempo no existía.

En el siguiente momento…

«Te amo.»

Sintió como si alguien le susurrara en el oído.

Un instante después… un feroz dolor se disparó a través de cuerpo entero de Subaru, como si un rayo lo estuviera convirtiendo en cenizas.

Desde un lugar que no pudo ver, las manos habían invadido desde atrás para agarrar su corazón, retorciéndolo fuertemente, pero con cuidado, como si revisara para asegurarse que aún estaba ahí.

Sentía realmente que el órgano que gobernaba su vida era tratado de manera brusca, la extraña sensación de tener a alguien manipulando libremente tal parte vital.




Al fin del mundo, sin poder dejar salir un grito, los sonidos del viento y de su propia voz le dijeron que…

«¡¡Estoy… de vueltaaaaaa!!»

«¡¡……!!»

Frente a los ojos de Subaru, la boca gigante de la Ballena Blanca fue abierta mientras ferozmente se lanzaba sobre él.

Su confesión del tabú había incrementado el aroma de la Bruja, y el odio creciente había anulado los instintos de la bestia demoníaca.

Dejó salir un rugido, con su ojo perdiendo toda sanidad, pareciendo olvidar el conflicto de abajo mientras la Ballena Blanca salió corriendo, buscando eliminar la sola existencia de Subaru

Envuelta en un torbellino, la Ballena Blanca rápidamente cerró la distancia entre ellos, asustando a Subaru. En esa situación, incapaz de hacer algo menos caer libremente, Subaru no tenía manera de esquivar la embestida. A ese paso, antes incluso de llegar al suelo, la Ballena Blanca lo atraparía, y terminaría en el FINAL MALO #11: «Comida de ballena.»

Sin embargo, a ese paso.

«¡¡…Rem!!»

«¡Si, Subaru!»




El grito de Subaru parecía desvanecerse en el viento, pero ella respondió fuerte y claro.

Simultáneamente, con la Ballena Blanca exclusivamente concentrada en Subaru, una lanza de hielo voló desde un lado y chocó… introduciéndose en su boca abierta, rompiendo un número de diente amarillos, y entorpeciendo su movimiento.

Aprovechando la oportunidad, Rem, en el lomo de Patlash, envolvió su Lucero de Alba alrededor de cuerpo de Subaru mientras caía libremente.

La cadena se envolvía alrededor de su cadera, girándolo a la fuerza de su curso acelerado y enviando sus entrañas a un lado. «¡Gwah!» Fue el grito que Subaru dejo salir mientras recordaba sentir el mismo impacto en el pasado.

Era la segunda vez que Rem había salvado su cuerpo de caer de esa manera. La primera vez fue cuando el pie de Subaru se resbalo del carruaje en su camino a la capital real.

«Supongo que puedes acostumbrarte a todo…»

Después de todo, esta vez se las arregló para no desmayarse.

Manipulado por la cadena, el cuerpo de Subaru cayó casi secamente sobre el lomo de Patlash. Con Rem abriendo grande sus brazos para recibirlo, Subaru termino volando hacia su pecho.

Con un suave impacto, la cabeza de Subaru fue enterrada en una cálida sensación mientras exhaló.

«¡Estoy salvado!»

«Esto es una recompensa.»

«¡¿Qué estás diciendo?!»

Las mejillas de Subaru se enrojecieron, y rápidamente levantó su cara del abrazo de los pechos de Rem.

Justo a su lado, la cara de la Ballena Blanca paso de largo…

«¡¡…!!»

La Ballena Blanca había caído al suelo de cabeza, con su velocidad sin disminuirse. Con un gran rugido, la superficie del suelo exploto en una nube de tierra, con su fuerza haciendo que la tierra temblara.




Cuando se vieron envueltos en una nube de polvo, Subaru le ordenó a Patlash que corriera con toda su fuerza… y detrás de ellos, la Ballena Blanca estaba tomando vuelo, mandando a volar la nube de tierra.

La increíble fuerza había arruinado su cabeza, y además de eso, la Ballena Blanca se olvidó de sí misma, levantando un grito mientras se dirigía a Subaru.

Con ella un estado de tremenda emoción, él no pudo ver ni siquiera el mínimo rastro de cuando nadaba relajadamente en el cielo. Su nado se había vuelto agitado, y su velocidad, superando al viento, era un buen contrincante para Patlash.

Pero en un crudo vigor, fue abrumador.

La tierra se partió, y cuando su cola golpeó el suelo, la Ballena Blanca ferozmente los persiguió desde atrás.

Subaru puso todo su peso hacia adelante, confiando su vida en las fuerzas restantes de Patlash. Este era el dragón terrestre que había fervientemente y desesperadamente agotado todas sus fuerzas por Subaru hasta ahora. Aunque ha sido un corto tiempo, Subaru tenía suficiente fe para poner su vida en sus hombros.

«¡Cuento contigo, Patlash! ¡¿Eres un dragón, verdad?! ¡Muéstrame que tan genial eres!»

«¡…!»

Patlash relinchó, y se sintió como la velocidad subió un nivel.

El rugido de la Ballena Blanca resonó, y del violento temblor de sus tímpanos y del mundo volviéndose borroso, lo supo.

Al frente. Al frente. Solo necesitamos corre e ir al otro lado.

La Ballena Blanca nado ferozmente persiguiendo a Subaru para devorar a Subaru entero.

Y entonces…

«¡¡Toma esto, maldición…!!»

«¡¡——!!»

Un segundo rugido resonó, y justo después, hubo una serie de sonidos como si algo estuviera siendo destrozado.

Los intervalos entre los fragantes sonidos se estrecharon, acercaron, y finalmente, una gran sombra apareció, haciendo un gran sonido pesado mientras—el Gran Árbol Flugel—cayó directamente sobre la Ballena Blanca.

«¡¡……!! ¡……!»

Re Zero Kara Hajimeru Isekai Volumen 7 Capítulo 4 Parte 6 Novela Ligera

 




Cañones de cristales mágicos, espadas invisibles, ataques rugientes… fuerzas destructivas apiladas una encima de otras habían arrancado las raíces del Gran Árbol, el cual había crecido en el curso de cuatro siglos y había sido plantado por un sabio.

Mientras caía, aplastó el enorme cuerpo de la bestia demoníaca.

El gran peso del árbol que llegaba a los cielos se estrelló directamente sobre la Ballena Blanca, presionándola desde arriba. Frente a un ataque que estaba en una dimensión diferente comparado con todo lo que había venido antes de eso, incluso la defensa de la dura piel exterior de la Ballena Blanca fue insignificante.

Un grito y una increíble onda de choque atravesaron las llanuras Liphas, con la onda arrasando la niebla.

Aplastada bajo el Gran Árbol, la inmovilizada Ballena Blanca  chilló de angustia, moviendo su cosa. Sin embargo, su energía vital era tal que su cuerpo había soportado un golpe tan grande y su vida no había sido extinguida.




La Ballena Blanca se retorció, intentando escapar de la masa súper pesada, cuando en la punta de su nariz…

«…Dedico esto a mi esposa, Theresia van Astrea.»

Re Zero Kara Hajimeru Isekai Volumen 7 Capítulo 4 Parte 6 Novela Ligera

 

Levantando por encima de su cabeza la atesorada espada que había tomado de su ama, un solitario Demonio de la Espada se abalanzó… para bajar la cortina en esa feroz batalla en la que colgaba la vida y la muerte, una venganza que abarcaba catorce años, y una historia de conflicto entre los hombres y la Ballena Blanca que abarca cuatrocientos.

4.4 8 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
2 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios