Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 7

Capítulo 1: La Carta Recibida

Parte 3

 

 

En el instante después que Subaru habló, la sala calló en silencio mientras cada persona que asistía se hundió en sus pensamientos: Crusch, Anastasia, Ferris, Wilhelm, Russel. Cada uno cerró sus ojos, como si digirieran las palabras que Subaru acababa de dar voz.

Los momentos que pasaron ascendieron a varios segundos, pero la increíble presión de ese silencio ató a Subaru en nudos.




Eso es todo. Esto lo decidirá todo.

A diferencia de los eventos hasta ahora, las simulaciones en su mente no encajarían. Incapaz de determinar las reacciones probables de las otras partes, no le quedó más remedio que reaccionar al instante a lo que hicieron allí.

“Debo preguntarte sobre una cosa, Subaru Natsuki.”

Como esperaba, fue Crusch quien rompió el silencio.

Crusch desenvolvió sus brazos y levanto un único dedo, señalándolo hacia Subaru.




“¿De donde vino esta extraordinaria idea? ¿Por qué crees que mi casa ha elaborado un plan así? No es una declaración de la que puedas retractarte tan fácilmente.”

Su plana voz no dio señal de alarma o peligro, ni ninguna otra emoción. Asombrado por su habilidad política, la mirada de Subaru vagó mientras exhalo y llamó un nombre.

“Rem.”

“Yes.”

“Dale a mi espalda un buen y duro golpe, ¿podrías?”

“Si.”




En el momento que termino de hablar. Subaru pensó para sí mismo, Uh, un buen y duro golpe puede ser demasiado. Pero era demasiado tarde. Con una sacudida increíble y un sonido seco y explosivo, la fuerza que lo golpeaba por la espalda le hizo preguntarse si sus tripas estaban a punto de salirse de su vientre.

Re Zero Kara Hajimeru Isekai Volumen 7 Capítulo 1 Parte 3 Novela Ligera

 

Sintió una cálida presión contra el centro de su espalda en forma de una pequeña mano. Usando el dolor y el calor para reunir sus agallas, Subaru inclinó su cabeza hacia todas las confundidas personas mirando.

“Siento que tuvieran que ver eso. Estaba perdiendo la cabeza un poco ahí.”

“Todos pueden recordar una vez u otra cuando necesitaban levantarse después de fallar ante un gran desafío. Hace mucho tiempo me enseñaron a escribir “enemigo” en mi palma, luego a tragar la palabra para darme agallas…”

“Lady Crusch, Lady Crusch. Ese es el consejo que Ferri te enseñó hace mucho tiempo. ¿Aun lo recuerdas?”

“¿Que…? ¿Era… una mentira?”

“No estaba basado en nada en concreto, pero el consejo me ayudo a disipar cualquier duda en tu corazón, así que no fue una mentira, Lady Crusch. Ferris esta muy feliz haber sido de ayuda para ti.”

“Ya veo. Así que estabas pensando en mi. En ese caso, te perdono.”

Al ver lo fácil que fue convencer a Crusch, la discusión anterior sobre su bendición fue bastante sospechosa. Aunque después de muchos años juntos, Ferris probablemente sabía exactamente cómo explotar las lagunas en su capacidad de detección de mentiras.

“Debo decir, este tipo de conversación está en una dimensión diferente comparada con las negociaciones anteriores…”

“No es tan extraño. Yo hago lo mismo antes de empezar a trabajar en cualquier acuerdo de negocio importante. El tintineo de un saco de monedas de oro junto a mi oreja hace resaltar mi coraje… ¿Que pasa con esa cara?”

“Solo estaba pensando que si termináramos la conversación aquí, nadie pensara que ustedes están compitiendo por el control de un reino ahora mismo.”

Subaru pretendió no darse cuenta de que tan trivial era la conversación comparada con los importantes asuntos en los que deberían estar concentrándose. Anastasia hizo un puchero a la reacción de Subaru, luego suspiro profundamente antes de continuar.

“De acuerdo entonces. Ahora que hemos tenido un buen cambio de ambiente, dejémoslo ahí y volvamos a donde lo dejamos.”

“Si… gracias por ser tan considerada.”

Crusch y Ferris estaban simplemente hablando como usualmente lo hacían como maestro y sirviente, pero el benevolente humor de Anastasia de la conversación fuera del tema había comprado suficiente tiempo para que Subaru organizara sus pensamientos en algo coherente.

“Hubo un montón de cosas que me molestaron mientras estuve en la mansión durante los últimos días. Primero es el número de personas que pasan. El volumen de visitantes y vienes viniendo y saliendo han sido más que un poco alto.”

“Eso es solo lo esperado una vez que las noticias que soy una candidata real fue hecha pública. ¿Seguramente entiendes esto?”

“Eso explica los invitados durante el día. ¿Pero que hay de los que vienen en medio de la noche? Después que te has cambiado a tu ropa de noche, lo único que queda es dirigirte a la cama… ¿Puedes realmente decir que los invitados llegando a esa hora están aquí solo para hablar?”

Una noche, durante la primera vez ahí, Crusch había invitado a Subaru a beber en la noche, Habiéndose cambiado a un camisón antes de dormir, Crusch era increíblemente femenina, y Subaru recordaba haber encontrado incomodo no saber dónde mirar, junto con la conversación que tuvieron, por supuesto. Pero eso no era lo único que recordaba.




El recordaba claramente estar junto con Crusch, una copa de vino en su mano, mientras notaba la presencia de personas entrando y saliendo en el jardín de abajo.

“Dada tu personalidad, nunca pensarías en beber alcohol si estas recibiendo invitados. ¿Así que como explicas todas las personas moviéndose alrededor de la mansión después que te hayas emborrachado? Ellos estaban ahí por algo además de buscar una audiencia.”

“—”

Esta vez, Crusch no tenía una respuesta para las deducciones de Subaru. Habiendo tomado provisionalmente el derecho de guiar la conversación, Subaru golpeo la mesa con su mano.

“Otra cosa que me llamo la atención era el mercado de metales aquí en la capital. De acuerdo con un mercader que conozco, el precio de varios productos de metal ha estado aumentando. En otras palabras, eso significa armas y armaduras.”




Subaru había sacado esta conclusión de distintos fragmentos de información que había recogido durante su primera, segunda y tercera vez en el lugar.

“Así que apuesto que has estado recolectando una gran cantidad de equipo de combate muy barato. Escuche eso de una tienda que conozco, y de los comerciantes ambulantes que vienen a visitarte, Crusch.”

Quizás ella se está preparando para una guerra, dijeron algunos comerciantes ambulantes u otros con los que había viajado, riéndose de eso.

“Es lo suficiente importante para afectar a todo el mercado, así que parece que estas comprando bastante. Si estas yendo tan lejos como para comprar armas fuera de tus propias tierras, el sentido común dice que algo está pasando, ¿verdad?”




“Mencionar mi casa en la misma oración que la Ballena Blanca es un salto demasiado grande de esa única evidencia tan circunstancial. Apenas has recopilado suficiente para decir la primera letra de su nombre. Es un hecho que mi casa ha estado adquiriendo armas, pero eso no es prueba de que planeo cazar a la Ballena Blanca. Quizás estoy amasando poder militar para poder ignorar los resultados de la selección real y tomar el trono por fuerza de armas.”

“No tienes ninguna razón para planear algo tan violento, e incluso yo puedo decir que no eres ese tipo de persona.”

Crusch, quien era la viva encarnación de las palabras como sincera o noble, era una de las últimas personas dispuestas a violar la confianza de los otros así.

“Aunque debo decir, estoy algo impresionada.”

Crusch, quien no debería haber sabido lo que estaba pensando Subaru, suspiró con admiración. Cruzó los brazos, inclinó la cabeza con curiosidad y miró a Subaru de pies a cabeza antes de volver a hablar.

“Creía firmemente que fuiste a la capital durante el día puramente por diversión… pero definitivamente fueron mis propios ojos los que no vieron claramente.”

“¡Nn! Si, es verdad. No es como si pasara todo mi tiempo divirtiéndome.”

El elogio abierto de Crusch golpeo a Subaru con un fuerte dolor de culpa. En verdad, la evaluación inicial de Crusch fue extremadamente correcta. Ella juzgo que él era crédulo y mimado. Todo lo que podía hacer al moemento era responder, haciendo vista gorda hacia la verdad.

“De cualquier manera, cuando me di cuenta que estabas reuniendo armas, pensé que te estabas preparando para una guerra. La verdadera pregunta era contra quien planeabas pelear… pero un mercader muy hablador dejo escapar algo de sus labios.”

“Un mercader… muy hablador.”

“Solo para que quede claro, para evitar cualquier malentendido, permítanme afirmar que no fui yo.”

Cuando Crusch lo miro, Russel negó directamente las dudas que sin duda estaban en la punta de su lengua. Aparentemente, Crusch no sintió ningún indicio de engaño en sus palabras, porque ella a regañadientes demostró que le creyó.

Como se esperaba, la intuición de Crusch era muy aguda—pero sus sospechas fueron tanto correctas como incorrectas.

El mercader que lo había dejado escapar de sus labios fue sin duda Russel, justo como Crusch había sospechado. Sin embargo, no era el Russel actualmente sentado delante de ellos, sino el Russel que Subaru había conocido durante el bucle anterior.




“Si Lady Crusch tiene éxito en sus planes, no sentiríamos más que deleite.”

Russel había dicho esas palabras mientras se iba después de que sus negociaciones con Crusch se hubieran roto Subaru había buscado el significado detrás de esas palabras por un buen tiempo.

Si Crusch hubiera declarado que esperaba suceder el trono real, era difícil imaginar que eso causaría las negociaciones romperse. Pero si los objetivos mutuos de Crusch y Russel estaban alineados, entonces—

“Si le haces caso al rumor popular, muchos piensan que prácticamente estás corriendo sola en la carrera, Crusch. Pero parece que los comerciantes no parecen tan ansiosos por declararlo como la gente normal.”

“No lo niego. Solo es sensato que los ricos sean los más reacios. Reconozco que la tasa de impuesto sobre el comercio es alta dentro de mis tierras. Naturalmente, uso esos fondos para defender la paz y el orden… pero soy muy consciente de la dificultad de transmitir este beneficio a otros grupos.”

“Así que, a diferencia de las personas que se benefician de tu regla en el dominio Karsten, las personas que no se dejan llevar por la fama solo pueden juzgar qué tipo de persona eres por cómo pareces ser, ¿huh?”

Era completamente cierto que Crusch era un gobernante capaz que manejaba bien su territorio. Pero más allá de aquellos que podían confirmar su verdadera habilidad por sí mismos, las personas tenían que calificar a Crusch basándose únicamente en información y fragmentos de segunda mano.

Al igual que Emilia, a menudo juzgada por el mero hecho de que era una semielfa, Crusch se alejó de aquellos que solo podían ver el lado negativo de su austera forma de vida.

“Así que pensé que seria así. No creo que te importe mucho lo que la gente piensa solamente basada en lo que es visible en la superficie, pero en la selección real, necesitar persuadir incluso a esas personas para que se pongan de tu lado. Así que, ¿que debería hacer una chica para convencer a gente como esa para que te vea en una mejor perspectiva…?”

“Bueno, si las personas juzgan solo por las apariencias… entonces todo lo que necesitas hacer es hacer alboroto, ¿verdad?”




Anastasia continuó donde Subaru lo dejo, llevando su punto su lógica conclusión.

“Bueno, eso es bastante fácil de decir, pero no es tan simple para simplemente hacerlo. En primer lugar, las probabilidades de que todo esto sea un error de cálculo son altas. Después de todo, estas redactando cosas para que sean convenientes para ti, Subaru.”

“Yo… no puedo discutirte eso. No hay error de que Crusch está recolectando armas para un gran plan para de alguna manera convencer a los mercaderes de apoyarla. Pero quizás unir eso junto con la Ballena Blanca es un montón de ilusiones de mi parte. Pude haberme convencido a mí mismo que está relacionado con mi conocimiento de donde y cuando aparecerá la Ballena Blanca…”

Entonces, Subaru se terminó de hablar con un “pero…” final mientras miraba directamente a Crusch.

Crusch mantuvo sus emociones fuera de su rostro, y él no pudo vislumbrar lo que había en su mente. Sin embargo, ella no había refutado nada de lo que él había dicho todavía.

Eso hizo que la apuesta valiera la pena.

“Lo diré de nuevo. A cambio de una alianza entre Emilia y Crusch, la facción de Emilia ofrece los derechos de minería del cristal mágico en el Gran Bosque Elior además de información sobre la hora y el lugar donde aparecerá la ballena blanca—en otras palabras, ¡el honor de cazar a la bestia demoníaca que ha amenazado a este mundo durante demasiado tiempo!

“—”




“Si alguna parte de lo que estoy diciendo esta fuera de lugar, entonces sigue adelante y dilo. Si me equivoco, entonces puedes seguir adelante y simplemente considerar la información que tengo sobre la Ballena Blanca como una simple ficha de negociación para que podamos regatear.”

Quizás los dos comerciantes presentes podrían simplemente tomar esa sola información y volverla en una buena ganancia; Crusch misma podría usar esa información para mejorar su reputación con los mercaderes. Tenía al menos todo ese valor.

“Pero si lo que buscas está alineado con lo que espero, entonces—”

Subaru levanto su mano derecha y la ofreció, invitando a Crusch a tomar su mano—para destruir la muralla entre ellos, y para probar que lo que Subaru del futuro había visto valía algo.

“Debemos detener a la Ballena Blanca—vayamos de cacería.”

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios