Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 7

Capítulo 1: La Carta Recibida

Parte 4

 

 

Subaru estaba proponiendo a Crusch que cazaran una criatura de leyenda, un símbolo de calamidad entre los comerciantes ambulantes. Esa enorme, bestia demoníaca de pesadilla que Subaru odiaba por su conexión con una de sus abominables memorias.

“Permíteme… preguntarte una cosa.”

Crusch examine la mano presentada de Subaru y levanto su dedo. Apuntándolo hacia él.

Subaru instintivamente entendió que la pregunta que Crusch haría era la última puerta que le impedía el paso.

“Tu aseguras… saber dónde y cuándo la Ballena Blanca aparecerá. ¿Es esto absolutamente cierto?”

“—Si, es verdad.”

Subaru dejo salir el aliento que había estado manteniendo mientras daba su respuesta.




La pregunta final no era un accidente—Subaru no podía mentir.

“Garantizo que sé dónde y cuándo la Ballena Blanca se mostrara. Puedes apostar tu…vida en ello.”

De hecho, era realmente información por la cual él había pagado vidas—ya sea propia o de los demás, una y otra vez. No había dudas sobre cuán confiable era, ni Subaru podía mostrar debilidad ahora que había llegado tan lejos.

“…Aunque aún hay algunos puntos de los cuales tengo dudas, has hecho bien en ver a través de mis planes.”

Con un pequeño suspiro, Crusch cerró sus ojos mientras respondía, pareciendo rendirse.

Al inicio, Subaru fue incapaz de comprender exactamente lo que se refería. Pero mientras las palabras lentamente entraban a su mente, su significado gradualmente tomó forma y se volvió claro.

“Entonces eso significa…”

“Tengo dudas. Tengo sospechas. Hay muchos elementos que no puedo comprender, lo que hace que aceptar inmediatamente difícil. Sin embargo—”

Crusch bajo la mano la cual uso para señalarlo y la posiciono contra la de Subaru. Ahora, los dedos delgados y pálidos de Crusch estaban agarrando firmemente la mano que había ofrecido anteriormente.

“—Confiaré en tus ojos y el espíritu que no llevó al actual estado de las cosas.”

Las negociaciones habían concluido.

Al ver a ambos estrecharse las manos, en realidad fueron los hombros de Russel los que se relajaron visiblemente primero. Con un aliento exagerado, estaba fuera de sí mismo mientras negaba con la cabeza antes de comenzar a hablar.

“Hubo una serie de peligros, pero parece que has llegado a un acuerdo. Señor Natsuki, ¿puedo asumir que la promesa que hizo antes de esta reunión sigue siendo válida?




“Sí. Lo siento, no es mucho de un trato. Fuiste de gran ayuda, Russel. Justo como lo prometí, te daré mi teléfono celular cuando terminemos de cazar a la Ballena Blanca.”

Subaru respondió a la sonrisa maliciosa que vino sobre Russel con una de las suyas. Al darse cuenta del intercambio, Crusch tenía una expresión de exasperación en su rostro mientras suspiraba.

“Así que realmente estaban trabajando juntos.”

“Oye, yo soy el que lo invitó. Solo le pedí que me diera una pequeña mano de ayuda.”




“Por favor, no pienses mal de mí. De hecho, hice todo lo posible para evitar cualquier interferencia no natural durante las negociaciones. En el peor de los casos, simplemente miré hacia adelante después de que establecieras una alianza.”

Crusch se encogió de hombros ante las respuestas despreocupadas de Subaru y Russel.

Subaru se puso en contacto con Russel inmediatamente después de intercambiar información con Rem. Una vez que consiguió el apoyo de Russel, cuyas negociaciones con Crusch habían fracasado de manera similar durante la tercera vez de Subaru, acordaron ayudarse mutuamente durante la reunión. Esa cooperación se basó en la condición de que Subaru entregaría su teléfono celular al final.

Hablando adecuadamente, Russel también tenía una comprensión equivocada de las capacidades del teléfono celular, pero Subaru llegó a la paz al verlo como una oportunidad para que Russel tenga en sus manos un dispositivo electrónico fabricado con tecnología futura.

“Ahora, es tu deber aclarar las áreas de duda restantes.”

Crusch cambio su mirada del vínculo entre Subaru y Russel, dirigiéndola hacia Anastasia. Anastasia notó esa mirada de duda e inclino su cabeza mientras preguntaba abiertamente.

“¿Mm? Parece que hay algo que no entiendes. ¿Pero sobre que, me pregunto?”

“Entiendo que Subaru Natsuki y Russel Fellow tienen objetivos que se alinean. Esto hace tu posición sospechosa. Dígame por favor, ¿Por qué fuiste invitada aquí?”

“Bueno, supongo que veo tu punto.”

Anastasia abrazó sus bufanda, hacienda pucheros con un adorable mmm antes de continuar.

“Hay dos candidatos de la selección real y uno de los principales comerciantes de la capital reunidos. Si tienes negociaciones de alianza con tantos personajes importantes… no es como si cualquier cosa que dices saldrá de este lugar, huh. Pero el solo hecho de tenerme aquí le dio peso a las palabras de Subaru, ¿no es así?”

“B-bueno, había pensado un poco sobre eso…”

Dando una respuesta evasiva, Subaru esperba ocultar todo ese tema incluso cuando comenzó a sudar frío una vez ella señalo exactamente lo que había estado pensando.

En realidad, tenía otra razón para llamar a Anastasia, aunque estaba estrechamente relacionada con la que acababa de mencionar.

No era para evitar que Crusch dijera algo descuidadamente. Subaru quería asegurarse de que Crusch no asumiera que cualquier cosa que dijera fuera irreflexiva e infundada. Al reunir tantas figuras importantes en un solo lugar, sintió que le daría mayor credibilidad a sus palabras.

A pesar de la intuición particularmente aguda de Crusch y Anastasia, tenía miedo de preguntar cuánto había funcionado realmente.




“Luego hubo otra razón también. ¿Y esa fue?”

“Eso es súper simple—es porque soy una comerciante.”

Poniendo una mano sobre sus labios, Anastasia sonrió mientras prácticamente saltaba hacia delante. Luego, puso sus manos encima de las manos de Subaru y Crusch, aún juntas.

“Tengo grandes expectativas por esta cacería de la Ballena Blanca. Para comerciantes como yo, la Ballena Blanca es una cuestión de vida o muerte, así que si la van a exterminar, les una gran mano a ustedes dos. Por cierto, ¿es posible que desees considerar los diversos productos que la compañía Hoshin tiene a mono y listos para usar?”

“Por favor espere. Seguramente el Gremio de Comerciantes de la capital real tiene prioridad en este acuerdo. Lady Anastasia, le ruego que se abstenga de interferir en este asunto.”

Russel rechazó el descarado juicio mercantil de Anastasia. Mientras las chispas volaban entre los comerciantes en competencia, Crusch miró a Subaru, aparentemente habiendo deducido algo del intercambio mutuo.

“Espera. Escuchando tus palabras, parece que estamos cortos de tiempo.”

“Bueno, nunca escuche nada de eso tampoco. Solo pensé que se sentiría así por como la conversación iba. Pero en realidad estas muy presionado, ¿verdad?”

Con las dos, Crusch y Anastasia mirándolo directamente, Subaru lamió sus labios secos.

Ahora que habían formado una alianza, no había razón para seguir ocultando información.

“—Si, es verdad. Según el metia, la Ballena Blanca aparecerá dentro de unas treinta horas a partir de ahora. La ubicación es… el área alrededor del Gran Árbol Flugel.”

“¡Treinta horas…!”

“El Gran Árbol Flugel—”

Crusch apretó sus dientes ante el tan increíblemente apretado horario. Anastasia intentó envolver su cabeza alrededor del nombre de la ubicación..

Si, el resto era una carrera contra el tiempo.

“Dentro de treinta horas, necesitamos desplegar nuestras fuerzas en las llanuras de Liphas, y golpear a la Ballena Blanca con coordinados ataques mientras aparece. Para eso…”

Crusch, rápidamente adaptándose a la situación, volvió su cabeza solo para ver a Wilhelm asistiendo. El viejo espadachín rompió su anterior silencio y habló.

“Con respecto a la organización de la fuerza de ataque, ya ha estado en posición en la capital real durante varios días. En primer lugar, se había reunido en la capital real para coincidir con el calendario de la aparición esperada de la Ballena Blanca. Lady Crusch, creo que está bendecida de que esto coincida con el inicio de la selección real, pero…”

“¡Eso fue rápido! ¿Pero qué? ¿Hay un patrón para cuando la Ballena Blanca aparece?”

A pesar que las noticias de Wilhelm fueron un salvavidas, lo que Subaru escuchó también lo sorprendió. Por lo que el sabia, el momento y el lugar de la aparición de la Ballena Blanca eran completamente aleatorias. Su tendencia a aparecer en cualquier parte, en cualquier momento era parte de mayor amenaza de la Bestia Demoníaca de la Niebla, pero…

Fue Ferris, avanzando al lado de Wilhelm, quien respondió a la pregunta de Subaru.

“Averiguar los momentos y lugares donde la Ballena Blanca sale es el arduo trabajo del Viejo Wil, meow. Ha pasado los últimos catorce años viviendo con solo el pensamiento de darle una buena golpiza, meow.”

Las orejas de gato de Ferris se movieron. Luego, miro a la cara del anciano de hombros anchos y volvió a hablar.

“Gracias al Viejo Wil, no estoy preocupado acerca de la moralidad o el entrenamiento de las tropas, pero no puedo decir lo mismo de nuestra red de logística. Quiero decir, si las personas supieran que hay una armada bajo el comando de Lady Crusch aquí en la capital, habría un gran alboroto por ello, así que tuvimos que escabullirnos poco a poco.”

Cuando Ferris señalo eso, los agudos ojos de Wilhelm cambiaron de camino hacia Subaru.

“Ciertamente, no puedo decir que las preparaciones de nuestro armamento y equipo  están completamente en orden… Señor Subaru, ¿trajiste al Señor Russel y a Lady Anastasia a la misma mesa para solucionar esto?”

“Bueno, algunas veces estas cosas pasan… quería decir eso al menos una vez en mi vida, ¿okay?”

Subaru se rasco la cabeza y respondió a la mirada de Wilhelm con la respuesta que había preparado.

Russel, como el comerciante preeminente que era, acepto la respuesta de Subaru e hizo un gesto para afuera de la ventana

“Ya he enviado el aviso del gremio para que esté listo para moverse. Los preparativos están sucediendo mientras hablamos. Permítanos hasta mañana por la tarde, y reuniremos todo lo que sea necesario de los comerciantes aquí en la capital real.”

“Hey, lo mismo ocurre con la Compañía Hoshin. Demos a los comerciantes que no forman parte del gremio la oportunidad de llenar los vacíos. También puedes esperar varias otras cosas de nosotros.”

Anastasia siguió las palabras de Russel con una respuesta sorprendentemente poderosa. Luego, cuando Crusch cruzó los brazos de alivio, Anastasia le sonrió.

“Vine aquí porque es una regla de hierro del comercio nunca pasar una oportunidad de negocio. Vender cosas en bueno, pero, pero, pero, hacer favores es número uno! Intangible, el precio no decae, no aumenta—y más importante aún, ¡tu puedes poner el precio después del hecho!”

“Hey, Estoy feliz que ella este de nuestro lado, pero escuchar eso me hace pensar ‘¡Wow, esta empresaria es una realmente particular!’ de nuevo.”

Anastasia era una linda chica con un adorable rubor en sus mejillas, pero ella avara hasta el núcleo y además, muy, muy aterradora. Subaru ni siquiera podía entender el precio que ella le asignaba a sus favores.

Con Anastasia de muy buen humor, Crusch la miró y asintió con una mirada de aceptación.

“Así que preparaste el camino antes que las negociaciones empezaras. Ya veo. Así que en este caso, fui yo quien careció de previsión y resolución. Has hecho bien, Subaru Natsuki.”

“Solo estudie súper duro antes del examen. Yo, estoy aliviado hasta el fondo de mi corazón.”

Él había planeado y preparado sin fin de antemano, pero incluso entonces, terminar el acuerdo exitosamente era aún como caminar sobre el filo de un cuchillo. Incluso con tan buenas cartas de su lado, aún tenía mucho que aprender. Aun así…

“Supongo que me las arreglé para salvar la cara por quedarme atrás en la capital, Rem.”

“Sí. Eres increíble, Subaru, como sabía que serías.”

Levantó sus manos aún cerradas mientras él y Rem, el héroe anónimo de las negociaciones, compartían la alegría mutua de su éxito.




Probablemente no hubo nadie más feliz con el resultado de las negociaciones que Rem.

Originalmente, estas negociaciones habían sido un deber designado por Rem. Fácilmente podía imaginar cómo la incapacidad de divulgar su tarea a Subaru y el hecho de tener que hablar con Crusch día tras día, habían debilitado su espíritu.




Subaru se había podrido continuamente mientras que el futuro de la facción Emilia le había sido confiado a ella—Rem debe haber sufrido bajo esa carga.

Él esperaba que de alguna manera, esta victoria recompensara a la chica cuyos sentimientos lo habían apoyado durante tanto tiempo; si es así, entonces por el momento, eso fue suficiente para que Subaru fuera feliz.

“—Señor Subaru.”

Mientras Rem y Subaru celebraban juntos, una voz repentinamente lo llamó.

Cuando volteó para ver, vio a Wilhelm, parándose con su espalda recta mientras miraba a Subaru con una mirada seria. Cuando los ojos del viejo espadachín se encontraron con los de Subaru, las emociones inundaron el arrugado y audaz rostro de Wilhelm.

“Gracias.”

Con esa breve declaración, el cayó sobre una rodilla en el lugar.

Lo repentino de eso sacudió a Subaru. Sin embargo, él no era el único sorprendido. No solo Crusch y Ferris, quienes conocían a Wilhelm, pero incluso otros como Rem y Anastasia estaban sorprendidos.

“Ofrezco gracias tan profundas como las que ofrezco a mi señora, la Duquesa Crusch Karsten. Te agradezco por darle a este viejo hombre la oportunidad de vengarse.”

“Uhh, ¿eso es…?

“Como el sabio hombre que eres, Señor Subaru, probablemente ya has deducido esto, pero permítame presentarme de nuevo—”

Wilhelm no presto atencion a la confusion de Subaru, sacando su espada de su vaina. Bajo la hoja al suelo, luego puso su mano sobre ella. Era el mayor gesto posible rendir el mayor de los respetos.

Luego, dijo su nombre.

“Previamente, era conocido como Trias, mi antiguo apellido. El verdadero nombre de mi familia es Astrea. Tome la anterior Santa de la Espada, Theresia van Astrea, como mi esposa, manchando la línea familiar de los Santos de la Espada—Ese soy yo, Wilhelm van Astrea.”

Después de un respiro, los ojos de Wilhelm se llenaron con un brillo de esperanza mientras él continuaba.

“Mi más sincero agradecimiento, por otorgarle a este cuerpo marchito la oportunidad de matar a la maldita bestia demoníaca que me robo a mi esposa.”

Wilhelm inclinó profundamente la cabeza, las emociones de su poderosa y sincera súplica se estrellaron contra Subaru al mismo tiempo.

Todos los que escuchaban el intercambio esperaban anticipando la respuesta de Subaru. Para cumplir con sus expectativas, Subaru inspiró profundamente y respondió.




“C-correcto… p-por supuesto que lo sabía. Naturalmente, ¡así es como estaba seguro de que Crusch aceptaría eliminar a la Ballena Blanca!”

“Subaru Natsuki…”

Crusch interrumpió con calma a la extrañamente flagrante respuesta de Subaru. Sus ojos ámbar se asomaron a la expresión de dificultad de Subaru cuando suspiró suavemente.

“Un viento engañoso sopla de ti.”

El poder de la lectura del viento subrayó lo llana que era la mentira de Subaru.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios