Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 6

Capítulo 6: La Carta Que Ha Sido Jugada

Parte 1

 

 

La sala estaba en silencio pero llena de una sensación de tensión.

Sintiendo esa tensión con su piel, Subaru humedeció sus labios resecos con su lengua, agradecido de que las preparaciones para el primer paso del escenario estaban en su lugar.

Para Subaru, todas y cada una de las caras ahora presentes eran absolutamente indispensables. Después de todo, él no tenía fuerza propia. Careciendo habilidad y mano de obra, todo lo que podía hacer por sí mismo era morir en vano como había hecho hasta este punto.

“Ahora puedo finalmente entender porque nos has reunido aquí y retrasaste mi cena.”

Crusch Karsten, sentada en el sofá con sus manos cruzadas encima de sus rodillas, rompió el silencio, murmurado con una mirada de comprensión en su elegante rostro.

“¿De verdad? Para ser honesto, Ferri aún tiene dudas, meow. Quiero decir, ¿como puede un chico tan torpe tener esa mirada en sus ojos de repente?”

Con una expresión tan relajada como su tono, Ferris mantuvo su guardia mientras miraba directamente a Subaru. Estaba lleno de voluntad de defender a su señor de cualquier peligro.




“—”

A diferencia de Ferris, Wilhelm mantuvo su silencio cuando tomo asiento a la izquierda de Crusch. Llevando su espada en su cadera, el viejo espadachín cerró sus ojos, con solo su refinado espíritu marcial flotando a su alrededor. No había rastro de la calidez con la que los había recibido en su retorno de la ciudad. Ahora, estaba completamente inmerso en su rol como un hombre blandiendo su espada por su maestro, Crusch, en lugar de sí mismo.

Subaru estaba reuniéndose con Crusch y sus hombres en la sala de recepción de su residencia, un lugar del cual Subaru tenía pocas buenas memorias. Dos veces en el pasado, él había soportado dificultades amargas ahí.

Estaba reunido con Crusch, Ferris y Wilhelm. Ellos eran los mismos de antes. Pero esta vez había algo diferente.

“Se siente un poco incómodo volver tan rápido después de mi primera visita. Espero totalmente que el señor Natsuki diga algo para eliminar tales dudas.”

El rubio hombre de delicadas características, definido por su cómica barba, comentó con una risita. Este era Russel Fellow, un representante del Gremio de Mercaderes el cual poseía una gran influencia en la capital real.

Subaru se desplomó ligeramente ante el aparente desvío de Russel.

“Rem está llamando a una persona más ahora mismo, así que por favor esperen un poco más. No está garantizado que mi invitado está viniendo pero… es una buena apuesta.”




“Espero una pronta llegada. Por cierto, ¿puedo consultar su evidencia de esta ‘buena apuesta’?”

Russel ni siquiera parpadeó frente a la presuntuosa declaración de Subaru. Los labios de Subaru se torcieron cuando se enfrentó a un verdadero mercader con una cabeza, boca, y lengua superior a la suya.

“Es una historia simple. La persona he invitado es sensible al olor del dinero, o eso así lo oí decir personalmente. Si es verdad, no hay duda. Eso es verdad para ti también, ¿no es verdad, Russel?”

“Vaya, vaya, ciertamente me atrapaste ahí.”

Russel puso una mano en su frente, pareciendo indicar que Subaru había anotado un punto contra el. Por supuesto, incluso Subaru no estaba lo suficientemente feliz como para tomar ese gesto a su valor nominal.”

Él estaba muy consciente del peligro planteado por la cuerda floja sobre la que planeaba caminar. la cuerda estaba lista para ser atada en ambos extremos.

El cruzar aún estaba por llegar.

Subaru lo haría, apoyado por el poder de coraje prestado.

Unos minutos después, la puerta se abrió y una solitaria chica—Rem—apareció.

“Siento mantenerlos a todo esperando.”

“¡No hay problema!”

Subaru levantó su pulgar derecho con un guiño mientras caminaba a su lado y acercó su cara a su oreja.

“Ella dijo que estaría ligeramente retrasada pero definitivamente vendría.”

“—Así que así es. Muy bien, buen trabajo, Rem.”

Con eso, se completaron los preparativos para el rendimiento de la cuerda floja de Subaru.

Antes de llegar a la mesa de negociación, había preparado el argumento que usaría para mover el acuerdo en la dirección que deseaba. Las memorias y experiencias de Subaru en este nuevo mundo lo habían llevado a una sola respuesta.

“Aparentemente, el último participante llegara un poco tarde, pero todos los actores estarán en el escenario. No hay razón para esperar más—¿deberíamos empezar?”

La declaración de Subaru ocasiono un cambio en el aire y varias reacciones de los otros en la sala. Crusch hizo una leve sonrisa; Ferris presiono fuertemente sus labios. Wilhelm mantuvo su silencio, su expresión no cambio incluso entonces. Russel se hundió lentamente en su silla.

Viendo sus reacciones, Subaru respiro hondo y calmó sus emociones.

Podía sentir su propio corazón latir rápidamente. Su sangre circulando a través de su cuerpo. La profunda ansiedad que simultáneamente residía en su cabeza hizo que todo lo que tenía enfrente de sus ojos pareciera desenfocarse.

Pero Rem, justo al lado de Subaru, gentilmente toco su brazo en un intento de calmarlo.

“Subaru.”

Ella no estaba sosteniendo su mano, ni tampoco afirmando su propia existencia. Ese pequeño acto de consideración era muy suyo. El sentimiento de alivio envolviéndolo era como si diez mil caballeros estuvieran yendo en su ayuda.

Rem estaba observando. Él no podía decepcionar.

“—Oky.”

Subaru escondió sus miedos detrás de una impetuosa sonrisa y desafío la primera muralla.

Necesitaba enhebrar el ojo de una aguja, tanto para llegar al Happy End como para dar un paso más cerca de convertirse en un héroe—por el bien de la chica que creía en él, la chica que le había dicho que le gustaba.

Justo cuando Subaru levantó el ánimo y miró hacia adelante, Crusch levantó un dedo y habló.

“Subaru Natsuki, hay algo que deseo confirmar—me gustaría escuchar, de tus propios labios, el propósito de esta reunión.”

Mientras se sentaba, levantó una mano y apoyó la barbilla contra ella mientras su sagaz mirada se posaba en Subaru. Aunque sabía muy bien la respuesta a su pregunta, su postura no mostraba señales de suavidad que le permitieran a Subaru decirlo.

Ahora que había fallado una y otra vez, el entendió.

—El juego ya había empezado antes de que él hubiera dicho una sola palabra

“Por supuesto, lo que quiero es—”

Así que Subaru hizo un grandioso gesto, sonriendo poderosamente para evitar ser acobardado por la mirada como un estoque de Crusch y repetir sus anteriores errores.

“Una negociación para que el grupo de Emilia y el grupo de Crusch puedan volverse aliados en términos iguales.”

Así comenzó a desafiar el primero de los muchos obstáculos que se interponían en su camino.

***

 

 

La conversación con Rem a lo largo de la Calle Principal había hecho que Subaru decidiera reiniciar en un verdadero sentido.

Esta fue su respuesta sincera a Rem, quien le había dicho a Subaru que ella creía en él incluso después de que había descubierto todo dentro de su corazón. Gracias a eso, obtuvo una clara conciencia de lo que tenía que hacer

“Hay demasiadas murallas que tengo que escalar para llegar hasta ahí, ¿huh…?”

La gran cantidad de obstáculos que se interponían en su camino no cambiaba el hecho de que estaban a un paso del jaque mate.

Subaru se rascó la cabeza como si estuviera tratando de poner sus pensamientos en orden.

“Pero aun así debo hacer algo. ¿Me ayudaras, Rem?”

“Si. Si eso es lo que deseas, Subaru…”

Rem fácilmente asintió.

Incluso después de que Subaru se abriera con ella, la misma confianza flotaba en los ojos de Rem como antes. Encendieron dos fuegos dentro de Subaru: coraje y sentido del deber.

Subaru ya no pensaba en esconder de Rem su propia humillación y pánico por tener las manos atadas. Después de todo, casi había llorado mientras venteaba todos los complejos que tenía. Rem, también, había revelado verdades que se habían enfurecido dentro de ella; en un verdadero sentido, Subaru y Rem ahora eran amigos de por vida.

Y como Subaru había puesto su corazón en algo, su cabeza permaneció notablemente clara.

“Primero, revisemos dos veces el tiempo que nos queda. Si volvemos ahora, será menos de una hora… y entonces…”

Como fue establecido anteriormente, el tiempo límite antes de que el Culto de la Bruja cause problemas en el territorio Mathers eran cinco días—o mejor, para ser precisos, tenían un tiempo para actuar de solo cuatro días y medio. También necesitaba considerar el cierre de la carretera principal durante ese tiempo. En realidad, solo tenía dos días para prepararse.

“Y esos dos días estaban llenos de inevitables problemas con los que tenía que tratar.”

El número y la naturaleza de los obstáculos que tuvieron que atravesar pusieron en vergüenza los conjuntos de bucles anteriores. Limpiar a cualquiera de ellos solo fue inútil. Se requería un puño lo suficientemente grande como para aplastar a todos.

El primer problema era, naturalmente, el Culto de la Bruja. Si ellos no detenían a los fanáticos bajo el comando de Petelgeuse, no había manera de salvar a nadie de la mansión, y mucho menos los residentes del pueblo.




El segundo era, a pesar de que el asesino y los medios habían variado, la muerte segura de Rem.

Incluso si Rem iba con Subaru, el destino la llevaría invariablemente a su muerte. La primera vez, ella había muerto lejos de donde él pudo ver. Y él se había sentido abatido cuando ella se perdió frente a sus propios ojos la segunda y la tercera vez. No era exageración que la conmoción era lo que llevo a Subaru a seguir el camino de rendirse completamente.

El tercer problema era que la muerte de Emilia desataría un desastre indiscriminado por Puck, el Gran Espíritu.




Recordando, Subaru considero que la posibilidad de que Puck había sido la causa de su muerte en todos los tres bucles era muy alta. Cuando considero sus heladas muerte de la primera vez hasta la tercera, estaba casi seguro de ello.




Todos esos obstáculos eran formidables, pero tenía que lidiar con los tres completos, o si no el futuro en el que Subaru deseaba vivir se perdería. Eso significaría traicionar la imagen del Héroe en el que Rem creía.

“—Un montón de ellos.”

Subaru murmuro en voz baja, subrayando la profundidad del problema.

Rem, mirando a Subaru mientras se hundía en sus pensamientos, no respondió a su murmuro, ni Subaru buscaba una respuesta. Subaru sabía que ella estaba simplemente esperando por las palabras que debían seguir.

Ella estaba esperando por la mejor decisión de como ella podría contribuir al máximo al héroe que ella más amaba. Esa era la razón actual de la existencia de Rem y su medio definitivo para expresar su amor

Con Rem observándolo silenciosamente, Subaru uso su limitado tiempo para buscar en sus memorias por cualquier pista, cualquier manera de escapar de esta trampa de tiempo limitado.

—Su cabeza se ató en nudos. Su mente esta en llamas. Ni su carne, ni sus habilidades, podrían estar a la altura de esos ideales actuales.

Piensa. Recuerda.

Para no dejar que su tercera muerte fuera en vano, para no dejar que la voluntad de la chica que había dejado morir la tercera vez se pierda en vano, la mente de Subaru reunió todo lo que había sucedido durante esa tercera parte, un mundo terminado de la peor manera.

La gente que conoció. Las conversaciones que tuvieron. Agrupamientos, Encuentros. Ira, locura, tristeza, desesperación, recuperación.

Y—

“¿Hay… una posibilidad?”

De repente, algo poco más que una sola opción surgió en el fondo de su mente. Cada uno de los hilos era débil, tan frágil que unirlos amenazaba con hacerlos romperse colectivamente. Parecían demasiado poco confiables para apoyar sus esperanzas.

—Pero era todo lo que tenía. Valía la pena intentarlo.

“Rem. Necesitamos hablar. Tengo unas pocas cosas que quiero preguntarle.”

“¿Si?”

Subaru busco la cooperación de Rem en redactar el plan que acababa de pensar en su cabeza.

“Ahora que Emilia está participando en la selección real, parece que el Culto de la Bruja se va a mover. Si van detrás de Emilia, no hay duda que habrá daños a la mansión y al poblado. Quiero detener eso.”

“El Culto de la Bruja…”

Una mirada grave apareció en los ojos de Rem en el instante que escucho esas palabras. Pero cuando Rem asistió ante las palabras de Subaru, su autocontrol mantuvo esas emociones a raya.

“El Maestro Roswaal también tiene sus preocupaciones acerca del Culto de la Bruja hacienda un movimiento. Aunque no conozco los detalles, creo que ha investigado el tema y elaborado contramedidas.”

“Pero eso no será suficiente.”

De hecho, Subaru no sabía realmente qué contramedidas había tomado contra el Culto de la Bruja. No sabía si no habían sido ejecutadas o si habían resultado ineficaces. De cualquier manera, cualquier preparación preexistente que Roswaal había establecido no estaba a la altura de la tarea, y sabía que el infierno sucedería sin falta.

Ahora que Subaru conocía ese futuro, tenía que asegurar el poder para proteger las vidas en la mansión y el pueblo sin depender de Roswaal.

“Estoy bastante seguro de que el Culto de la Bruja atacara de manera rápida y decisiva. ¿Rem, que tiene la mansión para luchar?”

“…Eso es algo difícil de decir, pero la posibilidad de que el Maestro Roswaal está ausente de la mansión es muy alta. Había planeado visitar un asociado importante dentro de su dominio a su regreso de la capital real.”




Según la respuesta previa de Rem, la situación era la misma que la última vez. Roswaal no estaba allí. Las únicas personas en la mansión en la actualidad eran Emilia, Ram y Beatrice. Sólo tres personas, y una de ellas era Beatrice. Tenía una profunda sospecha de que la niña poco colaboradora participaría voluntariamente en la batalla contra el Culto de la Bruja.

Eso hizo que Subaru recordara el intercambio entre Beatrice y él la última vez, aunque solo sea una breve. Recordó que le había pedido a Beatrice que lo matara. Recordó la cara de Beatrice, volviendo sus ojos hacia él como la de una niña cuyas esperanzas habían sido traicionadas—

“Ahora mismo… debo dejar eso de lado.”

Subaru de alguna manera apartó la mirada llorosa de la niña y miró a Rem una vez más.

“Así que eso deja dos personas para pelear. Incluso si tú y yo volvemos, sería como añadir dos gotas a un cubo lleno de agua.”

“Como la mayoría de la fuerza de combate de la residencia principal reside en la habilidades personales del Maestro Roswaal, no puedo negarlo. Si Federica aun estuviera con nosotros, podría ser una historia diferente, pero…”

Rem bajó la mirada cuando ella menciono tristemente el nombre de una antigua compañera de trabajo en la mansión. Subaru le dio una palmadita en el hombro de consuelo mientras mentalmente llenaba los huecos en su propia comprensión.

No tenía sentido hablar más de la fuerza de combate disponible de la mansión. Por lo tanto, el siguiente tema fue el principal.

“Rem.”

Subaru se incorporó y miro a Rem. Luego, cuando Rem, detectaba que la atmósfera había cambiado, levando su rostro y lo miro, y él dijo, “Por favor dime lo que te ordenó Roswaal para que te quedaras en la capital real e hicieras.”

“—”

Subaru pensó que su expresión seria dudosa, o tal vez sorprendida de que hubiera dicho algo completamente inesperado.

Sin embargo, la reacción de Rem desafió completamente las expectativas de Subaru.

“—Sí. Como desees, Subaru.”

Rem asintió con la cabeza a Subaru cuando una pequeña sonrisa se apoderó de ella, como si fuera feliz desde el fondo de su corazón. Una sola lágrima rodó por el rabillo del ojo.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios