Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 6

Capítulo 3: Las Fauces de la Ballena Blanca

Parte 6

 

 

La cabeza de la Ballena Blanca se movió hacia arriba y se tragó el carruaje dragón y el dragón terrestre entero en una sola y enormemente pesada mordida.

Mientras la madera y el acero se aplastaban, el dragón terrestre soltó un grito de muerte cuando su carne era molida entre los dientes de la ballena. El gran grito y el sonido de su aniquilación ahogaron la voz del hombre, sin duda se convirtió en carne picada




“¿Por…que—?”

El acercamiento silencioso de la enorme criatura sorprendió tanto a Subaru como a Otto más allá de las palabras. Las rodillas de Otto temblaron cuando vio el asombroso espectáculo de la Ballena Blanca una vez más; Los ojos de Subaru estaban muy abiertos, sin parpadear.

“¿Por que… estas aquí…?”

La Ballena Blanca, todavía viva y sin daños, no prestó la más mínima atención a las dos pequeñas personas que estaban a su lado mientras lamía sus labios, saboreando la cena que se extendía por su boca.

“Si estás aquí… eso significa…”




¿Qué pasó con la chica que se había quedado atrás para alejar al monstruo? Con la criatura abrumadora ante él, no podía evitar exigir una respuesta.

Naturalmente, la Ballena Blanca no respondió. Una vez que terminó de masticar, movió su ojo gigante hacia abajo para mirar el carruaje dragón que estaba a su lado—y a Subaru—mientras evaluaba su próxima presa.

“¡¡Uaaaaaahhhhh—!!”

Otto gritó, rompiéndose bajo la presión antes de que la criatura incluso se moviera.

El dragón de tierra, también en pánico debido a la presencia de la Ballena Blanca, aumentó su ritmo a un galope sin ninguna orden de su amo. La distancia entre ellos y el monstruo se amplió en el lapso de un instante, pero luego la Ballena Blanca nadó más rápido.

“¿Por qué, porqué, por qué, por qué…? ¡¿Debimos haberlo perdido; porque esta…?!”

En el asiento del conductor del carruaje dragón que aceleraba, Subaru permaneció hundido en el abatimiento. Otto, conducido hasta el borde de su juicio, gimió mientras cortaban desde la derecha de la cabeza hacia la izquierda.

En el asiento del conductor del carruaje de dragones acelerado, Subaru permaneció hundido en el abatimiento. Otto, conducido hasta el borde de su ingenio, gimió mientras pasaban desde la derecha de la cabeza hacia la izquierda.

“¡¿Por qué solo nos persigue a nosotros tan obstinadamente…?! En toda esta oscuridad… ¡¿Por qué…?! ¡¿Tengo algún tipo de objetivo pintado en mi espalda…?!”

Otto gimió mientras tomaba la lámpara de cristal atada al carruaje dragón y la tiraba. Incluso si era inútil, quería esconderse del ojo de la Ballena Blanca, aunque solo fuera por un pequeño momento. Pero el grito de Otto repentinamente llamó una imagen al fondo de la mente de Subaru.

Durante su lamento, Otto se había preguntado en voz alta si había un objetivo en alguno los dos a los que la Ballena Blanca seguía con obstinación. Si hubiera alguna razón por la que estuviera tan enfocado en ellos, entonces—

“Podría ser…”

Subaru se paró en el asiento del conductor, dudando de sus propios ojos mientras miraba hacia la Ballena Blanca que nadaba detrás de ellos. Dentro de las brumas nocturnas, la oscuridad alrededor eclipsó el marco gigante de la criatura. Sin embargo, cuando Subaru forzó la vista, pudo distinguir algo sobre la cabeza de la Ballena Blanca que los enfrentaba.

Vio un cuerno retorcido y en espiral que sobresalía de su cabeza.

—Con sus propios ojos, también había visto cuernos en los Urugarum, las bestias demoníacas salvajes que viven en el bosque alrededor de la mansión que se parecía a perros de gran tamaño. Y había aprendido por experiencia que esas bestias demoníacas, que se dice que nacieron del poder de la Bruja, se sintieron atraídas por su olor, desprendido por Subaru. En otras palabras…

“…Ese monstruo… ¿la Ballena Blanca también es una bestia demoníaca…?

Cuando expresó la posibilidad difícil de creer, negó con la cabeza ante la desagradable realidad. Pero cuanto mas pensaba en ello, todo encajaba.

Explicaba por qué la Ballena Blanca había encontrado su carruaje dragón primero de todos los que se habían dispersado. Explicaba por qué había perseguido obstinadamente a Otto desde el momento en que Subaru había subido a bordo.

Explicaba por qué la criatura había perseguido ese carruaje dragón después de que Rem se había resignado a morir para ganarles tiempo.

Recordó cómo Rem había dudado en decirle algo sobre la Ballena Blanca mientras los perseguía a través de la oscuridad. Fue entonces cuando Rem se dio cuenta.—

“¿La Ballena Blanca… es atraída por mi cuerpo…?”

La Ballena Blanca los había atacado en busca de Subaru—en busca del olor de la bruja. Rem se había dado cuenta de ese hecho antes que nadie; para proteger a Subaru, ella había bajado del carruaje dragón en un intento de dar más tiempo.

Para proteger a Subaru. Solo por el bien de Subaru.

“No, Rem… Por mi culpa… ¡Por mi culpa…!”

Subaru bajó la cabeza y se hundió, luchando contra el dolor desbordante dentro de él. El conocimiento de que Rem se había ido, y que él tenía toda la responsabilidad de perderla, pesaba mucho en la mente y el cuerpo de Subaru.

“Señor Natsuki…”

Agobiado por la desesperación, Subaru sintió que Otto le palmeaba el hombro por detrás. Sus dedos estaban temblando, su voz seca. Temblaba mientras miraba en dirección a Otto.




“Otto, yo…”

“Por favor muera.”

Al momento siguiente, el empujón al hombro de Subaru lo envió fácilmente a caer del carruaje dragón.

“—¿Huh?”

Su campo de visión se invirtió cuando se desplomó violentamente, perdiendo el rastro de qué camino estaba viendo. En medio del caos de su visión, vio a Otto riendo a carcajadas. Su boca estaba tan abierta que Subaru podía ver sus molares blancos, escupiendo gotas por las comisuras de su boca mientras hablaba.

“¡E-es tu culpa! ¡S-si eres la razón de que nos esté persiguiendo, entonces toma la responsabilidad! ¡Ah-ha-ha! ¡Muere! ¡Muere y sálvame!”

Al escuchar la risa maníaca de Otto, Subaru se dio cuenta de que su mente se había roto por completo. Otto había sido conducido al borde de la razón. Escuchando el frágil murmullo de Subaru, se aferró a la más mínima de las esperanzas, sin molestarse en pedir confirmación antes de empujarlo a su perdición.

Justo en el momento que Subaru se dio cuenta de esto, su cuerpo llegó al suelo.

Su espalda golpeó sin piedad contra la tierra. Sin rebotar, el dolor era como si se hubiera roto todos los huesos de su cuerpo. Llorando dolorosamente cuando sus órganos internos fueron aplastados, escupió sangre y siguió rodando.

El impacto fue tan fuerte como para discapacitar su habilidad de sentir dolor.

Subaru vomitó bilis y sangre una y otra vez, levantando su cabeza tambaleante. Podía escuchar el carruaje dragón lejos, huyendo del que había sido empujado.

Curiosamente, ninguna palabra de reproche vino a la mente.

De hecho, sentía demasiado dolor y sufrimiento para expresar cualquier queja, pero incluso ignorando eso, simplemente no tuvo el corazón para culpar a Otto. El comerciante simplemente había estado en el lugar equivocado en el momento equivocado y empujó a Subaru en una lucha desesperada por sobrevivir. Tal vez Subaru lo perdonó porque difícilmente se podría esperar que hiciera lo contrario.

“¡Ehuh! ¡Guheh!”

Tales sentimientos, el sabor de la sangre llenando el interior de su boca, el dolor feroz que su cuerpo estaba tratando de recordar…

“—”

…Todas estas cosas fueron olvidadas cuando la criatura abrumadoramente enorme se mostró ante él.

—Con una sola mirada, Subaru llegó a comprender lo tonto que era desafiar esta asombrosa y terrible amenaza.

Cuando Subaru estaba tendido, la Ballena Blanca estaba lo suficientemente cerca como para tocarla, expulsando el aliento putrefacto de su incomprensible y enorme boca mientras examinaba el pequeño ser que tenía ante sí. Para el cuerpo de un hombre diminuto, una simple exhalación de la Ballena Blanca era un vendaval feroz. Subaru, incapaz de soportar su propio cuerpo, fue enviado a rodar por el suelo con ese único estallido de aire.




“—”

Luego, mientras Subaru se retorcía de dolor, la Ballena Blanca permanecía en silencio mientras lo miraba, casi como si estuviera jugando con él.

Una palabra como descuidado no se aplicaba a la criatura, ya que casualmente merodeaba en su lugar. La diferencia entre ellos era simplemente tan grande. Habría sido como una hormiga desafiando a un elefante o un hombre desafiando a una ballena bajo las olas del océano.

Dentro de la cabeza de Subaru, abrumada por el dolor y las náuseas, él sabía que estaba sintiendo la muerte acercarse. Era el sentimiento de desesperación que había sentido varias veces una y otra vez.

Lento pero seguro, fue muy consciente del desaliento por lo que había perdido y su impotencia, de que una vez más había dejado las cosas que tenía que hacer sin terminar. Las emociones llegaron a él como viejos amigos, envolviendo sus brazos alrededor de sus hombros como los mejores amigos, mientras se reían de sus problemas embarazosos y de divertidos esfuerzos.

Ya no tenía ni idea de lo que había salido mal. Pero ahora que Rem no estaba con él, a Subaru no le quedaba nada.

Se rió de sí mismo por sus ridículos intentos de resistencia y supervivencia, incluso en su estado patético.

Estúpido. Sin valor. Lo más bajo de todas las existencias, sin nada que hacer en absoluto.

Sintió la Ballena Blanca, justo delante de él, acercando su nariz.

Su boca abierta estaba forrada con los implacables dientes que habían masticado incluso a dragones terrestre de escamas duras con facilidad.

Estos dientes lo morderían, lo masticarían y molerían su carne, sus huesos y su alma.

Sus labios temblaron, tratando de decir algo desafiante, como, “Mátame ya” o “Apúrate y hazlo”.

“No… quiero morir…”

Esta vez, Subaru realmente se desesperó de cómo era demasiado débil para manejar eso.

Dentro de su pecho, una sensación de impotencia como ninguna otra que hubiera tenido antes, lo empaló como una cuchilla fría. Su sangre se congeló en todo su cuerpo. Se desesperó cuando todo lo que tenía delante se volvió negro.

“N-no… ¡No quiero morir! Salvar… no quiero morir… no quiero morir, no quiero morir… No, no, no… sálvame, Rem, sálvame…”

Lágrimas y gemidos brotaron de su boca al acercarse el inevitable fin de su miserable vida.

Fue patético. Repulsivo. Podría llamarse sólo una vista verdaderamente vergonzosa. Cualquiera desviaría sus ojos al espectáculo y se burlaría de él. Sin duda le habría dolido incluso mirar. No podía aferrarse a una vida como esta y aferrarse también a su dignidad como humano.

Fue miserable Incluso los bichos eran más adorables y vivían con más orgullo. Este niño auto-compasivo, demasiado sucio como para ser considerado como una forma de vida superior digna de respeto, era verdaderamente “la codicia de un cerdo”.

“N-no… No quiero morir… sálvenme…”

Aun así, se arrastró en un esfuerzo por escapar, buscando cualquier posibilidad que le permitiera conservar su vida.

Su cuerpo, su fuerza agotada, no iría más lejos. Las yemas de sus dedos simplemente rozaban la hierba, careciendo del poder para arañar el suelo. Incluso la voluntad de llorar estaba ahora perdida para él. Rodando sobre su costado estaba su último acto de resistencia física.




“¡No quiero morir…!”

Luego rodó sobre su espalda, una súplica por su vida saliendo de su boca.

Esa su última lucha para vivir.

No podía hacer nada más. No podía pensar más. Solo podía esperar lo inevitable.

Sin embargo, aun así, no importa cuánto tiempo esperó Subaru, el golpe que acabaría con él nunca llegó.

Aunque su viejo amigo, el aura de la muerte, precedió al mordisco que sería su violento final… nunca llegó.

El terror de saber que el final estaba cerca, pero no cuando, era algo que fácilmente destrozaba el corazón humano. Cuando un terror insoportable se apoderó de él, Subaru obligó a su tembloroso cuerpo a obedecer. Su mirada se desvió, y buscó un fin a su desesperación, cuando…

“…¿Eh?”

… se dio cuenta de que la Ballena Blanca, supuestamente acercándose a cada segundo, no estaba por ninguna parte.




***

 

 

De ahí en adelante, aferrarse desesperadamente a la vida fue lo único que mantuvo a Subaru en marcha.

“No quiero morir… No quiero morir, no quiero morir…”

Estaba sin aliento, tambaleándose sobre sus pies, con pequeñas gotas de sangre en sus ojos que nublaban su visión. Pero Subaru no les prestó atención mientras corría. No cambió nada; se había perdido en la oscuridad y la niebla para empezar.

En el abrazo de la noche sin luna, sin estrellas, Subaru ni siquiera podía ver sus propios pies. O quizás la Ballena Blanca lo había tragado hacía mucho tiempo y él simplemente no se había dado cuenta. Tal vez, incluso en ese momento, estaba en el vientre de la bestia demonio, corriendo solo hacia su propia perdición…

“Hic.”

En medio de la oscuridad, Subaru siguió corriendo y corriendo, completamente solo.

Había perdido a Rem, Otto lo había abandonado, incluso la ballena blanca lo había dejado atrás.

Él no sabía por qué no quiero morir, era el único pensamiento que tenía.

¿Qué sentido tenía vivir? ¿Qué sentido tenía no morir?

Quizás el pensamiento incoherente se destacó como un medio simple e instintivo de protegerse del miedo y el dolor. Era repugnante cómo, incluso en ese momento, su autocompasión estaba trabajando.

“—¿Ah?”

A medida que se regañaba sin fin, la niebla de repente, y sin el menor aviso, desapareció.

Subaru se desplomó en el suelo con una expresión de incredulidad ante el abrupto final de la oscuridad que pensó que continuaría para siempre. La suave luz de la luna se derramó sobre él cuando se dio cuenta que había sobrevivido.

Subaru, sintiendo que la sangre fluía por sus miembros una vez más, estiró ambas manos hacia el cielo nocturno. Lo que le hizo hacerlo no fue la alegría desenfrenada al agarrar la vida

“Lo hice otra vez…”

Se desesperó, habiendo otra vez escapado de la muerte después de otra desgraciada lucha.

Habiendo obtenido la vida que él había ansiado tanto, Subaru podía sentirse un poco feliz por ello. Un insaciable sentimiento de culpa ardía en su pecho, y la vergüenza de casi olvidarse de ella le hizo ansiar la muerte de nuevo.

“Rem… ¡Rem…!”

Cubriendo su cara, el llamó su nombre mientras lagrimas calientes irreprimibles continuaron saliendo de él. Al hacerlo, Subaru buscó su perdón para que su propia alma pudiera encontrar consuelo.

Golpeó su cabeza contra el suelo mientras lloraba, el no sabia cuanto tiempo estaba pasando estando así hasta que escucho un lento sonido chirriante acercándose al chico encorvado.

“T-tu eres…”

Era un dragón terrestre, jalando los restos sangrientos de lo que alguna vez fue su carruaje.

Él lo recordaba. No había error— era el dragón terrestre de Otto. Pero no había ninguna señal del joven hombre que había empujado Subaru fuera del carruaje.

“¿Por que tú…? ¿Donde está él? ¿Donde esta Otto?”

Aunque expresó la pregunta, él, por supuesto, no recibió ninguna respuesta. El dragón terrestre se tambaleo acercándose; Subaru, en respuesta, se levantó y se camino hacia él. Cuando Subaru miro al animal cruelmente dañado, se dio cuenta.

—El asiento de conductor estaba manchado en sangre, empalado con dagas parecidas a crucifijos.

Alguien había atacado cunado ellos dejaron la niebla.

Subaru no pudo imaginar la desesperación que Otto debió haber sentido, habiéndose vuelto loco e incluso haber dejado Subaru para morir en sus esfuerzos de escapar con su vida, solo para ser emboscado poco después. Pero el hecho de que su dragón terrestre estaba solo dejaba en claro como había terminado

“…Vamos.”




Con un murmullo apagado, Subaru arrastró su cuerpo atormentado hacia el asiento del conductor. Agarrando las riendas con su mano derecha, que de alguna manera aún estaba en funcionamiento, hizo lo que había visto hacer a otros y le ordenó al dragón de tierra que se moviera con un golpe.

Sintiendo a alguien que no era su maestro a través de las riendas, la bestia miró a Subaru con sus ojos redondos, aparentemente perdidos. Pero cuando Subaru agitó las riendas una vez más, comenzó a moverse suavemente por la carretera.

—Bajo el brillo de la luna plateada, el dragón terrestre empezó a correr lentamente.

El hombre y el dragón terrestre, habiendo los des perdido a alguien importante, estaban las heridas del otro en cierto sentido mientras se bañaban en la suave risa de la luna y las estrellas.

Suavemente, suavemente, el dragón terrestre siguió corriendo. Y siguió corriendo.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios