Goblin Slayer

Volumen 7

Capítulo 8: Un Sueño de una Noche de Verano

Parte 2

 

 

“Vaya, ¡mi hermana de verdad está avergonzada!” la Arquera Elfa Superior reía, desde su lugar al lado de la pareja, que recibía bastante brisa nocturna. Delgada y pálida, estaba cubierta en un brillante vestido de tela blanca translucida. Seda, tal vez. Los elfos eran expertos cuando se trata de manejar insectos.

Sonriendo, con una copa de vino en su mano y la brisa nocturna acariciando su cabello, ella casi parecía estar flotando. Goblin Slayer había escuchado una palabra, alhelí, la cual él penso que de alguna forma era apropiada para ella.

Publicidad M-AR

“¿No quieres unírteles?” Preguntó, viniendo hacia ella desde el banquete.

“¿Hmm?”

Esta era la misma elfa que había explotado contra los ancianos en el momento en que regreso a casa mientras demandaba saber por qué no le habían contado todo. Ahora, con un rubor de alcohol en sus mejillas y una mirada extraña en su rostro, parecía una persona completamente diferente.

La mente de Goblin Slayer recordó los cuentos de hadas que había escuchado cuando era niño mientras continuaba, “…Este es tu hogar.”

La Elfa Arquera Superior pareció entender su significado. “Aww, está bien, en serio”, dijo mientras agitaba su mano, tomando un sorbo de su vino. “Para nosotros… Poniendolo en términos humanos, es como si sólo me hubiese ido por unos cuantos días.”

Publicidad M-M3

“¿Es así?”

“Además, mi hermana me prometió que me escribiría una carta cuando las cosas se calmaran.” No me gustaría interrumpir a una joven pareja feliz, ¿cierto? La Arquera Elfa Superior infló su modesto pecho casi vanidosamente.

Ahora que lo pienso.

Una escena en la ciudad del agua pasó por su mente. Ella recordó que él escribía una carta.

“¿Qué tal si escribes una carta por tu cuenta?” Dijo ella pensativamente. Este hombre nunca iba a ningún lugar excepto por la granja, el gremio y varias cuevas, siempre murmurando sobre goblins. “Nunca vas a casa, ¿cierto?”

“No puedo imaginar a alguien leyéndola”. Casi sonaba como si se estuviese riendo. El casco giró suavemente de izquierda a derecha. “…No soy un muy buen hermano menor. No yo.”

“¿En serio piensas eso?” La Arquera Elfa Superior arqueó una ceja y entonces hizo un círculo en el aire con su dedo blanco. “Creo que lo estás haciendo bien, ¿sabes? Quiero decir, te volviste Plata, ¿no?

“¿Es así?” Goblin Slayer repitió y asintió. “¿Es así…?”

“En serio necesitas expandir tu vocabulario, Ocbolg,” se rio la Aquera Elfa Superior. Entonces ella se alejó de la ventana con un movimiento como si estuviera bailando.

“¿Vas a ir?”

“Las chicas tienen sus propios gustos.”

“Yo…,” susurró Goblin Slayer.

La Arquera Elfa Superior se detuvo cuando lo escuchó. Volteó a verlo inquisitivamente, pero Goblin Slayer se quedó solo en silencio.

Ella decidió esperar. Los elfos no tenían nada excepto tiempo.

Después de un momento, él finalmente parecía haber encontrado las palabras. “Estoy feliz de que tu hermana fuera capaz de casarse.”

Eran las palabras de felicitaciones más planas, sencillas y desinteresadas que jamás había escuchado. Sin embargo, los ojos de la Arquera Elfa Superior se expandieron y sus orejas se movieron.

“…Gracias.”

Goblin Slayer Volumen 7 Capítulo 8 Parte 2 Novela Ligera

Publicidad Y-M2

 

Ella se encontró extrañamente avergonzada y corrió hacia el ajetreo de la fiesta. Nunca esperó que Orcbolg dijese algo así. Ni siquiera pensó que él fuera capaz de ello.

Ella estiró su brazo con la agilidad que sólo un elfo posee, enredándolo con otro delgado brazo.

“Oh…”

Era el brazo de la Sacerdotisa, que había estado recostándose distraída en la pared. Los elfos le habían ofrecido un vestido y ropa, pero ella se había negado, diciendo que sus vestimentas eran un atuendo apropiado.

Publicidad M-M3

“Vamos, ¿Cuál es el problema? No luces alegre.”

“No…,” Dijo la Sacerdotisa, mirando hacia abajo, con el rostro consternado. “No… no realmente.”

“Eres muy mala mintiendo.”

“Aww…”

Un instante después, el dedo de la Arquera Elfa Superior estaba a un centimetro de la nariz de la Sacerdotisa. “Mira, es mejor hablar de cualquier cosa en vez de mantener todo almacenado dentro. Este es un momento de celebración.”

“Um…” La Sacerdotisa sintió lágrimas en el rabillo de sus ojos mientras se enfocaba en el dedo justo en frente de su nariz. “Esta bien… Esa plegaria de antes… ¿que significaba?”

“Oh, ¿eso?” la Arquera Elfa Superior se rio. “Nada realmente importante. Solo una promesa de estar siempre juntos.”

 

Tomo a esta persona como mi esposa y juro estar con ella por toda la eternidad.

Tomo a esta persona como mi esposo y juro aferrarme a él por toda la eternidad.

 

“Por supuesto, eso es ‘siempre’ en términos elficos.” La Arquera Elfa Superior guiño un ojo y entonces tiró de la manga de la Sacerdotisa. “Oye, di una plegaria.”

“¿Una plegaria? ¿Yo?”

“Sí. A tu Madre Tierra. Nosotros los elfos también le debemos algo, sabes.”

La petición afligió a la Sacerdotisa.

Yo…

¿Era ella aun digna de rezarle a la diosa? Había ofrecido plegarias en todo momento desde su niñez, e incluso en sus batallas contra los goblins, se habia detenido antes de cruzar la línea final.

Pero en la fortaleza, finalmente lo había hecho: había usado un milagro de la Madre Tierra para dañar directamente a otro ser.

Había sido un goblin, por supuesto. Uno de los pequeños demonios. Sabía muy bien lo que le habría sucedido si la criatura no hubiese sido derrotada.

Ella había tomado vidas indirectamente antes. ¿Por qué debería arrepentirse de matar ahora?

Pero eso… no estuvo bien…

Por lo tanto, porque la Madre Tierra se había molestado y amonestado a la Sacerdotisa.

“…Esta bien.” La Sacerdotisa mordió sus labios tan fuerte que sangro, pero agarró fuertemente su sonoro bastón y se arrodilló.

Publicidad M-M4

Incluso si ya no soy merecedora de su amor…

Incluso entonces, ella realmente esperaba que su plegaria por la felicidad de sus amigos que estaban aquí, por la felicidad de la hermana de su amiga, y del esposo de esa hermana, fuera escuchada a pesar de todo. Era un deseo egoísta, lo sabía. Pero a pesar de ello…

Ella cerró sus ojos y comenzó a rezar. “O Madre Tierra, que abundas en misericordia, por tu reverenciada mano que todos sus caminos den buenos frutos…”

Entonces ella soltó un suave “Oh” de sorpresa. Su alma, conectada a los dioses en el cielo, sintió una vasta, cálida mano sobre ella, reconfortándola.

La sensación sólo duró por un instante, ni siquiera fue tan largo como cuando ella rezaba por un milagro, pero ella no lo había imaginado. Por un segundo, la Sacerdotisa lucio sobresaltada y confundida, pero su rostro pronto cambió a una sonrisa.

“Mi plegaria alcanzó a la diosa…”

“¡Genial!” Entonces mi hermana está totalmente cubierta.”

“Seguro que lo está,” Respondió la Sacerdotisa, entonces frotó sus ojos contra su manga.

“Muy bien entonces, ¡vamos!”

“¿Huh? ¿¡Ah… Qué…?!” La Sacerdotisa descubrió que la Arquera Elfa Superior había agarrado su manga una vez más, pero esta vez la estaba arrastrando a algún lado. “¿Qu-Qué sucede?”

“Lo sabrás cuando lo veas… Oh, ahí están. ¡Hey, ustedes dos, vengan aquí!”

Disculpándose e inclinando la cabeza rápidamente mientras avanzaba y pasaba sobre la comida, la Sacerdotisa siguió a la Arquera Elfa Superior.

La Sacerdotisa no sabía cómo logró pasar entre la multitud y la cacofonía del banquete, pero se las arregló para encontrar a la Chica del Gremio y a la Vaquera, ambas vestidas de blanco. Cada una de ellas estaba usando uno de los vestidos ligeros que los elfos habían preparado, y (tal vez gracias al vino) parecían estar de buen humor.

Estaban usando casi el mismo vestido que la Arquera Elfa Superior, pero sólo servía para resaltar que tan bien dotadas estaban en comparación con ella. Eso trajo un momento de molestia al rostro de la arquera, pero pronto estaba sonriendo de nuevo. Dado un siglo o algo así, y ella estaría igual que su hermana mayor… probablemente. Eso esperaba.

Publicidad M-M1

“Cielos, todo esto me está poniendo muy nerviosa. Nunca he estado en una fiesta como esta antes…” La Vaquera se rascó la mejilla, sintiéndose tímida.

“Sólo finge hasta que lo logres,” Le aconsejó calmadamente la Chica Gremio. Inclinó su copa hacia la otra mujer como para decir que no había nada de qué avergonzarse con esas proporciones.

“Vaya, miren quién es una mariposa social,” Dijo la Arquera Elfa Superior, impresionada, recibiendo una risa como respuesta de la Chica del Gremio.

“Aprendí modales en casa,” dijo ella. “Y los servidores públicos tienen que lidiar con funciones como estas a veces, también.”

“Huh,” Dijo la Arquera Elfa Superior entonces tomó las manos de la Vaquera y la Chica del Gremio. “Bueno, como sea. ¡Vamos al frente, chicas!”

Entonces prácticamente las arrastró, más y más lejos, hacia el estrado. Las tres mujeres detrás de ella lucharon por mantener su ritmo y mantenerse medianamente dignas:

“Hey, ¿qué sucede?” preguntó la Vaquera.

“Es algo que no tiene nada que ver con los homb… Bueno, tal vez un poco. De todas formas, solo esperen y verán.”

La Vaquera miró alrededor y descubrió que todas las mujeres elfo estaban de igual manera yendo hacia el frente de la habitación. No tenía idea de que tan mayores eran claro, pero todas parecían de la misma edad que la Arquera Elfa Superior.

“Ahh,” Dijo la Chica del Gremio, descubriendo lo que pasaba. “¿Un regalo de despedida de la novia?”

“Oh, conozco esa tradición,” Dijo la Sacerdotisa mientras luchaba por arreglar su ropa, incluso mientras era arrastrada. “Dicen que la persona que lo atrape será la siguiente en casarse… Creo. He ayudado con ceremonias ocasionales.”

“Hay algunas costumbres que todos comparten,” Dijo la Arquera Elfa Superior con una mirada inquisitiva y sacudiendo sus orejas. “Si tenemos una oportunidad para obtenerlo, ¿Por qué no tomarlo?”

“Wow…,” Exhaló la Vaquera.

Matrimonio…

La idea le parecía tan lejana y a la vez no tanto.

La Vaquera miró a la alegre novia en el estrado, entrecerrando los ojos como si la mujer emitiese una luz cegadora.

Alrededor de la Vaquera, emocionadas chicas elfo esperaban con entusiasmo.

Publicidad Y-M1

Entonces, finalmente, ella miró hacia el lejano muro, donde un hombre en una armadura ligeramente extraña estaba parado.

Una pequeña risita se le escapó, y notó que su corazón estaba latiendo con fuerza por alguna razón. Sus ojos se encontraron con los de la Chica del Gremio, y la otra mujer tenía la misma expresión.

La Vaquera se encogió de hombros. Es mejor hacer las cosas de forma justa.

Publicidad Y-M2

Ahí, justo frente a ella, podía ver a la Sacerdotisa, quien estaba interesa pero era incapaz de tomar ese paso. La Vaquera estiró su brazo y tocó la espalda de la Sacerdotisa. Cuando la chica volteo a mirarla, sorprendida, la Vaquera hizo un saludo amistoso.

“En momentos como estos, sólo tienes que ir por ello.” Dijo.

“Oh, uh, ¡b-bien!”

La princesa del bosque con la corona de flores… no, ahora, era una reina, la mujer que se convirtió en una esposa… se puso de pie.

“El amor es el destino y nuestro destino es la muerte,” dijo ella melódicamente, y entonces, sosteniendo la mano de su esposo, sacó la colorida corona de flores de su cabeza. La abrazó contra su generoso pecho y recitó, “¡Así que deja que el siguiente amor y romance recaiga sobre estas doncellas que morirán!”

Con esa plegaria, ella arrojó la corona al aire, y el viento nocturno la elevo.

La corona era el lazo entre el amor y el romance. El legado una jubilosa esposa.

Publicidad Y-M3

Hizo un arco perfecto a través del aire, bajando entre las jóvenes mujeres…

Hubo una gran ovación.

***

 

 

Tres días y tres noches de celebración después, los aventureros regresaron al pueblo fronterizo.

Aunque algo de tiempo había pasado desde entonces, la Arquera Elfa Superior todavía no había recibido una carta.

Eso quería decir que los elfos todavía estaban celebrando…

Publicidad M-AB

 

 

 

– FIN DEL VOLUMEN 7 –

5 8 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
17 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios