Senka Maihime (NL)

Volumen 2

Capitulo 3: Viaje Privado

Parte 2

 

 

“…Hmm? ¿Comida?”

El olor fragante del almuerzo cocinándose sobre un fuego abierto abrió el apetito de Feena. Aún medio dormida, se sentó lentamente y miró a su alrededor distraídamente. Mientras estaba lejos en el país de los sueños, el sol había subido a su punto más alto y la suave brisa de primavera se había levantado.

Publicidad M-AR-1

“¿Dónde estamos?”

“Oh, ¿estás despierta?”

Una voz familiar respondió a la chica completamente confundida.

“Al, ¿dónde estamos…? ¿Quién soy yo…?”

“Estamos cerca de la frontera. Eres la diva de Subdera, Lesfina.”

Publicidad G-M3



Sonrió a Feena.

“Lo siento, yo sólo…”

Finalmente entendiendo lo que había sucedido, miro hacia abajo. Al puso su mano en la cabeza de la abatida Feena.

“No podías dormir porque estabas demasiado preocupada por Kanon, ¿verdad? Me alegra que te preocupes por él, pero no puedes luchar si no descansas lo suficiente. Fallar en salvar a la gente de Eshantel por falta de sueño sería trágico,

¿no?”

Dijo en voz baja, pero sus emociones estaban por todas partes.

“Salvar… ¡Ah! ¡Lo olvidé!”

Estaba demasiado concentrado en la tormenta que se desataba en su interior como para oír el susurro silencioso de Feena.

Haah, ¿qué me pasa?

Le quitó la mano de la cabeza a Feena, se dio la vuelta y empezó a caminar.

“Come cuando esté cocinado para que podamos irnos”.

Él lo sabía. Sabía que no estaba siendo razonable, pero no podía reprimir sus emociones. Ni siquiera podía mantener una conversación. Almorzaron en completo silencio y se fueron poco después.

“Al… ¿Estás enojado?”

Feena preguntó en algún momento después de que se habían marchado.

“No, estoy bien”.

Respondió sin rodeos. Una vez más, volvió a odiarse a sí mismo. Continuaron su viaje así… en completo silencio. Cuando llegaron al espeso bosque que señalaba el borde de la zona neutral, el sol se había retirado bajo el horizonte.

“Hagamos un campamento aquí por hoy”.

Al revisó cuidadosamente el área circundante. Los árboles y arbustos cercanos eran un perfecto escondite, y había un pequeño río que corría no muy lejos de ellos. Podrían haber avanzado más si realmente hubieran querido, pero establecer un campamento parecía mucho más sensato.

“…”

Feena aceptó el susurro solitario de Al con un pequeño asentimiento.

Haah, ¿por qué siempre soy así?

Incapaz de hablar con Feena, sus celos hacia Kanon aumentaron.

Sabía que él mismo había provocado la situación, y eso le hizo cuestionar su capacidad como rey.

La cena no fue diferente, se pasó sin decir una palabra. Después de eso, envió a Feena a dormir para salvar su dignidad, reflexionando sobre sus sentimientos bajo la brillante luz de la luna.

¡Un nuevo día, una nueva oportunidad! Me animaré y entonces podremos jugar como siempre lo hacemos.

Justo cuando estaba pensando en eso…

“Al…”

Feena le llamó de repente. Estaba tan absorto en sus pensamientos que no se había dado cuenta de que Feena se había deslizado de sus sábanas y estaba a su lado.

“Rawwr… ¡Te voy a morder!”

Feena saltó sobre él sin una pizca de tensión en su voz.

“¿Hm? ¿Qué estás haciendo?”

Hizo todo lo posible por mantener la calma mientras Feena lo rodeaba con la manta en sus manos.

Pero…

“E-Espera, ¿qué llevas debajo de esas mantas?”

¿¡Está desnuda!?

Podía sentir un par de modestos bultos presionando su espalda justo cuando ese pensamiento entró en su cerebro.

“Leí que deberíamos acurrucarnos desnudos para mantenernos calientes en las noches frías.”

Publicidad G-M3



“¡Sí, si estamos varados en una montaña nevada! Y…”

Entonces, se dio cuenta de algo.

¡Si esto sigue así, se activará la Aumento Celestial!

Su mente fue llevada a la realidad mientras los brazos blancos como la nieve de Feena se envolvían alrededor de su cintura. Y una vez más se dio cuenta de la realidad: No tenía su reliquia con ella.

“¡O-Oye, Feena, tu varitaaaaa!”

Cuando Al se dio la vuelta, sus caras estaban sólo a unos pocos centímetros de distancia. De repente se inclinó hacia atrás para evitar el contacto directo.

*¡Bam!*

Se golpeó la parte de atrás de la cabeza.

“Ow ow ow…”

Mientras estaba al borde de las lágrimas y se frotaba la cabeza, una pequeña figura en una manta lo envolvió.

“Al…”

“Bwah!”

Él gritó. Esa fue la única reacción natural a una Feena casi completamente desnuda trepando sobre él. La luz de la luna brillaba en la espalda de Feena; Al sólo podía ver su silueta a menos que entrecerrara los ojos, aunque no estaba en posición de preocuparse por su visión defectuosa.

“Al…”

El dulce aliento de Feena hacía cosquillas en la mejilla de Al mientras tomaba su mano y la presionaba rápidamente contra su pecho.

“Es un poco… un poco más pequeño que el de Sharon o Cecilia, pero…”

¿¡Sólo un poco!?

Ese pensamiento cruzó brevemente por su mente, pero sabía que no podía decirlo en voz alta.

“Ahora estamos en paz”.

Al trató de averiguar exactamente a qué se refería Feena mientras se acercaba con los ojos cerrados. Su oportunidad de activar el aumento Celestial había llegado. Miró a su alrededor, tratando de encontrar su guadaña y la varita de Feena. La guadaña estaba a su alcance, pero la varita estaba un poco más lejos.

Creo que puedo alcanzarla si me estiro más…

A medida que la cara de Feena se acercaba más y más, trató de alcanzarla con su mano libre.

¡Sólo un poco más…!

Se estiró con todas sus fuerzas, cuando…

“Al… No puedo moverme.”

Feena se desplomó lentamente sobre el pecho de Al. Por supuesto. Feena estaba bajo el efecto de Discharge de Cecilia.

“Jeeez, ella siempre te está causando problemas, ¿eh?”

Era una situación bastante peligrosa para él. En más de un sentido.

Quiero decir, ¡sólo quería activar el Aumento Celestial! ¡No quería hacer nada pervertido!

Debajo de la indefensa chica, empezó a explicar su pulso ascendente a algún juez que sólo existía en lo profundo de su mente.

No puedo ni imaginar lo que pasaría si… ya sabes, tuviéramos un desliz de dormitorios, y Dios no quiera que decidamos casarnos.

La imagen de una Diva de pelo carmesí cruzó su mente.

“Al…”

El suave susurro de Feena hizo que Al volviera a la realidad. Sólo su cabeza era visible desde debajo de las mantas.

“¿Qué pasa, Feena? ¿Puedes moverte de nuevo?”

Asintió con la cabeza.

No sólo es una diva, sino también una princesa. No sería extraño que esta fuera su primera vez acampando. Tal vez estaba demasiado emocionada para dormirse, y por eso…

Al pensó, pero…

“*Sniff, Sniff…*”(NT: Sonidos de oler)

“¿Qué estás haciendo?”

Miró a Feena, sólo para verla oliendo su manta, sus manos y sus hombros antes de volver a su manta.

“Eh, ¿Feena? ¿Estás bien?”

Puede que haya tenido un poco de fiebre por estar fuera, medio desnuda.

“Lo siento… Quiero tomar un poco de aire.”

Se volvió a vestir, se deslizó de la manta, y lentamente comenzó a caminar más adentro del bosque.

“Haah… ¿Ahora qué?”

Al consideró llamarlo un día, pero…

“Dejarla vagar por el bosque sin su varita mágica podría no terminar bien.”

Murmuró para sí mismo mientras recogía su guadaña y la varita y la seguía.

“¡Ah!”

Encontró a Feena en la orilla del río. Un río completamente normal y cotidiano. Sin embargo, ver a una chica bañándose en ese río no era algo normal y cotidiano. Su cabello azul húmedo brillaba bajo la deslumbrante luz de la luna como si estuviera lleno de estrellas; su piel cristalina reflejaba la luz de la luna como si ella misma rebosara de luz. El tiempo se congeló para Al. Estaba completamente asombrado por las estrellas.

“¿Al?”

Publicidad M-M3

Feena se cubrió instintivamente. Su inusual comportamiento avergonzado tiró de la cuerda del corazón de Al.

“Ah… Lo siento…”

Al finalmente se dio cuenta de que había estado mirando a la chica desnuda y rápidamente desvió su mirada.

“Puedes mirarme todo lo que quieras.”

*bum-bum*

El corazón de Al no pudo soportarlo más.

No, yo sólo… Sí… ¡Estoy haciendo esto por el bien del continente! ¡No podemos dejar que el Rey Demonio se descontrole!

Impulsado por esos pensamientos, Al comenzó a caminar lentamente hacia Feena. Ella se quedó mirándolo, cubriéndose, sin ningún lugar donde correr o esconderse.

“Al, ¿huelo?”


Preguntó de repente.

“¿Oler? No, ¿por qué lo harías?”

Preguntó perplejo.

“Gracias a Dios. Te retorcías tanto cuando te abrazaba, que pensé que era porque apestaba a sudor. Quería limpiarme”.

Feena dijo, aliviada. Ciertamente se había estado retorciendo, pero eso fue sólo para poder alcanzar su varita… Sin embargo, apreció lo consciente que estaba. Un segundo después, sin embargo…

Al fue asaltado por un repentino y fuerte dolor de cabeza.

¿Realmente lo aprecias?

Una voz misteriosa sonó dentro de su cabeza.

Todos estos mimos y cuidados, acurrucados y tentadores son para convertirte en su marioneta para poder salvar a algún tipo al azar, ¿no es así?

La voz se proyectaba directamente en su cerebro.

¿Este es el Rey Demonio? ¿El sello se está debilitando?

Con una sonrisa de dolor en su cara, trató de descubrir el misterio.

¡Tengo que realizar el Aumento Celestial lo antes posible!

Instantáneamente comenzó a actuar según sus instintos.

“¿¡Eh!? ¿¡A-Al!? ¡Ah!”

Como si se hubiera alejado una mosca persistente, Al se quitó los guantes y agarró los hombros de Feena.

“Al… Sé más amable…”

No era exactamente un experto en este tipo de cosas, así que entró un poco demasiado brusco. Ella ya debería haber estado nadando de placer del aumento Celestial, pero su cara decía exactamente lo contrario.

Sin embargo, tuvo que seguir adelante.

“No te preocupes, terminaremos en un minuto. Quieres salvar a Kanon,


¿verdad?”

Dijo sin pensarlo.

Espera, ¿ahora la estoy chantajeando?

Sus últimas astillas de conciencia disparaban señales de advertencia, pero Al las ignoró.

Publicidad M-M5

“Mi dolor de cabeza desaparecerá si hacemos el Aumento Celestial. Además, hará que sea fácil salvar a Kanon. Tú también quieres eso, ¿verdad?”

“Ahhh… Al, yo…”

Su voz temblorosa no llegó a los oídos de Al, porque…

Eso es extraño. El Aumento Celestial ya debería haberse activado, pero no pasa nada.

Se había quitado los guantes, la guadaña y la reliquia estaban en su sitio, y las mejillas de Feena se estaban sonrojando. Pero no se parecía nada a como cuando lo hizo con Sharon.

¿Por qué?

La respuesta vino de Feena, en forma de susurro.

“Al… Te quiero, pero… Esto no está bien. Esto no es lo que quiero”.

Sus sentimientos no estaban entrelazados.

“¿Qué estás diciendo? Quieres convertirme en tu marioneta, ¿no? Quieres usar mi poder para salvar a Kanon, ¿verdad? ¡Es la única razón por la que intentarías acercarte a mí, el Rey Demonio encarnado!”

Completamente asustado, sacudió los hombros de Feena, esperando que ella estuviera de acuerdo.

“No… ¡No, no, no, no! ¡No es eso en absoluto!”

Pero ella sacudió con vehemencia su cabeza, negando sus acusaciones a todo pulmón.

“Al, yo… te amo.”

La mente de Al no pudo procesar lo que estaba pasando.

“Originalmente vine aquí para eso, pero… En algún momento, todo cambió, y no sé por qué. Leí sobre ello y concluí que fue amor a primera vista.”

Las lágrimas comenzaron a correr por las mejillas de Feena.

“Te amo… Amo todo de ti. Me encanta cuando estás enfadado; me encanta cuando estás enfurruñado; me encanta cuando duermes; me encanta cuando sonríes. ¡Te amo desde el fondo de mi corazón! Por eso intentaba contenerme hasta que salváramos a Kanon, pero no pude. Estaba mareada de emoción sólo de pensar en nuestro viaje juntos. Tanto que no pude pegar un ojo anoche.”

Su habitual y reservado yo no se encontraba en ningún sitio.

“Ya has besado a Sharon. Incluso la has manoseado. Cuando estás conmigo, siempre pareces tan preocupado, tan concentrado. Es como si odiaras pasar tiempo conmigo”.

Estaba tan sorprendido que se había olvidado de su dolor de cabeza. Por supuesto que lo habría hecho. Después de todo, era la primera vez que alguien fuera de su familia expresaba tan abiertamente su amor por él.

¿Qué demonios estoy haciendo? La acusé de usarme, y luego la obligué a…

Superado el arrepentimiento, Al estaba listo para gritar todo su dolor y salir corriendo. Pero huir del daño que causó no equivaldría a una disculpa. Se estrujó el cerebro, tratando de decidir el mejor curso de acción. Sus habilidades interpersonales eran pésimas, pero estaba haciendo todo lo posible.

“Al…”

La tímida chica de pelo azul estaba de pie frente a él.

¡No es momento para palabras!

Tiró su guadaña a un lado y la abrazó fuertemente.

“¿Al?”

Esa pequeña figura, esa voz perpleja, ese dulce aroma…

“Lo siento mucho, Feena. Siempre estás cuidando de mí, pero yo sólo estaba cuidando de mí mismo…”

Al la abrazó más fuerte, prestando mucha atención para no tocar su cuerpo directamente. No quería empujar el Aumento Celestia aún más. Pero curiosamente para él, aunque no la estaba tocando directamente, Feena se puso cada vez más roja, hasta que todo su cuerpo tomó un tono rosado claro.

“Y no estés, umm….. celoso de Kanon. ¡Es patético!”

“¿Celoso?”

“Sí. Eres como un niño pequeño.”

Al sintió que su cara se ponía más caliente. Estaba avergonzado. Estaba listo para salir corriendo en cualquier momento, pero quería responder a los sentimientos honestos de Feena con los suyos.

¿Por qué me admira si soy tan infantil?

Al no podía leer su expresión mientras la abrazaba.

“Soy tan feliz”.

Ella susurró.

“¿Ehh? ¿Qué?”

Publicidad G-M1



Él dio un gritó cuando escuchó sus palabras. Pero su deseo de entender realmente esas palabras superó su vergüenza. Feena, feliz de poder respirar libremente de nuevo, miró a Al.

“Dije que estoy feliz. Alguien que no se preocupa por mí no se pondría celoso”.

La suave sonrisa en la cara de la usualmente estoica de la chica hizo que el corazón de Al saltara un poco.

“Ah, no… Ya sabes… Eres un invitado del estado y todo… Tengo que mantenerte a salvo… y todo eso…”

Las mejillas de Al estaban ardiendo; sentía que su cara se incendiaría en cualquier momento. Al escuchar las palabras confusas de Al, Feena soltó una linda risa.

“Está bien por ahora.”

Con eso, se enterró en el pecho de Al otra vez.

“¡Achoo!”

Feena estornudó.

“¡Ah, lo siento! ¡Ropa! ¡Frío! ¡Enferma!”

Hablando en una especie de lenguaje cavernícola, salió a buscarle a la temblorosa chica algo de ropa y a recoger sus guantes.

“¡¿Eh!? ¿Estás bien, Feena?”

Pero tan pronto como la dejó ir, ella se desmayó.

Mierda, ¿ya se había resfriado? O, espera, ¿ha hecho efecto el Aumento Celestial?

Mientras Al se apresuraba a recogerla, el cuerpo de Feena saltó a sus brazos.

“Lo siento… El hechizo de Cecilia…”

“¡Ah! ¡Ahh! ¡Cierto, lo olvidé por completo!”

Qué desastre. Lo mismo pasó hace unos minutos, pero se había olvidado por completo.

“Lo siento, te he vuelto a hacer daño…”

El arrepentimiento cayó sobre Al mientras colocaba suavemente a Feena sobre su camisa.

“Al…”

Ella lo agarró con su mano suave y ligeramente fría.

“Está bien. Estoy feliz.”

Incluso con su cuerpo completamente entumecido, se las arregló para forzar una sonrisa. Al quería desesperadamente ayudarla de alguna manera.

“¡Ah, lo sé! ¡Feena, espera aquí un momento!”

Se levantó y miró con entusiasmo por la zona.

“¡Ahí está!”

Cogió su guadaña.

“Me pregunto si el Rey Demonio me odiará si sabe para qué uso sus poderes.”

Susurró con una sonrisa descarada. Con su guadaña en la mano, se dirigió al río.

“¡Allí!”

La magia negra cortó el suelo delante de él.

“¡Ooh, resultó bastante bien!”

El polvo y los guijarros se asentaron para revelar un agujero lo suficientemente grande como para que quepa una persona. Cuando lo vio, Al celebró en silencio y comenzó a cavar con el mango de la guadaña, como si tratara de conectar el río con el agujero.

“Estoy seguro de que el Rey Demonio nunca hubiera pensado que su preciado artefacto sería usado para algo como esto.”

Al se quejó mientras continuaba paleando, y en poco tiempo, el agujero se conectó finalmente con el río. Asintió con la cabeza felizmente cuando el agua empezó a llenar el agujero.

“Ahora para los últimos toques… Creo que eso debería estar bien.”

Una vez más escaneó el área. Sus ojos finalmente captaron algo interesante, y rápidamente comenzó a cantar un hechizo.

“Al, ¿qué estás haciendo?”

Feena, que se recuperaba lentamente del hechizo de Cecilia, se sentó y lo miró fijamente.

“¡Sólo mira!”

Dijo alegremente.

“¡Bola de fuego!”

Al lanzó su hechizo a una pequeña roca que caía al suelo, mientras Feena lo miraba como si se hubiera vuelto loco. Haciendo caso omiso de la mirada confusa de la chica, cogió la roca caliente con la hoja de su guadaña y la dejó caer en el agujero lleno de agua. Se hundió en el agua, acompañada de un sonido efervescente audible. Feena aún no tenía ni idea de lo que estaba haciendo, simplemente le observó repetir el proceso hasta que una juguetona nube de vapor apareció sobre el agujero.

“¡Ah! ¿¡Podría ser esto────!?”

Terminados los preparativos, Al comprobó la temperatura con la mano.

“¡Así es, una bañera improvisada! Ahora por favor, sígame, milady.”

Al había creado con éxito una bañera.

“No es una gran disculpa por lo que hice, pero al menos te calentará.”

Dijo con orgullo a pesar de estar cubierto de barro y ligeramente enrojecido.

“Nunca pensé que tomaría un baño aquí…”

Un poco perpleja, Feena se hundió en la bañera. Se estremeció al principio, pero su cuerpo cansado se acostumbró rápidamente al calor relajante.

“Las piedras tardan en enfriarse, así que ten cuidado”.

Al le advirtió, mirando hacia el otro lado.

“¿Dónde aprendiste a hacer un baño como este?”

Preguntó Feena. Fue una pregunta justa. Althos puede haber sido pobre, pero gracias a las líneas de la ley que atravesaban el suelo, tenían acceso a agua caliente. Sin mencionar el hecho de que Al era de la realeza. ¿No había razón para que alguien como él se interesara por los baños improvisados al aire libre?

“Mi hermano me enseñó”.

“¿Tu hermano?”

“Sí. Aunque estoy seguro de que podría hacer algo mucho más impresionante”.

Feena se tocó la sien, tratando de revolver su memoria. Empezó a recordar la historia del hermano gemelo de Al…

“Creo que fue hace unos diez años… ¡Ah!”

Ella quería retractarse, pero era demasiado tarde.

“No te preocupes por eso. Mentiría si dijera que no estoy herido, pero no puedo estar triste para siempre.”

Al agitó su mano, señalando que no estaba enojado. En cambio, empezó a hablar de su difunto hermano.

“Mi hermano era excepcionalmente talentoso tanto en esgrima como en magia. No sólo eso, sino que podía poner en práctica cualquier cosa después de aprenderla una sola vez. Era nada menos que un genio”.

Describió a su hermano con alegría.

“En el día, nos escabullíamos en medio de la noche y acampábamos en el río cercano. Allí me enseñó a prepararme un baño, junto con algunos platos sencillos.”

Al recordó cómo sus tutores les regañaban severamente a la mañana siguiente. Había estado sonriendo desde que empezó a hablar de su hermano.

“¿Te gustaba tu hermano?”

Feena preguntó, aunque sabía que era un tema delicado. Simplemente quería saber más sobre Al, lo cual tenía prioridad sobre la culpa que sentía por preguntar.

“Sí, mucho. Si mi hermano estuviera vivo, quizá nunca me hubiera convertido en rey y el Imperio nunca nos hubiera atacado. Diablos, tal vez los hubiéramos aplastado hace mucho tiempo y nos hubiéramos convertido en la mayor potencia del continente”.

Pero Al simplemente recordó a su hermano mientras dirigía su mirada a la luna deslumbrante.

“Entonces tal vez nadie habría descubierto que soy el recipiente del Rey Demonio y habría llevado una vida normal, todos los días──¿Eh?”

Un par de brazos blancos como la nieve de repente se envolvieron alrededor de su cuello.

“¡O-Oye! Simplemente te debilitaste… y hace frío… y────”

“Está bien. Puedo manejarlo por ahora.”

El repentino y cálido abrazo lo tomó completamente desprevenido. Feena le susurró suavemente al oído.

“Estoy feliz de que te hayas convertido en el rey de Althos”.

“Sólo lo dices porque no conoces a mi hermano. Él────” “Aun así te hubiera preferido”.

Al podía sentir los pequeños montículos de Feena empujando contra su espalda mientras ella lo abrazaba más fuerte.

Luego, para hacer las cosas aún más difíciles para él, le susurró dulcemente al oído.

“Y no te preocupes por el Aumento Celestial. Siempre estoy lista para ello…”

Ella estaba en lo cierto, como si pudiera leer la mente de Al. Incapaz de pensar en una respuesta apropiada, tocó suavemente los brazos de Feena.

“Al…”

Podía sentir su dulce y cálido aliento en su cuello. No importaba lo cabezota y antisocial que fuera, sabía lo que venía después.

“Guhehehe ¡Mira a estos niños haciendo el ridículo a la intemperie!”

Desafortunadamente, lo siguiente que escuchó no fue tan romántico. Debido a que habían descuidado severamente sus defensas, el pequeño mundo de Al y Feena estaba perturbado. Los intrusos se acercaban lentamente.

“El… ¿Imperio?”

Tres soldados del Imperio, presumiblemente patrullando el área, se acercaban a ellos. Se separaron, tratando de rodear a Al y Feena con sonrisas inquietantes. Antes de que Al se arrepintiera de su insolencia, Feena se hundió rápidamente en el agua.

“Oye, oye, ¿por qué tanto alboroto por enseñar las tetas? Aunque no es como si tuvieras mu──”

“Tumba Frígida”.

El soldado engreído, junto con su caballo, se congeló en el lugar. Debió estar absolutamente enfurecida por sus groseros comentarios, ya que había usado uno de los tres hechizos más poderosos a su disposición. El soldado quedó atrapado en una fría y eterna tumba. Su consciencia estaba intacta, pero perecería muy lentamente.

Tendré que tener cuidado con lo que digo a su alrededor.

Al se recordó a sí mismo mientras agarraba su guadaña.

“¡Feena, quédate ahí! ¡Yo me ocuparé del resto!”

No podía dejar que una chica se ocupara de todos sus problemas.

“¡Concéntrate en el hombre! ¡Atrapa a ese debilucho y tómalo como rehén!”

Publicidad M-M2

Uno de los soldados dio una orden y empezó a galopar hacia Al, su compañero reflejando sus acciones. Se acercaban a él por ambos lados a la misma velocidad.

“Tengo que decir, que estoy a punto de ofenderme por esto.”

Decepcionado, fijó su guadaña después de que le llamaran debilucho.

“¿¡Tienes idea de cuántas veces he sobrevivido a las miradas de muerte de dos Divas al mismo tiempo!?”

Gritando algo aparentemente irrelevante, cargó hacia el soldado de la derecha, evitando su pinza.

“¿Realmente crees que puedes ganar en un duelo?”

El atacante entrante se anticipó a eso y sacó su espada para atacar.

“¡Demasiado lento!”

Al golpeó la hoja que venía.

*¡Clank!*

La hoja fue enviada volando hacia los matorrales. Usando su impulso, giró y tiró al soldado de su caballo con el mango de su guadaña.

“¡Gahh!”

Aunque el soldado cayó al suelo, su caballo pasó como si nada hubiera pasado.

“¡Ha! ¡Tus ataques pueden ser en cámara lenta comparados con los ataques de Sharon!”

Al se giró y miró directamente a los ojos del otro soldado, congelado en su lugar por lo que acababa de suceder.

“Entonces, ¿quieres una paliza de mí, una congelación de ella, o rendirte? La elección es tuya.”

Feena, finalmente completamente vestida y agarrando su varita, se acercó lentamente a Al. Ahora el soldado no tenía oportunidad de escapar.

“¡Me rindo, me rindo! Vamos, sólo nos estábamos divirtiendo con esa encantadora chica.”

El soldado dejó caer su espada y levantó ambos brazos en el aire.

“Encantadora…”

Feena sabía que estaba poniendo excusas.

“¡D-De hecho! ¡Viajar con una dama tan encantadora sería un sueño hecho realidad, su excelencia!”

El soldado que sufrió el golpe de Al se levantó y se unió a la conversación. Al quería terminar lo antes posible, ya que le ponían nervioso, pero ver la sonrisa encantada de Feena le hizo cambiar de opinión. Sin embargo, fue un error de su parte.

“¡Muy bien! ¡Daría mi vida por viajar con una mujer tan hermosa como tú! Honestamente, eres como una muñeca──¡Aghh!”

De repente gritó.

¿¡Qué ha pasado!?

La situación se complicó en el momento en que sus pensamientos se alejaron. No había nadie en los alrededores aparte de ellos y los soldados, pero la previamente feliz Feena estaba de pie justo delante del soldado que gritaba…

“¿¡Qué estás haciendo, Feena!?”

Habiendo finalmente entendido lo que había sucedido, Al miró a Feena. Su amable sonrisa ya no existía, sus gélidos ojos azules en cambio se llenaron de una furiosa llama.

Supongo que lo que dicen de que la llama azul arde más caliente es cierto.

Sus ojos ciertamente apoyaban esa teoría. Su rabia no era una ciega sed de sangre que envolvía los cielos, la tierra y todo lo demás, sino un ataque dirigido que no dejaba nada a su paso. Y ella dirigía esa rabia a los soldados.

“¡No soy una muñeca silenciosa!”

“Yo nunca diri──¡Eep!”

Innumerables círculos mágicos atraparon al hombre completamente roto. Con tanta potencia de fuego, probablemente podría haber borrado una mansión de la faz de la tierra.

“Puedo hablar como cualquier otra persona… Tengo mi propia voluntad… ¡Hago lo que me parece bien!”

“¡Sí, por supuesto! ¡Te lo ruego, perdóname!”

Feena, rechinando los dientes por frustración, miró fijamente al soldado acobardado.

Esta es la primera vez que la he visto ponerse tan emotiva.

Al se quedó atónito por un momento, pero…

“¡Te mataré!”

Dijo como si fuera una persona completamente diferente. Pero al menos despertó a Al.

“¡Feena, para! ¡Ya se ha rendido!”

Feena giró la cabeza hacia él con una hostilidad que lo tomó desprevenido.

“Al. ¡Me llamó muñeca!”

Él también lo había oído, pero no había sonado como un insulto en absoluto.

“No puedo. Está acabado.”

La triste y derrotada chica se volvió hacia el soldado.

“¡Disparo!”

Con un chasquido de sus dedos, todos sus círculos mágicos apuntaron al enemigo. Por suerte, Al estaba sosteniendo su guadaña.

“¡Mierda! ¡Por favor, hazlo!”

Sacó su brazo y desató su hechizo negro, que engulló los círculos mágicos de Feena.

“¿Por qué…?”

Finalmente, ver una reacción animada de Feena fue un buen cambio de ritmo, aunque no tuvo tiempo de admirarlo ante su furia hirviente. Pero tampoco podía ceder. Clavó su guadaña en el suelo, extendió sus brazos y se acercó a ella.

“Ya te he dicho la razón. No tomaré parte en el asesinato, no importa si es un amigo o un enemigo. Si quieres quedarte conmigo, ¡asegúrate de recordarlo! ¡Si no puedes, tendremos que separarnos!”

Al estaba preocupado por haber sido un poco demasiado duro, pero era demasiado tarde. Feena lo miró fijamente mientras se mordió el labio. Estaba preparado para defenderse si ella atacaba, pero…

“L-Lo siento…”

Publicidad G-AB



Gigantescas lágrimas comenzaron a brotar de sus ojos de cachorro mientras su sed de sangre se desvanecía en la nada.

Haah… ¿Cuántas veces la he hecho llorar hoy?

Al tenía razón, pero eso no cambió el hecho de que la hizo llorar.

“Lo siento. No estoy enojado ni nada.”

Una vez más, en lo profundo de su autodesprecio, acarició suavemente la cabeza de Feena.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios