Senka Maihime (NL)

Volumen 2

Capitulo 3: Viaje Privado

Parte 1

 

 

El día después de la batalla, Al convocó a su comandante militar para discutir su estrategia para el inminente enfrentamiento. Al estaba sentado en el sofá, atrapado entre Sharon y Feena. Para que conste, no las invitó. Delante de ellos estaba Jamka, completamente solo, en un sofá similar.

“¡Maldito Adonis!”


Al decidió ignorar el doloroso murmullo de su amigo. En un rincón de la habitación, refunfuñando y maldiciendo, Cecilia estaba ocupada preparando su amado té. Después de su retirada, Eshantel estableció un campamento en el bosque cerca de la frontera. Para aclarar los malentendidos, Al envió una carta con un mensajero, pero no obtuvieron respuesta. Se habían reunido para discutir lo que debía hacerse, pero justo antes de que pudieran entrar, Brusch abrió la puerta.

“¡Alnoa! ¡Tenemos un gran problema!”

Estaba rebosante de energía, como siempre, pero su expresión era sombría.

“Brusch, ¿qué pasó? ¿Cuál es la prisa?”

“¡El Imperio se unió a Eshantel!”

Publicidad G-M2



“Ya veo…”

Jamka dijo en voz baja. Todos ellos probablemente esperaban esto…

“¿Qué? ¿Por qué? ¿¡Qué tiene que ver el Imperio con todo esto!?”

Excepto por Sharon.

“Bueno, esperaba que el Imperio apareciera tarde o temprano. Quedó claro desde el momento en que Kanon me llamó ‘Rey de los Demonios’.”

El Imperio difundió los rumores sobre él en primer lugar, así que Al pensó que ellos eran los que tiraban de los hilos esta vez también. Cruzó los brazos e intentó evaluar la situación.

“Brusch, ¿cuántos soldados trajo el Imperio?”

“Mil quinientos de caballería y tres mil de infantería”.

“Así que su fuerza combinada es de alrededor de cincuenta y cinco mil, ¿eh?”

Esa fue la fuerza militar para capturar a Althos, aunque sabían que Althos poseía tres Divas.

“Seguimos investigando los alrededores, pero hasta ahora no hay señales de abominaciones, refuerzos o tropas guerrilleras.”

Brusch continuó como si leyera la mente de Al. Demostró que estaba en la cima de su juego como jefe de la agencia de inteligencia.

“¡Lo hice muy bien! ¡Dame una palmadita en la cabeza!”

Estaba esperando su bien merecida recompensa. Eso demostró que en el fondo, era una niña normal y corriente.

“Oh Mi, ¿estás repartiendo caricias en la cabeza? ¿Viste lo duro que trabajé en este té?”

Cuando Cecilia terminó de repartir las galletas y el té, apartó a Brusch y se acurrucó junto a Al.

“Espera, ¿por qué tengo que darte una palmadita ahora?”

Al se lamentaba por su situación, esperando que el siguiente conejito se acurrucara con él, pero…

“¿Eh?”

…fue sorprendido con la guardia baja cuando el conejito en cuestión no se movió ni un centímetro.

“¿Estás bien, Feena?”

Parecía haber mejorado cuando llegaron al castillo, pero colgaba la cabeza con una expresión que deprimía a cualquiera con sólo mirarla.

¿Se tomó a pecho lo que Kanon hizo?

Él quería animarla, pero al mismo tiempo, no disfrutaba de la situación. Era como un niño, celoso de cualquiera que se llevara bien con sus amigos. Él lo sabía. Sabía que estaba mal, pero Al no podía quitárselo de la cabeza.

“Haah… Arghhhh!”

Se rascó la cabeza y rugió desesperado. Por supuesto, esa pequeña actuación lo convirtió instantáneamente en el centro de atención.

“Ah, umm… Mis hombros están rígidos, así que…”

¿Qué clase de excusa es esa?

Mientras fingía girar la cabeza para arreglar sus “rígidos hombros”, su mirada se encontró con un par de ojos azules llenos de preocupación.

“¿Estás bien, Al?”

¡La chica que le preocupaba estaba preocupada por él!

“Mira lo tenso que estás. Está bien, deja que salga todo.”

“¿Dejar salir qué? ¡No, en realidad no respondas a eso! ¡Y deja de desnudarte!”

Al menos su pequeña rutina de comedia volvió a la normalidad.

“De todos modos, ¿estás bien, Feena?”

Al echó un vistazo a Feena mientras intentaba recuperar la compostura. Se veía tan estoica como siempre, pero…

“¿Yo? Siempre estoy bien, sólo estaba pensando un poco.”

Parecía que había vuelto a la normalidad. Ella miró directamente a los ojos de Al cuando finalmente fijó su postura.

“Al, he estado pensando… Iré a ayudar a los ciudadanos de Eshantel, y luego haré que se aclaren los rumores sobre ti”.

Feena encontró su solución.

“Lo siento, pero tendré que dejar este lugar por un tiempo. ¿Me dejarías?”

Estaba mirando directamente a los ojos de Al. Su deseo era tan puro como sus ojos celestes.

Él quería hacer su deseo realidad, pero su corazón lo retenía.

Publicidad M-M1

“Podrían decir que le lavé el cerebro a su gente de la misma manera que te lo lavé a ti.”

Tal vez por eso lo dijo tan burlonamente.

“Está bien. Quiero hacer lo que pueda”.

Feena, sin embargo, dejó su objetivo muy claro. Al cerró los ojos y tomó una decisión.

Publicidad G-M1



“Vale. Pero voy contigo”.

“¿Ehh!? ”

Feena soltó un grito de sorpresa.

“¿Qué? Quería ir desde el principio. Tener un aliado tan poderoso como mil hombres significa que no tengo que debilitar las defensas del país para mi pequeña excursión”.

No mentía, pero la forma en que tenía que explicarse lo hacía parecer como si lo hiciera.

Justo cuando pensaba que finalmente había encontrado la solución…

Publicidad G-M2



“¿¡Qué estás pensando!? ¡Tú eres el rey! ¿Qué crees que pasará cuando la gente se entere de que su rey está fuera mientras esperamos ser asediados?”

Jamka se levantó y golpeó la mesa con el puño mientras no estaba de acuerdo con la propuesta de Al.

Publicidad G-M2



Tenía toda la razón.

“Sólo déjalo ir”.

Justo cuando Al estaba a punto de explicarse a Jamka, una voz autoritaria resonó por la habitación.

Sharon había estado completamente en silencio antes, pero orgullosamente se tragó el té de un solo trago.

Una mirada a su plato reveló que había terminado sus galletas.

¿¡Es encerio!? ¿¡No dijiste una palabra hasta ahora porque estabas demasiado ocupada comiendo!?

Pero como ella estaba siendo comprensiva, Al decidió dejarlo pasar. Justo cuando quitó los ojos de su plato…

“Y…”

Miró a Sharon, esperando más apoyo de ella.

“Y no es como si el estar contigo fuera a hacer una gran diferencia.”

¡Ay! ¡Eso sí que duele! Esperaba algo de ayuda, pero en cambio me rompiste el corazón.

“Pero no te preocupes, yo también me iré. ¡Podemos enfrentarnos a dos mil personas de esa manera!”

Ella continuó con una sonrisa rebosante. Enfrentar a “dos mil personas” sonaba un poco tonto, pero la sonrisa sincera de Sharon era tan rara que Al se sintió atraído sin pensar en la forma en que lo expresó.

“Iré contigo, ¿de acuerdo? Quiero ver a Eshantel por mí misma…”

Publicidad G-M2



Avergonzada por la mirada de Al, Sharon se dio la vuelta con un mohín. El equipo finalmente se había reunido. O eso pensaba…

“No. Quédate aquí, Sharon”.

Pero alguien estaba en contra de la idea.

“¿Qué, seria una molestia para tu pequeño viaje con Al?”

La sonrisa anterior de Sharon se había ido, reemplazada por una palpable sed de sangre. Feena tomó esa sed de sangre por completo, inclinando su cabeza.

“No. Necesito que hagas algo más”.

“¿Eh? ¿Me necesitas?”

Sharon miró fijamente a Feena, con los ojos y la boca bien abiertos. Estaba preparada para una pelea, pero las cosas tomaron un giro inesperado. El mismo Al ya se había puesto a cubierto.

“Kanon es un maestro cuando se trata de un combate cuerpo a cuerpo, así que…”

Ella tenía razón. Cecilia puede haber sido una diva, pero se especializó en magia sagrada. El combate cuerpo a cuerpo no era su fuerte.

“¿Y qué?”

Sharon estaba haciendo todo lo posible por desentrañar lo que Feena estaba insinuando.

“¿Podrías por favor quedarte aquí? No hay nadie más que pueda hacerlo”.

Feena sacó su mejor arma: sus ojos de cachorro.

“¿E-enserio?”

Su estrategia parecía funcionar, pero…

“Sí. Sólo un rabioso y feroz, gorila rojo puede igualar la fuerza de Kanon.”

“¿Estás buscando una pelea conmigo?”

Pasó instantáneamente de sonrojarse a afilar sus dientes.

“No. Estoy diciendo que eres mi rival honesto y digno de confianza.”

Feena dijo con una expresión completamente en blanco.

“¿Qué…? ¿¡Qué estás diciendo!? Tch… Vale, ya que estás dispuesta a llegar tan lejos, lo dejaré pasar”.

La cara de Sharon se puso roja como la remolacha, hasta el punto de que empujó a Feena a un lado y salió de la habitación, dejando a todos adivinando qué fue exactamente lo que dejó pasar.

“Gracias”.

Parecía que serían sólo ellos dos. Podrían finalmente comenzar sus preparativos y…

“Oh Mi. ¿Puedo ir contigo, Al? Por favor”

Pero primero, tuvieron que lidiar con otro asunto. Al menos, eso creían.

“¿Qué está diciendo, Cecilia-san? ¿Quién actuará como comandante supremo si usted también se va? Sharon es nuestra invitada, y yo no soy un noble. Para empeorar las cosas, ¡una vez traicioné al país!”

Jamka se interpuso en el camino de Cecilia antes de que pudiera llegar a Al. Tampoco dio oportunidad a Brusch de ofrecerle sus servicios, ya que le cubrió la boca antes de que pudiera decir una palabra.

“Ughhh… Pero, pero…”

Estaba cambiando su mirada desesperada entre Al y Jamka, pero…

“Cecilia, por favor”.

Al la silencio con una sola frase.

“Aww… Bien…”

Finalmente se había rendido.

“Empacaré mis cosas”.

Después de echar un vistazo a la sombría Cecilia, Feena se levantó y salió de la habitación.

“¡Oh! Quién sabe qué pasará durante nuestro viaje… ¡Debería empacar ropa interior extra!”

Se detuvo en la puerta por un segundo para compartir esos pensamientos.

A la mañana siguiente, Al y Feena estaban listos para partir bajo el oscuro y apenas iluminado cielo. Pusieron sus bolsas ligeramente empacadas, llenas con docenas de porciones de comida, dos mantas y una muda de ropa, sobre sus caballos. Al tenía su guadaña en la espalda y Feena estaba equipada con su varita mágica.

“Volveremos en unos días. Gracias por cubrirme hasta entonces.”

Se despidieron de Cecilia mientras montaban sus caballos. Esas no eran las palabras que uno esperaría del rey de un país, pero Al podía permitirse decir esas cosas por su confianza en Cecilia, Jamka y Brusch. Al menos, Jamka esperaba que así fuera.

No sé cómo puede confiar en alguien que lo traicionó hace sólo unos días…

Jamka pensó para sí mismo mientras miraba su brazo perdido.

Bueno, pensaré en mi brazo perdido como una señal de confianza en lugar de algún tipo de castigo.

Se agarró la manga que revoloteaba y sonrió con ironía.

“Oh, mi. Lesfina, nos olvidamos de algo.”

Cecilia pasó por el sentimental Jamka y se acercó a Feena.

“¿Qué? Ya tengo a Al.”

“Oye, ¿podrías no abstraerme?”

Cecilia ignoró su pequeño intercambio y se detuvo frente al caballo de Feena.

“Oh, nos olvidamos de rezar por tu seguridad y tu éxito.”

“¿Bendecirás nuestro viaje?”

A pesar de la ligera diferencia de matices, Feena mostró una sonrisa encantada mientras Cecilia levantaba las palmas de las manos. Mirar su forma solemne y pura fue suficiente para ayudar a todos a encontrar un poco de consuelo en su interior.

Pero…

“Soy un mensajero de Dios. Aquellos que me juran un juramento, nunca romperá

────” “¿Eh? Espera…”

Al llegó demasiado tarde.

“Si esa chica estoica se atreve a hacer una jugada con mi precioso hermanito, que #$@&–espera, no. Vamos con algo más simple esta vez. ¡Tengan su cuerpo completamente atado, dejándola inmóvil por un tiempo determinado!”

“¿Qué quieres decir con “¿¡algo más simple!?” Sabes que *Bind no se activará a menos que la otra parte lo reconozca, ¿no?” (NT: Enlace o enlazar)

Al estaba indignado de que Cecilia los retuviera por esto.

“Oh, Dios. No te preocupes, esto fue *Discharge, no Bind.” (NT: Descarga)

Pero todo lo que esto hizo fue preocupar a Al aún más. A pesar de eso, Cecilia era todo sonrisas.

“¿¡Y por qué demonios estás disparando hechizos de alto nivel a toda prisa!?”

Al estaba en completamente angustiado mientras que Feena, el objetivo del hechizo, parecía tan tranquila como siempre.

“Puedo soportarlo por unos segundos… Creo que sí.”

Dijo casualmente a pesar de tener todo el derecho a enfadarse.

“Pero ahora puedo concentrarme en el objetivo sin desviarme de mis deseos”.

Su pequeño susurro no fue escuchado por Al, pero estaba claro para todos los espectadores que ella había endurecido su corazón de alguna manera.

“Así es, estarás bien mientras mantengas tus manos lejos de Al. Cancelaré el hechizo cuando vuelvas”.

Cecilia dijo alegremente. Feena aún no mostraba signos de enfadarse.

“Vete antes de que pase algo más”.

Sharon, que había estado completamente en silencio, los despidió.

“Rezo por su éxito.”

Jamka dijo sus palabras de despedida.

Es decir, tienen razón, pero ¿realmente tiene que ser tan frío y descuidado al despedirnos?

Al decidió guardar sus preocupaciones para sí mismo.

“Sí, nos vamos.”

“Adiós”.

Al comenzó a galopar con Feena siguiendolo, sintiéndose un poco derrotado. Se fueron en su viaje después de haber sido casi expulsados del castillo.


Es bueno que nos hayamos ido, pero… ¿De qué deberíamos hablar?

Unas horas después de su partida, Al cayó en el mismo dilema que durante su cita con Sharon. El sol ya había salido por el horizonte y los pájaros cantaban su melodía matinal. Los dos cabalgaron silenciosamente bajo el hermoso y claro cielo. Mientras estaba con Sharon, él sabía lo que le apasionaba (la comida), así que se las arregló para salir adelante de alguna manera, pero…

¿Qué le gusta a Feena?

Revolvió su mente como un loco. Pasarían los próximos días juntos, pero no tenía ni idea de cómo entablar una conversación. Al se dio cuenta de lo poco que sabía sobre Feena.

No sabía cuál era la comida o bebida favorita de Feena, ni qué tipo de ropa le gustaba. Comía todo lo que se le ponía delante sin quejarse, y rara vez se cambiaba de ropa. Cuando lo hacía, era algo que le atraía a Al. Básicamente, era una cosplayer.

¿Qué debería hacer…?

Miro de reojo a su lado. Feena cabalgaba con una cara inexpresiva como siempre, aparentemente perdida en su propio pequeño mundo.

*Deslizar…*

Al había esperado que ella admirara el cielo despejado sobre ellos cuando echó la cabeza hacia atrás, pero desafortunadamente, su cuerpo siguió su ejemplo.

¡Se resbaló de su caballo y golpeó el suelo con un bam!

“¿Huhhh!? ¿¡Feena!?”

Saltó de su caballo y corrió hacia ella.

“¿¡Qué ha pasado!? ¿¡Estás bien!?”

Al la rodeó con sus brazos, cuando…

“Zzz… Zzz…”

Publicidad M-M4

“Espera, ¿estás dormida?”

Al gritó, pero no había señales de que Feena se despertara pronto. Eso no fue una sorpresa, sin embargo. Después de todo, se durmió al caer del caballo. A pesar de esa gran caída, no parecía haber sufrido ninguna lesión. ¿Podría haber sido porque era una diva?

Tal vez no durmió mucho porque no podía dejar de pensar en Kanon.

Al teorizó. Sintió que había vislumbrado las verdaderas emociones de Feena, lo que lo hizo aún más doloroso.

“Aunque también nos está ayudando con esto”.


Mientras intentaba racionalizar las cosas consigo mismo, Al metió su guadaña en su bolsa y puso a la chica dormida en su espalda. Alguien que vea esto podría confundirlos con un padre y una hija.

“No te preocupes, cambiaremos después de un tiempo.”

Dijo mientras le daba palmaditas en la nuca a su caballo.

“Zzz…”

Empezó a cabalgar lo más silenciosamente posible para evitar despertar a la chica dormida.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios