Senka Maihime (NL)

Volumen 2

Capitulo 1: Emociones Dispersas

Parte 3

 

 

Cortó hacia abajo con todas sus fuerzas, trazando el arco a partir de la técnica básica que Jamka le había enseñado. Había sido entrenado con las armas básicas en el pasado, pero rara vez había usado una guadaña antes, por lo que sus habilidades no estaban a un nivel adecuado para el campo de batalla. Había engañado a la muerte durante su última batalla, pero no había garantía de que la suerte se le acercara de nuevo. Como tal, estaba entrenando tanto como podía.

“Haaa! Arghhh! Ughhh!”

Publicidad M-AR-2

Al principio, movía su guadaña con confianza, pero algunos pensamientos ociosos rápidamente le nublaron la mente.

Tengo que hacer el “Aumento Celestial” con las siete Divas, ¿eh? Aumento Celestial… Ya lo hice con Sharon, así que sólo quedan seis…

La escena en la que realizo el Aumento Celestial con Sharon se reprodujo vívidamente en su mente, haciendo que la cara del joven rey se volviera roja en cuestión de segundos.

Tengo que hacer eso seis veces más…

“¡Arghhhh!”


Blandió la guadaña con todas sus fuerzas en un intento de ocultar su vergüenza. Terminar su ejercicio básico también ayudó a aclarar su mente.

“Fuuu… Pero no voy a llegar a ninguna parte si no hago nada, ¿verdad …? ”

Publicidad G-M3



No podía confiar completamente en Lilicia, pero su instinto le decía que algo se estaba gestando, algo que podía tragarse todo el continente. Para alguien que no podía ni siquiera salvar a su propio país, pensar que podía cargar con el destino del mundo sería nada menos que una insolencia, pero aún así estaba haciendo todo lo que estaba en su mano para evitar los peligros que acechaban en las sombras.

Publicidad G-M3



“N-No quiero hacer cosas lascivas con ellas, pero debo asegurarme de que Lilicia dice la verdad de alguna manera…”

“¿Qué? ¿Ya te estás tomando un descanso? No seas tan fácil de convencer.”

Una voz aguda respondió a su excusa. Era Sharon.

“H-Hey, Sharon. Es raro verte tan temprano…”

“S-sí, por casualidad me he levantado temprano hoy”.

La pareja se saludó tímidamente, cada uno con su arma característica. Habían pasado unos días desde que realizaron el “Aumento Celestial”, pero la atmósfera entre los dos no había mejorado en lo más mínimo. Ambos sabían que estaban exagerando, pero no podían hacer nada al respecto.

“A-Al, ¿ya te has acostumbrado a la guadaña? Yo… yo podría ayudarte si quieres…”

Pueden haber sabido que estaban equivocados, pero los sentimientos de una persona no cambian tan fácilmente. A pesar de eso, sin embargo, Sharon estaba visiblemente feliz de ofrecer su ayuda. Al menos, a juzgar por la mitad de su cara, no se escondía en la vergüenza.

“U-Umm… ¿Podrías?”

Al respondió, luciendo con una mirada distante.

“Bien, en ese caso… ¡prepárate!”

Se fijó en la empuñadura de su espada. Su anterior expresión tímida casi se había desvanecido. No es de extrañar que la llamaran la Diva de la Espada; su postura no dejaba nada que desear.

“Por favor, sé amable”.

Al agarró el mango de su guadaña también y tomó una postura de lucha.

“…”

Su intenso concurso de miradas terminó abruptamente cuando ambos desviaron sus miradas.

¿¡Qué demonios estoy haciendo!? ¿Cómo se supone que voy a entrenar mientras miro al suelo?

Se imaginó que su corazón acelerado podría deberse a su intenso entrenamiento de hace unos momentos, pero Sharon también estaba mirando al suelo con las mejillas sonrosadas.

“¡Esto es… esta no soy yo!”

Ella miró fijamente a Al, aparentemente disgustada.

“Al, no me estoy conteniendo. ¡Prepárate!”

Sharon agarró su espada y se preparó para atacar.

“¡Haaaaaaaa!”

Sólo quedaba polvo danzante para indicar la posición de Sharon mientras se desvanecía en la nada con su carga.

“¿¡Qué…!? Gh, rghhh!”

Un momento después, reapareció frente a Al, lista para atacar. Un fuerte estruendo le aseguró que de alguna manera había logrado detener la hoja a un pelo de distancia de decapitarlo.

“Qué demonios, ¿hablas en serio…”

“¡Cállate y pelea!”

Se sonrojó y dio otro golpe.

“Espera, ¿no es esta tu tecnica de asesinato otra vez?”

“No, no puedo pensar con claridad si no hago ejercicio”.

“Caray, ¿Cuántas apuñaladas piensas darme?”

Mientras hacía la vista gorda a su propia contribución a la situación actual, insertó su propio pequeño comentario mientras evitaba frenéticamente los ataques implacables de Sharon. Por supuesto, sabía que ella se estaba conteniendo; habría probado la el barro hace mucho tiempo si no fuera así.

“¡Oye, no seas flojo! ¡Pon más de tu espalda en esa defensa!”

Pero contenerse no la despojó de todo su poder. Un paso en falso y su espada rozaría su mejilla. Sabía que nunca podría alcanzarla, pero su cuerpo se endureció cuando vio la espada larga que se movía rápidamente.

“¡No te pongas tenso! ¡Tienes que ser más flexible al recibir un golpe!”

Le hizo una dura crítica.

“¡No tendrás tiempo para practicar durante una batalla!”

Tropezaba de vez en cuando, pero se las arreglaba para recibir los golpes de Sharon. Entonces, después de acostumbrarse a los patrones de ataque de Sharon, señaló el comienzo de su contraataque.

“¡Ahora! ¡Whoaaa!”

“¡Eso es una apertura!”

¡Wham!

Pero se comió un golpe aplastante antes de poder hacer algo.

“¡Gahhh!”

Por supuesto, la hoja no llegó a su cuerpo, pero la presión del golpe en sí fue suficiente para enviarle a rodar por el campo como una pelota. Después de confirmar que Al estaba fuera de combate, Sharon soltó un orgulloso resoplido y sonrió con suficiencia.

“Todavía tienes mucho por hacer”.

Pero cuando se acercó a Al, su sonrisa se desvaneció. Era raro que tuviera una expresión seria, pero esta fue una de esas veces.

“De todos modos, ¿qué piensas?”

Le preguntó al joven rey, que intentaba levantarse del suelo.

Publicidad G-M2



“¿Eh? ¿Sobre qué?”

Sharon pidiendo algo completamente fuera de contexto para dejar a Al sin palabras se había convertido en una especie de broma entre los dos. Y como de costumbre, inclinó su cabeza en la confusión.

“Sabes… sobre mí, umm… ¡De que he sido un esclavo!”

Cerró los ojos y se mantuvo firme como si hubiera tomado una decisión sobre algo.

“¿Eh?”

No llegaremos a ninguna parte con eso… ¿De qué demonios está hablando?

“¡Vamos, di algo!”

Sharon le rechinó los dientes a Al, que había renunciado a tratar de averiguar el significado de sus crípticas palabras.

“¡Soy una Diva, pero antes era una esclava! Es, umm… ¡No sería extraño que me metieras en la cárcel y me volvieras a esclavizar!”

El dolor estaba esparcido por su cara. Ella tenía razón, Al tendría una carta de triunfo diplomático contra Freiya si los atrapaba mintiendo enviando un esclavo en lugar de una princesa como prometieron. Pero entonces Sharon sería despreciada por ambos países, así que ya tenía su respuesta.

“De ninguna manera haría eso. Aunque has sido muy difícil, también me has ayudado mucho… …y meter a un antiguo esclavo en la cárcel iría en contra de todo lo que represento”.

Se hinchó el pecho después de decir lo que era obvio para él.

“Ajá, ya veo…”

Debió esperarlo, ya que no se sorprendió mucho. No sólo eso, incluso volvió a hacer preguntas.

“Al… ¿Vas a ser feliz una vez que liberes a los esclavos?”

Ya ha escuchado esta pregunta antes. Era un tonto en ese entonces, un rey ingenuo que no sabía nada del mundo. Puede que todavía fuera así, pero Al quería creer que había salido de eso, o dio sus honestos pensamientos sobre el asunto.

“No sé qué es lo correcto, o si me haría feliz. Lo importante es que quiero hacerlo.”

“Quieres hacerlo, ¿eh…?”

Sharon lo miró, perpleja.

“Vive tu vida como te parezca. Si la gente todavía está dispuesta a seguirte, entonces tienes las cualidades de un gran líder.”

Hace mucho, mucho tiempo, el difunto rey le dijo estas palabras.

“Así que seguiré liberando esclavos, pero me he despedido de mis imprudentes costumbres. Quiero mostrarles cómo llevar una vida feliz y satisfactoria y construir mi país en un lugar donde todos puedan tener una oportunidad de libertad. Aún no estamos cerca de lograrlo, pero un día convertiré este país en un refugio seguro para los desdichados”.

Se abrió completamente a Sharon.

“No te atasques en detalles sin sentido, haz lo que creas. No tienes nada de que preocuparte, estaré ahí para llevar esa carga contigo si alguna vez te quedas atascada.”

“Hehe, qué generoso de tu parte”.

Le respondió a Al con una sonrisa amable.

“Sí. Sabes, mi padre siempre solía decir, ‘Si te dan un puñetazo, devuélveselo con el doble de fuerza, pero si alguien te hace un favor, devuélveselo diez veces más'”.

Al dijo eso, llevado por la situación.

Publicidad G-M3



“¿Eso de ahora es verdad? Entonces me debes veinte favores en total,

¿verdad?”

“Oye, ¿por qué agregaste otro? ¿Eh? ¿Estás bien?”

Quiso dar una respuesta graciosa, pero la sonrisa de Sharon se borró de su cara.

“Al. ¿Sabes que tenía otra razón para venir aquí además de asesinarte?”

Su repentino cambio de tono y sus poderosos ojos dejarían a cualquiera congelado en su lugar.

“Tu mencionaste antes el uso de mi posición”.

“Sí. ¡Usaré tu país para aplastar a ese tonto sentado en el trono de Freiyan y salvar a mis amigos que han caído en la esclavitud!”

Al no pudo evitar reírse después de oír esa ridícula declaración. Sabía muy bien que no tenían ninguna posibilidad contra esa superpotencia. Pero los ojos inquebrantables de Sharon no permitían tal falta de respeto, y Al lo sabía. Mientras estaba parado ahí completamente estupefacto, Sharon sonrió suavemente.

“Aunque su país tendrá que fortalecerse antes de que podamos hacer algo al respecto. Y si ves que mi plan va en contra de todo lo que defiendes, ¡siéntete libre de meterme en la cárcel!”

Ella desafió casualmente sus ideales mientras seguía llevando la misma sonrisa gentil. Al intentaba elegir sus palabras con cuidado, pero se rindió. No había necesidad de andar de puntillas alrededor de alguien que compartía sus sentimientos más profundos.

“Bueno, ya he dicho que llevaré esa carga contigo, y no te voy a meter en la cárcel.”

“¿Qué pasa con esa respuesta a medias? ¡Al menos dime que sacrificarías tu vida por mi sueño o algo así!”

Ella respondió con un comentario grosero, que no le es desconocido a Al. Pero Al sabía que Sharon estaba bromeando mientras le robaba juguetonamente una mirada a su cara.

“Bueno, creo que deberías seguir haciendo lo que estás haciendo”.

Dijo bromeando.

“Aunque si sigues comiendo tanto, no hay forma de que encajes en nuestro elemento…”

¡Wham!

“¡Gahh!”


Sharon parecía nerviosa, pero los crudos comentarios de Al fueron recibidos con un golpe de su espada.

“Cielos, nunca sabes cuándo callarte, ¿verdad…….? Pero gracias.”

Sus últimas palabras no llegaron a los oídos de Al, ya que una vez más se encontró cayendo al suelo.

“Entonces, ¿puedo quedarme en el castillo?”

Ella lo miraba atentamente, buscando una confirmación.

“Ow, ow, ow … ¡Por supuesto que puedes! Más importante aún, ¿atacar a alguien con una espada larga es tu forma de mostrar gratitud?”

“Jejeje, sí, lo es, así que no me digas ‘Ow’.”

“¿Qué significa eso?”

Sharon ignoró completamente a rey furioso y se acercó a él despreocupadamente.

“¡Oh Dios, estás cubierto de barro!”

“¿Y de quién es la culpa?”

Sharon soltó una risa sincera.

“¡Ve y límpiate antes del desayuno! No sobrevivirás a nuestra próxima sesión de entrenamiento si te atreves a derramar barro en mi deliciosa comida,

¿entendido?”

¿Por qué la persona que me hizo zambullirme en el lodo me regaña ahora?

“Y…”

Oh, genial, no ha terminado todavía.

“Ahora que estamos aquí, déjame aclarar algo. En aquel entonces yo… Umm…

¡Lo que pasó no significa que te amo! Estabas llorando a mares, así que no tuve elección; estaba básicamente arrinconada. ¡Quería consolarte y fue un servicio especial de una sola vez de mi parte! ¡Así que no pienses en nosotros como amantes o algo así!”

Lo soltó todo de una sola vez. Al mostró una sonrisa irónica, sintiéndose algo mal por Sharon.

“No te preocupes, lo sé. Estoy muy agradecido de que me hayas ayudado a proteger a mi gente y eso es todo. El beso no contó, y no somos amantes.

¿Estamos en la misma página?”

“No, quiero decir, no tienes que negarlo como si fueras falsamente acusado de asesinato…”

Pero tú hiciste lo mismo, ¿no? ¿Por qué te ves tan triste de repente? ¿Qué debería haber dicho?

Publicidad M-M2

Puede que se haya quejado por dentro, pero quería poner una sonrisa en la cara de la chica, así que trató de hablar para salir.

“No te preocupes… sólo piensa en ello como algo mundano, como confundir la sal con el azúcar, y olvídalo. Lo borraré de mi memoria también.”

Su cuerpo aún recordaba débilmente esa sensación de éxtasis, pero creía que era una secuela del Aumento Celestial. Al estaba seguro de que Sharon sentía lo mismo y que aceptaría su propuesta.

“¡Tú… idiota!”

Ni siquiera podía gritar, reprendio a Al con una voz fina y aguda. Pero aún así, sus palabras atravesaron su alma.

“Oye, ¿por qué te enfadas? Deberías…”

“¡Cállate, gran tonto! ¡Ve a bañarte ya, apestas!”

Trató de luchar contra el dolor de su alma hablando con Sharon, pero ella lo empujó hacia la puerta, cortándole el paso.

“¡Está bien, iré a bañarme si es lo que quieres! Caray…”

No podrían tener una discusión pacífica como esta, así que él hizo lo que ella pidió.

“Yo… nunca lo olvidaré”.

Publicidad M-M5

Mirando la espalda de Al, Sharon se susurró a sí misma.

“¿Hm? ¿Dijiste algo?”

“¡Nada, idiota!”

Al preguntó en respuesta, pero fue derribado instantáneamente.

Está roja como la remolacha, debe estar echando humo.

Al no quería enfadarla más, así que entró de mala gana al castillo a pesar de sentir que le faltaba algo. Su intercambio terminó allí, sin que ninguno de los dos notara la presencia de la chica de pelo azul que los vigilaba…

En el momento en que entró en el castillo, vio a Jamka, mirando fijamente un trozo de papel.

“¿Qué estás haciendo?”

Al planeaba escabullirse antes de que Jamka pudiera quejarse con él, pero la mirada ansiosa de Jamka le obligó a iniciar una discusión.

“¿Por qué estás encerrado en este rincón? ¿Alguien te ha echado o algo así?”

Le preocupaba que el personal lo intimidara por ser un supuesto “traidor”, pero…

“¡No digas algo tan cruel en el momento en que nos encontramos! Y sabes que todos decían: `Sí, no te culpo. Si descubriera que el rey al que he estado sirviendo con todo lo que tengo es un mocoso malcriado y que ahora se rumorea que es el mismísimo Rey Demonio, ¡también querría huir!’. ¿Por qué esta gente querría ahuyentarme, eh?”

Le regañaron. Al hizo una nota mental para preguntar quién lo dijo exactamente, mientras Jamka sonreía amistosamente.

“Aunque suene como una suegra molesta, sé que sólo estás preocupado por mí. Lo siento.”

Pero su amable sonrisa no pudo engañar a Al. Jamka obviamente intentaba ocultar el documento que acababa de leer.

“Bien. Bueno, avísame si pasa algo”.

Al actuó como si no viera nada, y casualmente pasó por delante de Jamka, pero entonces…

“¿Y qué demonios es esto?”

En el momento en que pasó por detrás de Jamka le quito el documento.

“¡Ah! Oye, espera, eso… ¡no es lo que parece! Me lo dio Lady Cecilia…”

Jamka trató de inventar una excusa en el acto.

“¿De mi hermana?”

Jamka raramente se ponía nervioso, así que Al lo encontró increíblemente sospechoso. Rápidamente revisó el periódico en sus manos.

“¡Un proyecto de ley para permitir el matrimonio entre hermanos, padres e hijos, y hombres y mujeres de todas las edades!”

Al leyó el escandaloso título.

“Haah… Cielos, ¿qué demonios, Cecilia…?”

Sintió que su mente se entumecía mientras dejaba escapar un suspiro de cansancio.

“De todos modos, le daré esto yo mismo. Ya tienes suficiente en tu plato, no te dejes atrapar por sus ideas salvajes.”

“¡Tienes razón, pero recibí esto de ella personalmente, así que debería ser yo quien lo trajera de vuelta!”

Al no pudo evitar poner una sonrisa irónica al ver la absoluta lealtad de Jamka.

“Está bien. Déjame ayudarte de vez en cuando.”

“O-Okay, entonces… Gracias…”

Jamka se alejó, aparentemente abatido.

Actuaba de forma muy parecida a cuando eso ocurrió…

Al recordó los eventos que llevaron a la deserción de Jamka. Rápidamente corrió tras su viejo amigo, pero…

Publicidad G-AB



“Haah, ahí va la boda de Brusch…”

Apenas captó ese tranquilo y cuidadoso susurro. Se detuvo en su camino.

“¡Qué maldita broma!”

Destruyó agresivamente el documento que tenía en la mano y se dirigió al gran baño.

“Haah, finalmente. Tardé un poco en llegar aquí.”

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios