Senka Maihime (NL)

Volumen 2

Capitulo 1: Emociones Dispersas

Parte 4

 

 

Al todavía tenía tiempo antes del desayuno, pero por alguna razón, le molestaba el tiempo que había perdido con Jamka.

¿Qué debería hacer con él?


La rabia se acumuló dentro de él, abrió las puertas del gran baño.

“Bien, al menos es gratis”.

Se asomó a la bañera. La bañera gigante, con capacidad para veinte personas, llenó la habitación con un vapor espeso y caliente. Examinó cuidadosamente la enorme bañera, unas cuatro veces más grande que la habitación de Al, pero ni siquiera podía ver la punta de su nariz a través del grueso vapor.

“Ya he tratado con nuestro residente maníaco asesino, así que creo que puedo entrar con seguridad.”

Diciendo eso, se envolvió una toalla alrededor de la cintura y entró en la bañera. Quería saltar a la bañera inmediatamente, pero hacerlo cubierto de barro sería bastante grosero. Llenó un cubo en el suelo con agua y se la echó en la cabeza.

Publicidad M-M4

“Ouch, ow…”

El agua caliente invadió un rasguño al azar en su cuerpo.

“Ni siquiera pude lanzar un contraataque…”

Rastreando el rasguño con su dedo, hundió su cuerpo en el agua. Cerró los ojos y se derritió en el fondo de la bañera.

“Ahhh! ¡Esto es lo que he estado esperando todo el día!”

Apretó el puño con felicidad. Althos no era un país rico en absoluto, pero en otros países, ni siquiera la realeza podía permitirse empaparse de tanta agua caliente. Pero Althos era diferente. Fue elegido como lugar de descanso del Rey Demonio por la inmensa energía mágica que corría bajo tierra. Esa energía fortaleció el sello, pero también proporcionó numerosos beneficios a sus residentes. Uno de esos beneficios fue el agua. La energía mágica purificó los arroyos subterráneos, permitiéndole brotar sobre la tierra como agua caliente, proporcionando a los residentes acceso a agua caliente en cualquier momento.

“Haah~, ¿así es como se siente el cielo?”

Se lavó la cara y miró fijamente hacia adelante. Pero de repente, vio una sombra ominosa nadando en la superficie del agua.

“Pensé que Sharon había terminado con esto… ¿Es un nuevo asesino?”

Miró fijamente a la sombra, furioso en su interior por haber arruinado su tiempo de calidad. Balanceándose en la superficie, se acercaba lentamente a Al. Al se levantó con cuidado y agarró la única arma a su alcance: un cubo de madera. Y entonces…

“¿Qué…?”

Se quedó sin palabras cuando finalmente vio la figura que proyectaba la sombra. Era nada menos que Feena, con su traje de cumpleaños.(NT: Desnuda por si no entienden)

“¿Eh? F-Feena… ¿Qué? ¿Por qué?”

Debido al cambio repentino de una relajación completa a una situación que parece amenazar la vida, perdió la capacidad de formar una frase coherente.

“No puedo ver nada con todo este vapor. ¡No puedo ver su hermosa y clara piel que se vuelve lentamente ligeramente rojiza!”

Susurró como si estuviera rezando a los dioses. Evitar su mirada ni siquiera cruzó por su mente dado su estupor.

¡Está desnuda!

Algo comenzó a hincharse allí, o para ser más precisos, en Al, demostrando que aún era un joven saludable.

“¡Ahh!”

Al se hundió rápidamente en el agua para ocultar su abultada hombría.

“Al, es grosero entrar en la bañera con la toalla envuelta a tu alrededor.”

“¿Y cómo no es grosero que nos bañemos al mismo tiempo, eh?”

Se alabó a sí mismo por inventar una respuesta en esta situación.

“Es normal para una pareja casada”.

Pero a la Diva de pelo azul no le afectó en absoluto. Al contrario…

“Al, déjame lavarte la espalda. Entonces te lavaré tu #$@& con mi &#*@&$. Incluso limpiaré tu %#&@$, así que por favor…”(NT: Venia así en el inglés pero ya se imaginaran que es lo que dice)

En el momento en que terminó su innecesariamente detallado plan…

¡Splash!

Estaba bastante temblorosa cuando se dirigió a Al, pero se desplomó en el agua. Se hundió como una piedra; sólo se podía oír el burbujeo del agua detrás de ella.

Uno… dos… blub

Su espalda rosada flotaba sobre el agua, pero el resto de su cuerpo seguía con los peces.

“¿¡Eh!? ¡Hey! ¿Estás bien? Deja de hacer tonterías o te ahogarás…”

Corrió a Feena, pero se detuvo de repente.

No puedo tocarla así.

Si él tocaba a Feena directamente, ella sería alcanzada por la lujuria, el Aumento Celestial.

Espera, esta podría ser mi oportunidad. Si no activo el Aumento Celestial con las siete Divas, el Rey Demonio será liberado.

Repitió las palabras de Lilicia.

“Con Feena a cargo aquí mismo… quedarían cinco, ¿no?”

Contempló, pero Al aún no estaba seguro de poder confiar en Lilicia.

Oh, y no tenemos la guadaña o su reliquia aquí…

Entonces recordó que no era el momento de reflexionar sobre estos temas.

Publicidad G-M1



“De todos modos, esto no está bien. ¡Puedo tirar mi orgullo, junto con mi sueño, a la basura si hago el Aumento Celestial con una chica inconsciente!”

Aunque ahora que lo pienso, estamos los dos desnudos en una habitación cerrada… Esto es malo.

No sólo la situación con la chica que se ahogaba era horrible, sino que su autocontrol, que se desvanecía lentamente, le preocupaba tanto a él.

“Mierda… Pero tengo que hacer algo…”

La diva de Subdera se ahogó en la bañera de Althos. Aunque eso fuera cierto, nadie creería una afirmación tan ridícula. Al se decidió, se quitó la toalla de la cintura y se acercó a Feena…

…mientras mantenía los ojos cerrados. Luego, en el momento en que trató de envolverla con la toalla y recogerla…

¡Splash!

Feena levantó repentinamente su cabeza fuera del agua. Al abrió los ojos ante el sonido de la salpicadura, sólo para encontrarse con su hermosa piel blanca como la nieve reflejada por el agua caliente de la bañera, junto con sus sorprendentes y modestos montículos.

“Pwah! Al… fuiste tan lento… Tuve que volver… a retroceder… ¡Casi me ahogo allí…!”

Lo que vio fue a Al parado ahí como una especie de estatua antigua en toda su gloria varonil… o eso imaginó. Lo que no se dio cuenta es que la cabeza de la chica estaba justo al nivel de su cintura, y sus ojos estaban pegados a algo suyo. Sus mejillas estaban cada vez más ruborizadas a cada segundo.

Publicidad M-M1

“Qué asertivo de tu parte… ¿Pero no crees que es demasiado pronto?”

Feena debió sentirse avergonzada; estaba inquieta y se cubría los ojos con las manos.

Sin embargo, Al no tuvo tiempo de preocuparse por eso.

“¡No, espera! Quería salvarte…”

Rápidamente negó la acusación más atroz, pero…

“Al, ¿querías atarme las manos con esa toalla y convertirme en tu juguete?”

“No, ¿qué? Si te tocara directamente, te superaría la lujuria, ¿recuerdas?”

“Te gusto tanto que quieres hacer el Aumento Celestial… Gracias…”

Sus delirios se descontrolaban y sus mejillas se volvían cada vez más rojas, hasta que una vez más se hundió en el agua.

“¡Blub!”

“¡Hey, Feena!”

Rápidamente agarró a Feena con la toalla y la sacó del baño. Finalmente tuvo tiempo de dar un suspiro de alivio, pero…

Sed de sangre.

“Oh Dios, qué casualidad encontrarte aquí. Déjame lavar tu…”

“Ahh, Cecilia! ¿Qué estás…?”

La puerta del baño se abrió de golpe, y su sonido resonó por toda la habitación. Cecilia y Sharon entraron en el baño. No tenía ni idea de por qué habían aparecido, pero no podía preocuparse por eso. La razón de su llegada era menos que trivial. El verdadero problema era dónde estaban mirando.

“…” “…”

Publicidad M-M5

Desde su punto de vista, podría parecer que Al había atacado a la completamente desnuda Feena. No, no “puede haber”. Definitivamente se veía así.

“¡N-No, todo esto es un malentendido! Puedo explicarlo…”

Justo cuando estaba a punto de comenzar su explicación, la Diva de pelo azul recuperó la conciencia.

“Eres tan grande… Fue increíble…”

Incluso sus monólogos ilusorios lo acorralaban.

“¡Oye, no murmures algo tan incriminatorio!”

Luego, una vez más cerró los ojos.

“¡No te desmayes cuando te necesito! Diles que soy inocente…”

“…”

Pero dormía profundamente, como si se hubiera arrastrado a su cómoda cama después de una deliciosa y cálida comida en una fría noche de invierno. Y así, Al se quedó pensando en cómo podría escapar de la situación en la que se encontraba.

“O-Oh mi… ¿Te importaría explicar lo que ha pasado?”

“¡Cerdo! ¿¡Qué tan bajo puedes llegar!?”

Estaba seguro de que la mirada de Cecilia iba a atravesar su alma, mientras que Sharon le dio su flamante y bastante deshonroso título: “cerdo”.

“Fuuu… Te lo ruego, si hay alguien ahí fuera, ¡sálvame!”

Juntó las manos y suplicó en el techo.

“¿A-Alnoa?”

Brusch corrió enérgicamente a la oficina de Al como lo hacía habitualmente, pero el estado de las cosas parece que la conmocionó hasta la médula. Feena estaba durmiendo en la cama de un rincón de la habitación, lo que no puede decirse que sea algo fuera de lo común. Sin embargo, Cecilia estaba sentada en el sofá, irradiando un aura casi palpable, vil y venenosa desde detrás de su sonrisa inquebrantable. A su lado estaba Sharon, cuya expresión no era para que la vieran los débiles de corazón, y delante de ellos, el blanco de sus mortíferas miradas, estaba el supuesto líder del país, encogido de miedo. Brusch era incapaz de comprender lo que ellas estaban viendo. Ni siquiera lo miraban cuando entro en la habitación.

“Te dije que fueras al baño de vapor, pero no quise decir que te pusieras a vapor con Feena, ¿verdad?”

Publicidad G-M1



Sharon dijo con firmeza.

“Pero yo no…”

“¡Oh, Dios, lo sé, lo sé! ¡Simplemente te quedaste atrapado en el momento! ¿No es así?”

Publicidad M-M2

Cecilia interrumpió a Al con algo que una madre diría en defensa de su hijo que fue atrapado robando en una tienda, todo el tiempo con su encantadora sonrisa. Aunque la mirada en sus ojos era más siniestra que nada…

“Umm… Alnoa…”

Senka no Maihime Volumen 2 Capitulo 1 Parte 4 Novela Ligera

 

Brusch dijo tímidamente en la atmósfera tensa.

“Espero que sea algo importante; ¡no es el momento de que algún candidato a matrimonio temporal nos interrumpa!”

Sharon la atacó.

“No es ‘temporal’! ¡Soy una candidata válida y fuerte!”

Pero Brusch no era una pequeña niña energética común y corriente. Se enorgullecía de ser la jefa de la agencia de inteligencia, y la candidata a casarse de Alnoa, así que inició un intenso despegue.

“¿¡Huhhh!?” “¿Qué dijiste?”

Se miraban la una a la otra como perros rabiosos, esperando la señal para empezar la pelea.

“Entonces, ¿por qué estás aquí?”

Parecía imposible al principio, pero Sharon finalmente cedió y le preguntó.

“¡No lo diré! Soy la subordinada de Alnoa y candidata al matrimonio, ¡así que le daré mi informe directamente a él y a nadie más!”

Pero parecía que el comentario anterior de Sharon le había afectado, ya que se alejó de ella con un mohín.

“¿Qué pasó, Brusch?”

No iban a llegar a ninguna parte así, así que Al decidió romper el hielo.

“¡Ah, sí, escucha esto! Nuestros soldados que salieron a investigar el área que rodea a Eshantel informaron que un barco planea salir de Eshantel hacia el Imperio en sólo unos días, y está lleno hasta los topes de prisioneros de guerra.”

“¿Por qué esperaste para decirme algo tan crítico?”

“¡El que me llamen ‘temporal’ es igual de crítico!”

Al simplemente se dio un golpecito en la sien al oír la orgullosa declaración de Brusch.

“Nhhh… Tan ruidoso…”

Feena, todavía en la cama, se despertó.

Creo que… que estaba…

Se dio la vuelta y enterró su cara en la almohada mientras intentaba arreglar la situación.

“El olor de Al… ¡Esta es la cama de Al!”

Pero se desvió al frotar su cara contra la almohada.

“Umm, eso es un poco embarazoso, así que ¿podrías parar?”

Entonces vio a Al por el rabillo del ojo, e instantáneamente levantó su cabeza de su almohada.

“…”

Detenida por el mismo Al en un momento tan feliz, hizo un puchero antes de pasar a evaluar la situación.

“Espera… Estaba en la gran bañera lista para tenderle una emboscada a Al, entonces él… ¿se me echó encima?”

Dejó caer esa bomba como si no fuera nada. Al podía sentir las miradas que atravesaban su cuerpo desde atrás.

“¡No lo hice! ¡No empeores la situación para mí! ¿Qu-Qué pasa ahora? ¿¡Qué pasa con esos ojos de cachorro!?”

Mientras intentaba soportar las miradas ardientes dirigidas a su espalda, miró a Feena, rogando desesperadamente por algo de ayuda. Pero la expresión de Feena se volvió más sombría que nunca.

“¿Por qué no me escuchas?”

Ella dijo de la nada.

“Espera, ¿qué? ¿Te duele el estómago o algo así?”

La expresión de Feena cuando estaba al borde de las lágrimas borró las insufribles miradas que atravesaban la espalda de Al. Le preocupaba que la chica se sintiera seriamente mal después de colapsar en el gran baño. Viendo que la preocupación genuina se extendía por la cara de Al, Feena se sonrojó y empezó a hablar lentamente.

“Kanon es un buen amigo mío, así que quiero asegurarme de que él y su gente están bien con mis propios ojos. Pero me estoy quedando aquí como su candidata a novia, así que no puedo salir sola cuando quiera…”

Al trató de recordar toda la información que sabía sobre Kanon. Era el Inquisidor de Eshantel y se rumoreaba que ocupaba el lugar y el poder de la anterior Diva, que había conocido una muerte súbita. También se rumoreaba que era todo un espectáculo.

¿Por qué se conocen?

Después de revelar una información bastante inesperada, volvió a esconder su cara en la almohada de Al como si estuviera avergonzada por algo, aunque no estaba claro qué la ponía exactamente nerviosa. Al no podía entender cómo pudo deslizarse en su cama y tratar de emboscarlo en el baño si ahora le resultaba embarazosa su mirada, pero al menos entendía por qué Feena se abría a él ahora.

“¿Por qué no empezaste con eso? ¿Te parezco tan tenso?”

Feena sacó la cabeza de la almohada y la sacudió.

Si cree que no lo soy, ¿por qué abordaría esta situación de manera tan indirecta?

Al intentaba entender el hilo de pensamiento de Feena, pero…

“He leído que… es mucho más fácil conseguir lo que quieres… después del sexo.”

Después de pensarlo un poco, Feena murmuró su respuesta. No se equivocó, pero su respuesta, que le enrojeció los oídos, se sintió como un cuchillo atravesando el corazón de Al.

Espera, ¿estoy celoso porque le tiene cariño a otro hombre?

La cabeza de Al estaba llena de todos los casos en los que dijo que un día se convertiría en su marioneta.

Lo dijo desde el momento en que nos conocimos. Soy un tonto por pensar que ella simplemente estaba siendo amable conmigo todo este tiempo…

Feena miraba en silencio a Al.

Sí… Todo ha ido de acuerdo a su plan, pero al mismo tiempo… Se lo debo. 

Pensó para sí mismo antes de dirigirse a Feena con una cálida sonrisa.

“No tienes que andar con rodeos después de todo lo que has hecho por mí. Con gusto te echaré una mano”.

Dijo tan alegremente como pudo para enmascarar sus pensamientos internos.

“Al… Gracias.”

Miró a Al como si fuera su salvador y asintió con fuerza.

“¿Hm? ¿Dijiste algo?”

“Sí. Ya que me ayudarás a salvar a Kanon y a la gente de Eshantel, me parece bien continuar donde lo dejamos.”

“Dime, ¿por qué intentas hacer esto aún más difícil para mí?”

Como Al respondió…

“Oh, por favor no te adelantes tanto, Lesfina. Y Al, tengo algo que discutir contigo”.

Cecilia agarró el cuello de Al con una sonrisa más fría que el punto más septentrional del Ártico.

“Cecilia, ¿puedo unirme a ti también?”

Sharon agarró el cuello de Al también, con una mirada igualmente fría.

“¿Eh? ¿Qué? ¿Cecilia? ¿Sharon? Sabes que no hice nada, ¿verdad? Esto no tiene nada que ver… ¿Eh? ¿¡Ehhh!?”

Desprovistas de toda lógica o sofisma, las dos chicas sacaron al joven rey de su habitación.

“Gracias, Al”.

Feena, que normalmente se apresuraba a ayudar a Al, ahora simplemente los veía irse, uniendo sus manos como si rezara por su seguridad.

“Haah, esto fue horrible.”

Durante la última hora, había estado atrapado entre su hermana sobreprotectora y Sharon, la guardia de seguridad que atrapó al travieso Al robando en la tienda. Puede que sólo haya pasado una hora, pero se sentía como una eternidad para él.

“Vamos, saben que estoy ocupado…”

La Diva de pelo azul lo miraba desde la esquina del pasillo que lleva a su oficina mientras se quejaba a sí mismo.

“Oh, Feena. ¿Estás bien?”

Como siempre, permaneció en silencio, pero aún así, parecía genuinamente feliz por Al. Aunque en realidad, alguien con el poder de las Valkirias no estaría fuera mucho tiempo después de haberse mareado en el baño. Pero incluso entonces, Al se sintió aliviado al verla de pie otra vez. Habría sido un problema si hubiera estado postrada en la cama durante días, ya que tenían algunas cosas que discutir.

“Feena”. Según Brusch, los prisioneros de guerra de Eshantel serán enviados al Imperio en un par de días.”

Trató de ser lo más claro y directo posible.

“¿Qué? Entonces tenemos que darnos prisa.”

Levantó la mano para calmarla.

“Sí, ya estamos haciendo los preparativos. Tardaremos un poco hasta que podamos irnos, pero no te preocupes.”

“¿Hmm? Eso es inteligente, viniendo de ti. Te habrías largado en un momento hace unas semanas”.

Mientras Al compartía su plan con Feena, Sharon se interpuso, acercándose a ellos con un resplandor.

¿Nos ha estado observando todo este tiempo?

“¡Claro que he crecido con el tiempo! ¡Y sé muy bien que sólo causaría problemas a todos si saliera corriendo solo!”

Le explicó a Sharon y le miró fijamente. Un momento después…

¡Smoosh!

Publicidad G-M2



La cabeza de Al estaba atrapada entre dos cosas increíblemente suaves y elásticas, y sabía exactamente lo que eran esas cosas.

“Oh, Dios. ¡Buen trabajo, mi encantador hermanito! Te estás convirtiendo en un mejor rey cada día, ¿no es así ahora?”

Cecilia estaba forzando su cabeza entre sus pechos.

“¡Pfwah! Gah!”

Desafortunadamente, no tuvo el lujo de apreciar la sensación reconfortante o el maravilloso aroma. Su risa burlona anterior desapareció en algún momento mientras mantenía la cabeza de Al abajo

…sin ninguna señal de aflojar.

Oh, así que el Aumento Celestial no se activará a través de los pechos.

Feena pensó, aunque no tuvo tiempo de pensar en esas cosas. Al lentamente dejó de luchar, y no porque se entregará al placer. Su cara, en lo profundo del valle, probablemente estaba empezando a ponerse morada.

“Cecilia, ¿no es suficiente? Al se está volviendo blando.”

“Oh Dios. No te preocupes, Al es un chico duro.”

Senka no Maihime Volumen 2 Capitulo 1 Parte 4 Novela Ligera

 

“Quiero decir, míralo; no parece que sea gran cosa.”

Sharon le advirtió, pero Cecilia ya estaba demasiado lejos.

“Umm, Srta. Cecilia, ¿podría…”

Feena trató de tender una mano cuando vio la comedia rutina—ria, la tragedia desplegándose ante sus ojos, pero…

“Oh, Dios. Ni siquiera lo intentes, ¡nunca renunciaré a mi tiempo especial con mi hermano pequeño!”

Cecilia lo apartó.

“Y…”

Publicidad M-M3

Cecilia dirigió triunfalmente sus ojos a cierta parte de Feena. Después de un momento de silencio…

“Alguien tiene que consolarlo así, ya que tú no puedes”.

Ella dio el golpe final.

“Kuhhh! No me importa si eres mi cuñada, ¡nunca perdonaré tal humillación!”

Feena abrió rápidamente sus piernas y se preparó para atacar.

“Cecilia da mucho miedo cuando está así”.

Sharon observó.

“¡Eeeep!”

El color se drenó de la cara de Cecilia mientras dejaba salir un chillido y aflojaba su agarre en Al.

“Oh, Dios mío, ¿de qué estás hablando, querida Sharon? No doy miedo en lo más mínimo, ¿verdad? ¿Lo soy?”

Ella buscaba desesperadamente la confirmación de Al, que acababa de escapar de una experiencia cercana a la muerte, pero…

” Hahaha… Hehehehe…”

Escuchar la risa ominosa de la chica de pelo azul hizo que Cecilia se congelara en su lugar.

“Oh, Dios. ¿Qué te pasa, L-Lesfina?”

A pesar del sudor frío que corría por sus mejillas, forzó una sonrisa. Tal vez debido a la falta de oxígeno, Al pareció notar una sonrisa de satisfacción en la cara de Feena.

“No es nada, Srta. Cecilia”.


Y el tono habitual de Feena apoyaba esa teoría, aunque puede que se detuviera porque Cecilia estaba obviamente sufriendo.

“De todos modos, deja de hacer el tonto. Preparémonos para…”

“¡Alnoa! ¡Terribles noticias! ¡El Inquisidor de Eshantel ha cruzado la frontera junto con dos mil de sus soldados!”

¿¡En serio!? ¿Por qué no puede ir nada de acuerdo con el plan?

Esperaba al menos recuperar el aliento después de los acontecimientos ocurridos hace poco, pero parecía que su dolor de cabeza no iba a desaparecer en un futuro próximo.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios