Backstabbed in a Backwater Dungeon (NL)

Volumen 1

Capítulo 5: Prejuicio

 

 

La noche transcurrió sin incidentes, y la oscuridad se fue disipando poco a poco a medida que la usurpaba el amanecer. No queríamos molestar más al grupo de Elio, así que mi equipo y yo insistimos en irnos antes del desayuno. Aunque creíamos que debíamos abandonar la mazmorra en aquel momento, los chicos habían decidido quedarse dos o tres días más para luchar contra los goblins.

“Si alguna vez se presenta la oportunidad, volvamos juntos a la mazmorra”, dijo Elio. “Me gustaría mucho que el señor Gold nos enseñara algo más sobre cómo blandir correctamente una espada y un escudo”.

Publicidad M-AR-1

“Por supuesto”, respondí. “Estoy deseando volver a salir con ustedes algún día”. Elio y yo nos dimos la mano para hacer oficial la promesa, y luego mi grupo y yo nos dirigimos hacia la salida de la mazmorra.

Cuando estuvimos a una buena distancia del grupo de Elio, y tras asegurarme de que nadie nos observaba, volví a activar las cartas de Ocultación SSR y Vuelo SR. Los tres llegamos a la salida en menos de una hora, momento en el que nos percatamos de que la multitud de aventureros que entraba en la mazmorra superaba con creces a los que salían de ella tan temprano. Gracias a esta diferencia, pudimos salir de la mazmorra sin problemas y sin tener que esperar.

“¿Cuál es el plan, milord?” preguntó Gold. “¿Volvemos a la posada?”.

“Deberíamos ir primero al gremio y canjear nuestras gemas mágicas”, dije. “No queremos quedarnos con ellas para siempre”.

Nos dirigimos al edificio del gremio, caminando por la misma ruta que los aventureros que llegaban, pero a la inversa. La última vez que estuvimos allí había sido hacía sólo un día, cuando el gremio nos había hecho unas placas de aventureros, y al entrar eché un vistazo al tablón de anuncios lleno de anuncios buscando aventureros que ocupaba una buena parte de una de las paredes. Uno de los carteles buscaba a alguien que recogiera diez manojos de una hierba que crecía a orillas de un río situado en el primer piso de la mazmorra. Otro buscaba a alguien que recogiera un mineral concreto que se podía encontrar en el volcán del quinto piso de la mazmorra. Pero no todos los avisos eran para la mazmorra: había algunas misiones que se podían hacer dentro de la ciudad, y otras en las que había que aventurarse más allá de los límites de la ciudad. Desde luego, había una gran variedad de trabajos entre los que un aventurero podía elegir.

Publicidad M-M1

Aunque todavía era temprano, el gremio estaba lleno de aventureros que se arremolinaban frente al tablón de misiones, aunque eso no debería haber sido una sorpresa, ya que estos trabajos se ofrecían por orden de llegada, lo que significaba que había muchos madrugadores en busca de las mejores opciones. Por supuesto, algunos aventureros ignoraban por completo el tablón de misiones y se centraban en la mazmorra.

Los tres nos dirigimos al mostrador de recepción situado frente al tablón de misiones, que era básicamente una serie de ventanas separadas por tabiques. Tal vez no fuera una sorpresa debido al reino en el que nos encontrábamos, pero casi todas las recepcionistas eran mujeres enanas. Nos acercamos a una de ellas.

“Buenos días”, nos saludó la recepcionista. “¿Están aquí para aceptar una de las misiones?”.

“No, acabamos de llegar de la mazmorra”, dije. “Nos gustaría cobrar estas gemas mágicas”.

A pesar de la diminuta estatura de los enanos, tanto hombres como mujeres, nunca se les podría acusar de parecer débiles debido a lo sólidos que eran. Durante toda la infancia, los enanos tenían una complexión relativamente normal, acorde con su edad, pero a medida que crecían se iban haciendo cada vez más corpulentos. La recepcionista a la que nos dirigíamos era un poco más baja que yo, pero su figura probablemente se describiera mejor como “fornida”.

Publicidad M-M2

Le entregué la bolsa con todas las gemas -incluida la de la Mantis de cuatro filos- que habíamos recogido en los tres primeros pisos de la mazmorra. Al final decidimos no embolsarnos ningún otro material que tuviera la mantis, porque ocuparía demasiado espacio y, por supuesto, Nemumu había cortado y troceado sus brazos-cuchilla y su exoesqueleto, los dos objetos que habrían alcanzado los precios más altos. Así que, al final, sólo habíamos cogido una gema del tamaño de una pelota -que pesaba mucho si intentabas llevarla con una mano- del torso de la mantis y, después, había usado una de mis cartas mágicas para incinerar el resto del cadáver, para que su carne no atrajera a ningún monstruo hambriento.

“¿Eh? Esa bolsa parece bastante pesada”, comentó el recepcionista.

“Una de las gemas es bastante grande”, dije.

“A juzgar por los colores, un buen número de estas gemas son del tercer piso”, dijo la recepcionista, evaluando el contenido de la bolsa. “Pero su grupo sólo pudo entrar en la mazmorra ayer o anteayer. Los reconozco de cuando vinieron a registrarse”.

“¿Eh? Bueno, sí, empezamos a aventurarnos en la mazmorra ayer temprano por la mañana”, dije. “¿Hay algún problema?”.

Mi grupo y yo habíamos recolectado gemas de los trolls en el tercer piso para subir de rango un poco más rápido, aunque pensando en ello aquí en el gremio, cuando me aventuré con la Concordia de las Tribus, había oído que algunas mazmorras prohibían estrictamente el cultivo excesivo de gemas, como una forma de apuntalar los tipos de cambio de las piedras. ¿Quizá esta mazmorra también tuviera una norma así? Sin embargo, parecía estar muy equivocado, ya que la recepcionista nos miraba como si fuéramos ladrones.

“Si fueran de otra raza, un botín así podría ser medianamente creíble, pero es sencillamente imposible que un grupo de humanos llegue al tercer piso -o incluso al segundo- en el espacio de un día, y mucho menos que regresen de allí con esta cantidad de gemas”, dijo bruscamente. “Incluso han robado una gema que no había visto nunca. Este gremio no paga por gemas obtenidas ilegalmente, así que ejercemos nuestro derecho a no hacer negocios con ustedes”.

Hice una mueca bajo la máscara. La recepcionista acababa de insinuar que era absolutamente imposible que los llamados humanos “inferiores” reunieran tantas gemas en un solo día, por lo que debíamos haber cometido algún tipo de delito para conseguirlas. Pensábamos que las gemas que habíamos recuperado en el tercer piso y en la Mantis de cuatro filos nos harían ascender al menos al rango E, quizá incluso al D, pero ni por un segundo se me había ocurrido que podrían acusarnos de delincuentes. Eso demostraba hasta qué punto las otras razas tenían prejuicios contra los humanos.

Percibí que Nemumu estaba a punto de hacerle pelea a la recepcionista, así que antes de que abriera la boca y pusiera el local como locos, levanté una mano para indicarle que se retirara. Conseguí reprimir mi propia ira ante aquel trato indignante y, cuando volví a hablar, mi voz era bastante tranquila.

“Podemos atestiguar que no hicimos nada ilegal al conseguir estas gemas y que todo lo que hicimos fue legal. Recorrimos la mazmorra, derrotamos a algunos monstruos, recogimos estas gemas y vinimos directamente aquí. La gema grande que ves ahí la conseguimos derrotando a una mantis de cuatro filos. Te aseguro que no hemos cometido ningún error”.

“¿Una mantis de cuatro filos?”, dijo la recepcionista con escepticismo. “Ese es un monstruo extremadamente raro que sólo aparece una vez cada tres décadas más o menos. Todo el gremio de aventureros se unió para derrotar a una de esas criaturas hace diez años, así que es imposible que haya reaparecido otra tan poco tiempo después. Te aconsejaría que no soltaras falsedades tan transparentes”.

“Estoy diciendo la verdad”, insistí. “Puedes hacer que alguien con la habilidad de Valoración verifique la gema. Y de todos modos, ¿qué delito crees que podemos haber cometido para recoger estas gemas?”.

“B-bueno, debieron atacar a otros aventureros y robarles sus gemas”, dijo la recepcionista. “O…”

“No deberías hacer acusaciones falsas sin pruebas”, repliqué. “Nunca atacaríamos a otro aventurero. Y tenemos intención de volver a entrar en la mazmorra y traer más gemas, como demostración de lo que podemos hacer”.

“¿Dices que vendrán más?”, dijo, antes de pensar un momento en la situación y soltar una exclamación. “Sí, sería problemático que dijera que has cometido un delito sin pruebas que lo respalden. Así que, de acuerdo con las normas, cambiaré estas gemas por dinero en esta ocasión, ya que oficialmente no se ha puesto de manifiesto ninguna mala conducta. Para esta supuesta gema ‘Mantis de cuatro filos’, haré que alguien realice una evaluación, y si se determina que es real, recibirás el dinero por ella en unos días. Pero si posteriormente se descubre que han cometido delitos o cualquier otra actividad ilegal al conseguir estas gemas, el gremio no pasará por alto el asunto”.

A pesar de su indisimulada suspicacia, la recepcionista se vio obligada a realizar el cambio en efectivo, ya que, en ausencia de pruebas, le resultaría difícil rechazar una transacción, aunque eso no le impidió insinuar que el gremio convertiría mi vida en un infierno si descubrían el más mínimo indicio de delito.

“Sí, por supuesto”, respondí amablemente. “Seguiremos siendo aventureros honrados y dignos de confianza que mantendremos nuestras manos limpias por el bien del gremio”.

La recepcionista -que no podía haber dejado de captar mi sarcasmo- cobró nuestras gemas de forma algo brusca y descuidada, mientras nos fulminaba con la mirada y murmuraba algo sobre que yo era un “sabelotodo inferior”. Pero terminó la tarea rápidamente y salimos del edificio con el dinero en el bolsillo en un tiempo que consideré razonable.

***

 

 

Después de salir del gremio, una Nemumu claramente lívida propuso un violento acto de retribución. “No puedo creer lo grosera que fue con usted, Lord Dark. Sólo deme la orden y eliminaré todo rastro de ella de este planeta”.

Di un pequeño suspiro e intenté hacerla entrar en razón. “Nemumu, me alegro de que estés tan enfadada por mí, pero deberías abstenerte de decir ese tipo de cosas”, le dije. “Si esa recepcionista desapareciera ahora, independientemente de nuestra participación en ello, seríamos los primeros de los que sospecharían las autoridades. Y me gustaría mucho evitar que nos lanzaran más acusaciones falsas”.

“¡P-Por favor, perdóneme!” gritó Nemumu. “¡No he pensado en el futuro! No era mi intención causarle ningún problema, Lord Dark”.

“Sí, sé que tu intención era buena”, la tranquilicé. “Pero, por favor, ten un poco más de cuidado, ¿vale?”.

“Milord…” murmuró Gold, el habitualmente grandilocuente caballero casi susurrando.

“Lo sé”, dije, ya habiendo registrado lo que intentaba llamar mi atención. “Nemumu, números”.

“Tres nos siguen, otros dos parecen querer rodearnos para bloquearnos el paso”, respondió.

No habíamos tardado mucho en darnos cuenta de que un grupo nos seguía desde el momento en que salimos del edificio del gremio. Por suerte para nosotros, Nemumu, la Cuchilla de Asesino de nivel 5000, era capaz de discernir con precisión cuántos nos seguían y cuántos intentaban detenernos.

“Quiero saber quién nos sigue”, dije. “Puede que tengan alguna información útil que podamos sonsacarles. Quiero ‘toparme con ellos’ en algún lugar apartado. Nemumu, ¿puedes llevarlos de la nariz?”

“Con facilidad, Lord Dark”, dijo ella. “No se dirija a la posada. Gire a la izquierda en la próxima oportunidad”.

Seguí las instrucciones de Nemumu y giré por un sendero adyacente que nos condujo a un callejón. Incluso sin las habilidades de detección de Nemumu, me di cuenta de que nuestros acechadores estaban cambiando frenéticamente de dirección para seguirnos de cerca.

“Lord Dark, uno de los tres se ha desviado para unirse al grupo de los dos. Sugiero reducir la velocidad y permitirles bloquear nuestro camino”.

“De acuerdo. Ya la has oído, Gold”, dije.

“De acuerdo, milord”, respondió Gold, ralentizando el paso como Nemumu le había ordenado. Habíamos conducido intencionadamente a nuestros acechadores a este callejón para que pudieran atraparnos, y prácticamente estaban bailando a nuestro son. Cuando llegamos al lugar deseado, nuestros acechadores aparecieron justo a tiempo, atrapándonos en el callejón bloqueando el camino hacia delante y hacia atrás.

“Alto ahí, inferiores”, retumbó una voz detrás de nosotros. “Queremos hablar con ustedes de algo”.

Me di la vuelta y vi a un hombre bestia con aspecto de oso de al menos dos metros y medio de altura -que parecía ser el líder de la manada de acechadores- que se cernía frente a mí. El grupo parecía estar formado en su totalidad por hombres bestia, todos ellos ataviados con armaduras de cuero de aspecto raído, pero que al mismo tiempo mostraban claramente signos de años de uso por parte de profesionales curtidos.

“Te oí discutir con la recepcionista en el gremio”, dijo el hombre bestia con condescendencia. “Tenía todo el derecho a sospechar de ustedes, los humanos. Nuestro grupo tarda un día entero en echar un vistazo al segundo piso, ¿pero ustedes, los inferiores, dicen que lucharon contra monstruos en el tercero? De cualquier manera, eso no es físicamente posible. Y en cuanto a decir que consiguieron esa gran gema derrotando a una mantis de cuatro filos… ¡Ja!”

El hombre oso hizo ademán de burlarse de la idea antes de seguir explicando por qué creía que no tenía sentido. “Todos los aventureros de la ciudad saben que sólo aparece una vez cada treinta años más o menos. El último fue asesinado hace sólo una década, así que no hay forma de que uno de ellos haya aparecido todavía. Entonces, ¿de dónde robaste esa roca gigante? Si realmente no cometiste un crimen, entonces será mejor que nos cuentes la verdadera historia detrás de esa gema, y cómo los inferiores llegaron hasta el tercer piso. Vamos, humano, ¡dilo!”

“Me temo que debo declinar responder a eso”, dije inmediatamente. “Un buen aventurero nunca revela sus secretos”.

“¿Crees que esto es un juego, chico?”, rugió el hombre oso. Un hombre bestia mitad hombre y mitad mono estaba a su lado y, echando un vistazo detrás de mí, vi que el resto de su banda estaba formada por un hombre perro mapache, un hombre zorro y un hombre rata. Estábamos todos apretujados en un callejón aislado que sólo era lo bastante ancho para que cupieran dos humanos de tamaño adulto de pie, hombro con hombro. En otras palabras, era el lugar perfecto para golpear a la gente.

“Deberían saber que mis socios y yo llevamos muchos años trabajando en esta ciudad”, nos advirtió el hombre oso. “Eso significa que estamos más arriba que ustedes, y la antigüedad lo es todo en este negocio. Sus superiores les están preguntando educadamente si han cometido algún delito, así que dejen de perder el tiempo y respondan a la pregunta”. El oso empezó a crujirse los nudillos. “No querrás acabar herido, ¿verdad, chico?”

“Nuestro jefe no es de los pacientes, así que te iría mejor si contestaras rápido”, dijo el hombre mono -que parecía tener el puesto de ‘lacayo principal’ del grupo- con voz aguda. Estos hombres bestia se hacían los duros, pero sus niveles de poder eran tan bajos que no les temía lo más mínimo. Aunque también había otro problema.

Pensé que podrían tener alguna información útil que pudiéramos sacarles, pero parece que me equivoqué. Si eran un grupo que buscaba reclutar a un amo potencial, como hizo la Concordia de las Tribus conmigo, no habría motivo para intentar intimidarnos. Y tampoco me parecían el tipo de gente que sabría algo más de valor.

“Nemumu”, susurré. “¿Sientes a alguien más en los alrededores?”

“No, a nadie”, susurró Nemumu. “Todos los que nos seguían están en este callejón. Tampoco hay nadie más vigilándonos desde la distancia”.

Había muy poca gente capaz de eludir las habilidades de detección de Nemumu, así que, a juzgar por su respuesta, no había nadie que viniera a ‘salvarnos’ en el último segundo como forma de ponernos en deuda con ellos.

“No están solicitando que nos unamos a ellos, y esto tampoco parece una especie de estafa de rescate”, murmuré. “¿Supongo que no son más que un puñado de matones que piensan que somos un blanco fácil para un atraco?”.

“Esta gentuza tampoco parece estar aquí para poner a prueba nuestra fuerza, milord”, dijo Gold en voz baja. “En mi opinión, son una completa pérdida de nuestro tiempo”.

“No creo que sea una actuación”, susurró Nemumu. “Estoy con Gold. Este pozo está definitivamente seco”.

Tanto Gold como Nemumu parecían estar de acuerdo con mi conclusión de que estos hombres bestia no iban a sernos útiles de ninguna manera. Pensé que al menos nos habrían dado alguna información con la que yo podría haber trabajado, pero la vida no siempre sale como uno quiere.

Suspiré y dejé caer los hombros, lo que el oso malinterpretó como una señal de resignación.

“¿Qué están susurrando? ¿Por fin han decidido rendirse y decirnos lo que queremos saber?”.

“Jefe, ¿por qué no llevamos a la chica de pelo plateado de vuelta a nuestra posada para tener una charla sincera?”, sugirió el hombre mono. “Podemos dejarla ir cuando nos hayamos cansado de ella”.

“La verdad es que no es mala idea, mono”, dijo el hombre oso. “Puede que no tenga muchos pechos, pero es más guapa que cualquier elfo. Nunca he visto una chica tan guapa como ella. Podemos enseñarle cómo hacen las cosas los aventureros de verdad mientras nos cuenta su historia”.

“¡Eh, jefe! ¿No deberíamos llevarnos también la armadura de oro de ese tipo como ‘enseñanza’?”. Esta vez, fue el hombre-mapache-perro el que levantó la voz. El hombre zorro y el hombre rata que estaban detrás murmuraron entusiasmados.

“He oído que esa armadura era de oro falso, pero supongo que vendiéndola conseguiremos algo de dinero para cerveza”, dijo el hombre oso antes de volverse hacia mí y Gold. “Ahora, entreguen el dinero de la gema y la armadura, y lárguense. Les dejaremos suficiente dinero para pagar una habitación en algún sitio, ¡así que pueden agradecer a sus estrellas de la suerte que seamos tan generosos!”.

Durante todo el intercambio de palabras, Nemumu seguía humeando a mi lado, con las venas de la frente palpitándole. “Lord Dark, espero sus órdenes. Dé la orden y convertiré a estos asquerosos desgraciados en finas nieblas de sangre y los borraré de la faz del mundo de la superficie en un instante.”

“Entiendo cómo te sientes, pero no podemos ir matándolos sin más. Crearía más problemas”, dije. “Pero no quiero tener que lidiar con estos idiotas ni un momento más, así que ponlos fuera de combate”.


“Como desee, Lord Dark”, dijo Nemumu.

“¿Hm? ¿Es que los inferiores han perdido la cabeza? ¿No saben que faltarle el respeto a un miembro de la tribu de los osos les costará sus inútiles vidas…?”

“Milord, Nemumu, ¿un momento?” Gold había interrumpido al hombre oso y levantó la mano para llamar la atención de todos. Cuando nos volvimos a mirar, vimos que los tres hombres bestia que había detrás de nosotros estaban tirados en el suelo, al parecer sin sentido. Al parecer, Gold había acabado con nuestros enemigos a puñetazos en cuanto le di la orden. A pesar de que el rostro de Gold estaba completamente oculto por su casco, pude notar en su voz que se estaba divirtiendo.

“¿Le importa que me encargue de estos canallas, milord? Quiero asegurarme de que no vuelvan a molestarnos”, dijo, antes de añadir: “Ah, sin matarlos, naturalmente”.

“De acuerdo, puedes encargarte de ellos, Gold”, respondí. “¿Te importa si Nemumu y yo nos vamos solos a la posada?”.

“¡Oh, espléndido, milord! ¡Me alegro de que hayamos podido solucionarlo!”. dijo Gold encantado. “Nemumu, ¿estás segura de que te parece bien volver a la posada con milord? ¿O debería decir, volver a solas con él?”

Gold no necesitaba añadir esa última parte, pero lo hizo de todos modos.

“Mi trabajo es estar al lado de Lord Dark en todo momento”, dijo Nemumu, aclarándose la garganta. “Me encantaría que me pusieran de niñera. Dejaré que te diviertas con estos tipos, Gold”.

Me limité a reírme de la reacción de Nemumu sin decir nada, mientras su cara de póquer y las venas de la frente daban paso a una expresión más alegre. Me alegré de que Nemumu hubiera superado su rabia apenas controlada.

Gold dejó escapar una enorme carcajada mientras se acercaba al hombre oso. “¡Buen espectáculo! ¡Déjamelo todo a mí, Nemumu! ¡Estos rufianes sabrán lo que es la verdadera caballerosidad cuando acabe con ellos!”.

“¡Vete a la mierda! ¡¿Te atreves a desafiar a aventureros experimentados como nosotros?! ¡Será mejor que no te metas con nosotros, inferior!”, gritó el oso.

Publicidad M-M3

Gold se acercó al hombre oso sin molestarse siquiera en sacar un arma. El hecho de que Gold hubiera derribado a tres de sus lacayos en un instante había sacudido al hombre oso, pero no estaba dispuesto a dar media vuelta y huir, sobre todo cuando se enfrentaba a un inferior. El hombre oso lanzó un fuerte gancho de derecha a Gold, pero un matón de poca monta nunca iba a ser rival para el Caballero Áurico de Nivel 5000. Gold atrapó el puño en su mano como si fuera una bolsa de bolitas y lo apretó lo suficiente como para arrancarle lágrimas y gritos de dolor al hombre bestia.

Publicidad M-M5

“¡Yeowch! ¡Maldito seas! Soy un orgulloso hombre bestia. Un miembro de la tribu de los osos, y…” gritó el hombre bestia antes de que el dolor interrumpiera su pequeño discurso. “¡Ay, ay, ay! ¡Para! ¡Me vas a romper la mano! ¡Ay!”

“¿Estás huyendo sin tu jefe?” le dije al hombre mono, al que había visto intentando escabullirse, pensando que podría usar los gritos del hombre oso como tapadera. Por supuesto, yo no tenía nada que ver con eso. Invoqué una única carta Gacha.

“¡Flecha de Fuego!”

El disparo de fuego rozó la armadura de cuero del hombre mono, provocándole un aullido y deteniéndolo en seco.


“¡Estúpido inferior!”, gritó. “¡¿Cómo eres capaz de usar la magia?! ¿Quién demonios son ustedes?”

Gold se rió del hombre mono. “¿En serio creías que podías escabullirte de aquí sin que milord se diera cuenta? Ninguno de ustedes se va a escapar, amigo. Me encanta enseñar a rufianes como ustedes lo que es la caballerosidad a la antigua usanza. Y bueno, esta es una oportunidad tan buena como cualquier otra”.

Gold se acercó al hombre mono con el dolorido puño derecho del hombre oso todavía firmemente agarrado para que no pudiera huir.





“¡Ay! ¡Yeowch!”, gritó el hombre oso. “¡Eso duele! ¡Por favor, no me tires así de la mano!”. Pero Gold no prestó atención a los gemidos del hombre bestia.

“No sabía que a Gold le gustara eso”, comenté.

“Creo que es mejor darles una lección no letal si queremos asegurarnos de que no vuelvan a cruzarse en su camino”, dijo Nemumu. “En cualquier caso, no deberíamos perder más tiempo aquí. Volvamos a la posada y descansemos un poco. Ya que no tomó un baño anoche, ¿le importaría si le froto la espalda, Lord Dark?”.

Partimos hacia la posada, dejando a Gold para que terminara en el callejón. Por si te lo preguntabas, me bañé y cambié yo solo cuando volvimos a la posada. En el Abismo, Mei y las sirvientas solían insistir en bañarme y ayudarme a cambiarme de ropa, así que aproveché esta rara oportunidad para hacer ambas cosas yo solo. Cuando volví del baño, vi que Nemumu hacía todo lo posible por disimular la expresión de decepción de su rostro, pero bañarme con ella hubiera estado fuera de mi zona de confort, así que simplemente me reí. No volvimos a ver a Gold durante el resto del día, y no fue hasta la mañana siguiente cuando por fin apareció mientras desayunábamos.

“Yo diría que los resultados han sido muy satisfactorios”, dijo, con un aire bastante alegre.

***

 

 

En un pantano del tercer piso de la mazmorra, unos mechones dorados bailaban en el aire, acompañados de una espada. El elfo Kyto estaba enzarzado en un combate cuerpo a cuerpo con un trol que movía los puños de un lado a otro y gruñía como una rana toro.

“¿Crees que puedes golpearme haciendo eso?”. bramó Kyto. El elfo esquivó con pericia los puños de furia del trol antes de acercarse lo suficiente como para hundir su espada en el costado de su torso. Sin embargo, debido a las poderosas habilidades regenerativas del trol, la herida no fue mortal. ///

Un trol típico medía más de dos metros y su carne y huesos eran sólidos como una roca. En circunstancias normales, clavar una espada en un trol era una proeza en sí misma. Debido a que los trolls tenían mejor resistencia a las armas que los orcos, normalmente hacía falta un equipo de aventureros con una estrategia cuidadosamente planeada para acabar con ellos. Pero gracias a sus habilidades de nivel 1500, así como a los poderes infundidos en su espada, Kyto fue capaz de enfrentarse a un grupo de trolls él solo.

“¡Y esto te convierte en el último!” Kyto gritó mientras decapitaba al trol rugiente. Mientras su cabeza seguía en el aire, Kyto la cortó en cuartos para asegurarse de que el trol no pudiera regenerarse. Una vez que Kyto hubo terminado de destripar a los trolls, su compañero de viaje -el elfo oscuro Yanaaq- trotó entusiasmado hacia los cadáveres para cortar muestras con un cuchillo.

“¿Así que estos son los trolls de los que se dice que tienen poderes regenerativos superiores?”, dijo el elfo oscuro. “¡Nunca pensé que llegaría a mis manos muestras como éstas! Mi curiosidad de investigador se ha despertado. Me alegro de haber podido acompañarle, señor Kyto. Esto sólo demuestra que un investigador debe viajar y hacer investigaciones in situ, en lugar de quedarse encerrado en un laboratorio para siempre.”

“Eh, Yanaaq”, dijo un Kyto claramente agitado, que apuntó con su espada a su compañero de viaje. “Será mejor que no te andes con tonterías. Se supone que debo prevalecer en esta prueba que me ha enviado la Diosa, superando mi límite de crecimiento y convirtiéndome en un héroe legendario venerado por el pueblo. Por no mencionar que tengo que matar a todos los del reino que se burlaron de mí, así como a esos insolentes insectos inferiores”.

Kyto hizo una breve pausa antes de ir al grano. “Para lograr todo eso, corrí un gran riesgo al ayudarte a ti -un elfo oscuro, entre todos- a completar tu investigación. No estamos aquí para satisfacer cualquier curiosidad que puedas tener. ¿O es que tengo que cortarte una oreja o sacarte un ojo para que entiendas lo que está en juego?”.

Para empezar, los elfos y los elfos oscuros no estaban en buenos términos, así que era de esperar que hubiera un poco de fricción entre los dos, pero a pesar de su animosidad racial, Kyto se había asociado con Yanaaq con el único propósito de superar su límite de crecimiento. Por su parte, Yanaaq no se inmutó ni una sola vez durante la enloquecida diatriba de Kyto, y se limitó a volver a colocarse el monóculo antes de replicar.

“Le aseguro que no estoy bromeando, señor Kyto”, dijo. “Como le he dicho antes, estoy recogiendo estas muestras porque son necesarias para mi investigación sobre cómo una raza puede superar sus límites de crecimiento. De hecho, le estoy muy agradecido, señor Kyto. No sólo mostró interés en mi investigación, sino que también asumió un gran riesgo cuando robó la legendaria espada Grandius del Reino de los Elfos para ayudarme. Por no hablar de cómo me ayudó a escapar de mi nación”.

La nación de Yanaaq, las Islas de los Elfos Oscuros, consideraba la eliminación del límite de crecimiento de una raza un tema tabú de estudio. Las autoridades habían arrestado a Yanaaq por seguir esta línea de investigación y posteriormente había sido condenado a muerte. Sin embargo, Yanaaq consiguió ponerse en contacto con Kyto -que ya había alcanzado su límite de crecimiento- y, gracias al poder del Grandius, el elfo oscuro pudo escapar de su nación y llegar al continente con Kyto y uno de sus anteriores sujetos de prueba.

¿Y qué es la Grandius, te preguntarás? Una espada legendaria utilizada en su día por un amo, que la Realeza Élfica consideraba un tesoro nacional y había guardado bajo llave hasta que fue robada. Hay ocho clases de armas y armaduras, ordenadas de mayor a menor: génesis, mítica, fantasma, épica, artefacto, reliquia, rara y común. La Grandius es una espada de clase fantasma, lo que significa que se considera un arma muy superior.

Volviendo a la historia, la investigación tabú de Yanaaq consistía en trasplantar células de otras razas, monstruos y otras criaturas para superar artificialmente un límite de crecimiento.

“En el transcurso de mi investigación, he logrado superar con éxito los límites de crecimiento en sujetos humanos trasplantándoles células de monstruos”, dijo Yanaaq. “Aunque los niveles de poder de los monstruos no eran muy superiores a 100, este método permitió al sujeto romper su límite de crecimiento. Espero perfeccionar esta técnica y utilizarla algún día para eliminar artificialmente el límite de crecimiento de los elfos oscuros simplemente trasplantando unas pocas células. El nivel de poder general de nuestra raza aumentaría infinitamente. Sin embargo, mi gente lo ve como algo estrictamente prohibido…”

Publicidad M-M4

“Hmph, puedo ver el punto de vista de tu nación”, dijo Kyto. “Una raza orgullosa se estremecería ante la idea de que su sangre se mezclara con células de monstruos”.

“Pero en el pasado, ¿no mezclaron los elfos su sangre con la de los Amos para producir Sub Amos?”. señaló Yanaaq. “¿Y no eran esos Amos de una raza completamente diferente? Todo lo que estoy haciendo es una versión artificial de esa práctica”.

“¡Ja! ¡Eso sólo significa que la forma en que los elfos gestionamos nuestras líneas de sangre es muy superior a tu investigación, que ni siquiera ha dado buenos resultados todavía!”. se burló Kyto.

“Eres muy duro en tus apreciaciones”, se rió Yanaaq. “Por otra parte, no puedo afirmar que mi experimentación hasta ahora haya sido un éxito inequívoco. Como investigador, me corresponde reconocer el estado actual de las cosas. Pero en el futuro, me gustaría ser capaz de producir constantemente seres superiores en la misma línea que Hardy el Silencioso, el líder de los Caballeros Blancos”.

Oír un nombre familiar impidió a Kyto lanzar un comentario sarcástico directamente hacia el elfo oscuro, y lo único que pudo hacer fue retroceder y mirarle con desprecio. A estas alturas, la Realeza Élfica probablemente había enviado a los Caballeros Blancos a la caza de Kyto por robar la Grandius, e incluso con la espada legendaria en la mano, Kyto no tenía casi ninguna posibilidad de derrotar a Hardy. Kyto conocía los riesgos que corría cuando se enfrentó al reino, pero sólo de imaginarse a Hardy pisándole los talones se ponía melancólico.

¡Esto no es más que otra prueba que debo soportar para superar mi límite de crecimiento y convertirme en un verdadero héroe! Una vez me haya librado de este maldito límite de crecimiento, podré volver a subir de nivel y dominar a Hardy. E incluso ahora, aún tenemos un plan de respaldo si nos vemos obligados a enfrentarnos a Hardy antes de tiempo…

Mientras Kyto volvía a prepararse mentalmente para lo peor, Yanaaq sacó otro tema para animar el ambiente, que se había vuelto cada vez más sombrío.

“Ahora que he recuperado esas muestras de células de troll que buscaba, lo siguiente que necesito son sujetos humanos de prueba. Y me gustaría que fueran inferiores, ágiles y llenos de vida, si es posible”.


“Bien, lo que tú digas”, dijo Kyto tras un breve silencio. “Esta mazmorra siempre está repleta de jóvenes inferiores fornidos, y capturarlos será pan comido con la Grandius”.

“Muy bien, señor Kyto. Sabía que podía contar con usted. Y esta mazmorra es más magnífica de lo que me hubiera atrevido a imaginar. Está llena de monstruos e inferiores que pueden ser utilizados en mis experimentos… tantos, de hecho, que un sujeto potencial podría pasearse hacia mí en cualquier momento. Es un lugar maravilloso. Ahora mi investigación avanzará a pasos agigantados”.

Los ojos de Yanaaq brillaban como los de un niño en una tienda de golosinas cuando empezó a relatar con todo lujo de detalles cómo pretendía unir a humanos y monstruos. Incluso Kyto, que estaba acostumbrado al tipo de carnicería grotesca que se produce en el campo de batalla, se estremeció ante las escabrosas ideas de Yanaaq sobre cómo llevaría a cabo sus experimentos.

Buena Diosa, empiezo a simpatizar con los inferiores destinados a convertirse en los animales de laboratorio de este asqueroso. Pero no puedo sobrepasar mi límite de crecimiento sin romper algunos huevos. De hecho, esos inferiores deberían alegrarse de poder ayudar a un futuro héroe.

Una vez que Kyto hubo terminado de autorracionalizarse, se alejó de los cadáveres de los trolls y empezó a buscar un lugar donde acampar para pasar la noche. Ahora que había terminado de matar monstruos para que su compañero pudiera tomar muestras de ellos, su siguiente objetivo eran unos cuantos humanos frescos con los que Yanaaq pudiera experimentar. El elfo oscuro siguió de cerca a Kyto, al igual que el tercer miembro encapuchado del grupo: el sujeto de pruebas de Yanaaq.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios