Ore wa Subete wo “Parry” Suru (NL)

Volumen 1

Capítulo 8: La Casa De Lynne

 

 

“¿Esta… es tu casa?”.

Estaba seguro de que la chica me llevaba a su casa, pero cuando llegamos a nuestro destino, me encontré con lo que era básicamente un castillo. Tenía robustos muros de piedra y guardias con lanzas a ambos lados de la enorme puerta, vigilando. En conjunto, no parecía tanto una casa como el castillo -o la fortaleza- de un rey sacado de un cuento de hadas.


Me costaba creer que ésta fuera su casa, pero aquí estábamos, así que…

“Sé que no es la morada más típica”, dijo la chica, “pero es mi casa. Por favor, pasa”. Diciendo esto, se escabulló despreocupadamente entre los guardias de la puerta.

“¿Vamos a entrar? le pregunté.

“Sí”, respondió. “El tiempo apremia y no sería bueno distraer a los guardias de su trabajo”.

Estaba bastante seguro de que vigilar e impedir la entrada de personas sospechosas era su trabajo. Sin embargo, ni siquiera parpadearon al vernos allí, probablemente debido a la habilidad de [ocultación] de la chica. Aún tenía mis dudas, pero las dejé a un lado y me abrí paso obedientemente. Al fin y al cabo, era su casa y sus reglas.

Publicidad M-M2

“Ahora que lo pienso”, dijo la chica, “aún no te he preguntado tu nombre. Si no es molestia, ¿me concedería el honor?”.

“Ah, ¿yo?” dije mientras seguíamos caminando. “Me llamo Noor”.

“Es un placer conocerle, Sir Noor”.

Al oír mi propio nombre, me di cuenta con un sobresalto de que no conocía el suyo. “Ahora que lo menciona, ¿cuál es el tuyo?”

“¡Oh! ¡D-Discúlpeme; se me olvidó por completo!” La chica se detuvo, se volvió hacia mí y me hizo una cortés reverencia con la mano derecha contra el pecho. “Me llamo Lynneburg Clays. Es un poco más largo que la mayoría, así que siéntete libre de llamarme Lynne. Es el nombre que he estado usando mientras gano experiencia como aventurera”.

“Lynne”, repetí. “Entendido”.

Tenía razón; “Lynne-algo” era un poco largo y difícil de recordar, mientras que “Lynne” no tenía ese problema. Me pareció un buen nombre.

“Voy a terminar mi [Ocultación] ahora”, dijo. “Aquí estamos a salvo y no me gustaría que nos consideraran intrusos”.

Hizo lo que había dicho y continuamos hacia la casa. Era realmente enorme; llevábamos un buen rato caminando, según mis cuentas, pero aún no habíamos llegado a nuestro destino. Por lo que parecía, la familia de Lynne era bastante rica. ¿O tal vez eran nobles? Eso explicaría toda esta situación. Con razón el hombre del gremio me había dicho que no fuera grosero. Aunque, dicho esto, seguía sin tener la menor idea de qué hacer. Los nobles, la gente rica y su etiqueta eran completamente extraños para mí.

“¡Oh!” Lynne exclamó. “Justo la persona que quería ver. Podemos preguntarle dónde está mi padre”.

Llevábamos un rato avanzando por un largo y espacioso pasillo cuando apareció la figura de una mujer de cabello dorado. Llevaba una falda que recordaba a la de las sirvientas, pero sobre ella vestía una pesada armadura plateada.

“Bienvenida a casa, Lady Lynneburg”, dijo la mujer.

“Gracias, Inés”, respondió Lynne. “Nos gustaría reunirnos con mi padre. ¿Es demasiado tarde para tener una audiencia con él?”.

La mujer de la armadura hizo una pausa y entrecerró los ojos. “¿Puedo preguntar quién es este hombre?”.

Me di cuenta de que me estaban evaluando y, por la actitud de la mujer, no parecía que tuviera intención de darme una cálida bienvenida.

Publicidad G-M2



“Inés, es mi invitado. Por favor, no seas descortés con él. Es el hombre que arriesgó su vida para salvarme cuando me atacaron”.

Publicidad G-M1



La mujer se quedó en silencio por un breve instante antes de recuperarse y decir: “Entendido, mi señora. Por favor, sígame”.

Publicidad M-M1

¿Era una sirvienta de la casa? Su armadura parecía bastante pesada, así que me costaba imaginarla limpiando o haciendo lavandería sin grandes dificultades…

Nuestros ojos se cruzaron mientras la estudiaba con curiosidad, y ella me dirigió una mirada penetrante. Parecía que desconfiaba bastante de mí, lo cual era totalmente comprensible: no había tenido la oportunidad de cambiarme o asearme después de mi trabajo de limpieza de antes. De hecho, hoy estaba incluso más sucio que de costumbre.

Pensándolo bien, había empezado el día limpiando desagües y luego me había ido directamente a la obra a mover tierra hasta la tarde. Poco después había luchado contra la vaca y, de camino al Gremio de Aventureros, había tenido que librarme de los extraños hombres que me seguían. La mujer debía de pensar que yo estaba fuera de lugar en una casa lujosa y con sirvientes como ésta. No la culpaba; yo también lo pensaba.

“Por aquí, por favor”, dijo la mujer de armadura plateada, Inés, mientras abría una pesada puerta metálica al final del largo pasillo.

Al otro lado de la puerta había un hombre que sostenía una lanza de oro bellamente ornamentada. La preparó despreocupadamente y luego nos miró… no, me miró a mí.


“¿Qué te trae por aquí tan tarde, Inés?”, dijo. “Y bienvenida a casa, Lady Lynneburg”. Hubo una pausa antes de preguntar: “¿Quién es?”.

Aunque el tono del hombre se mantuvo relajado a lo largo de su rápida sucesión de preguntas, su mirada era aguda. Al igual que la mujer, también desconfiaba de mí. Al observarlo más de cerca, la punta de su lanza dorada apuntaba directamente a mi garganta, como si estuviera preparado para golpearme en cualquier momento.

Empezaba a tener la sensación de que la casa de Lynne era un lugar realmente peligroso…

” Déjalo pasar, Gilbert, ” dijo Ines. “Este caballero es el apreciado invitado de Lady Lynneburg. Debe concedérsele una audiencia con Su Majestad de inmediato”.

“¿Oh? ¿Su invitado?” preguntó el hombre. “Así que tú eres el hombre, ¿eh?”

Publicidad M-M5

Por un momento, sentí como si su mirada se hubiera vuelto aún más aguda… pero al observar mi rostro, su despreocupado comportamiento regresó rápidamente.

“Yo personalmente no le veo nada especial”, dijo.

“No seas grosero con el invitado de nuestra señora”, reprendió Inés. “Además, será mejor que nos acompañes para la audiencia. Cuanto mayor sea la… escolta, mejor”.

” Entendido”, dijo el hombre. ” Guía el camino “. Dejó de apuntarme a la garganta con su lanza, la apoyó en su hombro y empezó a seguirnos.

Todavía con Inés a la cabeza, nuestro grupo atravesó la puerta que el lancero había estado vigilando y pronto llegó a la habitación que aparentemente era nuestro destino. Ésta también tenía unas puertas de aspecto pesado y, al abrirlas, nos encontramos con dos hombres -uno joven y otro de mediana edad- hablando en un estrado.


“Hermano”.

Publicidad G-M2



“¿Lynne…?”

Por lo que parecía, el joven era el hermano de Lynne. Parecía tener unos veinte años, según mis cálculos; no mucho mayor que Lynne.

“¿Es esa mi Capa del Ermitaño?”, preguntó. “No saliste, ¿verdad? Te dije expresamente que te quedaras dentro por el momento”.

“Lo siento, hermano…” dijo Lynne. “Pero, por favor, compréndelo: necesitaba encontrar a mi salvador”.

“¿Así que este hombre…?”

“Sí. Este caballero es la persona que me salvó”.

El hermano de Lynne me miró, sorprendido. Pareció llevarle unos instantes encontrar sus siguientes palabras: “¡¿Este hombre es tu salvador?!”.

“Perdón por mi aspecto”, dije. “Lynne dijo que tenía prisa”.

Publicidad G-AB



Disculparme me pareció lo más sensato. El hermano de Lynne seguía mirándome, en silencio, e Inés me miraba descaradamente a la cara. Tal vez esa mirada en sus ojos era sólo su expresión por defecto, pero eso no cambiaba el hecho de que su intensidad me hizo preocuparme de haber hecho algo mal. Sin embargo, supuse que aún estaba a salvo; cuando miré a Lynne en busca de una respuesta a mi inquietud, ella lucía una sonrisa feliz.

“En absoluto”, respondió una nueva voz. “Al fin y al cabo, somos nosotros los que te hemos pedido este encuentro repentino. Mis disculpas por las molestias”.

La voz sonó en toda la espaciosa sala, hasta el alto techo. Tenía tal dignidad que, si alguien me hubiera dicho que pertenecía al rey de un país, le habría creído de inmediato. Su tono era extrañamente agradable a la vez que autoritario; por alguna razón, me encontré más erguido.

Al instante, Inés y el lancero -Gil no sé qué- se arrodillaron e inclinaron la cabeza. El dueño de la voz debía de ser el señor de la casa, es decir, el padre de Lynne.

“Así que tú eres el salvador de mi hija”, continuó el hombre. “Eres más joven de lo que esperaba. Hablemos, ¿sí? Cara a cara”.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios