Ore wa Subete wo “Parry” Suru (NL)

Volumen 1

Capítulo 4: Le Hice Parada A Una Vaca

 

 

Fuera lo que fuese aquella extraña luz rojo púrpura, sólo la había visto una fracción de segundo.

En cuanto oí el grito, salí en su dirección. Entonces, tras doblar una esquina, lo vi: una enorme criatura de pie junto a la entrada de la mazmorra.

Publicidad M-AR-2

“¿Qué es eso?

Era una vaca gigante que se sostenía sobre dos patas.

Esa fue mi primera impresión, pero nunca había visto una vaca así. Tenía la cabeza a la altura del tejado de una casa y blandía un enorme hacha de metal negro más grande que su propio cuerpo.

Entonces me fijé en la gente que la rodeaba. Iban vestidos con armaduras plateadas que juraría haber visto antes, y llevaban espadas y lanzas preparadas. ¿No era la guardia real de la capital? Se habían colocado en formación de combate frente a la vaca, impidiéndole el paso como si quisieran proteger a alguien.

La vaca los atacó con su hacha.





No es bueno. Si no se apartan, morirán.

En el momento en que ese pensamiento pasó por mi mente, los cuerpos de varios guardias salieron volando por los aires.

Se notaba a simple vista el peso que había detrás de un solo golpe de esa hacha. Si uno conectaba, un humano no tendría ninguna oportunidad.

Entonces, justo cuando los cuerpos de los guardias se dispersaban trágicamente en salpicaduras de sangre, vi a una joven. Se había desplomado, medio sentada en el suelo, mirando a la vaca con estupefacción.

“¡…y ataquenlo! ¡Protejan a…!”

Por lo que parecía, los guardias intentaban proteger a la chica, pero la vaca los dispersaba de un lado a otro con cada terrible golpe de su hacha, regando de sangre los alrededores. Mientras los guardias gritaban, la vaca seguía atacando, matándolos uno a uno.

Una espada, arrancada del cuerpo de un guardia junto con toda su armadura, voló por los aires y aterrizó a mis pies.

Sin embargo, los guardias se esforzaron con vehemencia por proteger a la niña, que seguía derrumbada.

“Van a morir”.

Lo sentí instintivamente. No sabría explicarlo bien, pero los movimientos de los guardias vestidos con armaduras parecían torpes, considerablemente torpes. ¿Eran nuevos reclutas que aún no habían recibido mucho entrenamiento?

Luchaban contra la vaca con todo lo que tenían, pero si eso era lo mejor que podían hacer, iban a ser aniquilados. Antes de que pudiera terminar de pensar en eso, el último guardia salió volando. La chica, aún en el suelo, era la única que quedaba. Si no se movía, la harían papilla.

La vaca levantó el hacha por encima de su cabeza, dispuesta a hacerla caer sobre su objetivo final.

“¡Cuidado!” grité.

En el mismo instante, activé [Mejora física] con toda mi fuerza, cogí la espada del guardia que tenía a mis pies y corrí hacia la vaca. Mientras corría, y antes de enderezarme, cogí una piedrita del suelo y, con el dedo, la golpeé tan fuerte como pude.

Publicidad G-M2



[Lanzamiento de piedra]

La habilidad que había adquirido al fracasar en mi intento de convertirme en cazador sólo tardó un momento en usarse, y envió la piedra volando por el aire hasta alcanzar mi objetivo: uno de los ojos de la vaca.

El repentino ataque pareció confundir brevemente a la vaca, pero por lo demás salió ilesa. Lo único que había hecho era enfadarla.

“¡¡¡Grrmmmoooooo!!!”

Dejando escapar un rugido estremecedor, la enorme vaca desvió su atención de la chica y la dirigió hacia mí. Pero en lo que a mí respecta, eso estaba bien.

Si podía mantener la ira de la vaca dirigida hacia mí, la niña estaría a salvo, al menos por el momento. Ella todavía estaba en el suelo, pero todo lo que podía hacer ahora era rezar para que ella encontrara la fuerza para correr mientras yo todavía tenía su atención.

Después de eso, bueno… Supongo que tendría que encontrar una manera de lidiar con este oponente.

“¡¡¡Grrrmmmoooooo!!!”

La vaca cargó contra mí, cada paso dejando grietas en el suelo a medida que avanzaba. Había levantado su hacha en el aire por segunda vez y me golpeó con todas sus fuerzas.

Como era de esperar de una criatura con una fuerza física tan inmensa, la vaca también era rapidísima. Acortó la distancia que nos separaba en un abrir y cerrar de ojos y me lanzó su enorme hacha desde una altura vertiginosa.

Si el ataque acertaba, me pasaría lo mismo que a los guardias: volaría por los aires en pedacitos. Sin embargo-

[Parada]

Publicidad G-M2



Usando mi única habilidad como espadachín, puse toda mi fuerza en interceptar el hacha que se estrelló contra mi cabeza y barrerla hacia un lado.

Publicidad G-M2



Volaron chispas. Entonces, con el sonido de un metal quejumbroso, la enorme hacha se estrelló a mi lado contra las losas que pavimentaban el suelo, destrozándolas como si no fueran más que caramelos. El impacto me produjo una violenta sacudida en las piernas, y apenas pude evitar tambalearme en el lugar.

Miré el hacha y vi que se había clavado profundamente en el suelo.

“¡¡¡Grrmmmmooooo!!!”

Con todas sus fuerzas, la vaca arrancó el hacha de las losas y la barrió hacia un lado, con la intención de asestarme un golpe mortal. La enorme hoja, más alta que una persona, voló directamente hacia mi torso.

Una mirada al hacha negra bastaba para comprender su enorme peso. Si tan sólo el filo de su hoja me tocaba, no sería más que pedazos de carne. Como les había ocurrido a los guardias hacía poco, mis entrañas saldrían volando por todas partes y moriría.

[Parada]

Esta vez, puse todo lo que tenía en un golpe vertical, parando la enorme hacha hacia arriba con mi espada.

Hubo otro choque de chispas, más violento que el anterior, y luego el hacha surcó el aire por encima de mi cabeza. Un instante después, mi cara fue sacudida por el viento generado por la fuerza del golpe.

Qué fuerza tan increíble.

Pensaba que había entrenado mucho en mi pequeña casa de la montaña, pero ya se me estaban entumeciendo los brazos.

La enorme hacha, empuñada por un par de brazos más gruesos que los torsos de varios hombres, se abalanzó sobre mí en una ráfaga de golpes que llovían una y otra vez como una tormenta que se avecinaba sin final a la vista. Tuve que esforzarme al máximo para repelerlos.

Era aterrador.

Cada vez que paraba uno de los golpes de la vaca, mi propia inexperiencia, mi propia ignorancia, se clavaba en mí.

Por muy fuerte que pareciera, y por mucho que fuera un enemigo formidable para mí, la vaca probablemente ni siquiera era un monstruo de verdad. Después de todo, estábamos en los límites de una ciudad relativamente segura. No sabía nada de la ciudadanía en general, pero no me cabía duda de que cualquier aventurero decentemente fuerte podría haberse encargado de ella en un santiamén.

¿Cómo de fuertes eran los animales en el mundo exterior?

No podía ni imaginármelo. No era de extrañar que el miembro del gremio me dijera que renunciara a convertirme en aventurero. Como una rana en un pozo, ignoraba el mundo más allá de los confines de mi hogar.

Mientras paraba golpe tras golpe, un único pensamiento me recorría la mente: El mundo es muy grande. Lo estaba aprendiendo por las malas.

Creía que me había hecho un poco más fuerte, pero la realidad no era tan inocente. Para mí, este simple animal, de una ciudad justo al lado de donde nací y crecí, era una amenaza. Me estremecí al darme cuenta de ese frío hecho, pero también al darme cuenta de que, en lo más profundo de mí, sabía que seguiría sin renunciar a mi sueño.

¿Hasta qué punto era un mal perdedor?

“¡¡¡Grrrmmmmooooo!!!”

Indiferente a mi autorreflexión, la vaca blandió de nuevo su hacha e insistió en el ataque. Se abalanzó sobre mí una y otra vez de forma enloquecida, poniendo toda su atención en cada golpe, pesado pero rápido, incluso cuando yo los paraba frenéticamente. No tenía espacio para contraatacar, y aunque lo hubiera tenido, no habría tenido la más mínima posibilidad de conseguir la victoria. No tenía medios para contraatacar. Las habilidades eran vitales para la batalla, y yo no tenía ninguna.

Lo sabía. Era un sueño tonto.

Mientras seguía frenando el hacha de la vaca, cada golpe potencialmente letal, ese fue el pensamiento que se me quedó grabado en la mente. Probablemente nunca había tenido la oportunidad de ganar desde el principio; después de todo, no tenía talento para nada. Por mucho esfuerzo que pusiera, nunca se traduciría en habilidad. ¿Cómo podía pensar que podía salvar a alguien? Sólo estaba siendo arrogante.

Sin embargo. Aún así.

[Parada]

Incluso si no había ninguna posibilidad de convertirme en un héroe… quería al menos proteger a la única chica aterrorizada colapsada frente a mí.

Porque no importaba dónde ni cuándo, el aventurero ideal en el que había querido convertirme desde que era un niño siempre arriesgaría su propia vida para proteger a los débiles.

Así quería ser yo. No importaba cuánto tiempo me llevara; ése era mi sueño, y no podía desecharlo. Si abandonaba a esta niña, aquí y ahora, ¿cómo podría alcanzar ese sueño en el futuro?

[Parada]

Con determinación, paré más ataques de la vaca. Era todo lo que podía hacer.

“¡¡¡Grrrrmmmoooooo!!!”

La vaca volvió a atacar con su hacha… pero este golpe no iba dirigido a mí.

En todo este tiempo, la chica no se había movido. Ni siquiera parecía tener fuerzas para correr; en lugar de eso, seguía boquiabierta, allí clavada, mirando fijamente. Al darse cuenta de eso, la vaca probablemente pensó en matarla primero. Lanzó el hacha directamente hacia ella en una trayectoria que pasaría por encima de mí y la aplastaría.

[Parada]

Me coloqué delante de la chica, interponiéndome entre ella y la vaca por muy poco, y volví a parar el ataque. El hacha rebotó hacia arriba, haciendo que la vaca se tambaleara ligeramente.

“¡¡¡Grrrrrooooo!!!”

La vaca se enfureció y atacó con aún más fuerza. Ahora mismo, probablemente me consideraba una molestia de la que tenía que deshacerse. Podía sentir su rabia y agitación en cada golpe de su hacha, y los golpes eran mucho más fuertes que antes. Hacía rato que me dolían los brazos.

Pero, por muchos golpes que recibiera, los pararía todos.

Pasara lo que pasara, no dejaría que el hacha cayera. Mientras siguiera respirando, la devolvería por donde había venido, siempre. Incluso si no podía ganar, podría al menos, hasta mi último momento, proteger a esta chica.

O eso creía. Ya estaba casi al límite.

La espada en mis manos cedió primero. Aunque su fabricación era muy superior a la de las espadas de madera con las que había entrenado en la montaña, la diferencia de tamaño entre ella y el hacha de la vaca era demasiado grande. Con un agudo sonido de metal rompiéndose, su hoja se rompió en pedazos.

Publicidad M-M3

Viendo su oportunidad, la vaca me golpeó directamente en el cuello. Si el ataque conectaba, nos atravesaría a mí y a la chica sin esfuerzo. Sin embargo…


“¡Aún no he terminado!”


Todavía quedaba una pequeña parte de la hoja unida a la empuñadura de la espada que sostenía, lo suficiente como para poder parar un golpe más. Sin embargo, sería la última Parada que haría con esta arma.

Consciente de ello, me concentré al máximo, puse todo mi empeño en ese momento y blandí la espada con todo mi cuerpo y toda mi alma.

Por un instante, sentí que el tiempo se había detenido.

La espada en mis manos se clavó en el hacha de la vaca en el punto exacto al que había apuntado. Entonces, con todas mis fuerzas, terminé mi golpe, enviando el hacha lejos y hacia la trayectoria prevista.

[Parada]

El hacha a la que hice una Parada se desprendió del agarre de la vaca con una fuerza tremenda, giró en el aire y atravesó directamente el cuello de la vaca antes de terminar su vuelo estrellándose contra un edificio con un estruendo atronador, desapareciendo de la vista.

“¿Yo… lo logré?”

Silencio.

La vaca, ya sin armas, se quedó inmóvil sin hacer ruido. Después de varios latidos, su cabeza cayó al suelo con un fuerte golpe, seguida poco después por su cuerpo.

Después de asegurarme de que la vaca no volvería a levantarse, por fin pude respirar aliviado. Como resultado de aquel último ataque, la espada que tenía en las manos había quedado reducida a pequeñas astillas. Ni siquiera quedaba la empuñadura. Aquella había sido realmente mi última oportunidad.

“Estuvo cerca”, murmuré, tras una breve pausa para recomponerme. “No habría aguantado ni un segundo más”.

Publicidad M-M2

No sólo la espada; mi cuerpo ya estaba al límite. Ahora que tenía tiempo para pensar, me di cuenta de que no eran sólo los brazos y las piernas: todo mi ser gritaba de dolor. Estaba totalmente agotado, hasta el punto de que sólo ponerme de pie me mareaba.

Sinceramente, era patético. Todo lo que había necesitado para ponerme en un estado tan lamentable era una sola vaca, y ni siquiera una salvaje; era de la ciudad. ¿Y yo quería salir al mundo en aventuras como ésta? Hasta los sueños tenían un límite de fantasía.

Aún necesitaba más entrenamiento.

“Gracias”, dijo una voz entrecortada detrás de mí. “Me has salvado la vida. ¿Puedo preguntarle quién es?”.

Mientras estaba sumido en mis pensamientos, la chica que estaba detrás de mí se puso en pie para darme las gracias. Parecía que por fin había encontrado fuerzas para moverse. Menos mal.

“Me alegro de haber llegado a tiempo”, dije como única respuesta.

Publicidad M-AB

Pero, ¿era eso cierto? Miré los cadáveres dispersos de los guardias que nos rodeaban. Sus muertes habían sido brutales.

“Si no le importa, ¿puedo preguntarle su nombre?”, dijo la chica. “No quiero ser una molestia, pero me gustaría recompensarle por lo que ha hecho por mí”.

Mientras me esforzaba por decidir qué responder, vi a dos guardias que corrían hacia nosotros por detrás de ella.

“No”, le dije, “no necesito nada de eso. Después de todo, sólo pasaba por aquí”.

Demasiado avergonzado para darle mi nombre, dejé que los guardias se ocuparan del resto y me apresuré a ir al Gremio. Aún tenía que informar del trabajo que había hecho en la obra.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

2 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios