Ore wa Subete wo “Parry” Suru (NL)

Volumen 1

Capítulo 3: Mi Tan Esperada Vida De Aventurero

 

 

“Eres un encanto, Noor. Siempre puedo contar contigo”.

“De nada, Sra. Stella. Gracias por el trabajo que siempre me encarga”.

Publicidad M-AR-1

La Sra. Stella era una mujer mayor y la clienta del trabajo de limpieza de desagües que yo acababa de terminar. En un intercambio que ya nos resultaba bastante familiar, firmó el recibo del trabajo que le entregué, después de lo cual me despedí de ella y me fui corriendo a mi siguiente trabajo.

Todavía tenía fresco en la memoria el recuerdo de mi primera visita a su casa. Al fin y al cabo, era mi primer trabajo como aventurero. La señora Stella vivía en un barrio de la capital real que la gente llamaba “el barrio viejo” porque existía desde siempre. Aunque no se podía negar que formaba parte de la ciudad, su proximidad a los límites exteriores le impedía acceder a los servicios de limpieza de la ciudad, que trabajaban escrupulosamente en los distritos centrales. Por ello, los residentes del casco antiguo tenían que limpiar por sí mismos.

Sin embargo, la señora Stella, que vivía sola desde que fallecieron su marido y su hijo, tenía las piernas enfermas y mala vista. Sin nadie que la ayudara, la tarea de limpiar se hacía cada día más insuperable. Además, los desagües de su casa, que llevaban tiempo sin limpiarse, empezaron a desprender un hedor desagradable.

La Sra. Stella estaba dispuesta a solucionar el problema, pero se veía incapaz de hacerlo. Así que, sin saber qué hacer, decidió hacer un encargo al Gremio de Aventureros.

“Por favor”, decía la petición, “¿tendría alguien la amabilidad de ayudarme?”.


Y, sin embargo, nadie lo hizo.

Por lo que tenía entendido, a ojos del aventurero común, la recompensa que ofrecía la señora Stella simplemente no era muy tentadora. La mayoría prefería encargos muy lucrativos, como la caza de monstruos o la recolección urgente de materiales, y ésos eran los tipos de encargos que el Gremio solía priorizar a la hora de mediar con los clientes.

Así que, tal vez porque todos los implicados pensaban que limpiar unos desagües residenciales podía hacerse cuando fuera, por cualquier otra persona con tiempo libre, el encargo de la señora Stella fue ignorado. Entonces, en un golpe de suerte, justo cuando ella no sabía qué hacer, aparecí yo.

Estaba tan agradecida tras la realización de mi primer trabajo que se convirtió en una clienta habitual y empezó a solicitarme por mi nombre. De hecho, debido a lo contenta que estaba cada vez que la ayudaba, me encontré haciendo un poco más, en lugar de ceñirme a los detalles del encargo. A medida que me iba acostumbrando al trabajo, el tiempo que tardaba en terminar las secciones de desagüe solicitadas se iba acortando, por lo que, poco a poco, iba limpiando también cada vez más las secciones circundantes.

Aunque algunos dirían que era una pérdida de tiempo, los vecinos de la señora Stella estaban muy agradecidos, así que continué con mucho gusto. La paga no era nada especial, pero para mí valía la pena. Al fin y al cabo, veía las sonrisas de la gente y sentía la satisfacción de saber que con mis propias manos estaba limpiando un poco más la ciudad.

Publicidad M-M1

Dicho esto, probablemente hoy me había excedido. En algún momento de la limpieza, había perdido la noción del tiempo, así que me había ido a mi siguiente trabajo más tarde de lo previsto.

Publicidad G-M1



“¿Llegaré a tiempo?” Me pregunté en voz alta.


Me apresuré por las calles de la ciudad, dando dos vueltas por el camino, y finalmente llegué a la obra que era mi destino. Como de costumbre, el capataz, que era mi segundo cliente del día, se acercó a saludarme.

Publicidad G-M1



“Justo a tiempo, Noor. Hoy es lo de siempre. ¡Cuento contigo!”.

Por lo general, mi jornada consistía en limpiar desagües por la mañana y, por la tarde, mover tierra en esta obra.

Según tenía entendido, la capital real en la que me encontraba era famosa por el sobrenombre de “Tierra Santa de los Aventureros”, debido a la presencia de una enorme y antigua mazmorra dentro de los límites de la ciudad. Dado que la ciudad había estado llevando a cabo últimamente una construcción a gran escala con la intención de ampliar los caminos frente a la mazmorra, se habían enviado peticiones para la gran cantidad de mano de obra necesaria para el proyecto. Finalmente, debido a la escasez de mano de obra, se habían hecho encargos al Gremio.

Pero, al igual que con la limpieza de desagües, el trabajo de construcción local no era muy atractivo para un aventurero corriente. Al parecer, yo había sido la única persona que había aceptado el encargo por elección propia. Sin embargo, eso no cambiaba mi opinión de que no podría haber pedido un trabajo mejor.

Al fin y al cabo, aquí, fueras quien fueras, se te juzgaba únicamente por la cantidad de trabajo que realizabas. Cuanta más tierra cargabas, más te pagaban. Con la habilidad [Mejora física], que había adquirido en mi entrenamiento como guerrero, podía cargar cinco veces más que una persona normal, y con [Curación baja], la habilidad que había desarrollado en mi entrenamiento como clérigo, podía curarme lenta pero constantemente mientras trabajaba, así que ni siquiera me sentía fatigado.

Puede que mis habilidades no se consideraran lo bastante útiles como para registrarme como aventurero, pero eran de gran ayuda para mi estilo de vida actual. [Paso de pluma], de mi formación como ladrón, era perfecta para atrapar gatos domésticos perdidos, y [Llama diminuta], de mi formación como mago, me resultaba útil para cocinar. No me servía de mucho mi habilidad de cazador, [Lanzamiento de piedra], pero poder golpear cosas lejanas era genial para impresionar a los niños.

Sin embargo, a pesar de ser la única habilidad que había entrenado tan desesperadamente, no le encontraba ninguna utilidad real a [Parada].

Aun así, seguía entrenando; era difícil abandonar un hábito que había adquirido a lo largo de quince años. Y como seguía albergando la débil esperanza de que mis esfuerzos dieran fruto algún día, no tenía intención de dejar de hacerlo, aunque esa posibilidad fuera infinitesimal.

En cualquier caso, dejando a un lado mis perspectivas de convertirme en un aventurero normal, mis habilidades eran más que suficientes para ayudarme a pagar los gastos asociados a la vida en la capital real. Aunque, por mucho que me gustara pensar que todo mi entrenamiento no había sido en vano, aún estaba muy lejos de ser un aventurero de rango principiante. Tal y como estaban las cosas, sabía muy bien que mi sueño de convertirme en un héroe de los que se cuentan en las epopeyas era arrogante a más no poder.

De vez en cuando, me preguntaba: “¿Por qué no te conformas con lo que tienes?” Al fin y al cabo, mi sueño de convertirme en aventurero nacía de mi deseo de ayudar a la gente y, bueno, ya lo estaba haciendo. Emprendía encargos, cobraba por ellos y la gente me daba las gracias. Así vivía mi vida día a día. Sólo eso ya me satisfacía; sería codicioso querer algo más.

Además, no tenía familia que cuidar, ni nada para lo que necesitara grandes sumas de dinero. Aceptar encargos arriesgados intentando hacerme rico rápidamente sería innecesario.

Supongo que hacer esto hasta que me muera no sería tan malo.

Publicidad M-M4

Ése era el pensamiento que me rondaba por la cabeza mientras trabajaba por toda la ciudad y, antes de darme cuenta, habían pasado tres meses.

Actualmente, tenía un lugar de residencia adecuado. Me había encariñado con la posada barata que me había presentado el miembro del gremio, y allí me había quedado desde entonces. El hecho de que fuera barata se debía en parte a que no incluía la comida, pero como había cocinado toda mi vida, no me importaba.

Tampoco tenía baño, pero había muchos baños públicos en la ciudad. A poca distancia a pie había de todo tipo, así que podía elegir en función de cómo me sintiera ese día. A veces, después de lavarme el sudor, me daba el gusto de comer algo delicioso en uno de los puestos callejeros. Aquí, en la capital real, mi vida era cómoda.

“Haces un buen trabajo, Noor”, dijo el capataz de la obra. “Muy buen trabajo. Es una lástima que seas un aventurero. ¿Seguro que no quieres trabajar conmigo y mis muchachos? Te pagaría tres… no, cinco veces el salario habitual. Más, si quieres. Sé que vales cada moneda que ganarás”.

Publicidad M-M3

Hacía tiempo que le había caído bien al capataz, y desde entonces tenía la costumbre de hacerme ofertas similares. Aun así…

Publicidad M-M2

“Gracias”, respondí, “pero ya estoy contento donde estoy”.

…me había acostumbrado a rechazarlo siempre con la misma respuesta.

“Una verdadera lástima”, me dijo, suspirando y mirándome abatido.

Siempre hacía lo mismo. Me sentía un poco culpable. Pero, para mi propia sorpresa, no me atrevía a renunciar a mi sueño largamente anhelado. Eso también se había convertido en una especie de hábito. Al fin y al cabo, quería ser un aventurero. Aunque los otros albañiles se burlaban de mí, me esforzaba por vivir aventuras como las que se cuentan en las epopeyas. Era un sueño tonto, claro, pero eso no me importaba.

Trabajé duro, moviendo tierra… y lo siguiente que supe fue que el sol había empezado a ponerse. Era hora de terminar.

“Eso es todo por hoy”, dijo el capataz. “Vamos adelantados gracias a ti, Noor. Cuento contigo para mañana también”.

“Aquí estaré,” respondí. “Hasta mañana”.

Luego, como siempre, le extendí mi hoja de encargo para que la firmara. Después de presentarme en el gremio y recibir mi paga del día, me bañé y me fui a entrenar a mi lugar habitual.

Sin embargo, justo cuando me iba, me pareció ver un destello de luz. Procedía de la parte trasera de la obra, donde se encontraba la entrada a la Mazmorra de los Perdidos.

Publicidad M-AB

“¿Qué ha sido eso?” me pregunté.

¿Habría sido sólo mi imaginación?

No, decidí que había visto algo. Una especie de Luz intensa de color rojo púrpura. Y al confirmarlo…

“¡Alguien…! ¡Ayuda…!”

…Me pareció oír un débil grito.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

2 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios