Ore wa Subete wo “Parry” Suru (NL)

Volumen 1

Capítulo 29: Cuchillas De Plata

 

 

[Parada]

Puse toda mi fuerza en barrer la bandada de cuchillas plateadas en forma de cruz que me asaltaban, enviando un cegador rocío de chispas que se esparcían por el aire. Varios de los cuchillos se rompieron al chocar contra mi espada negra, convirtiéndose en fragmentos de metal. A la velocidad a la que volaban hacia mí, bastaba con tocarlos con mi arma para que algunos se estrellaran contra el suelo.


Aun así, había un límite en la cantidad que podía alcanzar con cada golpe, y no ayudaba que fallara más de lo que pensaba. Aquel hombre espeluznante probablemente manipulaba sus armas de plata desde lejos.

Los cuchillos que no pude interceptar con mi espada volaron hacia Rolo y hacia mí como una tormenta de cuchillas. Me interpuse en su camino para proteger al chico, y chorros de sangre brotaron de mi cuerpo cuando se clavaron en mí.

Por suerte, el daño en sí no era tan grave; podía usar [Curación baja] para cerrar las heridas hasta cierto punto. El problema era…

“Estoy entre la espada y la pared”, murmuré.

Estaba atrapado. No podía hacer nada. Mientras yo estaba preocupado, el hombre sombrío con vendas en la cara se había retirado a una distancia en la que yo no podía hacerle nada. Si me acercaba un solo paso para tratar de impedir que enviara sus espadas de plata contra nosotros, Rolo correría peligro.

Publicidad G-M1



Rolo parecía ser el objetivo del hombre, así que tenía que protegerlo, pero lo único que podía hacer era quedarme quieto.

Publicidad M-M5

Esto no estaba bien. Estaba necesitando todo lo que tenía para repeler las oleadas de cuchillos plateados; no, ya me estaban abrumando. Uno tras otro, se clavaban en mi cuerpo…

“[Escudo Divino]”.

Y entonces una fina hoja de luz apareció en la distancia, junto al hombre que controlaba las cuchillas plateadas. Se extendió directamente hacia él, cortando el suelo a su paso, pero sin dudarlo un instante, el hombre esquivó con éxito hacia un lado. Durante ese breve instante, la bandada de cuchillos de plata vaciló en el aire.

Pero sólo fue un titubeo. La tormenta de cuchillos corrigió rápidamente su curso y voló hacia el cielo, dividiéndose en grupos de varios cuchillos cada uno, que se dispersaron en todas direcciones como si fueran criaturas vivientes con mente propia.

Esto era malo. Los cuchillos iban a volar de nuevo hacia nosotros, y esta vez no sería desde una sola dirección; atacarían desde todas partes a la vez. No podía defendernos de todos, sólo tenía una espada.

Mientras buscaba una solución, las espadas plateadas del hombre cobraron impulso y cayeron al unísono.

Estaba convencido de que era mi fin. Sin embargo, preparé mi espada… y otra cortina de luz apareció de la nada, esta vez ante mis propios ojos. En el tiempo que tardé en procesar mi sorpresa, los cuchillos que se acercaban se estrellaron contra la barrera transparente que ahora llenaba mi campo de visión y salieron disparados uno a uno.

Inseguro de lo que acababa de ocurrir, me quedé mirando el espectáculo. ¿No era esto…?

“Mis disculpas por llegar tarde”.

Cuando me di cuenta, Inés estaba a mi lado. Una pequeña oleada de alivio me invadió al verla.

“Me alegro de que hayas venido, Inés”, le dije. “Me has salvado”.

Publicidad G-M2



Ella no respondió; estaba ocupada creando muros de luz para repeler las cuchillas plateadas que volaban hacia nosotros desde todas direcciones. Sin embargo, mientras lo hacía, tuvo tiempo de mover el brazo en dirección a nuestro oponente y lanzar una hoja de luz hacia él desde su mano.

Era el “escudo” que me había enseñado durante el viaje en carruaje, pero no tenía ni idea de que pudiera usarse así. Salió disparado como una sola hoja de luz, cortando una línea recta a través del aire y el suelo.

Pero nuestro oponente era rápido. Esquivó el ataque de Inés -cuya agudeza me recordaba más a una espada que a un escudo- sin ninguna dificultad. Y sin embargo…

“[Escudo Divino]”.

La intensidad del ataque de Ines no disminuyó lo más mínimo. Incluso mientras repelía las espadas plateadas de aquel hombre, seguía disparándole hojas de luz como espadas, una tras otra. Cortaron el suelo mientras volaban, rebanándolo ante mis propios ojos.

A pesar de mi asombro, empecé a tener un mal presentimiento. Los ataques de Inés eran sin duda rápidos… pero seguían sin conectar. A pesar de su intensidad, no mostraban ningún signo de alcanzar a nuestro oponente.

Las líneas de luz de Inés eran fáciles de leer. Tenías que mirar de cerca para notar las señales, pero si lo hacías, era sencillo saber en qué dirección irían. Era casi como si le estuvieran pidiendo a aquel hombre con la cara vendada que las evitara. Y aunque los escudos de Inés actuaban como muros que nos protegían de sus espadas de plata, no podían abatirlos exactamente como yo podía hacer con mi espada. La situación no había cambiado en absoluto: seguíamos perdidos en el intento.

“Señor Noor…” Ines dijo. “Como puede ver, estoy teniendo algunas dificultades para golpearlo con mi escudo. Mis disculpas, pero ¿hay alguna manera en que usted podría prestarme su ayuda?”

“Veamos…” murmuré.

Parecía que Inés había estado pensando lo mismo que yo. Mientras ella seguía protegiéndonos con sus escudos, yo pensaba qué podía hacer. Gracias a ella, de momento estábamos a salvo, así que me tomé un momento para serenarme y examinar nuestro entorno.

La masa de espadas volaba libremente por el aire, veloz como una bandada de pájaros. Intentar abatirlos a todos con mi espada sería difícil. Ante tantas armas mortíferas cayendo sobre mí a la vez, no creía que pudiera hacer nada… pero cuanto más lo pensaba, más me daba cuenta de que cada cuchillo no era una gran amenaza por sí solo.

Y aunque las cuchillas volaban bastante rápido, sabía que había pájaros más veloces, pájaros a los que de vez en cuando había derribado del cielo con piedras, allá en la montaña a la que llamaba hogar. Si usaba mi [Lanzamiento de Piedra], probablemente también podría golpear esos cuchillos.

No veía piedras en la zona, pero sí fragmentos de garras y colmillos esparcidos por todas partes, restos del sapo gigante que había explotado antes. Me servirían perfectamente.

Recogí un trozo de colmillo de sapo del suelo y se lo mostré a Inés. “Creo que puedo derribar esas cuchillas con esto”.

Ella dudó brevemente antes de responder. “¿Estás seguro de que puedes darles?”.

Publicidad M-M3

Volví a mirar a la bandada de cuchillas plateadas en el cielo. “Sí, estoy bastante seguro”.

No podía dar garantías, pero estaba bastante seguro. Derribar pájaros a pedradas era uno de mis fuertes, uno de los pocos movimientos que me caracterizaban. Los cuchillos de aquel hombre eran blancos pequeños, pero supuse que aún podría conseguirlo.

Dicho esto, no estaba lanzando piedras, sino las garras y los colmillos del sapo muerto. Me sentía un poco culpable por arrojar sus restos… pero los mendigos no pueden elegir. Tendría que hacer lo posible por darle un buen uso.

“Muy bien”, dijo Inés. “Entonces bajaré mis escudos brevemente mientras lanzas. No te preocupes por ajustarte a mí, yo me adaptaré a tu ritmo”.

“Entendido”, respondí.

Clavé la espada en el suelo, me agaché y recogí todas las garras y colmillos que mis manos podían sostener. Sabía que no podía garantizar el acierto en objetivos tan pequeños, pero por suerte el suelo estaba absolutamente plagado de munición. Al menos, no tendría que preocuparme por quedarme sin ellas.

” Bien, allá vamos”, dije.

Agarré los fragmentos como rocas con la mano tan fuerte como pude, haciendo que se desmoronaran de forma audible. Eran más duros de lo que esperaba, pero con otro fuerte apretón conseguí reducirlos a pequeños fragmentos. Perfecto. Aunque mi puntería fuera imprecisa, lanzar tantos proyectiles pequeños a la vez aumentaría mis posibilidades de dar en el blanco.


Gracias a que Inés nos mantenía a salvo, podía dedicar toda mi concentración a lanzar piedras, es decir, trozos de sapo. Los agarré con fuerza, escuchando el sonido de cómo se hacían aún más pequeños en mi mano, y concentré todas mis fuerzas en activar una [Mejora física] de cuerpo entero y fuerza completa. Luego invoqué tanto [Paso de Pluma] como mi única habilidad de cazador al mismo tiempo.

“[Lanzamiento de Piedra]”.

Balanceando mi brazo tan fuerte como pude, lancé los fragmentos aplastados de sapo hacia el enjambre de cuchillos plateados que se acercaba. Inmediatamente, el estampido de una tremenda explosión rugió por todo el entorno mientras mis proyectiles impactaban directamente, haciendo saltar por los aires a un número considerable de cuchillas.

No había apuntado con precisión, pero, por lo que parecía, lo había hecho bien. Las garras y los colmillos debían de ser bastante duros, porque las cuchillas que golpeaban quedaban reducidas al instante a pequeños fragmentos de metal.

Antes, las cuchillas se habían movido como si estuvieran vivas, pero parecía que al aplastarlas perdían su poder. Los trozos que ahora yacían en el suelo no mostraban signos de volver a atacarnos.

Seguía sintiéndome mal por el sapo, pero sus restos habían hecho el trabajo a la perfección, probablemente incluso mejor de lo que lo habrían hecho las piedras.

Publicidad M-M2

“Vale, segundo round”, le dije a Inés.

Aplasté los trozos de sapo con la otra mano y luego los lancé tan fuerte como pude.

“[Lanzamiento de Piedra]”.

Una vez más, los incontables fragmentos de colmillos y garras volaron directos hacia los cuchillos de plata voladores, haciéndolos añicos y derribándolos del cielo. Pensé que había conseguido incluso más que en mi último lanzamiento, probablemente porque mi puntería había sido mejor esta vez.

La confianza se apoderó de mí. Si podía seguir así, podríamos ganar.

Volví a agacharme para recoger más trozos de sapo y los agarré con todas mis fuerzas. Estaban tan duros que me cortaron las manos y me hicieron sangrar un poco, pero eso no significaba nada para mí en aquel momento. Trituré los restos en pequeños fragmentos, apunté al enjambre de cuchillas plateadas y volví a lanzar con todas mis fuerzas.

“[Lanzamiento de piedra]”.

Más cuchillos se hicieron añicos -muchos más que la última vez- y se dispersaron por el aire. A medida que me acostumbraba a golpear objetivos en movimiento, mi puntería era cada vez más precisa. Aplasté el siguiente lote de trozos de sapo.

“[Lanzamiento de Piedra]”.

A medida que me concentraba en el siguiente lote, en el siguiente y en el siguiente otra vez, el tiempo que me llevaba recoger, aplastar y lanzar los fragmentos empezó a disminuir. Llegado cierto punto, dejé de hacer señales a Inés; ella desactivaba sus escudos en perfecta sincronía con mis lanzamientos, así que pensé que no era necesario seguir dándole indicaciones verbales.

Toda mi atención se dedicó a recoger garras y colmillos, y a lanzarlos. Gracias a Inés, no tenía que preocuparme de nada, salvo de hacer caer las cuchillas plateadas que volaban sobre nosotros. Agradeciéndoselo en silencio, continué aumentando el ritmo de mis lanzamientos.

[Lanzamiento de Piedra]

Con cada puñado de restos triturados que lanzaba, innumerables cuchillas plateadas caían del cielo en un violento rocío de chispas, y cuanto más repetía mi tarea, más brillantes se volvían esas chispas. Dolía mirarlas… pero apartar la mirada me impediría acertar a mis objetivos. En lugar de eso, activé [Curación baja] en mis adoloridos ojos y continué lanzando tan fuerte como pude.

[Lanzamiento de Piedra]

Recoge, lanza. Recoge, lanza. Con cada bombardeo, una parte del enjambre de cuchillos se hacía añicos y se dispersaba, así de simple. Podía sentir como mi precisión mejoraba gradualmente. Cada lanzamiento provocaba un estampido ensordecedor cuando mis proyectiles se estrellaban contra la masa de cuchillas, convirtiéndolas en fragmentos plateados que captaban la luz al caer amontonados en el suelo.

Era como si a nuestro alrededor cayera nieve plateada. La llanura en la que nos encontrábamos -que había sido ennegrecida por el aliento del sapo venenoso- se teñía gradualmente de blanco plateado por los fragmentos de plata a la deriva.

“Sólo unos pocos más…” murmuré.

Cuando por fin salí de mi trance de lanzar trozos de sapo, vi que el número de cuchillos que aún quedaban en el cielo se había reducido mucho, lo suficiente como para poder acabar con el resto con mi espada. Pero justo cuando procesaba ese pensamiento, el hombre en la distancia desapareció.

Intrigado por una sensación de presentimiento, saqué inmediatamente la espada del suelo, me puse delante de Ines y la blandí lo más rápido que pude.

[Parada]

Una masa de chispas se esparció a nuestro alrededor. A pesar de haber estado tan lejos hace un momento, nuestro oponente ya había conseguido alcanzarnos.

“Estuvo cerca”, dije. “Sabía que algo no iba bien”.

Pensé que el hombre iba a insistir en el ataque, como había hecho antes, pero en lugar de eso retrocedió con calma y se quedó quieto, mirándome a la cara.

“Esa es mi línea…”, empezó, con su lento hablar. “¿Cómo has bloqueado el golpe de hace un momento? Y… ¿todo esto también es obra tuya?”. Miró a su alrededor, a los fragmentos de metal plateado esparcidos por toda la zona.

“Sí”, respondí. “Antes he derribado pájaros que volaban así de rápido. No es que haya derribado tantos, obviamente”.

“Tampoco esperaba que derribaras tantos. Me estoy quedando sin nada, gracias a ti…”

“Siento haberlos roto”, dije, “pero fuiste tú quien nos los envió”.

“Sí. Como dije antes, no te culpo. Aun así…”

El hombre desapareció de nuevo.

[Parada]

Publicidad M-M1

Instantáneamente, hubo otra salpicadura de chispas. El cuchillo del hombre había apuntado a Rolo esta vez.

“Significa que tengo que recuperar las pérdidas que he hecho, ¿sabes?”

Una vez más, el hombre desapareció, pero mis ojos consiguieron seguirle esta vez, aunque por muy poco. Igualando sus movimientos, blandí mi espada sin contenerme, enviando otra cascada de chispas por el aire.

No podía bajar la guardia ante aquel tipo; era rápido y sus golpes eran realmente contundentes. Su forma de vestir era un poco extraña, pero no podía negar que era absurdamente fuerte. Nunca había imaginado que hubiera gente como él en el mundo. Un corto viaje lejos de la capital real y ya me estaba encontrando con nada más que sorpresas.

Aquel hombre era más rápido que un goblin, y sus ataques eran varias veces más fuertes que los de aquella enorme vaca con la que había luchado. Me costaba creer que fuera un humano como yo; por lo que a mí respecta, era más bien un monstruo. Si perdía la concentración por un instante, me mataría. Me entraron sudores fríos al pensarlo.

Sin embargo… después de mi encuentro con aquel goblin, ya tenía experiencia de primera mano de lo peligroso que podía ser un auténtico monstruo. Este tipo era más fuerte que el goblin, seguro, pero la diferencia no era tan grande como para que me importara.

Me las arreglaré, me dije mientras agarraba con fuerza mi espada. Al principio, sus ataques cegadoramente rápidos me habían producido escalofríos… pero ahora me estaba acostumbrando poco a poco a su velocidad.

[Parada]

Calibré el ritmo del golpe del hombre vendado, rápido y pesado, y lo aparté de un golpe con toda la fuerza de mi espada. Una vez más, quedé impresionado por la robustez de mi arma. Aunque el cuchillo de mi oponente había resultado extremadamente duro, mi espada era evidentemente superior: de los dos cuchillos que había estado blandiendo, uno se había roto en la base de la hoja.

El hombre retrocedió de un salto y se quedó mirando su arma rota. “¿Qué pasa con esa espada…?”, preguntó, sonando confuso. “Esto es adamantita, ¿sabes? ¿Por qué es mi arma la que se rompe?”.

Hice una pausa. “No era caro, ¿verdad?”

“Ah, da igual. Puedo comprar más cuando quiera. Sólo tengo que… ahorrar el dinero”. El hombre me lanzó su cuchillo roto y desapareció. “[Thunderflash].”

[Parada]

El cuchillo que me había lanzado se había movido más rápido de lo que mis ojos podían ver, pero su golpe fue incluso más rápido que eso; apenas conseguí mover mi espada a tiempo para parar los ataques. No podía bajar la guardia ante aquel tipo. Si hubiera sido un poco más lento, me habría clavado un cuchillo en la garganta…

“¿Podrías no atacarme por sorpresa mientras estamos conversando?” Le pregunté. “Honestamente pensé que iba a morir”.

“Bueno, eso sería porque estaba intentando matarte…” respondió el hombre. “En serio, ¿qué hay contigo? Y sabía que esa espada parecía rara… no, mejor dicho, tú y esa espada a la vez. ¿Cómo pudiste siquiera ver mi ataque, y mucho menos desviarlo…?”.


“Simplemente… ¿lo hice?”

“Eso no es algo que una persona pueda hacer…”.

Guardó el cuchillo -el último, por lo que parecía- en la funda de la cintura y miró a su alrededor. Inés no se había movido; había permanecido de pie frente a Rolo todo el tiempo. Aunque hubiera reanudado su ofensiva, estaba bastante seguro de que aquel tipo habría vuelto a esquivar sus ataques.

Tras pronunciar una oración silenciosa, le dije al hombre: ” ¿Aún seguiremos con esto…?”. No quería pelear más, si era posible.

“No…”, respondió. “No puedo trabajar sin mis herramientas… Mira este desastre. Hay mithril por todas partes. No puedo molestarme en recogerlo todo… y mis hechizos tampoco funcionan contigo… así que me he quedado sin trucos. Esa dama es muy peligrosa también, así que supongo que tendré que cerrar la operación por hoy”.

“Entonces… ¿te vas?”

“Sí. He oído que va a haber una gran fiesta en la capital real… pero supongo que será mejor que renuncie a eso también, ¿eh?”.

“¿En la capital real?” repitió Inés. “¿Qué quieres decir con una ‘fiesta’?”.

El hombre sonrió bajo sus vendas negras. “No me he enterado de los detalles… pero al parecer va a ser una auténtica salvajada. Suena divertido… pero me han dicho que vuelva pronto, ¿sí? Supongo que ya me he divertido bastante… así que jugaré limpio y me iré. Nos vemos, chico raro”.

Se dio la vuelta para irse.

“Bien… Nos vemos.”

Aliviado por haberme librado de aquel hombre extraño, le respondí por reflejo con una despedida ordinaria. Sin embargo, en cuanto lo hice, se detuvo de repente, se dio la vuelta y me miró fijamente.

” ¿De verdad eres un poco raro, no?”, me preguntó.

“¿Tú crees…?” le contesté. “Yo no estaría de acuerdo…”.

Aunque me daba miedo, que me dijeran que era “raro” a la cara no era algo que pudiera dejar pasar. Quiero decir… si alguien era “raro” aquí, era obviamente el tipo medio desnudo con vendas negras alrededor de la cara, ¿no?

“Creo que sí”, dijo el hombre con esa voz espeluznante, sonriendo como si estuviera disfrutando. “He visto a muchos lunáticos en mi vida… pero incluso comparado con ellos, tú te llevas el primer puesto”. Luego miró a Rolo, que estaba de pie detrás de nosotros. “Deberías dar gracias a tus estrellas de la suerte, chico demonio. Ah, qué desperdicio. Si te hubiera traído de vuelta, habría ganado una buena suma: tu cadáver me habría dado lo suficiente para reemplazar diez veces las herramientas que perdí hoy. Aún así…”

Publicidad M-AB

De nuevo, el hombre desapareció. Apreté la espada, sintiendo que se me erizaban todos los pelos del cuerpo, y la blandí con todas mis fuerzas.

[Parada]

Saltó una intensa lluvia de chispas y el último cuchillo del hombre se hizo añicos, pero ni siquiera eso impidió que el arma rota me hiciera un corte en el cuello.

“Con un tipo así por aquí, no hay mucho que pueda hacer, ¿eh?”.

Bajo la atenta mirada de Inés y la mía, el inquietante hombre semidesnudo con el rostro envuelto en vendas negras soltó una carcajada que sonó más bien como un gemido, y luego desapareció junto con las oscuras nubes del cielo.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

3 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios