Ore wa Subete wo “Parry” Suru (NL)

Volumen 1

Capítulo 22: El Dragón De La Muerte Negra

 

 

Cuando el [Descubrir] de la princesa reveló la criatura que había permanecido oculta a plena vista, me quedé sin aliento. “¿Eso es un… no, un Dragón de la Muerte Negra?”.

Aunque tenía la apariencia de un enorme sapo negro, el monstruo a lo lejos era una especie de dragón conocido por su carácter salvaje. Se decía que tenían garras más duras que el hierro con las que desgarraban a sus presas, colmillos lo bastante robustos como para aplastar rocas y un instinto que les impulsaba a consumir todo lo que se movía.

Publicidad M-AR-2

Pero lo más aterrador de todo era su aliento, un miasma almacenado en un saco en la parte posterior de la garganta. Cualquier criatura viva con la que entrara en contacto sufría, sin excepción, horribles quemaduras y quedaba reducida a un cadáver negro como el carbón.

Ese aliento malévolo era el origen de su apodo: “El Portador de la Muerte Negra”. De todos los monstruos que habitaban el continente, los Dragones de la Muerte Negra se contaban entre los más feroces.

Al tratarse de una especie de dragón, su fuerza en la batalla era evidente, y debido al enorme riesgo que suponía su miasma, que podía causar daños en vastas zonas, se le consideraba una amenaza de clase Especial A. Los efectos secundarios de su aliento también eran importantes. Los efectos secundarios de su aliento también eran nefastos: podía impregnar el suelo y crear zonas de tierra carbonizada, negra y estéril hasta donde alcanzaba la vista. Existían innumerables ejemplos de estos lugares por todo el continente.

Pero, ¿por qué había un Dragón de la Muerte Negra tan cerca de un asentamiento humano? En circunstancias normales, vivían en las profundidades de pantanos tóxicos y la gente rara vez se topaba con ellos.

No podía ser por el chico que tenía al lado, ¿verdad? Estudié sus rasgos distintivos y, aunque hasta entonces sólo había oído hablar de su especie, llegué a una conclusión que me pareció acertada.

Publicidad G-M1



“¿Qué hace aquí alguien del pueblo de los demonios…?”. murmuré.

Los demonios eran una raza de odiados semihumanos que, tras sufrir una aplastante derrota en una gran guerra contra la Santa Teocracia de Mithra hace más de doscientos años, perdieron su país y se dispersaron por todo el mundo. Aunque se parecían a los humanos en apariencia, existían claras diferencias entre ambas razas. Por un lado, se decía que todos los demonios podían comunicarse con bestias mágicas a voluntad, una habilidad especial que poseían desde el nacimiento. También se decía que, por naturaleza, eran seres similares a los monstruos. Había muchos registros históricos de demonios que controlaban monstruos feroces como si fueran extensiones de sus propias extremidades, poniendo en peligro ciudades enteras.

Dicho esto, los avistamientos reales de demonios eran raros; según la historia, su raza había sido cazada hasta el borde de la extinción. Era la primera vez que veía a uno de su especie.

Sin embargo, estaban casi extintos. Los rumores hablaban de supervivientes de la gran guerra que permanecían escondidos en lugares desconocidos, esperando la oportunidad de vengarse. Se recomendaba matar a estas personas en cuanto se las viera, aunque la Sagrada Teocracia de Mithra, que despreciaba a los Demonios como enemigos, ofrecía un generoso precio por cualquiera que fuera capturado vivo. Como resultado de ello, hubo un tiempo en que incluso había aventureros que se autoproclamaban “cazadores de demonios”.

“No me digas que ese chico demonio trajo a ese Dragón de la Muerte Negra hasta aquí…” murmuré.


Una vez que reconocí que el niño era un demonio, empecé a entender la situación. Con toda probabilidad, había ordenado al Dragón de la Muerte Negra que viniera aquí. Pero, ¿por qué? Si se le dejaba a su suerte, devastaría todos los pueblos cercanos, y no había nada que pudiéramos hacer al respecto, ni nosotros tres solos. Por muy resistente que fuera una persona, el aliento de miasma del dragón le causaría la muerte en cuestión de instantes. Correr hacia él sin ninguna contramedida equivalía al suicidio.

Y sin embargo, ¡¿por qué…por qué… él estaba haciendo exactamente eso?!

“¡Instructor!”

La princesa corrió tras él, pero invocé mi [Escudo Divino], creando una barrera de luz que obstruyó su camino y la obligó a retroceder.

“No debe, mi lady”.

Podía sentir el conflicto y la inconsistencia en mis propias acciones. Mi función era proteger a aquellos a quienes acompañaba. Hace unos momentos, le había dicho a nuestro compañero de viaje que lo protegería con este mismo escudo… pero ahora mismo, por encima de todo, necesitaba proteger a la princesa Lynneburg. No tenía otro deber más importante que ese.

Publicidad M-M2

Me dije que mi única opción era renunciar a ese hombre, renunciar a Noor.

Pero lo que ocurrió a continuación me costó creerlo. Noor ya había alcanzado al Dragón de la Muerte Negra y, con su espada empuñada con una sola mano, estaba parando sus garras. Mi mentor y padre adoptivo, Dandalg, el Soberano del Escudo, apenas había sido capaz de blandir la Espada Negra con las dos manos. Sin embargo, ahí estaba Noor, blandiéndola despreocupadamente con una.

No sólo eso, sino que estaba utilizando la espada para repeler los golpes directos de las garras de un dragón, de las que se decía que eran capaces de destrozar cualquier tipo de arma, y lo estaba haciendo con facilidad. La fuerza que había permitido a este hombre matar a un minotauro él solo -que había hecho que aquel perro rabioso de Gilbert admitiera su absurdez- era una auténtica maravilla; lo comprendía sin lugar a dudas.

Sin embargo, esa fuerza no sería suficiente, pues el peligro de un Dragón de la Muerte Negra no residía en las garras y los colmillos que ostentaba su enorme cuerpo.

Deberíamos haber dado media vuelta y haber huido en cuanto hubiéramos visto al dragón; con nuestra fuerza de combate actual, no podíamos hacer nada contra él. Debíamos regresar a la capital real de inmediato para reagruparnos y volver con refuerzos, pero sabía que tal esfuerzo sería en vano. Los Seis Cuerpos de Ejército de la Capital Real estaban todos desplegados en misiones separadas; por eso me había tocado a mí esta misión.

“La capital real está a punto de experimentar un peligro como nunca antes habíamos visto”, me había dicho el príncipe. “Si recibes noticias de la ruina de la ciudad, llévate a Lynne y a Sir Noor contigo de inmediato, y busca asilo en la Sagrada Teocracia de Mithra”.

Me había prohibido revelar nada a la princesa. Si ella hubiera sabido la verdad de nuestra situación, se habría negado a marcharse.

Aunque no estaba en desacuerdo con el juicio del príncipe, me sentía en conflicto. No podía reconciliarme con la idea de que mis camaradas y subordinados arriesgaran sus vidas mientras yo, solo, escapaba. La culpa de dejarlos atrás me remordia la conciencia.

Sin embargo, me habían encomendado una misión: Tenía que proteger a la princesa y escoltarla hasta un lugar seguro. Me había dedicado a protegerla, sin importar los sacrificios que tuviera que hacer en el proceso. En ese sentido, seguía dando mi vida por el Reino, igual que los que había dejado atrás. Ese pensamiento era la única razón por la que había sido capaz de llegar tan lejos.

Pero ahora, aquí estábamos, ante lo inesperado: un Dragón de la Muerte Negra había aparecido ante nosotros. Seguramente lo había colocado aquí ese chico demonio. ¿Habían previsto nuestros enemigos que la princesa tomaría esta ruta para escapar? No podía asegurarlo, pero una cosa estaba clara: este camino estaba perdido para nosotros. Nuestra única opción era dar media vuelta y huir.

Ya estábamos cerca de Toros. Si no hacíamos nada para detener a este monstruo, causaría un daño indescriptible a la ciudad cercana y quizás incluso más allá. Tal era el peligro que suponía su nivel de amenaza; perder una o dos ciudades era el mejor de los casos.

Pero aun así, teníamos que huir, a pesar de que al hacerlo robaríamos la vida a muchos. Sólo estábamos nosotros tres; por mucho que lo intentáramos, no podíamos hacer nada. Incluso como el escudo más fuerte del Reino, la retirada era mi única opción, y sin embargo…

Publicidad M-M1

“¡¿En qué está pensando?!”

Soné más acusadora de lo que pretendía, pero ¿quién podía culparme? Noor se había alejado corriendo del carruaje, y yo apenas había conseguido detener a la princesa cuando lo había perseguido. Ahora estaba a una distancia considerable. Aunque intentáramos reagruparnos y escapar, era poco probable que pudiéramos actuar con suficiente rapidez. Por su culpa, habíamos perdido la oportunidad de retirarnos.

Se había lanzado a la batalla sin pensárselo dos veces, sin prestar atención a los que le rodeaban, de eso estaba segura. Con toda probabilidad, su intención era salvar a ese niño demonio.

Publicidad G-M1



El hombre era un auténtico idiota. Creía que estaba salvando a un niño, sin saber que había sido él quien había traído al monstruo. Esa simpleza de pensamiento -o de juicio, tal vez- fue lo que le impulsó a actuar.

Podía entender por qué había ido, pero lo que estaba haciendo no tenía sentido. La persona por la que arriesgaba su vida para salvarla era la misma culpable de la amenaza a la que se enfrentaba.

Aunque, si no lo hubiera sabido… yo también habría ido.

Ese fue el siguiente sentimiento que afloró en mi interior. Arriesgar la vida para proteger a los débiles era la forma en que un guerrero, alguien de mi clase, debía comportarse. Cuando había una persona asustada frente a mí, yo también quería defenderla. Aspirar a ese ideal era la razón por la que me había unido a mi profesión, por la que me había entrenado tanto.

Pero las personas no eran personajes de cuentos de hadas; lo que éramos capaces de hacer tenía un límite. A veces, arriesgar la vida para proteger a otra persona significaba exponerla al peligro. A veces, era necesario decidir con calma y racionalidad quién merecía más ser salvado.

Ahora mismo era una de esas veces. Sin embargo, por todo eso…

¡¿Cuál era el problema de este hombre?!

Antes de darme cuenta, me encontré mordiéndome el labio. Llamaba a la princesa Lynneburg “Lynne” sin ningún reparo. Y como agradecimiento por haber corrido a rescatarla, el rey le había legado su amada Espada Negra.

Mucho antes de conocer a Noor, ya sabía su nombre. Dandalg, el Soberano del Escudo -mi padre adoptivo, a quien veneraba-, lo había pronunciado innumerables veces. Ya fuera durante el entrenamiento, en expediciones de caza o cada vez que me había enfrentado a dificultades, mi padre había aprovechado cualquier oportunidad para mencionarlo.

“Me pregunto… ¿qué haría Noor?”.

Era una costumbre suya, una frase que se le escapaba cuando estaba conmigo y con nadie más. Cada vez yo preguntaba a quién se refería, pero él nunca me lo decía. Sólo sonreía y me decía que olvidara lo que había dicho.

Pero mi padre nunca había dejado de decir ese nombre. Recuerdo que me molestaba cada vez que lo oía. Me tenía a mí, así que ¿por qué sentía siempre la necesidad de mencionar a un desconocido cualquiera? No sabía qué pensar de la emoción que se había despertado en mí.

Según los demás, parecía que no me interesaba la gente. Estoy de acuerdo. Quizá me había disciplinado para ser así. Quizá porque, según mi experiencia, era alguien que se mantenía mejor a distancia de los demás.

Era muy joven cuando mis padres aventureros desaparecieron y el orfanato de la capital real me acogió, y poco después me di cuenta de que poseía un poder misterioso. Con un poco de concentración, podía crear una fina lámina de luz transparente. En aquel momento no entendía lo que era, simplemente me parecía bonito, así que le enseñé mi pequeño truco a uno de los otros niños con los que siempre había jugado… y accidentalmente le rebané el brazo.

Desde entonces, los demás me veían como un objeto de miedo.

Una vez que la gente se dio cuenta de que mi habilidad era un don, raro incluso entre los anales de la historia, me colmaron de elogios, pero incluso entonces, la mirada de los que me rodeaban nunca cambió. “No te acerques a mí”, decían. “Eres peligrosa”.

No los culpaba por ello. Si me equivocaba en el uso de mi Don, era capaz de llevar la ruina a todo lo que me rodeaba. Oken, el Soberano de los Hechizos, me lo había enseñado, y desde que empecé a aprender a controlar mi nuevo poder, me había asegurado de evitar las relaciones humanas. Distanciarme de los demás se había convertido en algo natural y, poco a poco, sus palabras y acciones habían dejado de influir en mis emociones.

Publicidad M-M3

O, al menos, así debería haber sido. En lugar de eso, sentí una extraña envidia por un hombre del que sólo sabía su nombre. No podía evitar preguntarme por qué.

Ahora, ese mismo hombre había aparecido ante mí, sumiéndome aún más en el caos. Se dirigió a la princesa a la que había dedicado mi vida a servir con una familiaridad casual, y se puso a su lado, donde el deber me había llamado a permanecer durante tantos años, como si fuera algo natural. Cuando supe que él era el “Noor” del que me había hablado mi padre, fue como si me lo hubieran robado todo.

Durante el viaje en carruaje, había sido ese mismo desagradable sentimiento de rivalidad el que me había obligado a asegurarle que lo protegería, a pesar de que él no necesitaba protección.

La verdad era que, cuando había saltado del carruaje, debería haber sido capaz de detenerlo… pero una parte de mí había avivado mi inacción. En ese momento, había creído sinceramente que podía triunfar. Después de todo, era el “Noor” de mi padre. Tenía el reconocimiento del rey, de la princesa, de Gilbert, y de cada uno de los Seis Soberanos, mi padre incluido. Tal vez podría hacerlo.

Tal vez podría encontrar una manera de derrotar a esa calamidad andante.

A pesar mío, había sentido esperanza. Me había liberado de los celos y la envidia que persistían en mi interior, y eso me había hecho dejarlo ir.

Noor era un hombre insensato. Se había precipitado de cabeza a las fauces de la muerte, sin darse cuenta. Pero si él era un tonto, yo lo era mucho más. Comprendí la situación, pero aún así no lo detuve.

“Prepárese, mi lady”, le dije a la princesa. “El miasma se acerca”.


El Dragón de la Muerte Negra, enzarzado en combate contra Noor, abrió sus fauces de par en par. En lo profundo de su garganta, pude ver un remolino, nocivo y negro como el azabache. Estaba a punto de soltar su arma más temible.

“¡Instructor!”

“No hay nada que podamos hacer por él, mi lady. Ya está más allá de nuestra ayuda”.

El dragón exhaló su aliento de miasma. La nube negra como el carbón entró en contacto directo con Noor, dispersándose en una erupción de niebla espesa y oscura que cubrió todo mi campo de visión en cuestión de instantes.

“¡Aquí viene, mi lady! ¡Pongase detrás de mí!”

Al instante, invoqué mi [Escudo Divino], formando barreras de luz que abarcaban la totalidad del espacio entre nosotras y el Dragón de la Muerte Negra. Innumerables escudos se superpusieron para formar una muralla de iluminación. Sin embargo, eso solo no podía defendernos completamente contra el miasma. Parte de él se filtró por los huecos de mi muro, pero fue rápidamente neutralizado por la habilidad de clérigo de la princesa, [Purificar].

De algún modo, habíamos conseguido mantenernos a salvo a nosotras, a nuestro carruaje y a su caballo. Pero eso era todo lo que habíamos hecho. Lo habíamos puesto todo en lo que equivalía a una resistencia simbólica.

Ore wa Subete wo “Parry” Volumen 1 Capitulo 22 Novela Ligera

“¡Instructor!”

“No lo haga, mi lady. Ya es demasiado tarde para él”.

“¡P-Pero-!”

“¡No lo haga! Ahora mismo, ¡sólo deberías pensar en tu propia supervivencia!”.

Mientras le gritaba a la princesa mi advertencia, volví a morderme el labio. Desde el momento en que Noor se había marchado solo, había previsto este desenlace. Precisamente por eso estaba tan enfadada: con él, por haber huido sin tener en cuenta las consecuencias, y conmigo misma, por no haber sido capaz de detenerlo. Esos errores habían creado una situación en la que la vida de la princesa corría peligro. Al final, no había sido capaz de proteger a nadie.





No era apta para ser guardia.

El miasma del Dragón de la Muerte Negra empezó a condensarse en una nube aún más espesa. Noor ya no podía salvarse; una sola bocanada de ese veneno bastaba para ser mortal. Para un clérigo de alto rango, sería casi imposible curarlo. Incluso si Sain, el Soberano de la Salvación en persona, estuviera aquí, Noor no tendría casi ninguna posibilidad de sobrevivir. Con un miasma tan espeso, la esperanza de vida se convertía en una mera cuestión de segundos.

“¡Instructor!”

La princesa estaba desesperadamente preocupada por Noor, pero ya era demasiado tarde para él. De hecho, si nos retrasábamos más, también nos encontraríamos en una situación desesperada. Dediqué toda mi atención a garantizar la seguridad de la princesa…

Y entonces, de repente, oí un sonido procedente del interior de la niebla negra.

“¿Qué… es eso?” Murmuré.

Quizá era el sonido de Noor luchando contra el Dragón de la Muerte Negra. De él haciendo acopio de sus últimas fuerzas para oponer resistencia.

Pero el sonido no cesaba. De vez en cuando, se le unía el ruido de algo que se rompía.

“¿Qué es eso…?” murmuré para mis adentros. Pude ver que el ruido desconocido también había confundido a la princesa.

Entonces, una brusca ráfaga de viento recorrió los campos de trigo. Al instante, la densa capa de miasma empezó a disiparse y, en lo más profundo de la niebla negra, vi cómo el Dragón de la Muerte Negra lanzaba un golpe vertical con sus garras.


Pero el ataque no alcanzó su objetivo; poco después, un hombre que empuñaba su espada con una sola mano lo paró. Por increíble que parezca, seguía en pie, de cara al dragón, aunque la sangre le manaba por todo el cuerpo.

“Instructor…”

Ya no podíamos ayudarle, cualquiera lo entendería con sólo echar un vistazo a sus graves heridas. Sin embargo, fijó con calma su mirada en el dragón y continuó de pie. Mientras la cortina de miasma empezaba a disiparse, paró con su espada los zarpazos del Dragón de la Muerte Negra para proteger al niño demonio que estaba en el suelo detrás de él.

Ante semejante espectáculo, tanto la princesa como yo no encontrábamos nada que decir. Fue entonces cuando me di cuenta: la fuente de aquellos sonidos desconocidos habían sido las garras del dragón al hacerse añicos, una a una.

Ya no podía decir que lo que había visto fuera una tontería, porque delante de mí estaba la encarnación misma de un ideal al que siempre había aspirado: lanzarse de cabeza al peligro sin preocuparse por la propia seguridad y proteger a los demás incluso a costa de la propia vida. Tenía un escudo ante mis ojos, y era todo lo que siempre me había imaginado en lo que me convertiria.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

2 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios