Ore wa Subete wo “Parry” Suru (NL)

Volumen 1

Capítulo 19: Acontecimientos Inquietantes

 

 

El príncipe estaba sentado ante su escritorio, con el rostro serio, vestido aún con la capa gris que utilizaba en sus salidas. Hasta hacía poco había estado en la ciudad, recabando información personalmente. Por desgracia, no había conseguido averiguar nada útil: la capital real era la viva imagen de la paz. Sin embargo…

“Tenemos que encontrar una pista inmediatamente”, pensó el príncipe en voz alta. “Si no estamos preparados…”.

Publicidad G-AR



Algo se avecinaba -estaba seguro de ello- y necesitaban encontrar los indicios que arrojaran luz sobre lo que era. Había dado órdenes a todo el personal de la unidad de inteligencia de reunir toda la información posible. Si ocurría algo fuera de lo común, por insignificante que fuera, el príncipe quería saberlo.

El trabajo del príncipe consistía en conectar los triviales retazos de información esparcidos por la ciudad y utilizarlos para predecir lo que se avecinaba. Era la única orden que le había dado su padre, el rey. Hacía cinco años, cuando el príncipe había alcanzado la mayoría de edad a los quince años, le habían dicho: “Debes comprender el estado de nuestro reino mejor que nadie, dirigir bien a tus hombres y estar preparado para manejar cualquier cosa que se nos presente”.

En ese momento, el príncipe estaba haciendo que sus subordinados entrevistaran a gente del pueblo que tenía a otras personas a su servicio. Las redes que el príncipe y sus hombres habían tendido con antelación aún no habían conseguido pescar nada, por lo que su única opción había sido centrarse en lo que pudiera haberse filtrado y reunir información de forma constante desde abajo hacia arriba. Sin embargo, esa lentitud había desembocado en la tensa situación actual.

La ansiedad se apoderó del príncipe. No tenían tiempo ni gente suficientes. No sabía qué hacer.

Entonces, oyó el sonido de unos pasos que se acercaban por el pasillo.

Publicidad M-M4

“Alguien viene…” El príncipe volvió a colocar en la estantería los informes de investigación de alto secreto que había estado leyendo. Por la ligereza de las pisadas, supo que la persona que se acercaba no era Darchen, su jefe de personal. En ese caso, sólo podía tratarse de uno de los subordinados que el príncipe había enviado para llevar a cabo las investigaciones: un miembro de la unidad de inteligencia bajo el mando de Carew, el Soberano de las Sombras.


Tras un breve momento de espera, llamaron a la puerta. “Traigo noticias urgentes, Alteza”.

Publicidad G-M2



“Entre”, gritó el príncipe.

La puerta se abrió y apareció un hombre, que entró, se inclinó y empezó a hablar. “Alteza. Un Goblin Emperador ha sido descubierto en el Bosque de las Bestias”.

El príncipe se levantó sobresaltado y se quitó la capucha de su capa gris. “¡¿Un Emperador Goblin?! ¡¿Cuántas bajas ha habido?!”

“Los informes que he recibido indican que ya ha sido asesinado por la princesa Lynneburg y el caballero llamado Noor”, dijo el hombre. “Por ello, aún no hemos podido verificar formalmente el alcance de las bajas. Los exploradores que estaban situados cerca se apresuraron a llegar al lugar de la batalla y en estos momentos están examinando los restos del monstruo.”

“Lynne y…”, se interrumpió el príncipe. Como mínimo, los emperadores goblin tenían un nivel de peligrosidad A, igual al de los reyes goblin. Reunir a un grupo de aventureros de rango Oro era el primer paso para poder matar a uno. Por supuesto, no era de extrañar que Lynne hubiera logrado tal hazaña, dado que había estado acompañada por un hombre que había matado a un minotauro sin ayuda. Aún así, si hubiera estado sola…

Publicidad M-M3

En el peor de los casos, podría haber muerto. Un sudor frío recorrió la frente del príncipe.

“Después nos pusimos en contacto con la princesa Lynneburg para confirmar su versión del encuentro”, continuó el hombre. “Nos dio esto: una piedra de maná de gran pureza, similar a la encontrada tras el ataque a la princesa hace unos días. Había sido incrustada en la frente del goblin”.

Publicidad G-M1



“He oído hablar de esas piedras de maná”, dijo el príncipe. “Las incrustan en los emperadores goblin para darles poder…”. Espera. ¡¿Qué es esto?! ¡¿Me estás diciendo que esto era la Piedra de Maná del Emperador Goblin?!”

Publicidad M-M1

Los Emperadores Goblin fueron creados artificialmente. Era un acto tabú que consistía en incrustar una Piedra de Maná en la piel de un goblin y bombearle una enorme cantidad de maná, hasta que se convertía en un monstruo con una fuerza que rivalizaba -o incluso superaba- la de un Rey Goblin. Como el proceso podía descontrolarse con facilidad y causar un número excesivo de daños y víctimas, muchos países lo habían prohibido, al igual que cualquier experimento relacionado con él.

El príncipe lo sabía. Sin embargo, el tamaño y la pureza de la Piedra de Maná que tenía ante sí le hicieron dudar de sus propios ojos. “¿Qué fuerza tendría un emperador goblin con una Piedra de Maná tan pura como ésta? Apenas puedo imaginarlo…”

“Según nuestros exploradores, el cadáver era varias veces más grande que un Rey Goblin medio”, explicó el hombre.

“Sería…”, murmuró el príncipe. “Esta Piedra de Maná es simplemente anormal”.

Rara vez se tenía la oportunidad de ver Piedras de Maná de tal calidad. La del anillo del mago que había servido para invocar al Minotauro también era absurdamente pura, pero ésta, además, tenía un tamaño excepcional. Ambos eran artículos superlativos que rivalizaban con las Piedras de Maná utilizadas en herramientas mágicas de categoría de tesoro nacional.

¿Cómo había llegado a poseerlas el dueño de estas Piedras de Maná? Además, ¿cómo había podido incrustar una en un goblin, como si fuera algo desechable? ¿Quién haría algo así?

Los recientes incidentes habían sido obra del Imperio Mágico. Eso no requería grandes deducciones; era fácil deducirlo por el estado actual de las cosas. Sin embargo, no se conocía ninguna Piedra de Maná de esa calidad, con la única excepción de los Corazones de Demonio producidos por la Sagrada Teocracia de Mitra.

La Piedra de Maná que se había colocado en el anillo del mago tenía un tamaño que permitía adquirirla si se poseía una gran fortuna. Pero esta Piedra de Maná debería haber sido inalcanzable. Y sin embargo, su dueño la había gastado en un goblin, como si fuera prescindible…

No podía serlo. ¿Se habían aliado el Imperio Mágico y la Santa Teocracia?

El príncipe cortó rápidamente ese hilo de pensamientos; pensar así no le llevaría a ninguna parte en la situación actual. Se tomó un momento para serenarse antes de decir: “Debía de ser excepcionalmente peligroso. Hicieron bien en matarlo ellos solos”.

“Sí, Alteza”, asintió el hombre de la unidad de inteligencia. “Además, según el relato de la princesa Lynneburg, el monstruo se había estado escondiendo en el Bosque de las Bestias con la ayuda de un [Ocultamiento] de nivel avanzado. Calculó que llevaba allí al menos unos días, si no más”.

El príncipe se quedó momentáneamente sin palabras. “¡¿Qué?! ¡¿[Ocultación]?!”


Un Emperador Goblin había estado escondido en las inmediaciones de la ciudad durante días, bajo una [Ocultación] que ni siquiera los subordinados del Soberano de las Sombras en la unidad de inteligencia de la capital real habían sido capaces de percibir? La realidad ya casi no parecía tener sentido. El príncipe sabía que era muy posible que el Imperio Mágico hubiera desarrollado alguna herramienta mágica aún desconocida capaz de tal hazaña a partir de su investigación de reliquias de mazmorra. Pero incluso si poseía tal tecnología, ¿cómo había transportado al enorme Emperador Goblin al Reino?

Un carruaje o un carro eran imposibles. También era difícil imaginar la invocación mágica; la red sensorial del Reino la habría detectado en cuanto se activara. Y el Imperio Mágico no podría haber conseguido que el monstruo viajara tan lejos por sus propios medios… ¿o sí?

Pero aunque lo hubiera hecho, ¿cómo?

El príncipe se interrumpió de nuevo. Así no avanzaría; había demasiadas cosas que considerar. Exaltarse demasiado en momentos como éste -cuando mantener la compostura era esencial- era una mala costumbre suya.

“Así que llevaba días escondido en el Bosque de las Bestias bajo [Ocultación]…”, repitió el príncipe. “¿Habíamos notado alguna señal que nos hubiera prevenido?”.

“Estamos en temporada baja de recolección de hierbas en el Bosque, así que prácticamente ningún aventurero se había adentrado en él”, comenzó el hombre. “Por lo que sabemos, tampoco ha habido personas desaparecidas. Sin embargo, hace tres días, el maestro del Gremio de Aventureros solicitó una inspección del Bosque debido al bajo número de goblins, cuyos resultados recopiló en un informe escrito enviado a la guardia real de la capital, en el que declaraba sus intenciones de limitar la cantidad de misiones de cacería de goblins. Aunque, como una disminución estacional de la población goblin es bastante común, creo que la guardia priorizó otros asuntos sobre su respuesta.”

“Hace tres días…”, murmuró el príncipe. “Entonces es posible que lo mismo esté ocurriendo actualmente en otras regiones”.

“Todavía está por organizarse del todo”, dijo su subordinado, “pero hemos recopilado el informe que usted solicitó sobre nuestras investigaciones acerca de las personas desaparecidas y los sucesos sospechosos de los últimos tres meses.”

“Muéstremelo”.

“Sí, Alteza. Tome”.

El príncipe aceptó el grueso fajo de documentos y empezó a hojearlos rápidamente, página a página, memorizando cuidadosamente cada fragmento de información y ordenándolos en su mente. A primera vista, los incidentes no guardaban relación entre sí.

Ciudadanos que no podían dormir debido a ruidos sospechosos durante la noche.

Un aumento del número de perros y gatos callejeros.

Un abuelo que no había regresado de su paseo del día anterior.

Publicidad G-M3



Un bosque cercano que se había vuelto repentinamente más tranquilo últimamente.

La abrupta desaparición de un marido devoto.

Ciudadanos desconcertados debido a que el ganado ha actuado con miedo durante los últimos días.

Y más. El príncipe leyó minuciosamente todas y cada una de las entradas, marcando mentalmente sus ubicaciones en el mapa de la capital real que se desplegaba en su mente. A primera vista, los innumerables incidentes no tenían ninguna relación entre sí… pero a medida que sus sospechas le llevaban a ordenarlos todos juntos, poco a poco, iban formando una conclusión. En su cuidadosa observación, se dio cuenta de que todos los trozos triviales procedían de zonas cercanas a una serie de lugares centralizados.

Dentro del fajo de documentos estaban todos los fenómenos recientes que habían quedado sin explicación. A medida que la información recopilada por los agentes de inteligencia del príncipe iba rellenando el mapa de su mente, empezaron a destacar decenas de lugares en los que se había producido un repentino aumento del número de fenómenos inexplicables en los últimos días.

Y cuando el príncipe comprendió el significado de todo aquello, el vello de cada centímetro de su piel se erizó de horror. “Prepara la unidad de investigación para el despliegue: incluye a todos los que tengamos capaces de usar [Detectar ocultación] y [Descubrir]. Tendré preparada una lista de localizaciones. Y llama a los Seis Soberanos, diles que es una emergencia. Tan pronto como estén reunidos, le pediremos al rey sus órdenes. ¿Entendido? Bueno, si lo entiendes, ¡entonces ve! ¡Vamos! ¡En marcha!”

“¡Sí, Alteza!”

Ante los gritos del príncipe, el hombre salió corriendo del despacho y comenzó a correr por el pasillo. El príncipe se arrepintió inmediatamente de su arrebato involuntario. En su posición, mantener la compostura era una necesidad – un pensamiento que no hizo nada para calmar la intensidad de su ira actual.

“¡Maldición!” El príncipe levantó el puño y lo golpeó contra el escritorio, donde aún estaba el legajo de documentos. La sangre empezó a rezumar a través de sus dedos apretados. Tales muestras de emoción eran raras en él -siempre se esforzaba por mantener la calma en público-, pero ante la situación actual, le resultaba imposible. Dudaba que alguien hubiera podido mantener la compostura.

“¿Por qué no me di cuenta antes?”, murmuró el príncipe. Si lo hubiera hecho, habría podido prepararse. Pero ahora, ante estas circunstancias… Cada movimiento que hiciera iría un paso por detrás. Aunque respondiera lo más rápido posible, temía que ya fuera demasiado tarde.

El desasosiego y la intensa ira del príncipe no iban dirigidos a nadie más que a sí mismo, y a los culpables de todo esto. Solo en su despacho, su frustración alcanzó el punto de ebullición y estalló.

“¿Qué es esto? ¿Qué es esto? ¡¿Realmente han llegado tan lejos?! ¡¿Qué pecado ha cometido mi reino?! ¡¿Las vidas humanas no significan nada para ellos?!”

El príncipe sabía que el Imperio Mágico deseaba enormemente las reliquias de la Mazmorra de los Perdidos. Sin embargo, nunca había esperado que ese deseo fuera tan profundo. Había estado convencido de que, a pesar de las irritantes exigencias del Imperio, éste había sido un miembro sentado a la misma mesa, aún abierto a las negociaciones.


El príncipe había sido ingenuo. Los enemigos del Reino ya no lo veían como un igual, ya no consideraban que las negociaciones merecieran la pena.

¿Codiciarían los recursos de nuestras mazmorras con tanta avidez?

Las ubicaciones de las amenazas ocultas a su reino estaban grabadas en la mente del príncipe. Su distribución sólo podía significar una cosa.

“Es como si… como si…” El príncipe se desplomó sobre el escritorio que contenía los documentos ahora manchados con su propia sangre, murmurando para sí mismo con una voz igualmente manchada de desesperación.

“Es como si quisieran arrasar todo el Reino…”

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios