Senka Maihime (NL)

Volumen 1

Capítulo 4: Las Divas Candidatas A Novia

Parte 4

 

 

Era la mañana después de que Al había visto a Sharon y se enteró de la verdad sobre Lilicia. Habían pasado toda la noche preparándose para esto, y Al había forzado a sus dos mil tropas a marchar sin dormir, hasta que llegaron a una posición a sólo unos kilómetros de la ciudad mercantil independiente de Labona.

Labona fue fundada por el comerciante Zaham, conocido como el Dios del Comercio, y sus simpatizantes con la ayuda de Subdera. Se había desarrollado rápidamente durante el siglo pasado y ahora era conocido como un lugar donde uno podía encontrar cualquier cosa y todo. Por supuesto, también invirtieron mucho en sus defensas. Una gigantesca muralla de piedra rodeaba la ciudad para protegerse de los bandidos, y su fuerza militar rivalizaba con la de Althos. Labona había sido atacada en varias ocasiones por sus países vecinos. Sin embargo, siempre se mantuvieron firmes contra sus atacantes, y los castigaron cesando todo comercio con la nación ofensora. Esta estrategia única y poderosa había permitido a Labona seguir siendo independiente hasta ahora.

Publicidad M-AR-2

Pero esa estrategia no había funcionado cuando el Imperio invadió. Habían tomado el control en un solo día, dejando a Labona sin ninguna posibilidad de represalias. Como prueba de la ocupación del Imperio, la habitualmente ocupada puerta de acero estaba cerrada, y las murallas estaban llenas de soldados Imperiales.

[Dios mío, así que fue una trampa después de todo.]

Cecilia sonreía tan tranquila como siempre. Una vanguardia de unos cinco mil soldados, y unas cuantas docenas de abominaciones, esperaban su llegada.

El ejército de Al era sólo de dos mil hombres fuertes, ambos descorazonados y dudosos de Al debido a los rumores. Los superaban en número y la moral estaba baja. A pesar de que una batalla potencialmente desesperada podría estallar en cualquier momento, Cecilia parecía estar disfrutando. Estaba tarareando sin pensar y tratando de aflojar discretamente su vestido.

[Cecilia. Aunque usáramos el oleaje Celestial, no necesitas quitarte el vestido.] [Oh molestia, tienes razón. Qué lástima.]





Era casi admirable que pudiera bromear en esta tensa situación. Desafortunadamente, Al no estaba de humor.

[Y no usaremos el oleaje Celestial a menos que no tengamos otra opción. Probaré que puedo ganar sin usar algunos poderes raros!]

Extrañamente, ninguno de ellas había preguntado sobre lo que había pasado en el sótano, y no planeaba revelarlo él mismo en un futuro cercano. No quería complicar aún más la situación.

[Al…]

Fue arrastrado a la realidad por la voz preocupada de su hermana. [¿Cuál es el problema Cecili—?]

Se dio la vuelta para ver la cara de Cecilia a centímetros de él. [Al.]

Publicidad M-M5

Acarició suavemente las mejillas de su querido hermano.

[Al, relájate un poco. Eres el rey y el comandante de tu ejército. Si permites que tus nervios lo demuestren, también afectará a tus hombres.]

Ella le susurró al oído. Sus fríos y azules ojos de acero penetraron su corazón. Sí, así es. Sus números no tienen sentido frente al poder de Cecilia.

Al se calmó y fortaleció su determinación. Contempló la mirada de Cecilia con una sonrisa irónica.

[Cecilia. Quiero salvar a Jamka y Brusch lo antes posible.] Colocó una mano en su cintura mientras declaraba sus objetivos.

[Tu amor por tus amigos es encomiable, pero hoy estás aquí para llevar a tus soldados a la victoria. Tu prisa sólo servirá para asustarlos. Lesfina y yo estamos aquí contigo. Así que relájate, y ponte orgulloso delante de tus tropas!]

Su calmado consejo resonó en el corazón de Al. [Gracias, Cecilia. Y lo siento—]

Ella rápidamente interrumpió a Al. [Al, no es momento de disculparse.] Sus mejillas se sonrojaron. [Gracias, Cecilia.]

Una fuerte explosión los interrumpió justo después de su intercambio. El golpeteo de las pezuñas sacudió el suelo mientras los rugidos de los soldados atravesaban el aire.

[Mierda! Está empezando!]

Giró la cabeza hacia la fuente del fuerte estallido. [Aww, nos estábamos metiendo en esto.]

Dijo Cecilia, sonando decepcionada. Sin embargo, agarró su khakkhara y se preparó para la batalla.

[Cecilia, Feena, cuento con ustedes. Hagámoslo según el plan.] [De acuerdo!]

[Por supuesto.]

Dirigieron sus caballos hacia las abominaciones, pateándolos exactamente al mismo tiempo.

[Cecilia, Diva de Althos, se va!] [Feena, Diva de Subdera… se va!]

Las dos Divas se abrieron camino hacia las fuerzas enemigas. [Yo también tengo que prepararme.]

Al las vio irse antes de dirigir su fuerza al frente de su ejército. Claramente, los soldados no estaban de humor para la batalla, pero ahora no era el momento de acobardarse. Se endureció el corazón y gritó con todas sus fuerzas.

[Valientes soldados de Althos! Ha llegado el momento! Muéstrenles su fuerza!]

No había duda en su voz. Gritó líneas que Jamka le había preparado una vez con todas sus fuerzas para inspirar a sus soldados.

Pero sus reacciones fueron mediocres.

[El enemigo nos supera en número dos a uno! Pero tenemos una carta de triunfo! ¿Sabes lo que es eso?]

Silencio total. Nadie pronunció una palabra.

Maldición, no están reaccionando en absoluto.

Al hizo caso omiso de las frías gotas de sudor que corrían por su frente y respondió a su propia pregunta.

[Nuestra unidad! Nuestra confianza en nuestros camaradas!]

Ni siquiera las súplicas apasionadas de Al fueron suficientes para conmoverlos. Sabía que, para ganar una batalla, necesitabas ser el ejército más fuerte, y necesitabas comida, suministros y ventaja del terreno para mantenerlos. Pero no tenían nada de eso. Lo que significaba que tendrían que confiar en una estrategia superior y en la unidad entre los soldados. Intentaba despertar a sus hombres para que cumplieran esas condiciones, pero no funcionaba.

[Vamos, bastardos! No es la primera vez que nos enfrentamos a probabilidades imposibles.]

[No hay forma de que podamos ganarles a esos monstruos.] Cogió un leve susurro de la multitud.

[Sí! No me enfrentaré a esas abominaciones!]

[Si quieres luchar tanto, hazlo tú mismo! Sólo usa el poder del Rey Demonio!]

Uno tras otro, empezaron a expresar sus quejas. Las tropas organizadas se transformaron en una turba desorganizada en cuestión de segundos.

[Silencio! Podemos atravesar sus defensas y—]

Se le acabó el tiempo. Podía ver una abominación acercándose por el rabillo de sus ojos. [Al, lo siento. Se pusieron detrás de nosotras.]

El pánico era evidente incluso en la voz generalmente plana de Feena. Unas pocas abominaciones se habían separado del grupo y ahora se dirigían hacia ellos. Dieron una buena pelea, pero eran demasiado numerosos para que una Diva pudiera contenerlos sola. Al quería mover a las tropas para apoyarla…

[Mierda! Vienen hacia aquí!]

Pero sus corazones estaban inundados de miedo.

[Mantengan la calma! Mantengan la formación! Si penetran nuestras defensas—]

Al fue interrumpido por innumerables bolas de fuego que volaban hacia ellos desde detrás de las abominaciones.

[Corre!]

Superado por el miedo, el ejército Althos comenzó a romper filas y a huir. [Alto! No les muestren sus espaldas!]

Al no creía que su magia fuera lo suficientemente fuerte como para hacer algo en esta situación, pero, incapaz de darse por vencido, levantó la mano hacia las llamas entrantes. Un siniestro disparo de magia negra desde la palma de su mano, envolvió y aparentemente se tragó las bolas de fuego en el aire.

[¿Huh!? ¿Qué!? ¿Ese fui yo!?]

Miró su mano izquierda con los ojos bien abiertos.

¿El poder del Rey Demonio creció dentro de mí durante mi estancia en el sótano? No podía pensar en otra cosa.

Todavía no debería usar esto sí puedo evitarlo.

En medio de la confusión de Al, miró a la guadaña que tenía en la espalda. Obviamente, la guadaña no le devolvió la mirada, pero una vez más se recordó a sí mismo que no debía usarla.

[No te atrevas a intentar herir a mi gente!]

Desenvainó su espada y la lanzó hacia las abominaciones. Se rompió en dos, como si acabara de golpear una roca.

[Ugh, eres un tipo duro!]

Forzó una sonrisa mientras la abominación que tenía enfrente levantaba un pesado brazo. Su espada ya se había vuelto inútil, y no tuvo tiempo de sacar la de repuesto. Pero un brillo rojo oscuro lo estaba tentando por el rabillo del ojo.

[Maldita sea, ya tengo que romper mi voto.]

Se enfrentó al grueso brazo del monstruo, se quitó la guadaña de la espalda y se lanzó al ataque. La guadaña le cortó el brazo como un cuchillo caliente pasando por la mantequilla. El suelo retumbó al caer junto a su caballo como un árbol que estaba siendo talado.

[Urghhhh!]

En medio de los gritos de angustia del monstruo, Al giró la guadaña, le cortó la pierna y terminó su ataque con una patada. La abominación cayó al suelo.

Publicidad G-M3



[Maldición, resulta que fue un amuleto de la suerte después de todo!]

Miró a la guadaña con asombro. Su cara estaba cubierta de sudor frío, no porque apenas lograse engañar a la muerte, sino por el poder destructivo de su arma.

[Ahhh! Se acercan más hechizos!]

Mientras estaba sentado allí, asombrado por su nueva fuerza, los soldados que estaban detrás de él gritaron que se acercaba un ataque. Se sacudió el deseo de poder que sentía y se dio la vuelta justo a tiempo para ver a sus soldados huyendo en pánico del infierno a punto de llover sobre ellos. Más bolas de fuego, demasiadas para contarlas, volaban por el cielo hacia ellos.

[A la derecha! Corran a la derecha!]

Intentó llevar a sus soldados a un lugar seguro, pero estaban demasiado asustados para escuchar.

[Tch. Todo mundo al suelo! Ahora!]

Volvió a empujar su mano izquierda hacia delante, pero fue interrumpido por una voz familiar.

[Bola de hielo.]

Una enorme bola de hielo vino volando desde fuera de su campo de visión, borrando, repeliendo y envolviendo las bolas de fuego en su camino.

[Al, ¿Estás bien?]

Feena cabalgó hasta Al, manteniendo las abominaciones lejos de ellos con una variedad de hechizos. No podía ver a Cecilia en ninguna parte, así que parecía que había seguido el plan.

[S-Sí. Gracias, Feena.]

Al estaba claramente aliviado, pero la expresión de Feena seguía siendo tensa. [No bajes la guardia. Aún no hemos terminado.]

Volvió a su caballo hacia otra abominación y rápidamente lanzó otro hechizo. [Relámpago.]

Un rayo de electricidad resonó del cielo, y una de las tres abominaciones que corrían hacia ellos se derrumbó.

[Urgahhhh!]

Salió un grito horrible.

[No te preocupes, no está muerto… Creo.]

Mientras golpeaba a su siguiente presa con otro rayo, miró con orgullo a Al. Pero esta abominación se negó a permanecer abajo, encogiéndose de hombros ante el hechizo y retomando su carga hacia los dos.

[¿Qué tan duras son estas cosas!?]

Al hizo girar su guadaña increíblemente afilada y golpeó la abominación con su mango. Su ataque detuvo al monstruo en su camino.

[Bloque de hielo!]

Feena siguió con un hechizo, congelando los pies de la abominación en el suelo y dejándola inmóvil.

[Este hielo es realmente duradero. No debería romperse pronto.] Habló con orgullo. Pero evitar un solo monstruo no detuvo a la horda.

¿Qué debemos hacer?

Estaba intentando desesperadamente encontrar formas de detener a las tropas enemigas, pero cualquier cosa que pudieran hacer requeriría una inmensa preparación.

[Si pudiéramos alinear al enemigo y preparar el hechizo…]

Los ojos de Al se iluminaron repentinamente, y se acercó a Feena. [Feena, ¿Recuerdas el muro de hielo que levantaste en mi habitación?]

[Nunca olvidaría un solo momento que pasé contigo. Y sí, es uno de mis hechizos favoritos.]

[Genial. Entonces, ¿Podrías erigir un muro detrás de mí? Hazlo lo más largo que puedas.]

Feena le dio el visto bueno.

[Haría el muro más largo de la historia para ti!]

[Entonces, por favor, haz un muro de hielo entre mis tropas y los soldados enemigos!] [Entendido.]

Publicidad M-M1

Debe haberse dado cuenta de la intención de Al, ya que empezó a preparar el hechizo sin interrogarlo.

[Muro de hielo.]

Las órdenes de Al podrían haber sido que ella creara un muro en el campo de batalla, pero el bloqueo de hielo de Feena llegó hasta los extremos de las llanuras. Con esto, sus soldados estaban a salvo, pero los dos estaban atrapados en medio de las líneas enemigas.

[¿Es esto suficiente?]

Preguntó con una cálida sonrisa.

[Siento todo esto, Feena. Entiendo si tienes que huir cuando las cosas se ponen peligrosas. Pero por favor, quédate conmigo lo suficiente para permitir que mis soldados escapen.]

[Al. Soy tu esposa. Estaré a tu lado hasta que te convierta en mi marioneta. No te dejaré. Eso es lo que significa estar casado.]

Le sorprendió la declaración afectuosa. Ya se había acostumbrado a que le llamaran marioneta, pero todavía se preguntaba por qué ella estaba tan enamorada de él.

Desafortunadamente, no tuvo tiempo de perderse en sus pensamientos ni de devolverle el afecto a Feena.

[Lo sien—No, gracias, Feena.]

Lo dijo con una sonrisa agradecida.

[Ehe~♪]

Las comisuras de su boca se acurrucaron en una leve pero amable sonrisa. Luego se volvió hacia las tropas enemigas y dibujó innumerables círculos mágicos, cubriendo completamente sus alrededores.

[Soy Feena, la esposa de esta marioneta. Es hora de ponerse serios!]

Para Al, parecía que las bestias demoníacas encadenadas estaban esperando su orden de salir de los círculos mágicos.

[A la carga!]

Las bestias saltaron libres de sus cadenas y corrieron hacia sus enemigos. Criaturas de fuego, hielo y electricidad quemaban, congelaban y conmocionaban a las abominaciones que se interponían en su camino.

[Esto debería bastar por ahora.]

[Gracias, Feena. Ahora, es el turno de que la marioneta haga algo de trabajo.] Saltó de su caballo y ágilmente sacó su mochila de él.

[Este es un prototipo de nuestro último invento, un tubo lleno de polvo negro. Se llama petardo.]

Con orgullo sostuvo uno de esos petardos frente a Feena. [¿Un petardo?]

Ella inclinó su cabeza con curiosidad. La pipa de bambú era del tamaño de un vaso. Un largo palo de madera se extendía por el centro y había una pequeña cuerda atada a su costado. Su mochila estaba llena de estos petardos.

[Sería más fácil si te lo mostrara. Por favor, cúbreme.]

Metió un petardo tras otro en el suelo. Como se le había pedido, Feena le estaba protegiendo de los hechizos y flechas que llegaban.

[Bien, hemos terminado. Feena, ayúdame a encender las mechas.]

Mientras la llamaba, empezó a encender las mechas de una docena de petardos una por una.

[De acuerdo.]

Después de desviar una última bola de rayos, llegó a encender los petardos también.

*Pew-pew!*

Publicidad M-M4

Los petardos estallaron mientras bailaban por el aire hacia el enemigo. [Ah!]

Feena se detuvo, sorprendida por los sonidos.

[No te preocupes, estamos bien aquí! Sigue disparándoles!] [Leí que la esposa ideal cree y acata las palabras de su marido.]

Ella miró a Al, murmuró en voz baja, y luego volvió a trabajar. Después de unos segundos en el aire, los petardos cayeron al suelo detrás de las abominaciones, justo sobre los soldados enemigos.

*Bam-bam!* *Pop-pop!*

Pequeñas explosiones reverberaban por el campo de batalla. [¿Qu—!? ¿Qué está pasando!?]

Soldados en el Cuartel General Imperial, un lugar que creían seguro, empezaron a entrar en pánico cuando escucharon explosiones cerca.

[Viento!]

Al lanzó un hechizo básico de viento.

[Mira y tiembla bajo el poder que dicen los rumores que difundes!] Un momento después, una suave brisa pasó por el campo de batalla. [Hey, ¿Pueden oírme?]

Los gritos de sorpresa de los soldados se podían escuchar a distancia. Después de confirmar que podían oírlo, decidió actuar un poco.

[Escúchenme, perros imperiales! Soy Alnoa, pero pueden llamarme ‘Rey Demonio’! les mostraré lo que significa experimentar verdadero terror a través del uso de mi magia negra!]

Publicidad M-M2

Era como un espectáculo de marionetas. Si alguien tratara de hacer esto en un día cualquiera en medio de la plaza de la ciudad, se reirían de ellos, o los llevarían a la iglesia. Pero incluso si la línea de fondo Imperial estaba arrullada en una sensación de seguridad, esto seguía siendo un campo de batalla. Después de ser bombardeados por armamento nunca antes visto, ahora escuchaban voces del Rey Demonio. Era más que suficiente para sumir a sus tropas en el caos.

[Imposible! ¿El Rey Demonio ha vuelto!?]

[¿Por qué una Diva está cooperando con el Rey Demonio?]

Justo como lo había planeado, los soldados Imperiales empezaron a entrar en pánico.

[Cálmate! No te dejes engañar! Son sólo petardos, no tienen ningún poder destructivo! El general nos dio abominaciones para luchar a nuestro lado! No tenemos nada que temer! Ni siquiera al Rey Demonio en persona!]

El alboroto fue suprimido en un instante por una voz familiar, que provenía de al lado del hombre que parecía estar a cargo.

[Jamka…]

Al reconocería esa voz en cualquier parte. Su mejor amigo, con el que había luchado innumerables veces, estaba ahora al otro lado del campo de batalla, vestido con la armadura del enemigo.

[Destruye los petardos con magia! Apunta al Rey de Althos directamente con tus flechas! Detenlo de hacer más de estos estúpidos trucos con nosotros!]

La magia del viento de Al le hizo oír cosas que nunca quiso oír. [Jamka… ¿Huh!?]

Junto a Jamka, Al podía espiar al comandante sosteniendo un cristal azul del tamaño de un puño. Parecía estar dando órdenes mientras la giraba hacia la izquierda y la derecha.

Eso es—

No tuvo tiempo de terminar su pensamiento, mientras una tormenta de flechas de hierro oscurecía el cielo, dirigiéndose hacia ellos.

[Feena, agáchate!]

Se paró frente a Feena para protegerla y empezó a rechazar las flechas que llovían sobre ellos con su guadaña.

[Maldita sea, son demasiadas!]

Había al menos el doble de flechas que antes.

Una flecha fragmentada se dirigía directamente hacia Feena, que estaba indefensa mientras acumulaba energía para su siguiente hechizo.

[Feena! Mira— Arghh!]

Intentó cubrirla con su mano izquierda, y la flecha la atravesó. [Al!]

Llamas carmesí estallaron en Feena, quemando el resto de las flechas hasta convertirlas en polvo.

[No te preocupes. Esto es sólo un rasguño—¿Hah!? ¿Ya está curado!?]

Al sacó la flecha de su mano, apretando los dientes por el dolor. Pero su herida abierta se cerró ante sus ojos, con la sangre salpicada como único resto de su herida.

¿Es este el poder del Rey Demonio? ¿Qué le ha pasado a mi cuerpo?

[Infantería pesada, a la carga!]

Sus pensamientos fueron interrumpidos. El Imperio no les dejaba tener un momento de descanso. Los soldados Imperiales, fuertemente armados, se organizaron rápidamente en formación frente a Al. Con la ayuda de Jamka, podían leer todos sus movimientos.

Si ese cristal es realmente lo que creo que es — es decir, que está controlando las abominaciones — entonces creo que veo una salida. Romperé el cristal y tomaré al enemigo como rehén!

Los labios de Al se curvaron en una sonrisa cínica, consciente de lo imprudente que era su estrategia. Los soldados enemigos sostuvieron enormes escudos, haciendo que pareciese que una pared de hierro se dirigía hacia él.

[Fuera de mi camino!]

Al se paró dramáticamente delante de los soldados y bajó su guadaña, tratando de engancharla alrededor de uno de los escudos y arrancarla.

[¿Huh!?]

Para su sorpresa, la guadaña lo atravesó como si fuera papel. [¿Qué pasa con esta cosa!? Esto es absurdo!]

Sorprendido por su propio ataque, perdió el equilibrio. Los soldados no podían dejar escapar esta oportunidad.

[Lanceros!]

Se habían anticipado a que rompiera sus defensas, por lo que los lanceros estaban justo detrás de la infantería pesada para apoyarlos. Una ráfaga de puñaladas voló hacia Al desde la pequeña abertura que había creado.

[Gracias, no esperaba una bienvenida tan cálida!]

Giró la guadaña y cortó las puntas de las lanzas con facilidad. [Gahhh!]

Pero una sola lanza se las arregló para deslizarse, golpeándolo en el hombro. [Gah… no seré detenido por esto!]

Se agarró a la lanza, golpeó a su dueño con el mango de la guadaña y se sacó la punta con fuerza.

[Cuidado!]

Una enorme bola de hielo vino volando al mismo tiempo que esas palabras. Golpeo a un soldado que intentaba atacar a Al por detrás.

Gracias.

Miró rápidamente a Feena mientras giraba su guadaña. Se negó a golpear a los humanos con cualquier cosa que no fuera el mango, pero todos ellos colapsaron a pesar de todo, como si su propia fuerza vital hubiera sido drenada de ellos.

Podemos lograrlo!

Al se sintió esperanzado mientras continuaba empujando su camino hacia adelante. Pero de repente los soldados blindados se separaron. Su visión estaba llena de docenas de nuevos lanceros.

[Waarghh!!!]

Gruñeron y le clavaron sus lanzas. [Deja de leer mi mente!]

Maldijo a Jamka y evitó los ataques con su guadaña.

[Gahhh!]

Le superaban fatalmente en números. No podía seguir el ritmo de la ráfaga de lanzas que venía hacia él. Una lanza tras otra le atravesó.

[Al!]

Feena lanzó un ataque relámpago, separando a Al y a los soldados que lo rodeaban con su fuerza contusiva. El hechizo rompió las lanzas que acribillaban el cuerpo de Al.

[Gahhh! Incluso si mis heridas se curan instantáneamente, todavía duele como el infierno!]

Saltó de un dolor agonizante, se arrancó las puntas de las lanzas que quedaban, y escupió la sangre de la boca.

[Carguen!]

Un momento después, la infantería pesada lo atacó. Al sintió como si hubiera sido atropellado por un carruaje mientras volaba por el aire.

[Guhh!]

Una vez más consiguió evitar heridas mortales cantando un hechizo de protección en el momento justo, pero se encontró cayendo hasta la base de la pared de hielo.

[Al! ¿Estás bien?]

Feena derribó las abominaciones circundantes con un poderoso rayo y corrió hacia Al. Estaba a punto de desmayarse por la fatiga.

[Estoy bien, pero tú estás bien, Feena!]

Después de que sus heridas sanaron por completo, se sentó. Todo su cuerpo estaba cubierto de su propia sangre. Por supuesto, ninguno de los dos estaba bien, pero Feena dijo…

[Todavía puedo seguir.]

Ver esa valentía hizo que Al entendiera que no podía mostrar ninguna debilidad. Se levantó y se puso en pie de un salto.

[Estás perdiendo demasiada sangre. No durarás mucho tiempo así.] [Estoy bien. Y sus números son—]

[¿Qué es ese sonido?]

El suelo tembló bajo sus pies mientras un feroz grito de guerra llegaba a sus oídos. Curiosamente, vino del otro lado de la pared de hielo.

[Imposible!]

¿Los soldados Imperiales están masacrando a mi gente en el otro lado?

Apretó los dientes y agarró su guadaña. Pero entonces la gigantesca pared de hielo empezó a derrumbarse ante sus ojos.

[¿Qué está pasando!?]

De repente, se abrió un agujero lo suficientemente grande para que pudieran pasar dos personas ante el desconcertado Al. Podía ver una silueta detrás de la nube de partículas de hielo que quedaban.

[¿Qué estás haciendo aquí?]

Un violento relámpago destruyó una abominación a espaldas de Al. [Nos has salvado la vida, así que vamos a darle un buen uso!]

Publicidad G-M1



Juju, que se había convertido en ciudadana el otro día, estaba detrás del enorme agujero completamente vestida con armadura, con una afilada espada en la mano.

Estoy seguro de que no los traje!

Los ciudadanos de Althos se inundaron a través de la brecha mientras Al luchaba por hacerse con lo que estaba sucediendo.

[Es hora de recompensar a Lesfina por nuestra libertad! Vamos, bastardos!] [[[Siiiiiiiii!!!]]]

[¿Q-qué?]

Al aún no tenía palabras mientras Juju y el resto de los refuerzos cargaban contra las fuerzas Imperiales. El suelo temblaba bajo su feroz grito de guerra. Un hombre desaliñado se interpuso entre Al y el enemigo, con una expresión incómoda.

[Ya sabes, Juju estaba furiosa. Ella nos gritó por huir mientras el hombre que nos liberó arriesgaba su vida para mantenernos a salvo.]

La chica que estaba a su lado intervino.

[Althos es el único país que nos ha tratado como humanos, aunque esté gobernado por el Rey Demonio. Juju dijo que perderíamos todo si lo abandonábamos ahora. Que podríamos huir si quisiéramos volver a ser esclavos, pero si no, entonces debemos proteger nuestro país con nuestras propias manos. Nos avergonzamos de nuestra cobardía y volvimos.]

Como prueba de su determinación, los soldados formaron un círculo de protección alrededor de Al y Feena.

[Para que quede claro, dejé el exterior de la pared de hielo débil a los ataques. Mi magia nunca se rompería tan fácilmente. Sólo quería aclarar eso.]

Ella mantenía su orgullo como diva. [¿Esperabas que volvieran?]

Al inclinó curiosamente la cabeza.

[Era una apuesta, pero… Tenía el presentimiento de que se darían cuenta de que estás luchando por ellos.]

Tch, es como si conociera a mi gente mejor que yo.

Sonrió irónicamente.

[Comandante! Estamos esperando sus órdenes!]

Sus ojos estaban libres de la confusión y el terror que habían sentido antes. Todos ellos estaban enfocados en Al, esperando ansiosamente su palabra.

[Cielos, tienes mucho valor para volver después de huir de mí.] Quería hacer un acto duro, pero su boca se acurrucó en una sonrisa. [Vas a estar compensando todo el tiempo que estuviste sentado fuera!]

Se levantó y gritó, para levantar no sólo el espíritu de los soldados, sino también su propio espíritu.

[Preparen el contraataque! Usen todos los petardos que tenemos! Apunten al cuartel general enemigo y a la caballería!]

[Sí, señor!]

Rápidamente clavaron los petardos en el suelo y los dispararon, moviéndose a un ritmo mucho más rápido que en los entrenamientos. Cientos de petardos llovieron sobre el cuartel general enemigo y la caballería que lo rodeaba, explotando al aterrizar. Jamka podría haber revelado que los petardos no eran peligrosos, pero Al no pretendía hacer daño a nadie directamente.

[Puedes explicar lo que está pasando a los humanos, pero los animales son un asunto diferente. ¿Verdad Jamka?]

Los petardos asustaron a los caballos, tal como Al esperaba. Empezaron a arrasar la zona. Por supuesto, los caballos montados por Jamka y el comandante enemigo no eran una excepción. El caos que había en el cuartel general enemigo se extendió rápidamente al frente de batalla.

[¿Qué está pasando ahí atrás? ¿Dónde está el mensajero?]

La cadena de mando estaba desorganizada. Al miró el caos y se dio cuenta de que el comandante enemigo no tenía a mano su cristal azul. Probablemente se le cayó cuando su caballo se volvió loco. Al igual que Al había teorizado, las abominaciones se congelaron por un segundo antes de volverse locas. Atacaron todo lo que tenían a la vista, sea amigo o enemigo.

[Comiencen el contraataque! Corran más allá de su infantería y sus abominaciones! Nuestro objetivo es su cuartel general!]

[Sí, señor!]

Los soldados de Althos gritaron al unísono y comenzaron su ataque. [¿Qué está pasando?]

***

 

 

El comandante del regimiento sureño del Ejército Imperial, Dans Dala, sentado en un caballo extravagantemente ornamentado, no podía creer lo que veían sus ojos. La victoria estaba asegurada hasta unos momentos antes.

[¿Por qué…?]

Dala miró fijamente su mano derecha vacía, antes de ver un destello en el rabillo de su ojo. El cristal que había estado sosteniendo yacía en pedazos debajo de su caballo. Todo había sucedido por un simple error. Su caballo empezó a brincar, fuera de control. Dala se había caído en un instante. No pudo aferrarse al cristal durante su caída. Su caballo pisoteó el cristal, rompiéndolo instantáneamente. Las abominaciones, que antes no eran enemigos ni aliados, se volvieron locas, y el pánico se extendió a través de los soldados humanos. Para colmo, los soldados de Althos apuntaban ahora al comandante con sus hechizos. Había perdido completamente el control de la situación.

[Comandante. Volvamos a Labona.]

Propuso Jamka, llevando su caballo junto a Dala. Imaginó que no había forma de ganar esta batalla ahora, excepto por el hecho de que aún quedaba una carta de triunfo. Dala hurgó desesperadamente en sus bolsillos, buscando la otra cosa que el Alto Comandante le había dado cuando se le ordenó tomar Althos.

[Lo encontré.] [¿Comandante?]

Jamka se acercó al comandante, sin entender por qué no se movía. Jamka era hábil tanto con la espada como con la hechicería, haciéndole mucho más útil al comandante que a los otros esclavos.

[Jamka, acércate. Te daré tu última orden. Es una misión ultra secreta. No podemos dejar que nadie más lo oiga.]

Dala habló, mirando al suelo para ocultar su amenazadora sonrisa. [¿Sí, Comandante?]

Sentía que algo estaba mal, pero desobedecer órdenes no era una opción. Se puso al lado del comandante, tan cerca que pudo tocarlo.

[Este es tu…]

Dala sacó algo de su bolsillo. Era un cristal con una pequeña y centelleante llama carmesí en el centro.

[Última misión!]

Golpeó el cristal carmesí contra el pecho de Jamka.

[Invoco a las dos antiguas potencias! El Santo y el Demonio, dale tu fuerza a tu tonto sirviente!]

Justo después de que el comandante terminó su canto, Jamka empezó a retorcerse de dolor.

[Gahh—Por qué estás…]

Dala sonrió, mirando a Jamka retorciéndose en el suelo. [Gahh! Qué es est— Ahhhhhhh!]

[Si esos esclavos de piel y hueso al borde de la muerte se volvieron muy poderosos, imagina cuán fuertes serás una vez que te conviertas en una abominación! Serás imparable! Ahora vete, aplasta a esos bastardos de Althos!]

La voz de Dala sonaba tan distante. Jamka se retorció en el suelo, apenas pudiendo ver a Dala cabalgando de vuelta a Labona.

[Sólo unos pocos más…]

Al golpeó el mango de su guadaña contra un soldado enemigo que había tenido el valor de luchar hasta el final.

[Estoy acabada.]

Feena corrió hacia Al tan rápido que casi choca con él.

Ahí va, acercándose sigilosamente detrás de mí otra vez. Aunque no podría haberlo hecho sin ella, así que lo dejaré pasar.

Feena entonces corrió hacia el medio de un grupo enemigo, rompiendo su magia de camuflaje y haciendo que cundiera el pánico. Ella ataco al oficial al mando con un hechizo, haciéndolo volar y dejándolo inconsciente.

Todo el Ejército Imperial estaba ahora desorganizado, su cuidadosamente planeada formación hecha jirones.

[Ahora sólo tenemos que cuidar del comandante y recuperar Labona! Cecilia ya debería estar—]

Fue interrumpido por un repentino estallido de energía mágica. [¿Qué es eso?]

Ambos miraron hacia la fuente de este increíble poder. [¿Qu—!?]

Se quedaron sin habla. Una criatura gigante, parecida a un lobo de más de diez pies de altura, había aparecido justo donde Jamka y el comandante enemigo habían estado.

[¿Es eso una abominación?]

[Es como el lobo de las leyendas… el Dios Devorador…]

Ahora que Feena lo mencionó, Al podía ver el parecido con Fenrir, un dios que se había disfrazado de lobo y se había comido a otros dioses.

[Podría ser… Jamka?]

Una vez habló con Jamka sobre su vida antes de caer en manos de los esclavistas. Había sido de la realeza en un pequeño país que estaba bajo una bandera con la imagen de Fenrir.

[Tenemos que luchar.]

Feena miró a Al con sus ojos llenos de determinación.

[Sí, hagámoslo. Destruiremos a esa bestia y traeremos a Jamka con nosotros!] Agarró su guadaña. Intercambiaron una mirada, y luego atacaron a la bestia. [Graaah!]

Fenrir cargó contra ellos también, sus fuertes miembros trabajando en parejas. Las garras al final de cada pierna eran tan grandes como un brazo humano. Levantó una de sus patas delanteras…

[Ahhh!]

Al reunió todas sus fuerzas y golpeó la guadaña contra el monstruo. Pero simplemente rebotó.

[¿Qué!? ¿Qué tan gruesa es esa piel!?]

Publicidad G-M2



El monstruoso lobo agitó su pata delantera frustrado como si tratara de matar a una mosca. Feena, Al y un gran pedazo de tierra fueron volados hacia atrás por la onda de choque resultante.

[Aghh!]

[Ahh!]

Ambos se derrumbaron en el suelo. [Estás bien, Fee—]

Al intento levantarse, pero no pudo llevar a cabo su plan. Para su sorpresa, su cabeza aterrizó justo entre dos cómodas, aunque un poco pequeñas, almohadas, antes de deslizarse hacia el regazo de Feena.

Un silencio incómodo cayó entre los dos, pero Fenrir no iba a dejar que lo hablaran. El lobo abrió la boca tan ampliamente que parecía que podía tragarlos enteros. Parecía estar aspirando una gran cantidad de aire, pero Al no tuvo tiempo de preguntarse qué iba a pasar. Sabía que tenía que moverse.

[Feena! Cuidado!]

Al saltó a la acción, alejando a Feena antes de saltar a un lado él mismo. [Graaaaah!]

Ni siquiera un momento después, Fenrir soltó un chorro de llamas de su boca. [Guhh!]

Al era demasiado lento. Su tobillo quedó atrapado en el ataque y se quemó bajo las llamas de mil grados.

[Al!]

Completamente cubierta de hollín, Feena intentó correr hacia Al. [No!]

Pero la voz aguda y contenida de Al la detuvo.

[No juegues con nosotros! ¿Crees que nos quedaremos aquí parados esperando a que nuestro hogar sea destruido?]

Juju y unos pocos soldados más atacaron a la bestia, inquebrantables ante su fuerza imposible.

Al se levantó y gritó con toda la fuerza de sus pulmones. [No! Feena, haz algo! Detenlos!]

[Pero—]

[Una buena esposa confía en su marioneta, ¿Verdad? Escúchame, Feena!]

No pudo darse el lujo de elegir cuidadosamente sus palabras, pero afortunadamente Feena lo escuchó a pesar de todo, atrapando a los refuerzos entrantes en una jaula de hielo.

[Gracias.]

Su tobillo había empezado a regenerarse, pero parecía que le iba a llevar un tiempo. Al no podía ponerse de pie en el estado en que se encontraba, y su conciencia estaba empezando a debilitarse.

Esto es malo. [Al…]

A pesar de estar a punto de desmayarse, todavía podía distinguir una voz distante. Para su sorpresa no fue el rugido de Fenrir, sino un tono familiar.

Ah, ¿Es esta la parte en la que mi vida pasa ante mis ojos? Sonrió irónicamente al darse cuenta de a quién pertenecía la voz. [Al…]

[No pensé que lo último que vería sería la cara de mi asesino. Supongo que soy masoquista.]

Al murmuró, viendo vagas hebras de cabello carmesí ondeando en el viento y el contorno de un familiar adorno para el cabello.

[Al!]

[Hey, es como si estuviera justo delante de mí. Realmente debo estar…]

Sus ojos, ardiendo con confianza, compartían el color de su cabello.

Esos ojos… Esa espada…

[Ah! Espera! ¿Sharon?]


Ignoró el palpitante dolor de cabeza y levantó la vista. Sharon se paró frente a él, usando el mismo vestido que llevaba puesto cuando se fue, aunque ahora estaba mucho más sucio. Su espada gigante parecía estar tan en desacuerdo con su cuerpo femenino como siempre.

Claramente se había apresurado hacia allí, pero su adorno plateado estaba orgulloso en su cabello desarreglado.

[Realmente estás aquí!]

Sharon le hizo un puchero desde lo alto de su caballo.

Sharon solo se había enterado del ataque del Imperio por casualidad.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios