Senka Maihime (NL)

Volumen 1

Capítulo 4: Las Divas Candidatas A Novia

Parte 3

 

 

[Esto es…]

Al frunció el ceño. El tan olvidado camino de piedra hacia el sótano estaba húmedo, oscuro y cubierto de moho. El aire húmedo que los golpeaba era como una señal de advertencia, tratando desesperadamente de mantener alejados a todos los seres vivos. Tomaron una linterna para iluminar el largo y estrecho sendero, que parecía no tener fin.


Podríamos usar el poder del Rey Demonio dormido.

La sorprendente propuesta de Lilicia no había salido de la mente de Al. Ella le condujo a un pasadizo, uno que sólo la realeza de Althos debería haber conocido. Tanto Cecilia como Feena, por supuesto, habían querido unirse a ellos, pero Lilicia declinó firmemente su petición, dejándola sólo a ella y a Al para caminar por el camino infernal.

[Rey Al, ¿Conoces la leyenda del Rey Demonio?] De repente se volvió hacia Al con una pregunta.

[Por supuesto. Después de su derrota, fue sellado aquí, y nuestra familia real se encargó de vigilarlo.]

[Hehe. Cerca, pero no exactamente.]


Al había respondido con orgullo, hinchando su pecho. Pero Lilicia ahora lo miraba como si fuera un tonto.

[Entonces dime, ¿Cuál es la verdad?] Se estaba irritando más y más. [Hmm… ¿Quieres saber la verdad?]

Lilicia sonrió astutamente, sin ponerse a la altura de la irritación de Al. [¿Quién eres?]

Al agarró su espada de la cintura y amenazó a Lilicia.

[Aha! No pongas esa cara asustada! Ni siquiera puedes rascarme con ese palo!]

Su risa taimada reverberaba por los largos pasillos. La astuta sonrisa que había perfeccionado para menospreciar a los demás estaba a punto de volver loco a Al, pero justo antes de que perdiera la calma…

[Estamos aquí~♪]

[Esto es…]

La furia de Al se desató por el choque de lo que estaba ante él: una puerta lo suficientemente grande para un gigante, hecha de un material que nunca antes había visto. Estaba adornada por dos enormes guadañas, mucho más grandes de los que incluso la propia Muerte usaría, cruzándose entre sí. O al menos, eso es lo que Al asumió que debía parecer, porque sólo una guadaña estaba actualmente en la puerta.

Empezó a preguntarse dónde podría estar la otra guadaña, pero rápidamente decidió guardar ese pensamiento para más tarde.

Su intuición le gritaba. Detrás de esa puerta yacía el Rey Demonio. Debería haber sido sellado herméticamente, pero Al pudo sentir una ominosa energía mágica filtrándose. Sus sentidos estaban siendo desordenados. No sabía si tenía frío o calor, pero le salía sudor de la frente. De lo único que estaba seguro era de que estaba temblando ante esa imponente puerta.


[Rey Al, ven, por aquí! Vamos, eres muy lento!]

Lilicia se acercó a la puerta con indiferencia, sin preocuparse por el estado actual de Al. Su alegre voz contrastaba con su estado de ánimo.

[Ven aquí y produce la señal del huésped!] Ella lo invitó a acercarse a la puerta.

[¿La señal del huésped?]

Una luz roja se apagó en la cabeza de Al. Ahora no era el momento de preocuparse por eso, ni siquiera de pensar en preocuparse por ello.

[Lilicia. ¿Quién en el mundo eres tú!?]

Su risa taimada una vez más resonó a su alrededor.

[Soy Lilicia, una súcubo y leal sirvienta del Rey Demonio. He estado cooperando con los líderes del país durante cientos de años para encontrar un huésped adecuado para el Rey Demonio.]

Y así como así, reveló su verdadera identidad. [¿Eh!? Eres una… súcubo!]

Siempre le había parecido raro que su apariencia no hubiera cambiado significativamente en el tiempo que la conoció. Ella había sido la maid principal al menos desde el reinado del Rey Brujo. Quizás su situación única le había impedido preguntarse demasiado al respecto.

[He trabajado junto a los gobernantes de este país durante generaciones para tratar de revivir al Rey Demonio. Pero cuando el huésped finalmente nació, tu padre detuvo el proyecto.]

Ella siguió divagando sin siquiera tratar de ocultar su ira.

[Ni siquiera yo podía compararme a sus poderes, así que tuve que trabajar como maid y cuidar de la familia. Pero eso termina hoy!]

Ella mostró una sonrisa aliviada.

Publicidad G-M1



[Así que, Rey Al. ¿Serías tan amable de tomar prestado el poder del Rey Demonio y rápidamente ahuyentar al Imperio? Entonces puedes confiarle tu cuerpo y permitirle que se apodere del continente… no, apodérate de todo el mundo!]

Lilicia reveló sus verdaderas intenciones sin pestañear.

¿Althos estaba trabajando en revivir al Rey Demonio hasta el reinado de mi padre!?

Lilicia sonrió a Al, que tenía los dedos apretados contra la sien, y la confusión le resultó demasiado.

[Por alguna razón, el Rey Demonio sólo puede usar la mitad de su poder ahora. Pero eso sigue siendo la mitad del poder que tenía contra la Valquiria. Ahora que el poder de la Valquiria está dividido en siete partes, las Divas no tienen ninguna posibilidad contra él.]

Su estrategia era atraerlo con un poder inconmensurable.

[Eso también significa que sólo pone la mitad de la presión sobre el anfitrión. Creo que tendrías un buen dominio de sus poderes.]

Tendría el poder del Rey Demonio corriendo por mis venas… Fue tentado por su encantadora sonrisa y sus seductoras palabras. [Así que, ven aquí y abre el sello!]

La fuerza para proteger a todos está justo frente a mí…

Se tambaleó lentamente hacia Lilicia, como si estuviera poseído. [Ven, mi Rey!]

Atrayéndole a las profundidades del infierno, ella le instó a aceptar el poder maldito. Pero de repente, se alejó de la puerta.

[¿Huh? ¿Qué pasa? ¿Por qué te detuviste!?]

[Lilicia. ¿Crees que las chicas que servían al Rey Demonio eran felices cuando fue derrotado?]

Ignorando el arrebato de ira de Lilicia, Al tranquilamente hizo una pregunta.

Publicidad G-M3



[¿Qué!? ¿Empiezas a actuar en serio sólo para preguntar algo tan insignificante!? Por supuesto que no eran felices! Lo respetaban, lo adoraban! De todos modos, no hay tiempo para esto ahora, ven aquí!]

Los años que Lilicia había pasado como sirvienta de Al la obligaron a responder a su pregunta. Pero rápidamente se dio cuenta de su posición actual e hinchó las mejillas.

[Sí, exactamente. Eso es terrible.]

Publicidad G-M2



Se alejó aún más de la puerta y se volvió hacia Lilicia.

[Así que tomé mi decisión. Ganaré contra el Imperio usando mi propio poder.] Lo declaró con un tono firme y digno.

[¿Te das cuenta de lo que estás haciendo? Eso es imposible!]

[No lo sabes hasta que lo intentas. No quisiera ver la desesperación en los ojos de mis amigos cuando se enteraron de que permití que el Rey Demonio entrara en mi cuerpo.]

Publicidad M-M4

La determinación de Al le permitió sonreír con calma. La imagen de cierta persona, la persona que uno probablemente esperaría, estaba flotando en su mente.

[Gracias por tu generosa oferta, Lilicia. Sin embargo, haré las cosas por mi cuenta. No necesito el poder del Rey Demonio. Te lo demostraré.]

Dejó de temblar. En algún momento dejó de tener miedo de la energía mágica que se filtraba a través de la puerta. Había dejado de sudar y había recuperado el control sobre sí mismo.

¿Me he acostumbrado a esa energía siniestra?

Lilicia suspiró con fuerza y se encogió de hombros.

Publicidad M-M2

[Bueno, supongo que eso es todo. Como leal sirviente del Rey Demonio, no puedo recurrir a la violencia contra el que sería el huésped.]

Lilicia, ahora en un estado de ánimo mucho más moderado, fácilmente sacó la enorme guadaña de su enclave en la puerta.

[¿Huh!? ¿Qué magia es esa?]

Publicidad M-M3

La guadaña empezó a brillar ante sus ojos. Solo ahora notó que tanto el mango como la hoja eran de un negro sólido, irradiando una ominosa luz roja oscura.

Senka no Maihime Volumen 1 Capitulo 4 Parte 1 Novela Ligera
[Rey Al. Al menos me gustaría que se llevara esta guadaña con usted, por favor. Piense en ello como un encanto.]

[¿La guadaña que sella al Rey Demonio? ¿Cómo puede ser eso un encanto? Si tiene algo es una maldición!]

Sin embargo, la que se lo ofrecía no era otra que Lilicia, la maid que lo había cuidado desde que nació.

[No te preocupes. Tomar esto no te maldecirá.]

Tranquilizado por sus palabras, le quitó tímidamente la guadaña. Se sentía como una típica guadaña mientras pesaba en sus manos.

Publicidad G-AB



[Supongo que puedo soportarlo, pero no pienso usarlo.] Se murmuró a sí mismo y se pegó la guadaña a la espalda.

[Gracias, mi Rey. No puedo dejar al Rey Demonio, pero rezaré por tu éxito en las batallas venideras.]

Lilicia volvió a ser la de siempre y se inclinó respetuosamente ante Al. Por favor, no le ruegues al Rey Demonio por mi seguridad.

[Gracias Lilicia. Me voy a ir ahora.] Subió corriendo por las escaleras.

[Supongo que esto está bien. Al menos hemos superado la primera fase.] La sonrisa embrujadora regresó a la cara de Lilicia mientras veía a Al irse.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios