Senka Maihime (NL)

Volumen 1

Capítulo 1: Las 2 Novias

Parte 5

 

 

Al leyó la carta de nuevo desde encima de su caballo galopante. Nunca esperó que las  cosas llegaran a esto. Un grupo de antiguos ciudadanos que vivían en las llanuras  septentrionales de Althos fueron atacados.

Deben ser los que huyeron del país cuando me coronaron.


No era sorprendente que la gente abandonara su país en tiempos difíciles. El Rey Brujo  había construido este país él mismo, lo que hizo que su muerte fuera especialmente  preocupante. Su muerte redujo a Althos a la categoría de potencia menor. Si perdieran  una guerra y se convirtieran en un estado vasallo, habrían sido muy buenos como  esclavos.

Al cerró los ojos y se murmuró a sí mismo.

[Puede que hayan tirado su país, pero siguen siendo ciudadanos de Althos para mí!]

Abrió los ojos a una vasta e ilimitada llanura. El suave sol brilló resplandeciente,  envolviendo las llanuras que tenía ante él en luz y llenándolo de esperanza.

Al soñaba con un mundo sin hambre, sin robos ni crímenes, donde todos pudieran vivir  felices, incluso en los veranos más calurosos y los inviernos más amargos. Y el primer  paso para lograr este sueño fue liberar a todos los esclavos. A través de la tierra,  trabajaban día y noche sólo por una onza de comida. Fueron abusados y eliminados a  capricho de sus dueños.

Publicidad G-M2



Cambiaré este mundo podrido.

***

 

 

Después de un largo viaje a través de los verdes campos, se vislumbran signos de  civilización.

[Por fin estoy aquí. Espera. No…]

El humo se elevaba en el horizonte. Había oído que sólo había unos pocos cientos de  personas viviendo aquí, pero realmente no lo parecía. Aunque todavía estaba en  desarrollo, era una ciudad agradable con calles alineadas con edificios de ladrillo. Bajo  cualquier otra circunstancia, Al se habría impresionado.

[Qué demonios…]

La realidad de la situación lo golpeó duramente, dejándolo sin palabras. Llegó tarde, y  la incipiente ciudad se vio envuelta en llamas. Los gritos desesperados de los habitantes  de la ciudad que huían llenaron el aire y se unieron en un solo grito, como si la aldea  misma estuviera llorando. Sus vidas pendían de un hilo.

[Maldita sea…]

Soldados blindados marcharon por el pueblo en llamas. La carta hacía que Al esperar  que bandidos o mercenarios saquearan la aldea, pero él era ingenuo. Los soldados  vestían uniformes a juego y se movían con propósito, cumpliendo claramente las  órdenes. Era un ejército con el que estaba tratando.

[Espera, ¿Qué son esos?]

Un grupo de extrañas criaturas mezcladas con las fuerzas enemigas llamó la atención de  Al. Eran aproximadamente de tamaño humano, pero sus extremidades eran largas y  parecidas a ramitas, y sus cabezas estaban incrustadas dentro de sus pechos. Parecía que  habían salido directamente de una historia de terror, pero también llevaban consigo un  aire de anhelo y soledad. Al nunca había visto nada como ellos.

Agitó la cabeza, intentando hacer a un lado su abrumadora soledad.

Esto es malo. Vine aquí para deshacerme de unos ladrones. No estaba listo para luchar  contra monstruos. Pero no puedo dejar que estos hombres y mujeres mueran. No sé si  esto funcionará, pero…

Al galopó y metió la mano en su mochila. Sacó una bolsa de cuero llena de aceite y la  arrojó al suelo entre el misterioso ejército y los pobladores que huían.

[Fuego!]

La mancha de aceite se encendió en llamas con ese simple canto. Flores rojas florecían  en las verdes llanuras.

[Whoa!]

El caballo de Al, endurecido en la batalla, no se estremeció, pero los caballos de los  merodeadores enloquecieron al ver el estallido de las llamas. Al tiró de las riendas de su  caballo y se volvió hacia sus antiguos ciudadanos.

[La ayuda está en camino! Corran hacia el sur!]

La gente del pueblo se dirigió al sur como se les había ordenado. Al ver esto, Al  desenvainó su espada corta y volvió a prestar atención al enemigo. Pero antes de que  pudiera darse la vuelta…

*Wham!*

Al cayó al suelo con fuerza. Se encontró acostado boca arriba, mirando a una de las  criaturas sin cabeza.

[Gahhh!]

El dolor sólo vino después de darse cuenta de que los brazos largos y delgados de ese  monstruo lo habían hecho caer del caballo.

Al se encogió de dolor en el suelo. Un gordito con armadura, probablemente el  comandante del grupo, gritó triunfante.

[Excelente! Captúrenlo! Si se resiste, siéntanse libres de romper un brazo o dos!] Todos los soldados del comandante corrieron hacia Al.

[Yo llamo…]

Al se levantó lentamente y comenzó a cantar en voz baja. Se permitió una sonrisa  engreída a los soldados que lo rodeaban, y entonces…

[Viento!]

Completó el canto y soltó el hechizo. Un torbellino surgió de Al, convirtiéndose  rápidamente en una tormenta de arena.

[Argh! Mis ojos! No puedo ver!]

[¿Dónde escondía el catalizador?]

Al no necesitaba un catalizador como una varita o un anillo; nunca lo necesitó. Era  posible que los poderes del Rey Demonio lo permitieran, o que el propio cuerpo de Al  se convirtiera en un catalizador como subproducto de acoger al Rey Demonio. Al no lo  sabía. Sin embargo, su poder mágico era lo suficientemente bajo como para seguir  necesitando un canto. En la práctica, esto significaba que su poder sólo era útil para  ataques sorpresa. Y el ataque sorpresa funcionó esta vez. Tanto los soldados como las  criaturas estaban atrapados protegiendo sus ojos de la tormenta de arena.

[Lo siento, pero no tengo tiempo para esto!]

Sin preocuparse por las apariencias, Al se alejó de la escena. Pero un soldado fue  separado del resto: el comandante. Vio a Al y corrió hacia él, lanza en mano.

[Bastardo tramposo! Muere!]

Se precipitó hacia delante y clavó su lanza en dirección al cuello de Al. Al esquivó por  poco el ataque, a costa de unas pocas hebras de cabello. Con el comandante ahora  desequilibrado, Al lo golpeó en el estómago con el pomo de su espada.

[Ugh!]

Fue un duro golpe que el comandante sintió a través de sus muchas capas de armadura y  grasa. El impacto lo hizo caer de su caballo.

Publicidad M-M3

[No te preocupes, no te mataré.]

El comandante estaba inconsciente, tirado en el suelo. Al se paró sobre él y sostuvo su  espada sobre el cuello del comandante.

[Ya es suficiente! Si quieren que viva, suelten sus armas y liberen a la gente del  pueblo!]

Su vista finalmente regresó, los soldados miraron hacia Al.

Espero que este tipo no sea tan impopular como parece.

El plan de Al habría fallado si los soldados hubieran pensado racionalmente en la  situación, pero…

[Cobarde!]

Los soldados soltaron sus armas a regañadientes.

Supongo que de alguna manera funcionó.

[Me alegro de que todos se hayan escapado…]

La declaración de Al quedó sin terminar, sus palabras fueron reemplazadas por un  torrente de sangre entrando en su boca.

[Gahhh!]

Un intenso dolor irradiaba de su hombro derecho, forzando su espada corta fuera de sus  manos. Una ramita brotaba de su hombro. Giró la cabeza, tratando de encontrar la  fuente, y vio a uno de los monstruos que parecía un árbol a lo lejos, estirando su brazo a  través del campo de batalla y justo a través de su hombro.

[Esto no es justo!]

Al se las arregló para soltar esa línea antes de caer de rodillas.

Al llegar a algún punto, el comandante se levantó, se quitó el polvo de su ropa, y luego  gritó una nueva orden.

[Está bien! Déjalo con las abominaciones y continúa con el plan. ¿Entendieron?] [E-espera!]

Al trató de levantarse de nuevo y perseguir al comandante, pero llegó otra ramita, esta  vez perforando una de sus piernas.

El comandante gruñó a Al y regresó a su unidad.

[Espera! Seré tu oponente! No metas a la gente en esto!]

Inmovilizado por las abominaciones arbóreas, Al no podía interferir. [Gracias a tu pequeña broma, la mayoría de la chusma logró escapar.]

El comandante frunció el ceño y se acercó de nuevo a Al, esta vez con un látigo en la  mano.

[Oh, gracias a Dios. Si sólo son chusma para ti de todos modos, entonces déjalos ir y— Gahh!]

La insolencia de Al fue recibida con un crujido despiadado del látigo en sus mejillas. El  dolor era agonizante. Se sentía como si todo su cuerpo estuviera en llamas.

El regordete comandante miró el dolor de Al con deleite.

[Pero aún estamos por encima de nuestra cuota, así que no debería haber ningún  problema.]

El comandante sonrió sádicamente.

[El Ejército Imperial se alegra de aceptar a cualquier hombre sano como esclavo, pero  tú… Los bastardos como tú son demasiado insolentes para ser esclavos.]

Publicidad M-M1

¿El Ejército Imperial? Bien, sigue así. Filtra más información, cerdo parlanchín!

Al colgó la cabeza en un esfuerzo por soportar el dolor y hacer su cara más difícil de  leer para el comandante. Mirando al suelo, Al no podía ver las oscuras llamas que  ardían en los ojos del comandante.

[Guh!]

Al fue enviado rodando por el suelo con una patada en el estómago.

[Me encantaría seguir jugando contigo, pero tengo lugares a los que ir. Abominaciones,  únanse a nosotros una vez que terminen con ese bromista!]

Después de dar sus órdenes, el comandante y sus compañeros abandonaron la escena. Tomarán a esos civiles como esclavos si no me doy prisa!

Al tenía un as en la manga para esta ocasión. Durante el último tiempo, había estado  preparando un movimiento secreto, incluso mientras estaba en el suelo, retorciéndose de  dolor. Esperó a que las abominaciones se acercaran, entonces…

[Ahora!]

Golpeó su palma hacia ellos y lanzó su hechizo mágico.

[Sé desterrado en estas llamas! Bola de fuego!]

Bola de fuego era el hechizo mágico más poderoso de Al. Debería haber atravesado  fácilmente a los monstruos árbol, pero…

[¿Qué!?]

Al retrocedió. No sufriendo esta vez, sino en shock. Estaba seguro de que eso habría  sido suficiente para deshacerse de los monstruos, pero la bola de fuego no tuvo ningún  efecto en sus cuerpos arbóreos.

[¿Estás bromeando?]

[Guhuhuh! Gahaha!]

Uno de los monstruos se acercó y atacó. Un solo golpe fue todo lo que se necesitó para  hacerlo volar. Roto tanto en espíritu como en cuerpo, ya no tenía fuerzas para volver a  levantarse. Yacía allí mientras las ramas de la abominación se enrollaban a su alrededor.

Ahh, ¿Así es como moriré?

Al, con la cara en el suelo, miró al monstruo. Una parte de él estaba segura de que no  moriría. ¿Qué clase de rey moriría aquí? ¿Cómo podría alguien con un sueño tan  espléndido como el suyo perecer ahora? Era el recipiente del Rey Demonio. No podía  morir.

Pero la cruel realidad de la situación era que no podía derrotar ni a uno solo de estos  monstruos árbol. Justo cuando comenzaba la desesperación, llegó una nueva esperanza.  Con un satisfactorio ruido sordo, las ramas enrolladas a su alrededor perdieron su agarre  y cayeron al suelo.

Publicidad G-M2



[Eres mucho más elegante que la última vez que nos vimos!]

[¿Sharon?]

La Diva de cabello carmesí saltó entre Al y el monstruo.

[¿Por qué?]

Al estaba demasiado desconcertado para mostrar gratitud.

[¿Por qué? No para ayudarte, eso es seguro! Hubiera sido un problema si alguien más te  hubiera matado en mi lugar. Eso es todo!]

¿Realmente importa quién me mate?

Al pensó que sería mejor que se guardara sus pensamientos por el momento. [Yo también estoy aquí.]

La silenciosa Diva de cabello azul disparó una enorme bola de fuego, detonando entre  Sharon y el monstruo.

[Hey! ¿Tratas de freírme a mí también?]

[Mi error.]

[¿Debería aplastarte en lugar de este monstruo árbol?]

[Ahora, ahora, es suficiente. Tendrán mucho tiempo para pelear cuando terminemos  aquí.]

Una voz familiar las detuvo.

[… ¿Cecilia también?]

[Oh, Al. ¿No te dije que no fueras demasiado lejos?]

La amable voz de su hermana y su gentil y sanadora caricia fueron casi suficientes para  adormecer a Al.

[Te destruiré!]

[Cómo te atreves. Te convertiré en carbón!]

Pero fue rápidamente arrastrado de vuelta a la realidad por los despiadados gritos de  guerra de las Divas.

[No… No lo mates.]

Su objetivo era el monstruo que intentaba matar a Al hace unos momentos. No tenía  ninguna razón para intentar salvarlo, pero su intuición le decía que no debían matarlo.

[Bueno, si eso es lo que quieres, lo dejaré vivir esta vez.]

[Soy una buena esposa, así que… Escucharé la petición de mi marido. Lo congelaré.]

Publicidad M-M4

Ambas entendieron la seriedad de la petición de Al. Juntas, prepararon su próximo  ataque.

[Aquí vamos!]

Sharon se puso en marcha, corriendo hacia el monstruo a gran velocidad con una  sonrisa en la cara.

[Haahh!]

Giró poderosamente su espada hacia abajo, apuntando al centro de la criatura. [Espera, eso es demasiado poder!]

Al esperaba que el ataque de Sharon dividiera la cosa por la mitad, pero resistió el  impacto y fue lanzado hacia atrás.

Santo cielo. La robustez de esa cosa es impresionante, en cierto modo. [Bola de hielo.]

Feena envió una bola de hielo hacia el monstruo, congelándolo en un instante. Honestamente hacen un buen equipo.

[¿Realmente pensaste que lo mataría después de que me pediste específicamente que no  lo hiciera?]

Sharon frunció el ceño a Al. Explicó que sólo golpeó al monstruo con la parte plana de  la espada. Incluso una abominación inhumana no tendría ninguna oportunidad contra  una de las Divas, doncellas capaces de enfrentarse a cientos de soldados a la vez.

[Entonces, Cecilia, ¿Qué pasó con los civiles capturados?]

Cecilia respondió a la pregunta de Al con una triste sonrisa. Había fallado en salvar a  todos. Esto no era culpa de Cecilia o de las princesas; era suya, y él lo sabía. Fue  ingenuo de su parte pensar que podía manejar todo solo.

Sharon se paró frente a Al y le frunció el ceño.

[¿Por qué? ¿Por qué arriesgarías tu vida para salvar a la gente que te abandonó a ti y a tu  país?]

Era fácil confundir a Sharon con confrontación, pero Al reconoció lo sería que estaba  siendo.

[¿No esperabas que el recipiente del Rey Demonio fuera a intentar salvar a sus ex ciudadanos… para salvar a la gente necesitada?]

Al se sentó con la ayuda de Cecilia y miró a Sharon a los ojos. Después de respirar  hondo, siguió hablando.

[Quiero deshacerme de este mundo de guerras.]

[¿Qué?]

Está más perpleja de lo que esperaba.

[No mataré a nadie. Incluso si mi enemigo no es un humano.]

Matar lleva a la tristeza, la tristeza lleva a la rabia, la rabia lleva a más muertes. Es un  círculo vicioso. Al insistió en ponerle fin y ordenó a su ejército que nunca quitara una  vida, sin importar cuántos se burlaban de sus ideales.

Sharon podía reírse de él, Feena podía llamarlo estúpido, y ambas podían irse a casa; a  Al no le importaba. Compartiría su sueño con cualquiera, y si se negaran a seguirle, que  así sea.

[Un Rey Demonio benevolente, ¿Huh? Suena bastante bien…]

Sharon murmuró esto en voz baja y evitó el contacto visual, esperando que no la  escuchara.

[De todos modos, ¿Qué era ese monstruo que te estaba inmovilizando? Me lo tomaba  muy en serio, pero no parecía importarle demasiado.]

Sharon señaló al monstruo congelado. Sentía que, si era un simple árbol, ella lo habría  destrozado.

[No lo sé. Los soldados imperiales lo llamaron abominación.]

[¿El ejército imperial? ¿Una abominación?]

Sharon levantó las cejas en la primera declaración e inclinó la cabeza en la segunda. Feena intervino con la respuesta a sus preguntas.

[Escuché que el Imperio del Norte estaba usando soldados bárbaros a los que llamaban  ‘abominaciones’ para ayudar a expandir su territorio. Se decía que eran muy fuertes.]

[Espera, ¿Así que es un soldado imperial?]

Sharon apuntó con su espada a la criatura congelada.


[Huh…?]

¿Estoy viendo cosas o el monstruo árbol tembló un poco cuando Feena dijo su nombre? [No sólo estaba viendo cosas. Esa cosa aún no está vencida!]

Aún no completamente curado, Al se puso en pie y preparó su arma tan rápido como pudo.

[¿Quieres otra oportunidad?]

Sharon agarró su espada y se preparó para la segunda ronda con el monstruo árbol. [Está bien, Al. Te protegeré.]

Feena se interpuso entre Al y la criatura. Cecilia se puso de pie sin decir palabra junto a  Al, agarrando su fiel Khakkhara. Los cuatro vieron como las grietas se extendían por el  cuerpo del monstruo congelado. Lo que se derramó no fue sangre, sino un cegador  destello de luz. Para cuando recobraron la vista, el árbol se había marchitado y había  brotado un gran cristal.

[¿Qué demonios?]

El cristal se rompió, dando a luz a un niño pequeño e increíblemente frágil. Había una marca de esclavo en su brazo.

[Hey, ¿Estás bien?]

Al cojeó y acunó al niño en sus brazos.

Es ligero, incluso para un niño.

Publicidad M-M5

Sorprendido por el peso ligero del niño, Al se cayó de espaldas. Pidió ayuda, sin  preocuparse por las apariencias.

[Todavía respira! Cecilia!]

Cecilia recostó al niño e inmediatamente comenzó a cantar un milagro. Feena no podía  apartar los ojos de su brazo.

[Esa es la marca del Imperio Galo. Es un esclavo del Imperio.]

Al oír la explicación de Feena, Al estaba aún más confundido que antes.

¿No son suficientes sus soldados? ¿Realmente necesitan llevar a estos monstruos a sus  cacerías?

[Me alegro de que no mataras a ninguno.]

[Whoa!]

El repentino susurro de Feena tomó a Al por sorpresa. Pensó que ella aún estaba a unos  metros de él.

[Estoy usando un hechizo que enmascara mi presencia y forma.]

[¿Vale la pena usar magia de alto nivel? De todos modos, ¿Qué quieres?] [Sólo quiero que sepas que está bien. No me importa.]

Al no estaba del todo seguro de lo que hablaba Feena.

[Tch.]

Miró fijamente hacia las tropas que se habían ido y arruinó su impotencia. Casi apretó  los puños lo suficientemente fuerte como para romper la piel y sacar sangre.

[¿Pero estás seguro, Al?]

[¿Sobre qué?]

Sus oscuros pensamientos lo pusieron de mal humor. Feena se quedó asombrada por la  agitada respuesta de Al por un momento antes de continuar.

[El imperio se enterará de lo nuestro ahora.]

[Oh. Claro…]

El Imperio Galo. Situado al norte de Althos, era un vasto reino donde vivía el ejército  más grande del continente. Su emperador anterior, Meldis el Emperador Ashen, no se  expandió mucho y malgastó los recursos del país.

Su actual emperador ascendió al trono aproximadamente al mismo tiempo que Alnoa.  Su primera acción fue invadir a su vecino más débil y anexionarlos completamente.  Gaust ejecutó a su familia real y a toda la casta noble, y los rumores decían que  esclavizaron a toda la población.

[Cierto. Podrían vernos como una amenaza si supieran que actualmente somos  anfitriones de 3 Divas.]

A pesar de decir eso, Al no tenía el más mínimo indicio de vacilación en sus ojos. Sabía  que Althos no tendría ninguna posibilidad si Galia invadía ahora. Pero también sabía  que no podían atacar inmediatamente. No era fácil para un ejército llegar a Althos. El  Imperio Galo tenía sólo tres vías de invasión.


Uno era a través del bosque que bordeaba Althos y Freiya, pero pasar por él con una  gran fuerza invasora requeriría quemarlo primero. Freiya seguramente intervendría para  evitar que eso ocurra. Ni siquiera el Imperio Galo sería capaz de hacer la guerra contra  dos países a la vez.

Otra ruta sería por Labona, ciudad libre situada entre Althos y el Imperio. Era una  ciudad gobernada por comerciantes que preferían la neutralidad a tomar partido. El  Imperio tendría que ofrecer un buen trato para hacerles cambiar de opinión.

La última ruta posible sería a través de Esanthel, vecino del noroeste de Althos,  gobernado por la Diva de Vira, la rasa de la envidia. Pero las relaciones del Imperio con  Esanthel eran pobres y se decía que el ejército de Esanthel era resistente.

Negociar alianzas o conquistar a los controladores de estas rutas llevaría mucho tiempo.

[De todos modos, no tenemos que preocuparnos por ellos por ahora. Concentrémonos  en el problema que tenemos entre manos.]

Al dejó de lado su cansancio y miró al esclavo que apenas respiraba. [Un esclavo imperial… ¿Qué podrían estar planeando?]

Al se volvió hacia Feena, pero ella se había ido de nuevo.

[¿Feena?]

Finalmente la vio recogiendo los fragmentos de cristal.

[Quiero investigar esto.]

Ella siguió recogiéndolos en silencio.

[¿Qué es esto?]

Sharon se unió a Feena de forma poco habitual y la ayudó a recoger los fragmentos,  quizás debido a que había experimentado el poder del monstruo de primera mano.

[No puedo decirlo hasta que los investigue, pero… Se necesitan esclavos, como  experimentos humanos… Usa su poder mágico… Lo amplifica…]

Los pensamientos desarticulados de Feena arrojaron algo de luz sobre la razón por la  que el Imperio trataba a sus esclavos de la forma en que lo hacían.

***

 

 

[Hmmm, ¿Hay tres Divas en Althos? ¿Y derrotaron a una abominación sin sudar?]

En una sencilla habitación pavimentada en piedra y que contenía solo un escritorio y  una silla, un joven de ojos feroces escuchó el informe de su subordinado.

Este era Gil. Había luchado en las arenas como esclavo para encontrar un lugar en el  Ejército Imperial. Subió de rango para convertirse en Comandante en Jefe. Y ahora,  navegó por el paisaje político para convertirse en gobernante de facto del Imperio, o eso  decían los rumores.

Una muchacha vestida con un traje de sirvienta, que se dice que es su hermana, seguía a  Gil dondequiera que iba.

[Gil, ¿Cómo deberíamos contraatacar a Althos? ¿Debería enviar un ejército?] [Déjalos en paz. Este no es el momento de tratar con ellos.]

Gil se volvió hacia un soldado en la habitación.

[Tenemos que darnos prisa con nuestros planes actuales.]

[Sí, señor!]

El soldado se inclinó respetuosamente y rápidamente se fue.

[Gil…]

Después de confirmar que estaban solos, la chica abrazó en silencio a Gil por detrás.

[No te preocupes, Eleanor. Tengo algo planeado para Althos. Y tengo algo más que me  gustaría preguntarte. Algo que sólo tú puedes hacer. ¿Harías esto por mí?]

Publicidad M-AB

Gil la miró suavemente y apoyó sus manos en las de ella. Su aguda mirada se relajó un  poco.

[Sí, Gil!]

Un ligero rubor apareció en las mejillas de Eleanor. Ella se permitió unos momentos  más de la reconfortante calidez de Gil y luego abandonó la habitación, dejándolo solo.

[El Rey de Althos, ¿Huh? Ya veo, ya veo…]

Murmuró en la habitación vacía para sí mismo. Llevaba una expresión compleja, una  que podría haber sido feliz o triste.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios