Outbreak Company: Moeru Shinryakusha (NL)

Volumen Gaiden Ex

Capitulo 1: Casarse Con Su Majestad

Parte 3

 

 

“Muy bien, lo entendemos. Pero, por favor, deja de gritar”, dijo la emperatriz. Fijó los ojos en el suelo y se puso roja de repente por alguna razón. Vaya, qué linda. ¿A qué venía ese sonrojo tan obvio y tan cliché?

¿Tan avergonzada estaba? ¡¿Lo estaba?!


Ahora que lo pienso, ¿era la primera vez que le decía “te quiero” a Petralka? Espera… ¿Había hecho mi primera confesión de amor? Con razón estaba tan…

¡S-Siento que me voy a ahogar!

Al ver a Petralka tan tímida como contenta, se me encogió el corazón de culpa.

Supongo que con tanta gente aquí, no era el momento ni el lugar para un “Eh, en realidad, por cierto…”.

Quizá en parte fue culpa mía por decir tantas veces la palabra “amor”.

\"\"

Oye, soy sólo yo, o…

Intentaba desesperadamente retroceder un poco, pero en el límite de mi visión lo vi. Entre los consejeros que conferenciaban entre sí, sonriendo y dando sus bendiciones a mi matrimonio y al de Petralka, varias personas compartieron una breve, pero significativa mirada.

Así que digamos que estaban pasando muchas cosas. Pero fue entonces cuando, por primera vez en dos semanas, me dieron permiso para volver a casa. No, a casa, a casa; me refiero a volver a mi mansión. Cuando me lo dijo, Garius bromeó diciendo que mis incesantes profesiones de amor en la sala de audiencias debían de haber funcionado. De todos modos, la razón oficial era que me había comportado bien mientras estuve bajo arresto domiciliario.

Así me encontré en mi propio salón por primera vez en semanas, relajándome enormemente. “¡Ahh! Por fin puedo calmarme un poco”.


La idea era que tenía que hacer algunos preparativos que sólo podía hacer aquí en casa, así que debía prepararme y luego volver al castillo. Pero decidí empezar dejando que la tensión de dos semanas desapareciera. Prepararme para la boda podría venir después.

“¡Shinichi-sama!” Myusel entró con té, sonriendo. Había estado fuera casi tanto tiempo como yo, pero nada más volver se había puesto a prepararme el té. Qué buena chica.

Realmente, una niña encantadora. Uy. La felicidad parecía haberme convertido en Osakan. “Oye, ¿dónde están Hikaru-san y Elvia?”

“Ahora que lo dices, no los he visto”, dijo Myusel, ladeando la cabeza.

Si tienes curiosidad, Minori-san salió de casa casi al mismo tiempo que nosotros. Algo acerca de ser llamado por el “Ministro Cordobal”. Supongo que estaba ansioso por volver a intercambiar revistas BL. Es bueno saber que algunas cosas nunca cambian.

Excepto que eso significaba… “Es, uh, sólo nosotros dos, ¿eh?”

“¿Qué? Oh, er, s-sí, así es”. Myusel asintió torpemente, como una muñeca rota.

Supongo que podría haber parecido un poco tarde para sentirse incómodo por eso, pero en el castillo habíamos sabido que había o probablemente había un guardia al otro lado de cada puerta, así que no, ya sabes, nos levantamos para nada. Pero esta casa era diferente.

Este era mi castillo, por así decirlo. Lo que significaba… “Myusel…”

“¿Sí, señor?”

“¿Podrías salir un momento, por favor?”. dije, sacando el teléfono y mirando la pantalla. Minori-san había equipado los terrenos de la mansión con diversas cámaras de seguridad y dispositivos de alerta, y después de que se cerrara el agujero de gusano, había puesto la aplicación para controlarlos también en mi teléfono, así que si recibíamos alguna visita no deseada, lo sabría de inmediato.

“¿Qué?” Myusel parpadeó, clavado en el sitio. Asentí con la cabeza. Ella comprendió y salió trotando de la habitación.

Alguien más apareció en su lugar: Lumilie. La misma joven que había intentado atraparme en el baño. “¿Shinichi-sama?”, dijo.

Sonreí y le dije: “Te estaba esperando”.

Pero nos interrumpió inmediatamente otra persona que surgió de detrás de ella, diciendo: “Lo siento, pero tal vez podrías dejar los momentos tiernos para más tarde”.

Suspiré y dije lo único que podía: “Bienvenido a mi mansión. ¿Estás solo?”

El recién llegado era un hombre pequeño con mucho vello facial. Se podría decir que estaba envejeciendo, pues tenía mechones blancos en el pelo. Llevaba una capa de color ceniza completamente anodina. Debía de ser para no llamar la atención cuando salía, porque estaba bastante seguro de que cuando lo había visto en la reunión sobre los preparativos de la boda, había ido vestido con algo más llamativo.

Así es. No sabía su nombre, pero lo reconocí como uno de los destacados consejeros del Imperio Eldant. Suya era la voz que me había hablado en el baño aquel día.

“Sí, estoy solo, pero vengo en nombre de todos. Sería demasiado llamativo si viajáramos en grupo”.

“Tengo que admitir que no esperaba que vinieras tú mismo”.

“Cuanta menos gente esté involucrada en tales maquinaciones, mejor. Menos posibilidades de que queden al descubierto”.

“Tiene sentido.” Supuse que al menos tenía un guardaespaldas o dos con él, pero no tenían por qué saber por qué su amo estaba aquí.

El hecho era simple: este tipo no confiaba en nadie. Por eso quería influir en la gente para que hicieran lo que él decía. Como en el caso de Lumilie: ella misma me había dicho que él tenía secuestrada a su familia, de modo que no tenía más remedio que utilizar su cuerpo para seducirme a sus órdenes. Sabía que había tenido que apresurarse para preparar esta “trampa de miel” porque el anuncio del matrimonio de Petralka había sido tan repentino, y me di cuenta de que la propia seductora podía ser completamente prescindible a sus ojos. Sería mejor para él conseguir peones frescos la próxima vez que los necesitara para algo. Qué asco.

“Ahora bien, Shinichi-dono. En cuanto al fondo de nuestros deseos”. El anciano me dedicó una sonrisa con un marcado tono burlón. “En primer lugar, como señal de favor con motivo de la boda imperial, creemos que deberías solicitar que Su Majestad conceda el indulto a ciertos prisioneros”.

“¿Qué prisioneros? ¿Cuántos de ellos?” Dije.

Era cierto, se oían muchas historias sobre ciertos tipos de criminales a los que se concedía amnistía—en otras palabras, se les ponía en libertad y se les perdonaban sus delitos—cuando los nobles se casaban.

“Qué prisioneros… Lamentablemente, sus líderes ya han sido ejecutados y no pueden ser restaurados, pero varios de ellos permanecen en prisión. Creo que los reconocerías como Bedouna. La Asamblea de Patriotas”.

“Oh…”

Publicidad G-M1



Así que eso era lo que tenía en mente. Siempre me he preguntado cómo se enteraron de que Petralka visitaría nuestra escuela. ¿Este tipo les había dado información?

Incluso si lo hubiera sido, no creo que fuera tan impulsivo como para imaginar que si la emperatriz era asesinada, él ocuparía de algún modo su lugar. Garius era el siguiente en la línea de sucesión, que habría pasado inmediatamente a él, no a este viejo. Probablemente esperaba poder usar el fracaso de Garius en proteger a la emperatriz para acusarlo de ineptitud. Y eso me llevó a otra conclusión…

“¿No sería más fácil para ti inventarte una razón para ejecutar al resto?”. pregunté. “Por supuesto, estaríamos perfectamente contentos con ese resultado, pero le falta algo de verosimilitud”. El anciano se rio. La sonrisa en su rostro era agradable, pero eso lo hacía aún más aterrador. No le interesaba en absoluto salvar a sus “amigos”. Sólo temía que sus “peones”, que habían fracasado en su misión, acabaran siendo rastreados hasta él, y buscaba la mejor manera de deshacerse de ellos. Sacarlos de la cárcel sería la solución más rápida.

Este tipo era cada vez más asqueroso. De hecho, él estaba prácticamente a través del otro lado de la asquerosidad en algún tipo extraño de pureza.

“Ya veo…” le dije.

“Estamos deseando que cumpla su primera petición”, dijo, sonando francamente… amistoso.

“Si hago esto… Si consigo liberar a estos prisioneros… ¿Realmente no le dirás a Petralka que la engañé con Lumilie?”

“Por supuesto que lo haremos, lo prometo. Mantener ese secreto es la clave de nuestras ‘negociaciones’. Sólo asegúrate de cumplir tu parte del trato”, respondió, sonriendo de nuevo.

En ese momento dije: “Pero me niego”.

 

 

***************************************************************************

 

 

Le di mi mejor giro de artista de manga súper poderoso. “¡¿Qué?!”

“¡Una de las cosas favoritas de Kanou Shinichi es decir NO a la gente que se cree importante!”. declaré al atónito anciano. Supuse que con eso bastaría. Cuando vi que se ponía visiblemente rojo de ira, le dije: “Muy bien, pasa”.

El tipo casi se atraganta. Se dio la vuelta, incrédulo, y exclamó: “¡¿Su Majestad?!”.

Petralka estaba de pie con los brazos cruzados. Garius estaba justo detrás de ella, al igual que Minori-san y Myusel. “¡Imposible! Mis guardias…”

“Tus guardias se están echando una siestecita”, dijo Petralka con una sonrisa desagradable.

“¿Tiene algo que decir a su favor, Duque Belgand?” Dijo Garius. “A estas alturas, imagino que no puede ser mucho”.

Así que el nombre del viejo era Duque Belgand. No es que importara.

“N-No, Su… ¡Su Majestad! Este hombre, él… ¡Él…!” El duque me señaló. “¡Él lo traicionó, Su Majestad! ¡Sé a ciencia cierta que tenía citas secretas con una de sus damas!”

Ahh. Así que si caía, pensó que al menos me llevaría con él. Hey, no podía culpar el impulso, pero…

“Por ‘una de sus damas’, ¿te refieres a esa muñeca?”. preguntó Petralka.

“¿Qué?” dijo el duque Belgand. Echó un nuevo vistazo a Lumilie, que simplemente hizo ¡fwip! y se quitó la cabeza del cuerpo con la misma facilidad con la que yo me quitaría el sombrero. “Ella… ¿Es una marioneta?” La rapidez con la que lo dedujo implicaba que el duque estaba al tanto de la marioneta que habíamos desarrollado para que sirviera de doble de Petralka. Supongo que tenía sentido.

Por cierto, habíamos transformado a toda prisa el prototipo del doble de Petralka para crear la versión muñeca de Lumilie. La controlaba el enano Lauron. La Lumilie real no era una persona muy expresiva, así que Lauron no tuvo que aprender demasiados matices faciales o corporales para la imitación. Menos mal.

“Pero… Pero ¿cuándo? ¿Cuándo hiciste el cambio? Estoy seguro de que Lumilie es una persona real…”

“La primera vez que intentaste atrapar a Shinichi”, dijo Petralka. “Detuvimos a Lumilie Marlen inmediatamente, y pasamos toda esa noche fabricando el duplicado de la marioneta. Ya teníamos a los artesanos del Taller Guld apostados en el castillo”.

“P-P-Pero… Pero entonces… Pero…” El duque miró de mí a Petralka y viceversa, incrédulo de que nos hubiéramos dado cuenta de todo su plan desde el principio.

“Todo su planteamiento era erróneo”, dijo Petralka. “¿Qué?”

Publicidad M-M1

“Enviar una mujer a Shinichi con su personalidad del pervertido afortunado con la esperanza de chantajearle para que haga lo que tú deseas… ¡te equivocaste al imaginar que era siquiera posible! ¿Creías que un argumento tan tópico podría funcionar con alguien como él?”.

Me señaló a mí.

Retrocedamos el reloj unos diez días, hasta la primera vez que Lumilie me acorraló en la bañera.

“No… ¡No debes!” Grité como una damisela en apuros.

Por segunda vez aquella noche, la puerta se abrió de golpe sin previo aviso. Petralka entró aporreándola, exigiendo: “¡Shinichi! ¿Cómo está la temperatura del agua?”

Fue seguida rápidamente por Myusel. “Shinichi-sama, yo-yo traté de detenerla, pero ella—”

Lumilie estaba tan sorprendida como yo. Con un gran chapoteo se lanzó hacia delante desde detrás de mí, su pálido y generoso pecho se aplastó contra mi cara y me hizo sentir muy bien, pero también muy difícil respirar y, ¡oh, no, mi hombrecito estaba en un estado mucho más allá de cualquier excusa que pudiera poner! Si los otros dos me veían así…

“¡Juro que esto no es lo que parece, Myusel! ¡Petralka! ¡Yo no lo hice! ¡Yo no hice nada! ¡Soy puro! Yo… Yo…” Dije, con la desesperada esperanza de explicar los dos grandes y suaves bollos de carne presionados directamente contra mis mejillas. No creo que mi explicación fuera muy convincente dadas las circunstancias.

Petralka y Myusel se quedaron callados, tal vez de puro asombro. Después de lo que me pareció un rato muy largo, oí a Petralka suspirar y decir: “¿Por qué no nos sorprendemos?”. No podía ver muy bien, con Lumilie encima, pero tampoco parecía que Myusel se asustara.

Publicidad G-M2



¿Eh?

“¡Shinichi!”

“¡Erp! ¿Sí, señora?” La voz de Petralka tenía un frío penetrante que me hizo sentarme y comportarme lo mejor que pude. Daba miedo…

“Parece que eres un pervertido tan afortunado como siempre”. “Así es, ¿no?” dijo Myusel. ¡Incluso ella estaba de acuerdo!

“Oh, eh, quiero decir, ¿tal vez? Si tú lo dices”, dije. No creía que lo hubiera estado disfrutando tanto. Vale, quizá sí. ¿Cuándo habían aprendido Petralka y Myusel la expresión “pervertido con suerte”? Bueno, da igual: significaba que ella entendía que aquella situación era realmente “afortunado”. (Léase: un accidente total.)


“No podemos quejarnos. Es el hombre del que nos enamoramos”, dijo Petralka. “Pero sabed esto: el pervertido con suerte es el único tipo de pervertido que permitiremos. Aléjate de ella antes de que esto se convierta en un doujinshi para mayores de 18 años”.

“¡Erp! Sí, señora”. Asentí, pero parecía que no podía reunir las fuerzas.

“Tú, muchacha. En este momento aún podemos perdonar tus acciones, pero si intentas ir más allá, ten por seguro que no miraremos hacia otro lado. Equivaldría a burlarse de la emperatriz. Bien podríamos justificar el encarcelamiento y ejecución de toda tu familia”.

“N-No… Por favor, te p-pido perdón”, dijo Lumilie, pero tampoco se apartó de mí.

“Es simple. Suéltalo”. Dijo Petralka.

“Yo… no puedo”, dijo Lumilie, cambiando de postura.

¡Ack! Su pecho… ¡Su pecho!


“En el baño… Drogas…”

“¿Drogas, dices?”

“Algo que… mina la fuerza…”

Oh. Eso lo explica todo. No fue un torrente de sangre en la cabeza lo que me dejó incapaz de moverme; había algún tipo de relajante muscular en el agua. Supongo que tenía sentido: si me querían en una posición comprometida, tanto si yo quería lo mismo como si no, no podían tenerme huyendo de ellos. Probablemente pensaron que, como Lumilie se metió en la bañera después de mí, podría establecer la situación comprometida antes de que las drogas la afectaran demasiado. Sin embargo, el hecho de que hubieran estado tan desesperados como para ir tan lejos para atraparme…

“Muy bien. Myusel, ayúdanos. Vamos a quitárnoslos de encima”.

“Sí, Majestad”, dijo Myusel. Se metieron en la bañera. Ambos estaban completamente vestidos, pero a ninguno de los dos pareció importarle.

“¡No, eh, espera! ¡Ahora no es el momento!” Dije.

“¿Y cuándo crees que sería el momento adecuado para separaros?”. preguntó Petralka.

“P-Pero con su pecho… La galaxia de mi hombrecito es—” Si sacaran a Lumilie de mí ahora mismo, Myusel y Petralka verían cuán enérgico se había vuelto Mini-Yo. “Si me vieras ahora mismo… ¡Bueno, no puedes!

¡Nadie me tomaría como su esposo!”

“¡Vas a ser nuestro marido, como hemos dicho! Se acabó”. Se puso manos a la obra.

A diferencia de cuando había aparecido Lumilie, esta vez fueron las drogas las que impidieron que mi lengua funcionara. “¡Ruh-roooooh!” Mi aullido inarticulado resonó en la zona de baño.

“¡Increíble!” volvió a decir el conde Belgand, mirando a la muñeca Lumilie, que aún sostenía la cabeza entre las manos. “Entonces, todos esos informes que me dio… ¿Eran todos de…?”

“Sí. Era esta marioneta la que te informaba”, dijo Petralka, sonriendo satisfecho. “Lumilie Marlen está a salvo en el castillo y nos lo ha contado todo. Incluyendo cómo tomaste como rehén a su familia y le ordenaste que sedujera a Shinichi. Eres un monstruo”.

El conde Belgand se mordió el labio. El comentario pareció escocerle.

“Dado lo repentino que fue el anuncio del compromiso por parte de Su Majestad, estoy seguro de que tuviste que apresurarte para encontrar un peón adecuado”, dijo Garius. “Como tal, no utilizarías a alguien en cuyo entrenamiento hubieras invertido mucho tiempo y esfuerzo. Utilizarías tu posición para obligar a alguien a hacer tu trabajo sucio con la intención de eliminarlo más tarde. Una estratagema clásica, lo admito. Cuanta menos gente esté involucrada en un complot, menos probabilidades hay de que salga a la luz. Aunque esto es más del campo del Anciano Zahar…”

En otras palabras, habían visto a través del Conde Belgand.

“Y sin embargo, precisamente por eso no se dio cuenta de que habíamos sustituido a Lumilie Marlen”, dijo Petralka.

“Si hubiera sido alguien a quien conocieras mejor, lo habrías hecho”, dijo Garius. Esa era una de las primeras cosas que habíamos sacado de Lumilie después de que la detuvieran. Ella y el Conde Belgand no se conocían especialmente bien, lo que significaba que sería sencillo para Lauron engañarle con su suplantación.

“Ahora, Conde Belgand, nos va a decir los nombres de sus amigos. Suponemos que no se le ha ocurrido a usted solo está brillante idea”.

“Tú… ¿Crees que te lo diría?”

“Nos gustaría mucho”. Petralka sonrió. “Después de todo, somos la Emperatriz. Con permiso real, se puede hacer casi cualquier cosa en este país”.

Como torturar a un hombre hasta que suplique morir.

La razón por la que habíamos esperado tanto para enfrentarnos al conde Belgand después de apresar a Lumilie, y la razón por la que habíamos esperado a que viniera a mi casa, era precisamente porque esperábamos que lo admitiera todo él mismo. Naturalmente, cada palabra que había dicho aquí había sido captada por los pequeños dispositivos de grabación que Minori-san y yo habíamos instalado por toda la casa. No se les había escapado ni un detalle. Si el testimonio de Lumilie no bastaba para demostrar las actividades del conde Belgand que, en efecto, tramaba una rebelión contra Petralka y su régimen, ahora lo tenían en sus propias palabras.

Para bien o para mal, el Sagrado Imperio Eldant era una monarquía absoluta. La palabra de Su Majestad era ley. Si ella decía que algo estaba bien, entonces estaba bien, incluso la tortura. Y en este caso, no había ninguna posibilidad de que se infligiera a la persona equivocada.

“S-Solo… Deja a mi mujer y a mi hijo fuera de esto, por favor… No tienen nada que ver con esto”, gimió el conde Belgand. Incluso un tipo capaz de tomar como rehén a la familia de otro y ordenar a una chica que se fuera a follar con un tipo al que ni siquiera conocía seguía apreciando a su propia familia. Supongo que al menos eso demostraba que tenía algo más que el simple deseo de poder. No era una de esas personificaciones del mal que aparecen todo el tiempo en mangas, novelas y demás. Naturalmente, supongo.

“Por favor… Mi familia…”, dijo.

“Un excelente tema de discusión en el castillo”, dijo Garius. Levantó una mano. Una tropa de soldados entró corriendo en la sala y se llevó detenido al conde Belgand.

Resumamos. Petralka y Garius supusieron que, actuando como si fueran a forzar una boda, conseguirían que la facción anti-Petralka del Imperio Eldant mostrara sus cartas.

“Está bastante claro que, aunque seamos la emperatriz y la gobernante absoluta, no todo el mundo nos es necesariamente leal”, decía Petralka.

Se habían llevado al duque Belgand, y estábamos todos en mi salón: Petralka y Garius por un lado, y la tripulación antes conocida como los empleados de Amutech (yo, Minori- san y Hikaru-san, junto con Myusel, Elvia y Brooke) por otro. Estábamos haciendo un informe improvisado sobre los últimos acontecimientos. (Cerise no estaba porque se había ido con los niños. La charla era complicada y no especialmente agradable, así que pensamos que era mejor que los bebés de Brooke y Cerise no la oyeran).

“Sin embargo, entre los criados directos de Su Majestad, cualquier vacilación en la lealtad es un peligro claro y presente”, dijo Garius, dando un elegante sorbo al té que Myusel nos había preparado. “De ahí que la emperatriz y yo decidiéramos que ésta sería una excelente oportunidad para ahuyentar a cualquiera que pusiera en duda su compromiso con Su Majestad. Has sido un cebo excelente, Shinichi”.

“No puedo creer que me hicieras eso”, gemí, pero la verdad era que me alegraba de haber podido ser de ayuda a Petralka. Por no mencionar que fue un subidón atrapar al tipo que estaba detrás de un intento de seducción/chantaje.

Elvia ladeó la cabeza y nos miró. “Entonces, ¿esto significa que realmente no se va a casar con Shinichi-sama, Su Majestad? ¿Fue toda una actuación?”

“Claro”, dije. “Sólo era…”

“¿Un acto? ¿Qué quieres decir?” interrumpió Petralka. Uh.

Giré hacia ella. Tenía los brazos cruzados sobre el pecho y me dijo con firmeza: “Era una forma de matar dos pájaros de un tiro. Tres pájaros, incluso”.

Publicidad M-M3

“Espera… ¡¿Petralka?!”

“Mantenerle en el castillo le protegería de cualquiera que tuviera ideas imprudentes, como asesinarle para impedir el matrimonio. Y Myusel se unió a él allí para ayudar a velar por su seguridad”, dijo.

“Luego los devolvimos a ambos a esta mansión precisamente porque está menos vigilada que el castillo. Sabíamos que así era más probable que apareciera el cabecilla del intento de seducción, o al menos uno de sus subordinados directos”, dijo Garius. Miró a Elvia. “También nosotros, Elvia Harneiman, queríamos vigilar tu paradero”.

“¡¿Q-Quieres decir ‘tu’ como el mío?!”

Evidentemente eso la sorprendió, pero Garius continuó muy serio: “Aunque reconocemos todo lo que ha pasado, sigue siendo cierto que procedes de Bahairam, y que aún mantienes estrechos lazos con miembros de su ejército, incluidas Amatena y Clara”.

“Claro”, dijo Elvia. Comprendí que se sorprendiera. Es cierto que seguía colaborando con Amatena y su subordinada Clara en la importación de manga a Bahairam, pero eso era porque yo se lo había ordenado. Tenía que parecerle injusto que eso se convirtiera en una acusación. El hecho de que Garius estuviera dispuesto a contarle todo esto a Elvia a la cara era una buena señal de que él y Petralka no sospechaban seriamente de ella. Ella no había hecho nada que ellos no esperaran, y esto parecía ser lo que equivalía a un veredicto de inocencia.

Pero aún tenía una pregunta. “Um, ¿Petralka?” “¿Qué pasa, Shinichi?”

“Así que todo eso de que tú y yo nos vamos a casar…”

“¡Ah! No te preocupes. La boda seguirá adelante”. Asintió con firmeza, rebosante de confianza. “Las naciones vecinas ya han sido informadas de la ceremonia”.

“Er—Pero—Eso no es lo que yo—”

“Seríamos el hazmerreír si ahora les dijéramos que no vengan. No, no haremos tal cosa. La boda se celebrará como estaba previsto y te convertirás en nuestro marido”.

Luego me dedicó su sonrisa más alegre y bonita.

De vuelta en mi habitación por primera vez en lo que me parecieron siglos, me quedé mirando al techo. Así que la adorable emperatriz siempre había tenido la intención de casarse conmigo. Todo eso de expulsar a los criados desleales no era más que una farsa. En todo caso, casi podría decirse que había utilizado lo de ahumar a los rebeldes como excusa para casarse conmigo, y no al revés.

Por muy guapa que fuera, seguía siendo la emperatriz. La monarca absoluta.

Ahora que lo pensaba, recordé algo que le había oído decir a Garius cuando hablaba con el príncipe Rubert de Zwelberich. Le había dicho al príncipe que los miembros de la familia real no podían dejar que sus sentimientos personales dictaran sus acciones, ni siquiera en cuestiones de amor. Pero eso era otra forma de decir que si un miembro de la familia real podía hacer que los negocios imperiales encajaran con sus sentimientos personales, entonces tenía todas las excusas para perseguirlos.

Una exhibición espléndida. ¿Qué más se puede decir?

Para ser sincero, en parte por su aspecto, siempre había pensado en Petralka como en una especie de dulce hermanita a la que tenía que proteger. Pero estoy seguro de que eso era una falta de respeto hacia ella. Ella nunca haría algo sólo porque sus sentimientos se le escaparan. O si lo hacía, se aseguraba de sentar las bases adecuadas primero. Era lo bastante lista para eso. De hecho, ya era una mujer adulta perfectamente capaz. Era… guay. Eso pensaba yo. Ella había hecho posible que me sintiera así. Sin embargo…

“¿Shinichi?” Petralka asomó la cabeza por mi puerta abierta.

“Oh, Petralka. ¿Aún no te has ido a casa?” Estaba seguro de que había vuelto al castillo.

“¿Nos estás diciendo que nos vayamos?” Me señaló con el labio inferior. Realmente parecía una niña, redoblando la sensación de que era una joven a la que quería mantener a salvo. Cuando aún no sabía qué responder, me dijo: “Queríamos enseñarte algo antes de irnos”. Entonces entró en la habitación.

Llevaba un vestido blanco perfecto. Tenía volantes por todas partes, y si te fijabas bien podías ver bordados por todas partes. Era espectacular. A pesar de la larga cola, parecía flotar y ondear con cada movimiento. Lo miraras como lo miraras, era definitivamente…

“¡Un vestido de novia!” Dije.

“¿Nos conviene?” preguntó Petralka.

“Sí. Queda fantástico”, respondí, y lo decía en serio. Ni siquiera mostraba tanta piel como su atuendo normal, pero transmitía una feminidad inconfundible. Quizá fuera la forma en que el vestido se ceñía a sus caderas. Era la viva imagen de una dama como Dios manda: una novia de verdad.

“Tal vez ahora te has enamorado de nosotros de nuevo.”

“Sí… seguro que sí”, dije, y también lo decía en serio. “Pero Petralka, yo…” “Ahí, Myusel, ¿lo has oído?” Petralka llamó triunfante al pasillo.

“Eh”, dije. Me quedé inmóvil, con los ojos muy abiertos. Myusel salió arrastrando los pies de detrás de Petralka, pero, al igual que la emperatriz, llevaba lo que sólo podía ser un vestido de novia.

 

 

************************************************************************************

 

 

A primera vista, era un poco más sencillo que el que llevaba Petralka, pero le quedaba sorprendentemente bien. Realmente resaltaba su belleza.

“Shinichi-sama”, dijo ella, sonrojándose y dando un paso nervioso hacia la habitación.

“Obtuvimos las medidas de Myusel cuando le preparamos el traje de combate”, dijo Petralka, sonando como si se sintiera muy lista al respecto.

“Petralka… ¿Significa esto…?”

“Debes saber que, a efectos oficiales, será una concubina”, dijo Petralka, de pronto demasiado tímida para mirarme a los ojos. “Pero nosotros ack… reconocemos a Myusel como… ¡Ahem! Myusel es nuestra a-amiga, además de la tuya”.

“¡Wow!” Jadeé.

“¡Su Majestad!” Myusel se llevó las manos a la boca, parecía abrumada.

“El gran t-tonto Kanou Shinichi, de quien realmente nos hemos enamorado… Por si sirve de algo, habla a menudo de igualdad y amor universal…” Recordé haber mencionado esas cosas como principios fundamentales de mi cultura el primer día que conocí a Petralka.

“¡E-Entonces demuéstranoslo, Shinichi! Demuéstranos que puedes amar a dos esposas por igual”. Casi gritó la última parte.

“Petralka…” le dije.

En otras palabras, a efectos oficiales, ella sería mi esposa principal y Myusel sería una concubina, una esposa secundaria, pero en la mente de Petralka ambas eran iguales y esperaba que yo las tratara así. Podría haberme ordenado que la tratara a ella primero o que tratara a Myusel como a una “esposa adicional”, pero no lo hizo. Me dijo que practicara la igualdad.

Yo era quien la había llevado a decir eso. El que le había enseñado a pensar así. Aun así, por eso… Bueno…

“Me gustaría tener una máquina que pudiera medir la afinidad. Ya sabes, como un Sco*ter”.

¿Tratar a dos esposas por igual? El nivel de dificultad era altísimo. Las partidas con harén eran habituales en los juegos de gal, pero incluso allí tenías que equilibrar constantemente el nivel de afinidad que tenías con cada personaje. Era un acto en la cuerda floja, a veces casi imposible.

“Pero bueno, soy un otaku”, dije, sonriendo un poco mientras pronunciaba las palabras que recordaba de algún sitio. “Si alguien puede hacer esto, soy yo”.

“¿Shinichi-sama?” Myusel dijo.

“Ya sabes. ¿Juegos de rompepelotas, dificultad más allá de lo difícil? No me molestaría con nada menos”. Entonces extendí los brazos hacia mis o- yome-sanzu, mis dos esposas. “En la salud y en la enfermedad, en la alegría y en la tristeza, en la riqueza y en la pobreza, juro solemnemente amar y respetar, consolar y ayudar a mis dos esposas, hasta que la muerte nos separe. No lo juro por Dios ni por Buda ni por nadie, sólo por ustedes dos”.

Publicidad M-AB

“Shinichi…”

“Shinichi-sama…”

Petralka y Myusel me miraron con los ojos muy abiertos, redondos y llenos de lágrimas. Ahh, ¡esto sí que era moe!

“Juro por el nombre de mi abuelo… Er, ¡me refiero a mi orgullo como otaku!” Dije.

Puse una cara de determinación que definitivamente no era típica en mí. Myusel y Petralka se arrojaron a mis brazos.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios