Durara! (NL)

Volumen 13

Capítulo 11: Como Un Dragón Con Alas Regaladas

Parte 2

 

 

En un complejo de edificios, en la azotea.

“Bueno ¿Cuál de todos ellos es Ryuugamine Mikado? Si tuviera el rostro de una chica, nunca lo olvidaría.”


Masaomi respondió el comentario de Chikage mientras miraba fijamente un punto de la ciudad.

“Mierda… esos tipos tienen cuerpos similares a Mikado y algunos están llevando máscaras de esquí, así que es imposible saber quien es quien.”

Aunque se encontraban muy lejos, el rostro honesto de Mikado probablemente resaltaría de entre los Blue Squares. Incluso aunque era de noche, la vista de Masaomi era tan buena que de alguna forma podría reconocerlo aun a la distancia.

“Ya veo; ellos realizarán un ataque sorpresa evitando así que su líder sea puesto en peligro, huh… harán eso o puede ser que su líder probablemente se encuentra todavía en el interior de la furgoneta… ¡Maldición! La autopista me está bloqueando la vista, así no puedo ver la furgoneta.”

“Ellos suelen usar autos muy a menudo, así que dudo de que hayan venido a pie o en bicicleta.”

Publicidad G-M3



“Es inútil, no puedo verlo. Esa maldita autopista… y los precios son muy altos, maldición.”

Masaomi le dijo otro comentario fuera de lugar a Chikage, y empezaba a quejarse por cosas completamente irrelevantes.

“Hablando de eso, antes que subiéramos aquí… vi que la calle bajo la autopista, tenía menos tráfico de lo habitual.”

Aún así, no podían confirmar lo que no podía ser visto, ya que desde esa azotea, lo único que podían ver era un grupo de autos que seguían manejando como si dijeran ‘no me importa’ en la autopista bajo el puente.

“¿Hay mucha gente pero pocos autos? esto es un más extraño.”

“Como dije, hoy está algo extraño Ikebukuro.”

“De todas formas, esa extraña gente no parece estar involucrada con la gente de azul.”

Después de que Chikage suspirara un poco, volteó hacia Masaomi.

“Bueno, es momento del encuentro, así que me voy yendo, tú espérame aquí.”

“H-hey ¿Así que vas a hacerlo sin que yo vaya contigo?”

“Tú eres mi carta del triunfo o más bien, el protagonista. Voy a quitarles a esos chicos sus máscaras, así que obsérvalos desde la azotea y cuando encuentres a tu amigo, bajas. Si es que no se encuentra ahí, voy a preguntarles donde está y lo llamaré.”

Ellos no podían saber el actual número de oponentes porque la autopista interfería con su campo visual.

Masaomi habló inexplicablemente después de ver la espalda de Chikage, quien pese a eso, hablaba como si ni siquiera pensara que iba a perder.

“Rokujo-san.”

“¿Huh?”

“… Umm, muchas gracias.”

“Agradéceme más tarde, si esto fuera una película o algo así, parecería que me estuviera yendo a morir, ¿no?”

Chikage levantó su mano mientras sonreía amargamente y bajó las escaleras. “Además de eso, no sé si esto será algo por lo que debas agradecerme.” “¿Eh?”

Chikage le habló a Masaomi mientras se encogía de hombros, y frunció su ceño. “Porque si me veo muy involucrado, también podría golpear a tu amigo.”

***

 

En un área residencial.

Mamiya Manami era una vengadora.

No es mucho decir que ella estaba viva con el objetivo de atormentar a Orihara Izaya de muchas maneras.

La razón por la que pudo seguir con vida hasta ahora, cuando originalmente se suponía que moriría en el encuentro suicida offline, no era más que por el odio hacia Izaya, quien había insultado su decisión y su desesperación.

En ese sentido, también podríamos decir que Izaya la dejó vivir.

Manami notó el hecho por sí misma, pero no pensó nada en particular sobre eso.

Si pudiera observar el rostro de Izaya muriéndose con desesperación, se podría decir que su vida estaría completa.

Era un alivio que fuera incapaz de cometer un crimen.

Como exponer la cabeza cortada en frente de la estación Ikebukuro en plena luz del día.

Ella lo robó de Izaya para aventajarlo en hacerle saber al mundo de la existencia de la cabeza de Celty Sturluson.

Ella no calculó cuanto eso haría sufrir a Izaya.

Ella lo hizo porque pensaba que él lo odiaría.

Y ahora, con una razón similar, iba a hacer algo sin pensar en el resultado.

“…el siguiente sería este.”

Ella murmuró esto para sí misma con un tono frío y buscó el pequeño edificio del área residencial.

Yodogiri Jinnai.

El agente que era enemigo de Orihara Izaya.

Esa información estaba registraba en la computadora de la oficina de Izaya de uno de los escondites de ese hombre.

Ella robó muchos tipos de información de la computadora de Izaya y lo guardó en una memoria USB en su bolsillo.

Planeaba darle esa información gratis a Yodogiri, quien era el enemigo de Izaya, y buscó en sus escondites registrando uno por uno.

Sin embargo, había buscado en más de 10 lugares y no había encontrado ninguno donde pareciera haber gente.

Se escabulló en algunas de las casas pero no obtuvo ningún resultado.

Aunque sabía que era muy peligroso, no le importaba ser encontrada y asesinada por Yodogiri.

Él era un enemigo que incluso alguien del nivel de Izaya tuvo que protegerse.

Sería fortuito si toda la información de Izaya le fuera pasado a esa persona.

Aunque sería una lastima para ella el no poder ver el sufrimiento de Izaya en persona, si fuera asesinada aquí y ahora, eso solo significaría que su fuerza impulsora no habría llegado muy lejos.

Mientras se justificaba con esa teoría retorcida, ella intentó escabullirse dentro de este edificio de la misma forma, pero –

Ella dejó de caminar al llegar a la puerta trasera.

Las luces eran visibles desde el otro lado del vidrio esmerilado.

“……”

Siendo cuidadosa, se asomó para verificar la situación.

Escuchó el sonido de una llave abriendo la puerta desde adentro y vio la cara de un joven hombre desde la puerta abierta.

Habían manchas rojas en todo su pijama e iba arrastrando una de sus piernas, parecía llevar algo como una escayola.

No había forma de que eso fuera algo normal; él emitía una atmósfera de un depredador que estaba salpicado con la sangre de su víctima o una víctima que había estado involucrado en un caso de asesinato.

Si tuviéramos que describirlo más, los ojos detrás de sus lentes eran anormalmente rojos.

“… Un usuario de Saika.”

Manami murmuró eso para sí misma, pero no tenía miedo.

Si esa persona era un usuario de Saika, podría estar bajo el control de Niekawa Haruna.





Podría ser que Izaya ya había leído con anterioridad sus acciones y la dejó venir al escondite de Yodogiri Jinnai antes de tiempo.

Ella pensó en eso, pero pronto se dio cuenta de que no era el caso.

Porque el rostro del hombre le era familiar.

Cuando estuvo investigando sobre Orihara Izaya para vengarse de él, había visto una fotografía de esa persona.

Es… el medico clandestino…

Shinra, sí, es Kishitani Shinra.

Aunque Orihara Izaya tenía muchos peones, ella recordó que el medico clandestino era la única persona a la que podía llamar su amigo.

¿Por qué se encuentra aquí este hombre?

“… Hola, buenas noches, no te asustes, no soy alguien sospechoso.” Mientras reía suavemente, el hombre se acercaba rengueando en una pierna.

Quizás lo usaba como una muleta, pero estaba sosteniendo algo que parecía ser un trapeador que probablemente lo había cogido en el edificio.

“Kishitani… Shinra-san.”

“Oh, ¿Cómo es que conoces mi nombre?”

Shinra inclinó su cabeza con sus ojos aún rojos.

Publicidad M-M1

Como era de esperar, no parecía ser un subordinado de Niekawa.

El amigo de Orihara Izaya.

Si su amigo muriera ¿él sufriría?

Mientras se enfocaba en el picahielo que tenía, Manami pensó en eso.

Por otro lado, aunque Shinra tenía los ojos indicando que estaba bajo posesión de Saika, él agitaba su mano a Manami como un ser humano normal.

“¿Podría ser que ya te he examinado antes en el pasado? Si ese fuera el caso, tengo un favor que pedirte.”

Shinra dijo esto y se aproximó a Manami, quien estaba pensando en si sacaría el pica hielo o no, y entonces, Manami le preguntó mientras alcanzaba el pica hielo.

“Hey, Kishitani-san ¿conoces a Orihara Izaya?”

“¿Hm? Es un amigo.”

“Realmente no entiendo muy bien el verdadero significado de la palabra ‘amigo’… pero ¿qué pensaste cuando él fue apuñalado recientemente?”

Esa no era una pregunta para un hombre que vestía un pijama bañado de sangre, pero ella era lo suficientemente anormal desde el ojo de un tercero como para preguntarselo de todas formas.

Shinra pensó en esa pregunta seriamente y respondió mientras recordaba. “Bueno… podría haber pensado que probablemente se lo merecía.” “…”

“Cuando me llamó, le colgué el teléfono diciéndole solo ‘Oh, Okay’, ¿estuvo mal?”

“No. Todo es su culpa, así que reaccionaste naturalmente.” Manami suspiró largamente y soltó el pica hielo en su bolsillo.


Aunque lo que le dijo Shinra no era nada más que la verdad, ella pensó que no había motivo para asesinarlo porque el contenido de lo que le dijo era muy diferente a la imagen de la palabra amigo.

Quizás Izaya era el tipo que miraría y se reiría de un amigo suyo muriéndose frente a él.

Eso era probablemente el por qué mantenía un fuerte resentimiento contra él en ese sentido.

Manami pensó eso mientras miraba al hombre delante de ella.

Luego dijo calmadamente.

“Uh, ¿se encuentran bien tus heridas?”

“Ah sí, duelen mucho pero estoy bien.”

Shinra dijo esto con mucha lástima sin saber que la persona en frente de él, era la que había expuesto la cabeza frente a todo el mundo.

“Bueno, no sé si estará bien pero, ¿podría pedirte prestado el celular?” “… ¿Si?

“Hay un lugar al que necesito ir, pero no tengo mi celular… así que tengo que llamar a un taxi, a mi madrastra y mi padre… No, no, mi padre.”

Aunque era una escena espeluznante la que él murmuraba mientras sus ojos estaban completamente rojos, Manami pensó un poco y decidió darle una mano a Shinra.

Publicidad M-M3

“Ah no, está bien, está bien, puedo caminar por mí mismo.” “¿No te duele?”

“Una chica no debería prestar su hombro como ayuda a una persona tan sospechosa en la noche.”

Manami respondió sin ninguna expresión en su rostro al hombre con los ojos rojos que se preocupaba por ella de una forma extraña.

“No, está bien. A cambio, tengo algo que quiero preguntarte”

“¿?”

“Es sobre Orihara Izaya.”

Manami le preguntó con una sencilla y monótona voz como si fuera una máquina.

“Por favor, dime si hay algo que ese tipo realmente odie.”

“¿Por qué?”

“Porque quiero hacerlo sufrir tanto como pueda y asesinarlo.”

Shinra escuchó las palabras de la chica que no ocultaba nada y soltó una pequeña risa mientras arrastraba su pierna.

“¿Es algo como celos o algún sentimiento distinto? Es amor; amor.”

“No, te equivocas.”

Sin enfurecerse o reír, Manami replicó negándolo.

“Cosas… que ese chico odia… Ah, ow ow ow.”

Probablemente le dolía todo su cuerpo porque Shinra hacía de vez en cuando algunos ruidos expresando dolor mientras caminaba.

Sin embargo, él tenía una extraña sonrisa en su rostro, y sumándole a los ojos rojos, parecía un extraño payaso.

Shinra había decido pedir un taxi en la avenida principal e intentó salir con una respuesta a la pregunta de la chica, mientras recordaba el pasado caminando por la avenida principal.

“Bueno… generalmente, Izaya no pierde las esperanzas por los seres humanos. Así que cuando se trata de las relaciones humanas, las partes sucias del ser humano, traición o muerte, él no siente ningún tipo de odio.”

“…”

“Pero no creo que sea por eso que el corazón de Izaya sea tan fuerte, sino más bien lo contrario.”

“¿?”

Manami frunció el ceño.

Shinra se sostuvo de su hombro y siguió caminando mientras hablaba lentamente en la oscuridad de la noche.

“La gente piensa que es una persona de sangre fría, pero en realidad es más humano que nadie y su corazón es muy frágil. Puede fácilmente romperse por el amor humano o la traición. Es por eso que decidió evitar todo desde el principio y amar a todos los humanos ¿entiendes? no es para aceptar o lidiar con eso, sino para evitarlo.”

“¿Evitar…?

“Sí, es como un Koinbori9, en un primer vistazo, está con la boca abierta y parece que acepta todo en grandes cantidades mientras sonríe… pero en realidad es un tubo sin fondo. Eso es el por qué cualquier cantidad puede pasar a través de su boca. Y puede amar cualquier cosa. Por supuesto el ama cualquier cosa.”

“Ah lo siento, me estabas preguntando lo que el odia, no sus características.” Shinra cerró sus ojos justo ahí y abrió su boca con un suave suspiro.

“Lo que odia, probablemente sea… sentir el verdadero dolor, calor, o sufrimiento.”

***

 

 

Ikebukuro. En cierta oficina.

“Kahaha…”

Aún con mucha tos, la respiración de Izaya se restableció.

El aire que expulsaba salpicaba sangre.

Cuando intentó entender la situación con racionalidad, un feroz dolor lo asaltó.

“¡..!”

Por un momento, olvidó incluso quien era o por qué estaba ahí.

La incapacidad de diferenciar el intenso dolor de su cabeza le dio la ilusión de que todo su cuerpo estaba en llamas.


El dolor corrió a través de todo su cuerpo permitiéndolo así no perder la conciencia.

Aún… estoy vivo.

  • Una bandera con forma de carpa y con forma cilíndrica que los japoneses cuelgan para que los niños crezcan saludables y fuertes

Izaya no era uno de los que promovía la idea de la mente sobre la materia.

Pero tampoco lo negaría.

Con todas sus fuerzas, expulsó al dolor afuera y desesperadamente forzó a su mente a pensar.

¿Qué pasó?

Me caí… de la estructura de metal.

Fue un impacto tan fuerte que incluso su memoria de tan solo 10 segundos atrás se había nublado.

Y entonces lo recordó, difícilmente, como si trajera recuerdos de hace 10 años, y de alguna manera, llegó a la respuesta.

Cierto, él me golpeó.

Ese monstruo… usó la estructura de metal conmigo como si fuera un bate de béisbol.

… Bestia.

Pensó eso amargamente.

Si su oponente fuera un ser humano, Izaya hubiera alabado sus habilidades de pelea, incluso si las heridas que le provocaran fueran fatales.

Pero Izaya no reconocía a Shizuo como un humano.

Solo podía sentir el dolor persistente, como si este se estuviera comiendo su cuerpo.

Parecía que se encontraba en un edificio.

Él había tenido esa impresión después de ser golpeado por el choque en su espalda; y el sonido del cristal quebrándose.

“…”

Mientras miraba a su alrededor, apoyando la nuca contra el suelo, vio un gran número de escritorios.

Parecía que estaba en el interior de alguna oficina.

Tuve suerte…

Parecía que después de ser golpeado por Shizuo, había roto el vidrio de una ventana y aterrizado en el edificio de al lado.

La ventana podría haber servido como un amortiguador, porque pese a las astillas y trozos de vidrios que habían agujereado su ropa, milagrosamente sus arterias permanecían intactas.

La sangre fluía a través de los cortes superficiales de todo su cuerpo; Izaya giró los ojos hacia la ventana rota.

La situación de afuera era confusa.

Pero podía decir una cosa con certeza.

Él vendrá a acabar conmigo.

La verdad, equivalente a una sentencia de muerte, sacudió el corazón de Izaya.

En otras palabras, esto no ha acabado.

En el mismo instante después de pensar eso –

El sonido del cristal rompiéndose provino de arriba.

Había solo una cosa que se podía imaginar.

Muy probablemente, Heiwajima Shizuo había saltado desde el otro lado hasta ese edificio.

Él podía patear incluso un camión a un lado. Con la fuerza de su pierna, era presumible que cruzar el ancho de una angosta carretera le sería fácil.

Muy pocas personas, con la misma fuerza en sus piernas, podrían intentar hacer algo como eso sobre el espacio entre esos altos edificios, donde caer solo significaría la muerte.

Si solo se cayera.

Eso es lo que Izaya pensaba en ese momento. Pero al recordar como la carretilla elevadora, pese a caer de la misma altura, había sido enviada a volar, se corrigió.

No, probablemente no moriría incluso si se cayera.

Y ¿Cuál es mi plan? ¿Mirar a la muerte de esta forma?

Sería un despropósito si no extermino a este monstruo.

Después de apretar sus dientes por un momento debido a esos pensamientos, Izaya esbozó una sonrisa.

“Es cierto.”

Apretó sus puños fuertemente asegurándose que sus nervios aun estuvieran conectados.

“Vine a exterminar al monstruo.”

Lo que le regresó su fuerza fue tal vez voluntad pura, el poder de su amor por los humanos.

Sin embargo, de los humanos que amaba, ningún rostro apareció en su mente.

Ni el rostro de los padres que lo habían criado.

Ni de las hermanas que lo idolatraban.

Ni el rostro de la mujer con complejo de hermano, que había contratado como su secretaria.

Ni el rostro de su excéntrico amigo, el primero que había logrado ver a través de su verdadera naturaleza.

Ni el rostro de aquellos a los que había arruinado, llenos de desesperación.

Ni el rostro de aquellos inocentes a los que alguna vez había ayudado, ya sea por capricho o no.

Ni los rostros de los jóvenes que estuvieron, en ese momento, en el límite entre la destrucción y sus vidas diarias.

Ninguna persona apareció en su mente.

Y aun así, él siguió amando a los humanos.

La imagen de los humanos que mantenía estaba vacía, pero a pesar de eso, Orihara Izaya se levantó.

“No voy a correr.”

Cuando Heiwajima Shizuo llegó a la base de la escalera, la puerta de la oficina estaba abierta.

“…”

No tenía palabras.

‘¡¿Dónde estás, puuuulga?!’ Sería lo que habría gritado en una escena como esa en circunstancias normales; pero la situación actual, claramente no era normal.

Él había aguantado incluso su propio grito dentro de sí mismo convirtiéndolo en energía para aniquilar al hombre llamadi Orihara Izaya.

Caminó lentamente hacia el centro de la oficina y notó que el piso cerca del medio estaba manchado con sangre.

Dejando a un lado el hecho de que su furia y odio estaban dirigidos solo hacia Izaya, la razón de su transformación en una bestia irracional y furiosa, era, quizás, por la acumulación de los días que había estado deseándolo.

Habiendo saltado descuidadamente de tan lejos, Shizuo había roto las ventanas del piso de arriba y entrado al edificio, pero no había destruido el piso para bajar.

Las luces estaban apagadas, así que era difícil imaginar que alguien se encontraba allí como para que resultara involucrado.

Incluso así, para un Shizuo lleno de furia, sus instintos le daban una advertencia.

Debido a sus incontables peleas con Izaya, él lo sabía.

Tanto como él no viera a Izaya muriéndose por su mano delante de él, Izaya no estaría muerto.

Si Izaya estaba enterrado en los escombros, él no descansaría hasta poder ver su cuerpo.

Una situación donde el cadáver pudiera desaparecer sería una oportunidad para Izaya.

Shizuo no lo entendía a un nivel intelectual, pero habiendo peleado tantos años, esencialmente intentando matarse el uno al otro, el entendimiento llegaba naturalmente.

Sería un desperdicio si Izaya muriera de una forma en que no pudiera ser el testigo directo.

Incluso si fuera recubierto en concreto y lanzado al fondo del mar, siempre y cuando él estuviera vivo en el momento de su desaparición bajo la superficie, no habría paz en su mente.

Incluso si moría de verdad, la ansiedad solo persistiría en las calles de la ciudad.

Incluso si su cuerpo realmente fuera encontrado bajo los escombros, la gente se preguntaría:

“¿Realmente era el cadáver de Izaya?”

Y de esa forma, el malestar se encendería en aquellos que habían conocido a Orihara Izaya.

Heiwajima Shizuo estaba allí para prevenir eso.

Para confirmar con sus propios ojos que Izaya hubiera sido borrado de este mundo.


Era confuso cuanta racionalidad aún tenía Shizuo, pero si estuviera en su ser usual, lo más probable es que habría dicho lo siguiente:

Que él estaba ahí no debido a cuanto Izaya le había hecho sufrir.

Sino que era completamente por su propio egoísmo.

Sin embargo, también era cierto que si la malicia de Izaya no hubiera sido dirigido solamente hacia él, la situación no hubiera llegado hasta este extremo.

La malicia de Izaya había involucrado a aquellos que lo rodeaban, como su querida amiga Vorona y principalmente a Awakusu Akane, Celty, Shinra, a Tom y al resto; esta fue la situación que había empujado a Shizuo a hacer todo esto.

De alguna forma, era irónico.

Si hubiera sido antes de pelear con Saika, antes que la percepción de su poder hubiera cambiado, si hubiera sido antes del encuentro con Awakusu Akane, desde de lo cual había ganado el conocimiento de como usar su fuerza para proteger, si hubiera sido cuando Shizuo fue consumido por su propia violencia y por lo tanto distanciado de su entorno –

Quizás él no estaría allí.

O quizás, si incluso hubiera estado ahí, estaría gritando y persiguiéndolo como siempre.

Pero no era así.

Eso era porque Shizuo había aceptado a la gente y forjado lazos con ellos – que su furia había crecido cuando ellos fueron lastimados, suprimiendo su ira dentro de sí mismo a esa extensión y erupcionando de esa manera.

Incluso si esto solo podía acabar en tragedia, no podía detenerse.

De alguna forma, sus lazos con los otros se habían convertido en la única gran debilidad del demonio llamado Heiwajima Shizuo.

Y –

Ahora, Shizuo se sumergió a la más indeseable de las situaciones.

Él no podía ver a Izaya.

Con una mancha de sangre como único resto, Izaya se había desvanecido de la oficina.

Era posible que intentara un ataque sorpresa.

Después de escanear los alrededores, Shizuo empezó a levantar los escritorios con una mano.

Pero no parecía que Izaya estuviera escondido en ninguno de ellos.

Él no debería haber tenido tiempo para preparar una trampa como la de antes, con fuego y gas.

“…”

Shizuo dejó la oficina y miró a los alrededores.

Aparte del panel verde indicando la salida de emergencia, había otra fuente de luz.

Era el interruptor del ascensor.

Cuando se acercó, sin palabras, confirmó que la luz se estaba moviendo.

Mostraba que el ascensor estaba bajando constantemente de ese piso.

Por supuesto, estaba la posibilidad de que el movimiento del ascensor fuera una distracción e Izaya aun estuviera en ese piso.

Pero en ese caso, él únicamente podría escapar por los alrededores.

A pesar de haberse dicho a sí mismo que no correría, Izaya había desaparecido del edificio.

Shizuo no había escuchado lo que Izaya había murmurado en aquel entonces, pero había entendido que Izaya estaba intentando asesinarlo de verdad.

Él no sabía lo que Izaya estaba planeando, así que Shizuo estaba en un estado que no podía pensar por sí mismo, y regresó lentamente a la oficina.

Y sacó su cara por la ventana rota.

Era posible que Izaya lo empujara por atrás o si Izaya se había ido al piso de arriba mientras él estaba distraído con el ascensor, podría colgarlo del cuello con una soga o algo.

Pero Izaya entendía que esas cosas no funcionarían.

Y eso es porque Shizuo lo había visto.

El movimiento del ascensor no fue una distracción, él sencillamente lo usó para dejar el edificio.

Y ahora que vio la sombra oscura, vestido con su usual chaqueta negra y corriendo por la calle oscura, la expresión de Shizuo no cambió en lo más mínimo.

Y como si eso fuera un curso de acción perfectamente natural, puso su pie en el marco de la ventana, y aunque él podía perfectamente bajar caminando por las escaleras, saltó en el aire.

***

 

 

De vuelta a las calles.

“Oh, ¿no eres Orihara-kun? ¿Por qué tienes tanta prisa?”

“…”

Mientras Izaya salía del edificio, Shingen, el hombre con la máscara de gas, le preguntó eso. Pero Izaya simplemente lo ignoró y siguió corriendo sin decir una palabra.

“Fuumu.. ¿Qué pasó, Igor-kun? me doy cuenta que soy ignorado por los jóvenes más de lo que pensé.”

“¿Puede ser porque nunca has sido ignorado antes?”

“¿Me pregunto por qué hablas como si fuera natural en mí ser ignorado? Él es uno de los

pocos amigos cercanos de mi hijo, ya sabes, y no estoy seguro de cuan cierto sea eso, pero

aparentemente, también fue él quien apuñaló a mi hijo una vez e involucró a la policía,

Publicidad M-M5

debería mostrar más respeto…”

Ignorando los sin sentidos de Shingen, Igor miró hacia arriba.

“… ¡Hey! ¡¿Incluso tú me ignoras, Igor-kun?! Incluso dejando a un lado que eres menor que yo, ¡seria molesto si olvidaras que pagué para contratarte! A pesar de mi magnanimidad como persona, para hacer un empleado mi amigo, podría pegar una foto mía coqueteando con mi nueva esposa en tu tarjeta de año nuevo… ¿¡Uoooh!?”

En la mitad de la oración, Igor empujó a Shingen contra la pared y Shingen le gritó:

“¡¿Goh?! ¡Qué estás haciendo! ¿¡¡Celoso por mi nueva esposa!!?”

“Lo siento, pero…”

Justo cuando Igor estaba a punto de replicar la protesta de Shingen.

Una persona cayó donde Shingen estaba parado hace tan solo unos segundos.

“¡¿…?!”

“Era un lugar peligroso…”

Shingen se sorprendió; y el hombre que había caído al suelo ante él, sin hablar, identificó que la sombra corriendo era Izaya.

“…”

Y al siguiente instante, sin cambiar su expresión, salió corriendo a toda velocidad.

Después de verlo irse, Igor se encogió de hombros y murmuró:

“Es como Terminator.”

“Mn, por cierto, esto es incómodo, pero ¿debería agradecerte?”

“No importa. Tu esposa es hermosa así que estoy un poco celoso.”

Igor sonrió despreocupadamente cuando dijo eso, pero abruptamente se volteó en dirección al aturdido hombre de mediana edad tirado en el suelo.

“¿Que deberíamos hacer con él?”

“Mm…”

Igor sonrió despreocupadamente al decir eso, y también se volteó abruptamente en dirección de donde se encontraba ese hombre de mediana edad.

“Se ha ido… mi… cabeza… la Dullahan…mi…cabeza….cabeza…”

Acercándose a su viejo amigo, quien había entrado a un estado catatónico, Shingen sacudió una mano delante de él.

Sin embargo, no hubo respuesta, así que Shingen suspiró a través de su máscara de gas.

“Así que esta es la consecuencia de que se te halla robado el corazón, separándote así de la realidad, lamentable.”

“Suena como si le estuvieras diciendo eso a tu hijo.”

Shingen negó con la cabeza lentamente ante el sarcasmo de Igor.

“No, en el caso de Shinra, no se rompería hasta tal punto. ‘La adversidad es la prueba del amor’ es lo que él diría y probablemente, ciego de lo que lo rodea, iniciaría sus acciones.”

“Ese es un final malo para él… ¿Qué estás haciendo?”

Mientras estaba escuchando la charla de Igor, Shingen había sacado un rotulador del bolsillo de su pecho.

“Mm, pensé habría un bolígrafo en mi bolsillo… así que pensé que debería garabatear algo antes de que Seitaro recupere el sentido… mm, en esta época, sería poco original escribir ‘carne’ en su frente. ¿Tienes alguna idea innovadora, Igor-ku…”

Shingen volteó para preguntarle eso y se detuvo cuando vio la cara de Igor.

“¿Oh?”

Un profundo e interesante sonido escapó de él.

El rostro de Igor tenía una expresión no muy diferente a lo usual.

Pero había algo claramente anormal con él.

Su esclerótica10 estaba inyectada en sangre y roja, y estaba mirando hacia algún lugar en la distancia.

Al ver esta escena obviamente misteriosa, Shingen habló uniformemente.

“Así que después de todo, fuiste cortado por Saika. Pero el control no parece estar siendo ejecutado de forma estricta, lo que significa que se trata de Sonohara-kun, ¿uh?”

Publicidad M-AB

Después de aceptar eso por su cuenta, Shingen le hizo a Igor otra pregunta.

“Así que algo está pasando alrededor de Saika, ¿no?”

“He estado preocupado por esto por un tiempo… otra madre ha estado ejerciendo fuerte control sobre sus ‘hijos’ y ‘nietos’ de forma extraña.”

Al escuchar esto, Shingen asintió unas cuantas veces y luego negó la cabeza con impotencia.

“… Mm, realmente no puedo entender nada más complicado que eso….”

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios