Seiken Gakuin No Maken Tsukai (NL)

Volumen 7

Prologo: … No Puede Ser

 

 

Seiken Gakuin no Maken Tsukai Volumen 7 Prologo Novela Ligera

 

Publicidad G-AR



 

“… No puede ser. ¡¿Rivaiz Deep Sea, el Rey Demonio de los Mares?!” La voz del Rey Demonio Dragón resonó en la cámara vacía.

La chica de pie frente a Veira… la verdadera maestra de la Azure Hold01… la miró fríamente.

“¿Qué te trae por aquí, Rey Demonio Dragón?” Preguntó en silencio. “Según recuerdo, fuiste abatida por los Seis Héroes, y tu cadáver fue dejado atrás para que se congelara en la tundra…”

“¿Huh?” Algo amenazador brilló en los ojos de Veira mientras los entrecerraba hacia el trono y su ocupante. “Debería ser yo quien te hiciera esa pregunta”.


La mirada de Veira era lo bastante intensa como para fulminar a un ser inferior, pero Rivaiz permaneció imperturbable. Devolvió la mirada al Rey Demonio Dragón con una propia capaz de congelar toda la creación. Su cabello color amatista desprendía un tenue brillo fosforescente.

Un manto de color aqua cubría las delicadas extremidades de Rivaiz, dándole un aspecto etéreo. Sin embargo, por muy frágil que pareciera, ningún ser ordinario podría resistir la ira asesina del Rey Demonio Dragón.

(Entonces, no hay posibilidad de que sea una farsante). Veira apretó los dientes.

No había duda. La chica sentada en aquel trono era su par, uno de los Ocho Reyes Demonio que sembraban el caos y la destrucción por todo el mundo.

Era la soberana de los océanos demoníacos, y una monstruosa encarnación de un cataclismo. Así era Rivaiz Deep Sea, el Rey Demonio de los Mares.

(¿Qué está haciendo en mi Azure Hold?). Reflexionó Veira mientras observaba con cautela a la usurpadora de su trono.


¿Cómo había regresado el derrotado Rey Demonio de los Mares?

Publicidad G-M2



(Supongo que no es tan extraño. Leo y yo sobrevivimos, después de todo).

Publicidad G-M3



Considerando los poderes excepcionales de Rivaiz, era desconcertante que los Seis Héroes la hubieran vencido en combate para empezar. Sin embargo, esto planteaba una pregunta: ¿Ahora era amiga o enemiga de Veira?

Una vez, habían estado unidas bajo el estandarte de la Diosa de la Rebelión. Tras la desaparición del anterior Rey Demonio, Zol Vadis, los nuevos Reyes Demonio eran rivales que competían por el dominio. Todos buscaban acabar con la vida del otro. Fue esa constante lucha interna la que permitió a los Seis Héroes y a las fuerzas humanas derrotar a los Ejércitos de los Reyes Demonio.

(Pero Rivaiz y yo nunca competimos mucho).

La base de operaciones de Veira se había situado en la Cordillera del Dragón Demoníaco. Ningún reino podía ser más distinto del de Rivaiz. Por eso, el Rey Demonio Dragón y el Rey Demonio de los Mares sólo se enfrentaban en raras ocasiones.

(¿En qué está pensando?)

Veira nunca había sido capaz de anticipar los pensamientos de Rivaiz. Su rostro era como una máscara congelada, completamente desprovista de emoción. Sin otra opción mejor, la única que le quedaba a Veira era preguntar directamente.

“¿Qué haces aquí? La Azure Hold es mi castillo”.

El Rey Demonio de los Mares negó lentamente con la cabeza. “Este ya no es tu castillo. He tomado posesión de esta ruina abandonada”.

“¡¿Pretendes tomarme por tonta?!” Las llamas se encendieron y el cabello carmesí de Veira se agitó con ellas, las brasas se desprendieron de sus mechones y cayeron al suelo de piedra. “Este es el castillo de los Dragonkin. El lugar que mis sirvientes protegieron con sus propias vidas…”

“Para empezar, nunca fuiste la legítima propietaria de la Azure Hold”. Intervino Rivaiz.

“¿Qué?” Gruñó Veira. “¿Y tú lo eres?”

  1. Azure Hold / Puede traducirse como: “Asimiento Azure”, “Dominio Azure” o “Fortaleza Azure”.

Rivaiz negó con la cabeza. “… Nay”. “¿Huh? ¿Qué estás diciendo…?”

Publicidad M-M5

Antes de que Veira pudiera terminar, la chica del trono levantó suavemente su mano.

“Sharianos”.

“… ¡¿?!”

Una ráfaga de incontables cuchillas de hielo asaltó a Veira, que instintivamente se defendió envolviendo su brazo en fuego y apartando el ataque de un manotazo. Las cuchillas de hielo se evaporaron en el aire. El cabello carmesí de Veira se alborotó, proyectando un resplandor de calor a su alrededor.

“Tonta… ¿Quieres que te reduzca a cenizas?” Espetó el Rey Demonio Dragón.

“Tu presencia aquí es una violación de la providencia”. La frígida belleza replicó. “Debo avanzar en mis planes”.

Veira enarcó una ceja. “¿Qué planes?”

*¡Vrrrnnnn! ¡Vrrr, vrrr, vrrr!*

Intensos temblores sacudieron la cámara como en respuesta. Incontables zarcillos brotaron de debajo del suelo de piedra.

“¡Nunca pudiste mantener una conversación para salvar tu vida!” Gritó Veira.

Azra-Ael, el Diablo del Inframundo, había sido un tipo excéntrico con extraños planes, pero al menos era posible llegar a un entendimiento con él. No podía decirse lo mismo del Rey Demonio de los Mares.

Publicidad G-M1



“Bien, entonces. Te sacaré las respuestas a golpes”. Veira se relamió. Las llamas que rodeaban su brazo se solidificaron en un espadón incandescente, una proeza de hechicería exclusiva de los dragones. Era la Espada de la Luz Incineradora, Varg Varua, un arma que cortaba con facilidad firmes muros de piedra.

*¡Schlrplrplrplrp!*

Una oleada de tentáculos se precipitó hacia Veira. Sin embargo, un movimiento horizontal de su espada los destruyó a todos.

“¡No subestimes al Rey Demonio Dragón, Rivaiz Deep Sea!” Rugió Veira.

Una furiosa llamarada corrió hacia el trono, tragándose a la chica sentada en él.

“¡Refraia!”

La llama del aliento de dragón de Veira, capaz de reducir toda la creación a cenizas, fue sofocada por una barrera de agua.

(Luchar aquí me pone en desventaja). Veira apretó los dientes, reacia a admitir la debilidad.

En términos de puro poder, el Rey Demonio de los Mares era uno de los Reyes Demonio más fuertes. Su ira era algo que no se podía desatar. Enfrentarse a ella en el vientre del océano, en el corazón mismo de sus dominios, era el colmo de la insensatez. Por muy doloroso que fuera admitirlo, Veira necesitaba escapar de este campo de batalla.

“Argh Varheiz”. Rivaiz desató un hechizo de Octavo-Orden desde su lugar en el trono.

*¡Bwoooooosh!*

Un gran torrente de agua se precipitó sobre Veira, pero un instante después, el océano tembló y un terrible aullido resonó en la Azure Hold. Los escombros saltaron por los aires, y de su interior emergió un gigantesco dragón carmesí.

Era la forma de combate del Rey Demonio Dragón Veira.

Veira abrió sus fauces de golpe, exhalando calor plateado y luz hacia arriba.

*¡Booooooom!*

La explosión abrió un gran agujero en el techo. Desplegando sus enormes alas, el dragón carmesí se elevó. Atravesó la barrera que rodeaba la Azure Hold y desapareció en las oscuras profundidades del océano.

El Rey Demonio ascendió por el agua envuelto en un fuego eterno. Al atravesar la superficie, formó un gran remolino y continuó hacia lo alto, hacia el cielo tormentoso.

Los cielos pertenecían a los dragones. Veira estaba fuera del alcance de Rivaiz.

Algo oscuro como la sombra se movía bajo las olas… una masa de zarcillos retorcidos que rivalizaba en tamaño con un continente. Era el cuerpo principal del Rey Demonio de los Mares, la gran criatura que había hundido la flota invencible del Reino Oceánico de Giran y destruido la civilización submarina hace mil años.

(¡Te destruiré! ¡No quedará ni una pizca de ti, Rey Demonio de los Mares!)

Crujiendo los colmillos, Veira se preparó para lanzar el hechizo en lengua de dragón más potente del que disponía.


¡Llama de la Ruina, Heraldo del Fin de los Tiempos! ¡Siente mi rugido, tonta! ¡Dei Argh Dragray!

Un destello blanco borró el cielo, ¡abriéndose paso en el océano!

*¡Bwoooooooooooosh!*

Un gigantesco pilar de fuego ardió en los cielos, disipando las nubes de tormenta. El mar hervía y los restos de vida marina flotaban en la superficie. De las fauces de Veira brotó un resplandor de mana que se desvanecía. A pesar de la intensidad del ataque, el Rey Demonio Dragón no esperaba que hubiera derrotado a Rivaiz, su igual.

(¡Veamos lo bien que aguantas otro golpe!)

Mientras Veira preparaba otro poderoso ataque…

*¡WHIIIIIIIIIISH!*

… Un rayo luminoso salió del agua y penetró en el ala de Veira. Sangre de dragón salió a borbotones como pétalos de flores.

(¡¿Qué?!)

¡¿Era este un contraataque de Rivaiz?!

(No… Esto es otra cosa).

Otra enorme forma surgió de las profundidades. Un palacio abandonado emergió, brillando en un azul profundo. Era la fortaleza aérea que había caído durante el brutal ataque de los Seis Héroes hace un milenio.

(¡¿La Azure Hold está activa?!)

Los ojos dorados de Veira se abrieron de par en par ante este acontecimiento imposible. Sólo ella, la maestra del castillo, podía comandarlo. Ese poder debería haber estado más allá de una simple usurpadora como Rivaiz.

(Pero ese destello era sin duda el armamento principal de la Azure Hold…

Publicidad M-M1

¡el Cañón Ragva!)

*¡Bwoooooosh!*

El mar embravecido no hizo nada para frenar el ascenso de la Azure Hold hacia el cielo. Su ascensión hizo temblar el aire y envió poderosas olas en todas direcciones.

Entonces, Veira se percató de que había una figura bajo la puerta de la Azure Hold.

(¡¿Un humano?!) Gruñó Veira, furiosa e incrédula.

Sí, un humano. Un hombre alto, de mediana edad, digno y vestido con lo que parecía un uniforme militar.

(¿Es él quien activó la Azure Hold?)

Los instintos dracónicos de Veira le advirtieron de que no se trataba de un mortal común.

(¡Que me ataque deja claro que es un enemigo!)

Veira volvió a abrir sus fauces, preparándose para soltar otro aliento abrasador. Sin embargo, sus furiosas llamas fueron bloqueadas por un muro invisible.

(¡Los mecanismos de defensa de la Azure Hold!)

Rugió Veira, indignada. El humano empleaba las funciones de la Azure Hold mejor de lo que ella lo había hecho nunca.

“…”

La boca del hombre se movió, pero Veira no pudo oír las palabras por encima de los sonidos del mar y el viento. Cuando terminó, dirigió el dedo índice hacia el gran dragón.

(¿Qué está…? ¡Kuh, aaaaah!)

De repente, todo se volvió blanco, y la conciencia de Veira se volvió confusa.

(¡¿Está intentando… dominar mi mente…?!)

Esto no era hechicería; los hechizos normales no tenían efecto sobre los dragones. Este poder era diferente.

(¿Es este… el poder de la diosa… Roselia…?)

No había forma de resistirse. La conciencia de Veira se atenuó, y al hacerlo, recordó sus rasgos por alguna razón.

(¿Por qué… por qué estoy… recordando su cara…?) “Grr… Grr… ¡Ooooooooooooooooh!”

El aullido del dragón carmesí sacudió los cielos.

“Ese sí que era lo bastante poderoso como para ser llamado Rey Demonio”. Susurró el héroe de cabello blanco mientras veía volar al Rey Demonio Dragón. “Y pensar que ha superado el poder de mi Espada Sagrada”.

Ni siquiera un Rey Demonio sería capaz de oponerse a las habilidades de su Espada Sagrada. Eso estaba claro, ya que había sido capaz de subyugar a Rivaiz Deep Sea. Sin embargo, de alguna manera, el Rey Demonio Dragón había eludido su dominio.

No estaba claro cómo lo había logrado. Tal vez fuera el resultado de un poder místico exclusivo de los dragones. Sin embargo, aunque no había logrado dominarla, el Rey Demonio Dragon seguía sintiéndose impulsado a un estado salvaje y desenfrenado.

La próxima vez, no fallaría.

(Los acontecimientos se han desviado demasiado de la profecía de la diosa. Imagino que los apóstoles están empezando a entrar en pánico).


El hombre de cabello blanco se había adelantado a los apóstoles de la diosa y había reclamado la Azure Hold y al Rey Demonio de los Mares. Había previsto que el Rey Demonio Dragón vendría después de que ella despertara del bloque de hielo, pero encontrarla tan pronto fue un golpe de suerte.

(O tal vez fue la diosa quien influyó en el curso de los acontecimientos. Debo obtener a los Reyes Demonio antes que los apóstoles…)

Sólo quedaban cuatro Reyes Demonio. El Rey Demonio de la Ira había sido consumido por el enloquecido Maestro Espadachín de los Seis Héroes, y el Rey No Muerto seguía desaparecido tras su supuesta resurrección en Necrozoa. Quizás su reencarnación había fallado, no dejando a su alma una cáscara a la que adherirse apropiadamente.

El hombre fijó sus ojos en el cielo distante. ¿Hacia dónde se dirigía el Rey Demonio Dragón en su frenesí?

“Persíguela, Rivaiz Deep Sea”. Ordenó el hombre de cabello blanco al Rey Demonio que gobernaba los vastos océanos.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios