Durara! (NL)

Volumen 4

Capítulo 3: El Club De Las Jóvenes Princesas ¡La Primavera Más Ardiente De La Tierra, La Central Erótica De Chicas De Secundaria!

Parte 2

 

 

TRES DÍAS DESPUÉS, POR LA TARDE– ACADEMIA RAIRA

 

Publicidad M-AR-2

“¿Por qué existe el bullying?” Se preguntó KuronumaAoba, sentado en el fondo del salón.

Generalmente los abusadores son quienes inician todo, pero el abusado no siempre es una inocente palomita. No por eso es menos grave.

Son influenciados por la sociedad, los juegos, el manga, los padres, la escuela, el internet.

“Honestamente, no me importa”, pensaba Aoba.

“Puedes señalar miles de factores que generan el acoso escolar, pero incluso si los eliminas todos, los abusadores no se detendrán”

Publicidad M-M3

Porque al final, lo hacer por su propia satisfacción.

Y si no se encuentran completamente satisfechos, van a continuar haciéndolo.”

Esa era una conclusión un tanto falaz, pero aún asíAoba llevó su razonamiento más lejos.

“No lo puedo negar. Hay un placer inherente en molestar a alguien más débil que yo” Lo que deja una sola pregunta: ¿Cómo puedo suprimir ese irrefrenable placer?

Un placer similar al de atacar a un país del tercer mundo con misiles mientras te encuentras en un lugar seguro, disfrutando al mismo tiempo de una sensación de seguridad y otra de innegable superioridad.A quien decidas atacar es lo menos importante para sentir ese placer.

Aquellos que simplemente observan mientras alguien más es molestado probablemente no se metan por temer la venganza de los bravucones, además disfrutan del hecho de que ellos no son los abusados.

Esa, también, es una posición placentera y segura.

Por supuesto, habrá santos que no se encuentren cómodos con esa posición y simplemente ayuden a los demás. Sería raro que nadie lo hiciera, después de todo estamos en un planeta superpoblado.

Sin embargo, en lo que respecta a este salón en particular, parece que no hay nadie de ese tipo.

Había ocurrido antes de las clases especiales.

Aoba dejó correr a su mente mientras observaba el escritorio de Orihara Kururi, sentada junto a él.

Había cosas escritas con lo que parecía ser un marcador permanente.

Teniendo en cuenta de que se trataba del tercer día de clases, el hecho, sin duda era interesante.

Pero las frases escritas tenían un tono diferente al normal.

‘TU HERMANA ES UNA PUTA’

‘HAZTE RESPONSABLE’

‘ES LACULPA DEL GUARDIÁN!’

‘HERMANAS ENJO-KOUSAI34’

‘MUÉRETE!

Y cosas así. Lo que destacaba, era que las frases tenían demasiados kanjis, a diferencia de los grafitis normales.

Kururi, sin embargo, simplemente observaba el escritorio con una expresión inmutable en su rostro. Eso había ocurrido en los últimos 20 minutos mientras ella estaba en la biblioteca. Y a pesar que el peculiar traje de gimnasia de Kururi y su oscura aura sobresaltan lo suficiente, ninguno de esos insultos iba dirigidos hacia ella.

Por alguna razón, la mayoría de las ofensas iban dirigidas a su hermana Orihara Mairu.

Para saber la razón tendríamos que volver a la mañana de ese mismo día.

***

 

 

Buenos días

Orihara Mairu llegó a su salón el tercer día de clases sólo para encontrarse con su escritorio lleno de grafitis que decían: ‘PUTA- 1000YENES POR NOCHE -ABIERTO PARA ENJO-KOUSAI’ y cosas de ese estilo.

Mairu se quedó helada por un segundo.

Publicidad G-M2



Hmm

Todavía sonriendo comenzó a explorar el salón con la mirada.

Todos le dieron la espalda, evadiéndola deliberadamente.

El típico ambiente de una sesión de bullying.

34 Enjo-kousai: un eufemismo usado para referirse a la prostitución de jóvenes estudiantes.

 

Pero ella continuó observando, su mirada no cedió.

Hasta que sus ojos se clavaron en un pequeño grupo de chicas junto a la ventana del salón.

Una de ellas, después de mirar a Mairu, se había reído y le había susurrado algo a las demás.

La esquina de los labios de Mairu se curvó hacia arriba.

Era una sonrisa completamente distinta a la que había mostrado hasta ahora. Parecía la de un embustero que estaba en las sombras luego de haber encontrado a su presa. Una sonrisita falsa, llena de autosuficiencia apareció en su rostro, y brincó.

Todo ocurrió en un parpadeo.

El suelo emitió un explosivo ¡bang!

Pero nada había explotado, fueron los pies de Mairu mientras brincaba en el piso de madera.

Las bravuconas y los mirones hasta ese entonces habían pretendido que Mairu era transparente o que simplemente no existía, pero en menos de veinte segundos, esa idea se había esfumado por completo.

Mientras todos giraban la cabeza hacia el sonido explosivo, Mairu ya se había elevado en el aire y ahora se dirigía a la parte trasera del salón.

Desde el escritorio que estaba detrás de suyo, había ido brincando todo el camino hasta la parte del fondo del salón. Una vez ahí se detuvo en un locker, tomó una pequeña caja del casillero y se dio vuelta.

Con asombrosa fluidez brincó de nuevo, y voló sobre las cabezas de varios de sus atontados compañeros, abarcando toda la extensión del salón en unos cuantos brincos.

La chica era imparable como una bala de cañón.

Dio una zancada más antes de detenerse en el primer escritorio…

Y aterrizó en medio de aquel grupo de chicas en el frente del salón.

***

 

 

TRES DÍAS ANTES MEDIODÍA UN APARTAMENTO EN SHIJUKU

 

Tienes razón. Con suerte ningún bravucón las molestará pero no es como si lo pudiéramos evitar.

Tras suspirar, el informante sonrió sarcásticamente.

Pobres criaturas.

¿Te parece gracioso? ¿Acaso no son tu familia después de todo?

Izaya sacudió la cabeza hacia Namie, quien frunció el ceño.

Nah nah nah. No es así Para nada.

Sonrió mientras se disponía a arreglar el malentendido.

No me refería a Kururi y Mairu. Estaba hablando de los bravucones. ¿Huh?

¿Recién no te lo dije? Ellas se volvieron raras por mi influencia. Ahora dime-si alguien me molestara, ¿crees que dejaría que esos matones se quedaran tranquilos?

***

 

 

DE VUELTA A LA MAÑANA DEL TERCER DÍA DE CLASES

 

La clase entera estaba quieta.

A todos les tomó un largo rato registrar lo que acababa de ocurrir; por un momento simplemente observaban, congelados.

¡Ajaja! ¡Las-ten-go!

Mairu sonaba tan emocionada como un niño pequeño jugando.

Pero aquellos a su alrededor estaban en un estado completamente opuesto a la felicidad.

La cajita que había tomado Mairu de la parte trasera del salón estaba casi llena hasta el borde de chinches35.

Con un rápido movimiento había abierto la caja y la había alzado lo más alto posible.

Sus acciones hasta ese momento habían sido simples.

Había aterrizado justo en el centro de las chicas que se habían estado riendo de ella

Había tirado a una de ellas con un clothesline36

Y había metido su mano en la boca de la chica que lloraba.

Eso había sido todo.

Sus movimientos habían sido captados por sus compañeros como si fuera una película de acción.

Mairu, cuyas mejillas se sonrojaban del entusiasmo, sonreía mientras ponía sus piernas a los costados de la niña en el suelo.

La escena hubiera sido casi erótica si no fuera por el hecho de que la mano de Mairu estaba dentro de la boca de la chica y la otra estaba sosteniendo la caja de tachuelas.

Sus ojos brillaban detrás de sus lentes.

¡Te doy 3 segundos! ¿De quién fue la idea? ¡Señálalo! — Le pidió Mairu mientras mostraba la misma sonrisa que tenía durante su presentación el primer día.

Mientras hablaba, la caja de tachuelas que ahora estaba abierta se acercaba más y más al rostro de la joven.

35 Chincheta, tachuela. 36 Llave de lucha libree

¡Nnnnnhhhh! ¡Haaa-! ¡Nnnhhhhaaeehh!

Ahora que sabía lo que le esperaba, la chica comenzó a retorcerse enérgicamente, pero las rodillas de Mairu mantuvieron los brazos de la niña anclados al piso dejándola indefensa.

Las demás del grupo sólo podían observar nerviosas a Mairu como si no tuvieran idea de lo que ocurría.

Tres

Tan sorprendente y eficaz fue el contraataque, que había tomado desprevenida a la bravucona -ahora víctima de la violencia- dejándola incapaz de pensar.

Dos

No había tiempo para considerar las posibles consecuencias si delataba a sus cómplices.

Aunque las hubiera, de cualquier forma las hubiera delatado ya que ninguna consecuencia podría ser peor que tener la garganta llena de tachuelas.

Uno

La caja de tachuelas hizo un suave tintineo mientras se inclinaba ligeramente.

Ahí fue cuando la chica se rindió.

Señaló a la más alta del grupo de chicas que había estado alegremente discutiendo la reacción que Mairu había tenido por el grafiti.

Cer… ah.¡Gracias!

Mairu atrapó varias de las tachuelas que comenzaban a caer hacia la garganta de la chica con la mano que había removido de su boca.

Con esa sonrisa, giró hacia la muchacha que había sido señalado por su cómplice, y que ahora temblaba asustada.

En ese momento su siguiente objetivo ya se dirigía hacia la puerta.

Ahh ¡No te escapes todavía!

Alzó las chinches que había atrapado en su mano izquierda y las lanzó como lo haría una máquina con un montón de pelotas de baseball.

Una serie de rítmicos clicks y clacks después, la chica alta se encontró con varias chinchetas clavadas en la puerta que había estado a punto de abrir.

Eso no era en sí un gran logro; con algo de habilidad, las tachuelas pueden lanzarse a la pared como dardos.

Pero si era peligroso tirarlas en público, sin mencionar el hecho de lanzárselas a otra persona.

Sin embargo, Orihara Mairu era la clase de persona que ignoraba cualquier precaución; por eso sin la más mínima duda se había atrevido a lanzar las tachuelas hacia donde se dirigía la mano de la líder de las bravuconas.

Lo que había provocado que la chica se quedara quieta, inundada por el miedo.

Pasividad.

Había quedado atrapada en la pasividad.

Ella había hecho el primer movimiento, pero ahora estaba atrapada en la pasividad. La chica no había siquiera gastado tiempo en considerar su siguiente movimiento o seguir su instinto; sintió como alguien la tomaba de los hombros.

¡Veamos! ¿Quieres acompañarme al baño? ¡Escucha! ¡Repentinamente tengo esta enooorme necesidad de acercarme más a ti, a pesar de que no sé ni tu nombre! ¡Jajaja!

Con una sonrisa alegre en sus rasgos delicados, Orihara Mairu estaba a punto de tomarla del mentón para llevarla hasta el pasillo

Cuando se detuvo para hablarle al joven sentado junto a su escritorio.

Hey, disculpa. ¿Qué te parece si me ayudas a borrar eso y el almuerzo va por mi cuenta?

El chico la miró y, sin saber que hacer, intentó quitar el marcador de aceite con un borrador.

Ninguno de los otros estudiantes intento moverse, solo se escuchaba en el salón el sonido de la goma borrando. Un chico que solía ir a la misma primaria que las hermanas Orihara entró al salón. Viendo los rayones en el escritorio de Mairu y el estado de shock de todos los demás, dejó escapar un suspiro.

Publicidad M-M2

Ahh, así que lo hizo de nuevo.

Comenzó a contarles a los atontados estudiantes todo sobre Mairu.

Esa chica va a un gimnasio que enseña artes marciales bastante extrañas, así que no intenten meterse con ella. Unos tipos trataron una vez de molestarla, y ella junto a sus amigos del gimnasio casi los matan.

¿Acaso en ese tipo de artes marciales les enseñan a usan tachuelas como armas?

La pregunta surgió en la mente de todos, pero permanecieron en silencio mientras decidieron que la mejor idea era no involucrarse con Mairu.

***

Publicidad G-M1



 

 

QUINCE MINUTOS DESPUÉS

 

Justo antes de que empezara la clase especial, Mairu regresó con su uniforme arreglado como si nada hubiese ocurrido. Inclinó la cabeza a modo de disculpa en cuanto vio al chico sobre su escritorio, todavía intentando limpiar el grafiti.

Ah ¡lo siento mucho! ¡Es difícil remover el marcador permanente así nomás! ¡Te voy a ayudar!

Sacó un pedazo de tela del bolsillo de su uniforme de marinerita y comenzó a limpiar el escritorio junto con el joven.

No sale. Creo que después de todo el agua no sirve si es a base de aceite. ¿deberíamos dejarlo así?- le sonrió.

La sonrisa pura de una chica liberal.

El chico prefirió bajar la cabeza cuando notó que la había estado observando fijamente. Fue entonces que se percató de algo raro.

El trapo con el que estaba limpiando tenía un par de tiras colgando.

A pesar de que le pareció extraño, no le dio más vueltas al asunto y volvió a su trabajo.

No se percato que aquella prenda era el sostén de la chica que Mairu se había llevado al baño hacia un momento.

Ese día, la joven no volvió al salón; de hecho, había dejado la escuela sin siquiera ir por su mochila.

Publicidad M-M5

Nadie supo que había ocurrido en aquella ‘conversación’ privada que habían tenido en el baño, excepto Mairu y la chica. Pero tampoco nadie se aventuró a preguntar.


Había una simple razón: Si no habían dicho nada sobre el grafiti, entonces no dirían nada sobre algo que les iba a traer problemas más grandes.

***

Publicidad M-M4

 

 

AHORA, EN EL SALÓN DE CLASES DESPUÉS DEL RECESO PARA ELALMUERZO

 

Después de que el plan para molestar a Orihara Mairu de la clase 1-B terminara en un completo fiasco…

El vengativo grupo de chicas tomó como objetivo a su hermana,Orihara Kururi.

Era por eso que Aoba estaba ahí observando el graffiti y dejando fluir sus pensamientos.

“Ella nunca hizo nada.”

Sólo la tomaron de punto por ser la hermana de Mairu.

Kururi no era la odiada; sin embargo la habían escupido en la cara por culpa de Mairu.

“Bueno, como sea.”

Aoba miró por la ventana mientras esperaba el comienzo de la clase.

Finalmente llegó el profesor, que pensaba terminar la clase después de hacerse cargo de algunas simples labores…

Después de revisar con cuidado el salón de clases, el señor Marumura notó el ruinoso estado en que se encontraba el escritorio de Kururi.

¿Qué le ocurrió a tu escritorio,Orihara? …

Esos no pueden ser rayones tuyos ¿verdad?

El profesor     frunció el ceño mientras se acercaba lo suficiente para leer lo escrito. Todavía esperaba la respuesta de Kururi.

Negativo (no son míos).

Su voz era baja, pero la respuesta clara.

Marumura miró a los alumnos del salón.

¿Alguien sabe quién hizo esto?

“Cómo sea” Pensó Aoba indiferente, mientras observaba a Kururi que todavía tenía la cabeza baja. “No tengo nada que ver con este bullying. Nada que ganar y nada que perder. En serio, no me importa”

Y precisamente como creía que no tenía nada que ver con él…

La señorita Tsukiyama y algunas chicas de otra clase lo hicieron — Respondió sin dudar, pues de cualquier forma, no tenía nada que ver con él.

Ese asunto del bullying era irrelevante para él; simplemente dio la respuesta a una pregunta que se le hizo.

Tsukiyama, la chica a la que acababa de acusar, estaba notoriamente confundida.

Nadie había intentado pararla cuando realizó el inmaduro delito.

Por lo que no se había esperado ser “traicionada” de esa forma.

Aunque oficialmente Aoba nunca estuvo de su lado; desde su punto de vista, lo sintíó como una cuchillada por la espalda.

Tsukiyama, ven a la oficina después de terminar. Trae a las otras contigo –dijo severamente el profesor.

Tsukiyama apretó los dientes y se giró hacia Aoba.

“¡¿Por qué no dijiste nada cuando lo hacíamos?!” eso dijo la mirada enojada que le estaba dando. Pero Aoba, que todavía sentía que todo ese asunto no tenía nada que ver con él, ni siquiera se dio por aludido.

Si en ese momento estaba pensando en algo…sería en la mirada ligeramente sorprendida de Kururi, que al final permanecería en su mente por un tiempo.

***

 

 

DESPUÉS DE CLASES, EN LAS ESCALERAS

Un par de horas ya habían pasado desde el incidente anteriormente mencionado.

Mañana, después de clases… ah, algo que espero..

Aoba estaba justo terminando con las actividades del club de ese día cuando recibió un mensaje de Mikado diciéndole la hora y el lugar para encontrarse para el paseo por Ikebukuro de mañana a la tarde.

De cualquier forma, sería mejor que fuera a casa en ese momento. Sin embargo, mientras Aoba se dirigía a las escaleras…

¡Oye, tú! -Una voz no muy amable sonó detrás de él.

Aoba se dio vuelta y se encontró con varias chicas paradas frente a él.

En el centro se encontraba Tsukiyama, quien estaba en su clase y justo acababa de salir de la oficina del profesor.

¿Ocurre algo?

Sabes muy bien que ocurre. De cualquier modo ¿qué crees que estabas haciendo?

¿Qué es esto, una declaración de amor? Qué lindo, pero problemático. No hay forma en que pudiera salir con todas ustedes a la vez…

Las otras chicas no pudieron mantenerse calladas por más tiempo al oír la pedante broma de Aoba.

¿Eres tonto o qué? ¿Qué estabas pensando? ¿Acaso una persona normal delataría a alguien de esa forma? ¿Acaso crees que es divertido fingir que estás del lado de la justicia o algo así?

Si estuviera del lado de la justicia, las hubiera detenido cuando lo estaban haciendo. No tiene sentido lo que dicen.

¡¿Entonces por qué nos delataste de repente?!

Bueno, no es como si ustedes se hubiesen tomado la molestia de callarme ¿o sí? Siendo sincero, si tuviera que escoger entre su lado y el de la señorita Orihara… no es que las conozco muy bien, pero, miren, ustedes escriben cosas ofensivas en los escritorios de los demás, mientras ella es madura y usa un traje de gimnasia y tiene lindos pechos y se comporta de forma misteriosa… ¿saben a lo que me refiero?

¡Cállate! Tú…

Publicidad M-M1

Mientras las chicas se acercaban a Aoba…

Tsukiyama sintió algo extraño.

Su sentido del olfato le estaba enviando una urgente alarma a su cerebro.

Algo se estaba quemando.

¿Ehh?

“¿Fuego?”

La chica miró a su alrededor frenéticamente buscando la fuente de ese penetrante olor a quemado.

Pero Aoba, parado frente a ella, fue el primero en encontrarla.

Oye, tú…

¿Ehh? …. ¡Arrgh!

Alarmada al ver que salía humo de la mochila sobre su hombro, Tsuikiyama gritó mientras la arrojaba lo más lejos posible.

A medio camino, la mochila estalló en llamas, y una buena cantidad de humo salió del agujero donde la bolsa acababa de quemarse…

El chirriante sonido de la alarma de incendios en el techo comenzó a hacer eco por la escuela.

Más tarde, todos los estudiantes en la escena del incendio incluyendo Aoba fueron llamados por separado a la oficina de estudiantes para hablar de eso.

Aoba simplemente dijo todo lo que había visto. De todas maneras, su mochila terminó siendo inspeccionada.

Preguntó por qué la inspección había sido necesaria. El profesor, quien dudó al principio sobre si contarle o no, le dijo la razón y le indicó que no lo discutiera con nadie más.

La razón por la que el fuego apareció repentinamente de la mochila de Tsukiyama quedó como un misterio. Pero durante la revisación del contenido del bolso, llamó la atención la presencia de varias botellas que aparentemente contenían diluyente de pintura.

Fue aún más llamativo que más botellas aparecieron en las mochilas de las otras chicas que habían estado hablando con Aoba. A pesar de que las chicas no lo admitieron, todo había ocurrido justo después de que fueran llamadas a la oficina del profesor.

Honestamente… ¿Lo primero que hacen al empezar la secundaria es probar drogas? Bueno, supongo que no es una sorpresa si realmente son un montón de bullies. Es un verdadero dolor de cabeza.Te estaban molestando por acusarlas en el salón, ¿no es así? Definitivamente eso parecía.

Bueno, no me sorprendería que las suspendieran por un tiempo. Nunca se sabe si van a intentar vengarse de nuevo… si hacen algo, déjamelo saber de inmediato.

Aoba terminó siendo el único al que se le permitió volver a casa. Estaba a punto de marcharse cuando…

Vio a un par de chicas paradas frente a la escalera, donde todavía se podían ver algunos restos de la mochila.

Una de ellas era Kururi, todavía con el uniforme de gimnasia y su mochila al hombro. La otra iba vestida de un modo que contrastaba con ella… pero salvo los lentes, se veían exactamente igual.

¡Yahoo! ¡Buen día! ¿O debería decir buenas tardes? Como sea, ¡No nos habíamos conocido! ¡Soy Orihara Mairu! ¡Kuru-nee es mi hermana gemela! ¡Encantada de conocerte!

A diferencia de su hermana, esta chica era bastante habladora.

Um, hola… también me da gusto conocerte.

“Estas gemelas son raras.” Pensó Aoba mientras le respondía. Kururi, quien había estado detrás de Mairu como si intentará ocultarse, levantó el rostro y le dijo:

Gracias (Te lo agradezco)

¿Hum?… Ah, ¿te refieres a lo que ocurrió en el salón? No fue nada, no tienes que agradecerme. Tendría que haberlas detenido en su momento.

Sé (lo sabía) ¿Eh?

Mairu grito alegremente mientras Aoba retrocedía.

Oh eso… de hecho, ¡Kuru-nee las estaba observando desde el corredor! Y cuando hablaste con ellas recién, ¡Kuru-nee y yo también estábamos viendo!

¿Huuuhhh? —Aoba se calmó y trató de seguir la conversación ignorando el hecho de que esas niñas se acababan de declarar como acosadoras— Bueno, en ese caso tienen aún menos razones para agradecerme.

¡Kuru-nee estaba muy feliz de que dijeras que era más linda que esa chica llamada Tsukiyama! Mira, Kuru-nee es del tipo callada y artista liberal pero tiene que vestir un uniforme de gimnasia todo el tiempo… a la gente eso le parece raro ¿no? ¡Así que ella está feliz de verdad de escuchar que los chicos piensen que es linda!

Silencio (cállate)

Kururi calló a su hermana y se dio un par de pasos hacia Aoba, manteniendo los ojos fijos en el suelo.

Sólo le dirigió un par de palabras al chico, que era más o menos de la misma estatura que ella.

En deuda (gracias)

Levantó su rostro y eliminando la distancia, unió los labios de Aoba con los suyos.

“¿Hhhh?” La mente de Aoba se quedó en blanco ante la situación incomprensible.

Y no pudo hacer otra cosa que mirar a Kururi alejarse con las mejillas rojas.

Pero la situación estaba a punto de volverse todavía más desquiciada…

Tan pronto como Kururi retrocedía, Mairu se adelantó para tomar el lugar de su hermana y repentinamente le dio un fuerte abrazo a Aoba seguido de un profundo beso.

“¿¡!? – ¿¡!?- ¿¡!?- ¿¡!? ”

Los roles femenino y masculino parecían haberse invertido, una impresión difícil de negar ante las facciones aniñadas de Aoba.

La mente de Aoba se vio de nueva cuenta obligada a permanecer en blanco mientras observaba a Mairu, quien volvió a parlotear sin siquiera sonrojarse.

¡Yay, lo hice! ¡Un beso indirecto con Kuru-nee! ¡Jiji!

Soltó a Aoba y continuó con un tono despreocupado, como si nada hubiera pasado.

¡Perdón! Es un poco sorpresivo que te trate así unas chicas que ni siquiera son tu novia ¿verdad? Pero no te dejes engañar por la apariencia de Kuru-nee, ¡De hecho es mucho más agresiva que yo!

Negativo (Eso no es cierto).

La más joven de las gemelas pretendió no haber escuchado a su hermana, y en cambio comenzó a susurrarle aAoba al oído.

Ah, lo olvidaba, si te enamoras de Kuru-nee en algún momento, ¡No te voy a permitir que te quedes con todo! ¡Porque parte de ella es también mía! Además, en cuanto a los hombres ¡Yo sólo saldría con HanejimaYuuhei-san! Ah, Kuru-nee también es una gran fan de Yuuhei-san, así que no me sorprendería que no consiguieras más que ese beso ¡Ajajaja! HanejimaYuuhei… ¿el idol?

¡Correcto! ¿Algún problema con eso?

No, ninguno… yo… um… ¿Qué se supone que tengo que hacer?

En un Gal-game37 lo hubieran llamado un evento de ‘múltiples opciones’. Pero la cabeza de Aoba estaba demasiado revuelta como para pensar en cualquiera de ellas, trato de mantener la compostura y preguntó algo que no tenían nada que ver con esos besos de recién.

Uhm… Bien. No es posible… que esas dos… pusieran um… esas cosas en las mochilas de Tsukiyama y las otras… ¿o si? —Había hecho la pregunta más importante de todas.

Publicidad G-AB



37 Tipo de juego donde el jugador tiene que interactuar con diferentes chicas anime

La joven, que recientemente había besado a un chico al que sólo conocía hace tres días, respondió en una voz bajísima.

Privado (Es un secreto) — Sonrió imperceptiblemente al formar las últimas sílabas.

Luego de que las gemelas se marcharan, Aoba se quedó en las escaleras de la entrada, apoyado sobre los casilleros donde se guardan los zapatos…hasta que se apuró a marcar en su celular el número de alguien conocido, como si algo urgente se le hubiera venido a la mente.

Ah ¿Hola? Soy yo… Parece que ahora soy el protagonista de una película porno mal hecha. Mira… si te dijera que dos chicas, que son gemelas, recién me han besado ¿Me lo creerías? ¿Eh? Si, son lindas. Algo raras, pero se veían realmente… um… lindas. ¿Por qué querrías matarme? También iba a preguntarte si debería sentirme excitado o no… Como no eres popular ¿qué me podrías decir?… Lo siento, no era mi intención… No golpees el cristal con tu teléfono… Uwahhhhhh ¡D-E-T-E-N-TE!

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios