Durara! (NL)

Volumen 3

Capítulo 1: Lo Sabes Perfectamente Bien

 

 

DOS AÑOS ATRÀS, HOSPITAL UNIVERSITARIO RAIRA, IKEBUKURO

Los ojos del chico estaban centrados en una sola masa de blanco.


Una escena como la nieve más allá del cristal de la ventana.

Sábanas en la cama.

Un marco de tubos sosteniendo esa cama.

El cielo y las paredes rodeándolo todo.

Incluso los numerosos artefactos llenando la habitación.

Publicidad G-M2



Cada uno de ellos, blanco.

Incluso el tono de piel y el negro flotando entre el blanco estaban conectados con los tubos blancos.

Ese punto de color era como un ojo gigante, que el chico sentía que lo estaba mirando.

Publicidad M-M1

Con una pálida mirada.

Era una ilusión, por supuesto; el punto flotando en medio de la blancura era el rostro de una chica de su edad, con sus ojos cerrados y su rostro apuntando al techo.

Era el mismo chico quien estaba creando la ilusión.

La culpa que lo aferraba tan terriblemente lo hizo desear que ella lo culpara por su equivocación.


Él quería correr, pero no tenía donde ir. Tenía miedo que la culpa pudiera permanecer después de hacerlo, así que esperaba que si ella lo culpaba, por lo menos esa culpa desaparecería—una vergonzosa y cobarde esperanza.

Pero aquella chica confinada en la cama estaba en silencio, casi de forma cruel.

De hecho, ella no podía ni escuchar, ni abrir sus ojos para ver algo.

Publicidad M-M4

Incapaz hasta de hablarle, el chico solo pudo temblar de miedo.

— Oye, ¿no es genial?

La voz estaba completamente fuera de lugar dada la gravedad de la situación.

El chico no se molestó en girarse hacia ella. Apretó los dientes audiblemente.


Pero el dueño de la voz no pareció verse afectado en lo más mínimo por la hostilidad del chico. Así que continúo.

— Así que ella no murió, ¿ah? La Señorita Suerte esta de tu lado. Siempre y cuando ella este viva, puedes encontrar una manera de resolver las cosas.

— Iza…ya… —el chico respondió, ahora la ira era palpable. La única razón por la cual no se giraba y golpeaba a Izaya Orihara era porque él sabía que el verdadero objetivo de su ira era el mismo.

Publicidad M-M2

El Izaya ataviado de negro, que se oponía completamente blanquecino pasillo del hospital, le dio al chico una sonrisa.

— Eres inteligente, es por eso que me gustas. Entiendes que lo que le sucedió a ella fue por tu culpa. Es un gran crédito que no hayas dejado a tus emociones incitarte a atacarme. Estoy seguro que ella esta agradecida también por eso. No puedo esperar hasta que ella despierte de verdad.

Justo en el momento en que el discurso de Izaya terminó, el chico saltó sobre él. Sabía que estaban en un hospital, pero esta vez no pudo encontrar ninguna buena razón para detenerse.

Sin embargo, Izaya evadió fácilmente el desesperado puño del chico por un pelo, extendiendo una pierna para sacarlo de balance. Agarró el brazo inestable del chico y lo lanzó al suelo. No hubo sonido ni impacto, solo el suave descenso de las hojas sobre el suelo.

Sorprendido de estar ahora sentado en las baldosas del pasillo, el chico solo pudo mirar al hombre. Desde abajo, la sonrisa de Izaya tomó un toque sombrío.

— Correcto.

— …

— Estabas en lo correcto en dirigir tu ira hacia a mí. Me burlé de ti con clara y notoria malicia.

Izaya se carcajeó con un toque de remordimiento. Se llevó un dedo a los labios.

— Pero este es un hospital. Tengo que mantener la calma aquí,  —se burló, llevando su mirada a la chica en la habitación—. ¿En un coma, ah? Realmente espero que ella despierte. Por otro lado, ¿quizás tú prefieres que ella nunca abra los ojos de nuevo?

— ¿Qué… significa eso…? —el chico se quedó sin aliento. La ira se había desvanecido un poco, dejando solo un chirrido de miedo.

Izaya bajó la vista hacia el desesperado chico.

— ¿Qué significa eso? Sabes exactamente a qué me refiero. Incluso al hacer esa pregunta, ¿no estas tratando de engañarte a ti mismo pensando que no sabes lo que está sucediendo? Tienes miedo, ¿no es así? Si ella despierta, tú podrías ser acusado por tu participación en esto por el resto de tu vida.

— …

— Pero, ¿Qué pasaría si ella muere sin siquiera despertar? ¿No sería una vida de culpa para ti? Conociéndote, supongo que sería así. Entonces, ya sea si ella vive o muere, te quedas con la culpa en tu conciencia.

— …

El chico se mantuvo en silencio. Izaya se dirigió hacia él y gentilmente lo consoló. Era como si estuviera repartiendo el perdón en lugar de la chica. Pero el contenido real de aquellas palabras eran de todo menos cálidas.

— No puedes escapar de esto, no importa cuando luches. No importa donde vayas, el pasado te seguirá. No importa cuán duro intentes olvidar, no importa si tú mueres y dejas que todo desaparezca, el pasado siempre estará justo detrás de ti, persiguiéndote. Persiguiendo, persiguiendo, persiguiendo, persiguiendo… ¿Sabes por qué?

Izaya encogió sus hombros, haciendo gestos de que incluso él no podía hacer nada al respecto.

— Porque es solitario. El pasado, las memorias, y las consecuencias son todas cosas muy solitarias. Quieren compañía.

Se detuvo momentáneamente, se recostó sobre la pared, y miró a la distancia. Cuando habló de nuevo, fue prácticamente un monólogo.

Publicidad G-M2



— No creo en dios. Porque su existencia es todo menos cierta.

— …

— En un mundo donde incluso el futuro es incierto, el pasado es algo genial y poderoso—porque verdaderamente existió, —dijo él, grandes conceptos desmentidos por el tono práctico de su voz—. Algunas veces, incluso pienso que la acumulación misma del pasado debería ser ´Dios` para la humanidad.

Simple, muy simple.

— Incluso si el pasado esta coloreado de errores e ilusiones que lo hacen diferir de la realidad… siempre y cuando la persona involucrada lo crea, ese pasado se convierte en la verdad para ellos.

Él pudo haber estado hablándole a alguien, o tal vez incluso a sí mismo. Pero casi parecía como si estuviera hablándole a la chica silenciosa al otro lado del cristal.

— Y si usas ese pasado como base para tus acciones y tu forma de vida, ¿no lo haría algún tipo de dios?

— No tengo idea… que estas tratando de decir —el chico resopló, moviendo su cabeza con absoluta seriedad.

Izaya suspiró con el rastro de una sonrisa amarga.

— Lo sabes perfectamente bien, —dijo el informante, con su boca torcida de placer, mientras miraba hacia abajo al chico tembloroso. Su respuesta no pudo haber sido más simple y directa—. Tú ya no puedes escapar de ella. Tu culpa hacia ella se convertirá en tu pasado, lo que significa que, de alguna forma, ella se ha convertido en tu dios.

El chico estaba en silencio. No tenía más opción que sentir el impacto de las palabras de Izaya.

— Ella es absoluta. Pero eso no están malo, ¿no es así? Después de todo… la amas, ¿cierto?

Aun cuando el chico aceptó esa verdad, no quería nada más que expulsarlo de su ser.

Dos días después ella recuperó la consciencia.

Cuando la chica, que no tenía familia, abrió sus ojos al fin, el chico no estaba ahí.

Masaomi Kida había huido de ella.

Aunque él lo sabía, como Izaya dijo, nunca podría escapar de ella.

No pudo encontrar otra respuesta más que huir. Esa fue su única razón.

El tiempo pasó.

La chica se convirtió en el pasado de Masaomi, y así ella se aferró a su corazón.

Incluso si ella vivía, ella se convirtió en pasado.

***

 

 

EN LA ACTUALIDAD, HOSPITAL UNIVERSITARIO RAIRA, IKEBUKURO

En la quietud del hospital, un poco alejado del bullicio de la estación de tren, el chico miró hacia el cielo desde la ventana.

Pensó en los acuchillamientos en serie que habían dominado la ciudad unas pocas semanas antes.

En la noche en que esas cincuenta personas fueron atacadas por el acuchillador, Ikebukuro entró en un pánico menor. Al siguiente día, esto llegó a los titulares de primera plana, convirtiendo el incidente del ´acuchillador` en una noticia nacional.

Publicidad G-M3



Pero mientras tanto, en la misma noche, un número de diferentes eventos convergió, enviando a ciertas instituciones oficiales—particularmente la policía y hospitales—a una confusión aún más grande de la que los medios habían reportado.

Inmediatamente después que los acuchillamientos ocurrieron, una pelea a gran escala estalló cerca, lo que causó que el hospital se inundara con casi cien pacientes de emergencia. Por lo menos eso fue lo que el chico escuchó.

El chico, Masaomi Kida, no tenía conexión directa con esta pelea, pero conocía a varias personas que habían sido víctimas de los variados incidentes, y estaba haciendo visitas en el hospital casi todos los días.

Todos esos amigos ahora estaban fuera, lo que significaba que Masaomi no necesitaba volver al hospital, pero ahí estaba él.

Él estaba de pie junto a la ventana de la habitación privada, con una mochila colgada en su hombro, disfrutando la brisa.

— Hace frio, Masaomi.

Cerró la ventana sin girarse para mirar al hablante.

— Oh, lo siento.

Había una mueca irónica en su rostro, pero sus ojos estaban mirando su propia sonrisa en el reflejo del vidrio.  Él estaba verificando que su expresión estuviera bien formada.

Durarara! Vol 3 Capitulo 1 Novela Ligera

 

— Tú… no puedes mirarme.

— …

Un silencio descendió en la habitación. Eventualmente, la chica habló con una voz amable que resonó en las paredes.

— ¿Así que tu amigo está en el hospital ahora?

— ¿Quién… te dijo eso?

Él no había dicho una sola palabra sobre Anri y sus otros amigos a la dueña de esa voz. Masaomi se giró, sus ojos llenos de una conflictiva emoción, para mirar a la chica sentada en aquella cama de hospital. Ella ignoró su pregunta y dijo.

— Te vi por la ventana. Viniste todos los días. ¿Era una chica?

— Sí. Lentes, buen cuerpo… Solo el perfecto ejemplo de una chica adolescente cuyo desequilibrio la hace atractiva. —Masaomi bromeó en vez de negarlo.

La chica no se sobresaltó con su respuesta. Ella solo sonrió cuando llegó a ese punto.

— ¿Te gusta?

— Si… Ella va a mi escuela. Estoy en un triángulo amoroso con un buen amigo —Masaomi recalcó, solo añadiendo más leña al fuego. Pero la chica—Saki Mikajima—parecía encantada.

— ¿Oh? Debe ser serio si estas lanzándote a un romance de tres como ese. Apenas puedo recordar que te hayas involucrado con una chica por algo más que una aventura —Saki río.

Silenciosamente Masaomi se giró nuevamente hacia la ventana. La entrada era claramente visible desde la habitación del quinto piso. Si fueras bueno separando rostros y ropa con una aguda visión, y tuvieras todo el tiempo del mundo para mirar por la ventana, serias capaz de identificar quien está entrando —Masaomi notó.

Mientras tanto, la sonrisa de Saki nunca se desvaneció de su rostro.

— Pero necesito corregirte primero.

Ella inclinó su pálido cuello, el cabello corto que enmarcaba su rostro se tambaleo ligeramente.

— Si me incluyes, es un cuadrado romántico.

— Detente ahí, Saki. Solo detente. Cierra tu boca, respira por tu nariz y escucha —Masaomi intervino, interrumpiendo lo que podría haberse tomado como serio o como broma. Miró directo a sus ojos en el reflejo de la ventana—. Lo que tuvimos, se terminó ahora. Hora de cierre. Fecha de vencimiento expirada. ¿Lo entiendes?

—  Si hemos terminado, ¿Por qué seguiste apareciendo?

— …

Masaomi parecía estar formulando una respuesta, pero Saki continuó antes que pudiera hablar.

— De hecho… recientemente tú has comenzado a visitarme más seguido. ¿Ocurrió algo?— preguntó enérgicamente. Él mantuvo su silencio.

En el reflejo de la ventana, el rostro de la chica mantenía una sonrisa amable, pero nada se movía además de sus labios. Quizás ella se había acostumbrado demasiado a mantener esa expresión.

— ¿Puede ser… que quieres volver a los viejos días de nuevo?

— Lo siento… Me voy a casa por hoy.

Fue un débil intento de cambiar de tema. Masaomi levantó su mano en un breve movimiento hacia Saki, luego caminó fuera de la habitación. Mientras se iba, su voz contenía un poco más de emoción que antes.

— Volverás, Masaomi.

Él puso una mano en la puerta, tratando de bloquear su voz. Él había escuchado lo siguiente que diría una y otra y otra vez. Se centró solo en alejarse, no en el contenido de las palabras.

— Después de todo, ya está decidido. Por eso no me importa en lo absoluto si te enamoras de otras chicas. Porque al final, al final, tu seguirás amándome más que a ellas.

Saki sabía muy bien que Masaomi no estaba escuchando. Ella dijo esas palabras a una habitación vacía.

Esas palabras eran más para ella que para él.

— Así que hasta que llegue ese momento, tú necesitas amar a muchas, muchas chicas, Masaomi.

Tantas palabras, directamente a la silla de ruedas junto a su cama.

— Tantas, que tú puedas olvidarte de mí. No quiero que evites ser feliz, solo porque estas preocupado por mí. En vez de eso, quiero que salgas con todos los tipos de chicas, tengas muchos romances, aprendas a amar y ser amado, hasta que olvides todo de mí.

Tantas, tantas palabras.

— Hasta el final, todavía volverás a mí, lo sabes. Y por todas las montañas de amor que construyas con otras personas durante años, tu amor por mi permanecerá aún más alto, más alto, más alto. Sucederá—pasará sin duda. Después de todo…

Las paradójicas palabras de Saki se desparramaron en el vacío.

22

Publicidad M-AB

Su sonrisa permaneció en su lugar, alcanzando nada más que la habitación vacía.

Sin fin.

— Eso fue lo que Izaya dijo.

Ella sonrió y sonrió.

Sin fin.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios