Seiken Gakuin No Maken Tsukai (NL)

Volumen 6

Capitulo 7: El Ritual De Consagracion

 

 

El chico conoció al hombre en un callejón de los barrios bajos.

“Un huérfano. Ya veo…”


“… ¿?”

Aquel muchacho, cubierto de harapos y arrodillado en la suciedad, contempló la alta figura. Era guapo, con un hermoso cabello rubio. El hombre inspeccionó el rostro del chico. Su armadura era de plata y su capa, de un blanco puro. Una espada adornada con decoraciones de oro colgaba de su cadera.

“… ¿Eres un caballero?”

El chico corrigió rápidamente su postura y se postró. Los caballeros se encontraban entre las clases más altas del Reino de Rognas, y si un joven vagabundo como él se mostraba irrespetuoso con el Caballero, estaba en su derecho de cortarlo allí mismo.

Pero ¿por qué un espadachín tan pulcro y correcto le llamaba…? El chico simplemente no podía entenderlo.


“Tu alma tiene un color raro y excepcional. El mismo color que la mía… el alma de un héroe”.

“¿Huh?”

El Caballero dijo algo terriblemente extraño.

“Oh, puedo ver el color del alma de uno. Es una de mis habilidades únicas”.

“¿El color del alma de uno…?” El chico repitió, estupefacto.

“¿Qué hay de tu familia?” Preguntó el hombre, poniendo una mano en el hombro del chico.

“No tengo familia. Mi hermano y mi hermana murieron en la guerra”.

“… Ya veo. Oír eso me entristece mucho. Los caballeros de nuestro reino te han fallado”.

“¡N-No, milord!09 En absoluto…” Insistió el chico, alarmado.

Tenía la sensación de que los ojos azules de este caballero podían ver a través de él, hasta el fondo de su corazón… y, de hecho, de su alma.

“¿Cuántos años tienes?”

“Tengo cinco… No, probablemente seis”.

“¿Has empuñado alguna vez una espada?”

El niño negó con la cabeza. Nunca había sostenido una espada de verdad.

“Bien, es mejor así”. El hombre asintió, evidentemente satisfecho. “No has desarrollado ningún hábito innecesario, entonces”.

“¿Hm…?”

El rostro del chico se nubló de confusión, pero el hombre se acercó a él y finalmente hizo la pregunta.

“Dime, chico… ¿te gustaría convertirte en un héroe?”

*¡Beep, beep, beep, beep…*

“… Ngh, ¿quién se atreve a perturbar el sueño de este Rey Demonio?”

Todavía medio dormido, Leonis cogió su terminal, que estaba sonando, y lo lanzó contra la pared.

El aparato rebotó y cayó al suelo.

“…”

Leonis se masajeó las sienes y suspiró. Afuera casi había anochecido. Habían pasado dos días desde que Sakuya le había mostrado Old Town, así que era el día del ritual de consagración. Los estudiantes de la Academia Excalibur estaban exentos de clases hoy, así que después de haber entrenado con Lyseria esta mañana, Leonis había tomado una siesta por la tarde.

Se sentó en su cama, peinando con los dedos su cabello rebelde.

(Qué sueño más desagradable).

… Había sido uno sobre aquel hombre, de todas las cosas. El maestro de Leonis y Espadachín de los Seis Héroes. La mayoría de sus recuerdos de sus días como héroe se habían desvanecido… ¿Por qué tenía que seguir viéndolo en sueños?

Haciendo una mueca, Leonis se levantó de la cama. Ya era casi la hora. Tenía que cambiarse, recoger a Tessera en el orfanato y dirigirse a Old Town.

(… Sólo espero que no ocurra nada fuera de lo normal).

Leonis pensó en lo que le había dicho Sakuya.

Publicidad G-M1



Los miembros de la Reunión Kenki, un grupo de élite de la Orquídea Sakura, habían visitado a Sakuya. Antaño se encargaban de proteger a la realeza, pero, al igual que el resto de su pueblo, habían perdido su tierra natal en la Estampida del Vacío de hace nueve años.

Y ahora, en busca de venganza contra el Void Lord responsable, planeaban causar otra Estampida aquí, en el Séptimo Assault Garden. Sakuya había pedido ayuda al Rey Demonio Zol Vadis para detenerlos.

(Este es mi reino. No iba a dejar que se salieran con la suya para empezar).

Actualmente tenía a Shirley y a Blackas apostados en Old Town en caso de que ocurriera algo. Además, había enviado a la Manada de Lobos Demoníacos para rastrear los movimientos del enemigo. Sin embargo, aún no habían encontrado ningún rastro de ellos.

(Definitivamente necesitaré reforzar mi organización de inteligencia en el futuro).

Blackas era un general ofensivo que exhibía toda su fuerza en el campo de batalla, y aunque Shirley tenía talento para el espionaje, su verdadera función era el asesinato y no la recopilación de información. Algunas de las especies de hombres bestia eran adecuadas para el espionaje, pero ninguna de las que trabajaban bajo el mando de Leonis tenía las habilidades requeridas para ello.

(… En algún momento, debería reclutar a gente experta en este tipo de cosas).

Una cierta chica de cabello negro con una Espada Sagrada optimizada para la recopilación de datos pasó por su mente, pero entonces…

“Leo-kun, ¿estás despierto? Es hora de ir a recoger a Tessera”.

“¡Prepárate y vístete, chico!”

Le llamaron Lyseria y Regina desde el otro lado de la puerta.

“¿Qué te parece? ¿Me queda bien este yukata?”

Regina entró y giró en su sitio, mostrando su atuendo. No era su uniforme habitual, sino un traje tradicional de la Orquídea Sakura llamado yukata. Estaba confeccionado con una tela de color azul verdoso pálido y decorado con motivos florales y de mariposas. No llevaba el cabello recogido en sus coletas habituales. En su lugar, estaba atado en una sola cola de caballo.

“H-Hm…”

Cuando Regina hizo una pose, Leonis apartó apresuradamente la mirada. El yukata estaba muy abierto alrededor del pecho y tenía una considerable abertura en el dobladillo. Honestamente, era una vista tentadora cuando una chica con grandes pechos como Regina lo llevaba.

“Oh, ¿por qué te pones rojo, chico? Heh, heh…” Regina sonrió después de notar la reacción nerviosa de Leonis.


Se inclinó hacia delante y pinchó la mejilla de Leonis con un dedo.

“… ¡!” Se sobresaltó.

Soportar este tipo de burlas hería su dignidad como Rey Demonio. Así que se dio la vuelta y miró directamente a Regina.

“… ¿Hm? ¿C-Chico?”

Regina parecía un poco confundida ahora que él la miraba fijamente.

“Sí, te queda muy bien”. Murmuró. “Además, ese peinado te hace ver muy bonita”.

“Ah, ¿en serio? ¿E-Es… bonito?” Preguntó Regina, poniéndose roja.

“Por supuesto, la forma en que sueles peinarte es muy linda también”.

“…. Ahhhhh, n-no deberías burlarte así de las chicas, chico”.

“No lo hago. Es lo que realmente siento…”

“¡Tú… Tú… tonto! ¡Gran tonto!” Regina sacudió la cabeza, con el rostro enrojecido. Su cola de caballo se movía de lado a lado.

Regina era el tipo de chica que no soportaba muy bien recibir cumplidos.

Sin embargo, Leonis había querido decir cada palabra que había dicho. Regina estaba realmente guapa. Sin embargo, repetirlo sólo la haría más tímida, así que Leonis decidió no hacerlo.

(… Me da miedo pensar lo que podría hacer si la presiono demasiado).

Después de todo, era Regina la que tenía autoridad sobre el menú de la cena.





“Seria ojou-sama, ¡es terrible! ¡El chico se está convirtiendo en un Rey Demonio de la habitación otra vez!” Ante un oponente que no podía superar, Regina se dirigió llorando a su ama.

“Sí, sí, ahora dejen de hacer tonterías y prepárense, ustedes dos”. Lyseria respondió un poco distraída.

“¿Prepararse de qué manera?” Preguntó Regina.

“Tanto Leo-kun como yo todavía tenemos que ponernos nuestras yukatas. Aquí tienes la tuya, Leo-kun”. Dijo Lyseria, sacando una prenda pulcramente doblada de su bolsa. “La he alquilado en una tienda de ropa. Debería ser de tu talla, Leo-kun”.

“Estoy bien yendo con mi uniforme”. Protestó Leonis.

“De ninguna manera. Quiero verte en, a-ahem, es decir, así es como funciona este festival”.

“Oh”.

Bueno, si había reglas, no iba a discutir contra ellas. Leonis aceptó el yukata de mala gana.

“¿Se supone que puedo atar la faja de la cintura como quiera?” Preguntó, extendiendo el yukata, mirándolo con curiosidad.

“No te preocupes, chico, te ayudaré”. Contestó Regina, colocando sus manos sobre los hombros de Leonis.

“N-No hace falta que lo hagas. Puedo ponérmela yo solo”.

“No, no, no. No tenemos tanto tiempo”.

“Iré a cambiarme, entonces”. Dijo Lyseria. “Regina, cuento contigo para ayudar a Leo-kun a vestirse”.

“Entendido, Seria ojou-sama”.

Al ver que Regina asentía animada, Lyseria se dirigió a su habitación. Tan pronto como la puerta se cerró, Regina alcanzó la camisa de Leonis.

“Vamos, chico, quítate el uniforme. ¿O quieres que te lo quite yo?”

Comprendiendo que la resistencia era inútil en esta situación, Leonis hizo obedientemente lo que le decían.

“Los pantalones también”. Regina añadió.

“… ¡L-Lo sé! ¡Solo date la vuelta ya, Regina-san!”

Una vez que estuvo seguro de que Regina no estaba mirando, Leonis se quitó rápidamente los pantalones y se puso el yukata.

“Heh, heh, te queda bien… Oh, tienes el cuello al revés. Se supone que tiene que estar así”.

La joven rubia le arregló el cuello de la camisa y le ató la faja a la cintura.

Leonis no puso ninguna objeción hasta que ella apretó la faja.

“R-Regina-san… Está demasiado tensa, no puedo respirar”.

No se había sentido tan sofocado desde que el Dragón Devorador de Montañas atacó Necrozoa y lo constriñó hace mil años.

“¿Quieres que la afloje un poco?” Preguntó Regina, ajustando la faja. “Pero si está demasiado floja, podría deshacerse”.

Publicidad G-M1



Seiken Gakuin no Maken Tsukai Volumen 6 Capitulo 7 Novela Ligera

 

“Leo-kun, ¿estás listo?” La puerta se abrió y entró Lyseria, ahora vestida con su yukata.

“… ¡¿?!”

Leonis tragó saliva a su pesar. Verla con un yukata le quitaba el aliento. El suyo tenía rayas blancas y negras con motivos florales, y llevaba su brillante cabello plateado recogido. Esto dejaba al descubierto las seductoras líneas de su cuello, lo que daba a su habitual atmósfera de castidad una sensación ligeramente más tentadora.

“¡Está muy guapa, Seria ojou-sama!” La alabó Regina.

“Gracias, Regina”. Respondió Lyseria, levantando una de sus grandes mangas para cubrir su expresión de timidez.

“… Realmente estás muy hermosa”. Las palabras salieron de los labios de Leonis con naturalidad.

“… Boo. Suenas más honesto que cuando me elogiaste”. Regina refunfuñó.


“Gracias, Leo-kun. La tuya también te queda muy bien”. Lyseria sonrió, examinando a Leonis y asintiendo con satisfacción.

Y entonces, golpeó su puño contra la palma de la mano, como si se le acabara de ocurrir una buena idea.

“¡Ya se! Hagamos una foto de Leo-kun con este atuendo”.

“¿Por qué no se me ocurrió eso? Esperen aquí, voy a buscar la cámara…” Regina se fue apresurada.

“… Vámonos”. Dijo Leonis con un suspiro. “Tessera nos está esperando”.

Tomaron el autobús lanzadera hasta el orfanato, se reunieron con Tessera y luego tomaron otro autobús hasta Old Town. El sol del atardecer ya se estaba sumergiendo bajo las murallas de la ciudad, y una tenue oscuridad empezaba a teñir el cielo. Al igual que Leonis, Tessera iba vestida con una yukata infantil. Leonis pensaba que era una alquilada, como la suya, pero resultó que estaba hecha a mano por Phrenia.

Se bajaron en la estación del Sector Dos, cerca de Old Town, y se dirigieron a la puerta a pie. Era difícil caminar con los zuecos de madera, pero al parecer, formaban parte del ambiente del festival.

Naturalmente, había mucha más gente que hace dos días. Y como era un día libre, había muchos estudiantes. Leonis los reconoció porque muchos de ellos se paseaban con sus uniformes.

“… Creía que llevar yukatas era parte de las reglas aquí”. Dijo Leonis, lanzando una mirada sospechosa en dirección a Lyseria.

“¡Q-Quería verte en yukata!” Confesó Lyseria, incapaz de mirar a Leonis a los ojos.

La calle principal estaba iluminada con faroles de mana, y los sonidos de los músicos del festival se hacían cada vez más fuertes. Había muchos puestos instalados a lo largo de las calles, lo que daba al lugar un aire muy diferente.

“Seguro que hay mucha gente por aquí”. Comentó Lyseria en voz baja.

“Sí. Deberíamos tener cuidado de no separarnos”. Dijo Leonis, ofreciendo a Tessera su brazo.

“¿Huh? ¿L-Leo…? Um…” Tessera le cogió la mano tímidamente, con el rostro enrojecido mientras bajaba la cabeza. “G-Gracias…”

Lyseria le cogió la otra mano. “Asegúrate de no perderte tampoco, Leo-kun”.

“Estaré bien. Tengo mi terminal de comunicación conmigo”.

“No”. Reprendió ella con firmeza. “Algún adulto malo podría decidir secuestrarte”.

“… Lo dudo”.

Tessera soltó una risita mientras observaba su intercambio.

“Mírate, chico, tan popular”. Se burló Regina, dándole un golpecito en la nuca.

Leonis frunció el ceño. “Deja eso, por favor”.

“¡Ah, miren eso! Es tan bonito…” Lyseria se había detenido y miraba uno de los puestos.

(Si algo es lindo aquí, eres tú). Pensó Leonis por alguna razón. Los ojos de su sirviente estaban fijos en las manzanas y mandarinas acarameladas. Era exactamente el tipo de dulce que uno esperaría que le gustara a una chica.

“No, si algo es lindo aquí, es usted, Seria ojou-sama”. Regina señaló. “… R-Regina, ¡¿qué estás diciendo?!”

Arle Kirlesio recorría las calles bajo el brillo de los faroles de mana.

(Qué festival tan animado es éste. Aunque el mundo esté siendo invadido por monstruos desconocidos…)

La emoción de esta brillante celebración era algo que nunca habría experimentado en su bosque. Los elfos tenían sus propios festivales, por supuesto, pero eran asuntos mucho más austeros y tranquilos. Arle se sentía incómoda en esta multitud.

¿Por qué estaba allí, entonces? Eso era bastante sencillo… el Rey Demonio Zol Vadis había ordenado a la Manada de Lobos Demoníacos que estuviera aquí para vigilar a los terroristas que pudieran atacar.

Cuando Lena le habló de su misión, Arle quiso recordarle a la elfa oscura que ellos también eran terroristas, pero se las arregló para contenerse.

“Aunque admito que los puestos de comida son agradables…”

Mientras comía los fideos fritos que le había comprado a uno de los vendedores, Arle miró a su alrededor. El sentido del oído de un elfo era lo suficientemente agudo como para captar las conversaciones incluso en lugares repletos de gente.

Pero, de repente, su mirada se posó en una chica vestida de blanco. Caminaba entre la multitud como un fantasma. Su cabello era de un azul intenso y su rostro estaba oculto tras una máscara. ¿Quizás la había comprado en uno de los puestos? Apenas pasaba desapercibida, pero nadie parecía darse cuenta de su presencia.

(Ese cabello azul…)

Arle recordó inmediatamente a la espadachina con la que se había encontrado en el muelle hace unos días. Sin embargo, ¿tenía el cabello tan largo?

(… ¿Por qué? Algo en esa chica se siente…)

Intuyendo algo siniestro en la joven enmascarada, Arle decidió seguirla.

(… ¿Huh?)

Sin embargo, antes de que tuviera la oportunidad, la chica desapareció entre la multitud.

Leonis y su grupo recorrieron la plaza, disfrutando del algodón de azúcar y las manzanas acarameladas que compraron.

“Oh, allí hay un puesto de tiro al blanco. Soy buena en eso”. Dijo Regina alegremente, tirando de la manga de Leonis.

“Me imagino que sí”. Respondió él.

“¿Puedo intentarlo, Seria ojou-sama?”

Lyseria asintió con una sonrisa un poco forzada. “Adelante…”

Al parecer, se trataba de un juego en el que uno debía derribar premios con una pistola de juguete.

“¿Cuál quieres, Tessera?” Preguntó Regina mientras metía una bala de corcho en el cañón.

“Umm. Quiero ese… oso de peluche…”

“¿El oso de peluche? Es un poco grande, ¡pero lo conseguiré para ti!”

Regina cerró un ojo y levantó la pistola. De repente, su expresión cambió de la de una chica disfrutando de un festival a la de una sagaz tiradora.

“Arma de exterminio de bestias aéreas de gran tamaño… ¡Dragon Slayer!” Con ese grito de entusiasmo, apretó el gatillo.

La bala de corcho silbó en el aire y le dio al oso de peluche justo entre los ojos… pero el oso sólo se tambaleó en el lugar.

“…”

“¡Le he dado! ¡Le di!”

“Señorita, golpearlo no es suficiente. Tiene que derribarlo también”. La persona que manejaba el puesto dijo con una sonrisa.

“… Mm. Bien”. Contestó Regina mientras volvía a cargar la pistola de juguete. “¡¿Qué tal esto, entonces?!”

*¡Pop!* *¡Pop!*

Hizo dos disparos, ambos dieron en el mismo punto con segundos de diferencia. Pero una vez más, el oso de peluche sólo se tambaleó ligeramente.

“Regina, tal vez deberías rendirte…” Le dijo Lyseria.

“¡Todavía no, Seria ojou-sama! Intentaré calcular el ángulo correcto esta vez…”

“Déjame intentarlo”. Intervino Leonis, bajándole los brazos y apartando el arma.

“Chico…”

“¿Leo-kun?”

Ambas chicas lo miraron con curiosidad, pero Leonis sólo asintió y cargó una bala de corcho en el cañón. El encargado del puesto se burló de él.

(Bala del diablo, atraviesa el propio destino…)

Hizo un disparo cargado con un poco de mana, el cual impactó en una lata que estaba en el borde de la estantería. Un fallo… al menos en condiciones normales. Sin embargo, la bala rebotó rápidamente, golpeando un premio cercano. Se tambaleó, se desvió hacia un lado, y golpeó el premio adyacente, y luego el premio de al lado, y el premio de al lado, también. Finalmente, golpeó el pilar del puesto, se desvió de nuevo y golpeó directamente al oso de peluche.

Al igual que los intentos de Regina, el oso no cayó. La bala de corcho cayó al suelo, rebotó y volvió a salir disparada hacia el oso. Lo repitió dos, tres, cuatro, cinco, seis veces. El milagro se repitió una y otra vez, y el bombardeo de una sola bala acabó por derribar al oso de la estantería.

“Phew, ha sido un disparo difícil”. Comentó Leonis encogiéndose de hombros mientras entregaba la pistola de juguete.

“¡L-Leo, eso fue increíble…!” Dijo Tessera, cuyos ojos se abrieron de par en par con respeto y asombro.

“N-Nada mal, chico…” Añadió Regina, evidentemente maravillada.

Lyseria se dio cuenta de que había utilizado hechicería, pero sólo esbozó una sonrisa, aparentemente contenta de pasarlo por alto.

“Bueno, eso es todo. Ahora, vamos a recoger el premio…”

“¡D-Deja de burlarte de mí!” Les gritó el encargado del puesto. “¡Eso no tiene sentido! ¡Has hecho trampa!”

Tessera se escondió temerosa detrás de Leonis.

“Si alguien hace trampa, eres tú”. Contraatacó Leonis, señalando el estante de los premios.

Había una varilla donde había estado el oso de peluche, y el juguete había quedado atrapado en ella, evitando que se cayera.

“… ¡M-Mocoso!”

Enfadado por tener su fraude al descubierto, el hombre agarró a Leonis por el cuello de su yukata.

Leonis hizo una fría mueca. “¿Oooh? Así que deseas experimentar el terror de la muerte…”

“¿Q-Qué…?” El hombre respondió, con el rostro contorsionado por la ira.

De repente, una voz aguda interrumpió su intercambio.

“¿Qué está haciendo? Le pido que se abstenga de recurrir a la violencia”.

Leonis se dio la vuelta y vio que se acercaba una chica de cabello negro.

“¡Fine-senpai!” Exclamó Lyseria con alegría.

Elfine se movía entre la multitud. Llevaba la banda del Comité Ejecutivo en su brazo e iba acompañada de dos orbes.

“Elfine-san, ¿qué estás haciendo aquí?” Preguntó Leonis.

“El Comité Ejecutivo me ha pedido que ayude a gestionar el festival”. Explicó ella. “A menudo me llaman para ayudar con la seguridad durante eventos como éste”.

(… Eso tiene sentido).

El poder de su Eye of the Witch10 era bastante útil para tales celebraciones a gran escala.

Comunicaciones a larga distancia, guiar a los refugiados, encontrar niños perdidos, vigilar figuras sospechosas y… detener peleas. Elfine podía cubrir un área bastante grande con sus ocho orbes activos.

Por supuesto, dado que Elfine era sólo una persona, seguía necesitando la ayuda de los demás para manejarlo todo.

“Entonces, ¿qué está pasando aquí? ¿Por qué le levantaría la mano a un niño…?” Preguntó Elfine, enarcando una ceja.

“Ah, bueno… Hm…” El hombre se apresuró a soltar a Leonis.

“Intentaba engañar a la gente con su dinero”. Dijo Leonis, señalando la estantería.

“… ¿?” Elfine siguió su mirada y rápidamente se dio cuenta de lo que había pasado.

“No, um, bueno…” El hombre balbuceó.

“Escucharemos lo que tiene que decir en el cuartel general. Por ahora, su negocio está suspendido”. Elfine declaró, colocando una pegatina que declaraba lo mismo en el cartel del puesto. “Gracias a todos por su colaboración”.

Inclinó la cabeza frente a Leonis y el resto del grupo y se marchó con el hombre abatido.

“Wow, Fine-senpai parece ocupada”. Comentó Lyseria.

Regina asintió y respondió: “Seguro que sí. Pasemos por el cuartel general más tarde y llevémosle un bocadillo del festival”.

“Aquí tienes, Tessera”. Leonis había cogido el oso de peluche y se lo entregó a la niña.

“¡G-Gracias, Leo!” Aunque sonrojada, la niña de nueve años lo aceptó con alegría y abrazó fuertemente al oso.

Leonis miró a su alrededor, atento a cualquier problema. Él y sus acompañantes caminaron por la calle principal hacia el lugar donde se realizaría la danza de Sakuya.

Lyseria señaló una multitud que se formaba delante. “Miren hacia allá. ¿Ha pasado algo?”

Publicidad M-M2

La gente estaba vitoreando ante algo.

“Debe ser un espectáculo callejero. Vamos a comprobarlo”. Respondió Regina.

“Buena idea”. Lyseria se volvió para mirar a Tessera, que asintió con la cabeza. En medio del círculo de espectadores había una gran sombrilla, con los artistas de pie bajo ella.

(… Vamos a ver si estos artistas están a la altura de mi circo de esqueletos).

Pensó Leonis mientras se abría paso entre la multitud para ver mejor.

“… ¡¿?!”

Inmediatamente, su expresión se tensó. Había dos caras conocidas actuando.

Una chica con yukata estaba de pie bajo la sombrilla, realizando hábiles malabares con dagas y pelotas, con una expresión bastante inexpresiva. Y sentado a su lado había un enorme lobo negro, balanceando una gran bola en su nariz.

Seiken Gakuin no Maken Tsukai Volumen 6 Capitulo 7 Novela Ligera

 

(… ¡¿Shirley y Blackas?!)

Mientras el público les aplaudía, Leonis les envió un mensaje telepático.

(¡¿Qué demonios están haciendo ustedes dos?!)

(Ah, Leonis-sama…) Shirley giró la cabeza, notando la presencia de Leonis.

(¡Se ve muy lindo en ese traje, Leonis-sama!)

(Grr… olvídate de mí. ¿Qué estás haciendo aquí?)

(Hemos llegado a la conclusión de que este disfraz será más eficaz para pasar desapercibidos). Blackas respondió mientras mantenía la pelota en equilibrio sobre su nariz.

(No, yo diría que destacan bastante).

(Está bien. Estamos, como se dice, escondidos a la vista).

(… Hm. Ya veo).

Blackas tenía razón. En lugar de aferrarse sospechosamente a los rincones oscuros del festival, operar donde no se sospecharía podría ser más efectivo.

(¡Y además tenemos muchos dulces!). Añadió Shirley alegremente.

Debajo de ellos había una caja, llena hasta el borde de golosinas variadas que los espectadores habían arrojado.

(… Así que eso es lo que buscabas).

(¡N-Nada de eso, Leonis-sama! Todo esto es en nombre del camuflaje…)

(Muy bien. Sólo informa si pasa algo).

(¡L-Lo haremos…!)

Incluso mientras se comunicaba con Leonis, Shirley no dejó caer aquello con lo que estaba haciendo malabares.

“Esa chica es increíble”. Alabó Lyseria mientras aplaudía.

“Sin embargo, ¿no le parece un poco familiar, Seria ojou-sama?” Preguntó Regina.

“Ahora que lo mencionas, me parece haberla visto antes en alguna parte…” Lyseria respondió pensativa.

“D-Debes estar imaginando cosas. ¡Vamos!” Insistió Leonis, tirando de la manga del yukata de Lyseria.

“¡E-Espera, Leo-kun!”

Cruzaron un puente sobre el río que atravesaba la ciudad, cuando de repente…

*¡Pop!* *¡Pop!* *¡Pop!*

… Pequeñas explosiones sacudieron el aire.

“… ¡Al suelo!” Leonis se dio la vuelta y gritó bruscamente.

“¿Leo-kun?” Preguntó Lyseria mientras sonaban unas cuantas explosiones más en el cielo.

“… Ese es… el hechizo de Sexto-Orden, ¡¿Guren Zo?!”

“¡Leo-kun, Leo-kun…!” Mientras escudaba a las tres chicas con su espalda, Lyseria apoyó una mano en su hombro. “Esos son fuegos artificiales”.

“…” Leonis se quedó en silencio durante un largo momento, procesando lo que ella acababa de decirle.

“¡Los fuegos artificiales de la Orquídea Sakura son muy bonitos!” Exclamó Regina.

*¡Pop!* *¡Pop!* *¡Pop!* *¡Pop!*

Los fuegos artificiales silbaron al despegar, pintando el cielo con brillantes patrones de luz en forma de flor.

“… S-Sé lo que son los fuegos artificiales, por supuesto”. Dijo Leonis, aclarándose la garganta.

“Heh, heh, estabas tratando de protegernos, ¿no es así, Leo-kun?” Lyseria soltó una risita.

“¡N-No!”

“¡Creo que hay una mejor vista por allí, Seria ojou-sama!” Regina señaló un lugar con menos gente.

De pie bajo un árbol artificial destinado a purificar el suministro de agua, Leonis contempló durante un rato los fuegos artificiales que florecían en el cielo. Había cedido la copa del árbol a Tessera, para que tuviera una mejor vista. Sin embargo, era difícil ver mucho desde donde él estaba, incluso de puntillas.

“No puedes ver desde ahí, ¿verdad, Leo-kun?” Dijo Lyseria, colocando sus manos bajo sus brazos y levantándolo.

“¡¿S-Seria-san?! ¡B-Bájame!” Protestó Leonis, con el rostro enrojecido y sus miembros forcejeando en el aire.

“Deja de retorcerte, Leo-kun”.

La gente de los alrededores miraba, sonriendo y riendo ante el reconfortante espectáculo.

Seiken Gakuin no Maken Tsukai Volumen 6 Capitulo 7 Novela Ligera

 

Las vacilantes llamas de una hoguera iluminaban la oscuridad. Sakuya estaba sentada en una sala silenciosa del santuario. Acababa de terminar de purificar su cuerpo en el manantial y se había puesto su traje de sacerdotisa. Ante ella había una caja de madera que contenía una espada ancestral, un tesoro sagrado transmitido en la Casa Real de la Orquídea Sakura.

“Se ve muy hermosa, Hime”. Dijo Eika, que estaba detrás y ayudaba en los preparativos.

“Estoy segura de que Nee-sama estaría mucho más bella”. Respondió Sakuya.

“Es casi la hora del ritual. Asegúrese de estar lista”.

“De acuerdo”.

Sakuya levantó la caja de madera que contenía la espada y se dirigió al altar. Esta era una costumbre sagrada en la que nadie podía entrometerse. Hacerlo era un tabú imperdonable.

El ritual consistía en ofrecer la sangre de una sacerdotisa a Raijinki, que dormía en el Horno de Mana de la ciudad. La danza que Sakuya realizaría ante el pueblo debía hacerse después.

No había tenido noticias de la Reunión Kenki desde la tarde que había pasado con Leonis. Pero sin duda estaban escondidos en algún lugar de la ciudad, esperando su momento. No les debía quedar mucho tiempo. El poder del vacío consumía las almas de aquellos que empuñaban Espadas Demoníacas.

(… La Reunión Kenki. Buscan un lugar para morir como guerreros…)

Había una buena posibilidad de que intentaran algo durante el clímax del ritual. Sakuya no sabía cómo lo lograrían, pero su objetivo era despertar a Raijinki y utilizar al dios para atraer al Void Lord que había destruido la Orquídea Sakura.

(Sólo una sacerdotisa… sólo yo puedo liberar a Raijinki, sin embargo…)

Sakuya se detuvo. Sentada en un suelo cubierto de arena blanca había una gran roca, partida en dos. Esta era la roca divina… el altar… que había sido tomado de la capital en ruinas de la Orquídea Sakura.

La joven colocó la caja de madera que contenía el tesoro sagrado ante el altar. Seguidamente, abrió la caja y sacó la espada. Después de pincharse con ella, goteaba sangre sobre la piedra.

Sin embargo, justo cuando levantó la espada…

“… ¡¿?!”

Publicidad M-M1

Sakuya se congeló, sintiendo una débil presencia. Mirando a su alrededor, vio una figura fantasmal en medio del mar de arena blanca. Era una chica enmascarada, vestida con el traje blanco de la Orquídea Sakura. Su larga cabellera azul se mecía con la brisa, débilmente iluminada por las llamas de la hoguera.

“… ¿Quién eres tú?” Preguntó Sakuya bruscamente.

Ninguna chica normal podía entrar en este lugar. Raiou hizo que los agentes del Murakumo establecieran un perímetro alrededor del santuario. Ni siquiera una hormiga podría llegar aquí sin ser detectada.

La figura no respondió, sino que dio un paso adelante e invocó una katana en su mano.

Un momento después, el acero brilló en la oscuridad.

Innumerables y hermosas luces iluminaban el cielo, proyectando sombras en el suelo. La Reunión Kenki permanecía oculta, equipada con sus trajes de protección anti-Void, esperando pacientemente la hora señalada.

“Ha llegado la hora. Nos vengaremos”.

Los treinta y siete Espadachines Demoníacos miraron al vacío, cada uno dispuesto a dar su vida si eso significaba derrotar al Void Lord que había destruido su tierra natal.

Sacrificar a los inocentes del Séptimo Assault Garden para ver cumplido su deseo no les preocupaba en lo más mínimo. Ya habían reforzado su determinación en el momento en que corrompieron las Espadas Sagradas que les había otorgado el planeta y las convirtieron en Espadas Demoníacas.

(Lamento que no hayamos podido traer a la princesa Sakuya a nuestro lado).

Ella había rechazado la mano que Uzan le había tendido y sufriría las consecuencias.

Justo entonces…

<<… Hola, Uzan. La operación se está desarrollando sin problemas, ¿supongo?>>

“… ¿?”

Al oír una voz extraña y fuera de lugar procedente de su terminal de comunicaciones, Uzan frunció el ceño bajo su visión. Era Finzel Phillet, el empleador de la Reunión Kenki.

“Oh, es usted. Estamos en una operación importante. Mantenga las comunicaciones a un mini…”

<<Tranquilo, tranquilo, sólo escúchame. Piensa en esto como mi despedida>>

“¿Qué quiere?”

Como su patrocinador, Finzel era el que les había proporcionado los trajes de protección anti-Void, un plan de infiltración en el Séptimo Assault Garden, un escondite… e incluso sus Espadas Demoníacas. Finzel era una verdadera bendición para la Reunión Kenki.

Por supuesto, había algunos dentro del grupo que miraban con recelo a este benefactor excesivamente generoso, pero rápidamente anularon toda crítica cuando les trajo a cierta chica. Era la princesa Setsura. Su soberana, que había muerto el mismo día que su patria.

“Mire, le agradecemos que nos haya concedido un lugar para morir y una oportunidad de venganza”.

<<Hmm, ya veo. Lo siento, pero tengo que pedirles que me devuelvan esa gratitud ahora>>

“Puede estar seguro de que lo haremos. Aunque no luchemos por su… ¿Cómo se llamaba? Su… ¿Proyecto Espada Demoníaca?… Necesita nuestros datos de combate. Y le prometemos que hoy haremos todo lo posible para proporcionárselos”,

<<Es muy alentador escuchar eso. Pero verán, soy algo perfeccionista, así que he preparado un pequeño truco para asegurarme de que se esfuercen al máximo, caballeros>>

“… ¿Qué?”

Al momento siguiente, el terminal de comunicaciones del traje de Uzan se iluminó, y una pequeña hada alada, lo suficientemente pequeña como para caber en la palma de la mano, salió volando de él. El hada brillante agitó sus alas, tan negras como las de una mariposa de cola de golondrina, mientras surcaba el aire.

“Lord Phillet, ¿qué es esto…?”

<<El Elemental Artificial Seraphim. Un mensajero capaz de transmitir la voz de la diosa con sus susurros. He utilizado la red del Astral Garden para introducirlo en los trajes protectores que todos llevan>>

“¿Qué…? ¿Qué significa esto?”


<<Tendrán que perdonarme. Sus Espadas Demoníacas serán un sacrificio para la segunda venida de la diosa>>

Y entonces, el hada, el oráculo de la diosa, susurró palabras del futuro…

“¡A-Ahhhh… Ahhhhhhhhhhhhhhh!”

Todos los trajes de protección de la Reunión Kenki se hicieron añicos…

Y de sus restos emergieron treinta y siete monstruos del Vacío.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios