Seiken Gakuin No Maken Tsukai (NL)

Volumen 6

Capitulo 6: Los Dioses Gemelos

 

 

Leonis y Sakuya cruzaron un puente de acoplamiento construido sobre un río y llegaron a una parte más tranquila de Old Town. Al final del camino había un espeso bosque de árboles artificiales.

“El santuario donde se celebrará el ritual de consagración está pasando este bosque”. Le dijo Sakuya a Leonis.

Publicidad M-AR-1

“Hm…”

“¿Qué ocurre?”

“¿Existen realmente las deidades guardianas de la Orquídea Sakura?” Preguntó Leonis, haciendo todo lo posible por jugar el papel de un niño inocente.

¿Era sólo una leyenda, o la ceremonia implicaba realmente a seres divinos? Esa distinción era crucial para Leonis. Tenía que averiguarlo.

Sakuya guardó silencio por un momento, lo suficiente para que Leonis se preguntara si su pregunta la había ofendido.


“Las deidades guardianas de la Orquídea Sakura existen, sí”. Respondió, mirando hacia el bosque. “Fuujinki y Raijinki. Han custodiado la Orquídea Sakura durante sus trescientos años de historia”.

“¿Dos? ¿La Orquídea Sakura tiene un par de dioses?” “… Sí. Aunque ahora sólo hay uno de ellos”. “¿Eh…?” Preguntó Leonis de forma dudosa.

Sakuya se detuvo en seco frente a una gran finca con un impresionante portón.

“¿Dónde estamos?” Preguntó Leonis.

“En esta finca vive Raiou-sama, mi tutor legal”.

Un dispositivo mágico autentificó sus datos biométricos, tras lo cual la puerta se abrió. Al frente había un extenso jardín rodeado de árboles bien cuidados y un gran estanque. Era el tipo de lugar que uno nunca habría encontrado en Central Garden, con sus numerosos edificios laminados. Leonis no pudo disimular su admiración al contemplar tal vista.

Un pequeño anciano apareció desde el interior de la finca. “… La hemos estado esperando, Hime”.

(Oh…)

Leonis miró al hombre con gran interés. A primera vista, podría parecer un anciano común y corriente, pero Leonis podía decir que era algo más.

(Es un maestro de las artes marciales).

Sus viejos y secos brazos podrían matar fácilmente a alguien. Más que un guerrero, era como un asesino.

(… Quizá pueda convertirlo en un hábil asesino esqueleto cuando fallezca).

Reflexionó Leonis, sin preocuparse demasiado por lo grosero de esa idea.

“Mis disculpas, llegué un poco tarde. Le estaba enseñando los alrededores de Old Town”. Respondió Sakuya.

El anciano volvió sus ojos hacia Leonis.

“Hime, ¿quién es este chico…?”

“Es Leonis, un miembro de mi pelotón”.

“Ah, sí, he oído hablar de él”.

Inclinando su cabeza cortésmente, Leonis dijo, “Sakuya-san es siempre una amiga muy confiable”.

“Pasen”. Dijo el anciano, indicándoles que entraran. “Les prepararé un té enseguida”.

Después de que le mostraran el interior de la finca, Leonis tomó asiento en una veranda que ofrecía una vista al estanque. También había un jardín en los terrenos de la Academia Excalibur, pero éste era completamente diferente. Estaba destinado a reproducir el paisaje de la patria perdida de la Orquídea Sakura.

“Los árboles situados en los bordes de la carretera del Séptimo Assault Garden son plantas útiles destinadas a purificar el agua del mar y a regular el medio ambiente, pero las de este jardín fueron todas traídas de la Orquídea Sakura”. Comentó Sakuya mientras se acercaba a Leonis por detrás y señalaba uno de los árboles que crecían en el jardín. “En primavera brotan hermosas flores, pero el Séptimo Assault Garden es una colonia de tipo ofensivo que viaja por todo el mundo, lo que desvía el momento de las floraciones”.

“… Ya veo”.

“Mi hermana mayor siempre esperaba ver florecer esas flores”. Dijo Sakuya, su tono y sus ojos parecían distantes.

“…”

La hermana de Sakuya había fallecido el día en que la Orquídea Sakura fue destruida. El atuendo blanco que llevaba bajo su uniforme era un recuerdo de su hermana perdida.

Una ráfaga de viento sopló, y las hojas de los árboles del jardín crujieron.

Publicidad G-M1



Una gran ondulación jugó sobre la superficie del estanque…

*¡Splaaaaaaaaaash!*

De repente, una masa negra irrumpió en la superficie.

“… ¡¿Qué?!” Exclamó Leonis sorprendido.

Sakuya, sin embargo, no parecía sorprendida.

“Oh, tú también estás aquí, Fluffymaru”. Observó con una sonrisa.

Un gran lobo negro salió del estanque, con el pelaje empapado, y luego se sacudió para secarse, salpicando agua por todo el suelo. La bestia se encontró con la mirada de Leonis.

(Oh, eres tú, Magnus-sama).

(Blackas, ¿qué haces aquí?) Leonis respondió al saludo telepático de su amigo.

(Bañándome. Los humanos suelen sorprenderse cuando me baño en la piscina de la academia).

(Sí, imagino que lo estarían).

(Hace poco alguien denunció mi presencia allí, y estuvieron a punto de enviar a otro a cazarme).

(Ya… veo. Parece que has pasado por muchas cosas).

Al parecer, Blackas estaba siendo perseguido por la asociación de cazadores de la Academia Excalibur.

A diferencia de Leonis, que estaba inscrito en la academia, y de Shirley, que tenía forma humana, Blackas siempre destacaba cuando iba por su cuenta. Había hechizos que podían darle a uno una forma humanoide. Sin embargo, Blackas tenía unas circunstancias únicas que lo hacían imposible.

“Fluffymaru viene con frecuencia a la finca a jugar. Me hubiera gustado tenerlo aquí, pero Raiou-sama dijo que domesticar a un animal como él sería imposible…”

“… Sí, pienso lo mismo”.

Blackas era el orgulloso príncipe del Reino de las Sombras, lo que le hacía estar por encima de la obediencia a los demás. Su relación con Leonis era de camaradería. Era un general invitado en el ejército de Leonis y de ninguna manera un subordinado del Rey No Muerto.

Y ese orgulloso príncipe yacía cómodamente tumbado bajo un cerezo en floración.

“… Aquí está su té”. Raiou, el anciano de antes llevaba una bandeja con algunas tazas y dulces.

“Gracias”.

“Iré a practicar la danza, entonces”. Dijo Sakuya, poniéndose de pie. Después de todo, esa era la razón por la que había venido aquí. “Volveré a la finca por la tarde, pero si quieres regresar a casa, deberías tomar el autobús. Ya has viajado solo antes, ¿verdad?”

“Sí, estaré bien. Muchas gracias”.

“No te preocupes, me divertí en mi cita contigo, chico. Todavía hay muchos lugares que no te he enseñado, así que la próxima vez que vengamos de visita, tomémoslo con calma”.

“Dime, ¿qué te parece el paisaje de la Orquídea Sakura?” Raiou se sentó frente a Leonis, dando un sorbo a su té. “Es fascinante. Estoy deseando que llegue el festival”.

Publicidad G-M3



“Me alegro de oírlo”. Contestó el anciano. Dirigió su atención al lobo negro que descansaba en el jardín. “La princesa Sakuya ha cambiado un poco, últimamente”.

“… ¿En serio?”

“Sí. Cuando ella llegó aquí su corazón era como el hielo. Se aislaba de todos los demás”.

Leonis no sabía cómo era Sakuya en aquel entonces. Pero si algo pudo haber descongelado su corazón, seguramente fue…

(… Lyseria, sin duda). Concluyó.

“Eso me recuerda que quería preguntarle algo”. Dijo Leonis. Después de beber de su taza, la colocó en el suelo de la veranda.

Si Raiou era un vasallo de la Familia Real de la Orquídea Sakura, seguramente sabía todo tipo de cosas al respecto.

“¿Sí?”

“¿Qué clase de dioses son las deidades guardianas de la Orquídea Sakura?”

“Hmm. ¿Te interesa nuestra religión?”

“Sakuya-san me habló un poco de ella. Dijo que la Orquídea Sakura estaba protegida por dos dioses”.

“… Sí, eso es correcto”.

Raiou se giró y señaló un pilar que sostenía la finca.

“Están tallados en esa columna de allí. Fuujinki y Raijinki”.

“¿Allí…?”

Mirando hacia el pilar, Leonis vio los grabados de dos gigantes que miraban desde lo alto de las nubes.

“Sus nombres representan lo que gobiernan. Raijinki domina los truenos y Fuujinki llama a las grandes tormentas. Siempre que la Orquídea Sakura se enfrentaba a alguna crisis, ejercían sus poderes para proteger la tierra”.

“¿Entonces quiere decir que esas deidades existían?”

“Por supuesto. Los dioses de la Orquídea Sakura no son simples seres de leyenda”. Afirmó Raiou, y luego negó con la cabeza. “Lo vi con mis propios ojos. Cómo los Dioses Gemelos lucharon contra los Void”.

Hace nueve años, cuando la Estampida del Vacío arrasó con la Orquídea Sakura, la Familia Real rompió los sellos de los dos dioses en un intento de vencer al Vacío. Creían que, con su extraordinario poder, Raijinki y Fuujinki aniquilarían a los monstruos y salvarían a la Orquídea Sakura…

“Sin embargo, justo cuando parecía que la débil esperanza estaba al alcance de la mano, apareció”.

Raiou se refería al Void Lord que había provocado la Estampida. Surgió del vacío y derrotó a los dos dioses en cuestión de minutos. Y luego, consumió y absorbió al derrotado Fuujinki.

“¿Devoró… a un dios?” Leonis se mostró incrédulo.

“Efectivamente. Ese monstruo tomó a Fuujinki en su ser”.

Y con el dios de la tormenta fundido en él, el Void Lord podía abusar libremente de su autoridad divina. Así, la Orquídea Sakura fue invadida por los Void, poniendo fin a sus trescientos años de historia.

(… Creo que ahora lo entiendo).

Basándose en esta historia, Leonis pudo formarse una hipótesis sobre cuáles eran los protectores divinos de la Orquídea Sakura.

(Probablemente eran semidioses).

Los semidioses eran entidades subordinadas producidas por Luminous Powers. Si bien no podían compararse con los verdaderos dioses, poseían poderes aterradores. Leonis recordó cómo en el pasado, los semidioses dieron muchos problemas a los Ejércitos de los Reyes Demonio.

… Sin embargo, había algo que Leonis aún no entendía. Si uno de los dioses, Fuujinki, fue devorado por el Void Lord…

“¿Qué pasó con la otra deidad?” Preguntó Leonis.

“Mientras el Void Lord consumía a Fuujinki, la princesa Setsura selló a Raijinki, que resultó gravemente herido en la lucha. Estoy seguro de que ella creía que la Orquídea Sakura habría encontrado realmente su fin si se perdía su último guardián”.

“… Me inclino a estar de acuerdo”.

(…)

Entre los países que los Ejércitos de los Reyes Demonio habían destruido, Leonis se enfrentó a un gobernante que, por muy tonto que fuera y por muy clara que fuera la derrota, se opuso a él hasta el final.

Creían que mientras no aceptaran la derrota, siempre podrían encontrar la manera de darle la vuelta a la situación.

Al igual que Roselia, cuya alma perduraba, incluso después de mil años.

“Sin sus mayores protectores en el campo de batalla, la Orquídea Sakura cayó en la ruina. Ese enjambre de demonios aplastó nuestras fortalezas e invadió la capital, con la intención de tragarse nuestra tierra por completo. La capital estaba custodiada por un grupo de espadachines sagrados conocidos como la Reunión Kenki, pero fueron abrumados por su número. Al final, no pudieron salvaguardar a la princesa Setsura… ¡La hermana mayor de la princesa Sakuya!”

Los rasgos de Raiou se contorsionaron con pena y arrepentimiento. Leonis conocía muy bien sus sentimientos… el dolor por haber fallado en la protección de lo que más importaba. Por desgracia, no podía compadecerse en voz alta.

“Así es como los Dioses Gemelos de la Orquídea Sakura se convirtieron en uno solo… Raijinki”. Concluyó Raiou.

Una ráfaga de viento agitó los árboles.

“¿Así que la deidad superviviente permanece en las antiguas tierras de la Orquídea Sakura?” Preguntó Leonis.

Raiou negó con la cabeza y señaló hacia abajo. “No”.

“¿Huh?” Leonis frunció las cejas, sin saber qué pensar del gesto.

“Nuestro dios guardián está sellado aquí mismo, en el Séptimo Assault Garden”. Declaró el anciano.

Después de salir de la finca, Sakuya se dirigió a la arboleda reubicada que conducía al santuario. Sus pasos eran más ligeros que de costumbre. Últimamente había estado muy tensa, pero la cita con Leonis era justo el cambio de ritmo que necesitaba.

(No fue larga, pero me divertí).

Las vistas familiares de Old Town se sentían un poco diferentes cuando ella caminaba a su lado.

(Tal vez debería llevarlo a más tiendas de dulces la próxima vez. Pero probablemente necesitaré el permiso de Lyseria-senpai, y ella puede ser muy sobreprotectora…)

Sonriendo ante ese pensamiento, puso un pie en los terrenos del santuario, cuando de repente…

“Hime-sama”.

“… ¡¿?!”

Publicidad M-M3

Sakuya percibió de repente varias presencias en el bosque. La chica se detuvo en seco y examinó los árboles. No podía verlos, pero definitivamente estaban allí. Esto podría ser obra de un solo grupo.

(La Reunión Kenki…)

Sakuya contó cinco, seis de ellos… quizás incluso más.

“Están irrumpiendo en la tierra sagrada de la princesa sacerdotisa. ¿Acaso quieren que los cielos los maldigan?”

“Somos conscientes de cuán blasfemo es esto. Pero nadie nos interrumpirá aquí”.

La oscuridad tomó forma y salió a la superficie ante sus ojos, convirtiéndose en una figura con un traje negro de protección anti-Void. A diferencia del hombre que le habló ayer, éste no utilizaba un cambiador de voz, y su tono le resultaba familiar.

“¿Eres tú, Uzan?” Preguntó Sakuya. “Te recuerdo jugando conmigo cuando aún era una niña”.

“Ha pasado mucho tiempo, Hime-sama”. El hombre se arrodilló respetuosamente, mostrando la lealtad de un sirviente.

A pesar del gesto, Sakuya no se relajó.

“Podrías al menos intentar enmascarar la presencia de tu Espada Demoníaca”. Afirmó con firmeza. “Siento el poder de una Espada Demoníaca en todos ustedes”.

Uno de los que estaban detrás de Uzan se agitó ante su comentario.

“… Veo que esta familiarizada con las Espadas Demoníacas”. Dijo Uzan.

“¿Dónde has conseguido ese poder? Sabes que usarlo contamina tu cuerpo con la nada, ¿verdad?”

La respuesta de Uzan fue inmediata. “Por supuesto que sí, Hime-sama”. “¡¿Entonces por qué…?!”

“Porque necesitamos la fuerza que ofrece si queremos lograr nuestra venganza y hacer realidad el deseo de nuestro corazón”.

“Venganza…” Los ojos de Sakuya se abrieron de par en par, con sorpresa. “¿Qué estás tramando?”

“Ni más ni menos que nuestro objetivo final”.

“¿Qué?”

“Convocaremos al Void Lord que destruyó la Orquídea Sakura hace nueve años a esta tierra”.

“… ¡¿Qué?!”


“¿El dios de la Orquídea Sakura está sellado aquí en el Séptimo Assault Garden?” Leonis estaba completamente asombrado.

“No puedo culparte por estar sorprendido, pero es la verdad”.

“…”

Durante su reinado como Rey No Muerto, Leonis luchó contra muchos dioses. Pero, aunque el mega-flotador sobre el que se asentaba el Séptimo Assault Garden era bastante amplio, no detectó ningún rastro de una entidad divina sellada.

(Si hubiera un dios aquí, Blackas y yo seguramente ya lo habríamos notado. Aunque supongo que es posible que hayamos pasado por alto uno en estado latente…)

Entonces se dio cuenta de algo.

(… ¡No puede ser!)

Leonis recordó que había encontrado una masa de mana de muy alta densidad como nunca había existido en su época. Era una fuente capaz de producir suficiente poder mágico para mantener todas las funciones de esta ciudad móvil y su población de más de un millón de personas.

“… ¡El Horno de Mana!”

Raiou asintió. “Precisamente. El Imperio Humano Integrado desenterró a Raijinki de las ruinas de la Orquídea Sakura y colocó a nuestro guardián en el Horno de Mana que sirve de corazón a esta ciudad”.

(… Ya veo. Así que esta ciudad utiliza un dios como fuente de energía).

Tal hazaña era impensable hace mil años. La idea de que meros humanos aprovechen seres superiores y los usen para obtener energía… Sin embargo, aclaró algunas preguntas sin respuesta.

¿Por qué había un cristal de mana tan grande? ¿Por qué el Archi-Sabio Arakael y la Santa Tearis Resurrectia trataron de fusionarse con los Hornos de Mana?

Los Seis Héroes no estaban intrínsecamente atraídos por los Hornos de Mana; estaban tratando de absorber a los dioses dentro de ellos.

(… Puede que haya subestimado de lo que es capaz la humanidad).

Seguramente esto no se limitaba sólo al Séptimo Assault Garden. Es probable que los otros también hayan sido alimentados por dioses antiguos.

(Y como están utilizando a las deidades, los responsables deben haber borrado todos los registros de su existencia…)

Leonis fijó su mirada en Raiou. “¿Sakuya y la gente de la Orquídea Sakura… estuvieron de acuerdo con esto?”

“Las circunstancias son diferentes, pero uno de nuestros dioses gemelos sigue protegiendo a la población de la Orquídea Sakura. Eso no ha cambiado…” Raiou contestó. “Y muy poca gente sabe la verdad. Sólo los altos mandos militares y los allegados a la familia real de la Orquídea Sakura.

Ahora tú también…” “… ¡!”

Efectivamente, esta era una información que Leonis nunca había descubierto, a pesar de sus investigaciones anteriores.

“… ¿Por qué compartir este secreto conmigo?”

“Me enorgullezco de tener buen ojo para la gente”. Raiou sonrió y miró fijamente a los ojos de Leonis.

(… Increíble. ¿Dice que tiene buen ojo para la gente? Tal vez debería examinarse la vista. Soy un Rey Demonio, un enemigo de la humanidad…)

Blackas, que estaba tumbado en el jardín, levantó de repente la cabeza, agudizando las orejas.

(¿Qué ocurre, Blackas?) Preguntó Leonis telepáticamente.

(Han aparecido varias presencias extrañas alrededor de la chica).

(… ¿Qué?)

“… ¿Vas a convocar al Void Lord?” Sakuya estaba incrédula. “¡¿No me digas que intentas provocar una Estampida aquí?!”

“Así es, Hime-sama”. Uzan respondió sin remordimientos. “Nosotros, los treinta y siete miembros de la Reunión Kenki, llamaremos a nuestro enemigo jurado, el Void Lord Shardark, y lo abatiremos”.

“…”

La fe inquebrantable, la confianza en su voz, llenó de terror a Sakuya.

“P-Pero ¿cómo podrías…?”

“Liberando el sello de Raijinki, el Dios Gemelo que dormita en el Horno de Mana de esta ciudad”. Declaró Uzan, mostrando emoción en su voz por primera vez.

“¿Qué…?”

“Seguramente ya lo sabe, Hime-sama. Ese Void Lord absorbió a Fuujinki. Sin embargo, las deidades de la Orquídea Sakura son dos partes de un todo. Si él siente que la otra mitad se libera, seguramente vendrá por ella…”

“…”

Sakuya estaba atónita.

(¿Están planeando usar a Raijinki como cebo para el Void Lord, y así poder matarlo?)

Publicidad M-M1

¿Qué estaba diciendo este hombre? Era una locura. Esto ni siquiera podía llamarse un plan; simplemente estaban buscando un lugar para morir. Habían pasado demasiado tiempo en el camino de la carnicería, y después de cazar Void durante tanto tiempo, habían perdido de vista todo lo demás.

No, quizás estaban locos desde aquel día de hace nueve años…

Una vez superado su asombro inicial, Sakuya preguntó: “¿Y realmente crees que puedes conseguir matar al Void Lord?”

“Nos hemos manchado con el poder de los Void para ello”. Respondió Uzan, apretando el puño de su armadura. “El Void Lord Shardark luchará contra el Raijinki liberado, y una vez que esté debilitado, lo abatiremos. Aunque no tenemos intención de contar con ellos, la estampida causada por la aparición del Void Lord seguramente atraerá también a los Espadachines Sagrados de la ciudad a la lucha”.

“¡¿Estás dispuesto a perder el Séptimo Assault Garden para conseguir tu venganza?!” Gritó Sakuya, furiosa.

“Será un sacrificio para erradicar a los Void”.


“… ¡Uzan!” Sakuya gritó y manifestó a Raikirimaru en sus manos.

Publicidad M-M2

Al igual que la Reunión Kenki, Sakuya había dedicado su vida a la venganza.

Sin embargo…

(… No me convertiré en un demonio sin mente… ¡No renunciaré a mi corazón humano!)

Agarró su Espada Sagrada mientras zarcillos de pálidos relámpagos recorrían su hoja.

“La única que puede liberar a Raijinki es la princesa sacerdotisa de la familia real Mikagami… es decir, yo. ¿Creíste que aceptaría tu plan?”

“Su negativa es una pena, pero nuestro plan no cambiará. Ya tenemos una princesa sacerdotisa de nuestro lado”.

“… ¿Qué?” Sakuya lanzó una mirada confusa a Uzan, pero el hombre no se molestó en aclararlo.

“Dado que ha desenvainado su Espada Sagrada, entiendo que ya no hay lugar para las negociaciones”.

“Así es. ¡Nunca me uniré a ustedes!” Sakuya dio un paso adelante y blandió su arma.

Sin embargo, su ataque fue bloqueado por un tercer brazo que brotó de la espalda de Uzan.

“… ¡¿Qué?!” Exclamó Sakuya. “¡¿Realmente te ha corrompido tanto la nada…?!”

“Se ha hecho fuerte, Hime-sama. Sin embargo…” Un par de ojos rojos brillaron tras su casco. “Aún no es rival para Setsura-sama”.

“… ¿Setsura…?”

Un cuarto brazo brotó de su espalda y agarró a Sakuya por el cuello.

“Kah… aah…”

Los dedos del monstruoso brazo se clavaron en su garganta. Tal vez Uzan había mencionado el nombre de su difunta hermana simplemente para sacudir su determinación.

A Sakuya le dolía saber que el hombre que una vez fue el espadachín más reconocido de la Orquídea Sakura hubiera caído tan bajo…

“… ¡Maldición, tú…!”

… No podía respirar. Su conciencia se estaba volviendo borrosa. Raikirimaru

se deslizó de sus dedos y se desvaneció en el aire…

“… kuya-san… ¡Sakuya-san!”

Pero justo entonces, escuchó una voz familiar desde lejos.

“… Ch-Chico… ¡Aléjate…!” La joven jadeó desesperadamente.

“Parece que nos han visto”. Uno de los miembros de la Reunión Kenki observó. “Uzan-sama, aún no ha llegado el momento. Suprima el poder de su Espada Demoníaca”.

“… Sí, lo entiendo”.

El brazo que la sostenía aflojó su agarre, y Sakuya se desplomó en el suelo.

Publicidad M-AB

“… Ugh…” Se las arregló, tosiendo.

“Quería que fuera parte de nuestro plan, Hime-sama”. Dijo Uzan, mirándola.

Luego se dio la vuelta y desapareció en la oscuridad.

“E-Espera…”

Mientras su conciencia se desvanecía, Sakuya podía oír la voz de Leonis acercándose.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios