Kiraware Maou ga Botsuraku Reijou to Koi ni Ochite Nani ga Warui! (NL)

Volumen 3

Capítulo Cinco: Un Peligro Inesperado

 

 

El día del Festival de disfraces anual, la casa Scarlett se llenó de risas y emoción. Las chicas corrían en círculos alrededor de la mesa del comedor, usando sus disfraces de conejo.

—¿Alguien sabe qué día es?

Publicidad M-AR-2

—¡Yo sí! ¡Es el Festival!

—¡Ding-ding-ding! ¡Chica lista!

—¡Ahhh, no puedo esperar a que empiece, ¿sí?!

Las chicas se habían ido a dormir temprano la noche anterior, así que se despertaron igual de temprano. Desde el momento en que sus pequeños ojos se abrieron, su emoción fue palpable. Se las arreglaron para tomar un desayuno normal y relativamente tranquilo, pero se soltaron justo después de limpiar. Emocionadas por salir, comenzaron a saltar alrededor de la mesa con sus disfraces.

Era como un festival sin estar en el verdadero y en curso. Anima no podía ni imaginar lo emocionadas que se pondrían cuando llegaran al festival, pero bastaba con decir que estaba deseando experimentarlo con ellas.

Publicidad M-M4

—¡Festival! ¡Festival! ¡Festival de disfraces!

—¡Festival! ¡Festival!

—¡Woooo! ¡No puedo esperar, ¿sí?!

Verlas puso una sonrisa en su cara. Definitivamente iba a ser un día divertido.

—Qué adorables angelitos, —murmuró Anima, a lo que Luina se rio mientras miraba fijamente la parte superior de su cabeza.

—Tú también eres adorable. Ese cintillo de conejo te queda muy bien.

Luina elogió su aspecto, pero él se mostró bastante indiferente al respecto. Mirándose en el espejo, concluyó que el accesorio no iba a formar parte de su vestimenta habitual.

Luina, por otro lado, lo llevaba con gracia. Era encantadora más allá de las palabras, como si los cintillos de conejos hubieran sido creados con la única intención de que algún día ella pudiera llevar uno. La visión de una joven tan hermosa e inteligente usando algo tan infantil, inocente y lindo, tenía un atractivo indescriptible.

Kiraware Maou Volumen 3 Capitulo 5 Novela Ligera

 

—También te queda muy bien a ti. Tal vez deberías usarlo más a menudo.

—No podría… —Ella se acarició las orejas de conejo y luego miró tímidamente al suelo—. Es demasiado infantil.

—Eres tan encantadora. Cualquier cosa se ve bien en ti, no importa cuán infantil sea.

—Ya estás otra vez… también me lo pondré para el próximo Festival, pero tendrás que esperar hasta entonces.

—Eso me da una razón más para esperarlo. —Él ya estaba entusiasmado con el Festival del año siguiente, pero por el momento, iba a disfrutar del actual. Anima aplaudió para llamar la atención de todas—. ¿Están todas listas para empezar?

Las chicas saltaron con entusiasmo hacia Anima.

—¡Míranos! ¡Estamos listas para irnos ahora mismo!

—¡Yo también estoy lista para enfrentar el frío! ¡Este disfraz es bonito y cálido, ¿sí?

—¡Vamooos!

Las chicas estaban listas para salir, pero Anima se aseguró de revisar los trajes de todos, por si acaso. El viento que aullaba afuera hacía que el día que se avecinaba pareciera frío, pero sus cómodos y cálidos trajes parecían ser más que suficientes para mitigarlo. Tomó su bolsa de dinero y apagó el fuego bailando en la chimenea, y estaban listos para irse.

—¿Estás bien?

Luina estaba apoyada en la mesa, con las manos apoyadas en la boca. Se volvió hacia Anima, bajó rápidamente las manos, y mostró una cálida sonrisa para disipar todas sus preocupaciones.

—Estaba a punto de estornudar, pero desapareció.

—¿Quieres ponerte algo más cálido? Parece que hace frío fuera.

—Este abrigo que me compraste es suficiente.

Luina acarició suavemente el abrigo que él le había comprado durante su cita. Habían entrado en una tienda de ropa, donde Anima les había pedido la prenda más caliente, y ese abrigo era el que les habían dado. Era pesado, abrigado y cómodo, para mantener a Luina abrigada incluso en los días más fríos.

—Es bueno oír eso, pero ¿no tienes las manos frías?

—Lo están. ¿Crees que podrías calentarlas para mí?

—¡Con mucho gusto!

Anima tomó su delicada mano, revisó la chimenea por última vez, y luego dejó la casa con su familia. Hacía frío afuera, pero incluso Bram parecía capaz de aguantar bien desde el interior de su cálido traje de conejo.

—¿Por qué camino está el Festival? Me pregunto si alguien lo sabe, ¿sí?

—¡Umm, está más allá!

—¡Buen trabajo! ¡Eres súper perceptivo, ¿sí?

—¡Vamooos!

—¡Deja de correr! ¡Es peligroso!

—¡Trata de atraparme, ¿sí?!

—¡Te haré comer esas palabras! ¡Soy mucho más rápida que tú!

Uniéndose a la diversión, Myuke empezó a correr y la atrapó casi inmediatamente. Viendo a sus hermanas divertirse, Marie se inclinó y las abrazó.

Viendo como las niñas jugaban, Anima, sonriendo felizmente, escuchó algunos sonidos desconocidos. Incluso por encima del sonido de las niñas jugando, podía oír los sonidos del Festival a pesar de estar tan lejos, lo que sólo alimentaba sus expectativas. Emocionados por lo que estaba por venir, se dirigieron a Garaat.

Entraron en el pueblo familiar pintado con una luz desconocida. Juguetes de felpa de colores colgaban de los edificios, mientras que gente con trajes coloridos caminaba por las calles. Todavía era temprano en la mañana, pero las calles estaban llenas de gente. Anima no podía ni siquiera imaginar cómo serían las calles más tarde en el día, pero estaba emocionado de averiguarlo.

—¡Hola, fufatos! ¡Soy Marie!

Marie saludó a los fuegos fatuos, que representaban el regreso de las almas de los muertos. Actuar alegre y amable con ellos era una forma de asegurarles que todo estaba bien. Luina había decorado su comedor con sus propios y lujosos “fuegos fatuos”, y naturalmente, a las chicas les encantaba.

Mientras disfrutaba del bullicio de la ciudad, Marie empezó a oler el aire. —¡Huelo dulce!

Myuke y Bram cambiaron inmediatamente su atención de los peluches al misterioso olor.

—Oh sí, yo también lo huelo. Creo que son pasteles.

—Hmm… ¡Viene de ahí! ¡Vamos a comprobarlo, ¿sí?!

—¡Vamooos!

—¡N-No, deténganse! ¡Se perderán si se van por su cuenta!

Myuke estaba tan entusiasmada como ellas por la perspectiva de los productos de panadería, pero era lo suficientemente reservada como para no actuar precipitadamente. Tomó las manos de sus hermanas y se volvió hacia la fuente del olor.

—Estoy muy contenta de que Myuke sea tan responsable, —señaló Luina.

—Sí. Definitivamente es la mayor de las tres.

—No es para tanto, —respondió Myuke mansamente—. Yo me ocuparé de estas dos; ¡ustedes quédense aquí y bésense o algo así!

Luina se puso inmediatamente de color rojo brillante.

—¡No puedo besarlo aquí!

Se habían besado en la plaza durante su cita, pero a ella no le gustaba intimar en público. El comentario alimentó la emoción de Anima por un beso más tarde, pero primero tenía que llenar el estómago de sus hijas.

—Bien, díganme, ¿cuál de ustedes quiere una golosina?

—¡Yooo!

—¡Vamos, vamos! ¡No quiero que se queden sin pasteles, ¿sí?!

—¡Y yo no quiero que ustedes salgan corriendo y se pierdan, rayos! —Myuke protestó, pero tal vez sólo aparentemente. O las dos chicas emocionadas la habían dominado fácilmente, o simplemente se había rendido y sólo fingía que las retenía. A pesar de todo, al ser arrastrada detrás de Bram y Marie, la familia se dirigió hacia la fuente del olor.

Pronto llegaron a una panadería familiar, que tenía un puesto en el frente para hacer negocios en lugar de usar todo el edificio como de costumbre. Lo primero que llamó la atención de Anima fueron las docenas y docenas de pequeños panqueques de tamaño bocado que habían preparado, y mientras miraba alrededor, encontró que la gente estaba disfrutando comiéndolos en brochetas.

—Yico…

—¡Míralos, son tan pequeños y bonitos! ¡Mmm, quiero comérmelos todos,

¿sí?!

—¡No te quedes justo delante del puesto de esa manera! ¡Es grosero! —Myuke la regañó mientras se limpiaba la baba de la cara. Se puso de pie orgullosamente, disfrutando del respeto de sus hermanas por ser la mayor, después de confirmar que no la habían pillado en su error.

Aunque Bram y Marie se lo habían perdido, Anima no. La forma en que sus encantadoras hijas babeaban por los panqueques le hizo sentir obligado a comprarles algo. Sacó su bolsa de dinero y se acercó al puesto.

—Déjeme tener tantos como esto pueda permitirse, por favor.

El vendedor se quedó boquiabierto ante la moneda de oro que Anima le lanzó.

—Lo siento, Anima, pero esto es una fortuna. No podremos completar tu pedido, aunque nos des todo el día. Son una familia de cinco miembros, ¿correcto?

—Sí.

—¿Tienes cinco monedas de cobre?

—Sí, dame un momento.

Sacó cinco monedas de cobre y vio cómo el hombre ensartaba las tortitas.

—Aquí tienes. Espero que los disfruten.

Tomó las cinco brochetas y las repartió hasta que las cinco tuvieron una. La amplia sonrisa de las chicas mientras se maravillaban con los dulces no tenía precio.

—¡Gracias, Papi!

—¡Gracias, ¿sí?!

—¡Gacias, Papi!

—De nada, —respondió Anima con una sonrisa encantada—. Sin embargo, es mejor no caminar con ellos, así que vamos a encontrar un lugar para comerlos.

Con las chicas obsesionadas con sus panqueques, todos se movieron lentamente a un área tranquila donde no molestarían al puesto. Allí, empezaron a rellenar sus mejillas.

—¡Yum! ¡Son ultra deliciosos, ¿sí?!

—Sí, tengo que admitir que son geniales.

—¡Dulce y delicioso!

—Tengan cuidado, chicas, —les dijo Luina—. Si se meten demasiado en la boca, se les atascará en la garganta.

—¡Pero está tan rico! ¡Vamos, pruébenlo!

—Está bien, no me importaría hacerlo… Mmm, ¡vaya! Tienes razón, estos son muy sabrosos.

Luina felizmente masticaba sus panqueques, uno tras otro. Anima lo había notado mientras comían wafles en su cita, pero los panqueques lo convencieron plenamente de que su esposa era golosa.

—Puedes tener el mío también, —le dijo.

—¿No te gustan los dulces, Papi? —preguntó Myuke.

—No, sí que me gustan.

—¡Entonces adelante y come! ¡Son súper dulces y sabrosos!

—Estoy de acuerdo, deberías probarlo, —añadió Luina—. Toma, déjame ayudarte. Di “Ahhh”, ¡aquí viene el carruaje!

—Ahhh… —Él abrió la boca por reflejo—. Omnom… tengo que admitir que son muy buenos.

—¡¿Verdad?! No sería un festival sin una comida increíble, ¡eso es seguro!

—¡Amo los festivales!

—Encontremos otro lugar donde parar en cuanto terminemos de comer, ¿sí?

Devoraron el resto de sus panqueques en un instante, y luego tiraron los pinchos en el cubo de basura colocado junto al puesto.

—¿Qué vamos a comer ahora? —Preguntó Myuke. Ella estaba tan obsesionada con actuar como una adulta, pero fue completamente superada por el espíritu festivo. Verla relajarse un poco hizo que Anima se emocionara aún más por el Festival.

Los cinco se tomaron de la mano y comenzaron a caminar por las calles más transitadas. Un par de momentos en su viaje para más experiencias culinarias inolvidables, rugidos fuertes, ladridos y aullidos retumbaron por las calles. Se hicieron cada vez más fuertes a medida que la familia se dirigía hacia la plaza.

—¿Hay una pelea?

Si la hubiera, habría sido mejor llevar a las chicas a otro lugar. Envolverse en una pelea no era ni divertido ni festivo.

—Eso es en realidad el concurso de gritos, —explicó Luina.

—¿Qué es eso?

Según ella, el concurso de gritos pedía a sus participantes que imitaran las voces de las criaturas de las que estaban vestidos lo mejor posible. La idea era que los rugidos y gritos feroces ahuyentaran a los espíritus malignos.

—Eso suena divertido.

—Es muy divertido, y todos los que participan reciben un dulce.

La mención de las golosinas inmediatamente llamó la atención de las chicas.

—¡Yo grito súuupe fuete!

—Estoy seguro de que todos se sorprenderán de tus gritos, Marie. ¿Deberíamos entrar?

—¡Quiedo!

Publicidad M-M2

Marie subió inmediatamente a bordo, pero Bram y Myuke parecían extrañamente preocupadas.

—Chicas, están muy calladas. ¿Les duele la barriga?

Bram sacudió la cabeza.





—Yo no sé lo que dicen los conejitos, ¿sí?

—Sí, yo tampoco lo sé. ¿Y tú, Mami?

—Sabes, ahora que lo mencionas, creo que nunca he oído a un conejo hacer ruido.

Mientras las chicas discutían el tema, Anima permanecía en silencio, tratando de averiguar cómo sonaban los conejos. Mientras lo hacía, Myuke parecía tener una idea. Miró al suelo y empezó a murmurar para sí misma.

—¡Conejito! …¿Quizás? ¡¿Por qué sonríen?! —gritó, con la cara roja como su pelo.

—Eso fue muy lindo; me gusta mucho. ¡Conejito!

—A mí también me gusta, ¿sí? ¡Conejito!

—¡A mí también! ¡Me gusta conejito!

—¡Conejito! Qué maravillosa sugerencia.

Myuke se deleitaba con los elogios. Con el misterio resuelto, se dirigieron a la plaza y se pusieron en fila como participantes. La fila se movió rápidamente, y pronto se encontraron en el frente. Mano a mano, los cinco entraron en el escenario y se pusieron en fila, donde gritaron a todo pulmón.

—¡Conejito!

No tenían ni idea de si el sonido que habían hecho era correcto, pero ciertamente habían sido lo suficientemente fuertes. El público los despidió con un aplauso mientras el locutor les daba a todos y cada uno de ellos un pequeño caramelo, felicitando a las chicas por su maravillosa actuación.

Disfrutando de los dulces, se quedaron un rato para escuchar a los participantes que vinieron después de ellos, uniéndose a los aplausos cuando cada uno terminó. No les tomó mucho tiempo terminar sus dulces, después de lo cual las chicas comenzaron a buscar con entusiasmo su próxima aventura.

—Vayamos a algún lugar, ¿sí?

—¿Por qué no caminamos por todo el pueblo? ¡Podríamos encontrar algo genial!

—¡Buena idea! ¡Caminemos por todos lados y comamos todos los deliciosos bocadillos que encontremos, ¿sí?!

—¡Boquillos!

Empezaron su marcha por la ciudad, dirigida por Myuke, Bram y Marie, para descubrir todas las delicias que ofrecía el Festival. Estaban insoportablemente emocionadas por los sabores y olores que encontrarían.

—¡Nh!

De repente, Luina comenzó a tambalearse. Cayó de rodillas y se puso las manos sobre la boca.

—¡¿Qu-Qué pasa?! —Preguntó Anima, aterrorizado. No podía soportar escuchar a su encantadora esposa gemir en agonía, incapaz de ponerse de pie.

—Espera, ¿qué está pasando?

—¡No me digas que estás enferma, ¿sí?!

—¡Dolor, dolor, vete ya!

Al darse cuenta de lo que estaba pasando, las chicas comenzaron a enloquecer también. El pánico frente a las chicas sólo empeoraría la situación, pero él no podía evitarlo. Era imposible para él mantener la compostura cuando su esposa estaba sufriendo.

—No se preocupen, estoy bien, —dijo Luina en su habitual tono calmado, tranquilizando a todos con una cálida sonrisa.

Anima estaba muy familiarizado con las sonrisas sinceras y genuinas de Luina. Sin embargo, por eso supo de inmediato que ella estaba forzando una con la esperanza de calmar a todos, y no se le ocurrió ninguna razón para que lo hiciera, más que el hecho de que se sintiera mal. Lentamente se calmó; necesitaba ayudarla, y no podía hacerlo correctamente si estaba en pánico. No importaba el asunto, no podía permitir que Luina se presionara aún más. Su seguridad era su prioridad número uno.

—Entonces, ¿a dónde vamos ahora? —Luina se puso de pie y preguntó, actuando alegremente como si nada hubiera pasado. Ella sabía lo mucho que todos habían esperado el Festival y que no habría otra oportunidad de experimentar un nivel tan alto de emoción hasta el año siguiente.

Las chicas estaban completamente fascinadas por el Festival desde que lo conocieron. Hacer planes para ello era un tema diario en la mesa de la cena; había sido básicamente todo de lo que Bram y Myuke hablaron durante los últimos días, y Marie incluso había tratado de quitar las nubes para que tuvieran un buen día para ello. Arruinar un día así seguro que aplastaría a Luina. Pero eso no importaba; había cosas que eran más importantes para ellas.

Publicidad G-M1



—Nos vamos a casa, —dijo Anima en un tono firme, sin dejar lugar a discusiones.

El simple hecho de tener vértigo habría sido una razón más que suficiente para volver a casa, pero Luina había mostrado síntomas similares la semana anterior. Ahora entendía que tampoco había estado conteniendo un estornudo esa mañana, probablemente había experimentado un ataque de náuseas extremas. Estaba lejos de ser ideal que ella desfilara por el pueblo en su condición, y estaba seguro de que las chicas se pondrían de su lado.

—¡Papi tiene razón! ¡Tienes que acostarte! ¡No puedes exigirte cuando estás enferma!

—Pero ustedes estaban tan entusiasmadas por el Festival… —ella se disculpó, pero Marie sacudió la cabeza. Se acercó a Luina, le tomó la mano y la miró con una sonrisa deslumbrante.

—¡Sabes, sabes, el Festival es divetido! ¡Hay muchos dulces! ¡Y también hicimos el conejito! ¡Pero, pero, es suficiente! ¡Nos vamos a casa!

—Estoy tan llena, —Bram asintió mientras se frotaba el estómago—. Realmente quiero ir a casa y relajarme, ¿sí?

Las chicas trataron de animarla. Para todos los miembros de la familia, la salud de Luina era mucho más importante que algún festival.

—Hace mucho frío afuera. Vayamos a casa y calentémonos.

—Lo siento…

—No te disculpes. No hiciste nada malo.

Todo el apoyo de su familia hizo que una leve sonrisa apareciera en la cara de Luina. Anima la tomó en brazos, y los cinco regresaron a casa.

***

 

 

Anima tuvo mucho cuidado de caminar lo más suavemente posible para que su esposa tuviera un viaje cómodo a casa; empujar en sus brazos sólo empeoraría la situación. La llevó lentamente al dormitorio, donde la acostó para que descansara. Mientras la arropaba, ella le sonrió.

—Gracias, pero estoy bien, —le dijo no sólo a Anima, sino también a sus hijas.

Las tres estaban de pie al lado de la cama, preocupadas por ella.

—Es estupendo oír eso. Aun así, quédate en la cama por hoy.

—Nosotros haremos todas las tareas para que no tengas que preocuparte por nada, ¿sí?

—¡Yo también ayudo! ¡Tengo cuato años!

El orgulloso despliegue de cuatro dedos de Marie hizo reír a Luina. Se sintió aliviada de estar rodeada por su amable y amada familia.

—Estoy tan agradecida de tenerlos a ustedes en mi vida. Me lo tomaré con calma por hoy. Lo prometo.

Por un momento, una sensación de alivio irradió de las tres chicas, pero inmediatamente se transformó en una ardiente determinación. Se dieron cuenta de que las tareas que les esperaban serían difíciles, pero estaban listas para superarlas lo mejor posible. Mientras tanto, Anima tenía que mantener sus sentidos agudos para asegurarse de que las chicas no se lesionaran mientras trabajaban duro.

—¿Deberíamos ir al comedor una vez que estés más caliente? —preguntó Anima.

—Sí, eso estaría bien. Me gustaría quedarme cerca de ti, de lo contrario se volverá increíblemente solitario y aburrido. ¡Ah, ya sé! Podríamos hacer la cena jun…

—¡Olvídalo! —Myuke respondió, cortando su oración—. ¡Empezarías a hacerlo todo por ti misma!

—¿Puedo mirar? —Luina trató de razonar con Myuke, incluso desplegando su triste impresión de cachorro.

—No. Hace frío en la cocina. —Myuke se mantuvo firme, enfatizando con un suspiro exasperado—. En serio, ¿no acabas de decir que te lo tomarías con calma por hoy? Tienes que dejar de preocuparte; hoy nosotros nos encargaremos de todo. Tú sólo concéntrate en mejorarte, ¿de acuerdo?

Publicidad G-M3



—Pero ya me siento mucho mejor.

De hecho, parecía mucho mejor, su palidez había desaparecido, y no parecía que estuviera resfriada. Podría haber sido vértigo al azar.

—Bueno, no parece que tengas fiebre, —dijo Myuke, sosteniendo su mano contra la frente de Luina.

—Pero si no tiene fiebre, ¿cuál era el problema? No lo entiendo, ¿sí? —Debe estar exhausta.

—No, en absoluto. ¿Cómo podría estar agotada cuando todos ustedes están aquí para ayudarme?

—No importa, todavía necesitas descansar hoy, —ordenó Anima. Tenía que ser asertivo o ella se pondría de pie y empezaría a trabajar. Necesitaba tomarse el día libre y descansar bien.

—¡Mami, sé buena chica!

Luina dejó escapar un pequeño suspiro.

—¿Cómo podría decirte que no, Marie? Está bien, hoy no moveré ni un dedo.

—¡Yaaaay! ¡Buena chica!

Marie acarició su cabeza, lo que alivió su alma. El amor de su familia era la mejor medicina que podría haber pedido.

—Es genial que vayas a descansar, pero hace bastante frío. Puedo darte tu bufanda y tus guantes si los quieres, ¿sí?

—No podrá dormirse con eso puesto, —dijo Myuke—, así que… ¡Eso es!

¡Hagámosle una taza de leche caliente! ¡Mami, préstame la piedra!

—Ten cuidado de no quemarte.

—¡Estaré bien! Hicimos sopa de vegetales nosotras mismas, ¿recuerdas? — Myuke tomó la piedra y miró a Luina a los ojos, como una madre dispuesta a dar instrucciones a su hijo—. Te diré cuando esté lista, así que espera aquí, ¿de acuerdo?

—Bien, esperaré.

Con Luina estando de acuerdo, Myuke se volvió hacia Marie.

—Marie, ¿puedes quedarte aquí con Mami? Se sentiría muy sola.

—¡Uh-huh!

Marie asintió enérgicamente. Sus ojos parpadeaban con determinación. Como todos los demás, estaba dispuesta a hacer todo lo que pudiera por Luina. Anima se giró hacia ella y le frotó el cabello.

—Hace frío aquí, ¿por qué no te metes debajo de las sábanas con Mami?

—¡Síiiii! —Se metió en la cama y se acurrucó al lado de Luina—. ¿Mami está caliente?

—Sí, muy caliente.

Sonriendo alegremente, Marie se acurrucó aún más cerca de Luina. Con esas dos en la cama, Anima miró a Myuke, y se volvieron hacia la puerta. Pensó que podían empezar calentando el comedor con la ayuda de la chimenea, pero había otra cosa que tenía que hacer primero.

—¿Tú también vienes, Bram?

—¡Pues claro! Haría cualquier cosa por Mami, ¿sí?

—Eres una chica muy amable y valiente.

Publicidad G-M1



Había una posibilidad de que ocurriera un terrible accidente si alguien no estaba cerca para vigilar la chimenea, así que decidieron preparar la leche primero. Los tres se dirigieron a la cocina, que se mantenía tan fría como el exterior por el frío viento que soplaba a través de las rejillas de ventilación de la cocina.

—Gracias a Dios por este disfraz de conejo. Es agradable y cálido, ¿sí?

—Eres tan fuerte. —Anima acarició suavemente su cabello plateado para alabarla por enfrentar el frío tan bien—. ¡Bien, hagamos lo mejor para hacer una deliciosa taza de leche caliente para Luina!

—¡Vamos, ¿sí?!

—Lamento hacer llover sobre su desfile, pero yo puedo hacer leche caliente por mi cuenta. Sólo calentaré un poco de leche, ¿podrías cortar algunas manzanas en su lugar, Papi? Asegúrate de que sean pequeñas y fáciles de comer.

—¡Cortaré los mejores trozos de manzana que hayas visto!

—Impresionante. Bram, tú trae un plato, un tenedor y una taza, por favor.

—Por supuesto, ¿sí?

Todos empezaron a trabajar siguiendo las instrucciones de Myuke. Ella misma usó la piedra de lagarto de fuego para empezar a calentar la olla, mientras Anima estaba ocupado eligiendo la manzana más hermosa del montón. La cortó en seis rodajas y la llevó al plato que Bram había elegido, marcando el final de su tarea, o eso pensaba él.

—Papi, toma una taza del estante por mí, por favor, ¿sí? Anima inmediatamente saltó a su petición y alcanzó una taza. —Aquí tienes.

—Gracias, ¿sí?

Publicidad M-M5

—¿Estás bien…?

La copa se le escapó a Anima. Por suerte, sin embargo, Bram estaba allí para tomarla.

—Uf, eso estuvo cerca, ¿sí?

—¿Qué pasó?

Myuke se dio la vuelta sorprendido.

—A Papi se le cayó la taza, ¿sí? Pero me las arreglé para… ¡Eep!

Bram se quedó inmóvil, con los labios temblorosos, mientras Anima le ponía las manos en los hombros. La copa cayó de sus manos, pero afortunadamente para ellos, Myuke fue rápida con sus pies.

—Uuf, apenas la salvé.

—¡Vaya, estoy impresionada, ¿sí?! ¡Eso fue súper rápido, Myuke! Pero, de todos modos, umm, ¿qué está pasando, sí?

—Lo siento, no quise asustarte. Pero, lo siento, ¿qué dijiste?

—No lo sé, ¿sí? ¿Qué fue lo que dije?

Bram ladeó la cabeza confundida y Anima respiró hondo para calmar sus emociones.

—¿Acabas de… llamarme “Papi”?

—Oh, supongo que sí… eh, ni siquiera me di cuenta, ¿sí?

—¿No te diste cuenta?

Él apenas podía contener su felicidad… Bram le había llamado “Papi” inconscientemente. Ella había sido muy consciente de ello un par de semanas antes, pero parecía haber aceptado completamente a Anima como una figura paterna.

Por fin ha llegado el día.

Estaba listo para estallar en lágrimas. Por un momento pensó en correr al dormitorio para celebrar con Luina, pero decidió no hacerlo. Ella estaba en cama enferma, y estaban haciendo algo para ayudarla a sentirse mejor. No podía abandonar su puesto e irritarla. Tenía que contener su felicidad por el momento.

—Sólo mira esa sonrisa, —se rio Myuke—. Parece que a Papi le encantó eso. —Sí, es casi vergonzoso lo feliz que lo hizo, ¿sí?

Anima escondió su amplia sonrisa. Bram se sentía avergonzada, lo que significaba que estaba siendo consciente una vez más de llamarlo “Papi”. Si se ponía muy mal, no lo repetiría.

—¡No te avergüences! ¡Por favor!

—Sólo lo estás empeorando, ¿sí?

—¡Escúchame! ¡No hay nada de lo que avergonzarse, ¿de acuerdo?!

Todo lo que él quería era escuchar esa palabra mágica salir naturalmente de la boca de Bram una vez más. Sabía muy bien que era un deseo increíblemente fuerte de su parte, como lo demostraba la sonrisa que llevaba.

—Sólo estoy bromeando. No me avergüenza llamarte “Papi”, ¿sí?

—¿De verdad?

—Sí, de verdad. Te he estado llamando así en mi cabeza desde hace un tiempo, ¿sí?

—¿Pe-pero entonces por qué no lo dijiste antes?

—Quería hacerlo, pero tenía miedo de llamarte de otra manera. Necesitaba, no sé, alguna ocasión especial para cambiarlo, ¿sí? —Bram se explicó con un tono serio—. Entonces, cuando me hablaste del Festival, supe que era la oportunidad perfecta. El espíritu de Papi volvería, y quería mostrarle que encontré una buena familia, que él no tiene que preocuparse, porque soy feliz, ¿sí?

Temiendo que el espíritu de su padre pensara que ella no se sentía parte de la familia de Anima, quería asegurarle que tenía una buena vida, y la mejor manera de hacerlo era admitir sus sentimientos. Puede que sólo hubiera empezado a llamarlo “Papi” recientemente, pero ya lo había considerado como un padre durante mucho tiempo. Él, al saber la verdad que se escondía en la inocente sonrisa de Bram, las lágrimas comenzaron a rodar por su rostro.

—¡No llores, ¿sí?! —dijo frenéticamente.

—Estoy tan feliz. Gracias, Bram. Gracias por convertirte en mi hija. ¡Prometo que siempre estaré aquí para ti!

Anima se arrodilló y abrazó a Bram. Sonrió alegremente y le devolvió el abrazo.

—Ya haces suficiente por mí, ¿sí? —La felicidad llenó el aire. Extrañamente, parecía que la felicidad olía mucho a humo—. Creo que algo se está quemando, ¿sí?

Myuke, que había estado observando en silencio el momento más importante entre su padre y su hermana, se giró rápidamente para comprobar la leche.

—¡Oh no! ¡Me olvidé de esto!

Rápidamente apagó la llama. La leche estaba hirviendo, y una fina capa alrededor del borde de la olla se había quemado, pero el resto parecía estar completamente bien. Pero no podían servírsela a Luina así como así; la leche aún estaba hirviendo. Vertieron un poco en una taza, y luego la llevaron a la mesa junto con la manzana en rodajas. Después de eso, encendieron un fuego en la chimenea y se sentaron a tomar un respiro.

—Nos ocupamos de eso rápidamente. Gracias, chicas.

—¡Tú también lo hiciste muy bien, ¿sí?! ¡Mira esas rodajas de manzana! ¡Son perfectas, ¿sí?!

—Esto demuestra lo mucho que ayudas a Mami.

—Estoy feliz de escuchar eso. —La cara de Anima se nubló en medio de su pequeña charla—. Tal vez si hubiera hecho más, Luina no se habría derrumbado.

—Estás haciendo más que suficiente, Papi. —Myuke se volvió hacia él con una sonrisa—. Tendríamos mucho más de qué preocuparnos cada día si no fuera por ti. No sé qué le pasó, pero una cosa que puedo decir con certeza es que no fue tu culpa. Además, ella se enfermó así antes. Esto no es nada nuevo.

—Espera, ¿de verdad?

Anima no sabía nada de eso.

—Sí, una vez. Hace tres años, más o menos.

—Hace tres años…

Ese marco de tiempo le sonaba sombríamente familiar. A juzgar por la grave expresión de Myuke, su intuición era, por desgracia, correcta.

—Se desplomó y durmió durante tres días enteros después de enterarse de la muerte de su padre.

—Ya veo…

Luina disfrutaba compartiendo recuerdos de su pasado, y siempre los recordaba con la más bella sonrisa en su rostro. Claramente amaba y atesoraba a su familia más que cualquier otra cosa.

Perder a su padre debe haber sido para ella como lo que perder a Luina sería para Anima. Ni siquiera podía comprender el profundo dolor que sentiría, pero Luina ya había recorrido ese camino una vez. Sólo pensar en lo que debía haber sentido casi le hizo vomitar.

—Sin embargo, no se derrumbó cuando su madre falleció. Creo que trató de mantener la calma por nuestro bien.

—Lo que significa que tú eres el mejor esposo que ella pudo haber pedido, ¿sí?

—Es muy amable de tu parte, pero ¿por qué? —Anima preguntó mientras inclinaba la cabeza.


—Siempre podemos confiar en ti, y eso le deja a Mami mucho más tiempo para relajarse, ¿sí?

—Ella tiene toda la razón. No digo que no debas preocuparte por ella, pero está en buenas manos. No habría aceptado tomar las cosas con calma hoy si no lo estuviera.

—Exactamente, así que sigue haciendo lo que has estado haciendo, y no te sientas culpable por nada. Mami se ve tan feliz cada vez que hacen los quehaceres juntos que probablemente se deprimiría si hicieras todo por tu cuenta, ¿sí?

—¡Sí! ¡Estoy segura de que eso es lo que ella quiere también!

Anima asintió profundamente.

—Gracias por cuidarme, chicas. Seguiré haciendo las tareas con ella, ¡lo prometo!

—¡Eso es lo que me gusta oír!

—¡Yo quiero seguir viendo tu pasión, tan caliente como esta leche! Oh, ahora está fría, ¿sí?

Habían estado hablando durante tanto tiempo que la leche caliente había vuelto a ser leche normal. Myuke tocó la taza para comprobar lo fría que estaba.

—Está bastante caliente. Papi, deberías ir a buscar a Mami y traerla aquí abajo.

Anima asintió, y luego subió las escaleras. Cuando entró en la habitación, Marie se movió con una gran sonrisa.

—¡La he calentado!

—Sabía que podías hacerlo, niña grande.

—Ahora está realmente cálido y acogedor. Gracias, Marie.

Marie asintió con orgullo, disfrutando de todos los elogios que estaba recibiendo.

—¿Cómo te sientes? —Preguntó Anima, dirigiendo su atención a Luina.

Publicidad M-AB

—Genial, —dijo ella con confianza. Su corto descanso parecía haber ayudado mucho. Aun así, Anima insistió en llevarla al comedor, por si acaso. Se dirigió al comedor con Luina en sus brazos y Marie a su lado.

—¡Ah, estás aquí! Mira, aquí tienes tu leche caliente y unas rodajas de manzana. ¡Come!

—¡Te irás a la cama cuando termines de comer! ¡No queremos que te derrumbes de nuevo, ¿sí?!

—¡Mami, siéntate!

Marie sacó una silla, en la que Luina se sentó. Aunque estaba avergonzada por la atención que todos le prestaban, alegremente tomó un sorbo de la leche que su familia le había preparado.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios