Gaikotsu Kishi-sama, Tadaima Isekai e Odekake-chuu (NL)

Volumen 1

Capitulo 2: El Mercenario Andante

Parte 1

 

 

A la mañana siguiente me desperté con el sonido de la gente que caminaba por la calle.

Volví a la posada para pasar otra noche en la chirriante cama de madera con la espalda apoyada en la pared. Después de desentumecer mis articulaciones, recogí mis maletas y bajé las escaleras.

Publicidad M-AR-2

El mostrador estaba sin personal, igual que ayer. Tras salir de la posada, me mezclé con la multitud de la calle y me dirigí hacia la puerta este.

Hoy me dirigía a la aldea de Rata -a medio día de viaje a caballo- para llevar a cabo el trabajo que había aceptado en la oficina del gremio de mercenarios.

Pasé por el mercado de la mañana y rellené mi cantimplora en el acueducto frente a la puerta este. Cerca de mí, un grupo de hombres con armadura estaban reunidos, observándome por el rabillo del ojo. ¿Quizás la tropa de mercenarios de la ciudad?

En la puerta, mostré mi pase de viaje y me dejaron cruzar, igual que el día anterior. Tras cruzar el puente de piedra, caminé por un sendero de tierra elevado que corría entre los campos de trigo y el foso, siguiendo la muralla de la ciudad en dirección al norte.

Cada vez que me cruzaba con un campesino, éste inclinaba la cabeza y se apartaba de mi camino. Probablemente suponían que era un caballero real de alguna región lejana, así que me aseguraba de asentir con la cabeza y saludarles al pasar.

Publicidad M-M4

Cuando llegué al límite norte de Luvierte, el camino de tierra se convirtió en una carretera mucho más grande que se extendía a la distancia. Continué siguiéndolo, una vez que salí de los campos y ya no se me veía, comencé a utilizar el Paso Dimensional para atravesar rápidamente el pintoresco paisaje.

Después de viajar un poco hacia el norte, llegué al primer cruce del camino, el punto de referencia que buscaba. El oso me había dicho ayer que girara a la izquierda y siguiera el camino hacia el pueblo. Mirando hacia adelante, pude ver que uno de los caminos tenía enormes estacas a ambos lados. En la otra dirección, un camino de tierra cubierto de maleza se extendía hacia el noroeste. Era más un sendero de animales que un camino, aunque en mi mundo ninguna de estas opciones habría pasado a considerarse una carretera.

Seguí teletransportándome por el camino de los animales hasta que vi un campo rodeado por una valla de madera y una zanja vacía. Más allá del campo había una aldea rodeada por un foso y, dentro de éste, un gran montículo de tierra con troncos apilados que formaban una muralla. La puerta consistía en varios troncos macizos atados entre sí y suspendidos sobre la entrada por una cuerda de aspecto robusto. Probablemente, los aldeanos cortaban la cuerda para dejar caer la puerta cada vez que eran atacados.

Fuera de la puerta, dos ancianos con lanzas mal hechas hablaban animadamente. Uno de los hombres se dio cuenta de que me acercaba y le avisó al otro. Ambos empezaron a balbucear y a gesticular salvajemente mientras me observaban.

Finalmente, uno de ellos se dirigió hacia mí, tambaleándose con la espalda encorvada y utilizando la lanza como bastón. Para ser sincero, estos hombres no parecían la mejor elección como guardias de la puerta.

“¡Señor Caballero! ¿Puedo preguntarle qué asuntos tiene usted con nuestro pequeño pueblo?”, dijo el guardia anciano con una voz rítmica y aguda. Debía de estar nervioso.

“Por favor, no me malinterpreten. Soy un simple mercenario. He venido a realizar un trabajo a petición de una tal señorita Marca”.

“¿Marca? La hija mayor de Seona, ¿cierto?” El anciano parpadeó varias veces, la mirada de sorpresa ante mi inesperada respuesta era evidente en su rostro.

“¿Podría indicarme el camino a la casa de la señorita Marca?”

“¡Ahora mismo! Sígame”. El anciano respondió con entusiasmo y me condujo hacia la puerta, haciendo un gesto al otro guardia mientras pasábamos para que supiera que todo estaba bien. Por fin había entrado a Rata.

Todas las miradas se dirigieron hacia mí en un instante. No sólo era raro que viniera un forastero de visita, sino que probablemente mi armadura los ponía aún más nerviosos. La reacción fue constante en todos los lugares a los que fui.

En contraste con las casas de madera que había visto en la ciudad, las viviendas del pueblo parecían más bien cabañas de montaña. El anciano se acercó a una de estas viviendas y llamó a la gran puerta de madera antes de anunciar nuestra presencia.

“Seona, ¿estás ahí? Tienes una visita”.


Oí la respuesta de una mujer y, un momento después, vi que en la puerta se abría una rendija. Sin embargo, no había nadie.

Bajé un poco los ojos y me fijé en una niña de unos diez años que nos miraba fijamente. Llevaba el pelo rubio recogido y nos miraba al viejo y a mí con ojos grandes y marrones.

“Hola, Herina. ¿Dónde está tu madre? Este caballero tiene algunos asuntos con ella”.

“Umm…”

La joven -Herina, según el anciano- movió ligeramente la cabeza y frunció el ceño. Dio un paso atrás, como para esconderse en la oscuridad detrás de la puerta.

“Ah, sí. Probablemente esté trabajando en el campo”. El anciano se rascó la cabeza e hizo una mueca, como si estuviera sumido en sus pensamientos.

Pude oír el sonido de alguien acercándose. Entonces la puerta se abrió de par en par.

Publicidad G-M2



“Mamá está en el campo ahora mismo. ¿Qué quieres?”

La nueva chica que había aparecido era mayor, de unos trece o catorce años. Probablemente medía 150 centímetros y tenía el pelo castaño claro atado en coletas hasta los hombros. Con su piel bronceada y sus ropas desgastadas, tenía sin duda el aspecto de una campesina. Miró fijamente al guardia con sus grandes y claros ojos azules.

Cuando su mirada pasó del anciano a mí, sus ojos se agrandaron aún más. “¡Vaya! ¿Es usted el que ha tomado mi trabajo, señor Caballero?”

Sus ojos se iluminaron cuando se dio cuenta de para qué yo estaba allí, aunque mientras me miraba, empezó a inclinar la cabeza hacia un lado, cada vez más insegura. Imaginé que mi armadura no encajaba realmente con la imagen de un mercenario; incluso se había referido a mí como un caballero.

“Me llamo Arc. No soy un caballero, sino un simple mercenario. ¿Es usted la señorita Marca?” Intenté tranquilizarla preguntándole su nombre.

Ella se apresuró a inclinar la cabeza y dio un paso atrás hacia el interior antes de responder. “¡Sí, soy yo! Por favor, pase”.

El guardia de la puerta se inclinó una vez y se volvió hacia la puerta.

“Gracias”.

Una vez dentro, pude ver que la casa era bastante pequeña. Inmediatamente al lado de la entrada había una zona de cocina, que consistía en un agujero revestido de piedra y rodeado de tierra compactada, con una olla suspendida encima. Varios utensilios de madera estaban organizados ordenadamente en una sencilla alacena. Más adentro, el suelo era plano y estaba revestido de piedras, sobre las que descansaban unos pocos muebles de madera, incluyendo una mesa, cuatro sillas y dos camas en el fondo.

“Herina, el señor Caballero y yo tenemos algunos asuntos que discutir. Ve a jugar un rato, ¿está bien?”

La joven -seguramente la hermana menor de Marca- se escondió detrás de ella mientras sus grandes ojos marrones me miraban con gran interés.

“Por favor, siéntese, señor Caballero”. Marca me indicó una de las sillas que había frente a la mesa. Le di las gracias y me senté.

Marca se sentó en la silla de enfrente y me miró mientras hablaba. “¿De verdad has aceptado mi trabajo? El gremio me dijo que no estaban seguros de que alguien quisiera hacerlo. Sólo podía poner el poco dinero que tenía en mi asignación”.

La chica aún parecía no estar segura de lo que estaba viendo. Si nuestros papeles se hubieran invertido, también me costaría creer que una persona como yo trabajara por esa cantidad.

“Por favor, llámeme Arc. Simplemente me interesa el arte de recoger hierbas medicinales”.

Al escuchar mis razones para aceptar su petición, la chica pareció sorprendida. Luego, una sonrisa se dibujó en su rostro y sus mejillas se tiñeron de un ligero color rosa. Volvió a inclinar la cabeza y sus coletas se movieron con el gesto.

“¡Gracias! Entonces, señor Arc… ¿Está listo para ir? Sólo tengo que tomar algunas cosas”.

Asentí con la cabeza, lo que hizo que la chica saliera corriendo. Tomó un gran trapo que colgaba de la pared y se lo puso alrededor del cuello como si fuera una bufanda, luego tomó una canasta que estaba cerca de la puerta. Finalmente, tomó las manos de Herina, mirándola directamente a los ojos mientras hablaba.

“Herina, Sissy se dirige al bosque. ¿Puedes vigilar la casa por mí?”

“¡No hay problema!”

Herina hinchó el pecho y asintió con fuerza como respuesta. Marca sonrió y le acarició la cabeza, pasando los dedos por el pelo de la niña.

“Mamá volverá pronto. Dile que he contratado a un guardaespaldas para que me lleve al bosque, así que no hay de qué preocuparse”.

“¡Está bien!” Herina volvió a responder con un firme movimiento de cabeza.

Seguí a Marca fuera de la casa mientras Herina nos miraba desde la puerta, saludando todo el tiempo. Marca le devolvió el saludo a su hermana y se dirigió hacia la puerta del pueblo.





“¿No le has contado esto a tu madre?”. Miré a la joven, con su cesta a cuestas.

Ella respondió dándose la vuelta para mirarme, con el ceño ligeramente fruncido. “Es imposible que me deje ir si se lo digo”.

Publicidad M-M2

Marca se escabulló por la puerta del pueblo, con el rostro ligeramente fruncido. Los dos ancianos que custodiaban la puerta desde antes se inclinaron y observaron cómo nos íbamos.

“La gente ha visto últimamente grandes monstruos en los campos cercanos al pueblo. Pero eso fue sólo después de que hice esta petición y pagué al gremio”.

“¿Y tu padre?”

El paso de Marca disminuyó ligeramente mientras caminaba hacia el norte a lo largo de la muralla de la aldea.

“Papá estaba muy enfermo. Murió el año pasado. Mamá, mi hermana y yo trabajamos en el campo, pero las cosas son bastante difíciles”. El rostro de Marca se nubló y desvió la mirada, aunque su sonrisa de siempre se mantuvo presente.

“Me disculpo por mi pregunta desconsiderada”.

Respondió echándose a correr levemente. Cuando por fin se dio la vuelta, su expresión triste había sido sustituida por la misma mirada alegre de antes.

“¡Está bien! Además, quiero sorprender a mamá y ayudarla”.

Me di cuenta de que era una joven normal y feliz, no era diferente a cualquier otra persona de su edad. También tenía una hermosa sonrisa.

Gaikotsu Kishi-sama Tadaima Isekai e Odekake-chuu Vol 1 Cap 2 Parte 1 Novela Ligera

 

“Las hierbas sirven para hacer medicinas. Puedo venderlas a muy buen precio en la ciudad, lo que ayudará mucho a mamá. Solía salir con papá a recoger hierbas y luego íbamos al pueblo a venderlas”.

La mirada de nostalgia en su rostro me hizo querer hacer todo lo posible para ayudarla. Al mismo tiempo, me recordó cómo era yo a su edad, para mi disgusto. Me reí en voz baja por debajo de mi casco.

Tengo que ayudar a esta chica y a su familia, pensé mientras ajustaba mi postura. Esto ya no era una simple excursión de placer.

Publicidad M-M1

“Bueno, entonces tendremos que recoger una tonelada de hierbas para facilitarle las cosas a tu madre”.

“¡Definitivamente!” La chica derrochaba emoción, con la mente totalmente centrada en su familia.

“¿Nos dirigimos a algún lugar peligroso?”

“El bosque que tenemos delante se extiende hacia el suroeste, a lo largo de la base de las montañas Furyu. En lo más profundo del bosque, he oído que hay wyverns, dragones y otros monstruos peligrosos. Pero papá dijo que es seguro siempre que no te adentres demasiado en el bosque”.

Aun así, parecía que había más monstruos de lo normal en este bosque, así que sería mejor no pasarse de la raya.

Seguí caminando detrás de Marca mientras me explicaba dónde estábamos. Al parecer, los pronunciados picos nevados que podía ver al noreste formaban parte de la cordillera de Furyu.

La llanura desierta pronto dio paso a uno que otro árbol y la vegetación se hizo cada vez más densa a medida que avanzábamos hacia el bosque. Decidí que, si nos encontrábamos con algún monstruo que no pudiera manejar, escaparía con Marca usando el Paso Dimensional. Continué siguiendo sus pasos con la cabeza en constante giro, observando si había algún monstruo peligroso en la zona.

***

Publicidad M-M5

 

 

En el lado occidental de Rata, una mujer estaba encorvada en un rincón de los amplios campos de las afueras del pueblo, cuidando las verduras.

Su largo y rizado pelo rubio estaba atado en una coleta que le pasaba por los hombros y sus brillantes ojos azules y pecas daban a su rostro un aspecto amable. Medía unos 170 centímetros y llevaba un vestido cubierto de parches. La mujer detuvo su trabajo para secarse el sudor de la frente antes de mirar al sol; estaba segura de haber oído a alguien llamarla por su nombre. Observó la línea de árboles hacia el norte.

“¿Oíste algo?”

Miró a la mujer musculosa que trabajaba a su lado. La segunda mujer también dejó de trabajar.

“No he oído nada. ¿Qué fue, Seona?”

La primera mujer, Seona, escuchó atentamente mientras volvía a examinar los campos cercanos. En ese momento, vio a dos hombres -cazadores, a juzgar por su vestimenta- corriendo, presos del pánico, desde el bosque al norte. Pudo ver a varios aldeanos salir de los campos para rodear a los cazadores, pero estaba demasiado lejos para oír lo que decían.

“Me pregunto qué habrá pasado”. La voz de Seona traicionó su preocupación mientras miraba a la mujer que estaba a su lado.

“Tal vez fue uno de los jabalíes colmilludos que pasaron antes. ¿Por qué no vamos a ver?”


La musculosa mujer también parecía preocupada al trotar hacia los cazadores y aldeanos. Seona salió tras la mujer, con una sensación de inquietud en su propio pecho.

“¡Iré a decírselo al jefe de la aldea!” Uno de los aldeanos, que había estado hablando con los cazadores, volvió corriendo hacia la aldea.

El resto de los aldeanos se acercó a los cazadores, que ahora estaban sentados en el suelo recuperando el aliento.

“¿Qué ha pasado?”

Uno de los cazadores levantó la vista ante la pregunta de Seona, con una voz que tenía una mezcla de miedo y emoción.

“¡Un monstruo! ¡Era un monstruo enorme!”

Al oír esto, la mujer que había venido con ella miró hacia atrás con escepticismo, ladeando la cabeza. “¿Te refieres a los jabalíes colmilludos?”

El otro cazador respondió esta vez. Su rostro estaba pálido y blanco, aunque estaba tan alterado como su camarada. “¡Ni de lejos! Este era realmente enorme, ¡casi ocho metros de largo! Nunca había visto nada de ese tamaño”.

Las expresiones de los aldeanos cercanos cambiaron a miradas de asombro y preocupación.

“¿Quieres decir que has visto esa cosa enorme tan cerca de la aldea?”

“¿Tal vez eso es lo que ha estado empujando a los jabalíes colmilludos por este camino?”

“Si informamos de este incidente al vizconde, me pregunto si enviará a sus tropas”.

Los otros aldeanos parecían preocupados mientras charlaban entre ellos. La mujer corpulenta miró a Seona, con una expresión de preocupación en su rostro.

“Tus hijas están en casa, ¿verdad, Seona? Deberías ir a asegurarte de que están a salvo”.

“Tienes razón. Me voy a casa ahora mismo”.

Las palabras de la otra mujer no habían terminado de salir de su boca cuando Seona salió corriendo de vuelta a su lugar en el campo. Echó las herramientas en su cesta y se la puso en la espalda. Luego se alejó por el camino de tierra hacia el pueblo.

Los guardias de la puerta parecían confundidos cuando Seona se acercaba, pero ella los ignoró y corrió directamente hacia su casa. Por el rabillo del ojo, pudo ver a un joven a caballo saliendo al galope de la aldea. Probablemente el jefe había enviado un mensajero para notificar al vizconde su inminente emergencia.

Seona abrió de golpe la puerta de su casa y se apresuró a entrar. Seona encontró a Herina sentada en una silla junto a la mesa, moviendo las piernas. Herina pareció sorprendida al principio, pero su rostro se iluminó en cuanto reconoció a su madre. Corrió hacia la puerta y abrazó a Seona.

“¡Mamá!”

Seona acercó y levantó a Herina, mientras sus ojos recorrían la casa en busca de su otra hija.

“Herina, ¿sabes a dónde ha ido Marca?” Rozó la mejilla de Herina con una mano mientras sostenía a su hija.

Herina inclinó la cabeza hacia un lado. “Sissy se fue al bosque. Pero dijo que estaba bien, ¡porque tiene un guardaespaldas!”

Herina parecía orgullosa de haber podido transmitir el mensaje de su hermana.

Sin embargo, Seona se sintió mareada y sus piernas se debilitaron. Dejó a Herina en el suelo y empezó a interrogar a su hija. “¿Dijo por qué iba al bosque? ¿Y quién es ese guardaespaldas?”

Herina parecía confundida por todo esto y empezó a hacer pucheros. Seona se esforzó por controlar sus emociones y volvió a preguntar a su hija, esta vez de forma más suave.

“¿Dijo Marca por qué fue al bosque?”

“No…” Herina negó con la cabeza.

“Muy bien entonces. ¿Sabes quién era el guardaespaldas?”

“Era un caballero, con una armadura enoooorme, que vino a nuestra casa. Se fue con Sissy”. La chica extendió los brazos mientras hablaba, tratando de transmitir lo enorme que era la armadura.

Seona tenía una idea bastante clara de por qué Marca se había adentrado en el bosque. Todos los años por estas fechas, Marca solía salir con su padre a recoger hierbas medicinales. En una ocasión, Marca le había hablado a Seona de una especie de flores aromáticas que sólo crecían en las profundidades del bosque.

“Oh, no. ¡Se fue a las montañas a recoger hierbas! Escucha, Herina, mamá tiene que volver a salir de caso y yo necesito que te quedes aquí. No salgas de la casa por ningún motivo, ¿de acuerdo?”

Al ver el enfado en los ojos de su madre, el rostro de Herina se puso rígido mientras asentía.

Seona se apresuró a salir de la casa, dirigiéndose hacia la puerta del pueblo. Los ancianos que montaban guardia antes estaban ahora acompañados por un grupo de jóvenes con lanzas. En cuanto vieron a Seona correr hacia ellos, los hombres se movieron rápidamente para interponerse en su camino.

“¿A dónde vas?”

“¡Mi hija, Marca, ha salido al bosque! Tengo que ir a buscarla”. Molesta por los hombres que bloqueaban su camino, Seona intentó explicar la situación lo mejor que pudo.

Sin embargo, los hombres se limitaron a intercambiar miradas, con expresiones de incertidumbre en sus rostros.

“El jefe de la aldea dijo que no se dejara salir a nadie”.

Mientras hablaba, el anciano puso la mano en el hombro de Seona para detenerla. Ella se encogió de hombros en un intento desesperado por salir de la aldea, pero los otros hombres se adelantaron para retenerla.

Publicidad M-AB

“¡No, hay un monstruo peligroso ahí fuera! No podemos dejar que te adentres en el bosque”.

“¡Dejenme ir, por favor! ¡Déjenme ir!”

“¡¿Y qué pasa con tu pequeña Herina en casa?! ¿Qué hará ella si te pasa algo?”

Ya al borde de la histeria, Seona cayó de rodillas.

“Marca tiene un caballero magníficamente blindado con ella. Estará bien”. Al ver por lo que estaba pasando la desesperada madre, uno de los viejos guardias intentó consolarla. Desafortunadamente, las palabras tuvieron poco efecto.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios