Boogiepop And Others (NL)

Volumen 1

Capitulo 2: The Returno Of The Fire Witch

Parte 2

 

 

—¿…Uh?

Estaba de pie en la calle correcta, pero no había edificios de apartamentos, sólo casas.

Publicidad M-AR

Comprobé la dirección una y otra vez, pero estaba en el lugar correcto.

Pero no pude encontrar ninguna casa con el nombre «Kirima» en la puerta. Revisando el directorio de nuevo, noté que tenía «Taniguchi» escrito en caracteres muy pequeños al lado. Ella debe vivir allí.

(…debe ser ese guardián con otro nombre.)

Había una casa con «Taniguchi» en la puerta, y los números parecían coincidir.

Era una casa de aspecto verdaderamente normal, una casa ya construida como cualquier otra. Un poco del lado adinerado, pero normalmente es así.

Publicidad M-M4

Incapaz de conectarla con la extraña apariencia de Nagi durante nuestro encuentro anterior, dudé, debatiendo durante mucho tiempo antes de pulsar el timbre.

Cuando finalmente lo hice, hizo un sonido de ding-dong muy normal.

—¿Quién es? — dijo la voz del intercomunicador, sorprendiéndome. No era la voz de Nagi, sino la de un chico.

—Um, ¿está, uh… Kirima-san…? —Tartamudeé, muy nerviosa.

—¿Eres amiga de Nagi? —dijo la voz con bastante alegría.

Un momento después, la puerta se abrió de golpe. Un muchacho alegre se paró en la puerta. Era más alto que Nagi o que yo, pero más joven, probablemente en la secundaria. Y esa sonrisa, era amistosa y cálida.

—Adelante, entra. Pero me temo que Nagi aún no ha llegado a casa.

—O-oh, um…

Publicidad Y-M2

—Entra y espera. Volverá pronto.

Me llevó a la sala de huéspedes. El interior también era normal.

Había hasta un juego de muñequitas en forma de signos del zodiaco sentadas en la parte superior del armario.

Publicidad M-M1

—Toma —dijo el muchacho, poniendo una taza de té y un plato de galletas frente a mí.

—Uh, gracias —Estaba muy bueno. No sé nada de té, pero estoy segura de que era lo que llamaban un buen té.

—Dios, creo que nunca antes había conocido a una amiga de Nagi —dijo el chico con aire despreocupado.

—¿Tú eres…? —Le pregunté.

—Su hermano —contestó. No se parecían en nada.

—He oído que Kirima-san vive sola, así que…

—Sí, llegué aquí hace unos seis meses. Viví en el extranjero con mis padres hasta la primavera pasada, pero tengo exámenes de ingreso para la preparatoria el año que viene, así que pensé que primero debería acostumbrarme a Japón.

—Tus padres…

Nagi tenía padres después de todo. ¿Pero por qué se llamaban Taniguchi? En ese momento, oímos una voz desde la entrada que decía:

—Estoy en casa.

Era Nagi.

—Por aquí —dijo su hermano mientras se levantaba para ir a su encuentro.

—¿Trajiste a otra chica a casa? —Dijo Nagi.

Su hermano se rió.

—Esta es tuya. Te ha estado esperando.

Publicidad M-M4

Casi grito cuando Nagi entró.

Se había puesto el uniforme de la escuela, como si acabara de volver de ella.

—Oh, eres tú —dijo Nagi en voz baja mientras me quedaba sin palabras—. Vamos arriba.

Siguiéndola, subimos a su habitación.

El polo opuesto a la planta baja, su habitación estaba libre de decoraciones; nada más que computadoras y libros. Una cama, dos escritorios. Uno era para estudiar, aparentemente, ya que la superficie estaba vacía. El otro escritorio era para su computadora, o mejor dicho, para las computadoras. Era difícil saber cuántas tenía. Había múltiples gabinetes de computadoras y una variedad de otras máquinas conectadas a ellas. Tenía tres monitores diferentes, todos alineados uno al lado del otro. Al principio, asumí que dos de ellos podrían ser televisores, pero los protectores de pantalla lo delataron. Peor aún, el cúmulo de maquinaria se desparramaba por el suelo, llenando casi la mitad de la habitación de diez tatamis. Se sentía menos como el dormitorio de una chica y más como la guarida secreta de un hacker loco. Para mi sorpresa, no había señales de ningún libro de magia negra. Todos los libros que cubrían las estanterías de Nagi eran simplemente un surtido de libros de referencia y tomos de tapa dura de aspecto difícil. Aún así, la colección de cajas de software informático de Nagi parecía hacer que su colección de libros fuera mejor.

Nagi sacó la silla del escritorio de estudio y me la ofreció.

—Siéntate.

—De acuerdo —dije, y lo hice.

—¿Sorprendida? —Nagi sonrió.

—¿Sí?

—Por Masaki. Todo el mundo piensa que vivo sola.

—Um, sí. No sabía que tenías un hermano.

—No es mi hermano. No somos parientes —contestó Nagi, agitando la cabeza—. Es el hijo del segundo marido de mi madre, de un matrimonio anterior. Es un buen chico, pero demasiado bueno para manipularme. Se convertirá en un verdadero Don Juan. Es triste.

—¿Por eso se llama…?

—Sí, el nombre del marido de mi madre. Me quedé con el viejo.

—Hmm….. ¿Por qué?

—Porque tengo complejo de padre —respondió Nagi. No sabía si estaba bromeando.

—¿Tu padre es…. ?

—Pensé que lo sabrías. Kirima Seiichi. Escribió muchos libros.

—¿¡Ehhhh!? —Interrumpí en voz alta—. ¡Estás bromeando!

—No.

—Pero…… ¡¿el escritor, Kirima Seiichi?!

Por supuesto, lo conocía. Había aprendido la mayor parte de lo que sabía sobre psicología criminal o psicología profunda de sus libros. El grito en el interior – Trastorno de personalidad múltiple, o Cuando un hombre mata a otro hombre, o Donde cambia la mente del asesino, o Una pesadilla de aburrimiento, o La proliferación de «No sé», o VS Imaginator, y así sucesivamente. Había escrito muchos más resúmenes, ensayos y comentarios que novelas. De hecho, nunca he leído ninguna de sus novelas, sólo sus escritos científicos. Se llamaba a sí mismo un pensador moderno de la iluminación, lo cual es una especie de broma, pero ha escrito un número increíble de libros.

—Ese es mi padre. Pero ahora está muerto.

—Sí, lo sabía… pero ¿en serio? No, quiero decir, ¿en serio, en serio?

—¿Por qué iba a mentir?

—Lo sé… Pero aun así…

—¿No pensaste que tenía un nombre extraño?

—Nunca se me ocurrió. Me pregunto por qué.

Incluso al preguntar, sabía la respuesta. Inconscientemente me había convencido de que Kirima Seiichi o cualquier otro escritor difícilmente viviría cerca de mí. Tal vez quería que la gente a la que admiraba tanto viviera en un reino de existencia más elevado que el mío.

Publicidad M-M1

—Básicamente, estoy viviendo de la herencia. Tampoco se compara. Paga la escuela.

—¿En serio? Pero tu madre…

—Ya no estaba casada con él. Lo tengo todo. Ella misma se deshizo de su mitad. Ya era una Taniguchi, y no quería tener nada que ver con Kirima. Eso se ocupó de los impuestos, así que pago el alquiler aquí.

Allí estaba yo, una chica normal de una típica familia núcleo de clase media,

¡sentada y escuchando a la misma Bruja de Fuego hablar de su vida atípica! Toda su situación me pareció irreal. No es de extrañar que actúe como lo hace. Apenas se había criado en un ambiente adecuado.

Aun así, había algo que tenía que preguntar.

—Um, así que…

—¿Qué? ¿La razón?

—Sí. ¿Por qué salvaste a Kyoko?

—Vaya, vaya. ¿Llamas a eso salvar? —Nagi parecía complacida.

—Ella me lo contó todo. Tomó una droga extraña. Salvaste a todas las chicas de eso, ¿verdad?

—Tal vez lo hice, tal vez no.

—¿Por qué? ¿Cómo te enteraste? ¿Qué hiciste al respecto?                                                                                                               —Fui implacable.

Nagi simplemente me miró fijamente.

Sentí latir mi corazón. Ella era indudablemente bonita. Sentí como si ella realmente pudiera decir, ―Usé magia‖.

Lo que dijo fue:

—Mi padre murió cuando yo tenía 10 años.

—Cierto —tartamudeé, sintiendo que debía responder. Siguió adelante como si no le importara que la escuchara o no.

—Mi madre ya nos había dejado cuando él murió, así que sólo estábamos nosotros dos en la casa. Nunca bebía ni perseguía a las mujeres. Todo lo que hacía era trabajar. Un día, al volver de la escuela, lo encontré tirado en el suelo. Llamé a una ambulancia, pero todo lo que pude hacer fue esperar junto a él mientras escupía sangre. Me preguntó: ―Nagi, ¿qué opinas de ser normal?‖ No sabía a qué se refería, así que agité la cabeza. Dijo:

―Normal significa que dejas todo como está y nada cambia. Si no te gusta eso, tienes que hacer cosas que no son normales. Por eso es que yo-‖. Esas fueron sus últimas palabras. Se desmayó y no volvió a despertar. La causa de la muerte fue la perforación gástrica que llevó a la disolución de los órganos internos. Una forma asquerosa de morir. Incluso escuché que cuando el doctor le abrió el estómago durante la cirugía, el olor era tan fuerte que las enfermeras veteranas empezaron a vomitar por todo el piso.

¿Y qué? No lo sé. No lo sé. Dejé de vivir con normalidad después de eso

—se detuvo.

Cuando no dije nada en respuesta, añadió,

—Es un complejo de mesías.

—¿De verdad?

Sólo por su cara, se podría pensar que es una belleza recatada. Miré fijamente a sus delicados labios, de alguna manera incapaz de mirarla a los ojos.

—Soy una psicópata, sin duda. Tengo todo el trauma de la infancia que cualquiera podría querer, aquí mismo.

Dijo cosas perturbadoras tan fácilmente. Aun así, no me pareció una monomaníaca.

—Pero eso es… —Empecé a decir, pero Nagi se volteó hacia la computadora detrás de ella, cortándome el paso.

Se conectó a una de las computadoras, cargó algún programa y presionó algunas teclas.

Apareció una lista en una pantalla. Se desplazó hacia arriba desde la parte inferior de la pantalla. Parecía ser una lista de nombres de personas con números después de ellos.

—Aquí —dijo ella, señalando a la pantalla. Leyó—: 2-D-33 Suema Kazuko 8:25 AM-3:40 PM

—Eso es…. —Dije, dándome cuenta de que era mi propio récord de asistencia.

—Estoy conectada a la red de la escuela. Puedes obtener un bosquejo básico de los movimientos de un estudiante con esto. Noté que el grupo de Kinoshita estaba empeorando de repente, así que lo comprobé. Entra en la historia de las drogas.

Estaba horrorizada.

—¿No es esto ilegal?

—Por supuesto que lo es —dijo ella.

Mi boca se movió, pero no salió nada.

—Tengo que hacer esto —dijo en voz baja—. Las escuelas están aisladas del resto de la sociedad. Es un ambiente extraño donde la policía no puede hacer nada. Algo violento sucede, ya sea causado por un estudiante o un maestro, y lo primero que hacen es tratar de encubrirlo. Aunque alguien muera, seguirán el ejemplo de los tiempos y dirán que fue un suicidio causado por la intimidación, encontrarán a algunos estudiantes que parecen matones y los expulsarán por ello… y eso puede ser suficiente, la mitad de las veces.

—E-es verdad, pero…

—Sé que está mal, pero alguien tiene que hacerlo. No podemos esperar que los profesores lo hagan.

—Eso no es lo que quiero decir, pero…

¿Pero quién es esta chica, que intencionalmente hace que la suspendan para hacer todo esto?

Complejo de mesías.

Era un tipo de megalomanía espeluznante, en la que te crees una especie de salvador.

En los libros de Kirima Seiichi, había un caso en el que un hombre de mediana edad se creía Batman, se disfrazó y atacó a un sospechoso de asesinato absuelto. Terminó suicidándose, y el asesino salió por segunda vez, alegando defensa propia. Si el sospechoso era realmente inocente, todo era una tragedia basada en principios absurdos, pero si había sido culpable, entonces era una tragedia en la que la justicia había sido totalmente derrotada por el mal. De cualquier manera, era una historia triste de contar.

Y así fue como Kirima Nagi se veía a sí misma.

Sin duda, Kirima Seiichi pasó la mayor parte de su tiempo analizando fenómenos siniestros en las entrañas de la mente humana, publicando libros y artículos sobre las distorsiones de la realidad que hacían que la gente cometiera crímenes, así que si quisieras, sin lugar a dudas, podrías argumentar a favor de que él también tenía el complejo de Mesías.

Que su hija, una hija que se diagnosticaba a sí misma con complejo de padre, nada menos, no era particularmente extraño, pero–

Mientras estaba sentada en silencio, Kirima me lanzó un teléfono. No uno de la línea de la casa, sino sin duda uno que se sacó a su nombre y que pagaba de su propio bolsillo.

—Llama.

—Er…… ¿A quién? —pregunté, mis ojos abriéndose de par en par.

Para mi sorpresa, Nagi contestó:

—A tu casa, por supuesto. Diles que llevarás a un amigo a cenar y que deberían hacer más.

***

 

 

Al día siguiente, Nagi vino a la escuela, sin la suspensión. Kyoko la evitó, y a pesar de perseguirnos el día anterior, Nagi actuó como si no nos conociera. Desde el comienzo de la primera clase, estaba tumbada sobre su pupitre, durmiendo profundamente. Los profesores no dijeron nada, para no meterse en problemas.

Nagi se levantó para ir al baño una vez durante el descanso, y yo me escabullí tras ella sin dejar que Kyoko me viera.

—Um, Kirima-san —le dije.

—¿Mm? —Miró hacia atrás de forma remota, evidentemente aún medio dormida—. Oh, tú otra vez. Lo siento, pero voy a estar despierta toda la noche, así que necesito dormir un poco mientras pueda. Hablaremos más tarde, ¿de acuerdo? —Su asunto terminado, volvió a clase y se volvió a dormir.

—……

Tenía ganas de hablar más con ella sobre lo de ayer, pero cualquier intento que hiciera se vería frustrado.

Terminé llevando a Nagi a casa a cenar la noche anterior.

¿Por qué? Porque ella dijo:

—Tus padres probablemente se preocupen demasiado cuando su hija llegue tarde a casa, con lo que pasó antes y todo eso. Diles que me encontraste y que me invitaste, ya que mis padres están de vacaciones.

Como ella tenía razón, hice lo que me dijo. El hermano no consanguíneo dijo:

—Vuelve otra vez —cuando salimos de la casa de los Taniguchi.

Estaba oscuro como la boca del lobo, ya que el sol se había puesto hacía mucho tiempo. Salimos a pie, con Nagi siguiéndome en silencio.

Incapaz de soportar el silencio, hice una pregunta tonta.

—¿Nunca muestras tu lado amable, Kirima-san?

—Claro. Tengo cuidado de no ser demasiado dura. Puedo interpretar a una chica normal.

Su voz subió una octava mientras decía esto, y forzó las comisuras de su boca hacia arriba con una sonrisa de aspecto dudoso. Era una chica guapa, así que no parecía tan anormal.

—Bien, bien —dije, riendo. Pero lo que le pregunté no era lo que realmente quería saber.

Mientras yo me retorcía, ella dijo:

—Eres inteligente, ¿no?

—Supongo…. —No estaba segura de cómo hacer esto, viniendo de la chica que obtuvo la mejor calificación en los exámenes de ingreso y la mejor alumna de la escuela, en lo que se refiere a la prueba de recuperación.

—Creo que sí. Por eso te expliqué lo que hago, ¿sabes?

—Sí. No se lo diré a nadie —Lo decía en serio. Después de todo, nadie me creería.

Ella agitó la cabeza.

—Eso no es lo que quiero decir. Sobre Kirima Seiichi.

—¿Hm? ¿Qué pasa con él?

—Has estudiado sus libros, pero su hija hace este tipo de estupideces todo el tiempo. En otras palabras, vete mientras puedas —Sus hombros se desplomaron.

Me detuve en seco y la miré.

—¿Por qué dices esas cosas?

—¿Por qué? Ese lío de hace cinco años no tiene nada que ver contigo. Olvídalo. Volverá para atormentarte. Deformará tu personalidad, ¡igual que la mía!

—¿Por qué?

—¿Por qué….? —Nagi parecía un poco irritada—. ¿Realmente quieres terminar como yo?

Sus ojos me miraban fijamente, su cara la de la Bruja de Fuego. Pero no me eché atrás. Ya no tenía miedo. Miré fijamente a esos ojos.

—¿Cómo supiste que casi me matan hace cinco años? Nunca se lo dije a nadie.

Nagi se puso tensa. Cometió un error.

—Um, yo–eso es…

—Apenas has hablado con nadie en clase, así que debes haber asumido que el pasado de la Doctora Asesinato era de conocimiento público. Pero nadie lo sabe. Sólo las personas que formaron parte de ello. Sólo mis padres y la policía.

Nagi giró su cabeza hacia un lado para apartar su mirada.

—Oh, Dios mío.

Nagi se quedó en silencio.

—Así que fuiste tú —le dije—. Me salvaste.

Nos dijeron que el asesino se ahorcó. Pero esa explicación nunca me gustó tanto.

Ella lo había eliminado. Igual que había salvado a Kyoko.

—No… no es importante. Fue hace mucho tiempo —dijo ella, hosca.

—¡Es muy importante para mí! Lo he repasado cientos de veces. ¿Por qué sigo con vida? ¿Sólo estoy viva porque el asesino se suicidó? Sí, eso me hace sentir muy bien, saberlo. Eso significa que la única manera en que las cosas buenas suceden es si te sientas y esperas a que las cosas malas se autodestruyan. ¿Qué clase de explicación es esa? ¡Eso apesta! ¿Y sabes qué más apesta? Que no hay nada que podamos hacer para hacer del mundo un lugar mejor.

Sí.

Publicidad Y-M1

Eso era todo.

La justicia bien podría prevalecer al final, pero la gente común como yo no tenía garantía de sobrevivir tanto tiempo. Podríamos morir por el capricho de un asesino serial primero.

Pero sabiendo que había algunas personas luchando por nosotros, eso haría las cosas mucho más fáciles de soportar. Si supiéramos que esta gente nos ha salvado, nos sentiríamos mucho más vivos que si sólo sobrevivimos porque el malo simplemente se suicidó.

—Esa no fui yo —dijo con frialdad Nagi.

—Mentirosa.

—Fue Boogiepop. En última instancia.

De repente se me presentó el nombre de un personaje de ficción, una leyenda urbana, y me desanimé.

—¿Hunh? —Dije, aturdida.

—No importa. El punto es que no tienes nada por lo que sentirte responsable —dijo bruscamente. Su tono parecía implicar que había estado bromeando un momento antes, evadiendo mi pregunta.

—Pero yo…

—Por favor, no quiero hablar de ello —dijo, y se mordió el labio inferior. Y así seguimos adelante, sin que yo dijera lo más crucial.

***

Cuando comenzó el tercer período, Nagi aún estaba dormida. Me encontré mirando distraídamente la curva de su espalda. Parecía tan aislada, tan sola.

Me imaginé diciéndole tanto. Cosas como, Kirima-san, todo lo que quería hacer era darte las gracias. Gracias por salvarme. Si no puedes pagarle a la persona que te salvó la vida, entonces hay algo malo en el mundo. ¿Verdad?

Lamentablemente, no podía imaginarme cómo respondería.

Su cuerpo se retorció en su pupitre. Mientras hacía eso, gimió en voz alta. El profesor finalmente se impacientó y gritó,

—¡Kirima!

La cabeza de Nagi se levantó lentamente de su escritorio.

—¿Qué…?

—¿Qué acabo de decir? Pensándolo bien, ¡comprueba esta fórmula! —El profesor golpeó la pizarra detrás de mí.

Su letra no era legible en el mejor de los casos, y que la borrara en algunos lugares no ayudaba en nada. Todo esto hacía casi imposible leer toda la ecuación si no se habían tomado notas durante su clase.

Nagi entrecerró los ojos, mirando un momento a la pizarra, y dijo,

—a<b, ab>c. Cuando c es un número racional, x=24, y=17/3, z=7 —Luego se volvió a derrumbar sobre su pupitre.

La cara del profesor se puso roja como una remolacha. Ella estaba en lo correcto.

Publicidad Y-M3

Todos nos reímos, pero Nagi nos ignoró y se volvió a dormir. Era otro típico día de escuela.

Su extraño comportamiento podría ser su forma de prepararse para su próxima pelea, pero para el espectador casual, parecía insolente.

Se volvió a mover mientras dormía, gimiendo. El gemido sonaba extrañamente femenino, y yo reprimí una risa.

Después de todo, la Bruja de Fuego había terminado su suspensión, y estaba de vuelta entre nosotros.

INTERLUDIO

Echoes vagaba por la ciudad. La ropa que se había comprado una semana antes era ahora solo harapos, y la policía casi lo había arrestado como un personaje sospechoso, a pesar de que todo lo que realmente había hecho era caminar por la calle. Había sido salvado por un misterioso muchacho con un sombrero negro, y logró escapar sin herir a nadie. En el camino desde las montañas, ya se había visto obligado a herir gravemente a seis personas.

Sabía que la Manticore estaba cerca.

Pero las ciudades humanas se construían demasiado cerca unas de otras, y la gente que vivía en ellas parecía congregarse a la vez. No tenía idea de cómo encontrar la Manticore aquí.

—…………

A medida que el cielo se oscurecía, se encontró en un callejón trasero y, una vez más, se derrumbó en el suelo.

Esta vez, no había gente alrededor. El callejón olía a agua rancia.

—…………

Miró al cielo de la tarde, pero no podía ver las estrellas aquí. En las montañas, hubiera podido verlas incluso a plena luz del día. Pero ya no podía llorar más. El chico del sombrero negro se lo dijo,

—Estás persiguiendo algo. Llora cuando lo encuentres —Eso era cierto.

No podía descansar en este lugar.

Tenía que detener la masacre de Manticore. Manticore fue hecha de él. Era su hija.

Publicidad M-M1

Ella tenía el poder de comunicación que incluso él carecía, sin mencionar los poderes que le permitían mezclarse con el sistema ecológico de este planeta. Este «poder de transformación» en particular podría hacer un daño incalculable al equilibrio ambiental de la civilización primariamente humana de este planeta e impedirle llevar a cabo su objetivo principal.

Su objetivo.

Tenía que cumplirlo. Por eso fue creado. Pero la existencia de Manticore era un obstáculo para su objetivo, para su decisión. Tenía que tomar una decisión, de una forma u otra.

Esa decisión debía ser rigurosamente ponderada. Como él, Manticore es ajena a este planeta y no debería existir aquí. Tenía que deshacerse de ella.

—…………

Se puso en pie con dificultad.

Se escuchó un grito. Una mujer joven entró en el callejón y lo vio.

Agitó las manos tratando de mostrar que no quería hacer daño. Pero no lo necesitaba.

—¿Qué haces aquí? —preguntó la mujer, acercándose a él. No había sido un grito de terror, sino simplemente de sorpresa—. ¡Oh, no, estás herido!

¿Cómo sucedió esto?

Al examinarla más de cerca, la mujer era todavía una muchacha.

Sin ningún tipo de renuencia, limpió la sangre de la herida de su cabeza con un costoso pañuelo de diseñador. La propia herida había sanado hacía mucho tiempo, y no sentía dolor por ello, pero la sangre seguía allí, seca en su piel.

—Herido… —dijo, tratando de explicar que no necesitaba ser atendido. Pero había pocas palabras en su lenguaje para que él respondiera y no podía producir una frase con significado.

—¿Qué debo hacer? ¿Llamar a la policía?

—P-policía… —era todo lo que podía decir.

Pero de alguna manera la chica entendió lo que quería decir con esto.

—Nada de policía, ¿eh? De acuerdo. ¿Dónde está tu casa? ¿Cerca?

Escogió algunas palabras de su conversación, forzando una frase.

—Casa. No-Ca… —Cuando hablaba con la gente, sólo podía responder con las palabras que habían dicho, para no proporcionarles información más allá de los límites de su comprensión.

—¿Sin hogar? Parece que estás en algún tipo de problema.

Asintió con la cabeza. Agitó sus manos, diciéndole que se alejara de él. Ella le dio una palmadita en el hombro. Lenguaje corporal para «calma».

—De ninguna manera, José. Te dejo aquí y no podré dormir por la noche

—De alguna manera, ella parecía entender lo que él quería decir, aunque no podía hablar directamente—. Hmm, déjame ver…. Por el momento, vamos a llevarte a la escuela. Hay un lector de tarjetas en la puerta para entrar, pero creo que conozco una entrada trasera.

—Es-Escuela…

—Sí, vivo en un edificio de apartamentos, pero hay ojos entrometidos por todas partes. ¿Sabes? No eres el único con problemas —dijo en broma, y lo agarró del brazo, poniéndolo de pie a la fuerza. Entonces ella lo arrastró.

No sabía qué más hacer, así que la siguió.

¿Quién era ella? pensó él, y casi al instante ella respondió:

—¿Yo? Kamikishiro Naoko. Estoy en el último año en la Academia Shinyo.

¿Tú?

—Ah… Oooh… —No pudo responder. No se le permitía proporcionar a los humanos información sobre sí mismo.

—¿No puedes hablar?

—No puedo… hablar.

Publicidad M-AB

—Estás hablando ahora. Hmm…. ¿Te llaman Echoes? Extraño nombre. Casi como si hubiera sido hecho específicamente para que te llamen.

Kamikishiro se rió. Aún no se había dado cuenta de que estaba entendiendo cosas que él no había dicho.

Ella le sonrió.

—No te preocupes. Conozco a una chica chiflada llamada Nagi. Cada vez que hay problemas, hablamos con ella y normalmente se encarga de ello. Asumiendo que no eres un mal tipo, Echoes —terminó guiñando el ojo.

Sacó un teléfono celular, el pulgar volando sobre las teclas, marcando a esta persona Nagi con un movimiento practicado.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios