Boogiepop And Others (NL)

Volumen 1

Capitulo 2: The Returno Of The Fire Witch

Parte 1

 

 

Boogiepop And Others Volumen 1 Capitulo 2 Parte 1 Novela Ligera

 

Publicidad M-AR

Recientemente, un extraño rumor, o mejor dicho, una pequeña historia de fantasmas, se ha extendido entre las chicas de segundo año.

Es algo sobre el misterioso Boogiepop.

Boogiepop es bajito, usa una capa negra y tiene un sombrero alto que es como el que Maetel usó en el Galaxy Express 999, sólo que más estrecho. Es un asesino, y puede matar instantáneamente, sin dolor. Siempre lo hace cuando estás en tu mejor momento, antes de que empieces a marchitarte, antes de que envejezcas y te pongas fea.

Nadie sabe de dónde es, pero la mayoría de la gente parece estar de acuerdo en que tiene algo que ver con la serie de chicas de preparatoria desaparecidas en el área.

Todo el mundo quiere creer que las fugitivas fueron ejecutadas por un asesino que deambula entre las sombras, fugaz como la niebla matutina, en lugar de hayan huido a Tokio o a alguna otra realidad sombría.

Publicidad M-M3

La realidad es siempre bastante aburrida. Cuando la gente desaparece de ella, es natural querer conectarla con algún tipo de fantasía, con algún otro mundo.

Un día, poco después de las vacaciones de verano, estaba comiendo mi almuerzo cuando la chica que tenía enfrente, Kinoshita Kyoko, levantó la vista de su crucigrama y preguntó:

—Oye, Suema, ¿cuál fue el caso real que inspiró a La Aldea de las Ocho Tumbas?

—Los Treinta de Tsuyama —dije, sin pensarlo dos veces.

—Hunh, Los Treinta de Tsuyama, encaja. Gracias.

Todas los que comían con nosotras me miraban fijamente.

—¿Cómo lo sabes? Estás obsesionada.

—No seas estúpida, todo el mundo lo sabe.

—¡No lo sabíamos! ¡Nadie lo sabe!

—El mes pasado se publicó un libro sobre el tema —respondí, con conocimiento de causa, tratando de ignorarlas.

—¡No lo leímos! ¿Por qué lo haríamos?

—Das un poco de miedo, Kazuko.

Todas se rieron.

—¿Qué clase de persona puede matar a alguien? —Preguntó Kyoko, de repente levantando la vista de su crucigrama otra vez.

— ¿Qué clase? Todas las clases.

—Quiero decir, ¿quién en esta clase parece que lo haría? —dijo ella, bajando la voz.

—¡Oooh, dilo, dilo, dilo! —Todas se acercaron más.

—Uhhhh, alguien un poco rígido, ¿como si estuviera en su propio mundo y fuera un poco terco cuando se trata de las cosas? —Aunque dije eso, sabía que era lo mismo que decir su nombre.

—Así que… ¿Kirima Nagi?

Sí, primer nombre fuera; la estudiante más famosa de nuestra clase. Estaba ausente hoy, aparentemente; no hay señales de ella en toda la mañana.

—Hmm, bueno, ella no es normal, eso es seguro.

—¿No es normal? ¡La Bruja de Fuego está loca de remate!

—Ha faltado dos días desde que empezó el nuevo trimestre. Me pregunto si se molestará en venir mañana…

—Más vale que no. Incluso cuando viene, causa problemas en el momento en que atraviesa las puertas y la envían de vuelta a casa.

—¡Kya, ja, ja, ja, ja! ¡Suena como ella!

—En lo que respecta a matar, he oído que en realidad lo hace.

—¿Cómo es eso?

—Sabes, un desliz y pierdes tu período…

—¡Ah!

—Luego la suspenden antes de que nadie se dé cuenta y se ocupe de ello…

—¡Lo creo!

No había ninguna prueba, pero eso no les impedía hablar. Todas se reían, así que me reí con ellas. No la odiaba como ellas.

Claro, es problemática. Pero hay algo en la forma en que mira a la gente que es bastante genial; la forma en que parece que no le importa si eres mayor o incluso maestro, sino que simplemente te mira directamente a ti.

—No tiene padres, ¿verdad?

—Sí, ¿viven en el extranjero o algo así? Escuchaste que obtuvo la mejor calificación en el examen de ingreso, ¿verdad? Pero no fue la oradora en la ceremonia de ingreso.

—¿Saben por qué?

—¿Por qué?

—El nombre de su tutor no es Kirima.

—¿Es ilegítima?

—Sí. Sólo consigue dinero y vive sola en un apartamento.

—No puede ser…

—Así que puede hacer lo que quiera. Trae a un tipo diferente a casa todos los días, o como dice Suema, ‘Empieza a matar’. Podría tener una montaña de cuerpos en su casa, y nadie lo sabría.

—¿En el congelador?

—Todo congelado.

—¡Los descongela y los cocina!

—¡Qué asco!

Todas se rieron de nuevo. Yo les seguí la corriente.

Nos reímos demasiado alto y Yurihara, que estaba sentada cerca, levantó la vista de su guía de estudio y nos miró con desprecio. Ella es la mejor estudiante de la clase….y en la carrera por la cima de la escuela. Escuché que tomó exámenes de práctica en su escuela, y que sacó tres veces más puntos que los estudiantes de las mejores escuelas de la ciudad. También es hermosa….y un poco engreída, lo que significa que no tiene amigos en nuestra clase. A pesar de que se sentía un poco fuera de nuestro alcance, de alguna manera sabía que todo lo que hacía falta era una mirada fría para calmarnos.

—¿Quizás Nagi es Boogiepop? —Dijo Kyoko.

—Ew, no. Boogiepop es un chico hermoso.

En ese momento, fue mi primer contacto con ese nombre, así que me sentí obligada a preguntar sobre él.

—¿No lo sabes? ¡Pero es un asesino!

—No es como si lo supiera todo.

Me pusieron al corriente, pero estoy inmersa en la psicología criminal, y esto es sólo una historia de terror de la escuela. Dios, es más que absurdo. Lo hacían parecer menos asesino en serie y más como un monstruo enloquecido.

—Hmm… Eso da un poco de miedo —Todo el mundo estaba mirando, así que tuve que fingir estar alarmada.

—Un poco excitante, ¿no? Me pregunto cómo los mata —Con eso, todas empezaron a balbucear, embelesándose por ese hombre de sus fantasías.

¿Los estrangulaba? ¿Los atravesaba con un cuchillo? Siguieron sugiriendo métodos de matar que consumían mucho tiempo, y empecé a irritarme.

—¿Nos puedes dar tu opinión experta? —Preguntó burlonamente Kyoko, girándose repentinamente hacia mí.

—Claro.   gas venenoso.

—Ew, ¿como el Sarín? —Todas dijeron a la vez.

—No, gas ácido cianhídrico. Es incoloro e invisible, pero muy venenoso, y te mata instantáneamente. Puedes rociarlo sobre alguien, y desaparece rápidamente, sin dejar rastro. El cuerpo ni siquiera está sucio. Huele a duraznos.

—¿Hunh. ? —Todo el mundo me miraba fijamente, un poco asustado.

Oops, pensé.

Lo hice de nuevo. Sabía muy bien que este tipo de conocimiento no les interesaría.

En este punto, el Don Juan de la clase, Kimura-kun, se acercó y dijo,

—¿Qué pasa? Todas respondieron,

—Nada…

Al parecer, las historias de Boogiepop se mantenían en secreto para los chicos.

Un mito que sólo las chicas conocían. Parecía que era la última de la clase en enterarse.

Siempre lo soy.

—………

Eso me deprimió un poco, así que sólo escuché un poco su conversación, asintiendo cuando me pareció apropiado.

Mi interés en la psicología criminal y anormal proviene de una experiencia personal que tuve.

Hace cinco años, primero de secundaria, casi me matan.

Había un asesino en serie escondido en nuestra ciudad, y se suicidó justo cuando la policía estaba a punto de atraparlo.

El asesino se deleitaba sexualmente matando, lo cual es bastante raro, pero entre las notas que dejó atrás había una con mi dirección y un relato detallado de la ruta que seguía para ir a la escuela.

Si no se hubiera suicidado, resulta que yo habría sido su próxima víctima.

La policía investigó a mi familia para ver si tenían alguna conexión con el asesino, sólo para estar seguros. Por supuesto, nunca lo habíamos visto antes. Mis padres trataron de mantenerlo en secreto, pero me enteré cuando la policía empezó a interrogarme directamente.

Mentiría si dijera que no fue un impacto.

Pero más poderoso que el shock fue el sentimiento irreal que me dio.

Mi vida había estado en manos de alguien sin ninguna conexión conmigo. No podía entender esta idea, y así es exactamente como me interesé en ese tipo de cosas.

Nunca les dije a mis amigos por qué.

Sabía que me mirarían diferente si lo hacía. «Al psicópata le gustabas», dirían, lo que sería una razón más que suficiente para ponerme en la lista de los intimidados. Era una verdad demasiado dura para reírse.

Pero el solo hecho de estar interesada en ese tipo de cosas era suficiente para hacerme diferente, y la clase tiende a tratarme como Doctora Asesinato, pero es muy diferente a ser intimidada.

***

 

 

Después del almuerzo, todos nos fuimos a nuestras aulas para la quinta clase.

Aunque estaba en el programa de ciencias, mi siguiente clase era de japonés moderno, un tema que automáticamente me ponía nerviosa. Nuestra escuela te permite elegir entre las especialidades de ciencias y humanidades en tu segundo año, pero aún así, teníamos que completar un curso del otro programa durante nuestro segundo año. Un requisito absurdo, si me lo preguntas.

Una amiga de otra clase que también se vio obligada a tomar japonés caminaba conmigo a través del pasillo techado. Normalmente éramos tres, pero Niitoki estaba hoy en una reunión del comité disciplinario.

Mientras caminábamos, el Megáfono dijo:

«…Miyashita Touka, segundo año, clase C. Por favor, regrese a la enfermería de inmediato. Miyashita Touka, segundo año, clase C…»

—Hunh, ¿adónde fue Touka? —preguntó la chica a mi lado. Estaba en la misma clase.

—¿Estaba en la enfermería?

—Sí, se enfermó al comienzo de la cuarta clase…

—¿Lo fingió?

—Mm…. Ella está saliendo con un estudiante mayor…

—¿Faltando por una cita?

—Tal vez. Pero salir con alguien va contra las reglas, así que no se lo digas a Niitoki —dijo, poniendo el dedo delante de sus labios.

Le puse una mueca de dolor.

—Nunca lo haría.

—Probablemente ahora estén en el techo o algo así… —dijo ella, mirando por la ventana. De repente, soltó un chillido penetrante.

Sorprendida, le pregunté:

—¿Qué?

—¡Allí! —Señaló por la ventana, su dedo temblando.

—¿Qué?

—¡Boogiepop! ¡En el techo!

—¿Eh? —Saqué la cabeza por la ventana.

Pero no había nada.

—No hay nada ahí.

—¡Lo había! ¡Lo he visto! ¡Se alejó!

—¿Segura que no era otra persona? ¿Miyashita-san?

—¡No lo creo! ¡Tenía un sombrero negro! Como una pipa —dijo ella, aún asustada.

Evidentemente, estaba viendo cosas, pero nadie se lo cree cuando les pasa a ellos. La psicología inversa era más efectiva. Si yo fingía que le creía, empezaría a escucharme.

—De acuerdo. Vamos a ver —le dije, y ella se giró para mirarme con horror.

—¿Hunh?

—Si Boogiepop es real, entonces quiero verlo.

—¡No! ¡No lo hagas! ¡Es peligroso!

—No te preocupes. Adelante, te veré en clase.

Me dirigí al techo.

Subí casi todas las escaleras y me quedé sin aliento cuando llegué a la puerta.

Pero la puerta del techo estaba cerrada. Oh, cierto; la sellaron poco después de que alguien se suicidó.

Miré por la ventana. Podía ver la mayor parte del techo, pero no había nadie allí. Cuando bajé las escaleras, ella me estaba esperando, preocupada.

—¿Qué… qué pasó?

—No hay nada ahí.

—¿De verdad?

—Sí. Busqué por todas partes.

—Hunh. Supongo que debo haberlo imaginado… —dijo aliviada.

—Supongo —respondí, sorprendida de sentirme decepcionada.

Cuando nos dirigíamos a clase, se me ocurrió que había una escalera de incendios en la parte de atrás del techo, y si alguien hubiera bajado por ahí, no habría podido verlos. Pero ahora era demasiado tarde para ir a comprobarlo.

Nada de eso sucedió de nuevo, y nuestras vidas pacíficas y seguras continuaron.

***

 

 

—Dime, Suema, ¿qué piensan los asesinos? —Kyoko me preguntó de repente, un día al final del otoño, cuando volvíamos a casa de la escuela.

—Eh, ¿por qué?

Las dos caminábamos por la orilla del río. Kyoko y yo éramos las dos únicas personas de nuestro círculo de amigos que caminábamos a la escuela, así que siempre volvíamos a casa juntas. La mayoría de los estudiantes toman el autobús para ir a la escuela. Casi nadie camina, así que no había nadie más que nosotras en la calle.

—Oh, no hay ninguna razón — dijo Kyoko.

—Siempre me estás preguntando cosas así últimamente. ¿Qué pasa?

—Oh, nada. No importa.

Pero tenía que haber una razón para ello.

—Dime.

—Verás… —Kyoko susurró en voz muy baja.

—¿Sí?

—Ahora está suspendida, ¿verdad?

—¿Hunh? Oh, ¿te refieres a Kirima-san?

Publicidad Y-M1

Hace dos semanas, la suspendieron por fumar en la escuela. Tenía que volver al día siguiente.

—¿Crees que…… ella realmente mataría a alguien?

—¿Hah?

Dudé de mis propios oídos. Claro, ella era una chica rara, pero Nagi seguía siendo nuestra compañera de clase. Apenas merecía que la llamaran asesina.

—¿De qué estás hablando?

—Tú misma lo dijiste, ¿cuándo fue? Estábamos almorzando…

Eso fue hace mucho tiempo. Lo había olvidado por completo.

—Uh, ¿lo hice? Podría haber…

—¿De verdad lo crees? —Kyoko era tremendamente seria.

—Aunque dijera eso, era sólo un ejemplo —expliqué apresuradamente. La expresión de Kyoko no cambió.

—La chica da miedo.

—Bueno, te garantizo que no es fácil llegar a conocerla…

—Le hizo algo a una chica que conozco. Ella no ha sido la misma desde entonces —tembló su voz. Lo decía en serio. No estaba bromeando.

—¿Algo? ¿Qué?

—Creo que la amenazó.

—¿Por dinero?

Kyoko agitó la cabeza.

—No, dinero no. Ella es rica, ¿sabes?

—Sí. Tiene su propio apartamento. ¿Y luego qué?

Kyoko no contestó.

Publicidad Y-M1

Como cualquiera en la tierra lo haría, le dije que podía guardar un secreto. No dijo nada, así que le pregunté:

—¿Tiene algo que ver con la suspensión de Kirima?

—No sé…

—¿No lo sabes?

—Siento como si la hubieran suspendido por eso… —dijo Kyoko, pero no le entendí.

Ahora que lo pienso, Nagi no fue suspendida por fumar, sino por tener un cigarrillo en los labios.

Y el lugar donde la atraparon, el baño de profesores. Hubiera sido muy extraño si no la hubieran atrapado. Una profesora la encontró, y Nagi la miró tan ferozmente que huyó y buscó a un profesor, haciendo un gran escándalo.

No puso excusas. O disculpas. Ella nunca lo hacía.

Nunca la había oído decir «lo siento» durante todas las veces que los profesores le habían gritado.

Una vez, un profesor la regañó por mirar por la ventana, y Nagi bromeó bruscamente: «Es usted muy aburrido». Sin embargo, sus calificaciones eran demasiado buenas para que los maestros tomaran medidas drásticas.

De todos modos, se saltaba muchas cosas.

No estamos hablando de salir temprano de aquí. No, ella se iba todo el día; ni siquiera venía a la escuela… ¡por tres días seguidos! Sin embargo, cuando regresaba, sabía todo lo que habíamos cubierto durante su ausencia, y podía responder cualquier pregunta que los maestros le hicieran.

Nadie sabía lo que hacía cuando no estaba en la escuela y nadie tenía las agallas para preguntar.

Es enigmática y da más que un poco de miedo, así que en algún momento su apodo se convirtió en «La Bruja de Fuego». Se decía que esto se debía a que conocía alguna forma de magia negra, como la «Danza del Karma», lo que sonaba bastante plausible.

Aún así, es difícil imaginar que hiciera que la suspendieran intencionalmente. Las suspensiones iban a tu expediente académico permanente.

—Eso es un poco exagerado —le dije a Kyoko, pero no contestó.

Miró al aire, murmurando:

—Me va a matar… Esto no lo podía ignorar.

—¿Por qué? ¿Para qué?

De repente, el cuerpo entero de Kyoko se estremeció una vez, y luego se congeló.

—¡Eeeeeeee!

Seguí su línea de visión.

Había una chica en el camino a poca distancia de nosotras. Ella estaba sentada en la orilla, y se levantó cuando nos acercamos.

Llevaba una chaqueta de cuero vieja y desgastada y pantalones de cuero gruesos. Había protectores metálicos en sus rodillas y codos, como los que usan los motociclistas. Su pelo ligeramente ondulado estaba atado con un pañuelo, y bajo sus cejas, sus ojos resplandecían más que relucientes. Nos miraba fijamente… a Kyoko.

—Te he estado esperando, Kinoshita Kyoko —dijo ella, con su distintiva voz masculina.

Era la suspendida Kirima Nagi, en persona.

—¡No! ¡Ahhhh! —Gritó Kyoko.

Huyó hacia atrás de mí, empujándome hacia Nagi.

Me tambaleé y casi me choqué con Nagi mientras corría hacia nosotras.

Publicidad Y-M1

Pero Nagi se deslizó a mi lado sin siquiera echarme una mirada y fue tras Kyoko.

—¡Espera! —Grité mientras apresuradamente las perseguía, pero Nagi era rápida.

Mirando de cerca, llevaba botas negras grandes. Al principio pensé que eran de goma, pero me equivoqué. Eran botas de trabajo con punta de acero, del tipo que usan los obreros de la construcción. Del tipo que no se puede aplastar, aunque caigan varias toneladas sobre ellos. Patea a alguien con esto, y es mejor que muera.

Esto evidentemente no era una declaración de estilo. Era un nivel más allá del uso de la motocicleta o de las zapatillas deportivas.

La bolsa en su espalda estaba atada a su cuerpo, y no se movía mientras corría. Era como…

(¡¿   como si estuviera vestida para el combate?!)

Publicidad M-M5

Ninguna chica normal de preparatoria se vestiría así. Ni siquiera un miembro de una banda.

Se parecía más a un sicario.

—¡Ayúdame! —Gritó Kyoko. Nagi le respondió con un gruñido:

—Pide ayuda y tendrás que hablar con la policía.

Eso hizo callar a Kyoko. Se detuvo en seco.

Eso fue suficiente para Nagi; cerró la distancia entre ellas, y la atacó sin piedad por detrás. Las dos chicas cayeron al suelo, deslizándose hacia la orilla del río.

Jadeando, las alcancé y encontré a Nagi retorciendo el brazo de Kyoko detrás en su espalda. Se parecía a algo que había visto en la televisión, como el judo o el kung fu. Kyoko no podía mover ni un músculo. Evidentemente no aprendimos este tipo de Lucha en la escuela.

—¡Ay! ¡Ay! ¡Ow! ¡Suéltame!

—¿Quieres que te lo rompa? Hasta tú te tomarás un tiempo para curarte,

¿eh, Manticore?

No tengo ni idea de lo que quiso decir con eso.

—¡No, no lo hagas! ¡No lo volveré a hacer, lo juro! —Chilló Kyoko.

—¡Basta, Kirima-san! —Grité, saltando sobre ella, pero me pateó.

Volvió a hablar con Kyoko:

—No soy sólo yo. ¡Echoes también te está buscando! ¡Sigue fingiendo y perderás un brazo! ¡Y entonces, no tendrás ninguna esperanza de ganar!

¿De qué demonios está hablando?

Publicidad G-M1




—¡Lo juro! ¡Juro por Dios que no volveré a consumir drogas! ¡Por favor, no lo hagas! ¡Por favor! —Sollozó Kyoko. ¿Drogas?

—¡Sé que mataste a Kusatsu Akiko! ¡No me mientas! —Rugió Nagi.

Pensé que mi corazón se iba a detener.

¿Kusatsu Akiko-?

Ese era el nombre de una chica de primer año que desapareció.

—¡No lo hice! ¡No lo hice! ¡No fui yo, lo juro! ¡Sólo me dio las drogas! — Hubo un desagradable chasquido en el brazo de Kyoko.

Los ojos de Kyoko se pusieron en blanco.

—…¡Maldición, eres normal! —Nagi gruñó y la soltó.

Kyoko rodó por la orilla.

Publicidad Y-M1

—¡Kyoko! —Grité, corriendo hacia ella y abrazándola.

—No te preocupes. Me detuve antes de que la articulación fuera destruida. Dolerá durante unos días y luego estará bien —dijo Nagi. Kyoko estaba temblando.

—¡¿Qué está pasando?! —Grité.

—Deberías preguntarle a la propia Kinoshita, Suema-san —contestó Nagi, su voz completamente serena.

Los dientes de Kyoko estaban castañeando. Estaba casi muerta de miedo. Comprensiblemente, yo también.

—¡Esto es ir demasiado lejos!

—Pero es mejor que ser arrestada, ¿verdad, Kinoshita? —Dijo Nagi. Kyoko se puso tensa—. Espero que aprendas de esto. La próxima vez, sabrás que no debes hacer estupideces sólo porque tus amigos las hacen —Se giró para irse.

—¡Espera! —Grité. Nagi me miró y me dijo:

—Suema-san, quizá sea hora de dejar atrás lo que sucedió hace cinco años. Si te obsesionas demasiado con algo así, te perseguirá.

Su voz ronca se ajustaba perfectamente a su cara masculina. Pero ese no era el problema.

—¿Cómo…?

¿Cómo supo que casi me matan hace cinco años?

—Espera un minuto… —Intenté detenerla, pero la Bruja de Fuego se alejó sin decir nada más.

***

 

 

Tuve que jurar que lo mantendría en secreto antes de que Kyoko me dijera algo.

—Estábamos en la misma secundaria —dijo—. Todas estábamos en el equipo de tenis de mesa. Incluso en la secundaria, salíamos juntas. Kusatsu era una de nosotras, pero un año más joven. Era la capitana del equipo cuando estábamos en tercer año, así que dejamos de pensar en ella de esa manera. Así que, hace tres meses, Kusatsu llamó para decir que tenía algo bueno, y que todo el mundo debería conectarse con ella. Era una especie de droga extraña. No, no; creo que fue otra cosa. Era una especie de líquido transparente azulado. Lo olías y era como si tu cabeza se abriera, como si te volvieras transparente, como si cada rincón de tu cuerpo se limpiara. ¿Pegamento? No… no lo sé, pero no tenía un olor muy fuerte. Kusatsu no nos dijo mucho, pero dijo que alguna compañía farmacéutica lo había creado como un producto de prueba. Sí, probablemente era mentira. Pero, oye, era gratis, así que todos lo probamos…. Sí. Nunca nos cobró nada. Nunca fue exactamente una persona generosa, así que no estoy segura de por qué… Y poco después, la gente de nuestro grupo empezó a huir. ¡No, no sé adónde fueron! No se lo dijeron a nadie. Simplemente, ya sabes, desaparecieron. Sí, chicas de otras escuelas también. Y entonces, Kusatsu desapareció. En ese momento, el resto de nosotras empezamos a preguntarnos si tenía algo que ver con las drogas. No sabíamos de dónde lo había sacado, pero tal vez era algo que nadie debía saber y nos estaban eliminando. De repente, una de nosotras dijo que ya no tendría nada que ver con nosotras. Esto nos puso muy nerviosas. Teníamos que saber por qué. Dijo que Kirima Nagi la había amenazado. De alguna manera, se enteró de las drogas y le dijo que no las volviera a tocar nunca más…. Pero no sólo a una. Golpeó a todas las chicas… en orden. Yo fui la última. Empezó hace dos semanas, justo después de ser suspendida. Por eso dije hizo que la suspendieran a propósito, para que tuviera una buena razón para no ir a la escuela y para que pudiera moverse libremente. ¡No! ¡No volveré a tocar las drogas!

¿Hunh? ¡Imposible! ¡¿Por qué debería encontrarme a Kirima Nagi?!

Siempre la he evitado hasta ahora. ¡Por favor, no se lo digas a nadie, Suema! ¡Mantenlo en secreto! Probablemente tampoco debería habértelo dicho. Pero tuve que hacerlo. ¡Tenía que hacerlo! Guardar silencio era demasiado aterrador… me estaba aplastando…

Se calló.

Abracé a Kyoko, consolándola hasta que dejó de llorar. Luego pasamos algún tiempo en un puesto de First Kitchen, para que su cara pudiera volver a la normalidad antes de que yo la llevara a casa.

Ya era de noche, y mientras caminaba por las oscuras calles, me puse a pensar.

Su historia en fragmentos sugería que sólo había visto una pequeña parte de lo que realmente estaba sucediendo. No podía adivinar mucho por lo que me dijo, pero parecía que no era una de las cabecillas de este grupo de ex jugadoras de tenis de mesa. Más bien hacía lo que las chicas mucho menos estables le decían que hiciera; sólo una extraña, aferrada a las chicas populares.

Ni siquiera era una víctima. Estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado.

Nagi dijo que habían matado a Kusatsu Akiko….

Y ella sabía de mi pasado. Pero…. ¿cómo?

¿Quién es ella?

¿Debería decírselo a la escuela…. o a la policía?

(Pero le prometí a Kyoko…)

Publicidad M-M1

Si se corriera la voz de que Kyoko se había drogado, eso sería todo para ella, estaría acabada. Tampoco terminaría con una suspensión; sería expulsada como ejemplo para los otros estudiantes. No quería hacerle eso.

Estaba muy oscuro afuera.

La luz de la calle sobre mí evidentemente no ha sido cambiada en años, y parpadeaba con locura.

—………… Dejé de caminar.

Abrí mi bolso bajo la luz inestable, y gracias a mi mal hábito de llevar demasiadas cosas conmigo todo el tiempo, tenía el directorio de clases conmigo. Enumeraba no sólo los números de teléfono, sino también las direcciones.

Busqué la dirección de la persona tres nombres antes que el mío. Sorprendentemente, Kirima Nagi, como yo, vivía cerca de la escuela. Podría caminar hasta allí.

(Bien, ¡hagámoslo!)

Cerré mi mochila y caminé tan rápido como pude en esa dirección. ¿Pero por qué tuve que encontrármela?

Kyoko, que en realidad era parte de ello, estaba huyendo tan rápido como podía. Esa fue la reacción más natural. Alguien normal haría lo mismo.

Evidentemente, yo era ajena; no tenía nada que ver con nada. Pero eso no me gustaba.

Publicidad Y-AB

Hace cinco años, todo sucedió sin que yo lo supiera. Sólo me enteré cuando todo había terminado. Mi voluntad no jugó ningún papel en el asunto.

Si había peligro, quería verlo.

Por eso perseguía a Boogiepop, aunque era obvio que no existía. Para mí todo era igual. No me importaba lo que fuera.      sólo quería enfrentarme a algo.

(No más dichosa ignorancia para mí).

Kirima Nagi podría ser realmente una bruja. Esperaba que lo fuera.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios