Musume Janakute Mama ga Sukinano! (NL)

Volumen 3

Prologo: Mamá

 

 

Musume Janakute Volumen 3 Prologo Novela Ligera

 

Publicidad Y-AR

Mamá y papá murieron cuando yo tenía cinco años.

Justo cuando comenzaba a ser consciente de mi entorno, cuando comenzaba a reconocer a mi papá como mi papá y a mi mamá como mi mamá, los dos se fueron al cielo.

Murieron en un accidente de tráfico, al parecer.

Parece que murieron al instante.

Tenía solo cinco años en ese momento y me enteré porque todo el mundo hablaba de ello.

Publicidad Y-M1

Para ser honesta… ni siquiera lo entendía.

Cuando me dijeron que papá y mamá estaban muertos, no lo entendía muy bien.

No tenía ningún sentido para mí.

Incluso ahora que tengo 15 años, sigue siendo complicado, por lo que no había manera de que una niña de cinco años como yo lo entendiera entonces.

Por lo tanto, tanto en la ceremonia como en la cena posterior, me quedé sentada en silencio, sin derramar una sola lágrima.

Los adultos a mi alrededor me llamaron “niña bien educada”, pero eso no significa que lo fuera. Simplemente no sabía qué hacer y me quedé ahí pasmada.

No podía seguir el ritmo de la situación en absoluto.

Bueno, en realidad un poco.

De alguna manera, aunque era una niña de cinco años, podía entender algo de la atmósfera que me rodeaba.

Me di cuenta de… que era un momento triste.

Los adultos en el funeral me miraron y repitieron “pobrecita” una y otra vez, lo que me hizo entender todo.

Oh, ya veo.

Soy una pobrecita.

Quisiera o no, me hicieron entenderlo.

Me hicieron entenderlo sí o sí.

Y durante la cena… Mis tíos y tías empezaron a discutir sobre quién me acogería. Sin pelos en la lengua, creyendo que una niña de cinco años no entendería nada.

Bueno, tenían razón, realmente no entendí bien de qué iba la conversación… Pero incluso una niña podía entenderlo de alguna manera.

Era un estorbo.

Era una molestia.

Publicidad M-M3

Pensamientos oscuros inexpresables llenaron mi corazón. Me costaba respirar, quería taparme los oídos, cerrar los ojos y desaparecer…

“—Yo me haré cargo de esta niña.”

Y luego, en toda esta tragedia, apareció una persona que me salvó.

Ayako Katsuragi.

La hermana menor de mamá… Mi tía.

Ahora la llamo “mamá”.

***

 

 

Así es como mamá me acogió y pasó un año.

Bueno… aunque diga “acogió”, fue ella la que se mudó a mi casa, donde vivía con mis padres, así que realmente no se siente como si me hubiera acogido, pero eso no es importante.

De todos modos… ha pasado un año desde que empecé a vivir con mi madre.

“Oye, Taku-nii.”

Por la tarde en un día libre.

En la sala de mi casa.

Ese día, Taku-nii vino a jugar a mi casa.

Mamá tuvo que quedarse en su habitación un tiempo para trabajar en un asunto urgente, así que Taku-nii vino a cuidar de mí.

Esto… sucedía con bastante frecuencia.

Taku-nii jugaba a menudo conmigo.

Yo me divertía mucho, pero ahora que lo pienso… puede que no fuera tan divertido para él. Es poco probable que un niño promedio encontrase divertido jugar con una niña cinco años menor que él.

Seguramente quería jugar con sus amigos de la escuela o jugar en casa.

Pero Taku-nii nunca se quejó y siempre jugaba conmigo felizmente.

“¿Qué pasa, Miu-chan?” preguntó un Taku-nii de once años.

En sus manos había un anillo de abalorios sin terminar.

Hoy estábamos jugando a hacer bisutería con abalorios.

“Este”, comenzó mi yo de seis años.

Sin detenerme a enhebrar los abalorios, pregunté:

Publicidad Y-M3

 

“¿Miu es una ‘pobrecita’?”

 

El rostro de Taku-nii se tensó.

“…¿Por qué lo dices?”

“Ayer en el jardín de niños, Haruto-kun y Ma-chan me lo dijeron. ‘Miu no tiene papá ni mamá, pobrecita’.”

En un mes, todos los vecinos y padres del jardín de niños sabían lo de mis padres.

El incidente fue impactante, por lo que se extendió rápidamente.

Y si a eso se le añade una hermosa historia como “la hermana de la madre fallecida estaba acogiendo y criando a la niña”, sería el mejor chisme del mundo.

Publicidad M-M5

Bueno, fui afortunada, debería decir.

Había tanta gente con sentido común a mi alrededor que no me ridiculizaron ni calumniaron abiertamente… Pero cuando los rumores comenzaron a extenderse, ya no pudieron detenerlos.

Antes de que me diera cuenta, los rumores se extendieron de adultos a niños y mis compañeros de clase supieron lo de mis padres.

“La maestra los regañó de inmediato. Dijo que no podían decir eso. Haruto-kun y Ma-chan se disculparon conmigo… Pero Miu no entendía nada.”

No era como si los culpara ni nada.

Haruto-kun y Ma-chan no tenían malas intenciones, por supuesto.

Simplemente sentían pena por la muerte de mis padres y pensaban que era una pobrecita.

Pienso que era realmente una inocencia infantil.

Pero… en ese entonces no lo entendía.

El significado de lo que dijeron y la razón por la que la maestra se enojó.

Publicidad M-M1

“¿Miu es una ‘pobrecita’ porque papá y mamá murieron?”

“……”

El rostro de Taku-nii estaba desconcertado.

Ahora que lo pienso… Sí. Le hice una pregunta muy difícil y ahora lo siento un poco.

No, difícil y pesada.

No era una pregunta para un niño de once años.

Como era de esperar… Taku-nii puso una cara increíblemente pensativa.

“…Miu-chan”, comenzó. “Que tus padres murieran… es muy triste. Muy triste y terrible.” Con una cara y voz llenas de dudas y conflicto, mantuvo sus ojos firmemente en mí. “Es por eso que algunas personas podrían llamarte ‘pobrecita’ al estar en una situación tan difícil. Pero… yo no pienso que seas una ‘pobrecita’.”

Después de todo, continuó.

“Miu-chan… tiene a mamá Ayako.”

“……”

“Quieres a mamá Ayako, ¿verdad?”

“¡Sí, la quiero!”

“¿Disfrutas estar con ella?”

“¡Sí, es divertido!”

“Por eso no eres una ‘pobrecita’. Una niña que vive con una madre tan maravillosa no puede ser una ‘pobrecita’.”

“Es cierto…”

No creo que las palabras de Taku-nii fueran perfectas en absoluto.

Habló con incertidumbre y su razonamiento fue un poco forzado.

De alguna manera fue débil e infantil… Y sin embargo.

“Qué bien, entonces Miu no es una pobrecita.”

Sus palabras llegaron a mi corazón.

Su sinceridad me alcanzó y mi yo de seis años se sintió salvada.

No se trataba de las palabras en sí, estaba contenta de que me mirara directamente a los ojos y fuera tan serio.

“Miu ahora está muy feliz.” Estando de buen humor, comencé a hablar. “Por supuesto, es muy triste que papá y mamá murieran… Pero ahora la tía Ayako se ha convertido en mi mamá y el jardín de niños también es divertido… Además, Taku-nii juega mucho conmigo también. A veces me siento un poco triste, pero me divierto más veces que eso.”

“…Ya veo.”

“Espero que mamá y papá en el cielo también estén contentos de que Miu se esté divirtiendo.”

“Sí. Definitivamente están felices. Estoy seguro de ello.”

“Ya veo. Entonces Miu se divertirá mucho más de ahora en adelante”, dije, despreocupada, como corresponde a una niña de seis años. “Ah. Cierto.”

Dejé el anillo de abalorios y me levanté.

Y tomé algo de un pequeño armario en la esquina de la habitación.

“Ejeje. Quería enseñarte esto hoy.”

Habiendo dicho esto, le entregué… un dibujo.

Un dibujo en un marco pequeño.

“¿Esto… lo dibujaste tú?”

“Sí.”

Publicidad M-M4

“Y estos… ¿Somos tú y yo?”

“Sí”, asentí alegremente.

En aquel entonces pensé que me había quedado bien, por eso quería presumir… pero ahora que lo pienso, estaba tan mal dibujado que me avergüenza recordarlo.

Caras sonrientes con ojos y boca, como el típico dibujo de un niño de jardín de niños. El niño y la niña estaban alineados antinaturalmente de frente, con las manos estiradas antinaturalmente y entrelazadas antinaturalmente.

Publicidad M-M4

La razón por la que fue capaz de entender quiénes eran los niños del dibujo, a pesar de estaba tan mal dibujado, no fue por supuesto porque pude capturar adecuadamente las características de cada uno.

Los nombres Taku-nii y Miu estaban escritos en hiragana junto al niño y la niña.

“Vaya, qué bien dibujas”, me elogió Taku-nii con una sonrisa.

En ese momento, me sentí inmensamente feliz.

Publicidad Y-M3

“Mamá también me elogio y dijo que me quedó bien. También dijo que había que decorarlo y compró un marco. También me enseñó a escribir estos caracteres, ¡así que me esforcé en hacerlos!”

Señalé los caracteres de “Miu” y “Taku-nii” junto a los niños en el dibujo.

Y además.

Había otra frase escrita en el dibujo.

 

“Cuando crezca, quiero casarme con Taku-nii.”

 

“¿Casarte…?”

“Sí.” Con una gran sonrisa en mi cara, mi yo de seis años dijo sin ninguna vergüenza.

Para mí, este dibujo fue como una tira tanzaku de Tanabata o un dibujo votivo con un deseo… y al mismo tiempo, una carta de amor para expresar mis sentimientos.

“¡Cuando Miu crezca, me casaré con Taku-nii!”

Publicidad Y-AB

Miu Katsuragi.

Seis años.

Muchas cosas pasaron, pero… aunque hubo momentos en que la gente que no sabía nada de mí me decía “pobrecita”, yo seguí viviendo felizmente con mi nueva madre.

Y también.

Amaba muchísimo al chico de al lado que siempre venía a jugar conmigo.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios