Musume Janakute Mama ga Sukinano! (NL)

Volumen 2

Epilogo: Una Declaración de Guerra

 

 

A la mañana siguiente…

“Ta-kun, luces cansado… ¿No pudiste dormir bien?”

Publicidad M-AR

“…Supongo. Después de todo, apenas dormí.”

“Ya veo. Es difícil dormir en un lugar desconocido, ¿no?”

“Bueno… fue principalmente por tu culpa.”

“…¿Eh?”

“Eres muy inquieta al dormir, Ayako-san.”

“¡N-No puede ser! ¡¿Te estuve pateando?!”

“No, no me pateaste… pero parecías tener calor y te quitabas la manta de encima.”

“¿Eh…?”

“Cuando te quitabas la manta, quedabas solo con una bata encima, así que no sabía dónde mirar…”

“¿Eh? ¿Eh?”

“Al final, pasé toda la noche cubriéndote.”

“N-No puede ser… ¡E-Espera un minuto! ¿A qué te refieres con que no sabías dónde mirar…? ¡¿En qué estado me encontraba?! ¡¿Qué clase de vista impresentable estuve exponiendo?!”

“N-No te preocupes. ¡Me las arreglé para controlarme y no tomar fotos!”

“¡No me pidas que no me preocupe!”

Mientras teníamos ese agradable intercambio, salimos de la habitación y pagamos la cuenta en la máquina de entrada del motel.

Por si acaso, salimos del motel por separado y luego nos encontramos de nuevo y nos subimos al autobús.

La lluvia había parado por completo.

Después de regresar a casa, como lo prometió, Ta-kun tomó prestado el coche de Tomomi-san y me llevó al taller.

Después de recoger el coche con las llantas cambiadas y regresar a casa… finalmente me di cuenta de que todo había terminado.

Publicidad M-M3

Fue una primera cita movida, pero de alguna manera llegó a su fin.

O debería haber sido así, pero…

“…Jejeje.”

“Oye, mamá… Es un poco repulsivo, así que deja de reírte sola.”

Por la noche. Estaba cocinando la cena en la cocina cuando escuché la voz disgustada de Miu, que estaba sentada en el sofá de la sala.

Publicidad Y-M3

“Eh… ¿M-Me estaba riendo?”

“Lo estabas. Has estado así desde que regresaste… ¿Fue tan divertida tu cita con Taku-nii?”

“Qué… N-No es eso. ¿Qué estás diciendo? Solo me reí porque me acordé de algo gracioso, no tiene nada que ver con Ta-kun…” Comencé a poner excusas apresuradamente… pero era mentira en un ochocientos por ciento.

De hecho, he estado pensando en Ta-kun todo el tiempo.

Recordando lo de ayer… o mejor dicho, recordando la cita que tuvimos hasta esta mañana, abrumada de felicidad.

Publicidad M-M3

Es como si estuviera en un sueño y no puedo volver a la realidad.

Y esos felices sentimientos parecieron reflejarse en mi cara. Ah… Sí. Ciertamente es repulsivo. He estado sonriendo sola todo el tiempo…

“Bueno, volviste por la mañana de tu primera cita. Supongo que es normal que estés tan contenta.”

“C-Como dije, no es nada de eso…”

“Mamá… si tengo un hermanito o hermanita, ¿puedo elegir yo el nombre?”

“¡Estás apresurándote demasiado! Además, ya te lo he explicado muchas veces, pero todavía no hemos hecho nada de eso—”

“¿Todavía?”

“¡¿~~?! ¡N-No, no es así! ¡Era una forma de hablar! ¡D-De todos modos, no pasó nada!”

Traté desesperadamente de probar mi inocencia.

Y Miu se rió.

“Pero eso significa que las cosas están avanzando. ¿Ya han acordado la próxima cita?” preguntó.

“Pues… sí.”

“Heh, ya veo. ¿A dónde van a ir la próxima vez?”

“Aún no lo sé… Ta-kun me dirá cuando lo decida.”

“¿Hmm? Ya veo. Deberías pensar tú la cita la próxima vez.”

“¿P-Por qué? ¿No sería extraño?”

“¿Por qué extraño?”

“Porque”, dije. “Él es el que está enamorado de mí.”

Después de decir eso… ¿Eh?

Sentí que algo estaba mal aquí.

De alguna manera… sentí que había dicho algo muy arrogante.

Y no es como si fuera algún malentendido.

Porque yo, después de todo, no podía invitarlo a una cita.

Si lo hiciera… sería como si dijera que me gustaba. Como si dijera que sí a su confesión. Así que invitarlo yo misma… era tan vergonzoso que no podía hacerlo.

Por eso era normal que él fuera el que me invitara a salir… ¿Eh?

¿Eso es normal?

¿Está bien pensar en eso como algo normal?

De repente, las palabras de Oinomori-san vinieron a mi mente.

 

Publicidad G-M1




—Katsuragi-kun, no tienes que preocuparte por nada. Es él quien debe romperse la cabeza, tú solo tienes que esperar y dejar que te corteje.

—Siempre tienes el control en el amor.

—Es una situación maravillosa, si lo piensas bien. No tienes que hacer nada, solo dejar que él se esfuerce en su movida. Y si sales o no con él, depende de ti.

—Es como jugar con el corazón de un joven enamorado en tus manos. En cierto modo, creo que es una situación con la que muchas mujeres sueñan.

 

Negué esas palabras.

No podía actuar tan deshonestamente.

Quería enfrentar sus sentimientos sin huir.

Lo había negado rotundamente… Y sin embargo.

¿Qué estaba haciendo ahora?

Me había divertido tanto en nuestra cita que ahora estaba esperando con ansias la próxima cita, preguntándome a dónde me llevaría.

Esto no era diferente de “jugar con el corazón de un joven enamorado” como había dicho Oinomori-san…

Esto es extraño. ¿Por qué?

A pesar de que solo estaba tratando de enfrentar sus sentimientos.

“Hmm. Ya veo.”

Mientras estaba perdida en mis pensamientos, sonó una voz indiferente.

“Dios… Al final… la cita fue un fracaso”, dijo Miu, como decepcionada y resignada.

¿Fracaso?

¿Cómo que fracaso?

Nuestra cita no podría haber sido más exitosa.

“Argh. Ya es suficiente. Basta ya, estoy harta de esto.”

A pesar de mi confusión, Miu murmuró con desconsiderada indiferencia.

Luego se levantó del sofá y caminó hacia mí.

Publicidad M-M1

Con un andar tranquilo, se acercó lentamente a mí.

“Mamá. Después de todo, ya no voy a apoyarte más”, dijo Miu.

Y me miró fijamente con ojos claros.

“Saldré con Taku-nii.”

Al principio, no entendí lo que dijo.

Mi cabeza no pudo comprender las palabras.

Publicidad M-M1

Pero poco a poco, comencé a entenderlas.

Y sus ojos, que parecían ver a través de mí, me impidieron escapar de la realidad…

“Todo el tiempo te la pasas renegándolo. Para una vieja como tú, el amor puro de Taku-nii es solo una carga, ¿verdad? En ese caso… está bien, ya no tienes que forzarte más. Ya que no lo quieres… me lo quedaré yo. Haré feliz a Taku-nii.”

“…¿Q-Qué estás diciendo…?” Las palabras me salieron con dificultad.

Miu continuó acercándose, dando un paso a la vez.

Con una fuerte determinación en sus ojos y con sus labios curvados provocadoramente.

Era la primera vez.

Esta era la primera vez que veía a Miu así en diez años.

Ante mí había una hija a la que no conocía en absoluto.

“Oh, ahora que lo pienso, tú siempre has estado diciéndolo. Que Taku-nii y yo deberíamos salir. Que era tu sueño que nos casáramos.”

“……”

“Me alegro por ti, tu sueño se hará realidad”, sonrió Miu.

Muy ampliamente.

“Oye, mamá.”

Publicidad M-M4

Se paró frente a mí y habló.

Como desafiándome, poniéndome a prueba y evaluándome.

Y mirando en lo más profundo de mi corazón.

“Me apoyarás, ¿verdad?”

Mi hija me hizo una petición… No.

Una declaración de guerra.

Publicidad Y-AB

Y yo—

-FIN DEL VOLUMEN 02-

 

Musume Janakute Volumen 2 Epilogo Novela Ligera

Musume Janakute Volumen 2 Epilogo Novela Ligera

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios