Tensei Shitara Slime Datta Ken (NL)

Volumen 9

Capitulo 5: Después del Festival

Parte 4

 

 

Pero era un poco tarde para eso, supongo. Escuchémosla, luego abordemos ese tema más tarde.

“Está bien, Myulan, ¿cuál es tu pregunta?”

Publicidad M-AR

“Cierto. Esto está relacionado con la carretera de Blumund a Dwargon que atraviesa nuestra nación, como mencionaste anteriormente. ¿Deberíamos considerar esto como parte de la Alianza Cooperativa de Monstruos y Hombres que mencionaste antes?”

¿Alianza Cooperativa de Monstruos y Hombres? Me gustaba el sonido de eso.

“Puedes tratarlo de esa manera, sí. Y creo que también me gusta ese nombre. Encapsula muy bien el ideal al que aspiramos”.

Monstruos y hombres trabajando juntos para el beneficio de ambos. El término monstruo cubría un espectro diverso, por supuesto, incluidas algunas especies mejor denominadas semihumanos. Pero independientemente, ese era exactamente el ideal que tenía en mente.

En el centro de esta alianza estaba nuestra nación, Tempest. Al este, la Nación Armada de Dwargon. Al oeste, el Reino de Blumund. Al sur, el dominio de Milim.

Publicidad M-M4

Esto solo era una vasta alianza de monstruos, y a eso podríamos agregar el lado humano, centrado alrededor de Blumund e incluyendo Falmenas en el norte y Sarion en el sur—una gran cantidad de tierra controlada por humanos. Además, Blumund era nuestra intermediaria con las naciones occidentales y la gente que vivía allí. Si estas tierras diversas pudieran unirse y formar un verdadero equipo, entonces pensé que ‘Alianza Cooperativa de Monstruos y Hombres’ era un buen nombre para ello.

“Muchas gracias. Ahora mi pregunta. Para realizar este ideal, nuestra nación está dispuesta a cooperar con ustedes tanto como sea posible. Afortunadamente, Diablo ha coaccionado… um, quiero decir convencido a nuestros nobles de unirse a nuestro lado, y ahora son muy sumiso—er, cooperativos con nosotros, así que creo que escucharán todo lo que les digamos. Por lo tanto, como uno de los primeros pasos que da nuestra naciente nación, estamos pensando en lanzar un nuevo proyecto a nivel nacional para ayudarlo y apoyarlo”.

Básicamente, su pregunta era qué tipo de proyecto deberían lanzar. “Bueno, supongo que implicaría agricultura, como has estado hablando”.

“Todo va bien allí. Vamos a hacer que nuestra gente se encargue de los cultivos designados sin problemas”.

“Um, entonces, ¿qué más…?”

¿Había algo más? Todo lo que pensé en preguntarle ya estaba resuelto. El trabajo de Diablo para intimidar a los nobles hasta la sumisión estaba completo, y Yohm disfrutaba de un apoyo abrumador entre

la gente. El papel de los militares en su gobierno estaba claramente definido y ahora toda la nación estaba unida.

El viejo Falmuth había desaparecido y el nuevo Falmenas había echado raíces en su lugar. Pensé que atar los cabos sueltos era el primer trabajo, pero como explicó Myulan, eso ya estaba terminado. A estas alturas se había notificado a los ciudadanos que la agricultura también sería el centro de atención de la nación durante el próximo tiempo.

Me quedé impresionado. Puede que Diablo haya preparado todo, pero Myulan, sustituyéndolo, tenía más talento de lo que pensaba.

“Está bien, bueno, ¿puedes reunir a alguien que todavía esté sin trabajo para mí?”

“Ciertamente, Rimuru-sama. Esperábamos poder ayudarlo también con el trabajo de colocación de rieles. Esta red de transporte será un salvavidas para mover los cultivos que producimos, ¿no es así?”

“Sí, me lo imagino. Además, probablemente producirán mucho más de lo que podríamos consumir internamente. Creo que es importante que una nación lleve alimentos a cualquier lugar donde los necesiten antes de que se pudran”.

En la era Falmuth, cuando el gobierno había comerciado a escondidas con el Reino Enano, los productos involucrados eran artesanías, armas y otros bienes duraderos que no se deterioraban con el tiempo.

Publicidad Y-M1

La responsabilidad de su transporte se asignaba a los comerciantes; la nación recaudaba impuestos aduaneros como ingresos esencialmente gratuitos sin trabajo de su parte. Eso cambiaría ahora.

La nación necesitaría aumentar su confianza, garantizando bienes junto a los comerciantes. Era el comienzo de una nueva era, en la que Falmenas proporcionaría una logística garantizada para el comercio.

“Espero con ansias el día en que estos ‘trenes mágicos’ corran por los pastizales de nuestra nación. Creo que transformarán nuestra clase comercial y la forma en que llevan a cabo los negocios. Tenemos mucho que aprender si queremos contribuir”.

“Sí. Correrán mucho más rápido que los carruajes—un viaje que ahora lleva una semana se realizará en menos de tres horas. Y eso transportando más de cien veces más mercancías a la vez, me imagino”.

Publicidad Y-M1

“““¡¿Qué?!”””

Gazel y Elmeshia no parecieron sorprendidos, tal vez asumiendo este tipo de salto. Todos los demás estaban atónitos—fue muy inesperado.

Yuuki, Hinata y Masayuki, mientras tanto, sonrieron por otras razones.

“Así que sí, querré comprar el terreno que necesitamos ahora y planificar nuestras líneas ferroviarias para que sean lo más rectas posible, por el bien de la eficiencia. El personal de Geld y los licántropos que estudian aquí en la ciudad deberían dominar la agrimensura8 en poco tiempo. Estoy pensando en dejarles ese trabajo y simplemente realizar las comprobaciones finales cuando hayan terminado. Myulan, puedo poner a todos los trabajadores que nos puedas dar bajo su mando. Divídelos en equipos, dirigidos por quienes sepan leer y escribir”.

“Muy bien. Esto se está poniendo un poco emocionante”.

Myulan estaba sonriendo. Parecía dispuesta a ofrecer su apoyo desde el principio, así que las cosas irían bastante bien con Falmenas, pensé.

La siguiente persona en levantar la mano fue Fuze. Él me sonrió.

“Con todos los líderes aquí, todavía no he tenido la oportunidad de presentarme. Hola”.

Había asistido al festival completo, incluido el banquete previo al lanzamiento, pero todas las celebridades con las que estaba pasando, aparentemente lo hicieron demasiado tímido para hablar.

Publicidad M-M1

Lo había notado, en realidad, pero lamentablemente, el momento nunca fue apropiado. Sin embargo, parecía que estaba disfrutando del programa, así que resolví—y luego rápidamente olvidé—hablar con él más tarde.

“Ahhh, lo siento por eso. Quise decir hola, pero…”

“No, no, está bien, Rimuru-sama. Parecías ocupado de todos modos. Pero de todos modos, hoy tengo un amigo que quiere hablar sobre el mismo tema que hemos estado discutiendo”.

Luego presentó al público al barón de Veryard, un hombre que conocía bien. Recuerdo lo trabajador que era, uno con el que jugabas bajo tu propio riesgo.

“Mi nombre es Veryard y agradezco que me hayan concedido el permiso para asistir. Muchas gracias, Rimuru-sama, y gracias de antemano a todos los demás con los que estoy hablando”.

Se puso de pie maravillosamente erguido, luego hizo una elegante reverencia al salón. Fue una actuación impresionante. Apenas podía creer que fuera un noble de base de una pequeña nación.

Publicidad Y-M2

“Ahora, en nombre de mi señor, Su Majestad el Rey Doram de Blumund, deseo hacer una pregunta”.

Veryard se tomó un momento para examinar a la audiencia. El propio rey estaba presente, junto con su esposa, la reina. Pero no se hacían notar. Apenas sabía que estaban aquí.

Le había dicho al rey Doram que planearíamos una conferencia oficial en breve, pero supongo que ya no era necesario. Esto estaba funcionando como una. Era todo sonrisas, un anciano afable en apariencia, y no estaba seguro de si ese era un buen aspecto para él aquí mismo.

En su lugar, Veryard comenzó a hablar.

“Fuze me informó que Rimuru-sama hablaría sobre asuntos relacionados con nuestra tierra natal, el futuro lugar de Blumund en el mundo. También escuché del Rey Doram que planea convertir Blumund en un centro de comercio y distribución. He estado pensando en cómo se vería eso, pero al escuchar todo lo que se ha discutido hoy, ahora tengo una imagen mucho más clara. Rimuru-sama, parece que visualiza a Blumund como una especie de cámara de compensación para la logística. Ahora bien, los ‘trenes mágicos’ de los que habla sin duda cambiarán enormemente las normas de este campo. Si se construye un centro en esta nueva red logística en nuestra nación, estoy seguro de que veremos mercancías de todos los rincones del mundo reunirse dentro de nuestras fronteras. Naturalmente, necesitaremos a alguien que supervise todos estos bienes, así como personas que supervisen lo que le falta a cada nación y hagan los arreglos necesarios para abordar esa deficiencia. Rimuru-sama, ¿desea que desempeñemos estos roles?”

Ese es Veryard para ti. Mucho más afilado que Fuze, sin duda. Y expresó exactamente lo que estaba pensando en palabras.

“Sí, eso es correcto, pero ¿puedes manejar eso? Porque estoy seguro de que no hace falta decir, que si todo lo que puede proporcionar es espacio para esto, también está bien. En ese caso, nos comprometemos a pagarle un impuesto porcentual cada año por el uso de la tierra, pero…”

“Oh, nada de eso. Mantenerse fuera de este negocio y vivir perezosamente de las ganancias es algo con lo que nuestros ciudadanos nunca estarían satisfechos. ¡Ciertamente, estamos dispuestos a ofrecer educación y prepararnos para los tiempos venideros!”

Hombre. ¿Cuántos años en el futuro estaba mirando este tipo? Tenía a Raphael-sensei cuidándome, pero ¿este tipo estaba usando su propio cerebro para mantenerse al día con todo esto? Eso era más allá de ser un visionario; era como si su mente estuviera más refinada que la de cualquier otra persona en la habitación.

Pero tenía razón. Blumund estaba a punto de experimentar un cambio de paradigma que lo haría reconsiderar su sistema de valores para casi todo. Lo mismo sería cierto para otras naciones, pero para Blumund, imagino que los resultados serían dramáticos. Veryard pudo ver esto, y simplemente declaró que se estaba preparando para ello.

Vaya tipo. Ya me había superado en una ronda de negociaciones. Tal como pensaba, definitivamente tenía que estar alerta a su alrededor. Lo juro, estoy muy contento de que no sea mi enemigo en este momento.

“En ese caso, por supuesto. Me gustaría que examinara qué tipo de bienes se importarán y exportarán de cada país y creará formas de transportar productos a los lugares que los necesiten. Para una nación tan dotada para recopilar y manipular información, estarán excepcionalmente calificados, estoy seguro”.

“Ah, no hay que burlarse de sus ojos, Rimuru-sama. Muy bien. Les prometo que llevaré este tema a casa y deliberaré sobre él con más detalle”.

Como si fueras alguien para hablar, pensé mientras asentía.

Estaba tratando de celebrar una reunión de revisión del Festival aquí, pero ahora se había convertido en una gran guerra política. Pero valió la pena, porque ya no tenía que negociar con Blumund. Esperaba tomarme más tiempo navegando por todo tipo de problemas complicados, pero el Barón Veryard me ayudó a salir de todo eso. ¿Eso era bueno o malo? No estaba seguro de inmediato, pero si estuviéramos en este punto, bien podría poner todo mi peso en apoyarlo.

Con eso, rápidamente comencé a agonizar sobre lo primero que le pediría a Veryard.

***

 

 

Así que habíamos hablado sin parar sobre cuestiones espinosas relacionadas con el funcionamiento de nuestras naciones, pero ahora era el momento de centrarnos en el festival. Cambié mentalmente de marcha, preparándome para escuchar los comentarios de todos.

“Muy bien, ¿alguien más tiene algo que agregar…?”

Alguien se puso de pie como si esperara la señal. Fue Veldora. Temía tanto este momento que pensé en fingir que no lo notaba, pero…

“Rimuru, ¿cuál es el significado de esto?”

¿Cuál es el significado de qué?

“¿A qué te refieres?”

“¡El laberinto! Sabes a lo que me refiero. ¡¡Estaba muy emocionado, y nadie ni siquiera intentó abordar el piso 100!!”

Después de todo ese sermón que le di, todavía no se arrepentía en lo más mínimo, ¿verdad? No escucha.

Publicidad Y-M3

Ya estaba hablando de las líneas que memorizó para el fatídico encuentro y demás. Quería responderle por lo poco que me importaba, pero no lo hice. Si lo hiciera, sería entonces cuando realmente comenzaría a arrojar su peso.

“Bueno, sí, también tengo mis pensamientos al respecto”.

“¿Tú también? Qué reconfortante escuchar. Entonces, ¿qué vas a hacer al respecto?”

¿Qué? No sé. Como mínimo, tendríamos que empezar a dividir los grupos de aventureros por niveles de fuerza.

“Tendremos que trabajar en eso, eso es seguro. Porque los retadores que entraron eran todos decentes, al menos. Intermedio o mejor, ¿sabes?”

“¿Buenos…?”

“Eso es un poco maleducado…”

“Pero no estoy seguro de poder negar eso…”

El grupo de Kabal me suspiró con tristeza. Teniendo en cuenta lo dedicados que estaban a robar mis cofres del tesoro a ciegas, esperaba que perdonaran al menos un poco de descaro.

“No, no. Yo, todo lo que tenía que hacer era caminar un poco, y estábamos en el piso 10. Lo siguiente que supe fue que mis compañeros golpearon al jefe por mí…”

Creo que Masayuki tenía la intención de consolarlos con eso, pero resultó como un auto engrandecimiento. Por otra parte, Elen no parecía demasiado abatida por la experiencia, así que tal vez no fue un gran problema. Pensé que podía dejarlos en paz.

“… Así que no contaría con que nadie toque a tu puerta durante un tiempo”. Por supuesto, para Veldora, es posible que nunca reciba visitas, pero… “¡¿Qué?! ¡¿Entonces por qué trabajamos tan duro Ramiris, Milim y yo?!” Realmente debería haberme incluido en esa lista, pero bueno.

“Oye, no te preocupes. En términos de publicidad mundial, la presentación de ayer fue un gran éxito”.

“¿Oh?”

“¿Puedes darnos los detalles, Mjöll-kun?”

Mjöllmile se puso de pie, rebosante de confianza mientras se dirigía a Veldora.

“Las imágenes que revelamos desde el interior del laberinto despertaron el interés de varias naciones.

Creo que los objetos raros que aparecieron en los cofres del tesoro generaron mucha atención”.

“Y eso fue obra mía”.

Ummm… En realidad, Veldora pudo haber hecho algo bien, ¿quizás…?

“¡Si mi suposición es correcta, los nobles de la audiencia probablemente enviarán a los aventureros en su nómina al laberinto en poco tiempo!”

Como lo explicó, las clases nobles a menudo contrataban aventureros o mercenarios fornidos para que sirvieran como guardaespaldas.

Ahora que vieron los tesoros potencialmente disponibles en el laberinto, probablemente enviarían a esas personas a recoger el botín, ganándose los derechos sobre lo que recogieran a cambio de mantenerlos.

Incluso los aventureros sin patrocinadores adinerados probablemente realizarían múltiples viajes en busca de fortuna y gloria. Como Gaiye nos mostró tan eminentemente, las armas y armaduras raras realmente eran tan difíciles de obtener de otra manera.

Por cierto, no lo mencionaremos aquí, pero Mjöllmile tenía en mente un plan aún más vicioso: atraer a cómplices que le “generaran ingresos” en el laberinto, como una lotería torcida, para avivar los instintos de juego de todos.

Hacer que obtengan artículos llamativos que todos pueden considerar valiosos, sin duda fomentará un espíritu competitivo entre los aventureros. Entre eso y otros pequeños trucos, estábamos planeando formas de hacer que tanto aventureros como nobles se volvieran adictos a esto.

Y Mjöllmile tenía aún más planes reservados.

“Eso tampoco es todo. También estoy considerando instituir un sistema de recompensas. Si anunciamos que cualquiera que conquiste el laberinto hasta el centésimo piso ganará una gran suma de dinero, creo que muchos nobles traerán a los aventureros y apoyarán su búsqueda para ganarlo todo”.

Él sonrió. Cuelga una gran fortuna frente a la nobleza, sugirió, y todos serán demasiado codiciosos para resistir. Los aventureros talentosos encontrarían rápidamente patrocinadores para contratarlos, sin duda, utilizando los fondos de sus ricos jefes para apuntalar su equipo y abordar el laberinto en mejor forma.

Sería como si los atletas aceptaran patrocinios, en realidad, ¿no? Y si sus aventureros se desempeñaran bien, eso pondría a sus clientes en una mejor luz y tal vez les haría ganar más dinero en otros lugares. Eso ofrecería una razón más que suficiente para dar un paso al frente, pensó Mjöllmile—y los nobles patrocinadores también podrían relajarse en la ciudad, disfrutando de todo el entretenimiento mientras su “equipo” se aventuraba.

También podría ser divertido transmitir carreras de laberinto a los asientos del coliseo. Entre esto, aquello y otras cosas, es probable que podamos atraer a grandes audiencias.

“Patrocinadores”, sin embargo, ¿eh…? Escuchar ese concepto de Mjöllmile realmente me impresionó. Siempre supe que tenía talento, pero no pensé que tuviera tanta visión a futuro. No hay duda de que a los patrocinadores les encantaría que los aventureros en su establo consiguieran un objeto increíble o anotaran una impresionante derrota de jefe. No se sabe qué pensaría a continuación.

Ahora, solo una cosa más.

Publicidad G-M1




Después de mucha discusión, Mjöllmile y yo teníamos algo en lo que queríamos trabajar con el Gremio Libre. Mi socio financiero tenía a todos en el salón cautivados; incluso Veldora se había callado. Al darse cuenta de que esta era su oportunidad, habló.

“Ahora, mientras tenemos al Gran Maestro Yuuki Kagurazaka aquí, tengo una solicitud o tal vez una oferta que presentarles”.

“¿Una oferta? ¿De qué se trata?”

“Como dije, estamos planeando ofrecer premios de recompensa en el laberinto—y eso es algo que nos gustaría que administrara el Gremio Libre”.

“¿Por qué es eso?”

“Principalmente por el efecto publicitario. Con todas las ubicaciones del Gremio, podrás correr la voz rápidamente en todo el mundo”.

“Sí. Eso es ciertamente cierto. ¿Pero qué más?”

“Bueno, además, quería usar las tarjetas de membresía del Gremio para administrar a los retadores”.

“Ah. Wow. Sí, es una buena idea…”

Yuuki suspiró, sorprendido o, tal vez exasperado.

Habíamos planteado la idea de entregar “Tarjetas de laberinto” a los retadores, pero esto en realidad requería mucho trabajo. De esta forma, podríamos reducir los gastos de funcionamiento y dar parte de la carga de trabajo al personal del Gremio Libre. En cierto modo, era la misión de Mjöllmile traspasar la responsabilidad a otra persona.

“Pero esto también ofrece ciertas ventajas al Gremio Libre”.

“¿Oh?”

“Verá, los monstruos en el Gran Bosque de Jura son gobernados por Rimuru-sama. Ese gobierno se expandirá a los límites de las fronteras del bosque en el futuro…”

“… Ah. Y cuando eso pase, ¿habrá menos trabajo para cazar monstruos?”

“Precisamente. Pero eso no será un problema, porque el laberinto albergará una gran cantidad de monstruos con el tiempo. Cazarlos proporciona cristales mágicos, así como pieles, colmillos, garras y otros componentes, todo de forma regular…”

Publicidad Y-AB

“¡¡…!!”

“¿Y no aumentaría eso también las ganancias del Gremio?”

Derrotar monstruos te permite obtener partes e ingredientes de ellos. Venderlos al Gremio genera ingresos para los aventureros.

Cuando el Gremio los vende a tiendas, etc., obtienen el margen de beneficio resultante. Y mientras tanto, dejaríamos la gestión de los aventureros en manos del Gremio Libre y les recaudaríamos impuestos.

En el futuro, es probable que haya muchos aventureros sin trabajo dando vueltas. Este laberinto puede ayudar a crear nuevos puntos de venta y nuevos puestos de trabajo para que puedan aprovecharlos. Nadie pierde, pensé.

5 10 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.
4 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios