Tensei Shitara Slime Datta Ken (NL)

Volumen 5

Capitulo 5: Los Desatados

Parte 2

 

 

Esto continuó por un tiempo. Todos allí empezaban a perder la noción del tiempo. Y después de quién sabe cuánto, los ecos del lenguaje mundial resonaron en sus preocupados corazones.

Reporte. El Festival de la Cosecha de Rimuru Tempest ha concluido. Los monstruos en su genealogía ahora comenzarán a recibir sus obsequios.

Publicidad Y-AR

Luego, ellos también fueron golpeados con una intensa fatiga.

“¡Ngh! ¿Qué está pasando?”

“¡¡Ah…?! ¿Es este nuestro obsequio? ¡Me siento más conectado con Rimuru-sama que nunca!” Benimaru, Shuna y los otros monstruos no pudieron ocultar su sorpresa.

Ahora, Benimaru se dio cuenta de que la evolución de Rimuru se había completado con éxito—y que era su turno. Nadie esperaba que surgiera este tipo de fatiga. Los menos resistentes entre ellos, comenzaron a caer en un profundo sueño. Pero Benimaru tenía una promesa con Rimuru. No podía permitirse caer tan fácilmente.

Hizo todo lo posible para luchar contra el cansancio. Y mientras lo hacía, el cuerpo de Rimuru comenzó a brillar intensamente ante él. Cuando la luz se desvaneció, apareció una figura atractiva con el pelo largo y liso plateado que fluía con el viento.

Publicidad M-M5

Era Rimuru, sin su máscara, luciendo un poco más alto que antes.

Todavía no tenía ningún género físico, lamentablemente, pero Benimaru no pudo evitar sentirse un poco herido.

Reporte. Déjame el resto y disfruta de tu sueño.

La suave voz susurró contra su mente. Dándole a Benimaru paz interior; no tenía nada con qué desafiarlo. Entonces dejó que la voz lo guiara a un irresistible sueño.

Publicidad Y-M3

Mientras observaba cómo se desarrollaba, la figura con forma de Rimuru verificó si alguien más estaba despierto.

………

……


Publicidad M-M4

Myulan miró con curiosidad a todas las personas que dormían a su alrededor. Uno por uno, caían como moscas—y ahora no había nadie más despierto.

Publicidad M-M2

Los humanos y enanos que quedaban en la ciudad habían sido trasladados a edificios alejados de la plaza central. La cantidad de magículas en las cercanías había crecido más de lo que la mayoría de los humanos podría soportar, por lo que se vieron obligados a evacuar. Elen construiría una barrera sobre ellos, sin duda, mientras vigilaba los procedimientos.

Yohm y sus amigos se quedaron allí hasta el final para proteger a Myulan, pero ahora se habían ido con Kabal y su pandilla, llevando al rey de Falmuth y al arzobispo de la Santa Iglesia que Ranga había traído. A estas alturas ya deberían estar bajo la custodia de Kabal, incapaces de escapar.

Era una buena excusa para que Yohm se fuera, pensó Myulan, dado que ya casi no podía soportar estar en ese campo mágico. Si no fuera por eso, probablemente se habría quedado junto a ella hasta morir.

Le alegraba saber eso, aunque sabía que era estúpido de su parte. Por supuesto, ella en realidad no le diría eso al hombre. Si lo hiciera, Yohm sin duda haría algo aún más estúpido.

En otras palabras, era evidencia de que Myulan quería que Yohm estuviera a salvo. Pero también significaba que Myulan era la última persona en la plaza.

………

……

La figura similar a Rimuru analizó esta situación, sus ojos no transmitían ninguna emoción. Luego, viendo a Myulan y asumiendo que no había problemas, abrió los brazos, el largo cabello plateado se echó hacia atrás y emitió una luz que brillaba como las alas de un ángel.

Reporte. Con el nombre del Señor de la Sabiduría, Raphael, le ordeno a Beelzebub que consuma todas las magículas dentro de esta barrera. No dejes ni un solo fragmento de alma.

 Con esas palabras, Beelzebub se activó, una fuerza aterradora fue desatada sobre el mundo—pero una utilizada para un objetivo determinado, rastreando cada uno de los resultados que Raphael había calculado. Cada magícula dentro de la barrera que cubría la ciudad fue absorbida, convirtiendo la atmósfera de nuevo en aire puro. Luego, la barrera en sí, fue cuidadosamente devorada, y luego Beelzebub fue detenido. Era como si nunca le hubiera pasado nada a este espacio.

Este era Raphael, la figura que tomó la forma de Rimuru, el maestro aparentemente sin alma. E incluso ahora, el Señor de la Sabiduría se acercaba cada vez más a Shion. Llevando sus manos hacia adelante, comenzó a Analizar y Evaluar—cuidadosamente, con toda la intención de hacer realidad las esperanzas de su maestro.

Tensei Shitara Volumen 5 Capítulo 5 Parte 2

 

………

……

Myulan observó con la boca abierta mientras todo esto se desarrollaba. La barrera que todos habían construido sobre la ciudad fue devorada al instante, lo cual era una amenaza en sí misma, pero más allá de eso: … ¡Esto no puede ser!

La habilidad estaba tomando sus propias acciones, sin la voluntad de su maestro. Ella podía entender si se le había ordenado hacerlo de antemano, pero aquí no parecía ser el caso. Esta figura parecía más cercana a un espíritu que a un monstruo.

Era una locura, pero sintió que no era nada de lo que pudiera reírse. Todo lo que podía hacer era mantenerse fuera del camino y observar.

Una vez que entregó al rey de Falmuth y al arzobispo, Ranga regresó a la entrada de la ciudad y se puso de guardia. Rimuru le había ordenado encontrarse con los demonios, y aunque quería más que nada estar al lado de su amo, tenía que priorizar sus órdenes antes de quedarse dormido.

Decidiendo entre sus preocupaciones por Rimuru y sus órdenes, finalmente se puso del lado de estas últimas.

El demonio Grucius, miró confundido, mientras Ranga esperaba.

Benimaru—o, en realidad, Shuna le habían pedido que se quedara con Ranga por si sucedía algo. Si aparecían intrusos, debía llamar a Benimaru y a los demás mientras Ranga los enfrentaba. Pero claramente no había nadie, así que Grucius conversó con Ranga para matar el tiempo.

“Esa princesa Kijin Shuna es una gran usuaria de la magia, ¿no es así? Fortalecer esa barrera como si fuera la cosa más fácil del mundo”.

Esa barrera les impedía abandonar la ciudad en este momento. Ellos y todos los demás monstruos en el lugar, a menos que Rimuru estuviera con ellos. Grucius no era una excepción a eso—la poderosa barrera lo mantuvo encerrado eficientemente. Era necesario si querían resucitar a Shion y a todas las otras víctimas de ese asalto anterior.

Benimaru y los demás pudieron regresar a la ciudad gracias al intrincado funcionamiento de Shuna, que había analizado la gran magia de Myulan y había tomado medidas adicionales para mejorarla. Ahora se había configurado para mantener todas las magículas dentro, pero también permitir que cualquiera ingrese a la barrera sin problemas. Una calle de sentido único, en otras palabras.

Teóricamente, era ciertamente posible, pero en realidad, desarrollar la magia era una hazaña bastante creativa. Pero Grucius estaba aún más preocupado por lo sorprendida que se veía Myulan cuando se enteró. La encontraba linda, esa expresión de ella, aunque nunca le diría eso a nadie más. Pensó que hablar de romance con Ranga no lograría mucho. Grucius no era tan estúpido.

Ranga asintió alegremente.

“Sí. Pienso lo mismo. Shuna-sama solo es superada por Rimuru-sama en inteligencia”.

En general, los monstruos de la ciudad disfrutaban alabándose unos a otros. Grucius tuvo la impresión de que Ranga era demasiado halagador con su maestro, pero pensó que sería inútil mencionarlo.

Además, le gustaba ese tipo de ambiente. Le recordaba a su Reino natal, donde la gente generalmente se llevaba bien en medio de todas sus charlas.

Carrion-sama es muy astuto, después de todo. Y tal como dijo Phobio-sama, cada monstruo en esta ciudad parece muy agradable.

Publicidad G-M1




“Por cierto, Grucius-sama, me preguntaba algo. Había oído que los reyes demonios Carrion y Milim pronto estarían librando una guerra…”

Ranga le dirigió a Grucius una mirada expectante, como para preguntar si todo estaba bien con él. “Ah sí…”

También era un tema en la mente de Grucius, pero la barrera y su bloqueo mágico le impedían contactar a Eurazania en este momento. Sin embargo, no estaba tan preocupado. Todavía faltaban tres días para el comienzo del combate y, como dijo antes, creía que Carrion ganaría.

Parecía que Rimuru estaba en camino de convertirse en un rey demonio, por lo que Grucius también pensó que tenía tiempo suficiente para ver cómo se desarrollaba todo eso antes de regresar para ayudar a su propio maestro. Además, los Tres Grandes Licántropos estaban allí, cada uno mucho más fuerte que él.

Y mientras lo estuvieran, sin importar cuánta fuerza pudiera presumir Milim, Grucius dudaba que ella realmente quisiera iniciar una guerra.

No tenía sentido preocuparse por esas cosas ahora, pensó. Sabía que todos eran valientes allí, mucho más de lo que la gente creía. No, su mente estaba en otra parte.

“… Espero que todos resuciten”.

Su mayor preocupación era el destino de los sacrificados en esta batalla. Si su resurrección fracasaba, no había duda de que Rimuru se convertiría repentinamente en una amenaza aterradora. Podía sentir eso instintivamente.

“Todo saldrá bien. Los monstruos no somos tan débiles. Además… todos nosotros estamos conectados en espíritu. Mientras permanezcamos bajo la protección de Rimuru-sama, no seremos derrotados tan fácilmente”.

“Sí. Creo que probablemente saldrá bien, pero…”

“Je, je, je. No hay necesidad de preocuparse. Cuando mi maestro termine la evolución, estoy seguro de que traerá de vuelta a todos”.

Era una declaración firme, basada en la confianza de Ranga en Rimuru. Quizás sintiendo la preocupación de Grucius, quería dejar en claro que el concepto de Rimuru fuera de control no podía estar más lejos de su mente.

“Sí, sin duda”, respondió Grucius con una sonrisa. Independientemente de la amenaza potencial involucrada, tampoco quería que Rimuru cambiara demasiado. No le servía directamente, pero es cierto que se sentía atraído por su personalidad—y también le debía mucho por salvar la vida de Myulan.

Por supuesto, la chica que amo está con otro chico en este momento… Je. Si fuera un bastardo, lo habría matado hace mucho tiempo, pero si es Yohm, no puedo hacer mucho al respecto. Solo tendré que relajarme hasta que inevitablemente deje a ese idiota… o tal vez me interponga un poco entre ellos, al menos…

El apego persistente estaba claro en los pensamientos de Grucius. Pero no vio el punto de seguir el tema.

“Hombre, sin embargo, no esperaba ver la evolución de un rey demonio con mis propios ojos…”

“Nada de lo que sorprenderse. Hablamos de Rimuru-sama, ya sabes”.

“Um, no, quiero decir… Un monstruo que se convierte en una semilla de rey demonio es algo que sucede tal vez una vez cada pocos siglos, ¿sabes?”

“¿Semilla de rey demonio…?”

“Sí. Prueba que el mundo los reconoce como un monstruo lo suficientemente poderoso. Los seres más fuertes de la tierra. Solo hay diez, incluido Carrion-sama.

“¿Oh? ¿Entonces Rimuru se convertirá en el undécimo rey demonio?”

Publicidad M-M5

“Bueno, ¿quién sabe? No puedes saber cómo responderán los otros reyes demonio a esto. Todo esto está arruinando el equilibrio actual de poder entre ellos. Podría haber algunos años bastante tumultuosos por delante si sale mal”.

“Si es así, ¡protegeremos a Rimuru-sama con nuestros propios poderes!”

“Sí, bueno, yo también estoy en el mismo bote. Seré una espada para Carrion-sama. Sin embargo, espero no tener que enfrentarme a ustedes”.

“Je, je, je. Estoy de acuerdo”.

Se rieron el uno con el otro, contentos de estar del mismo lado. La charla continuó por un tiempo más.

Publicidad M-AB

………

……

Grucius no esperaba que sucediera absolutamente nada fuera de lo común. Pero después de que pasó una cantidad de tiempo decente, los párpados de Ranga comenzaron a caer fuertemente.

Shuna aparentemente había anticipado esta posibilidad.

5 7 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios