Tensei Shitara Slime Datta Ken (NL)

Volumen 5

Capitulo 2: Preludio de una Calamidad

Parte 4

 

 

Para manejarlo, cada conjunto de hechizos de la ceremonia de invocación incluía una maldición de bloqueo incluida que hacía que el visitante convocado hiciera lo que el invocador le ordenaba.

“Lo juro”, murmuró Shogo, “quiero matar a ese viejo. Simplemente ordenándonos que hagamos lo que él quiere…”

Publicidad Y-AR

“Sí, en serio. Uno de estos días… voy a hundirlo por completo”.

“Oh, no seas así”, respondió Kyoya.

“Al menos si haces lo que él dice, te garantizan la mejor comida y alojamiento que este mundo tiene para ofrecer”.

Habían pasado por esta conversación antes. Nunca era suficiente para dejar a Shogo o Kirara convencidos.

“¿Huh? ¡Y una mierda! Especialmente cuando lo ‘mejor que tienen para ofrecer’ es basura en comparación con nuestro mundo”.

Publicidad M-M3

“Oh, totalmente”, agregó Kirara.

“No hay tiendas lindas, cosméticos, ni televisión, ni internet, ni smartphones. Este mundo está completamente desprovisto de entretenimiento. Estaría totalmente bien si este planeta acabara por explotar”.

Las quejas se habían acumulado hasta el punto en que los tres podrían explotar en cualquier momento. Ser forzados a cumplir órdenes sin libre albedrío, estaba resultando insoportable. Y Kyoya lo sabía—pero, a diferencia de los demás, estaba dispuesto a adoptar un enfoque más flexible para su difícil situación. No había nada que echara de menos de su viejo mundo; estaba mucho más interesado en los poderes obtenidos en este—los de Shogo, Kirara y los suyos.

Los había observado, investigado y pensado en lo que podría hacerse con ellos.

Y como lo había hecho, este incidente actual ocurrió—una misión de asesinato de monstruos, su oportunidad de trabajar al aire libre. Finalmente, después de dos años, Kyoya vería una batalla real.

Quizás a Shogo y Kirara no les guste esto, pero creo que esta es nuestra gran oportunidad. Si se convierte en una guerra, eso mantendrá a los hombres con las maldiciones sobre nosotros demasiado ocupados para mantener el control. Tal vez incluso podríamos matarlos—o tal vez simplemente irán a morir ellos mismos.

Publicidad Y-M1

Tensei Shitara Volumen 5 Capítulo 2 Parte 4

 

No podía discutir tanto con los otros dos. Había demasiadas posibilidades de que los estuvieran espiando mágicamente. Lo cual no era exactamente malo. Pero allí, Kyoya—estaba viendo esto como una oportunidad, esperando pacientemente el momento exacto en que podía atacar y reclamar su libertad.

Pronto, el carro que llevaba a los tres—cada uno con sus propios pensamientos en mente—partió hacia Tempest.

***

 

Publicidad M-M4

 

Myulan había recibido un contacto de emergencia de Clayman. Él le ordenó desplegar un tipo especial de magia superior.

Esta magia implicaba tomar toda el área dentro de un radio de 5 kilómetros y convertirla en una zona anti magia. Hechizos como estos tomaban tiempo, por lo que le ordenó que comenzara a trabajar en ello de inmediato. El propósito, era cerrar la comunicación con el mundo exterior—había más que eso, sin duda, pero el rey demonio no dio más información.

Estaba claro que Clayman planeaba algo grande—algo que no quería que la gente de Tempest supiera. A Myulan le preocupaba profundamente, pero nunca se le permitiría hacer preguntas. Las órdenes eran órdenes.

Además, esta magia era conocida como un hechizo defensivo contra otra magia. Estaba siendo especialmente personalizado para cumplir con la solicitud de Clayman, y como resultado, tendría que ser lanzado alrededor de un círculo con ella en el centro. Estaba al límite. Para mantener la magia superior, Myulan tendría que revelar su identidad como demonio de alto nivel. No había forma de hacerlo sin llamar la atención de los lugareños.

En efecto, Myulan, una usuaria de magia, se enfrentaba a una potencial multitud de Tempest enojada en una zona en la que ella misma había bloqueado toda la magia. Básicamente se le ordenaba morir. La magia que Clayman estipuló, se basaba en la posición, por lo que una vez que se lanzaba, duraría varios días, estuviera Myulan o no. Ella era, en efecto, una pieza desechable del rompecabezas.

Recibir esta orden la aplastó. Pero allí, una vez más, la figura de ese hombre cruzó por su mente. Si ella rechazara esta orden, le traería a ese hombre un destino demasiado trágico. Myulan lo sabía mejor que nadie, y esa era exactamente la razón por la que la única opción disponible para ella, era aceptarlo.

Sabía que esto pasaría. Un final adecuado para mí, supongo, pero desearía que al menos él se pudiera salvar—

Publicidad Y-M2

Recordó la cara de Yohm, el hombre que decía amar a una mujer como ella, y sonrió. Para alguien que había vivido con el corazón congelado durante los últimos siglos, esas palabras fueron tan suaves como una brisa de primavera.

Esas palabras son todo lo que necesito… Reforzando su resolución, comenzó a alejarse sola.

«¿A dónde vas, Myulan?”

“Oh, Grucius. ¿Necesitas algo?”

“¡Je! No exactamente, no”.

Pero claramente, estaba tratando de seguirla.

Publicidad Y-M2

Ella trató de escapar, recordando cómo Clayman había actuado a su alrededor hace un momento. Siempre estaba tan tranquilo y sereno, pero sus órdenes ahora ocultaban una punzada de pánico detrás de ellas.

“Activarás la magia lo antes posible”, había dicho antes de cerrar su enlace. Algo inesperado debe haber sucedido.

“Oye, hablando de eso, ¿viste el nuevo postre que están ofreciendo en el comedor? Se llama ‘hojaldre de crema’ o algo así, y Yohm dijo que era lo mejor que había probado. ¿Quieres probarlo conmigo?”

Grucius no podría haber actuado más despreocupado. Molestaba a Myulan un poco. Su sonrisa ya comenzaba a corroer su firme resolución.

“Aprecio la invitación, pero lo siento. Yohm me trajo uno anoche. Dijo que era un regalo”.

“No. Ese bastardo… Intentando tomar ventaja otra vez”.

“¿Tomar ventaja? ¿De qué estás hablando? Tengo un recado que hacer, así que si pudiéramos hablar más tarde—”

“¿Un recado? ¿Realmente te veré más tarde?”

“Er, por supuesto. ¿Por qué no lo harías?”

Ella hizo todo lo posible para esquivarlo, dejando a Grucius atrás en el camino.

“Bueno, recibí noticias de lo más raras, ¿sabes?” Apuntó sus ojos a Myulan.

“Algo sobre la reina demonio Milim declarando la guerra a mi líder. Me pareció una locura, pero también estás actuando bastante rara, así que me preguntaba”.

Ah. Aquí vamos. Ahora Myulan lo entendió. No tenía idea de por qué los reyes demonios Milim y Carrion estaban en desacuerdo entre sí, pero estaba segura de que Clayman estaba tirando de los hilos una vez más. Los estaba impulsando—y luego sucedió algo que no había esperado.

¿Quizás la declaración de guerra de Milim estaba fuera de su predicción? Tal vez su plan era hacer que Milim lanzara un ataque sorpresa en el Reino de las Bestias, con Myulan lanzando un hechizo que coincidiera con eso. Pero ahora que Milim se estaba saliendo del guion, se imaginó, todo se estaba desmoronando.

Pero, ¿por qué quiere cortar toda comunicación de este país?

Eurazania y Tempest tenían un acuerdo entre ellos, pero contra una Milim enojada, simplemente no tenían suficiente poder de guerra. ¿Cuál sería el punto de cortar su—?

Luego, la verdad la golpeó como un rayo.

… Oh. Le tiene miedo a ese slime Rimuru. Él podría tener el poder de cambiar la mente de Milim-sama después de todo.

Publicidad M-M1

El rey demonio Clayman temía a Rimuru, una presencia que cada más, vez se convertía en un factor X en su vida, uniéndose a la refriega. Entonces le ordenó a Myulan que evitara que Carrion contactara a los líderes de Tempest, quienes seguramente le transmitirían su SOS a Rimuru. Cuanto más tiempo se tardara, más enojado estaría Clayman con ella. Necesitaba lanzarlo de inmediato.

“Además”, continuó Grucius, “conociéndote, estoy seguro de que ya lo sabes, pero los principales líderes de esta nación están muy ocupados en este momento. Haz algo divertido en un momento como este, y será el fin de tu vida, ¿sabes?”

Él estaba en lo correcto. El personal superior de Tempest estaba, por decir lo menos, nervioso. Algún grupo armado misterioso se había estado acercando a su territorio durante los últimos días, requiriendo toda la atención de Souei y sus agentes. Parecía que había nubes de tormenta delante, y todos prácticamente podían sentir la tensión entre los líderes.

“¿Oh? No lo sabía”.

Algo estaba pasando. Algo más allá de las expectativas de Clayman. La ponía nerviosa. No se sabía lo que podría ser. Tenía que lanzar esa magia de inmediato, o Clayman, enloquecido de furia, podría matarla a ella y a todos los demás en esta ciudad. Y Grucius simplemente se negaba a dejarla ir.

“‘No sabía’ no va a funcionar conmigo, señorita. No puedo dejar que hagas nada raro en esta ciudad, y menos en este momento—¿entiendes?”

“¿Qué clase de tontería es esa…? Si estás luchando contra Milim, ¿no estás en mucho más peligro que ninguno de nosotros?”

“¿Oh? Hablas como si la conocieras. No te preocupes por mí. Carrion-sama es invencible. No me importa lo fuerte que sea Milim; Ni siquiera podía pensar en mi señor probando la derrota. ¡Lo que más me importa en este momento eres tú, Myulan!”

Publicidad M-M1

“Mira, tú realmente, ¿qué—?”

“Dejemos de jugar aquí. Eres un demonio, ¿verdad?”

Tal vez ella podría hablar para salir de esto. Pero hasta el final, Myulan nunca consideró la opción de engañar a Grucius.

“Huh. Tu mente siempre es la más aguda cuando se trata de cosas así, ¿no? Bueno, no tiene sentido ocultarlo. Creo que los Kijin también lo notaron”.

“¡¿Entonces por qué?!”

“Porque debo hacerlo. Escucha, Grucius, también me gustas mucho—como amigo. Pero si te vas a meter en mi camino ahora… estoy lista para matarte”.

Con eso, Myulan eliminó su disfraz humano impulsado por la magia, revelando su forma original.

Publicidad M-M1

“¡¿Ah…?!”

Grucius se estremeció bajo el par de grandes globos oculares que se clavaron en él, casi rugiendo con llamas.

“¿Por qué estás tan lista para…? ¿Te estás preparando para morir? ¿Para qué? ¿Qué…? Tienes un maestro que te da órdenes, ¿no?”

“No veo ninguna necesidad de responder a eso”. Para Grucius, eso era tan bueno como un sí.

“Ya sabes, dijeron que Clayman-sama es conocido por usar a sus secuaces como carne de cañón desechable. ¿No es a—?”

“¡Suficiente de ti! ¡Di una palabra más y te mataré, Grucius!”

Publicidad M-AB

Ver a la normalmente inmóvil Myulan descender a tal pánico, le dijo todo lo que necesitaba saber.

“Oh. Lo entiendo. Si estás dispuesta a seguirlo directamente hasta tu propia muerte—”

Fue interrumpido antes de que pudiera terminar.

“—Déjame escuchar más sobre eso”.

Era Yohm, usando habilidades de camuflaje casi perfectas para engañarlos mientras salía de debajo de los árboles. Por lo general, se esforzaba mucho por buscar a Myulan.

4.9 8 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios