Tensei Shitara Slime Datta Ken (NL)

Volumen 5

Capitulo 2: Preludio de una Calamidad

Parte 5

 

 

No había forma de que él no notara su extraño comportamiento.

“Yohm…”

Publicidad M-AR

Le había revelado su secreto a la persona que menos quería—pero, curiosamente, la llenó de una sensación de alivio. Un alivio que se convirtió en sorpresa ante lo que tenía que decir a continuación.

“Myulan, tienes que creer en mí. Juro que te protegeré”.

“¿Estás loco? Ya puedes ver perfectamente—¡¡Soy un demonio de alto nivel! ¡¿Cómo se supone que un humano más débil que yo va a protegerme?!”

Yohm ignoró la súplica frenética, cada vez más apasionada.

“¿Humano? ¿Demonio? ¡Nada de eso importa, hombre! Me enamoré de ti. Amo tu rostro, amo tu aroma, amo tu calor. La forma en que vives, la forma en que te mantienes orgullosa de esa manera. Me encanta todo ¡Y eso es suficiente para mí!”

Publicidad M-M5

“… ¿Qué estás diciendo? Todo eso fue solo una fantasía creada para engañarte”.

Publicidad G-M1




“No te preocupes, Myulan. ¡Estoy preparado para dejarte seguir engañándome… hasta el día de mi muerte!”

“¡¡Nhh…!!”

Qué idiota, pensó desde el fondo de su corazón. Pero fue una declaración tan audaz y suplicante que la dejó completamente aturdida.

“Je. Gané, ¿no? ¿Te has enamorado de mí?” Él le dirigió la sonrisa más grande que había visto en su vida.

Publicidad M-M4

“Juro que creeré en ti hasta que muera. Si lo hago, ¿en qué se diferencia eso de que sea verdad?”

Myulan todavía carecía de palabras. Eres tan tonto. Tan, tan estúpido. Pero si así es como eres, entonces yo…

“Je, je, je. Qué hombre tan lamentable eres. Me acerqué a ti porque quería aprovecharme de ti. Eres tan patético; que me haces reír. Esto es ridículo. ¡Basta de esta farsa!”

Y con esa fría réplica, Myulan comenzó a cantar. No quedaba más tiempo para vacilar. Las lágrimas que sintió en sus mejillas seguramente debieron haber sido su imaginación.

“¡No! ¡Para, tonta! ¡¿Realmente tú…?!”

“¿Qué está pasando, Grucius?”

Con una voz hermosa y melodiosa, el hechizo se desplegó—y las leyes del mundo comenzaron a reescribirse. Yohm y Grucius ya no tenían poder para detenerla. Si pudieran, la única forma real sería matarla. Y si eso sucedía, ella estaba de acuerdo con eso. Pero ella simplemente tenía que completar este hechizo.

Ella continuó cantando, como en oración—con su corazón y alma, ansiosa por proteger al hombre que amaba.

La escena en Tempest fue aún más caótica de lo que Grucius pensó—incluso antes de que todo se hiciera pedazos, justo cuando Myulan se acercaba al final de su trabajo.

Benimaru, ahogado bajo un diluvio de informes apresurados, ya parecía harto de todo. El más preocupante había venido de un centinela ubicado en una subestación hace unos días, a través de Gobta.

“Uh, Benimaru”, había dicho, “supongo que hay un grupo de humanos con armadura, y se dirigen hacia aquí. El centinela preguntó qué querían, y simplemente dijeron: ‘¡No tenemos necesidad de hablar con los subordinados!’ Y siguieron adelante”.

Souei había sido enviado rápidamente a investigar. Era un grupo de caballeros, más de cien, y Benimaru decidió que ya no podían ser ignorados. Souei siguió reuniendo información, junto con Souka y sus otros hombres. Pronto, habían identificado el origen del grupo: el Reino de Falmuth.

Publicidad M-M2

Mientras los objetivos del pelotón de Falmuth no estaban claros, encargarse de ellos sería difícil. Por lo tanto, Benimaru hizo que el equipo de Souei los vigilara de cerca mientras discutía el problema cada vez más preocupante con Rigurd.

“¿Quizás deberíamos informar a Rimuru-sama?”

“Ah”, respondió Rigurd, “después de que nos dejó para vigilar esta ciudad, ¿es realmente bueno seguir molestándolo?”

“Quizás. Hace frecuentes viajes de regreso por la noche, para que podamos informarle”.

Eso era suficiente. Rimuru, después de todo, podría usar su Portal para regresar aquí cuando quisiera. Entonces Benimaru dejó su sesión informativa para más tarde y trabajó en la mezcla de otros temas que aguardaban su atención. Todo era un trabajo muy desconocido, y ser perseguido constantemente por él, hacía que los días pasaran como un rayo.

En medio de todo esto, el equipo de Souei envió un informe desde el propio Falmuth. El reino aparentemente estaba participando en rápidos preparativos para la guerra. Hizo que Benimaru arrugara las cejas.

“Esto podría ser una mala noticia para nosotros, Rigurd”.

“Me temo que sí. No es algo que podamos permitirnos tomar tan casualmente. Creo que será mejor que Rimuru-sama vuelva aquí de inmediato”.

Los dos se miraron el uno al otro. Ambos concluyeron que manejar a esta brigada de caballeros de la manera incorrecta podría conducir a la guerra. Entonces Benimaru intentó contactar a Rimuru—pero antes de que pudiera, recibió una comunicación mágica de emergencia de Alvis, el Cuerno de Serpiente Dorada y uno de los Tres Grandes Licántropos de Eurazania.

“El Reino de las Bestias entrará en hostilidades con la reina demonio Milim dentro de una semana. Como resultado, quiero que acepten a los ciudadanos que estamos evacuando”.

Publicidad Y-M3

Los retrasos que Myulan experimentó al desplegar su zona anti magia permitieron que este mensaje se abriera paso. Aunque el propio Clayman debería asumir parte de la culpa—la velocidad de vuelo de Milim era tan rápida que llegó a Eurazania mucho antes de lo previsto. No es que le importara a Benimaru. No, el impacto de esta noticia era tan vital que parecía cambiar el aire a su alrededor.

“¡Debes estar bromeando!”

De inmediato, los principales líderes de Tempest se reunieron—Rigurd y Rigur, Lilina y los otros principales hobgoblins, Kaijin como asesor especial, Shuna como secretaria, Shion como representante de Rimuru, más Hakurou y Geld. Casi una docena de personas se apiñaron en la sala de reuniones.

Gabiru no asistió, ya que aún no había sido designado para este nivel de liderazgo. En cambio, simplemente se le informó que había una emergencia en curso y que debía esperar hasta nuevas órdenes. Kaijin también informó a Vester de la noticia, diciéndole que mantenga contacto regular con el rey Gazel de Dwargon según sea necesario.

Y en medio de todo esto, el grupo de humanos que había molestado a Benimaru llegó antes, disfrazados de comerciantes.

¡Hombre! ¡Esta ciudad es más avanzada que la capital de Falmuth!

Publicidad M-M4

Shogo no pudo ocultar su sorpresa.

Él y sus otros amigos visitantes estaban entrando en la ciudad, con un solo caballero sirviendo como su cochero, mientras el resto del equipo de cien personas mantenía su distancia. La escena inesperada de la ciudad los dejó sin palabras. Era increíble. Nada sobre el término ‘ciudad de monstruos’ los había preparado para esto.

El sistema de alcantarillado mantenía a raya todos los malos olores—y, en realidad, los monstruos que caminaban parecían más humanos que cualquier otra especie. Estaban limpios, bañados y con ropa más adecuada que muchos de los mercaderes y gente del pueblo alrededor de Falmuth.

Una mirada fue todo lo que se necesitó para confirmar que la vida aquí era mucho más generosa que la vida allá. Estaba lleno de aventureros, comerciantes que corrían rápidamente de un lado a otro mientras realizaban sus negocios.

¡Maldita sea! ¡Me han estafado todo este tiempo! ¿Por qué demonios los monstruos viven mejor que nosotros?

Las ondas iniciales de conmoción se estaban desvaneciendo. Ahora, dentro de Shogo, un pozo de ira más oscuro comenzaba a surgir. Lo mismo era cierto con Kirara.

“Um, ¿por qué está pasando esto? Como, ¿por qué estos tipos viven más elegantes que nosotros? Algo tiene que estar mal aquí”.

“Ahh, no te enfades demasiado”, dijo Kyoya—pero ni siquiera él pudo evitar sentir que era injusto. Sus ojos estaban entrecerrados, pensativos por el resentimiento.

“Y todo este lugar está dirigido por un slime, ¿no es así? Si pateamos su trasero, podemos tomar el control de este lugar, ¿no?”

“Esa es, como, la mejor idea que escuché, Shogo. ¡Vamos a hacerlo!”

“También estoy bien con eso, pero no podemos desviarnos demasiado de nuestras órdenes”.

“¡Oh, estará bien! Solo digo que—nos dijeron que hiciéramos un escándalo antes de que el resto de los caballeros aparecieran, ¿verdad? ¡Todo saldrá genial!”

“Totalmente. Es como, quieren representarlo como si fuéramos un grupo de ciudadanos legales y los monstruos nos atacaron de la nada, ¿sí? Simplemente puedo usar Confundir para crearnos un pretexto, y todos los aventureros que no sean monstruos harán lo que yo quiera”.

A Kirara le gustaban sus posibilidades, y tenía razones para hacerlo. Era la razón principal por la que los tres estaban aquí. Y ninguno de sus amigos vio mucho de qué preocuparse.

“Sí”, coincidió Kyoya, “eso es más o menos lo que Razen-sama nos dijo que hiciéramos”.

“No. ¡Deja de llamar a ese imbécil con ‘-sama’ a mi alrededor!”

“Totalmente. Espero que ese tipo sufra un ataque al corazón o algo así. Entonces seríamos, como, libres y esas cosas”.

“¡Jajaja! Lo siento, es solo un hábito”, dijo Kyoya.

“Realmente no podemos decirle eso a la cara, ¿sabes?”

Su enfoque más ligero tenía una clara motivación detrás. Kyoya, a diferencia de los demás, todavía ocultaba su verdadero personaje en este mundo hasta cierto punto. Por ahora, sentía, que era mejor interpretar al subordinado leal en los círculos de Falmuth.

Mientras hablaban, Shogo repasó mentalmente sus órdenes una vez más, cada vez más impaciente por patear traseros.

“No me importa qué tipo de excusa tengas que dar”, les había dicho Razen.

“¡Solo comiencen algún tipo de problema—entonces tú, Kirara, usa tu poder para poner a los aventureros de tu lado! Comenzaremos a tomar medidas una vez que lo hagas”.

Falmuth estaba actualmente comprometido con un total de tres visitantes. Solo eso era suficiente poder de guerra para diezmar un país más pequeño. Era raro desplegar a los tres a la vez, pero el gobierno quería cubrir la posibilidad de que otro visitante ayudara a los monstruos.

Una vez que Shogo y sus amigos comenzaran sus negocios, el cochero que conducía su carro enviaría una señal para comenzar el resto de la operación. Los otros países no fueron informados de los detalles exactos, pero nada de lo que hicieran sería un obstáculo para ellos, y presumiblemente haría las cosas aún más favorables para la victoria. Shogo despreciaba a Razen, pero incluso él tenía que alabar su talento. Si no fuera un usuario de magia talentoso, los tres habrían estado libres hace mucho tiempo.

Ahora se pasó una mano por el pelo bien engrasado y lo levantó.

“Todo bien. ¿Qué tal si hacemos que las cosas se muevan?”

Kirara fue la primera en actuar.

“¡¡Aaahhhhh!! Tú—me tocaste el trasero justo ahora, ¿verdad? ¿Intentas hacerme algo?”

Publicidad Y-M3

Se había golpeado deliberadamente contra lo que parecía ser el objetivo perfecto—una especie de centinela de aspecto tonto que estaba mirando al espacio. Este era Gobzo, un guardia bajo el mando de Gobta y un hobgoblin conocido incluso entre su propia especie por ser un poco especial.

“¿Unhhh? ¡Yo—yo no hice nada!”

Levantó los brazos y giró la cabeza en busca de algún tipo de apoyo.

“¡Oye! ¡No te hagas el tonto conmigo! Solo dime por qué me tocaste. ¿Está bien?”

Kirara se acercó a él mientras hablaba—luego, de repente, tiró de su cuerpo hacia atrás y cayó al suelo.

“¡Owww! ¡Ayuda! ¡Que alguien llame a los guardias!”

“¿Q-Qué—? ¡No! ¡Ni siquiera hice nada! Yo, eh… soy un guardia…”

Gobzo ya estaba comenzando a llorar un poco. Él era la víctima aquí, pero, francamente, no tenía muchos aliados cerca. La pura tontería de su acto hizo poco para alejar la sospecha de él—y Kirara ya estaban desplegando Confundir, dejando que se hundiera en las mentes de los transeúntes humanos.

“Whoa, ¿el hobgoblin atacó a esa chica?”

“Ese es un centinela de la ciudad, ¿no? ¿Qué tipo de centinela sería tan despreciable? No puedo creerlo”.

Publicidad M-M3

“Pero él la tiró al suelo, hombre”.

“¿De verdad? Pensé que se suponía que los monstruos aquí eran buenos”.

“Lo son. Generalmente. Entonces, ¿cuál es el problema con este tipo?”

Los lugareños todavía estaban un poco incrédulos, pero pocos o ninguno de los aventureros y comerciantes cercanos estaban dispuestos a defender a Gobzo.

Nadie tenía un conocimiento completo de los eventos, y no pasaría mucho tiempo antes de que la habilidad de Kirara tuviera sus mentes completamente bajo su control.

Shogo y Kyoya se sonrieron el uno al otro, luego dieron un paso adelante desenfundando una daga.

Publicidad G-AB




“Whoa, amigo, ¿entonces esta ciudad solo ataca a sus visitantes sin previo aviso?”

“Ese es su plan, ¿eh? ¿Invitar a comerciantes y personas y luego atacar cuando menos lo esperan?”

Gritaron tan fuerte como pudieron mientras se acercaban para proteger a la asustada Kirara. Sus cargos falsos fueron presentados.

El espectáculo real comenzaría solo cuando apareciera el supervisor de este centinela. Si él se disculpaba, podrían simplemente culparlos, con la multitud de su lado.

Si se enojaba y comienza a perder el control, sería un regalo del cielo. Incluso si no lo hiciera, se convertiría en un gran alboroto, el resto de los caballeros irrumpirían y luego servirían como juez y jurado.

4.9 7 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
3 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios