Tensei Shitara Slime Datta Ken (NL)

Volumen 4

Capitulo 4: El Reino de Blumund

Parte 1

 

 

Blumund. Un reino pequeño, con una población de menos de un millón. Consistía principalmente en pequeños pueblos, reunidos en regiones gobernadas por nobles. El único gran asentamiento del que hablar era la capital. Realmente era un país súper pequeño.

Guiados por mi trío de amigos, nos dirigimos a un pueblo rural. La vista tranquila, rodeando de campos cercados, nos saludaba desde más allá del bosque.

Publicidad Y-AR

Nuestra primera misión era llegar a la oficina del gremio libre en la capital de Blumund. Allí, planeaba reunirme con Fuze y hacer que escribiera una carta de presentación para encontrarme con gran maestro Yuuki Kagurazaka. De ninguna manera me dejarían simplemente llegar y conocerlo; Pensé que necesitaría algún tipo de referencia. Fuze ya había enviado la noticia de que estaría de acuerdo con esto, por lo que presumiblemente, lo escribiría una vez que yo llegara.

Había una ruta regular de pasajeros desde este pueblo a la ciudad, con dos viajes al día. Nos llevó menos de tres horas llegar a nuestro destino. Era un reino pequeño y afortunadamente, uno con una infraestructura vial bastante decente. El transporte no parecía ser un problema.

Al llegar al pueblo justo antes del mediodía, almorzamos en la posada y taberna local. Cuando nos relajamos allí, de repente escuché a alguien alardear en voz alta.

“Entonces, ¿sabes lo que hice? ¡Tomé mi Gran Hacha y—Fwam! ¡Aplasté a ese tonto contra el suelo! ¡Y esto es lo que tengo que mostrar!”

“¡Guau! ¡Eso es increíble, Bydd!”

Publicidad Y-M2

“Este es un monstruo bastante fuerte, ¿no es así, Bydd? ¿Lo derrotaste solo?”

“Sí, se podría decir eso. ¡Después de todo, los ataques de un oso cornudo no son una amenaza para mí!”

Parecía que había azotado a un poderoso monstruo bastante bien. Curioso, eché un vistazo en su dirección—solo para encontrar el enorme cadáver de… algo tendido sobre una mesa, cubriéndola casi por completo.

Pensé que iba a escupir un bocado de mi comida allí mismo. Esperaba el oso cornudo de la historia—esto no era todo. Una falsificación total; un oso normal con el cuerno de una liebre cornuda alojado en su cráneo.

Podría ser difícil distinguir entre los animales normales y los monstruos. Agrega criaturas de naturaleza mística o mágica, y se vuelven aún más difíciles de clasificar.

Ranga, por ejemplo, probablemente se clasificaría como demoníaco, ya que dependía principalmente de los magículas para su sustento—si fuera carnívoro o herbívoro, eso estaría más en el ámbito de la magia. Pero entonces, por supuesto, también se sabía que cazaba de vez en cuando. Todo el ejercicio se vuelve un poco sin sentido después de cierto punto.

Había, sin embargo, una diferencia notable entre animales y monstruos: la fuerza. Técnicamente hablando, las bestias mágicas se vuelven mágicas en el momento en que un animal se infunde con magículas; era un hecho que esto conducía a ciertos aumentos físicos. Como resultado, en realidad es bastante fácil clasificar un cadáver como mágico o no—con solo examinar su musculatura y su composición. Mis habilidades de análisis impulsadas por la magia, lo hacía aún más simple, aunque tal vez no tanto para el hombre promedio. No, a menos que el cadáver tosa un cristal mágico para ellos.

“Hey, él está tratando de pasar un falso oso cornudo a esos tipos. ¿Eso está bien?”

“¿Hmm?” Kabal echó un vistazo.

“Ooh, tienes razón. Bien visto, jefe”.

Elen tuvo que reprimir una carcajada.

“¡Pfft, le pusieron el cuerno de una liebre cornuda! Cualquiera que haya tenido más de media hora de práctica con magia podría deducirlo de inmediato”.

“Wow, ¿es tan obvio para ustedes? Entonces, ¿qué sentido tiene hacer eso? Si ellos podían notarlo, estoy seguro de que el gremio también lo haría”.

“No, jefe, creo que tiene motivos diferentes. Lo tildarían de charlatán en el momento en que arrastrara esa cosa a la capital, ¿pero en un pueblo como este? ¡Será el héroe del día! Entonces, en unos segundos, estoy seguro de que él dirá cosas como “voy a vigilar esta aldea por ti, así que, ¿qué tal un poco de alojamiento y comida?”

Ajá. La teoría de Gido tenía sentido. Entonces, esto era solo un estafador. Nunca sabes con qué tipo de personas te encontrarás.

Estaba preparado para dejar al tipo solo, calificándolo como un momento de aprendizaje para mí, cuando:

“Whoa, whoa, espera un minuto. ¿Creen que no puedo oírlos bastardos murmurando sobre cómo creen que esto es falso? ¿Quieren meterse conmigo? ¡Es mejor que estén preparados para pagar!”

Bydd, el fanfarrón estafador, se levantó y caminó hacia nosotros. ¿Por qué siempre son los tipos como estos los que tienen mejor audición? Es como si solo quisieran causar problemas. Además, hubo otro efecto secundario en esto—llamó la atención de toda la taberna a nuestra mesa.

“Oye, ¿no es ese Kabal…?”

“¡Elen está allí también!”

“¡Entonces ese tiene que ser Gido!”

En unos momentos, estábamos rodeados de simpatizantes. Fue suficiente para hacer que Bydd vacilara, su rostro se volvía visiblemente más pálido por el momento.

“¿Qué…? ¡Ah, ustedes tres son tan malos! Si han vuelto a casa, ¡al menos deberías saludar!”

Se acercó sigilosamente a Kabal, tan cerca que pensé que pronto se frotaría contra él, y lanzó una ráfaga de palabras corteses. Fue giro de 180 grados.

“Lo siento, ¿tú eres…?”

“Aw, vamos, ¡soy Bydd! ¿El tipo que golpeaste en la capital hace un tiempo? ¡Aprendí mucho de esa ocasión, Kabal!”

Según los informes, su último encuentro involucró a Bydd tratando de robar algunas de sus posesiones. Ahora había cambiado su profesión de ladrón a estafador. Él nunca renuncia, supongo—o nunca aprende.

Aun así… Whoa, Kabal y sus amigos son bastante famosos por aquí, ¿eh? Este estafador no es exactamente como Kabal, pero definitivamente conoce y respeta a este trío. El resto de la taberna los miró fijamente, deslumbrados.

Estaba seguro de que Kabal no apreciaba ser respetado por elementos del bajo mundo como este tipo, pero este tipo de notoriedad era una sorpresa para mí. Parecía que su reciente ascenso a través de las filas de aventureros les había ganado fama. Lo que significaba… Ooh, eso no es gracias a que les permití traer de regreso partes de monstruos que no necesitábamos en la ciudad, ¿verdad?

Les di miradas críticas a los tres, y apresuradamente giraron sus ojos hacia otra parte. Ah bueno—mejor no señalarlo ahora mismo. Todos tienen pequeños secretos que preferirían que las personas no supieran.

Publicidad M-M5

Así que no me meteré en eso. Por ahora.

“Ustedes… ¿Saben por qué los estoy mirando?”

“““¡S-Sí señor!”””

Los tres respondieron al unísono, por supuesto. Muy bien. Ahora, si alguna vez necesito ayuda, tengo la garantía de tenerla a mi entera disposición. A continuación, abordemos Bydd.

“Y tú también—si quieres que la gente piense que eres genial o lo que sea, entonces ¿por qué no los ayudas cuando te necesitan? Creo que encontrarás personas que te tratarán de manera muy diferente una vez que lo hagas—”

“… Sí, lo intentaré”.

Publicidad G-M1




Lo dejé ir solo con esa advertencia. Técnicamente era el invitado de Kabal aquí, así que no quería hacer que las cosas fueran incómodas para su grupo más tarde. Bydd parecía sinceramente arrepentido, así que no había necesidad de ir más allá.

Aparte de ese encuentro, el viaje iba bastante bien.

Pronto, estábamos caminando por la calle en la capital de Blumund. Para mí, los edificios parecían anticuados, pero sólidamente construidos. Un recuerdo de los viejos tiempos—no podría decir lo buenos que eran en realidad, pero definitivamente tenían esa sensación romántica de estilo medieval-europeo. Es un buen contraste con nuestra propia ciudad, que contaba con una gran cantidad de casas de estilo japonés.

Publicidad Y-M1

Todos los que pasamos parecían brillantes y alegres. La atmósfera ciertamente no era sombría ni depresiva. Según Kabal, el gobierno había enviado una alerta anteriormente para prepararse para una gran afluencia de monstruos, pero ahora se había levantado, lo que significaba que nadie tenía que preocuparse de que sus casas fueran destruidas.

De todos modos, era una ciudad grande en una nación rural, e incluso aquí en las calles, no pude evitar notar cuántos transeúntes estaban armados. Muchos también eran más bien, digamos, sospechosos en apariencia. Incluso con mi máscara puesta, todavía me sentía como parte de la multitud, lo que me alegraba. Todo es muy, bueno, de fantasía.

Publicidad M-M4

Sin embargo, una cosa sobresalía. Cuando analicé y evalué mi entorno, noté que muchas de las armas y armaduras que vi estaban en muy malas condiciones. De esa manera, parecía adecuado para la gente que nos rodea, ninguno de los cuales parecía capaz de dar una pelea decente. Los aventureros que vi en el Reino Enano parecían mucho mejor equipados que esto.

“Bueno, eso no hace falta decirlo, jefe”, explicó Kabal.

“No tenemos demasiados herreros talentosos en esta ciudad”.

“Sí, puede ser una molestia para nosotros armar un conjunto completo de equipo de batalla en este lugar. A veces hay cosas que incluso el dinero no puede comprar”.

“Ooh sí, me gustaría obtener un nuevo bastón mágico, pero no puedo encontrar el correcto…”

No es de extrañar que los tres estuvieran tan sorprendidos de encontrar artesanos enanos trabajando con nosotros. Puede que me haya parecido natural, pero debe haber sido sorprendente para estos tipos.

Aun así, experimentar mi primer comida en una ciudad nueva en un tiempo era sumamente emocionante. Compré un pincho de carne a la parrilla de un puesto junto a la carretera, mordiéndolo mientras caminábamos. Incluso la presencia de puestos como ese me llenaba de nostalgia por mi viejo trabajo. No podía decir qué tipo de carne era, pero me gustaba. Podría evaluarlo, supongo, pero no lo haré.

En cambio, giré mi ojo mágico a la salsa, analizando la receta mientras la probaba con mi lengua. Ahora Shuna tenía algo más que agregar a su libro de cocina.

En medio de nuestra caminata, llegamos a la oficina del gremio libre en Blumund, un edificio de piedra de aspecto solemne. Tenía cinco pisos de altura, una rareza dado que la estructura más alta que había visto hasta ahora era de dos pisos.

Al estar construido en un gran agujero debajo de una montaña, el Reino de los Enanos tenía ciertos límites de altura que podrías construir. Eso se aplicaba tanto al palacio real como a una cabaña de alquiler. La idea de construir verticalmente no existía realmente allí.

Tenían una cantidad asombrosa de luz solar, impulsada por ventanas imbuidas con magia repartidas por todo el reino. Pero había pensado que el concepto de edificios de varios pisos todavía no existía realmente aquí.

El edificio parecía estar controlando la temperatura de alguna manera, ya que era bastante agradable por dentro. La temperatura no me afectaba a mí mismo, pero con Sentir Fuente de Calor, podía decir que las temperaturas eran marcadamente más bajas que en el exterior. Debe tener algún tipo de característica mágica de control de clima en este edificio.

Tal vez este mundo es más de alta tecnología de lo que le he dado crédito. Tal vez la presencia de la magia lo haya hecho avanzar y progresar en una dirección diferente a mi mundo anterior.

Si no fuera por cosas como monstruos o reyes demonio, tal vez tendríamos una civilización aún más avanzada impulsada por la magia por aquí. Sin embargo, para decirlo de otra manera, supongo que toda la energía de desarrollo que podrían usar para eso se estaba consumiendo al manejar la amenaza de los monstruos. Eso es lo que costaba mantenerse vivo en este mundo. Qué lugar más duro.

En este momento, a los reyes demonio se les concedían extensiones de tierra bastante abundantes para evitar irritarlos, pero ¿quién sabe? Tal vez los humanos de por aquí decidirían invadir los reinos más cargados de monstruos en algún momento. Y tal vez los monstruos tenían la ventaja de la fuerza por ahora, pero no se sabía qué les depararía el futuro. Los deseos humanos pueden ser ilimitados, y tendríamos que abordar eso en casa si quería que mi propia nación conservara sus privilegios.

Ahora, me alegraba de haber venido aquí. No planeaba enemistarme con mis vecinos, pero si las relaciones alguna vez se agriaban entre nosotros, era importante que supiera cómo vive el otro lado. Ver pueblos humanos y saber cómo vivían sus habitantes tendría un gran impacto en nuestra dirección futura. Quería ver y aprender tanto como pudiera.

Pero no tiene sentido solo pararse aquí. Dejé que el trío me guiara más adentro de una habitación que se parecía un poco al vestíbulo delantero de un ayuntamiento. Vi un gran mostrador, como la entrega de equipaje en el aeropuerto, con “VENTAS” escrito encima. No pude leerlo yo mismo; Fue el Gran Sabio quien me hizo entenderlo. Algo que agradecer.

Publicidad Y-M1

Este mostrador se dividía en tres secciones. Estaba el departamento de ventas, como dije antes; el departamento de asuntos generales, accesible a todos los miembros del gremio; y luego una ventana “especializada” accesible solo para los aventureros del gremio.

Ventas, como su nombre lo indicaba, era donde recogían y procesaban todo lo que ganaban de las misiones o de otro modo estaba destinado a la entrega del gremio.

Publicidad M-M2

El mostrador de asuntos generales era principalmente para principiantes o miembros del gremio que vivían en la ciudad; era donde ibas para unirte o abandonar el gremio.

La sección “especializada” era solo para aventureros acreditados por el gremio, que a su vez se dividían por especialidad—recuperación, exploración o matanza de monstruos. Esto era principalmente para los miembros que participan en actividades fuera de la ciudad, a quienes generalmente se les llamaba “aventureros”. Esto significaba que, si querías ser un aventurero, al menos tenías que poder defenderte.

¿Cómo funcionaba todo esto en la práctica? Bueno, por ejemplo, había un departamento del gremio especializado en magia. Esto estaba abierto a cualquiera que pudiera manejar hechizos mágicos, pero eso solo les otorgaba acceso a servicios de asuntos generales. Se necesitaba más que magia para llegar al nivel especializado; también necesitabas pertenecer a un departamento de recuperación, exploración o asesinato de monstruos y tener experiencia de campo real haciendo uno de esos tres.

Eso te convertía en un aventurero.

Kabal, Elen y Gido eran miembros de departamentos diferentes—asesinato de monstruos, recuperación y exploración, respectivamente. Eso hacía más fácil dividir los deberes entre ellos. Tal vez tenían mucho más talento de lo que pensaba. Según me lo han descrito, solo unos pocos seleccionados pueden ganar ese título de aventurero y conservarlo.

¿Cuáles eran los méritos de ese título? Por encima de cualquier otra cosa, la libertad—es parte del origen del título del Gremio Libre. Todos los miembros del Gremio Libre tenían que declarar a qué país pertenecían, pero los aventureros eran libres de cambiar cuando quisieran.

Cambiar su residencia a una ciudad diferente, o un país diferente para el caso, se permitía con relativa facilidad si así lo deseaban. Había restricciones, por supuesto, como en tiempos de guerra, pero mientras te mudaras a una tercera nación, todo estaba bien.

Viajar entre naciones siempre conduce a problemas con la identificación y similares. Sin embargo, para un aventurero, todo eso estaba cubierto siempre que la nación en cuestión tuviera acuerdos con el gremio, lo que lo hacía muy fácil. Los aventureros podrían actuar libremente sin estar atados a las fronteras, una señal del respeto que se les brinda como protectores contra la amenaza de los monstruos.

Por supuesto, digo todo esto, pero no era como si los aventureros cambiaran su país de origen muy a menudo. Si lo hicieran, era más frecuente para que pudieran elegir el país donde estaban obligados a pagar menos impuestos. La libertad viene con responsabilidad, así que supongo que, si todos tuvieran la oportunidad, preferirían establecer una base en un lugar donde les sea más cómodo.

Este fue el resumen que me dieron.

Tenía que dirigirme al reino de Ingrasia después de esto, así que definitivamente esperaba poder obtener alguna acreditación del gremio en lugar de tener que lidiar con un montón de tonterías de inmigración. Con eso en mente, el trío me llevó al mostrador de asuntos generales.

“El registro está justo allí, jefe”.

“¡Oh, estoy seguro de que te alzarás entre las filas de aventureros en muy poco tiempo, Rimuru!”

“Ni siquiera creo que te hagan tomar el examen”.

Era justo antes de la tarde cuando llegamos a la fila. Al parecer, el vestíbulo delantero pronto estaría lleno de gente. Era bastante frío por las tardes, pero por la noche, estaba lleno de gente que regresaba del campo. Si queríamos hacer esto pronto, teníamos que darnos prisa.

“Me gustaría registrarme como aventurero, por favor”.

“… ¿Cuantos años tienes?” la mujer del otro lado preguntó gentilmente.

“Ser miembro general es una cosa, pero ¿no eres un poco joven para ser un aventurero?”

“Oye, oye, no hay necesidad de eso”, dijo Kabal mientras entraba.

“Este tipo aquí, Rimuru… Déjame decirte que es mucho más de lo que parece. ¿Mi palabra es suficientemente para ti?”

Publicidad M-AB

Estaba esperando esto, dada mi apariencia. El equipo de Kabal y yo habíamos discutido esto por adelantado, y habían acordado ayudarme con lo que fuera necesario para agregarlo.

“¿Se desempeña lo suficiente para impresionarlo, Kabal-san? Bueno, la prueba puede ser bastante peligrosa, sabe…”

“No es un problema. No me importa”.

Con los tres rogándole al mismo tiempo, la empleada del mostrador finalmente (sí, a regañadientes) aceptó revisar el papeleo de registro. Completé la hoja que me entregaron—nombre, edad, habilidades especiales, lugar de nacimiento, etc. Todo lo que pude completar estaba bien, dijo, así que simplemente escribí mi nombre y ESGRIMA en la sección de habilidades.

Eso era todo lo que se necesitaba para ser miembro de propósito general. Ahora necesitaba decidir a qué departamento unirme. En términos de mis logros, estaba calificado para los tres, lo que dificultaba el proceso de selección. Decidí comenzar con la matanza de monstruos.

5 5 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios