Hige wo Soru. Soshite Joshi Kōsei wo Hirou (NL)

Volumen 1

Capítulo 6: Vello Facial

 

 

—Yoshida-san, tu vello facial está creciendo un poco —Sayu señaló mi mandíbula mientras estaba sentada para el desayuno.

—¿Qué hay con eso?




—¿Está bien que no te afeites?

—Está bien, está bien. Es un dolor afeitarme de todos modos —respondí mientras metía mis palillos en la yema del lado fresco y soleado huevo hecho por Sayu.

—Ah, ya veo.

Sayu sorbió su sopa de miso.

—Pregunta rápida, Yoshida-san. Hay días en los que te afeitas y días en los que no, ¿existe alguna razón especial detrás de esto?

—No. Simplemente me afeito cuando se hace largo.

—¿Entonces tu vello facial no cuenta como “largo” todavía? —Sayu se rio entre dientes mientras tomaba un asado con sus palillos.

Estaba algo molesto por su comentario, por lo que me pasé un dedo por la barbilla. Hubo un ruido fuerte de rascado mientras lo hacía. Basándome en la extraña sensación que sentí en la punta de mi dedo después, era difícil decir si los pelos sueltos de mi barbilla eran duros o afilados.

—Tal vez realmente debería afeitarme.

—¿Qué pasa con ese cambio de opinión?

Me puse un huevo en la boca cuando la yema se derramó sobre el blanco.

—Hm. Se podría decir que me siento un poco viejo. Sayu ladeó la cabeza, perpleja.

—¿Por qué?

—A causa del vello facial.

—¿Porque está creciendo?

—No, no es eso.

Pensé en mi respuesta otra vez mientras masticaba cuidadosamente el arroz antes de tragarlo. Cuando cumplí veinte años, me preocupaba mucho cuando mi vello facial crecía solo un poco. Cuando me afeité, también revisaba para asegurarme de que no había un lugar que me perdí.

Pero con el tiempo, el arreglo se había convertido en lo que es ahora. Siempre y cuando no se vea sucio, estaría bien si lo dejara crecer. Pensé que el vello facial era algo así como un símbolo de ser viejo, pero tengo la sensación de que siempre me equivoqué. Tomé un sorbo de la sopa de miso antes de continuar. Como siempre, su sopa de miso estaba deliciosa.

—Pensar que “es demasiado molesto afeitarse” es el verdadero símbolo de envejecer.

—Jaja, pero hay personas mucho más jóvenes que tú que piensan que es un problema afeitarse, ¿no?

—Probablemente tengas razón.

Sayu  ya  había  terminado  su  comida  mientras  hablaba.  Por  extraño  que  parezca,  me  he acostumbrado a verla juntar las manos y decir: “Gracias por la comida”.

—Si no te das prisa, llegarás tarde al trabajo.

—Supongo que sí.

Estuve de acuerdo con una inclinación de cabeza y metí el resto del huevo en mi boca. La mezcla entre el sabor suave de la yema medio cocida y la salsa de soja fue un regalo perfecto para las papilas gustativas. Desde que Sayu comenzó a vivir aquí, he estado disfrutando de un abundante desayuno cada mañana. Terminé la comida y el arroz, luego tragué lo poco de la sopa de miso que quedaba en mi tazón.

—Gracias por la comida.

—Me alegra que lo hayas disfrutado.




Sayu, que estaba esperando que terminara, mostró una sonrisa relajada de oreja a oreja.

—Lavaré los platos. Ve y lávate los dientes antes de irte.

—Muy bien, muchas gracias. Luego, cuando me dirigía al baño.

—Ah, casi lo olvido —dijo Sayu.

—¿Hm?

—Sabes… —Ella me miró mientras estaba apilando los platos en la mesa—.

El vello facial realmente no te queda bien. Creo que es mejor que te afeites.

—No te preocupes por eso.

—Jeje.

Sayu se rio, meciendo sus hombros. Me dirigí hacia el baño mientras me rascaba la picazón en la espalda. Mi reflejo en el espejo parecía extrañamente letárgico. Cuando me mudé por primera vez a este apartamento, recuerdo haber dicho cosas como “hagamos nuestro mejor esfuerzo hoy también” por la mañana frente al espejo. Me afeitaría, me lavaría la cara y me animaría cada mañana para ir al trabajo.

—Hm.

Me quejé mientras recogía la afeitadora eléctrica.

—Realmente me he convertido en un hombre viejo, ¿no es así? —murmuré mientras encendía el interruptor.

***

 

 

—¿Otra vez, Mishima…? ¿Cuántas veces son con esta?

—¡Ah! Buenos días, Yoshida-senpai.

—Nada de “Buenos días”. Deberías comenzar por un “Lo siento”, en su lugar.

—¡Ah! Lo siento, lo siento mucho.

Desde el momento en que me registré esta mañana, he estado en un estado de ánimo constante en el que siento que podría estallar en cualquier momento.

—¿No leíste el manual o algo? ¿Hm?

—No, por supuesto que lo hice con cuidado, pero…

—¡Es porque no lo leíste atentamente que terminaste cometiendo tal error!




Cuando levanté la voz, noté que Gotou-san, que estaba sentada a cierta distancia, se giró para ver qué pasaba. Asustado, me aclaré la garganta con una tos para reiniciar.

—Oh, realmente lo siento por todo.

Mi subordinada, Mishima Yuzuha, inclinó la cabeza, disculpándose, pero con una sonrisa frívola en su rostro que sugería lo contrario. Ella se unió a la compañía este año y me encargaron de cuidarla como su superior, pero desafortunadamente, ella era una aprendiz bastante lenta.

Por supuesto, también hubo otros que fueron lentos al momento de adaptarse, pero incluso entre ellos, ella fue una excepción. La última gota que derramó el vaso, sin embargo, fue su actitud. No importaba cuánto la regañara, al final ella mostraría esa sonrisa frívola que tiene, sin parecer una disculpa en lo más mínimo. “Soy una novata, así que es normal que cometa errores”, es lo que sentí que decía de sus acciones.

—Uhm…

Ella me miró con los ojos mirando hacia arriba mientras se retorcía un poco.

—¿Hice algo malo?

—Tengo que empezar desde allí, eh… —suspiré—. En primer lugar, has estado usando el lenguaje de programación incorrecto.

—Pero no sé cómo usar otra cosa.

—¡Te di el manual para ello si no sabías! ¿No es así?

—Eso toma tiempo para aprender, jeje.

Esta expresión de ella. Una sonrisa engañosa para esparcirlo todo. Esto es lo que me está volviendo loco.

—Lo que sea. Me encargaré de este caso y te daré algo más que hacer. En este punto, sería más rápido hacer esto solo.

—Lo siento mucho.

—Si realmente lo sientes, entonces trata de aprenderlo.

—Jeje, lo intentaré.

Mishima asintió con una sonrisa. Chasqueé mi lengua y me di la vuelta.

—Ah, Yoshida-senpai.




—¿Qué pasa ahora?

Cuando me di la vuelta otra vez, vi a Mishima con una sonrisa despreocupada, como si ya hubiera olvidado que la había regañado hacía un momento.

—Creo que te ves mucho más genial cuando te afeitas.

Mi cerebro se congeló por un breve momento. Pasé mi mano por la superficie resbaladiza de mi barbilla recién afeitada. Entonces, me di cuenta de que acababa de ser molestado.

—¿Qué tal si te preocupas por ti misma antes de comentar sobre mi vello facial?

—Jeje, lo siento.




Hige wo Soru. Vol 1 Capítulo 6 - Novela Ligera

 

Rápidamente volví a mi lugar y me senté.

—Mañana dura, ¿no? —mi compañero de al lado, Hashimoto, comentó con ironía.

—Ella realmente no es más que un problema. ¿Quieres tomarla bajo tu ala?

—No, gracias, ella es toda tuya.

Hashimoto se rio entre dientes mientras sus dedos hacían *clic* y chasqueaban el teclado. Los novatos me habían quitado el tiempo toda la mañana, pero ahora no tenía solo mi trabajo, sino también la parte de Mishima. Presioné el botón de encendido en mi PC. Mi cara se reflejó en la pantalla aún negra.

—¿Realmente no me queda mucho el vello facial? Hashimoto soltó una bocanada cuando toqué mi barbilla.

—¿Qué?




—No es nada.

Hashimoto se dio vuelta y me miró a los ojos.

—Me preguntaba cuánto tardarías en notarlo.

—Maldito.

Así que parece que mi cara realmente no es adecuada con el vello facial. Me afeitaré todos los días ahora. Esta es la resolución de un viejo.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios