Hige wo Soru. Soshite Joshi Kōsei wo Hirou (NL)

Volumen 1

Capítulo 5: Chuleta De Cerdo Con Curry.

 

 

Mis condiciones de vida han mejorado notablemente desde que llegó Sayu. Primero, la comida siempre está allí antes de irme al trabajo, así como cuando regreso del mismo. Este fue un cambio bastante significativo. Anteriormente, ni siquiera podía molestarme en cocinar la mayor parte del tiempo.

Cuando realmente quería algo de comer, a lo mucho, simplemente seguiría una receta sencilla y aleatoria que encontrara en línea con mi Smartphone. Aparte de eso, más o menos comería únicamente comida comprada en tiendas de conveniencia; aunque en la mayoría de los días no me molestaría en desayunar.




Además, la ropa que lavaba a regañadientes cada fin de semana, ahora la estaba arreglando Sayu todos los días, lo que fue un cambio drástico en la calidad de mi vida. Como también me resultaba demasiado molesto limpiar y planchar mis camisas en un día de trabajo, había comprado un total de 7 camisas, con 5 usadas regularmente y 2 adicionales por si acaso. Sin embargo, las camisas ahora se limpiaban e incluso se planchaban casi todos los días.

Nunca pensé que no tener que lavar la ropa me daría una sensación tan agradable y cómoda.

Con el cambio en mi nivel de vida en el hogar, mi condición en el trabajo también mejoró notablemente. Siento que mi mente ha sido mucho más aguda durante el turno de la mañana, tal vez debido al desayuno que he estado tomando.

Como no me asaltaba un fuerte sentimiento de hambre cada vez que se acercaba la hora del almuerzo, pude mantener mi concentración hasta el comienzo del período de descanso de la tarde. Por último, aunque creo firmemente que esta podría ser mi opinión en el mejor de los casos, pero usar una camisa bien alisada y planchada me hizo sentir extrañamente enérgico.

¿Las personas con esposas siempre trabajaron con una presencia mental tan refrescante…? Pensé en esa clase de cosas mientras mis dedos chasqueaban en el teclado.




—¿Qué quieres decir con «una refrescante presencia mental»? —Hashimoto repentinamente habló desde el asiento a mi lado, mientras sus ojos seguían fijos en su pantalla.

—¿Eh? ¿Qué quieres decir con eso?

Escuchando mi respuesta, Hashimoto me miró de reojo.

—¿No lo notaste tú mismo? Simplemente murmuraste «Las personas con esposas son~», bla, bla, bla, ¿sabes?

—¿Uh… eh? ¿De verdad?

Hashimoto a toda prisa se tapó la boca para sofocar su risa.

—Estás agradecido de que ahora tengas a alguien que haga las tareas domésticas por ti, ¿verdad? —dijo encogiéndose de hombros, como si leyera mi mente.

—Para ser honesto, realmente no puedo recordar lo agotador que era el trabajo de hogar cuando vivía solo.

—Eres el tipo de persona que se olvida de cómo es cuando ha pasado lo peor.

—Tal vez. Pero debo decir que tu caso no es el mismo que el mío. No es que esa chica pueda quedarse en tu casa para siempre.

Aunque lo que Hashimoto dijo era razonable, el tono condescendiente en su voz me hizo sentir un poco mareado.

—Bueno, tampoco es que tu esposa siempre estará allí.

En respuesta a mi respuesta desesperada, Hashimoto se rió y agitó su mano con desdén.




—De ninguna manera. Estoy bastante seguro de que estaremos juntos hasta la muerte.

—Ya veo…

Sabía que Hashimoto era un marido muy devoto, pero realmente no podía reunir una respuesta a esas palabras tan cariñosas.

—Sin embargo, tengo que decir que ella tiene un fuerte control sobre las tareas domésticas, ¿no es así?

Las manos de Hashimoto nunca dejaron de agitarse, pero había un peso sorprendente en su voz. En el lugar de trabajo, Hashimoto fue el único que supo de los detalles con respecto a Sayu y él es la única persona a la que le he confiado que Sayu se queda en mi casa. No le he dicho a nadie más sobre eso.

—Ella ha hecho más de lo que nunca he pedido.

—Cuando escucho la palabra «niña fugitiva», tengo en mente una imagen de una niña despreocupada e irresponsable, pero parece sorprendentemente confiable.

Asentí con la cabeza varias veces mostrando estar de acuerdo. Honestamente, Sayu ha tomado el trabajo doméstico mucho más en serio de lo que yo esperaba. Al principio pensé que ella simplemente tenía una explosión de entusiasmo y vigor, pero ese no era el caso. Ella continuó manteniendo el mismo nivel de trabajo realizado día tras día. Sus acciones no coincidían en lo más mínimo con mi imagen mental de «niña fugitiva». Aunque me impresionó su personalidad trabajadora, mi comprensión de sus antecedentes parecía empañarse aún más con cada día que pasaba.

Su apariencia podría no ser del todo mi tipo, pero debo admitir que era bastante buena. Ella podía hacer tareas domésticas y era fácil llevarse bien con ella. ¿Por qué se escapó de su casa y llegó tan lejos? La razón estaba más allá de mi imaginación.

—Estás arrugando las cejas bastante fuerte.

Regresé a mis sentidos cuando Hashimoto me llamó.

—Me sorprendió un poco cuando tu expresión cambió tan rápido.

—Ah… lo siento por eso.

Después de mi respuesta a medias, Hashimoto exhaló ruidosamente por la nariz y miró el reloj en la pared.

—¿Vamos a comer?

Mirando el reloj, descubrí que ya era un poco más allá de la 1 p.m. Todos deberíamos irnos a almorzar a esta hora.

—Claro… Déjame terminar esto rápido y luego podemos irnos —dije mientras escribía.

Tras finalizar el programa en el que estaba trabajando, lo guardé, hice una copia de seguridad y finalmente  puse  mi  computadora  en  modo  de  suspensión.  Mirando  la  estación  de  trabajo  de Hashimoto, parecía que también había terminado su trabajo por ahora y ya se había puesto la chaqueta. Con un ligero asentimiento, se levantó de su asiento.

—Me voy a almorzar —anunció Hashimoto con un tono de voz plano.

—Está bien, cuídate.

Respondieron con indiferencia nuestros compañeros de trabajo.

Repitiendo después de Hashimoto, capté la mirada de Gotou-san, que estaba sentada a poca distancia. Gotou-san abrió la boca como para decir algo, antes de levantarse de su asiento rápidamente.

—También me iré yendo.




Salí de la oficina mientras sentía una leve sensación de incomodidad hacia Gotou-san, que se había levantado de su asiento, bolso en mano. Por lo general, comenzaba su descanso de la tarde un poco más tarde, pero ¿tal vez estaba sintiendo mucha hambre hoy?

—¿Quieres salir o simplemente comer en el comedor?

—No hay nada que quiera comer en particular, así que solo comamos en el comedor.

Hashimoto asintió en respuesta y me dio un saludo antinatural y juguetón. Podía escuchar el chasquido de los zapatos de tacón detrás de nosotros. Por la prisa y la intensidad del sonido, quedó claro que la fuente del sonido estaba tratando de alcanzarnos. Dándome la vuelta, me encontré cara a cara con Gotou-san a una distancia mucho más cercana a la esperada y reaccioné reflexivamente.

—Wow, Gotou-san.

—¿Wow? ¿Qué pasa?

Los mechones de su cabello se sacudieron a la vez que ella se rio de mi reacción.




—Vas a comer, ¿verdad?

—Uh-Eh.

—¿Está bien si me uno a ustedes dos?

—Eh…

Mi boca se agitó sin palabras. Incapaz de reunir una respuesta, volteé mis ojos hacia Hashimoto para pedir ayuda. Él se rio para sí y me dio una palmada en la espalda.

—¡Por supuesto que está bien! Sin embargo, ¿estás de acuerdo con comer en el comedor? — respondió Hashimoto con energía.

Gotou-san sonrió feliz y rápidamente asintió.

—¡Por supuesto!

—Entonces, vámonos… Oye, Yoshida, sal de eso ya.

—Ah, sí…

Hashimoto me dio una palmada en la espalda de nuevo, con la esperanza de que volviese a mis sentidos después de que mi mente se quedara en blanco por la rápida secuencia de eventos.

—… Esta es una buena oportunidad para hablar con ella —susurró él para que solo yo pudiera escuchar. Asentí en acuerdo.

Es cierto que no he hablado con ella ni una sola vez desde que fui rechazado. Esta es una oportunidad que Hashimoto logró salvar. Preparado para lo que vendría, me dirigí hacia el comedor.

—¿Chuleta de cerdo con curry? Eso es inesperado de tu parte… —comentó Hashimoto con una sonrisa forzada cuando Gotou-san puso la chuleta de cerdo con el curry sobre la mesa.

Gotou-san juguetonamente inclinó su cabeza de una manera bromista.

—¿No es esto bastante normal? Me siento muy hambrienta hoy.

—… Normalmente, solo tomas una pequeña ensalada de la tienda de conveniencia. Hashimoto mostró una sonrisa descarada mientras me metía en la conversación.

—¿Oh? Has estado prestando atención, ¿verdad, Yoshida-kun?

Hige wo Soru. Vol 1 Capítulo 5 - Novela Ligera

 

—E-Es difícil no hacerlo cuando no comes nada más que ensalada para el almuerzo. Incluso nuestros compañeros de trabajo que están preocupados por su peso al menos comen una bola de arroz o algo así.

—Jeje, parece que prestas mucha atención de lo que otros están comiendo.

—Um…

Mis mejillas comenzaron a sentirse un poco calientes por su comentario. Era como si me estuvieran acusando de alguna actividad turbia. En este momento incómodo, tomé un sorbo de mi plato de fideos chinos. Su sabor igualaba su precio barato, pero, aunque no pude entender la razón, me gustó su sabor barato. La sopa parecía estar gritando «¡esto es una sopa de salsa de soja!» mientras masticaba lentamente los fideos y saboreaba los sabores antinaturales que se esparcían por mi boca.

—Dime, Yoshida-kun… —

Gotou-san, que felizmente devoró un trozo de chuleta de cerdo al curry, desvió su mirada hacia mí y habló—: ¿No has estado yendo a casa a tiempo recientemente?

Aunque ella había dicho eso en un tono casual, no pude evitar estar un poco sorprendido. El hecho de que ella notara el cambio en mi horario recientemente me hizo sentir bastante eufórico, pero por otro lado, la razón de este cambio me hizo sentir un poco culpable. Una variedad de pensamientos mezclados en mi mente.

—Supongo, bueno, me he estado sintiendo bastante bien en el trabajo recientemente… así que estoy haciendo todas mis tareas de manera rápida y sin problemas, después de lo cual soy libre de irme a casa —murmuré mientras evitaba su mirada.

Gotou-san rio ante mi respuesta.

—Hace un tiempo, ayudarías a otros con su trabajo una vez que hubieras terminado, así que terminarías quedándote fuera del horario normal de oficina la mayor parte del tiempo de cualquier manera.

—Um… ¿Cómo es que sabes eso?

Es cierto que eso es lo que hice en el pasado. Para ser honesto, estoy muy orgulloso de mi habilidad para terminar la tarea de un día todos los días sin falta. Sin embargo, debido a la naturaleza del proyecto en el que trabajaba la empresa y las diferencias en conocimientos y habilidades, había una cierta disparidad en el volumen de trabajo de un individuo a otro. Por eso me ofrecía a ayudar a mis compañeros de trabajo que parecían estar más ocupados que yo.

Sin embargo, la razón por la que no lo he hecho recientemente se debió únicamente a que la chica de preparatoria se quedó en mi casa.

No es necesario decir que no podía irme durante las horas de trabajo, pero la idea de que no había nadie más que ella en casa, sumado al hecho de que solo era menor de edad, me hizo sentir un extraño sentido del deber a lo largo de las líneas de «Tengo que apresurarme a casa, por si acaso».

Como resultado, terminaría mi trabajo rápidamente, verificaría el progreso de los compañeros de trabajo cuyos proyectos estaban bajo mi supervisión y me iría a casa a tiempo después de eso.

Sin embargo, el hecho de que Gotou-san haya notado este detalle tan fino sobre el momento de mi partida fue sorprendente de muchas maneras. Bueno, es cierto que ella es mi jefa, por lo que podría estar prestando mucha atención a la situación de la carga de trabajo de sus subordinados, pero la idea de que me había estado prestando una atención considerable me hizo sentir incómodamente complacido.

—Parece que vas a casa apresuradamente, así que tenía un poco de curiosidad —dijo, antes de taparse la boca con curry una vez más.

La forma en que ella lamió sus labios con curry fue extrañamente cautivadora, a la que rápidamente volteé mi mirada. Pude ver a Hashimoto, que estaba sentado a mi lado, riendo un poco en la esquina de mi visión.

—Supongo que es un poco llamativo que vaya a casa a tiempo todos los días antes de que mis superiores lo hagan.

—Realmente no diría eso. Creo que el hecho de poder ir a casa a tiempo sin tener que poner excusas es una prueba de que puedes hacer bien tu trabajo.

Estaba extasiado cuando escuché eso. Es agradable ser felicitado por mi superior, sin mencionar que se sintió bastante bien ser reconocido por la chica que adoraba de una manera tan directa. Sin embargo, esa fue la razón por la que me sorprendió la pregunta de la que debería haber sido más cauteloso.

—Lo que es más importante, estoy más interesada en tu razón… ¿Encontraste una novia o algo así?

Me ahogué de inmediato. Sintiendo una fuerte necesidad de escupir los fideos que acababa de sorber, lo mastiqué con todas mis fuerzas antes de tragar todos los fideos. Entonces, tomé una respiración larga y profunda de aire.

—¡Por supuesto que no tengo novia! Quiero decir, yo…

“Acabo de confesarme a ti”, es lo que quería decir, pero me detuve allí mismo. Me di cuenta de que había respondido mucho más fuerte de lo que había pensado. Sintiendo las miradas de soslayo de mis compañeros de trabajo sentados en las mesas vecinas sobre mí, tosí para reiniciar.

—¿Tú qué?

Gotou-san sonrió maliciosamente e inclinó la cabeza. Era obvio que ella estaba haciéndose la tonta.

—Dame un respiro…




Podía escuchar las risas reprimidas que venían de Hashimoto a mi lado. Aunque Gotou-san se rio, estaba claro que no tenía intención de detenerse aquí.

—Si no es una novia, ¿cuál es tu razón para ir a casa a tiempo? —preguntó, manteniendo su persecución. No respondí de inmediato.

No importa cómo lo piense, «Estoy acogiendo a una chica de preparatoria…» era la respuesta honesta, pero incorrecta. En realidad, ni siquiera debería haber considerado esa respuesta. Sin embargo, no hay una tapadera para ocultar la verdad si simplemente le digo que un hombre soltero sin pasatiempos particulares como yo quería irme a casa temprano.

—… E-Es la causa del sueño —dije con desesperación—. Recientemente, he estado tratando de dormir mucho más.

—Hmm… ¿Dormir? —Gotou-san asintió de una manera algo dudosa.

—Pensé que mi eficiencia no mejoraría si llegara a trabajar agotado… Así que decidí hacer un cambio para mejor.

No pude encontrar las palabras para continuar, así que me detuve allí. Fue entonces cuando Hashimoto dio una mano oportuna.

—Bueno, él se ha visto mucho más saludable recientemente y también ha estado trabajando mucho más rápido. Diría que todo ese sueño extra ha estado funcionando bien para él.

Hashimoto es verdaderamente confiable en tiempos como estos. Sus palabras fluyeron suavemente mientras guiaba la conversación hacia su curso deseado. Era una habilidad que nunca podría esperar adquirir. Gotou-san me miró fijamente a lo largo de la interjección de Hashimoto.

—Bueno, es cierto que te ves un poco menos pálido. Y pareces mucho más ordenado en general también. Incluso has arreglado las arrugas de tu camisa.

—Incluso has revisado mi camisa… escuchar eso es un poco embarazoso, en realidad.

—No te preocupes demasiado por eso, no rechazaré un aumento solo porque tu camisa esté arrugada —respondió Gotou-san en tono de broma.

Forcé una sonrisa en respuesta. Pero en serio, ¿quién hubiera pensado que ella iría tan lejos como para comprobar mi camisa? Por mucho que me encantaría creer que yo era el único que observaba esto de cerca, probablemente era lo contrario. Debe ser un montón de trabajo mantener un control sobre todos y cada uno de los subordinados hasta su ropa. Mi temor por sus habilidades como jefe fue renovado.

—Como me voy a dormir más temprano hoy en día, también comencé a levantarme más temprano, así que encontré tiempo para limpiar mis camisas por la mañana.

No soy muy bueno para mentir, por lo que fue un alivio que el tema haya cambiado a algo relativamente natural. Dicho esto, realmente no hago ningún trabajo doméstico, así que lo que acabo de decir fue sin duda una mentira. Mi inquietud definitivamente se mostraba en mi mirada, pero Gotou-san estaba mirando su curry en ese momento, así que tuve suerte esta vez.

—Oh, ya veo. Bueno, si ese es el caso, entonces puedo entenderlo —Gotou-san asintió con una dulce sonrisa, antes de rellenar su boca con curry una vez más.




Retuve desesperadamente un suspiro de alivio. Realmente es difícil guardar secretos. Podía sentir que mi respiración se hacía cada vez más corta a medida que avanzaba el engaño. En cualquier caso, no había manera de que pudiera decirle a nadie más que a Hashimoto sobre esto. Este incidente involucra más que solo a mí mismo, así que debo mantenerme cauteloso.

—Bueno, mi kouhai, que ha estado trabajando de la misma manera durante cinco años, ahora cambió repentinamente sus hábitos, por lo que fue un shock. Realmente tenía curiosidad, así que no te preocupes demasiado por eso —Gotou-san respondió como si ella ya hubiera sabido lo que estaba a punto de preguntar.

Ella comió su curry, un trago tras otro. En poco tiempo, ya había terminado más de la mitad de su plato de curry. En contraste, apenas había movido mis palillos, así que mis fideos ya estaban empapados. Cuando comencé a comer apresuradamente, una pregunta vino a mi mente.

¿Alguien que por lo general no tiene nada más que ensalada para el almuerzo, de repente se comería una chuleta de cerdo con curry tan rápido porque tenía un poco de hambre?

Hubo un período en el que quise centrarme más en el trabajo, así que comí menos y trabajé durante las vacaciones de la tarde, pero la sensación de hambre solo persistió durante los primeros días.

Tal vez mi estómago y mi apetito se hicieron más pequeños, pero después de acostumbrarme, se convirtió en el estándar desde ese momento. Más bien, recuerdo momentos en los que comí demasiado rápido y empecé a sentirme mal en su lugar.

Sin embargo, poco después de ese período de tiempo, Hashimoto comenzó a regañarme por mis hábitos alimenticios, así que comencé a comer más gradualmente. A partir de ahora, como tanto como para el almuerzo.

Con eso en mente, la parte de Gotou-san parecía aún más cuestionable. Dado que normalmente no come nada más que una pequeña ensalada, podría obligarse a comer bastante. Sentí una mirada en mí mientras sorbía mis fideos, y levanté la cabeza en respuesta. Inmediatamente después de eso, Gotou-san igualó mi mirada.

Sobresaltado, aparté la mirada.

—¿Q-Qué sucede…? —pregunté débilmente mientras miraba mi plato de fideos. Gotou-san suspiró por la nariz y sonrió.

—No mucho en realidad, solo estabas haciendo la misma cara que cuando te preocupas por los demás, eso es todo.

Al escuchar eso, levanté mi cabeza para igualar su mirada una vez más. Ella inclinó la cabeza ligeramente con una sonrisa pícara.

—¿Di en el blanco?

—Ah, en realidad no…

Podía sentir el calor elevándose en mi cara. ¿Por qué sigue comentando cosas que preferiría que no notara? ¿Estaba ella tratando de molestarme o hacerme sentir incómodo?

—Yoshida-kun, realmente hay alguien que te gusta, ¿no?

—¿Eh?

La pregunta de Gotou-san fue bastante directa, lo que me hizo responder de una manera bastante desagradable.

—La persona en la que estabas pensando tan seriamente es realmente importante para ti, ¿no es así?

—Eso es, uhm…

No iba a decir que «la persona en la que estaba pensando eres tú», pero tampoco sabía cómo responder. Entonces, Gotou-san echó un vistazo rápido a su reloj, al que de repente saltó de su asiento.

—¡Oh, no, me olvidé! ¡La reunión se adelantó al período de almuerzo de hoy!

Al decir eso, Gotou-san se apresuró a taparse la boca con el curry restante y se despidió de Hashimoto y de mí.

—Lo siento por irme de repente, hablemos de nuevo en algún momento.

—Ah, bien.

—Está bien, nos vemos.

Dejé escapar un suspiro cuando la despedí. Me sentí muy cansado por alguna razón.

—Entonces, ¿qué quería ella de todos modos? —murmuré. Hashimoto se rio y palmeó mi hombro.

—Ella solo quería charlar contigo, ¿verdad?

—No te hagas el tonto. ¿Quién diablos hablaría con un chico que rechazó por diversión?

—¿No estaba ella solo preocupada por ti? —dijo Hashimoto con una sonrisa indiferente mientras colocaba sus palillos en su bandeja—.

Parecía que se estaba divirtiendo. No olvidemos mencionar que ella solo estaba hablando de ti todo el tiempo.

Haciendo  memoria,  no  estaba  equivocado.  Gotou-san  de  hecho  solo  había  hablado  de  mí.

Hashimoto solo había entrado en la conversación para ayudarme o para molestarme un poco.

—Por más sorprendente que pueda parecer, siento que todavía tienes una oportunidad.

—¿Qué diablos hago…?

No era del tipo que me permitiera tener esperanzas extravagantes, mucho menos algo tan descabellado como reunirme con alguien que simplemente me rechazó. Hashimoto sonrió ante mi refutación.

—Fui rechazado por mi actual esposa cuatro veces, ¿sabes?

—Lo sé… pero eres especial.

—Si vas a decir eso, no hay garantía de que no seas especial también.

—…

No sabía qué decir. Hashimoto me dio otra palmadita en el hombro.

—Ser rechazado es el verdadero comienzo.

—Vaya, te estás esforzando demasiado…

No pude evitar lamentar haberle contado un poco sobre mi corazón roto. En ese entonces, sentí que tenía que desahogarme sobre esto con alguien y la única persona con la que podía hablar sobre esto era Hashimoto. Con eso en mente, realmente no había una mejor manera de hacerlo.

—¿Por qué no vamos a fumar antes de volver a entrar? Me sobresaltó su sugerencia.

—¿No dejaste de fumar?

—Lo hice, pero estaba pensando que parecías un poco lastimoso, así que iba a hacerte compañía. Dicho esto, Hashimoto sacó una caja de cigarrillos baratos de su bolsillo. Reflexioné.




—De verdad…

—Es mejor que fumar solo, ¿no?

—… Está bien, vamos entonces.

Dejamos nuestros asientos y nos dirigimos hacia la sala de fumadores en el mismo piso. Realmente no me gustaba que me molestara…

Pero, de una forma u otra, tengo que admitir que me salva todo el tiempo. Pensé, molesto.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios