Slime Taoshite 300-nen, Shiranai Uchi ni Level Max ni Nattemashita (NL)

Volumen 2

Extra 1: Un Gato Perdido Apareció

 

 

«Disculpen, traje alguien a casa conmigo.»

Cuando Halkara regresó de la fábrica, ella estaba sosteniendo en sus brazos a un gatito moteado parecido a un leopardo.… ¿O realmente era un cachorro de leopardo?




De cualquier forma, definitivamente era un felino.

«Vi a este pequeño cerca de la fábrica. Él estaba totalmente solo y se veía con frío. Y entonces, cuando extendí mi mano, el simplemente se pegó a mí… está diciendo quiero miau que me adoptes ¿no es verdad?»

Halkara estaba sonriendo alegremente, pero el gatito estaba mordisqueando su mano ¿Eso no dolerá…?

 «Ese animal es un gato salvaje de Nanterre. Normalmente, viven en lugares desiertos; puede que haya llegado al pueblo por accidente, o posiblemente su madre lo abandonó.» Laika, quien llevaba y traía a Halkara del trabajo, explicó. Mientras ella hablaba, observaba como Halkara era mordida.

«Normalmente, la especie no se domestica bien, así que—»

«¡Pero miren, le he comenzado a gustar! ¡No creo que haya nunca existido un animal que me haya amado tanto!»

Halkara cortó con firmeza a Laika.

«¡Maestra-sama, me quedaré a este pequeño! ¡Yo seré su madre!»

Honestamente hablando, era difícil creer que Halkara pudiera cuidar de un animal. Además, en este momento, a este no parecía gustarle ella en lo absoluto.

«Él también lo está diciendo: Yo quiero que una elfa me cuide.»

«Halkara, sigues diciendo él, pero yo creo que ese gatito es una chica.»

«¡Q-Quizás ella es algo amachada! ¡Eso está bien!»

En algún momento, Falfa y Shalsha llegaron a ver lo que estaba pasando.

«¡Ooh, que linda, que linda! ¡Es una gatita!»

Los niveles de energía de Falfa llegaron al máximo.

El gatito saltó de los brazos de Halkara y fue hacia ella.

«Gatita, buena chica, buena chica »

Cuando Falfa acarició su cabeza, la gatita ronroneó. Ella no parecía como si estuviera planeando morder a mi hija. Shalsha también acarició cautelosamente a la gatita desde el lado.

Aww…Mis Hijas más un gatito. ¡Es la cosa más linda en el universo!

«Shalsha cree que probablemente podríamos cuidarla con este tamaño.»

«¡Falfa quiere quedarse a la gatita! ¿Podemos, mami?»

«Shalsha también está interesada en observar animales.»

«Seguro. De hecho, debemos quedárnosla.»

La gatita sacó a relucir la adorabilidad de mis hijas, así que ella se quedaba aquí. Quizás realmente debería estudiar magia, hacer una cámara y tomar fotos de mis hijas y la gata.

«Buen trabajo, Halkara. Aprecio tu iniciativa.»

«Maestra-sama, ¿acaso la reacción de Falfa acaba de cambiar drásticamente su evaluación?»

Halkara tenía una expresión bastante complicada.

La gatita—estrictamente hablando, quizás ella ni siquiera era un gato, pero era bastante parecida—fue llamada Rosquilla.

Esto sucedió debido a que era exactamente del mismo color que las Rosquillas que habíamos hecho hace dos días.

Halkara fue quien le dio su nombre. Ella fue quien la trajo a casa, así que tenía el derecho de nombrarla.

Parecía sumamente simple para mí, pero es cierto que un nombre único probablemente habría sido difícil de recordar, así que eso estaba bien.

Al principio, quizás debido a que Rosquilla no estaba acostumbrada a estar dentro de la casa, ella merodeaba explorando todo. Sin embargo, en algún momento, ella comenzó a seguir a cierta persona.

«Este gato puede verme…»

Rosquilla contemplaba fijamente a Rosalie. Aparentemente, los gatos podían ver fantasmas.

Parecía como si Rosquilla tuviera dos o tres periodos a diario observando a Rosalie.

Ahora que lo pienso, un gato que perteneció a una de mis amigas de secundaria de vez en cuando miraba hacia afuera de la ventana durante ciertos momentos. Cuando la traslucida ventana de papel estaba cerrada, este maullaba demandando que la abrieran.

A propósito, todo lo que se podía ver afuera de la ventana de la casa de mi amiga eran bloques de concreto; no había ni una sola planta. El sentido de la estética felino era un enigma.

Sin embargo, uno no podía realmente decir que a Rosquilla le agradara Rosalie. Con quien ella era la más amigable era con Falfa o quizás Halkara. Todo dependía de lo que uno tomaba en consideración al tomar tu decisión. Era un poco como la forma en que los miembros del comité de evaluaciones diferían ampliamente cuando decidían quien se llevaría el premio de literatura Akutagawa.




«Rosquilla, hora de la comidita »




Cuando Falfa sacaba un platillo de leche, Rosquilla corría a toda velocidad. Ella parecía reconocer a Falfa como su jefa y la acompañaba fielmente.

Incluso cuando esta la levantaba, ella no parecía molestarle. Yo las observaría desde lejos, sonriendo a más no poder.

Mi hija es adorable. La gatita es adorable. ¡Ponlas juntas y la adorabilidad es infinita!

 La forma en que Shalsha aparecía dubitativa en momentos así para acariciarla en la cabeza o debajo de la barbilla también era bastante linda.

Sin embargo, bajo un diferente estándar de evaluación, Halkara también tenía lo suyo.

«Rosquilla, no, no muerdas por favor. ¡No, solo debido a que no puedes morderme no significa que puedes arañarme!»

Cuando Halkara caminaba dentro de la casa, Rosquilla se acercaría a ella para pegarse a su pierna.

Algunas veces parecía como si la estuviera atacando, así que parecía como si pensara que Halkara estaba más debajo de la jerarquía que ella. Por otro lado, quizás ella solo pensaba en Halkara como una compañera. Incluso con los mordiscos, los ataques claramente no eran serios.

Como Shalsha había dicho, «La forma en que actúas frente a tus padres es naturalmente distinta de la forma en actúas frente a tus amigos.» Esta también parecía ser la interpretación correcta para mí.

Adicionalmente, quizás debido a que ella era un gato salvaje en lugar de un gato común, Rosquilla era muy activa y tenía que ser llevada a pasear en las tierras altas. Dado que Halkara se iba a trabajar como la presidenta de su fábrica, Laika y yo usualmente terminábamos a cargo de las caminatas.

Era divertido el solo observar a Rosquilla correr a través de los campos abiertos bajo la brisa.

Dicen que tener mascotas es bueno para el alma y creo que entiendo lo que quieren decir.

Un día, cuando Halkara tenía el día libre, decidimos salir a caminar cerca como una familia junto a Rosquilla.

Estábamos tan entusiasmadas sobre ello que empacamos almuerzos para todas.

«¡Espera! ¡Espera!» Falfa gritó, corriendo detrás de Rosquilla. Nosotras las seguimos a un paso más tranquilo.

«Rosquilla realmente se ha acostumbrado a vivir aquí.»

Puede que sería mejor decir que nosotras nos acostumbramos a vivir con un gatito.

«Tiene razón. Aunque tendremos que pensar un poco sobre el futuro.»

Laika, siempre la estudiante sobresaliente, también me estaba mirando seriamente.

«¿A qué te refieres?»




«Los gatos salvajes crecen tanto que no se les puede comparar con gatos de casa comunes. Cuando ella crezca por completo, no seremos capaces de seguir manteniéndola dentro de la casa.»

«Ya veo. Es un problema de mascota en crecimiento, ¿hmm?»

En Japón, había visto noticias sobre alguien cuya tortuga mascota había crecido demasiado como para que pudieran seguir cuidándola. Las tortugas vivían por décadas, así que podías terminar en una situación desalentadora donde el humano envejece y tiene que separarse de la mascota debido a que no la podían seguir manejando.

«¡Las tierras altas son grandes, así que seremos capaces de estar cerca de Rosquilla tanto como sea posible!»

Cuando Halkara habló, su voz sonó un tanto fuerte.

Ella estaba usando su cara de «adulta madura y trabajadora,» la cual usaba cuando estaba en el trabajo.

«Ya hemos vivido demasiado con Rosquilla y yo me encargaré de ella. Me haré responsable.»

«Mmm-hmm. No planeo deshacerme de ella, así que no te preocupes.» Justo en ese momento, escuchamos a Falfa gritar.

«¡Aaaaaaaaah!»

No era lo suficientemente nervioso como para ser un gran grito, pero obviamente algo había sucedido.

«¡¿Falfa?! ¡¿Qué pasa?!»

Cuando corrimos hacia ella, había un gran gato salvaje, de más de dos metros de largo.

El gato salvaje y Rosquilla se estaban mirando el uno al otro.

El adulto era ligeramente delgado y su cuerpo estaba enlodado y sucio. Aun así, sus patas estaban estiradas firmemente mientras pisaban el piso, como si hubiera olvidado que estaba cansado.




No muy tarde, el gran gato salvaje se acercó lentamente a Rosquilla y comenzó a lamerla.

«Esa es una muestra de afecto maternal. No hay error—esas dos son familia. La madre está aquí.»

Incluso si no hubiera escuchado la explicación de Shalsha, yo habría sabido que esa era la razón de inmediato.

La madre tiene que haber estado buscando a su hija perdida todo este tiempo. Solo al mirar su harapiento cuerpo, uno podía darse cuenta que ella no había sido capaz de concentrarse en nada más.

«Halkara, dado que la verdadera madre está aquí, necesitamos—»

Cuando miré a Halkara, ella tenía una expresión de abatimiento, así que dejé de hablar.

De todas formas, pensé, no era la egoísta pena de un niño. La expresión en su rostro era madura.

«Así que este es el adiós.»

Mientras contemplaba a los dos gatos, Halkara murmuró en voz baja.

Quizás la madre era muy inteligente o quizás estaba exhausta, pero cuando Falfa le dijo que había comida de regreso en la cabaña, ella siguió obedientemente a Rosquilla.

Era posible que Rosquilla le hubiera dicho a su madre acerca de la comida.




En frente de la casa, la madre engulló ruidosamente su comida y recuperó la energía sin mayor problema.

Sin embargo, había varias personas en mi familia que no podían estar genuinamente feliz por esto.

Dado que la madre había llegado, eso significaba que era momento de decir adiós.

Luego de que los gatos salvajes terminaran su intercambio que solo estos podían entender, ambas le dieron la espalda a la casa. El verdadero hogar de Rosquilla estaba donde sea que su madre estaba, no aquí.

«¡Rosquilla, no te vayas! ¡Rosquilla!»

Falfa la llamó una y otra vez; llorando. Yo le di un ligero golpecito en la cabeza.

«A ti no te gustaría si tú y yo nos separáramos, ¿cierto, Falfa?»

«No…»

«Es lo mismo para Rosquilla. Si ella tiene una madre, entonces ella preferiría estar con ella.»

Falfa asintió, frotándose los ojos con las manos.

Para ser honesta, yo estaba más preocupada acerca de Halkara que de Falfa. Después de todo, a ella le había gustado tanto Rosquilla como para traerla a casa.

Halkara se había agachado y estaba agitando tranquilamente una mano. Oh. Ella estaba al nivel de los ojos de Rosquilla.

«Adiós, Rosquilla.»

Halkara se veía bastante mayor que yo. Su despedida contenía la madurez de un adulto y una sensación de distancia. Sin embargo, eso solo significaba que algo especial le estaba sucediendo en este momento a Halkara y yo no sabía si era algo bueno. Si uno debía actuar como un adulto todo el tiempo, te desgastaría mentalmente. Estaba segura.

Y entonces Rosquilla se dio vuelta para mirarnos.

Ella trotó para ponerse de pie en frente de la agachada Halkara.

«Rosquilla, es para el otro lado.»

Halkara y Rosquilla se miraron a los ojos entre sí.

Esta última dio un pequeño maullido y luego comenzó a lamer la mano de Halkara. A pesar de que ella la había mordido constantemente.

«Oh, eso hace cosquillas. Es un poco aburrido cuando no duele, ¿verdad?» Cuando habló, la voz de Halkara sonó ligeramente grave.

Slime Taoshite 300-nen Volumen 2 Extra 1 Novela Ligera

 

Como si fuera a cambio del lamido, ella acarició la cabeza de Rosquilla.

Probablemente fue durante quince segundos. Después de eso, como si ella hubiera pensado que era tiempo, Rosquilla regresó donde su madre. Más que eso y su madre se habría preocupado.

«Los animales tienen sentimientos, después de todo. Ella probablemente deseaba expresarte su gratitud,» Laika dijo, su expresión estaba tranquila y seria. Sí, ella probablemente tenía razón.

«Eres bienvenida a pasar de nuevo por la fábrica, ¿sabes? Te estaré esperando.»

Rosquilla maulló, como si hubiera entendido las palabras.

«Acabo de ver lo grande que realmente es Halkara Aneki.» Rosalie se veía impresionada mientras sobrevolaba.

«Ella es del tipo de hermana mayor después de todo. Ella no es como tu hija.»

Probablemente era cierto que Falfa seguía siendo una niña.

«Tienes razón. Ella es una adulta. Bueno, como la madre de Falfa, tendría sentimientos encontrados si ella se pusiera demasiado madura, así que creo que esto está bien.»

Cuídense, gatos salvajes.

 ***

 

 

 




Una semana más tarde.

«Maestra-sama, ¡traje algo a casa conmigo!»

Halkara estaba sosteniendo una criatura que parecía una cría de zorro.

A propósito, nuevamente estaba mordiendo su mano.

«Miren lo mucho que le gusto. ¡Tendré que ser su madre!» En ese momento, Shalsha llegó bastante apresurada.

«Esa especie de zorros es un potencial portador de una enfermedad que solo ataca a los elfos. Sería mejor que evitaras tocarlo demasiado.»

¡Eso ya la mordió bastante! 

«¡Halkara, devuélvelo a donde lo encontraste! ¡Luego anda a desinfectarte la mano con medicina!»

Eso frustró cualquier posibilidad de adquirir una nueva mascota.

-FIN DEL VOLUMEN 02-

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios