Slime Taoshite 300-nen, Shiranai Uchi ni Level Max ni Nattemashita (NL)

Volumen 2

Capítulo 11: Un Segundo Dragón Apareció

 

 

Nuestro recorrido dentro del Castillo Vanzeld no estuvo exento de contratiempos, pero finalizó sin nadie realmente herido.

Yo quería hacer un poco más de turismo, pero el número de personas que estarían viviendo en mi casa en las tierras alta se había incrementado así que decidimos regresar de inmediato.




Actualmente, estábamos de camino a casa a bordo de un leviatán.

Mientras nos estábamos relajando en el área del comedor, una demonio entró.

«Yo, Fatla, seré vuestra asistente durante el viaje de regreso. Mi hermanita, Vania, les causó toda clase de problemas durante la primera parte de vuestro viaje.»

Oh, es cierto. Estas hermanas se tomaban turnos en sus inmensas formas de leviatán para trabajar en algo parecido a un bus turístico. La que no conducía (¿?) actuaba como la guía turística.

«No, no. Vania intentó dar su mejor esfuerzo, creo. No te preocupes por eso.»

«¿Está segura? Por lo que yo puedo ver, ella prácticamente es peso muerto para nuestra tribu.»

Cuando se trataba de su hermanita, ella tenía una lengua bastante afilada.

«Yo las guiaré de forma apropiada, así que no se preocupen. He preparado a su vez bebestibles para todas ustedes así que iré a buscarlos de inmediato.»

Luego de cerca de tres minutos, Fatla regresó con una bandeja de bebidas heladas.

«Es una bebida hecha al disolver miel en agua de manantial. Debería ser la cosa perfecta para la fatiga de un largo viaje.»

«Realmente eres buena en cuanto a la hospitalidad.»

Si la Rey Demonio Pecora hubiera tenido una personalidad ligeramente mejor y nosotras hubiéramos logrado mantenernos fuera de problemas, este probablemente habría sido un viaje común y corriente… aunque supongo que podría decirse que era típico de nosotras el ser arrastradas a algo como esto. No era sencillo vivir una vida relajada.

Pero todavía había un accidente esperándonos. De repente, el piso sonó y comenzó a moverse.

«¿Un terremoto? ¡¿Pero ni siquiera estamos en tierra?!»

«Vania probablemente se puso a reír al recordar algo, ¡y está temblando! ¡Esa idiota!»

Ya veo. Si no permanecen tranquilas, todo lo que llevan encima se moverá también.

 Luego los movimientos se tornaron aún más violentos, y…

«¡Waugh, argh! Ella se está moviendo tanto que no puedo balancear la bandeja—»

Fatla se cayó.

¡Sploosh! El agua con miel de la bandeja se había caído encima de ella.

«¡Y-Yo no soy torpe! ¡No lo soy!»

Fatla se había caído de traste y lágrimas estaban apareciendo sobre sus ojos.

«Beelzebub-sama siempre me ha elogiado, diciendo que hago un buen trabajo… ¡Esto es abominable! ¡Lo juro, le daré una gran golpiza a Vania más tarde!»

«¡Oye, cálmate! ¿Nadie tiene una toalla?» Halkara fue a buscar una y secó un poco a Fatla.




Mientras la estábamos secando con la toalla, un anunció resonó a través del cuarto.

«Esta es su piloto, Vania. Lamento mucho eso. Una broma de una comedia que vi hace dos años apareció recién en mi mente…»




¡¿Así que ella realmente se había estado riendo por que recordó algo?! «¡Nunca pero nunca te lo voy a perdonar!»

Fatla estaba fuera de sí a causa de la furia.

Bueno, esto era un problema familiar así que dejé que lo solucionaran por su cuenta.

Quince minutos más tarde, Fatla trajo un poco de agua con miel. Su expresión estaba tranquila.

Ella estaba cálida con un vago brillo a su alrededor, como si recién hubiera salido del baño.

«Estaba pegajosa a causa de la miel, así que me bañé un poco. Aquí hay unas bebidas nuevas para ustedes.»




«Lo tienes muy difícil, ¿verdad?»

«Sí, es realmente terrible.»

El agua con miel no estaba demasiado dulce. El sabor estaba perfectamente balanceado.

Mientras una lo bebía, te hacía sentir como si tu cuerpo estuviera siendo purificado lentamente.

Mis hijas estaban ofreciendo comentarios como:

«¡Esto está bueno, ¿verdad Shalsha?!»

«Sí, Nee-san, es delicioso.» Así que por lo que parece, también había sido un éxito con las niñas.

«Tráeme otro vaso, por favor.» Halkara pidió una repetición.

«Si comercializamos esto, creo que se podría vender bastante bien. Si es simple agua con miel, debería ser lo suficientemente sencillo de preparar. Beberé un poco más para memorizar el sabor.»

«¡Tú de verdad que tienes una mentalidad empresarial!»

«Les volví a causar problemas, así que pensé que ganaría dinero para comprarles regalos a todas…»

Entre esto y aquello, Halkara también parecía haber estado reflexionando en sus acciones.

«Halkara, no necesitas mostrar tu consideración de esa forma.» Mientras Laika hablaba, ella bebió su agua con miel.

«Por el contrario, yo creo que Azusa-sama desea que uses este error para que crezcas por tu cuenta. Si deseas retribuirnos con algo concreto, simplemente prepáranos algo de cocina elfica en la casa de las tierras altas.»

Rosalie, quien estaba flotando al lado de ella, asintió.

«Está bien. Muchas gracias…de todas formas, esto se ve como si pudiera venderse, así que mantendré el producto del agua con miel en mente.»

Así que ella no se había olvidado del aspecto comercial. De cierta forma, eso era justo como Halkara. Pensando que quería que ella siguiera viviendo la vida a su manera, me terminé el resto de mi agua con miel.

Sin embargo, todavía había un vaso en la mesa, totalmente intacto.

«Flatorte, ¿por qué no estás bebiendo? ¿No te gusta?»

Flatorte también iba de regreso a la casa de las tierras altas y ella estaba justo ahí con nosotras. Sin embargo, durante este último tiempo, ella no había dicho ni una sola palabra ni bebido o comido algo.

«¿Esta es alguna clase de protesta?»

¿Podría ser una huelga de hambre?

«No.» Flatorte negó con la cabeza, pero ella estaba contemplando el agua con miel.

«Usted no me dio permiso para beber Ama, así que no lo he hecho.»

Ella dio una razón bastante impactante de forma muy casual.

Halkara, Laika y Rosalie retrocedieron un poco.

«…Puedes beber, Flatorte.»

Cuando le di permiso, Flatorte tomó un sorbo y sonrió.

«Está deliciosa.»

¿Acaso esta chica era una fanática o la sumisión de los dragones azules era así de extrema? De cualquier forma, esto no era bueno.

«Flatorte, ven aquí un minuto.»




Llevé a la dragona a un cuarto vacío.

«¿Cuál es el problema, Ama? ¿He hecho algo malo?»

«Escucha, ¿acaso esto significa que tú no harás—o mejor dicho no puedes—hacer nada a menos que te lo ordene?»

«Así es como son las relaciones entre amo-sirviente así que, sí. Hubo un tiempo, hace mucho, cuando los caballeros humanos lucharon montando dragones azules. En ese entonces, si un dragón actuaba sin órdenes, podría causar un gigantesco incidente, y así…»

Ya veo. Así que la sumisión estaba basada en una mentalidad en tiempos de guerra.

«En ese caso, si te dijera que mueras, ¿lo harías? Eso no está bien, ¿cierto?»

«Si usted me dice que muera, lo haré. Ese es el orgullo de los dragones azules.»

Esto era un problema. En este momento estaba chocando con un sistema de valores diferente del mío.

«Flatorte, tú no quieres morir, ¿verdad?»

«N-No, no quiero, pero como una dragona azul, hay cosas que debo proteger…»

«¿El morir cuando alguien te dice que mueras es orgullo? Pero solo estarías descartándote a ti misma. Yo sé que la sumisión no es la única cosa que tu gente considera una virtud.»

De algún modo, tenía que cambiar la mentalidad de Flatorte en algo más decente.

«No. El valor esencial de los dragones azules es que el fuerte toma todo. En otras palabras…sigue que un individuo derrotado quien permitió que sus cuernos fueran tocados debe pasar el resto de sus días en absoluta obediencia del grupo más fuerte.»

Mientras Flatorte me decía esto, lágrimas aparecieron en sus ojos. Ella tampoco había aceptado completamente lo injusto de su situación.

«Mis padres me enseñaron esto también. El tipo que dejaría que sus cuernos fueran tocados debería perder todo y vivir de esa forma. Ellos dijeron que era el castigo por ser débil.»

«Pero eso es prácticamente esclavitud.»

«En manuscritos antiguos, escuché que los caballeros dragones eran definidos como aquellos que luchaban usando dragones azules esclavizados.»

Oye, no. No quiero una esclava. Nosotras ya estamos viviendo bastante felices como familia.

 «Está bien. En ese caso, Flatorte, tengo una orden para ti.»

«Sí, Ama.»

«Una vez que lleguemos a la casa en las tierras altas, piensa y actúa por tu cuenta, sin solicitar órdenes mías. Tira lejos esa idea de sumisión y vive de la forma que quieras.»

Flatorte no parecía entender lo que acababa de escuchar, pero pronto su expresión se volvió inquieta.

«Pero Ama, en ese caso, ¡no sabré como debería vivir!»

«¿Por qué no? Mis órdenes son absolutas, ¿cierto? En ese caso, obedécelas. Tú debes vivir de forma independiente. Te daré la mayor cantidad de consejos que necesites, pero no me gusta dar órdenes.»

Flatorte me estaba mirando con ojos llenos de lágrimas.  Aparentemente, lo que estaba intentando decir le había llegado un poco.

«Ama, esa orden es inconsistente…»

Cierto: había algo extraño acerca de que ordenaran actuar como libre.

«Está bien. Después de todo, yo soy quien está a cargo aquí.»

Cuando creo que algo está bien, no retrocedo.

 «Usted es realmente amable, ¿verdad, Ama?»

«Más bien lo contrario, tú eres demasiado extrema. Toma la vida de forma más sencilla. De cierto modo, si tratas de imitar a Halkara, sería más o menos perfecto.»

«Ama, en ese caso… ¿Podría pedir un favor?»

«Haré lo que pueda. ¿Qué sucede?»

«¿Acariciaría mis cuernos y cabeza? ¿Por favor?»

¿Huh? ¿Acariciar sus cuernos de nuevo?

 «No hay un verdadero daño en ello, así que supongo que está bien.»

Le di una suave palmadita a la espalda de Flatorte con mi mano izquierda mientras acariciaba sus cuernos y cabeza con la derecha.

«Aah…Ama, Flatorte es suya…»

Flatorte sonaba feliz. ¿Era seguro considerar este asunto arreglado?

«Entre los dragones azules, siempre tuve cuidado de no mostrar debilidades…así que no había nadie a quien pudiera pedirle que me consintiera y por lo tanto…estoy muy feliz ahora.»

Ahora que lo pienso, esta chica había sido la líder durante ese ataque.

Al igual que Pecora, ella podría caer dentro de la categoría de «muchas personas importantes son masoquistas.»

«Ama, mamá, mamá…»

«¿Huh? ¿Mamá?»

Cierto, las madres eran el ejemplo definitivo de las personas con las que uno podía contar que te consintieran, pero…




Esta solo era mi suposición, pero quizás cuando tus padres acariciaban tus cuernos, no iba tan lejos en cuanto a sumisión se trataba. Probablemente los padres acariciaban al menos a sus hijos en la cabeza.

En ese caso, las únicas personas que podrían acariciar tus cuernos serían tu amo o tus padres. Probablemente la había hecho recordar a su madre.

«Se siente bien estar en tu barriga, mamá…es como cuando estoy acostada en un cuarto cálido…»

Efectivamente parecía como si sus recuerdos estuvieran regresando al inicio de su infancia. ¿Acaso estaba recordando debido a que sentía algo maternal en mi—a pesar de que yo era más joven que ella—y deseaba que la consintiera? Yo ya estaba en un completo modo mami con respecto a esta adorable dragona, así que no me iba a fijar en los detalles de las emociones de Flatorte.

A esta altura, podría ser capaz de criar a otra niña extraña.

Justo en ese momento, la puerta del cuarto se abrió y Laika entró. Su rostro estaba bastante rígido.

Ella tiró de la espalda de Flatorte.

«¡Le estás causando problemas a Azusa-sama! ¡Creo que es tiempo de que te retires!»

Flatorte fue arrancada fácilmente. Sin embargo, cuando ella vio a Laika, su furia se encendió. Su regresión a la infancia se había evaporado.

«¡¿Por qué nos interrumpiste?! ¡Todo lo que hacen los dragones rojos es tan irritante!»

«¡Estabas haciendo algo extraño, así que te detuve, eso es todo!»

«¡Pareciera como si realmente tuviera que arreglar las cosas contigo en algún lugar! ¡Te reto a un duelo!»

¡¿Ósea díganme de nuevo que fue lo que ellas juraron exactamente en presencia de la Rey Demonio?! ¡¿Ya volvieron a pelear?!




«¡Ustedes dos, no! ¡Si hacen ver mal a la Rey Demonio, malas cosas sucederán!»

«Ama, si nos retamos la una a la otra en una forma que no sea reconocida como una pelea, no habrá problema.»

«Azusa-sama, yo creo que estará bien si elegimos un método seguro.»

Eso era un alivio. Aunque, en ese caso, ¿qué diablos estaban planeando hacer?

«¿Q-Qué tal acerca de quien sirva mejor a la ama gana…?»

¡¿Qué se suponía que era ese método?!

«E-Está bien…eso servirá.»

¡No solo eso, pero Laika aceptó!

«¿A-Ama? ¿Sus hombros están tensos?»

«Azusa-sama, le masajearé la espalda.»




«¡No, ambas partes ya están bien!»

Dejé el cuarto. ¡El tener personas viniendo hacia mí con una extraordinaria resolución solo tensaba más mis hombros!

«¡Una vez que lleguemos a la casa en las tierras altas, tendremos una competencia de cocina!»

«¡Perfecto! ¡Haré unos dulces que la ama encontrará deliciosos!»

Supongo que la casa estará aún más ruidosa.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios