Osananajimi ga Zettai ni Makenai Love Comedy (NL)

Volumen 1

Capítulo 3: El Cofre del Tesoro y la Caja de Herramientas

Parte 1

 

 

Mi padre era doble de riesgo. Mi madre había sido una actriz poco conocida.

Al principio mi padre se unió a una compañía de teatro con la esperanza de volverse actor, aunque no tuvo éxito en absoluto. En cambio fue extremadamente elogiado por un doble de riesgo vinculado a la compañía durante su tiempo allí y eventualmente se especializó en ese campo antes de que se diera cuenta.




Se decía que mi madre tenía el atractivo pero no el carisma necesario para ser actriz. Nunca llegó a un gran escenario ni ocupó los roles de TV que deseaba antes de casarse y tenerme a mí.

Mi madre amaba el teatro. Amaba el escenario. Amaba la televisión. Amaba los relatos.

Que yo me una a una compañía de teatro era el sueño de mi madre, y recuerdo hacer mi debut actoral sin mucho más que un ápice de ansiedad.

No me desagradaba ser actor. Recibía elogios de todos, y era emocionante estar en frente de todos los espectadores y las cámaras.

Pero nada me hacía más feliz que el deleite de mi madre.

“Lo hiciste bien, Haru-kun. Eso fue impresionante. Eres demasiado bueno para ser mi hijo.” 

Al decirme eso mientras me abrazaba, me sentía eufórico como si no hubiera rol que no pueda ocupar. Mientras mi popularidad aumentaba constantemente, me había vuelto famoso antes de que lo supe.

Eventualmente un productor que deseaba emplearme propuso un plan para persuadir a mi madre, quien tenía poder de decisión sobre mis actividades laborales.

“He oído que usted también tiene experiencia en actuación, señora. ¿Por qué no actúa también, si le apetece? Hemos creado un rol para que alguien sea la madre de Sueharu-kun, ¿qué le parece?” 

Yo sería el personaje principal de la historia, mientras que mi madre moriría en  un accidente de tráfico en el primer episodio. Honestamente hablando, mi madre tenía un rol menor. Pero de esa forma iba a tener la aparición en un drama de las 9pm que su corazón siempre había deseado.

La alegría de mi madre no tenía límites.

Porque todos pensaban—que iba a ser—una actuación entusiasta—

―¿Mamá…?‖

Los ojos de mi madre nunca se abrieron después de que se oyó el ―Corte‖. Sin importar cuánto la sacudiéramos o le habláramos… desde ese momento sus ojos permanecieron cerrados para siempre.

La causa de la muerte fue un traumatismo en su cabeza. La policía investigó, pero determinaron que se habían tomado las medidas de seguridad apropiadas, y que la principal causa del golpe en la cabeza de mi madre había sido su propia actuación excesiva.

Si las noticias sobre la muerte de mi madre en el set se hacían públicas, el drama hubiera sido cancelado. Cuando mi padre me preguntó qué quería hacer, le dije que quería ver el drama que mi mamá tanto había deseado hasta el final.

Con el reconocimiento de la Agencia, al final mi padre le solicitó a la policía y a la estación de TV que mantengan todo bajo secreto, tratando la muerte de mi  madre como un accidente de rutina. La muerte de mi madre fue autoinfligida; eso en sí mismo no era una mentira.

La filmación continuó como estaba planeado gracias al control de la información. El preciado drama de mi madre recibió luz verde para ser transmitido y logró récords de audiencia.

Aun así, después de que culminó la filmación, perdí toda capacidad para reunir motivación. O tal vez me enfermaba cuando llegaba el momento de empezar mi siguiente trabajo, dejándome incapaz de actuar.

Mi padre decidió y convenció a la Agencia de otorgarme una licencia indefinida, y así me mantuve alejado del mundo de la actuación.

Desde entonces, durante seis años—mi período de convalescencia continuaba.

***

 




 

Podía escuchar sonidos desde lejos proviniendo del club de béisbol. Luego el club de soccer. Luego el club de atletismo.

Probablemente estaba en la escuela. Pero mis ojos estaban cerrados. Con la sensación de que algo andaba mal, me desperté.

Lo primero que vi después de levantarme fueron sábanas blancas impolutas. Lo siguiente fue—

―Buen día… sería raro de decir supongo. Bueno, de todas formas, me alegra que hayas despertado.‖

El rostro de una ―hermosa chica de preparatoria, autora ganadora del premio Akutami‖ a la que todos en la escuela conocían, Kachi Shirokusa.

La enfermería, bañada con la luz del ocaso.

Sus modales dignos seguían luciendo hermosos y prominentes en medio de esta mágica escena.

―Espera, yo—‖

―Colapsaste en el gimnasio y Kai-kun y Mitsuru-senpai te trajeron a la enfermería.‖

¿Mitsuru-senpai? Estaba a punto de preguntar quién era ese dándome cuenta de que se trataba del nombre de Abe.

―¿Dónde están Tetsuhiko y Abe-senpai entonces? ¿Y por qué estás tú aquí, Kachi?‖

―Mitsuru-senpai se fue a casa después de traerte aquí, Maru-kun. Dijo que tenía asuntos de los que ocuparse.‖

―…Ya veo.‖

Escuchar el nombre de Abe de la boca de Shirokusa me deprimió. Pero por el momento decidí escucharlar.

―Kai-kun está juntando tus pertenencias en este momento. En cuanto a mí—me quedé para darte esto.‖




Shirokusa sacó y entregó una funda de plástico.

Dentro de ella había cinco páginas de documentos impresos. Esto era—

―El argumento que estabas esperando, Maru-kun. Dijiste que querías destacar en el festival cultural, y creo que las cosas funcionarán inlcuso si no usas tu segmento programado en el gimnasio. No, creo que definitivamente será más interesante si no lo sigues en absoluto.‖

El uso del gimnasio seguía una estricta agenda durante el festival cultural. El consejo estudiantil otorgaba el permiso con antelación, y los horarios debían reservarse.

Tetsuhiko había reservado previamente un segmento de 15 minutos. Luego me propuso que deberíamos usar ese tiempo para hacer una obra.

Pero Shirokusa estaba diciendo que estaríamos mejor haciendo algo distinto.

―¿P-Podría echarle un vistazo a esto por un minuto?‖

Revisé rápidamente la primera hoja. Había escrito allí un resumen, y tenía precisamente la información que yo quería.

―¡…Ya veo! Tetsuhiko y yo no vamos a llamar mucho la atención sólo con nuestros nombres, ¿así que en cambio deberíamos usar el ‗Festival de la Confesión‘?‖

Aunque ambos ofrezcamos una actuación espectacular con un guión sensacional, no tendrá sentido si no hay nadie allí para verlo.

―Sí. Si quieres destacar, primero tenemos que cambiar el escenario.‖ Explicó Shirokusa.

―Cada año el ‗Festival de la Confesión‘ genera mucho entusiasmo en el festival cultural. Y siendo parte de la ceremonia de cierre… todos los estudiantes tendrán que estar allí para ver. Por lo tanto no tenemos razón para no aprovecharlo. Convertirte en la estrella del ‗Festival de la Confesión‘—si deseas destacar, esto es lo mejor que puedes hacer.‖

Era frustrante, pero totalmente esperado. Era una idea que a Tetsuhiko y yo no se nos ocurrió.

―¿Y se supone que nos apoderaremos del propio ‗Festival de la Confesión‘?‖

―Sí, ese es el punto crucial de la trama que he escrito. Tú y Kai-kun irrumpirán en el ‗Festival de la Confesión‘, adueñándose del programa. ¿Qué tal?‖

El Festival de la Confesión era un escenario que llamaba la atención de toda la escuela. Si emocionábamos las cosas definitivamente seríamos héroes.

De pronto escuché una ovación.

Observé desde arriba del escenario y vi a la audiencia en un remolino de entusiasmo. A mis lados vi a mis colegas actores, sus rostros sonrientes sonrojados por la emoción.

Una sensación de satisfacción del pasado atravesó mi mente.

Ahora estaba convencido de que seguir el plan de Shirokusa era la única manera de continuar.

―¡Gracias, Kachi!‖




En mi júbilo desenfrenado tomé la mano de Shirokusa.

―¡¿Eh?!‖

―¡Esta es una idea increíble! ¡Ya puedo vernos teniendo éxito, y todo es gracias a ti, Kachi!‖

Shirokusa hizo lo normalmente impensado—y por un instante abrió su boca para sonreír, pero su rostro inmediatamente regresó a su expresión digna usual mientras sujetó su brillante cabello negro al lado de su mejilla y comenzó a acariciarlo.

―B-Bueno, por supuesto. Yo escribí la trama, después de todo.‖

―¡Cielos,  eres  una  verdadera  profesional,  Kachi!  ¡Era  imposible  que  Tetsuhiko  y  yo hubiéramos pensado en esto!‖

―¡H-Hmph, no necesitas adularme! ¡Me dedico a esto, es natural!‖

El orgullo es proporcional al profesionalismo, ¿huh? Shirokusa mantuvo en alto su nariz bien proporcionada e infló su amplio busto.

Me dirigí a la primera hoja para leer la segunda página del escenario.

Con apenas una rápida mirada comprendí que escribió sobre el Festival de la Confesión como el escenario. Un diagrama simplificado estaba impreso en la tercera página.

―Detente.‖

―Ah—‖




Shirokusa me arrebató las hojas de papel. Reflexivamente me estiré hacia ellas, pero me quedé varado en la cama. Shirokusa, quien había dado un paso atrás, se encontraba lejos de mi alcance.




―O-Oye, ¿qué sucede? ¡Las cosas se estaban poniendo buenas!‖

―Maru-kun, ¿no estás olvidando algo?‖

―¿Olvidando algo…?‖

―Mi recompensa.‖

Oh~, es cierto. Ella pidió una.

Sí, quiero decir, Shirokusa es una profesional después de todo. Quedé muy impresionado con sus ideas hasta ahora y quería ver en qué más había pensado.

Pero una recompensa, ¿huh…?

―Sabes, Kachi, tal vez pienses que tengo mucho dinero libre para gastar porque mi padre nunca está en casa, pero—‖

―¿Huh?‖

―Los padres de Kuroha son mis padres cuando él no está. Por lo que no tengo realmente nada más que un poco de cambio para ofrecer.‖

―Eso no es lo que yo—‖

―¡Te pagaré en cuanto pueda!‖




Me levanté en un parpadeo y me arrodillé sobre la cama.

¡Determinar el resultado al arrodillarme antes de que la otra persona pueda decir sí o no!

¡Este era mi método infalible para salirme con la mía siempre!

“Eso debería ablandarla…” Pensé con confianza mientras echaba un rápido vistazo, sólo para captar a Shirokusa mirándome desde arriba con ojos helados.

―Eek…‖

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios