The World’s Strongest Rearguard – Labyrinth Country’s Novice Seeker (NL)

Volumen 1

Capítulo 2: Formando un Grupo

Parte 3: Valkiria

 

 

Salí del Gremio y me dirigí hacia el Sanador, que estaba cerca. En recepción me dijeron dónde estaba la habitación de Igarashi. Su vitalidad debía de haberse recuperado para entonces, ya que al parecer estaba durmiendo en la sala de primeros auxilios. Una enfermera que salía de la habitación me vio y me preguntó cómo conocía a Igarashi. Le dije que era una conocida. La enfermera comprobó mi licencia y me dejó entrar a verla.

«De momento está durmiendo, pero espero que se despierte pronto. Es probable que aún esté conmocionada por la batalla, así que por favor tenga cuidado cuando hable con ella».




«Entendido. ¿Está bien si entro ahora?»

«Sí, está bien. Si necesitas algo, llama a uno de los sanadores».

Ella era una sanadora, no una enfermera. Sentí un poco de curiosidad, ya que aún no había visto en la práctica las habilidades de una sanadora, pero decidí dejar eso para cuando recibiera daño y lo necesitara yo mismo. Aunque como retaguardia, teóricamente estaba en una posición que me impedía recibir daño.

Llamé a la puerta, pero no hubo respuesta. El sanador había dicho que podía entrar, así que abrí la puerta de la luminosa habitación, que tenía unas finas cortinas corridas sobre las ventanas, y vi a Igarashi durmiendo en una cama con sábanas sin blanquear.

«… Con permiso», dije en voz baja y me senté en una silla de madera junto a la cama.




El rostro de Igarashi estaba algo pálido, pero dormía plácidamente.

¿Qué debo decirle primero cuando se despierte? ¿Debo intentar no herir su orgullo? ¿O debería decirle que no debería ir a hacer cosas imprudentes sin siquiera hacer un grupo?

«…Mm…»

Antes de que pudiera organizar mis pensamientos, Igarashi se movió ligeramente y abrió un poco los ojos.

«Bien, estás despierta. Todo va a salir bien, jefa».

«……»

Me preocupó que aún no estuviera del todo consciente, pero Igarashi miró en mi dirección y esbozó una sonrisa de dolor al verme.

«…Sé que estamos en otro mundo, pero despertarme contigo al lado de mi cama me parece una mala señal», respondió.

«Lo siento. Pero me alegro mucho de que estés bien. No estaba seguro de lo que iba a pasar…»

«Yo también pensé que iba a morir, pero supongo que no. Parecía que ese monstruo se había frenado un poco después de que lo golpeara con mi Rayo, así que no creí que recibiera toda la fuerza del golpe. Aun así, me dolía tanto el brazo que pensé que estaba roto».

No pude decidir por un momento si debía decirle que el Sanador le había arreglado el brazo. Probablemente me interrogaría sobre lo que hice mientras ella estaba inconsciente si pensara en cuando usé el Soporte de Recuperación. Mientras yo estaba ocupado dudando, Igarashi bajó la mirada pensativa y habló.




«…Tú… te encargaste de mí en ese momento, ¿no es así?»

«Uh… um, bueno…», tartamudeé.

«Sí… esa cosa roja ya debe haber sido derrotada. Ya no estaba. Los monstruos no saltan y luego huyen, lo que significa que tú y tu compañero debieron vencerlo, pero…»

La Igarashi que yo conocía nunca creería que había vencido a Redface. En este punto se reiría de la idea… pero ahora algo parecía diferente en ella. Al principio, se había comportado como siempre, actuando como si yo le pusiera de los nervios, pero ahora su tono era amable. Era casi como si tratara de ser considerada.

«…Siéntete libre de reírte si estoy totalmente fuera de lugar, pero si no hubieras estado allí, probablemente habría muerto. Eso es un hecho, ¿no?»

«Yo… supongo que es cierto. Pero sólo tuve suerte. No hay razón para pensar que las cosas irán tan bien la próxima vez que aparezca un enemigo fuerte.»




«Ya empezamos otra vez… ¿No deberías tener un poco más de confianza en ti mismo cuando has conseguido algo?»

«…Supongo que sí».

Había vuelto a ser la misma de siempre. Tal vez sería demasiado doloroso para mí estar en un grupo con ella. Aun así, la Igarashi normal habría echado un vistazo a mi expresión de dolor y se habría enfadado aún más, pero en lugar de eso, su hostilidad desapareció de repente, y miró hacia otro lado.

«…Lo siento. Yo soy la inútil aquí», continuó. «Escogí un trabajo sólo porque parecía genial, pero luego no pude encontrar un grupo… Pensé que podría hacer algo por mi cuenta, pero resulta que no puedo hacer nada».

«Eso no es cierto. Todos los trabajos son fuertes en los niveles superiores. Creo que puedes hacer un grupo sólido sin importar los trabajos de los miembros. Así que… no dejes que eso te desanime. De todas formas estás empezando».

«…Atobe…»

«Eh… Lo siento. No es mi lugar, yo sólo…»

De repente me sentí avergonzada por haberme puesto tan nervioso. Nunca había hablado con Igarashi así, tan emocionalmente. La actitud de nuestra empresa era que los empleados que se ponían nerviosos con facilidad eran más difíciles a la hora de trabajar.

«…Lo que quiero decir es que… creo que Valkiria es un buen trabajo. Parece algo que se volverá muy poderoso en el futuro, tiene buen equipo y es genial».

«…¿En serio eres tan deseoso de complacer a los demas? Sabía que estabas ocupado, pero sólo te eché más trabajo y te dije buena suerte, sin asumir ninguna responsabilidad… Siempre me ayudaste, pero sólo te llamé útil. Lo sabía, pero sólo fui arrogante y te utilicé. ¿Por qué te sigues preocupando por mí…?»

No sabía si ahora se daba cuenta de por qué me costaba tanto llevarme bien con ella. Tal vez se dio cuenta desde que no quise estar en un grupo con ella a pesar de que habíamos sido compañeros de trabajo antes.

«…No es que me preocupe por ti. No huiste. Golpeé a ese monstruo con mi resortera, y fue tras nosotros, pero aun así usaste tu magia en él. Te lo agradezco… y me pareció muy genial». Nervioso, Igarashi se inquietó y desvió la mirada.

«De todos modos, ¿qué es lo que ha estado genial? …he sido imprudente y he hecho un lío aún mayor para que tú lo limpies…»

«Sí, fuiste imprudente. Pero lo que hiciste encendió un fuego en mí. La suerte jugó un papel en la derrota de esa cosa, pero ahora tengo la confianza de que podría vencerla si alguna vez me encuentro con algo así de nuevo.»




«¿El trabajo que elegiste es realmente tan poderoso?»

«Podré aprovechar su poder si se dan las condiciones adecuadas. Por eso quiero empezar a reunir miembros del grupo…» Sólo eso pareció convencer a Igarashi de mis intenciones.

«…Con un trabajo tan asombroso, deberías ser capaz de conseguir que se unan personas realmente fuertes, ¿verdad?», preguntó.

«Probablemente. Pero creo que sería mejor contar con miembros más cercanos en nivel. Sería estupendo que pudieran considerar qué habilidades tomar en función de las mías».




«¿Así que tú serías el líder? ¿Serías el que traería a la gente?»

«B-bueno… Sé que puedes pensar que no tengo esa capacidad. Pero quiero ser capaz de hacer las cosas que me apetecen en este mundo, y creo que ser el líder sentará las bases para ello».

Me sentí como si estuviéramos en una reunión de negocios. Me pregunté cómo se tomaría mi propuesta de liderazgo.

«Y si… si crees que no soy un líder eficaz, que no puedes confiar en mí, eres libre de marcharte. Pero, Igarashi, ¿te unirías a mi grupo?»

Igarashi se quedó mirándome un momento, con la misma expresión, y volvió a apartar la mirada. Supongo que su orgullo le impediría trabajar bajo las órdenes de un antiguo subordinado. No sirve de mucho. Pensé que ahora sería más fácil echarse atrás, pero lo que siguió me hizo cambiar de opinión.

Igarashi miró al techo y luego volvió a mirarme a mí. Si las cosas fueran normales, aquí sería donde me fulminaría con la mirada, pero ahora todo era diferente.

«…Me has salvado la vida. Me animaste. ¿Qué clase de persona soy si no te escucho ahora?»

«Uh, um… ¿Supongo que puedo tomar eso como un sí?»

«Firmaré algo si es necesario. Dudo que puedas confiar en mi palabra».

«N-no… no es eso. De todos modos, señorita…»

«No me llames señorita. Ya no soy tu jefe».

«De acuerdo, entonces… Igarashi. De cara al futuro, me gustaría aclarar los beneficios de unirse a mi grupo-«

«Ja-ja… No necesitas preocuparte por eso. Ya tiene muchos beneficios. El hecho de que siga viva es el mayor beneficio de todos».

Me sorprendió de nuevo que pudiera sonreír así y no pude evitar sonreír yo también, pero eso pareció cohibir un poco a Igarashi. Pensando en ello, nunca había tenido la oportunidad en la empresa de mostrarme quién era realmente. Creo que era la primera vez que veía a la verdadera Kyouka Igarashi. Ya no la veía como mi jefa demoníaca; sólo quería que nuestra relación como miembros del grupo fuera bien. Por fin había conseguido pensar en ello con seriedad.

«Bien… primero, quiero hacer algo con nuestra ropa», dijo Igarashi. «Esto destaca demasiado, y me temo que atraerá la atención de la gente equivocada».

«Ja, ja, ja… En eso tienes razón. Después, podemos ir a una tienda de armas», respondí.

Llevaba un jersey, una falda de tubo y unas botas. No me parecía del todo bien entregarle una lanza y llamarla valkiria.

«Ah, sí, seguro que mi rango ha bajado desde que me derrotaron…», dijo Igarashi mientras comprobaba su licencia. Sus manos empezaron a temblar cuando vio que sus puntos de contribución habían tocado fondo, así que su rango debía ser bastante bajo. Sin embargo, parecía posible que los puntos de contribución fuesen negativos, así que seguramente no podía ser la última en el ranking.

«mi rango es el dos mil novecientos ochenta y siete de tres mil treinta y nueve… Supongo que eso significa que esta noche dormiré en el granero, ¿eh?»

«…Igarashi, tengo una sugerencia. Por favor, escúchame sin enfadarte».




«Um, vale… ¿Qué es exactamente? Pareces muy serio».

«Uh, um… ¿Te importaría quedarte en mi alojamiento temporalmente? No haré nada extraño, por supuesto, sólo será una medida de emergencia hasta que tu rango aumente».

Igarashi no dijo nada, ni siquiera un ¿Eh? -se limitó a mirarme fijamente, estudiando mi rostro antes de responder.

«…No puedo restaurar mi vitalidad si estoy en el granero, así que…s-si no es demasiada molestia…»

«E-está bien, está resuelto, entonces. Vale, ¿nos damos prisa y nos vamos?»




«Uh… ¿Ir a dónde?»

«A mi alojamiento. Aparentemente, es una suite, así que tengo la impresión de que será bastante grande».

«¿Una suite? ¿Tan alto es tu rango…?», dijo Igarashi mientras me miraba con envidia.

Hace poco tiempo, nunca me habría imaginado que me tuviera envidia. Para ser honesto, me hizo un poco feliz. Supongo que soy fácil de complacer.

Miré el mapa en mi licencia, y decidimos parar brevemente en el alojamiento para descansar antes de ir a cenar.

5 3 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios