Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Volumen 10

Capítulo 3: Una Reunión Muy Esperada

Parte 2

 

 

La casa era la estructura más intacta del Santuario.

La residencia formada de material de piedra era aproximadamente del mismo tamaño que una casa independiente promedio del mundo de Subaru. El interior era dividido en simples pasillos y habitaciones, sintiéndose como un razonable lugar cómodo para vivir.




Entre la Mansión Roswaal y el Distrito de los Nobles en la capital, Subaru había visto estructuras extravagantes, pero una de este tamaño se sentía mucho más cerca de casa. Pero ignorando las impresiones de Subaru…

«Vaaaya, Lady Emilia y nuestro buen Subaru. Se siente como si hubiera sido hace mucho tiempo que no te he visto.»

Roswaal saludó a la pareja con una típica sonrisa, algo que se sintió de lugar al extremo.

Su excéntrico maquillaje de payaso, sus palabras y gestos exagerados, y el aura misma de su presencia eran tan impropias de una persona ordinaria, simplemente asentaba mal por estar dentro de una casa ordinaria como esta.

Sin embargo, ahora que estaban antes que él, los sentimientos de las cosas siendo equivocadas o fuera de lugar eran asuntos insignificantes.

«En primer lugar, es bueno que esté segura y sana, Lady Emilia. He oído las circunstancias de Ram, pero sería muuuy difícil vivir conmigo mismo si algo te hubiera ocurrido.»

«Si realmente lo crees, podrías dar una reacción más apropiada para… No, más importante, ¿qué diablos te pasó?»




Roswaal expresó su alivio por la seguridad de Emilia, pero Subaru y Emilia quedaron tan perplejos como antes.

En cuanto al por qué, Roswaal fue una visión dolorosa mientras saludaba a la pareja, mintiendo en la cama y envuelto en vendas manchadas con sangre proveniente de su propio cuerpo. La parte superior de su cuerpo sin ropa carecía de un solo espacio desenvuelto por las vendas; tenía múltiples heridas profundas y estaba en una condición grave. El hecho de que el maquillaje de su cara no estuviera marcado se sentía como un signo menos de robustez que de un extraño nivel de obsesión.

Pero no dio el más mínimo indicio de estar herido, actuando completamente normal.

«Vaaaya, ¿me preguntas eso? Yo también soy un hombre. Realmente me duele ser visto en un estado tan vergonzoso. ¿Supongo que no eres tan caballeroso para preguntar el por qué?»

«¡Como si pudiera! En verdad, Roswaal, ¿qué pasó? Para salir herido… Y encima de eso, estás…»

Su tono superficial sobre algo imposible de pasar por alto puso a la genuinamente enojada Emilia en un aprieto. De hecho, las heridas eran tan graves que dudó en forzar el punto. Quería preguntar, pero no lo hizo.

Roswaal respondió a la discordia con Emilia cerrando uno de sus ojos de diferente color, específicamente el azul.

«Me pregunto dónde debería empezar la histoooria». En cuanto a miiis heridas… Tal vez debería llamarlas una medalla de honor, o las consecuencias inevitables de mis acciones».

«Por favor, no empapelen las cosas de esa manera. Estoy pidiendo una pregunta seria. Quiero una respuesta seria de ti».




«Hmmm… Parece que Lady Emilia tampoco está de buen humor. Considerando el lugar, no creo que pueda ser… Ayudada.»

A Subaru le pareció mal que Emilia adoptara un tono de interrogatorio. Cuando Roswaal, aparentemente de acuerdo con él, Emilia exhaló un aire de resignación.

«Desde que llegué aquí, no, desde que entré en contacto con la barrera, yo pienso que… Mi pecho se ha agitado. No puedo calmarme. ¿Qué es este lugar? A pesar de que se llama el Santuario, no se siente como tal cosa para mí. En todo caso, es lo contrario…»

«Tal vez puedas aceptar que las tumbas de las brujas siempre han sido referidas así?»

“—!!”

El aliento de Emilia se agarró fuertemente cuando Roswaal invocó al otro nombre del Santuario.

Escuchar el término de otra boca que no sea la de Garfiel le dio mayor peso. Sin embargo, ya que eso sólo añadió a la información que necesitaba preguntarle sobre…

«Espera, pongamos lo que queremos preguntar en el orden adecuado. Me siento como si estuvieramos corriendo en círculos a este ritmo. Necesitamos llegar a una conclusión».

«Vaaaya, una sugerencia muy sólida. Parece que el estado mental de nuestro buen Subaru ha cambiado desde la última vez que lo vi.»

«Esa historia se va a alargar mucho, así que me jactaré de ello más tarde… Ah, una cosa, sin embargo.»

Como Roswaal le empujó, tratando de hacer la luz del asunto, Subaru lo miró fijamente antes de continuar.

«Conseguí formar una alianza con Crusch. ¿Satisfecho con el resultado de dejarme allí ahora?»

«Ahh, estoy muy satisfecho. De verdad, de verdad, has adquirido algo difícil y largamente anhelado».

«… Así es.»

La afirmación se sintió más sincera de lo que Subaru había esperado. Mientras quedo sorprendido, lo aceptó con buena voluntad.

Esperaba eso por un tiempo, pero Roswaal realmente había dejado a Subaru en la capital real con la expectativa de que lucharía duro.

El hecho de que Roswaal lo utilizara en su propio beneficio no fue divertido para Subaru.

El hecho de que sus contramedidas contra el Culto de la Bruja habían sido notoriamente inadecuadas le divirtió aún menos.

Dejando a un lado esa insatisfacción por el momento, Subaru ordenó las preguntas más inmediatas en su mente antes de empezar.

«Primero, la gente de la Aldea Earlham. Ram dijo que estaban a salvo, pero… ¿Es eso realmente cierto?»




«Por favor, relajate. El estado de mi cuerpo puede hacer que esooo sea difícil de creer, pero yo soy un señor, después de todo. Negocié seriamente e hizo que se abriera la catedral para darles refugio».

«Catedral, ¿eh? Pediré más detalles sobre eso más tarde. Continua…»

«Dinos qué quisiste decir antes con ‘Tumba de la Bruja’.»

A medida que Subaru avanzaba, Emilia intervino, eligiendo el siguiente tema para ella misma.

Era uno de los temas de la lista de Subaru, así que no tenía ninguna objeción. Pero Subaru no pensó que la voz dura y la forma en que preguntó se sentía muy típico de Emilia.

Roswaal respondió a la tensa pregunta de Emilia con una sonrisa irónica y cerró un ojo.

«Significa exactamente lo que dice. Este es el lugar de descanso final de la Bruja llamada Echidna, una vez conocida como la Bruja de la Avaricia y para mi, estos terrenos son sagrados».




«La Bruja Echidna…»

El tono con el que Roswaal respondió a la pregunta, y puso el nombre a sus labios, hizo que el aliento de Subaru se recuperara.

Su respuesta fue tranquila y suave, pero llena de agudeza que le hizo arañar en la mente. No había ningún eco de su comportamiento normal de payaso; lo que llenaba su voz era la emoción que golpeaba con fuerza en el pecho de Subaru.

En el instante en que Roswaal invocó el nombre de Echidna, su expresión parecía más suave para lo que podría haber sido la primera vez.

“…”

Viendo el lado de su cara, Ram, atendiendo a su cabecera, suavemente bajó los ojos. Subaru no se dio cuenta de su reacción, sino que tocó una mano en su propio pecho.

Por alguna razón, el nombre Echidna, un nombre que no había conocido, extrañamente agitaba dentro de él.




«Subaru, ¿estás bien? ¿Algo va mal?»

«No, estoy bien… Más importante, sabemos que este es el lugar donde una bruja murió. Pero, Roswaal, ¿por qué estás guardando un lugar con una historia como esta? ¿Tienes algún tipo de conexión con esta bruja?»

«La razón es simple. Esta tierra ha estado bajo el cuidado de la Familia Mathers, transmitida de generación en generación.

Comenzó bajo el Lord de esta casa en ese momento… el Roswaal que heredo este nombre. En otras palabras, es de este Roswaal en la historia de que este Santuario ha sido transmitido.»

Cuando Subaru abordó el tema de su relación con la bruja, Roswaal siguió el ejemplo, llenando los espacios en blanco. La explicación dejó a Emilia tocándose los labios, frunciendo sus refinadas cejas.

«‘En la historia’… Entonces la familia Mathers ha estado involucrada con la Bruja de la Avaricia desde hace mucho tiempo…»

«-Echidna.»

«¿Eh?»

Los ojos de Emilia se abrieron de par en par cuando sólo el nombre se deslizó abruptamente. Roswaal instruyó sus ojos hacia Emilia. «Echidna», él repitió, asegurándose de que ella lo escuchara.




«Pooor favor, emplee su nombre cuando se refiera a ella. Llamándola La Bruja de la Avaricia implica todo tipo de cosas nefaaastas, ¿no es así? Y es un poco laaargo.»

«Errr, lo entiendo. Entonces, ¿puedo tomar esto como… esto es el lugar de descanso final de Echidna, y la familia Mathers se ha ocupado de ello porque estuvo involucrado con ella por un largo tiempo?»

«Sí, eso es correcto. Habiendo dicho eso, «cuidar de ello» es algo exagerado. La barrera de Echidna significa que los forasteros no pueden pasar a través del Bosque Perdido sin las formalidades adecuadas. En la parte superior de que, la barrera tiene un efecto especial en aquellos cuya sangre cumple una condición particular.

¿También ha experimentado esto, Lady Emilia?»

«Es verdad, perdí la conciencia cuando entré en contacto con la barrera. Pero, según Garfiel, la barrera sólo causa problemas cuando sangres mestizas como yo entran en contacto con él. No le hizo cualquier cosa a Subaru, ¿verdad?»

«Er, en realidad, no puedo decir que no me haya hecho nada…»

«¿Eh? ¿Qué quieres decir con eso?»

Cuando Subaru se rascó la mejilla y murmuró, Emilia levantó su cara de sorpresa.

Ella no sabía que una vez que la barrera la había noqueado, Subaru había sido teletransportado mientras ella dormía. A lo largo del camino, Subaru no encontró un buen momento para sacarlo a colación, pero también, había dudado mucho en hacerlo.

Después de todo, no podía hablar de ello sin discutir su conexión con el cristal de Frederica.

Si Frederica hubiera comunicado que Garfiel era una persona peligrosa, le confió a Emilia el cristal, y encima de eso, planeó hacer que el cristal la teletransportara, se preguntó qué objetivo tenía Frederica al hacerlo.

«Subaru, si algo pasó, dímelo. Decidimos que discutiríamos cosas importantes, ¿no?»




«Lo hicimos, pero esto es…»

«Subaru».

La mirada seria y la súplica de su voz hizo que los hombros de Subaru se hunden en la resignación. Desde allí, sacó el cristal azul de su bolsillo y explicó las circunstancias a todos los presentes.

Explicó que el cristal había reaccionado a la barrera, Subaru teletransportado solo a un lugar diferente en el Santuario. Allí se encontró con una niña, fue llevado a la ruina, y perdió el conocimiento mientras estaba dentro. Más tarde, había sido atrapado por Garfiel y traído, trayéndolos de vuelta hasta el presente.

«Frederica entregó este cristal antes de que dejáramos la mansión. No hay duda de que reaccionó a la barrera e hizo que el teletransporte ocurriera. Emilia era la que llevaba el cristal para empezar, así que…»

«Barusu, lo que intentas decir es que Lady Emilia ha sido el objetivo?»

Mientras Subaru hablaba de las circunstancias, Ram resumió la última parte en su lugar. Su afirmación hizo que Subaru proyectara en su barbilla. La imagen de la joven que había conocido en el bosque volvió a él.

La chica no tenía emociones, era como una muñeca. Ella no le había hecho ningún daño Subaru, llevándolo a la ruina y huyendo, y tenia que preguntarse, ¿eso estaba destinado a Emilia en su lugar?

«Si eso es cierto, fue Lady Emilia la que se habría teletransportada por el cristal durante el tiempo en que la barrera le había robado la conciencia. Si es así, lo más fortuito es que fue Subaru quien fue enviado en su lugar».

«Y luego me conecté de nuevo sano y salvo. Mi cuerpo no tuvo… Algo malo en especial.»

Subaru giró una muñeca, sonriendo a Emilia mientras afirmaba su robustez de salud. Pero, mientras sonreía a Emilia, ella bajo cabeza y cautelosamente le hizo una pregunta a Roswaal.

«Frederica dijo que el cristal era necesario para atravesar la barrera, y por qué ella me lo estaba encargando… ¿Era eso cierto?»

«… Desafortunadamente, las formalidades apropiadas para pasar por el no implican un objeto. Supongo que eso es una prueba de que Frederica estaba tramando algún tipo de esquema.»

La respuesta de Roswaal hizo que las palabras de Emilia se engancharan en su garganta como sus hombros apáticos se hundieron. Por supuesto que lo hicieron. La charla que acaba de establecer la infidelidad de Frederica como una certeza virtual

«Frederica ha trabajado para ti durante mucho tiempo, ¿verdad? Más de diez años es lo que he oído».

«… Sí, esa chica era todavía muy joven cuando la contraté por primera vez. Es una chica muy capaz, y ni una sola vez ha actuado en desafío de mi voluntad…»

Cuando Subaru planteó una pregunta en lugar de Emilia, Roswaal sacudió su cabeza en aparente consternación. Luego miró significativamente hacia su visión, con lo que Ram aceptó su mirada con un solemne asentir con la cabeza.

«Y así el plan de Frederica ha terminado en lágrimas… Eso acaba de ser una broma».

«¿Fue realmente una broma? Me pareció bastante serio…»

«Era». Pero el castigo no será… ahora sabemos que Frederica está profundamente relacionada con la presente circunstancia aquí en el Santuario».

Para Ram, Frederica era una compañera de trabajo desde hace mucho tiempo. Sabiendo que su compañera de trabajo había sido infiel, ella sin embargo habló con calma, su rostro no traiciona ningún tipo de inquietud en relación con ese hecho.

«¿Qué quiere decir con las circunstancias en el Santuario? ¿Qué es lo que está pasando aquí ahora mismo?»

«Lady Emilia, ¿no le pareció extraño? Que Ram y yo, y los aldeanos que huían al Santuario, permanecieron en este lugar en lugar de volver a la mansión?» preguntó.

«¿Eh? Eso es… Pensé que debía ser por tus heridas, Roswaal,» ella respondió.

De hecho, Roswaal, acostado en la cama, tenía heridas que eran bastante profundas. Incluso si regresara a la mansión para recibir tratamiento, no podía ser movido sin haberse recuperado al menos algún grado mínimo.




Pero Roswaal sacudió la cabeza, aparentemente diciéndole que no era la razón.

Y luego…

«Actualmente, tooodos los presentes nos encontramos prisioneros en el Santuario… Ram, los aldeanos y yo… Ah, y ahora que has entrado, los incluye a ustedes dos también».

«¿Eh?»

Subaru y Emilia se quedaron estupefactos ante la explosiva declaración.

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios