Hataraku Maou-sama! (NL)

Volumen 1

Capítulo 2: El Rey Demonio Va A Una Cita En Shinjuku Con Esta Chica Del Trabajo

Parte 4

 

 

“Disparates. ¡Los demonios manejamos superpoderes debido a nuestra magia! Y ahora que mi magia se ha ido, apenas podía sacar la súper audición de mi sombrero o cualquier cosa.”

Emi se  perdió en sus pensamientos, ignorando  a la  mayoría de las extrañamente jactanciosas explicaciones que el Gran General Demonio le había proporcionado.

Sería malo, muy malo, para ella si los demonios encontraran una manera de restaurar su magia. Si accedían a una gran cantidad de energía antes de que ella pudiera recuperar su propia fuerza sagrada, era difícil imaginar a Emi teniendo una manera de lidiar con eso al mismo tiempo, incluso si ella se moviera para despachar a Maou en este momento, ella no podía decir si ella retendría suficiente poder sagrado para regresar a Ente Isla, para ni decir nada o de tratar con las autoridades después…

Después de todo, a diferencia de Ashiya, Emi todavía podía detectar la fuerza mágica dentro de Maou lo suficiente para confirmar su identidad como Rey Demonio. Por lo que ella sabía, él todavía podía estar ocultando el alcance total de su poder restante.

En cuyo caso, solo había una opción. Si el Rey Demonio y su subordinado, el principal peligro al que se enfrentaba ahora mismo… descubrían una fuente de magia, tendría que destruirla antes de que pudieran aprovecharla. Una medida provisional, tal vez, pero derrotada al estar sentada y jugueteando con sus pulgares.

“¿Ashiya?”

“¿Q-Que?”




“Sabes que no tiene sentido quedarte aquí mirándolos. Sígueme.”

“¿Seguirte? ¿Dónde?”

“En ese café, por supuesto. Si no estás seguro de que puedes confiar en esa chica todavía, entonces tienes que acercarte. Escúchala mientras exploras los alrededores. De lo contrario, ¿cómo puedes llamar a eso ‘seguirlos’?”

“¡Yo-yo no me atrevería! ¿Qué diría Su Alteza Demoníaca si realizase tal acto atrevido? ¡Ahh! ¡Espera un minuto!”

Con su tenue línea de lógica dispuesta, Emi agarró la expresión del reacio Ashiya y lo arrastró directamente al café.

Media hora antes de que Emi viera a Ashiya, el gran Rey Demonio Satanás se reunió con la nueva empleada a tiempo parcial, Chiho Sasaki, en su ubicación de MgRonald, frente a la pantalla grande de Shinjuku Alita.

“¡Oh! Oye, ¿Te cortaste el pelo, Chi?”

“¡Sí! ¡Pensé que iba a dar el salto y dejármelo cortó por un tiempo! ¿Te gusta?”

Era una diferencia de un minuto respecto de la anterior, Maou solo podía detectarla porque pasó horas al lado de Chiho durante su período de entrenamiento, y fue difícil decir cuánto de un «salto» fue honestamente. Sin embargo, dado que normalmente la veía con su uniforme escolar o con el de MgRonald, el cabello suelto al aire libre y las líneas bien definidas de su blusa parecían graciosamente frescas para él.

“Sí. Te queda muy bien.”

“¡Oh, genial!”

Chiho levantó alegremente su puño en el aire ante la honesta respuesta de Maou.

“Pensé que ibas a aparecer en tu uniforme escolar, sin embargo. No lo hiciste ¿No tenías algún tipo de club después de la escuela o algo así?”

Maou no tenía ningún motivo particular detrás de la pregunta, pero fue suficiente para que Chiho pusiera un gesto honesto de ¡lo hice!

“¡Oh, nunca aparecería en eso! ¡De ninguna manera me pondría ese traje defectuoso para ir al café contigo, Maou! Además, si estuvieras caminando por Shinjuku con una chica en un  uniforme escolar, la  gente podría comenzar a sacar conclusiones, ¿sabes?”

Chiho parecía extrañamente irritada mientras defendía su elección de ropa. Él había visto a Chiho en la ropa de la escuela antes, cuando venía a trabajar directamente de la clase, pero el uniforme no parecía tan malo en ella. La respuesta fue un poco sorprendente.

“¡Oh, pero mírate! Pensé que nunca compraste en ninguna parte excepto por UniClo, pero hoy llevas algo exclusivo, ¿eh?”

Ella no estaba tratando de ser mala, probablemente, pero Maou aún tenía que reírse del significado debajo de las palabras.

“Sí, mi compañero de cuarto dijo que no había manera de que me dejara salir en una cita usando cosas de UniClo.”

“No es que haya algo malo en UniClo, pero si quieres ir de pies a cabeza con él, debes tener cuidado de cómo lo coordinas, o de lo contrario resultará todo extraño. Pero, Wow, viste esto como una cita, ¿eh? ¡Eso es genial!”

“¿Qué es impresionante? ¿Qué tiene de malo UniClo? ¿Es esto realmente una cita?” Maou asintió vagamente, un millar de preguntas aparecieron en su mente.

“Tienes que llegar a casa antes de la cena, ¿no?”

“Bueno, sí, pero…”

Chiho asintió con tristeza. Eso era inevitable; ella tenía familia esperando.

Maou ya sabía que el tipo de chicas adolescentes que se divertían en Shibuya o Harajuku hasta la madrugada eran solo una pequeña parte de toda la población.

“Entonces, ¿qué quieres hacer? No podemos quedarnos aquí en la calle. Yo no salgo a comer mucho, así que realmente no puedo pensar en ningún lugar para sentarme y relajarme excepto el de MgRonald.”

Chiho, aparentemente anticipándose a esto, pensó en silencio por un momento.

“¿Por qué no vamos a la cafetería Barluxe? Es barato, y por lo general es bastante relajado.”

Maou sabía sobre Barluxe. El nombre, al menos.

“¡Oh, y no te preocupes por pagar! Puedo cubrir todo eso, si no te importa escucharme.”

Ella debe haber dicho eso por preocupación por Maou, que emitió un aura palpable de »Pobre trabajando» en todas las horas del día. Pero incluso Maou alardeo con el orgullo de un joven adulto, por no hablar del orgullo de un Rey Demonio.

“No, no. Soy el chico aquí. Puedo cubrir eso para nosotros dos.” La predicción de Ashiya fue acertada. Se dio cuenta.

“¿Lista para ir?”




El Barluxe más cercano estaba a poca distancia de la calle Yasukuni, en el extremo cercano de un patio de comidas dentro de un corredor subterráneo.

“¿Oh… uh, Maou?”




“¿Hmm?”

Chiho detuvo a Maou, justo cuando comenzó a caminar. “Um…”

“¿Qué? ¿Qué pasa?”

“¿Tu, uh, mano?”

“¿Mano…?”

Chiho volvió sus ojos un poco hacia abajo, con los dientes apretados, su cara un poco roja.

Por alguna extraña razón. Maou pensó que iba a gritar por un momento, pero lo que salió en cambio fue aún más sorprendente.

“¿Te importa si nosotros… uh, nos tomamos de las manos?”

Antes era una bola de energía sonriente, pero de repente su voz sonó. Tan suave como un mosquito zumbante. Maou miró, confundido.

“Seguro, como sea.”

Él recogió casualmente la mano derecha de Chiho. Chiho, sorprendida, tensó su cuerpo por un momento.

“¿Qué?”

“Oh, uh… ¡no! ¡Impresionante! Uh, ¡no es nada! Muchas…..”

“Claro,  claro.  Es  una  calle  concurrida  de  todos  modos.  No  querría separarme de ti.”

“Ngh… yo”

El carrusel de cambios de humor de Chiho hizo difícil que Maou supiera lo que ella quería. Parecía voltear entre cada una como una baraja de tarjetas, desde la sorpresa a la felicidad a la falta de claridad a un extraño sentido de rendición.

“… Estas bien, ¿no es así? Lo veo un poco ahora.”

Maou volvió a mirar de cerca la cara de Chiho. Chiho, con los ojos bien abiertos, probó mantener una cierta distancia de él en respuesta. Ella era menos que exitosa, teniendo en cuenta cómo se tomaban de la mano, y por lo tanto simplemente retorcía su cuerpo un poco en su lugar.

“Estás actuando un poco raro hoy, Chi.”

“¿Oh? Oh. ¡Bueno, supongo que es probablemente por todo esto que ha estado pasándome!”

Mirando hacia atrás de una manera extraña, Chiho comenzó a caminar, arrastrando la mano de Maou hacia atrás.

Hataraku Maou-Sama Volumen 1 Capítulo 2 Parte 4 Novela Ligera

 

“Sí… Supongo que sí.”

Maou no tuvo más remedio que aceptar la excusa, pero…

«Mmm…” Miró a Chiho, mientras ella soltaba lo que sonaba como un muy desgarrado tipo de suspiro.

A primera vista, ella parecía no estar manifestando ningún tipo de fenómeno mágico. No hubo desviaciones inusuales del cuerpo humano típico, e incluso cuando hicieron contacto entre sí, ella no mostró ningún cambio notable ni demostró ninguna reacción al remanente poder mágico que pudo haber absorbido de Maou.

La única desviación notable de la norma era que la palma de Chiho parecía más caliente que la suya, su pulso extrañamente rápido.

Lo que significaba que Maou tenía que considerar la idea de alguien que interfiriera externamente con el alma de Chiho. Quizás el enemigo que atacó a Emi y a él, o quizás alguna fuerza mágica no relacionada estaba actuando sobre ella en este momento.

Y por todo eso asumió que Chiho estaba diciendo la verdad…

Sin embargo, en este momento no había nada inusual en ella. Ya era hora de escuchar la historia completa.

La salida oriental de la estación de Shinjuku fue el hogar de un gran centro comercial subterráneo construido alrededor de la entrada JR Shinjuku. Bajaron por una escalera cercana para encontrar a la zona de comidas en gran parte con poca gente, siendo la calma entre la tarde y la noche.

Barluxe, por suerte, también estaba bastante vacío. Eligió una mesa junto a la ventana delantera, pensando que sería más fácil para Ashiya verlo allí, pero luego se dio cuenta de que podría ser difícil para cualquiera observarlos sin ser detectados desde fuera de un café en la zona de comidas.

Mirando hacia atrás, vio a Ashiya escondido detrás de un pilar a una distancia.

“De todas maneras, Chi, ¿qué tal si empezamos contigo repasando toda la historia de nuevo para mí?”

“Okay.”

Maou dio un puntapié a las cosas, con un café mezclado de tamaño regular en la mano, un café con leche estacional congelado en las manos de ella.

“Así que te conté cómo mis oídos comenzaron a sonar mucho más desde que empecé a trabajar en MgRonald, ¿verdad? Al principio, pensé que era como el estrés, probar cosas nuevas con las que no me sentía cómoda y esas cosas. Pero tú, la Sra. Kisaki y todos fueron muy amables conmigo y nunca tuvimos que tratar con ningún cliente raro ni nada… y tampoco tengo problemas en la escuela, así que pensé que tal vez solo no estaba sintiéndome bien.”

Maou asintió cortésmente mientras continuaba, cuidando de mantener un ojo perceptivo tanto en su entorno como en la propia Chiho.

“Entonces hubo un gran terremoto del que te hablé, ¿verdad? el que golpeó nuestra casa, y la de nadie más. Pensé, Wow, eso era algo raro, pero anoche, Estaba sola en mi habitación, y de repente escuché esta voz que me hablaba al oído.”

“Sí, sobre esa voz. ¿Cómo sonaba? ¿Diferente de lo que tú y yo hablemos ahora mismo?”

Chiho colocó un dedo índice en su barbilla, pensando por un momento. “Mmm… Bueno, ¿alguna vez has visto películas o anime o algo así, Maou?”

“… A veces”

Casi nunca, en realidad, considerando la falta de un televisor en su apartamento se pasó por alto para mantener la conversación.




“Bueno, ya sabes cómo representan la telepatía y esas cosas, ¿no? ¿Cómo, una voz realmente en eco? No fue así en absoluto.”

“¿No?”

El ritmo de Chiho se aceleró, como si acabara de recordar algo.




“Era, como, esta voz masculina muy digna, y sonaba realmente frenética. Podía oírlo bien, pero sonaba como una radio que no estaba bien sintonizada.”

“¿De verdad?”

“Sí, sí…”

Chiho asintió, un poco sorprendida por la repentina explosión de vida de Maou.

“Y todo lo que dijo fue, cosas, realmente básica. Cosas como ‘Uh, ¿puedes escucharme?’ y así.”

Escuchar una voz de hombre extraño en tu oído sería suficiente para hacer que cualquiera se asustara, pero aparentemente Chiho se sentó en silencio y escuchó.

“Terminé hablando en voz alta para responderle, pero él siguió diciendo ‘¿Me oyes?’ Y esas cosas, así que supongo que no pudo oír nada de mi parte. Así que me senté a esperar que él dijera algo. Y luego escuché, como, «Ah, lo que sea.” Esto solo está llegando a un número limitado de personas, así que solo voy a decirlo. En tu mundo está ocurriendo todo tipo de eventos naturales extraños en este momento. Ahí está». Va a ser muy grande en poco tiempo, así que ten cuidado. Y estaremos allí también, una vez que sea el momento adecuado, así que…”

Con eso, Chiho se quedó en silencio y tomó un sorbo de su café congelado con leche.

“… ¿Eso es todo?”

“Eso es todo. Y no sé lo que eso significa en absoluto, así que pensé que era, como, un número equivocado o algo así. Definitivamente no fue para mí. Así que traté de decir y pensar: Eso no es para mí, te equivocaste de chica, pero luego la afinación empeoró y la voz se fue. Mis oídos no han sonado en absoluto desde entonces. “

“Así que pensaste que los «eventos naturales» que mencionó deben haber sido los terremotos que has estado sintiendo.”

“Me tomó un poco descubrirlo, pero sí. Me sorprendió tanto escuchar esa voz que no pude pensar en nada por un tiempo.”

Chiho se río un poco para sí misma y tomó un sorbo de su café con leche, que estaba empezando a derretirse un poco mientras se perdía en la narración de la historia.

Maou, mientras tanto, reflexionó sobre esto, sin preocuparse demasiado por su café cada vez más tibio.

La voz que Chiho escuchó fue probablemente un tipo de maniobra mental conocida como «vínculo de idea”. Se trataba de sincronizar las almas internas de dos personas de diferentes mundos y con diferentes idiomas, convirtiendo (por ejemplo) el japonés del hablante, en un concepto que el receptor podría entender de forma nativa.

En un mundo lo suficientemente avanzado como para desarrollar puertas que se abrieron a otros planetas, la tecnología de sonar había estado bien establecida por siglos. El lanzamiento de este «sonar» desencadenó explosiones invisibles de magia, las ondas de choque a partir de las cuales podrían analizarse para determinar el estado de las cosas en el destino de una Puerta. Estas explosiones mágicas podrían tomar diferentes formas donde quiera que tuvieran lugar.

Era muy probable que una de estas explosiones de sonar se dirigiera a la Tierra, en Japón, para ser exactos, y se manifestara como el «evento natural» de un terremoto.

Un cuadro de asesinos lo lanzó, sin duda, para destruir al Rey Demonio. La posibilidad de que la explosión del sonar caiga sobre la casa de Chiho era increíblemente baja, pero no era cero. Eso explicaría por qué el terremoto se sintió solo en ese espacio inmediato y en ninguna otra parte.

También podrían haber dirigido esa explosión del sonar a una posición bastante específica, asumiendo que siguieran las pistas en el Espacio del Gate creadas por el Rey Demonio, Alciel y el Héroe que los perseguía.

Y pensándolo bien, ¿no hubo un poco de estremecimiento la noche en que él y Emi fueron atacados? Tal vez el atacante se estaba escondiendo cerca, disparando un sonar de corto alcance para evaluar la posible respuesta mágica del Rey Demonio.

Algo iba a suceder, y mucho antes de lo que él esperaba.

La apariencia externa de Maou y Ashiya se había asimilado completamente a la norma japonesa, pero en esencia, todavía eran demonios de pleno derecho.

Demonios que, solo la noche anterior, habían permitido que un enemigo invisible se les acercara.

Como dijo Chiho, «Habrá uno muy grande dentro de poco», lo que probablemente significaba que alguien con un nivel similar de energía mágica estaba a punto de actuar.

El enemigo estaba sentado junto a él, esperando la oportunidad justa.

“Ahh… Estoy realmente contenta de haber podido sacar esto de mi pecho, Maou.”

“¿Eh?”

Volvió a la realidad al oír la voz de Chiho. “Muchas gracias. Sabía que creerías en mí.”

“Oh, no, no, no fue nada…”

“¡No, lo es! La mayoría de las personas no le daría una hora del día a una historia como esa. Para ser honesto, estaba un poco asustada de enviarte un mensaje de texto. Pensé que solo te reirías de mí. “

“¿Eso crees? ¿Se lo has dicho a tus padres o a tus amigos?”

“Oh, de ninguna manera podría hacer eso. Estoy en mi adolescencia. Si saliera con una historia como esta, no lo harían. No solo se reirían, estarían seriamente preocupados por mí. Como, ¿por qué esta chica no puede distinguir la diferencia entre fantasía y realidad?”

“Eh… Sí, supongo que sí.”

Maou hizo todo lo posible para tranquilizar a la oprimida Chiho.

“Bueno, ya sabes, si alguna vez necesitas a alguien con quien hablar,

¡puedo grnghghff!»

“Uh, ¿estás bien? ¿Qué sucedió?”

Chiho, preocupada por la repentina e intensa asfixia de Maou, le ofreció un vaso de agua. Tragándola, sus ojos trataron de controlar su situación, pero la imagen en la esquina de su ojo hacía imposible pensar racionalmente.

¿Por qué? ¡¿Por qué Emi y Ashiya entran al café juntos?! “¿Maou?”

“¡Ahem! Lo siento, estoy bien. Supongo que algo se fue por la tubería equivocada. ¡No hice nada malo!”

“¿Huh?”

“Olvida eso Es perfectamente normal que alguien discuta asuntos con su compañero de trabajo, y no hay nada oscuro ni siniestro al respecto, así que definitivamente no estoy aquí por ninguna razón malévola.”

“Umm, ¿Estás bien, Maou?”

“¿Mm? Oh, lo siento, Chi. No te preocupes por eso. Sólo tuve una especie de ataque.”

“¿Un… ataque?”

“Fossa Magna.”

“¡¿Maou?!”

“No, no, lo siento. Estoy bien, así que…”

Su mente aturdida e insensible había hecho siete viajes en todo el mundo a la velocidad de la luz en el transcurso de un segundo. Al darse cuenta de que se había detenido al otro lado del mundo, dio un semicírculo más para llegar al café.

“¡Uh… de todos modos! Juntando todo lo que dijiste, no creo que esa voz o el zumbido en tus oídos sea un problema directo para ti. Lo que realmente importa es si algo realmente malo va a suceder, ese ‘algo realmente grande’ que mencionaste. ¿Lo hará o no? ¡Esa es la clave aquí!”

Chiho se quedó atónita ante el extremadamente extraño comportamiento de Maou en los últimos dos minutos, pero asintió. Parecía que la estaba tomando en serio, al menos.

“Por suerte, no suena como si ese hombre tuviera algún tipo de intención maliciosa cuando te contactó. Si surge algo, simplemente avisa a la gente que te rodea. Eso podría hacer una gran diferencia.”

“Yo… supongo que sí, sí.”

“Eso es todo lo que puedo decir por ahora. Lo siento, en realidad no es ningún tipo de solución real.”

Maou tomó otro trago de agua, intentando mantenerse en el camino.

Chiho, con las manos todavía apretadas alrededor de su vaso de café con leche, ahora completamente derretido, pensó en algo por un momento antes de volver a levantar la cabeza.

“Muchas gracias, Maou. Esto realmente se siente como un peso que ha sido levantado de mis hombros.”

“¿Oh? Bien, genial.”

Toma eso, Emi Quizás esté muy lejos del comportamiento normal de un Rey Demonio, ¡pero no he hecho nada raro con ella! No importa cómo lo mires, ¡solo soy otro tipo agradable, ayudando a la nueva chica en el trabajo!

“Por cierto… ¿qué te hizo pensar en hablarme de esto?”

Internamente, Maou sintió que tenía todo el derecho de estar orgulloso, pero algunas dudas en su mente le hicieron preguntarle a Chiho. Él había sido el supervisor de entrenamiento de Chiho en el trabajo, sí, pero habían pasado menos de dos meses desde su primer encuentro. Sabía muy bien que el «volteador de hamburguesas veterano» no era una posición particularmente codiciada en la sociedad japonesa moderna.

“Um…”

Los ojos de Chiho se lanzaron alrededor del café. La pregunta pareció avergonzarla.




“Sabes… no lo sé. Supongo que pensé que me creerías, Maou. Siempre has sido muy amable conmigo, y… No lo sé, eres un poco diferente de las demás personas.”

Maou pensó esto.” Amable » nunca fue un cumplido que un demonio apreciara. Sin embargo, aceptó que él, como Rey Demonio, era una marcada desviación de la norma.

“Sí, supongo que soy un poco raro, ¿eh?”

“¡Oh, no! Quiero decir, no quise decir eso de mala manera ni nada.”

Chiho parecía extrañamente frenética mientras trataba de explicarse. Maou tuvo que sonreír ante su previsibilidad.

“Lo sé, lo sé. Oye, trata de no gesticular así de frenética, vas a derramar tu bebida.”

“¡Oh, a veces realmente eres malo, Maou!”

Chiho dejó escapar una tos, su expresión en algún lugar entre la preocupación y la ira.

“Pero, no me importa si eres raro. Fue divertido poder tomar un café y hable contigo de esta manera.”

“¿Mm?”

Las palabras surgieron de la ligera sonrisa de Chiho. Era difícil decir si las dirigía a Maou o a ella misma, pero, de todos modos, había algún portento serio detrás de ellas. Incluso Maou podía ver eso.

“¿Entonces… eh, Maou?”

La voz que Chiho recitó fue temblorosa y débil. Estaba mirando a Maou, con los ojos llenos de preocupación, las mejillas sonrojadas con un tono rojo saludable.

“Yo… creo que…”

“¡Para aquí mismo!”

La apertura furtiva de Chiho fue bloqueada por una fuerte voz lateral.

Maou congeló a Chiho, sin saber qué estaba pasando, se volvió y miró con curiosidad a la mujer desafiante que los estaba mirando.

“Nada bueno va a pasar si sales con este tipo.” “E-Emil que estas”

“Solo quiero darte un consejo. Este chico va a estar lejos de Japón en poco tiempo. Será mejor que mantengas las cosas donde están ahora, o si no te van a hacer daño más tarde.”

Sorprendido por la repentina intrusión de Emi, Maou encontró que su cerebro se cerraba sobre él una vez más. Ashiya, que estaba sentado con ella, estaba medio agachado detrás, al no haberla detenido a tiempo.

Chiho, por su parte, respondió rápidamente.

“Lo siento, pero ¿Conoce a Maou, señorita?”

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios