Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 9

Capítulo 3: La Llegada del Rufián

Parte 2

 

 

“¡¿Qué demonios?!”

Así como así, mi estilo de vida dichosamente tranquilo es interrumpido de forma súper grosera por un fuerte grito.




Riel y Fiel, que están jugando a la patata caliente con bolas de hilo o algo, inmediatamente se ponen en postura de combate.

No puedo ver el origen de la voz que he oído.

Probablemente porque la puerta de mi habitación está bloqueada por una pared de hilo.

Sííí… cubrí toda la habitación que me dieron con hilo.

Mira, ¡simplemente no me sentiría cómoda de otra manera! Son algo así como, ¡mis instintos de araña! ¡Y tengo que bloquear el sol que entra por la ventana porque es malo para mi piel!




Así que ya puedes entender por qué tuve que convertir mi habitación en un lío de telarañas.

Eso también significa que nadie puede entrar excepto Riel y Fiel. Ellas pueden mover el hilo fácilmente y entrar, probablemente porque son arañas como yo. Por lógica, supongo que Ael, Sael y el Señor Demonio podrían entrar también.

Pero la doncella obviamente no puede, así que le pido que deje mi comida y mis cosas afuera de la puerta.

Así que, mi habitación está prohibida para cualquier visitante no-arácnido, y algún intruso está intentando entrar ahora mismo. Un hombre, a juzgar por la voz.

¿Que por qué lo llamo intruso? Porque abrió la puerta de una damisela sin siquiera picar, por lo que obviamente no tiene modales.

“¡Eh, tú! ¿Qué diablos es todo esto?”

“Ehm, creo que fue puesto ahí por la huésped que actualmente usa esa habitación, señor. Me temo que aún no sabemos los detalles, tampoco.”

Puedo escuchar al intruso hablando con lo que suena como una doncella mientras tira de la pared de hilo.




A juzgar por el tono educado de la doncella, suena como que este tipo es alguien importante.

Supongo que si realmente fuera un intruso, no habría pasado la seguridad de la mansión. Alguien debe haberle permitido entrar y probablemente incluso le haya guiado hasta aquí.

Entonces, ¿tal vez el Señor Demonio le envió a buscarnos o algo así?

“Mi querido muchacho, estas habitaciones están ocupadas ahora mismo por los invitados de honor de su estimado hermano mayor. Incluso aunque sea el hermano menor del señor de la casa, me temo que no debe interrumpirles sin previo aviso.”

¿Oh-oh? Suena como que ha llegado el Sr. Mayordomo Principal.

Y por lo que puedo oír, está regañando al intruso.

“Como ya he dicho antes, deja de llamarme querido muchacho, ¡maldita sea!”

“Y como ya creo haber mencionado, estaré feliz de hacerlo en cuanto sea un adulto, mi querido muchacho.”

“¡Uf!”

Suena como que el intruso no es rival para el mayordomo.

También suena como si fuese el hermano más pequeño de Balto, el dueño de la casa.

Entonces, si está relacionado con este lugar, el Señor Demonio probablemente no lo envió hasta aquí. En realidad, supongo que debería haber sabido que el Señor Demonio no confiaría nada a alguien tan rudo.

“¡Olvídalo! ¡Sólo dime qué es esta cosa, entonces!”

Uf. Parece que el intruso se ha dado cuenta que lo de querido muchacho no va a acabar pronto, así que vuelve al tema original.

Esto es solo una corazonada, pero me lo imagino apuntando a la pared de hilo desde fuera de la habitación.

Ya sabes, para alguien de una familia noble como la del duque, él suena muchísimo como un rufián que hace todo lo posible por parecer duro.

En lugar de “intruso”, le llamaremos “rufián” de ahora en adelante.

“Es un material proporcionado por nuestro estimado invitado, como creo que esta buena mujer acaba de explicarle.”

“¡Ya he pillado eso, maldita sea! ¡Te estoy preguntando por qué demonios les permites hacer lo que les de la gana con una habitación en nuestra casa!”




Ahh. Supongo que soy la razón por la que el rufián está tan enfadado.

“Y por lo que he oído, ¡sólo están ahí metidos haciendo algún tipo de asunto misterioso! ¡¿Por qué demonios dejaría mi hermano que se quedaran aquí un puñado de bichos raros?! ¡Maldita sea!”

“Le aseguro, que el señor de la casa ha dado el permiso para todo esto. No es nada de lo que debas quejarte, querido muchacho.”

“¡Y te digo que esa no es una razón suficientemente buena!”

¿Tal vez él y su hermano no se lleven bien?

Basándome en lo que acaba de decir, parece que el personal de la mansión no ven con muy buenos ojos mis actividades, pero lo que realmente parece molestar al rufián este es que su hermano nos diera permiso para hacer todo lo que quisiéramos.

“¡Escucha! ¡Esta es la mansión de mi familia! ¡No puedes ir por ahí llenando nuestras habitaciones de lo que sea que sea esta mierda! ¡Ey! ¡Tú, la de ahí! ¡Sé que puedes oírme!”

“¡Por favor, pare, mi querido muchacho!”

“¡Cállate, veterano!”

¡Pfffft! ¡Veterano! ¡El rufián acaba de llamar al mayordomo principal veterano!

Es bastante divertido escuchar una palabra como esa mezclada con todas esas maldiciones.

“¡Ke-ke-ke-ke-ke-ke!”

De repente, escucho un ruido raro a mi lado.

Girándome para investigar, veo los hombros de Riel agitándose arriba y abajo mientras emite el sonido.

Em, ¿qué se supone que estás haciendo exactamente?

¿Se supone que eso es una carcajada? Qué, ¿te golpeó el hueso de la risa o algo?

Hace un tiempo les di a las arañas marioneta un prototipo de mecanismos de voz, pero como nunca llegué a desarrollarlos más allá de la fase de pruebas, ellas no pueden hablar muy bien. Por lo general, ni se molestan en intentarlo.

Así que si Riel se está esforzando pro producir algún tipo de risa, debe haber encontrado algo realmente divertido. Aunque, es un poco espeluznante, para ser honestos. Corta el rollo, ¿quieres?

“¡¿De qué demonios te estás riendo?!”

¡¿Ves?! ¡Has hecho que el rufián se enfade más!

¿Pero qué está pasando? ¿Qué es esta situación caótica?

“¡Por favor, pare de una vez!”

“¡Nadie me va a hacer quedar como un tonto!”

La pared de hilo se agita violentamente.

El rufián debe haberse flipado y haberla intentado golpear.

“¡¿Qué demonios?! ¡¿Estoy atrapado?!”

Bueno, sí. Es hilo de araña.

Si lo tocas, obviamente te vas a quedar atrapado.

“¡Maldita sea!”

Maldiciendo salvajemente, el rufián pasa a su siguiente acción, que es… ¡¿FUEGO?!

¡La pared de hilo está en llamas!

¡¿Pero qué clase de imbécil prende fuego a su propia casa?!

Incluso después de mi deificación, mi hilo sigue conservando las mismas propiedades básicas.

En otras palabras, todavía es débil contra el fuego.

Puede soportar cierta cantidad, pero este rufián tarado debe haberlo hecho a lo grande, porque las llamas están atravesando la resistencia de mi hilo.

Probablemente usó algún tipo de habilidad de fuego, pero supongo que el nivel de la habilidad era bastante alto. Ja-ja-ja.
Espera, ¡no hay nada de divertido en esto!

¡Rápido! ¡Tenemos que apagar este fuego o me quemarán viva!

Las cuatro paredes de la habitación están cubiertas de hilo, por lo que si todas se incendian, ¡no tendré escapatoria!

Ahora mismo solo está en llamas la zona cercana a la puerta, pero si no actúo rápido, se extenderá por el resto de la habitación seguro.

Mientras cunde el pánico en mi interior, otras tres figuras entran en acción.

Dos de ellas son Riel y Fiel, así que inmediatamente las agarro del cuello para detenerlas.

¡Ni os atreváis!

No sé qué estaréis planeando hacer exactamente, pero conociéndoos a vosotras dos, ¡estoy segura de que nada bueno!

Riel parecía que estaba a punto de usar algún tipo de magia, y Fiel parecía que iba a tratar de abrirse camino físicamente.

Eso no solo te podría a ti en llamas, ¡probablemente destruirías toda esta maldita mansión!

E incluso si no, estoy segura de que el rufián, el mayordomo principal y la doncella que estaba cerca serían asesinados por la onda expansiva.

No es que me importe mucho el rufián este, ya que en primer lugar, esto ha sido su culpa. Pero los otros dos serían víctimas inocentes, así que os tengo que parar aquí mismo.

Mientras tanto, mientras evito que estas dos idiotas destruyan todo lo que tienen a la vista, el mayordomo principal usa magia de agua para apagar el fuego de manera segura.




Confirmado. Este tipo es un mayordomo increíble.

“Mi querido muchacho…”

Pero ahora, él está mirando al rufián con una vena a punto de estallar en la frente.

¿Que cómo lo sé, preguntas?

Porque la pared de hilo que había frente a la puerta se quemó, así que ya no hay nada que bloquee mi visión.

El rufián, quizás detectando que se ha metido en un lío, aparta la mirada de la mirada del mayordomo…

… y se encuentra con mis ojos.

“¡¿Eh?!”

El rufián aguanta la respiración y se queda parado.

Em, perdona, ¿te importa? A los ermitaños no nos gusta el contacto visual directo, ¿sabes?

Además, mis ojos están increíblemente llenos de pupilas en este momento, así que preferiría que la gente no los viera.

No porque me de vergüenza—simplemente es más un inconveniente que una ventaja.

Inmediatamente cierro mis ojos y giro mi cara.

Tal vez sea una actitud grosera hacia el hermano del dueño de esta casa, pero estoy bastante segura de que el tipo que intentó entrar en la habitación de una señorita y le prendió fuego es el que está actuando mal aquí.

Además, ¡realmente no me importa si ofendo a alguien que está sacando a la luz mis traumáticos recuerdos de cuando mi casa fue incendiada!

Ay madre, solo pensarlo ya me cabrea.

¿Podrías dejarme en paz ya?

Con los cuellos todavía agarrados, Riel y Fiel dan un paso adelante, como si captaran mis emociones.




Al mismo tiempo, sus pequeños cuerpos empiezan a producir un aura ridículamente poderosa.

“¡…! ¡Por favor, joven señor! ¡Debo insistir en que se retire antes de que las cosas se salgan de control!”

El mayordomo principal se apresura en agarrar al rufiánn por el hombro y lo arrastra a la fuerza fuera de la habitación.

¿Realmente deberías hacerle eso a un miembro de la familia a la que sirves?

Por otra parte, si él no hubiera hecho nada, Riel y Fiel podrían haber cortado a ese rufián en pedacitos, así que probablemente esa fue la decisión correcta.

“Em… está bien.”

El rufián asiente tontamente, su energía violenta se va.

No puedo decirlo con certeza, porque mis ojos están cerrados, pero… ¿soy sólo yo o el rufián me está mirando totalmente?

“Acompaña al joven señor, por favor.”

“P-por supuesto. Por aquí, por favor, Señor Blow.”

A la orden del mayordomo principal, la doncella se lleva al rufián.

Por fin sé el nombre del rufián.

Aparentemente, es Blow.

No es que me importe. “Rufián” ya es lo suficientemente bueno para ese cretino.

Nunca me verás llamando a ese tío por su nombre real; te lo puedo prometer.

“Por favor acepte mis más sinceras disculpas en lugar de mi señor por la terrible descortesía del joven lord.”

El mayordomo principal me habla a mí.

Al abrir mis ojos un poquito, veo que se inclina profundamente,

En lugar de su señor, ¿eh? ¿Realmente los nobles se disculpan tan fácilmente? Ya sabes, ¿deberías ir hablando en su nombre por ahí?

Tal vez Balto realmente confíe tanto en este mayordomo, o tal vez es la influencia del Señor Demonio lo que le hace disculparse conmigo de esta manera. De lo contrario, el mayordomo lo haría por su propia cuenta.

Si ese es el caso, ¿no podría esto meterlo en problemas?

Hmm. Bueno, supongo que es algo que no me debe preocupar.

Esto fue culpa del rufián obviamente.

“No tengo ninguna duda de que el dueño de la casa deseará disculparse personalmente con ustedes muy pronto. Haré todo lo que esté a mi alcance para evitar que el joven señor se acerque a usted y a los suyos. Le ruego que nos ahorre su furia si fuera posible.”

El mayordomo principal habla rápido, con su cabeza todavía gacha.

Sé que solo está cubriendo a su jefe, así que me siento mal por el hecho que se disculpe tanto.

Soltando a Riel y Fiel, les doy unas palmaditas suaves en los hombros.

Al captar el significado de eso, se relajan y para de irradiar toda esa energía violenta.

“De nuevo, me disculpo profundamente por la intrusión. Por favor, vuelva a relajarse a su gusto.”

Con eso, el mayordomo cierra la puerta con cuidado.

Bueno, eso fue un desastre, pero supuestamente nunca tendré que ver la fea cara del rufián otra vez, así que da igual.

O eso pensaba. Pero por si no lo sabías, el rufián ha seguido viniendo una y otra vez después de aquello.

Puede que se me haya pasado por la cabeza el que deberíamos matarlo, pero guardemos ese pequeño secreto.

 

 

Kumo Desu ga Nani ka Volumen 9 Capítulo 3 Parte 2 Novela Ligera

BLOW PHTHALO: El hermano menor del Duque Balto Phthalo y el subcomandante del Cuarto Ejército del Señor Demonio. Como el comandante principal, Balto siempre está ocupado con otros deberes, así que Blow es el verdadero líder de su ejército. Como creció viendo a su hermano mayor, Balto, trabajando sin descanso por la raza demoniaca, él quiere apoyarlo. Aunque parezca inculto, es muy diligente por naturaleza. Como se preocupa más profundamente por su hermano que de nadie más, el amor nunca ha sido tan importante para él como su trabajo… Eso fue, hasta que se enamoró a primera vista de una sospechosa joven que se quedó como invitada en la casa de su familia. Aunque trata de ganarse su afecto, no tienen ninguna experiencia con las mujeres y no tiene ni idea de lo que podría complacerla, por lo que todos sus esfuerzos por cortejarla han fracasado estrepitosamente.

5 35 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
62 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios