Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 9

Interludio 3: La Angustia del Duque Demonio

 

 

“Hermano. ¿Quién es esa mujer?”

Esas son las primeras palabras que salen de la boca de mi hermano menor cuando lo veo de nuevo.




“Hola, Blow. ¿No saludas a tu hermano mayor?”

Ante eso, gruñe rápidamente, “hola, hermano, ya he vuelto”, así que le respondo con un “bienvenido a casa”.

Blow fue destinado al norte desde hace algún tiempo, por lo que ha pasado mucho tiempo desde la última vez que nos vimos en persona. Hemos intercambiado cartas desde entonces, pero incluso eso ha pasado en los últimos días, mientras Blow volvía a casa.

Y sin embargo, así es como saluda.

“Vale, ¿a quién te refieres exactamente con esa mujer?”




Blow rara vez trae a colación temas de mujeres, por lo que las únicas posibilidades que me han venido a la mente es nuestra camarada Sanatoria o tal vez el Señor Demonio… pero Blow conoce sus caras, por lo que no tendría sentido que preguntara quienes son.

¿Una mujer que yo conozca y Blow no?

Entonces, por fin, me viene a la mente una persona.

“Blow, ¿no me digas que fuiste a la mansión antes de venir aquí?”

“Sí. Estoy hablando de la mujer que está allí.”

Resisto la tentación de llevarme la palma de la mano a la cara. “¿Por qué diablos no viniste directamente aquí?”

“¿Ehm? ¿No puede uno hacer una parada en su maldita casa primero?”

Supongo que tiene razón. Sin embargo, ¡el momento no pudo ser peor!




Ahora que el Señor Demonio ha regresado, la situación ha cambiado de muchas formas.




El oportunismo de Blow es tan malo que se podría sospechar que ha sido intervención divina.

Cuando el Señor Demonio regresó, resultó que él estaba de viaje, lo cual, lo dejó fuera de contacto.

Como la vuelta del Señor Demonio fue tan repentina, he estado de aquí para allá perdiendo el juicio, por lo que no pude enviar un mensajero de emergencia.

Por lo tanto, Blow no sabe que el Señor Demonio ha vuelto.

Normalmente, no sería un problema para él hacer una parada en casa antes de venir a verme a mí, pero en este caso, como necesitaba decirle tan pronto como fuera posible que el Señor Demonio había regresado, habría deseado que viniera directamente aquí.

Especialmente porque, además de todo eso, hay varios de los compañeros de viaje del Señor Demonio alojados en nuestra mansión ahora mismo. Si se topaba con ellos por casualidad sin saber quiénes eran, fácilmente podría causar problemas innecesarios.

Y a juzgar por las preguntas que me está haciendo, parece que las cosas han salido tal y como me temía.

“Pero tú siempre vienes aquí primero, ¿no?”

“Sí, bueno, simplemente tenía ganas de hacer algo diferente hoy.”

Su tono impenitente me está empezando a dar dolor de cabeza.

Blow siempre viene aquí al castillo del Señor Demonio a dar su informe tan pronto como regresa. ¿Por qué elegiría esta de todas las veces para ir allí primero?

Su oportunismo es realmente increíble.

“Bien, entonces. Lo hecho, hecho está. ¿Te referías a la mujer de pelo blanco?”

La mayoría de los acompañantes que trajo el Señor Demonios son mujeres, pero esa es la única que Blow podría describir como una “mujer”.

“¡Sí, ella! ¿Quién es?”

Blow se inclina hacia delante con atención.

Esto es inusual.

¿Cuándo se ha interesado tanto en una mujer, excepto quizás el Señor Demonio? U por supuesto, su interés por el Señor Demonio es decididamente negativo.

Pero a juzgar por su expresión, ese no es el caso esta vez.

Aunque debería decir que tampoco tengo un buen presentimiento con esto…

“Exactamente ¿por qué estás tan interesado?”

“¡Y-yo no estoy interesado! Es solo que, ya sabes, si una chica empieza a vivir en nuestra casa de repente mientras yo estoy fuera, es totalmente normal que sienta curiosidad. ¿Verdad?”

Su voz se aceleró un poco.

Muy sospechoso.

Más aún por el leve colorado en sus mejillas.

“¿Te has enamorado de ella o algo así?”

“¡Y-y-y-ya claro! ¡No digas cosas tan raras, maldita sea!”

Ahora toda su cara está completamente roja.

Esto no es bueno.

¿Por qué tenía que pasar esto, de todas las cosas?

Esta vez, sí que me llevo la palma de la mano a la cara y suspiro profundamente.

Blow se ha enamorado de una mujer.

Tal vez debería estar feliz por algo así.

Nunca anteriormente había mostrado interés en el romance, siempre estaba declarado que no se comprometería con nadie hasta que yo me casara. Nunca fraternizó con mujeres, ni siquiera de pasada.

Blow en realidad es bastante diligente, incluso aunque su comportamiento ordinario haga que la gente piense lo contrario.

Tanto en sus deberes profesionales como en su vida personal, es tan íntegro y honesto que es casi anticuado.

Pero ahora una mujer ha captado su atención por primera vez.

Sí, eso sin duda sería motivo de celebración… si no fuera un acompañante del Señor Demonio.

“Escúchame, Blow. Ella está relacionada con el Señor Demonio.”

Solo con eso, Blow deja de sonrojarse y se queda paralizado en el sitio.

“¿El Señor Demonio? ¿Esa maldita bruja ha vuelto?”

La tensión aumenta en su cuerpo, como si el entusiasmo de hace unos momentos nunca hubiera ocurrido.

No puedo evitar suspirar de nuevo.

Claramente, su hostilidad hacia el Señor Demonio no se ha desvanecido en lo más mínimo.

“Así es. Probablemente no lo sepas, ya que estabas viajando, pero el gran Señor Demonio ha regresado.”

Ante eso, Blow chasque a su lengua con fastidio, mirándome, esperando el resto de la explicación.

“Ahora que ha vuelto, la autoridad para tomar todas las decisiones finales respecto a la raza demoniaca ha vuelto a ella, ya que solo estaba sirviendo en su lugar.”
Desde hace algún tiempo, he estado trabajando aquí en el castillo del Señor Demonio para gobernar a todos los demonios yo mismo. Pero al final, eso solo era un recurso provisional hasta que el verdadero Señor Demonio regresara.

Ahora que ha vuelto, ella naturalmente, se hará cargo de toda la toma de decisiones.

Aunque, por supuesto, no puedo simplemente dejárselo todo a ella de golpe.

Hay mucho trabajo que se debe hacer en el proceso de traspaso de control.

“¿Y tú estás de acuerdo con eso, hermano?” Blow parece descontento.




“Eso es irrelevante. Eso es decisión del Señor Demonio, y yo simplemente cumplo sus deseos.”

Todos los demonios deben obedecer al señor demonio.

Esa ha sido siempre la naturaleza de nuestra relación.

Pero con este Señor Demonio en particular, no es esa la única razón por la que obedezco.

“No importa lo irrazonables que sean sus demandas, no puedo desafiar al Señor Demonio. Ella simplemente está en otro plano de poder.”

Eso es todo lo que hay que hacer.

Por irrazonable que ella sea, desafiarla prometería un destino terrible.

“¡Ya, pero aun así! ¡Nosotros los demonios no tenemos los recursos como para empezar una guerra ahora mismo!”

“Y, sin embargo, debemos hacerlo. Si eso es lo que ella ordena, debemos cumplir con su mandato.”

Una de las políticas del Señor Demonio implica una guerra masiva contra los humanos.

De hecho, esa es básicamente su única política.

Y también es esa la razón por la cual tantos demonios no la aceptan.

La raza demoniaca actualmente esta sufriendo una gran pobreza y conflictos debido a las secuelas dañinas de una larga guerra contra los humanos.

La afirmación de Blow de que carecemos de recursos como para empezar otra guerra es totalmente correcta.

Que el Señor Demonio esté ignorando esto y tratando de forzar una guerra de todas formas, inevitablemente hará que muchos le guarden rencor.

Pero debemos obedecerla de todos modos, porque el poder del Señor Demonio es absoluto.

“Blow. Incluso si todos los demonios se unieran y se rebelaran contra el Señor Demonio, todo lo que nos esperaría es una destrucción segura. Con el poder del Señor Demonio, ella sola podría destruir toda nuestra raza fácilmente. Pero eso no es así con la guerra contra los humanos. Sin duda, sufriremos grandes pérdidas, pero todavía hay posibilidades de sobrevivir. O nos rebelamos contra el Señor Demonio y nos enfrentamos a una condena asegurada o luchamos contra los humanos y nos aferramos a la esperanza. He elegido el único camino que deja algo de esperanza, ni más ni menos. No te pediré que lo aceptes, pero al menos quiero que lo entiendas.”

Ante mi sincera súplica, Blow resopla y se gira hacia el otro lado con el ceño fruncido.

Lo entiende, estoy seguro.

Pero sus emociones no pueden dejarse llevar por la lógica.




Debo admitir que mis propias emociones tampoco están del todo contentas.

Suspiro y medio murmuro para mí. “Aun así, pensar que te enamorarías de una mujer conectada al Señor Demonio, de todas las personas…”

“¡¿Eh?! ¡¿Enamorarme?! ¡Eso no es así, maldita sea!”

Con eso, el mal sabor que ha dejado nuestra conversación se disipa de golpe.

La respuesta nerviosa de Blow es fácil de leer. ¿De verdad cree que me está engañando con esa actitud?”

Pero la persona de la que se ha enamorado es bastante peligrosa incluso por ella misma.

“Solo te advierto, creo que lo mejor sería que abandonaras esa idea, ya sabes.”

“¡No tengo ni idea de qué diablos me estás hablando!”

La fuerte respuesta de mi hermano solo hace que me preocupe más por su futuro.

Lady Blanca, la mujer que ha captado la atención del Blow, es una amiga del Señor Demonio.

Eso en sí mismo es suficiente como para hacer que me duela la cabeza, pero ella misma sigue siendo un misterio para mí en muchas maneras, por lo que no puedo decir que sea la perspectiva romántica ideal para mi hermano.

Todos los acompañantes que el Señor Demonio trajo consigo está fuera del ámbito de la comprensión normal.

Y entre ellos, Lady Blanca es, con mucho, la más enigmática.

Aunque los otros puedan estar más allá de la comprensión normal, no van más allá del entendimiento.

Pero Lady Blanca es la única que no puedo entender.

De un vistazo, parece una humana normal.

Aunque supongo que su apariencia es lo suficientemente extraordinaria como para que pueda entender el por qué Blow se enamoraría de ella a primera vista.

Pero el veterano me ha dicho que por lo que ha visto de su conducta diaria, no parece que fuera especialmente poderosa-

La he visto en persona solo una vez, el día de su llegada.

Ella fue el único miembro del grupo de viaje del Señor Demonio que no emitía una poderosa aura de fuerza.

He conocido a todo tipo de personas debido a mi posición, por lo que generalmente puedo sentir esas cosas sin necesidad de usar Apreciación.

En ese sentido, Lady Blanca no parecía diferente de un humano normal.

Pero mis otros sentidos dijeron lo contrario.

Que era extraño que no fuera poderosa.

Mis instintos juzgan que no lo es, pero también me dicen que algo en esa conclusión está horriblemente mal.

Nunca había experimentado nada igual, lo cual era suficiente como para hacerme comprender que Lady Blanca era la más inusual de todos ellos.

Tal vez incluso más que el propio Señor Demonio…

“Bueno, he tratado de advertirte. Si insistes en ir por ella de todas formas, es tú decisión.”

“¡Te lo estoy diciendo, que lo has entendido mal!”




La respuesta furiosamente obvia de Blow me provoca otro largo suspiro.

Sentí que debía advertirle, pero sería extraño insistir más en el tema de su primer amor siendo su hermano mayor.

Además, todavía queda la duda de si será capaz de captar la atención de Lady Blanca.




No tendría sentido tratar de disuadirlo más en este punto.

“Bueno, por ahora, trata de no hacer nada que haga que te odie.”

“D-de acuerdo.”

Por alguna razón, mi medio-consejo hace que los ojos de Blow se vuelvan esquivos.

***

 

 

Más tarde, supe que el primer amor de mi hermano estaba probablemente condenado al fracaso cuando el veterano me dijo lo que había ocurrido en la mansión.

Dicen que las primeras impresiones lo son todo, y no puedo imaginar que nadie pensara en buenos términos del hombre que quiso prender fuego a su habitación.

¡¿Por qué haría tal cosa?!

Ains.

Ya estoy lo suficientemente ocupado lidiando con las interminables demandas del Señor Demonio.

El estúpido primer amor de mi hermano tendrá que esperar.

4.9 26 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
24 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios