Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 9

Interludio 1: La Disputa Secreta del Demonio Veterano

Parte 1

 

 

“Lord Erguner, es el momento.”

Levanto la cabeza de mi papeleo cuando mi secretaria me informa de que momento para mi reunión con el Señor Demonio ha llegado. Por supuesto, yo ya era muy consciente de esto.




Por lo tanto, me tomo mi tiempo ordenando mis papeles, dejando mi bolígrafo y poniéndome de pie.

“Muy bien. Vamos a ello.”

Mis preparativos hace mucho que terminaron.

Empiezo a caminar sin vacilación, seguido de mi secretaría y mis asistentes. Todos ellos parecen ligeramente más agitados de lo habitual.

La atmósfera ha sido diferente desde que el Señor Demonio, cuyo paradero se desconocía desde hace algún tiempo, de repente apareció en el castillo ayer.




El anterior Señor Demonio desapareció, finalmente murió en algún lugar desconocido, y fue remplazado con el actual Señor Demonio.

Para ser honesto, no puedo negar que cierta parte de mí deseaba que este Señor Demonio, también, se perdiera para siempre.

Con el estado actual de la raza de los demonios, estamos mejor sin un señor demonio.

Nuestros muchos años batallando contra los humanos nos ha dejado exhaustos, causando tanta destrucción que se ha vuelto imposible de ignorar.

Nuestra tierra es estéril, nuestra población—y por lo tanto nuestra mano de obra—está agotada, y nuestros ciudadanos se mueren de hambre.

La hambruna solo reduce más nuestra población activa, disminuyendo nuestra capacidad para producir comida.

No podemos ir a la guerra mientras continúe este ciclo vicioso.

Fue por esta misma razón que cuando el Señor Demonio previo desapareció, fue una bendición para los demonios.

Si no hay un señor demonio, entonces no habrá guerra.

Dejamos nuestra batalla contra los humanos suspendida y nos concentramos en recuperar nuestras propias fuerzas. Gracias a eso, el sustento de la población se estabilizó un poco mientras el Señor Demonio estaba ausente,

Lo único que no logramos mejorar es nuestra menguante población.

Nuestra reducida tasa de natalidad está relacionada en gran medida a los bebés que mueren de desnutrición o por ser atacados por monstruos.

Pese a que nos hemos recuperado ligeramente, seguimos teniendo un largo camino por delante.

Y aun así…

Mientras me hundo en mis pensamientos, llegamos a nuestro destino.

Extiendo la mano para abrir la puerta de la sala, hago una pausa a tiempo y llamo.

“Entra.”

Una voz permite mi presencia, así que esta vez abro la puerta y entro.

“Ey. ¿Cómo te va?”

Una chica de baja estatura me saluda con un gesto casual.

El Señor Demonio. Solo por las apariencias, ella podría parecer una niña cualquiera.

Pero la poderosa energía que sale de ella, como si no pudiera contenerla por completo, sirve como recordatorio de que ella es todo lo contrario.

Nunca me había encontrado con nadie más que este Señor Demonio que revelara tanto poder incluso cuando trata de reprimirlo por completo.

Su presencia es tan abrumadoramente poderosa que podía sentirla incluso a través de la puerta.

“Lamento terriblemente haberla hecho esperar.”

“Nah, no es tu culpa que me presentara temprano.”

Tenía la intención de llegar a la sala primero y esperar su presencia, pero en cambio hice que el Señor Demonio me esperara.

Sin embargo, ella perdona ese error con una sonrisa.

Sus acciones pueden parecer las de un líder benevolente, pero no puedo estar seguro de la verdad que aguarda tras sus ojos.

“Bueno, no tiene sentido quedarse ahí parado, ¿verdad? Toma asiento.”




“¡Por supuesto! Discúlpeme.”

Me siento en el sofá frente al Señor Demonio, y mi secretaria y compañía se quedan tras de mí.

El Señor Demonio, por otro lado, está solo.

Ella tenía varios asistentes ayer con ella cuando fui a saludarla, pero no están presentes ahora.

Todos ellos salvo uno eran mujeres jóvenes, pero como el propio Señor Demonio, no cabía duda de que sus apariencias engañaban.

El Señor Demonio no tiene necesidad de traerlos con ella. Al fin y al cabo hace poco uso de sus guardias.

Qué persona más aterradora.

“Como dije ayer, estamos muy contentos de poder celebrar su regreso sana y salva.”

“Hmm. ¿Lo estáis, ahora?”

Simplemente estaba ofreciéndole un saludo cortés para empezar la conversación, pero el Señor Demonio reacciona de una manera extraña.

Su mirada pasa de mí a mis ayudantes que se encuentran detrás de mí.

“Un momento, por favor.”

Sintiendo el peligro en esa mirada, llamo a mi secretaria, enumero algunos nombres y hago que los saquen de la habitación.

En unos momentos, los ayudantes que el Señor Demonio estaba mirando son sacados de la habitación.

“Disculpe la interrupción. Me ocuparé de ellos en consecuencia después de nuestra reunión.”

“Bien, bien. Eres rápido captando las cosas, ¿eh?”

El Señor Demonio asiente con satisfacción. Parece que mis acciones han sido las correctas.

Hubiera sido una molestia tener que lidiar con una estúpida revuelta. Todo lo que quiero son soldados obedientes, ¿sabes? Soldados que luchen por mí, y mueran por mí, a mis órdenes.”

Su voz es calmada mientras dice lo indecible.

Sí, definitivamente fue la opción correcta sacar a los asistentes de sangre caliente antes de tiempo. Si hubieran mostrado la mínima resistencia a su declaración, muy probablemente los habría matado para dar ejemplo.

“Sales a tus subordinados una advertencia por mí. Pueden luchar contra los humanos o morir a mis manos. Recomiendo lo anterior. En el último caso, no existe la más mínima posibilidad de supervivencia.”
Con estas palabras, el Señor Demonio está básicamente declarando que es más fuerte que toda la humanidad.

Si alguien más dijera algo así, me burlaría de sus tonterías.

Pero en su caso, no puedo decir que esté equivocada.

“Necesito que aumentes los preparativos militares, por favor.”




Aunque esté dicho como una solicitud, sé que es una orden.

“Entendido.”

“Genial. Gracias.”

No tengo derecho a negarme.

Después de eso, discutimos los detalles más delicados para nuestros próximos planes, y la reunión termina.

4.8 20 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
8 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios