Kumo Desu Ga Nani Ka?

Volumen 9

Interludio 1: La Disputa Secreta del Demonio Veterano

Parte 2

 

 

“Uf.”

“Buen trabajo, mi señor.”




Cuando regresé a mi oficina y dejé escapar un suspiro, mi secretaria me ofreció unas palabras de elogio.

“Gracias. No puedo recordar la última vez que estuve tan exhausto.”

La única razón por la que me quejo es porque no hay nadie más en la sala que mi secretaria, quien ha trabajado a mi lado muchos años.

“Sin embargo, no es momento para descansar.”

Abro el cajón del escritorio y agarro el objeto que está dentro.

Un dispositivo conocido como “teléfono móvil”, lo suficientemente pequeño como para sostenerlo en una sola mano.

El teléfono solo tiene un botón, que presiono en este momento.

Se me explicó que hace mucho tiempo, en una cultura antigua, este dispositivo se usaba para hablar con mucha gente lejana. Pero ahora, no tiene tales características.

El dispositivo en mi mano sólo puede contactar con una persona.

Mientras lo sostengo junto a mi oído, hace un tono monótono por un rato, hasta que finalmente un bip indica que se ha conectado.

“Soy yo, Erguner. ¿Me escuchas?”

“Sí, por supuesto que lo hago.”

La voz que se escucha es la de un hombre sin emociones.

En concreto: Potimas Harrifenas.




Kumo Desu ga Nani ka Volumen 9 Interludio 1 Parte 2 Novela Ligera

 

El patriarca de los elfos y un hereje que trae secretos antiguos a la era moderna.

“El Señor Demonio ha regresado, justo como dijo usted que haría.”

Hace unos días, Potimas me contactó a través del teléfono móvil, informándome de que el Señor Demonio regresaría pronto.




Por lo tanto, informé a los guardias de las características del Señor Demonio y les di instrucciones de guiarla amablemente al castillo en caso de que apareciera tal persona.

Para que esto no pareciera antinatural, envié vigilantes a las Montañas Místicas temporalmente para poder afirmar que conocía por ellos del regreso del Señor Demonio.

En verdad, nuestros dominios no tienen suficientes hombres como para enviar una guardia a las Montañas Místicas.

Pero supongo que ya no podré decir eso dentro de poco.

“¿Y? Seguramente no me has llamado simplemente para transmitirme ese hecho.”

Como siempre, Potimas adivina rápidamente mis intenciones.

“En efecto. Desearía conocer el estado de la entrada a las Montañas Místicas por el lado humano. ¿Ha aparecido por allí el chico con cuernos en la frente en estos últimos días?”

“Hmm.”

Potimas guarda silencio, como si estuviera sumido en sus pensamientos.

Durante mi conversación con el Señor Demonio, mencionó a ese chico.

Dijo que era posible que pudiera cruzar las Montañas Místicas, atravesando el territorio de los dragones de hielo en el proceso, por improbable que pareciera el escenario.

Si apareciera, el Señor Demonio me dio instrucciones de evitar provocarlo y contactar con ella inmediatamente.

Ese fue el final de nuestra conversación. No me explicó que conexión tenía con este chico con cuernos.

Pero dado que ella hizo hincapié en traerlo a la conversación y advertirme sobre él, debo asumir que esta situación es importante para el Señor Demonio.

Pensé que tal vez podríamos aprovechar eso de algún modo, pero como el Señor Demonio dijo que era muy poco probable, dudo que el chico se cruce en nuestro camino.

Pero no puedo permitirme el preocuparme si es una posibilidad poco probable, ni tengo idea de como podría usarla contra ella.

“… No parece que hayamos recibido ningún informe sobre un chico con esa descripción. Pero pondré la entrada de las montañas bajo vigilancia solo para estar seguros.”

“Gracias.”

Incluso mientras respondo, los cálculos corren por mi mente.

Porque su respuesta mostró que Potimas Harrifenas, también, tiene un interés personal en el chico con cuernos.

Si no solo ha llamado la atención del Señor Demonio, sino que la de Potimas también, ¿cómo puedo hacer desaparecer a ese chico?

“¿Sabe algo sobre ese chico?”

“De un chico con cuernos, no. Sin embargo, hasta hace poco, ha habido varios informes de un ogro inusual que ha acabado con un gran número de aventureros. Parece que podría haber alguna conexión, ¿no crees?”

“Ya veo.”

¿Un ogro inusual?

Los ogros, de hecho, son una raza humanoide con cuernos.

Y aunque sea increíblemente raro, he oído decir que es posible que un ogro evolucione de forma final a una figura más parecida a un humano: un oni.

Es posible que ese ogro evolucionara lo suficiente como para poder convertirse en oni.

No obstante, todo esto son especulaciones.




La única información que Potimas me ofreció es un bocado que probablemente podría haber averiguado por mi cuenta con un poco más de investigación.

Los oni son extremadamente raros, pero dudo que por sí solo sea suficiente como para llamar la atención tanto del Señor Demonio como de Potimas.

Debe haber algo más que no me están contando.

Pero sin duda, Potimas se mantendrá callado, incluso si presiono en el tema.

“Gracias por la información.”

“Pero por supuesto. Este es un asunto trivial para compartir con un amigo.”

¿Amigo? Seguramente querrás decir peón.

“Le contactaré de nuevo si ocurre algo más.”

“Tranquilo. Es posible que también necesite un favor tuyo en el futuro. Si lo hago, espero que me seas complaciente.”

“Por supuesto.”

Cuelgo la llamada.

Inmediatamente, justo como después de mi reunión con el Señor Demonio, el agotamiento me asalta.




“Uf.”

“Buen trabajo, mi señor.”

Mi secretaria y yo repetimos la misma conversación que cuando terminé la primera reunión.

“Difícil, de hecho. Tanto el Señor Demonio como Potimas son realmente difíciles de tratar, incluso en una conversación ligera.”

Personalmente, hubiera preferido no involucrarme con ninguno de los dos.

Pero no tengo elección al respecto.

El Señor Demonio tiene la autoridad sobre todos los demonios, y los elfos tienen una poderosa influencia en el renacimiento de la raza demonio.

Desde el suministro de alimentos hasta la provisión de nueva tecnología, la ayuda de los elfos ha sido fundamental para que la raza demoniaca se recuperara.

Sabía que Potimas tenía sus motivos, pero no me dejaron otra opción.

Y como le debo tal deuda, no puedo volverme contra él… o eso es lo que indudablemente cree Potimas.

“Ambos asumen que haré lo que quieran.”

Recibí una orden del Señor Demonio, una que no transmití a Potimas.

La de deshacerse de todos los elfos en nuestras tierras.

“Y el Señor Demonio hace las peticiones más irracionales.”

El reino de los demonio fue salvado gracias a la ayuda de los elfos—al menos, esta es la única parte de la verdad que la mayoría de los demonios conocen. Como resultado, muchos se sienten en deuda con los elfos.




¿Y ahora vamos a expulsarlos de nuestro territorio, incluso si debemos usar la fuerza?

Es muy posible que los ciudadanos se rebelen.

Si obedezco al Señor Demonio, habrá caos en nuestras filas, y pronto seremos obligados a ir a la guerra contra los humanos.

Aun así, si la desafío, simplemente tomará el asunto con sus propias manos.

En cualquiera de los casos, sin duda, resultará un camino espinoso.

El futuro de la raza demoníaca se ve muy oscuro.

Y, sin embargo, no puedo rendirme. Debo idear una forma de sobrevivir, por el bien de mi raza.

Usaré cualquier medio que pueda para encontrar el camino a la salvación, sin importar lo diminuto que sea ese camino.

Afortunadamente, el Señor Demonio dejará este lugar en cuestión de días.

Una vez lo haga, podré moverme un poco más libremente.

El Señor Demonio se dirige al corazón del reino demonio: Phthalo. La tierra que generaciones de señores demonios han llamado hogar, gobernada por Balto Phthalo.

Balto es un hombre muy capaz pero tal vez demasiado obediente.

Su intelecto le impide oponerse al Señor Demonio, ya que sabe demasiado bien cuál sería el resultado.

Si tan sólo fuera un poco más astuto, podríamos progresar mejor.

Pero está bien por ahora.

Dejemos que obedezca al Señor Demonio y se gane su confianza si puede.

Yo, por el otro lado, estoy dispuesto a ensuciarme las manos.

Fingiré que obedezco las órdenes del Señor Demonio, mientras mantengo en secreto una conexión con los elfos, buscando el camino para la supervivencia de la raza demoníaca,

“Sobreviviré y burlaré al Señor Demonio y a los elfos por igual.”

No importa lo difícil que pueda ser.

5 11 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
22 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios